el poder de la palabra

lapalabrasq de miércoles perezoso, recibo unas palabras desde fundación Ananta, Joaquín Tamames y Aïvanhov se acercan a saludarme, con unas palabras que no está de más compartir en este espacio.

La palabra es como la flecha enviada que una vez que sale del arco no puede recuperarse.

La palabra construye, y también destruye, y nuestra responsabilidad es grande en uno u otro sentido.

Ante el estímulo conviene que haya una pausa para ofrecer la mejor respuesta, pero hoy ese espacio se ha reducido y hablamos y gritamos atropelladamente en medios de comunicación y redes sociales.

Y la palabra con frecuencia se convierte en arma y estilete.

El budismo nos recuerda permanentemente la virtud del noble silencio, extendible al silencio interior, que limpia y repara.

Hoy se nos invita a que nuestra palabra sea “expresión del Verbo divino que sostiene, cura e ilumina”.

Es un ideal, pero aquellos que viven en torno a grandes ideales están más vivos.

“Todas las criaturas tienen un lenguaje, pero sólo el ser humano posee la palabra, y para que esta palabra sea realmente rica de sentido, debe llegar a ser la expresión del Verbo divino que sostiene, cura e ilumina. Si tenéis este ideal, la primera regla para poder alcanzarlo, es decidir no dejaros llevar más por maledicencias, calumnias o incluso palabras vanas. Aprended a controlar vuestra lengua diciéndoos: «Si no me controlo, nunca poseeré el verdadero poder del Verbo.»

¡Qué es lo que no decimos a lo largo de una jornada! Lanzamos críticas o acusaciones, así como así, a la ligera, pensando que, si nos hemos equivocado o si hemos ido demasiado lejos, no pasa nada, es fácil de reparar. No, no sabemos el itinerario de una palabra, las regiones que atraviesa y los daños que puede hacer si es violenta o engañosa. ¡Y no nos imaginemos que vamos a poder reparar el daño causado por las palabras, excusándonos o pagando algunos «daños y perjuicios»! Ante los humanos, quizá podamos repararlo; pero ante las leyes cósmicas, nada queda reparado, somos culpables.”

lapalabrasqmon   así lo vimos…

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86) , Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Camino de Santiago entre Xardineiro y Finisterre, 10 de junio de 2015

en los talleres de cuentacuentos de organizaciones con espíritu y corazón re-conocemos el poder de las palabras, y trabajamos, es un decir, en realidad jugamos, con un libro, los 4 acuerdos, de MIguel Ruiz.

en este libro, que nos anima a no hacer suposiciones, a no tomarnos las cosas personalmente, a hacer siempre lo máximo que podemos, y a ser impecables con las palabras, hay un capítulo fascinante, ¿te imaginas cuál?

efectivamente, lo hemos elegido con el objetivo de que cada persona del grupo se posicione en la impecabilidad de sus palabras, de forma voluntaria, lo hago por mí, no por ti, con lo que el mayor beneficio también lo recojo yo.

la víctima huye cuando me despido de la queja, el perseguidor desaparece cuando se elimina la crítica, y juntas empezamos a transitar un camino, compartido, hacia unas relaciones en la luz, la foto del camino no puede ser más adecuada hoy.

lapalabrasq

¿te gusta caminar?

circles

innobasquedespués de descansar fenomenal al abrigo de las inclemencias, arropados por el cariño de la amistad de tantos años, nos depedimos de Gidor y Amaia, Silvia y yo nos juntamos con Adriana Gabriela Racca, compañera de camino de oé corazón, que nos cuenta de sus actividades recientes en relación con el Consorcio de Inteligencia Emocional y el Lego Serious Play, metodología en la que está certificada.

Charlando de una cosa y otra llegamos al parque tecnológico de Zamudio, y hacemos una parada previa a entrar en Innobasque, para pasar por la cafetería y desaguar (mamá, me hago pipí, que dicen los niños). Entrando, Adriana, Gabriela para mí, se encuentra con Cristina, secretaria del Consorcio, que nos va a hacer la entrada en la presentación de la jornada de hoy.  Nos sentamos a su mesa y compartimos historias del camino, una tuya, una mía, y nos encontramos en un desierto por el que hemos transitado las 3, qué bonito es el desierto. Antes de salir del bar, quedamos que Javi y yo nos presentamos solos, como Manolo.

Me entretengo sacando unos trastos del coche y las chicas avanzan juntas. Se han hecho amigas, qué bueno. En la entrada, una pantalla anuncia “historias que transforman organizaciones”, qué bonito.

Como vamos sobrados de tiempo, pregunto por Pablo y por Olga. Pablo sale a recibirme y cruzamos unas palabras, ya en su despacho, en una conversación que estoy seguro se extiende un día de estos, empezando el 2015, ese año que encierra el 3 y el 5, hasta que Javi sube buscándome, es hora de los últimos hilvanes, antes de empezar.

La sala polivalente en la que nos vamos a mover es impresionante. Parece que para recibirnos nos han regalado una mesa con juguetes, mecanismos montados con Lego, qué curioso. Esto debe ser un homenaje a nuestra conversación en el coche con Gabriela.legos

La gente va llegando, dejamos los 5 minutos de cortesía, que tal vez llegan a 7, y empezamos con los 7 movimientos de “historias que transforman organizaciones”.

1Cristina presenta al CIE, Mikel (yo) cuenta un cuento, la historia que nos llevó del Saint Michael School, colegio San Miguel bilingüe, a la escuela Micael, mismo nombre, que encierra un sistema educativo totalmente diferente, un sistema educativo que formó a Gorka, mi hijo mayor, y el pequeño, porque sólo tengo un hijo varón, y con él a toda su familia. Un cambio de colegio que, “perdiendo un año”, porque Gorka repitió el último año de jardín de infancia, le regaló la vida. Desde entonces tengo claro que perder es ganar.

Para acabar con los formalismos formales, Javier cuenta otro cuento, de un chico viajando en un avión, al que le da un pampurrio, el corazón que se pone a 300, un ataque de ansiedad brutal, asociado a un esquema de vida y a un sentir no congruente con el pensar y el hacer, que le anima a cambiar de vida. En su nueva vida ese chico, él, nos acompaña. Ya no es un ejecutivo agresivo, es un emprendedor brillante, y ese adjetivo no lo pone és, siño que se lo regalo yo, que le veo brillar. Su familia, hijos incluidos, ven un chico que les gusta más. Sin lugar a dudas Javier se gusta más.

Los 3 al frente nos hemos presentado. Pedimos al respetable que se respete, compartiendo en parejas de 2 una historia personal.

dedosAunque ha tardado 10 minutos, ya hemos roto el hielo, y ese formato tan clásico en las salas que se denomina “tribuna”, y en el que me siento tan fuera de sitio. Casi 50 personas, algunas que llegan más tarde se  están incorporando, se disponen en grupos de 2.

foroTienen de 3 a 5 minutos para compartir una historia que les cambió la vida, aunque sea un poco.

Para terminar esta transformación inicial buscamos qué emoción se ha movido en el interlocutor, esa persona que escucha una historia nueva para ella.

En este momento, nadie se conoce, pero alguien quiere conocer a esa persona que ha evocado en otra un sentimiento de ternura, de paz, de ilusión en un logro o consecución personal. El movimiento 1 ya ha hecho su efecto. En vez de movernos en el ámbito intelectual y en la cabeza, nos empezamos a mover en el plano emocional, en ese espacio entre nuestro cuello y nuestras vísceras, un poco más arriba, que ocupan nuestros pulmones y nuestro corazón.

2El movimiento 2, es muy tonto. Buscamos 10 voluntarios que se resisten a salir, hasta que completamos el cupo, y les pedimos una prueba compleja, saltar a la pata coja en sentido anti-horario hasta la extenuación. Cuando apoyen la pata izquierda, la que mantienen al aire, se pueden apartar y dejar a sus compañeras que sigan y sigan hasta cair exhaustas.

Aplaudimos a los generosos voluntarios, para buscar 10 voluntarias más, que finalmente son 9, no sé si 8. Lo de las personas voluntarias no se da con tanta naturalidad como cabe esperar. El ejercicio siguiente es igual de complicado, pero al revés. En sentido horario.

alapatacoja

Terminamos y aplaudimos a las personas voluntarias. Pedimos al resto del grupo que se levanten para acompañarnos en un ejercicio de riesgo singular, y de coordinación motriz impresionante. Ahora en vez de a la pata coja, tienen que avanzar con los dos pies, primero el derecho, luego el izquierdo, las mujeres en sentido horario, los hombres en sentido anti-horario, en esa actividad que normalmente denominamos “caminar”. Les pedimos que cuando se agoten se retiren de la circulación y dejen transitar a sus compañeras con más aguante. Se ríen. Nadie para. No lo podemos entender.

Cerramos el movimiento 2, en el que hemos pasado del corazón a trabajar con todo el cuerpo, preparando un debate entre el cerebro izquierdo y el cerebro derecho. Los voluntarios obligados, el tercer grupo que se ejercita en el andar, tiene que elegir entre los dos grupos primeros, la pata coja derecha y la pata coja izquierda, y formamos dos grandes círculos para completar la reflexión. El cerebro izquierdo hace una lista, y busca un representante. El cerebro derecha, en todas las dinámicas hay una trampa, nos gusta jugar, representa esa actividad que le ayuda a desarrollarse: cantar, bailar, hacer teatro, jugar, se ven representados en medio de la sala.

alegriaQué bonito es tener dos hemisferios cerebrales y poder acompasarlos, derecha, izquierda, como en el acto de andar.

3El movimiento 3 es un movimiento que nos enfrenta a nuestras creencias, a nuestras pasiones, y a nuestros valores. Es un movimiento de pasado, de presente y de futuro, que nos condiciona y nos acompaña en nuestro comunicar. Repasamos nuestro barco, la figura de nuestro capitán y la de nuestros polizones, esos frenos que nos sacan del carril, del camino, de la estela que creamos en nuestro navegar. Repartimos pinzas de colores y les pedimos que nos cuenten dónde se encuentran emocionalmente esas pinzas. Es muy curioso, pero casi nunca, ni las naranjitas / amarillas se encuentran en el pasado, no es mal síntoma si fuera verdad, todas queremos avanzar hacia ese futuro que construimos siempre nosotros apoyados por esas palabras maravillosas, ahora, yo, ahora, yo.

pinzasComo puedes observar en el proceso de leer, los niños han jugado, han saltado, han hecho teatro, se les ha ido la pinza, algo han pensado también. Y es hora del recreo. como alguno ya es talludito, nos preguntan por la máquina del café.

circulosSi observas bien nuestra sala, don grandes círculos, dos grandes hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo, dividen la sala, mientras Gaizka, compañero y amigo de Javier Ondarra y Mikel, parece barruntar algo, quién sabe qué parte de su cerebro esté ahí…

4Tras el café, el movimiento 4 nos presenta un mundo hueco apoyado por las tecnologías de la información,

5el 5 unas preguntas viejas, ¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿en qué soporte y canal?, por una preguntas nuevas, ¿desde dónde?, ¿para qué?, que nos liman un miedo en ese nuevo comunicar.

6 El 6, nos da claves para nuestros procesos de comunicar, nuestras historias del principio, movimiento 1, en círculos pequeñitos de 2 parejas, 4 personas, que van desgranando una historia de éxito, SUCCESS en inglés.

Simple, Unexpected / UNESPERADO, Concrete / Concreto, Credible / Creíble, Emotional / Emocional, Sucesion of factS, Sucesión de hechoS.

7ty ya terminando, en el movimiento 7, nos vamos a los 7 elementos de la Indagación Apreciativa, las palabras crean, las historias (déjame que les llame cuentos) crean, las imágenes crean, las preguntas crean, las personas y los grupos de personas crean, y lo positivo crea. Cerramos el movimiento con una imagen que nos regala Amenábar en su película Ágora, Hypatia de Alejandría dibujando una elipse. Un pregunta ha abierto en el pared una puerta donde antes sólo había pared. ¿y si estuviésemos equivocados y los movimientos de los planetas no fueran circulares? Dibujamos sobre dos antorchas (2 personas voluntarias las sutituyen, para no quemar la agencia vasca de innovación), con la ayuda de la cuerda de una cometa que pasaba por ahí, eso es echar a volar la imaginación, una elipse. nuestro lápiz imaginario no pinta, pero los niños y las niñas que están sentadas en círculo ya tienen prendida la imaginación, y la pueden ver. Una elipse en la que uno de los polos, está voluntariamente apagado. Porque cuando yo decido ser impecable con mis palabras, con mis actos, con mis ejemplos de vida, mi sombra se queda reducida a casi nada, y empiezo a brillar, a brillar, a brillar…

antorchasDe eso se trata el movimiento 7, que es un movimiento de alegría, de conocimiento, de sabiduría, desde nuestro ser interior sano, que se permite ser, positivo, increíble, maravilloso, único, en ese movimiento de disfrute, alegría o amor que todos queremos vivir y hacer durar.

Antes de terminar, Javier nos regala una nueva medicina, la ilusionina, esa energía que nos da vida, que potencia lo que sí somos, nuestras capacidades naturales innatas, y pedimos a las personas se comprometan con un número del 1 al 7, en un ejercicio que tú también puedes hacer: x flowers al día.

x es el número del uno al siete que tú eliges.

flowers es flores, o regalos, o voluntad positiva expresada por medio de palabras

al día es hoy, y mañana cuando se hace hoy, y pasado mañana cuando se hace hoy, así todos los días de la semana, todos las semanas del mes, todos los meses del año, todos los años de mi vida, hasta que decidamos abandonar el ejercicio, o incorporar otro.

Y para empezar a ejercitarlo, podemos aplicarlo con las personas, algunas conocidas antiguas, otras recientes, que pueblan esa sala. Sin prisa, sin pausa, con cariño, que ya estamos a punto de acabar.

La sala se llena de abrazos y de cariño, de sonrisas y de palabras bonitas, en un camino que del 1 al 7 ya ha llegado a donde tenía que llegar.

alpatacojamon Así lo vimos…

Una pregunta otea en el horizonte. Bien, muy bonito, ¿pero cómo se aplica esto en la organización?

Si eres una persona observadora, el arco iris se ha quedado en el 7, al quesito le falta una porción, esa porción del cómo podemos traer el azul al verde, el cielo a la tierra, y los valores a comportamientos.

El último movimiento, el 8, cuéntame otra mentira, Pinocho, mira cómo me como tu bizcocho, está al llegar.

 

3 elementos para una nueva comunicación

Un discípulo llegó muy agitado a la casa de Sócrates y empezó a hablar de esta manera:
– Maestro, quiero contarte cómo un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…
Sócrates lo interrumpió diciendo:
– ¡Espera! ¿Ya hiciste pasar por las tres bardas lo que me vas a decir?
– ¿Las tres bardas?
– ¡Sí! – replicó Sócrates-. La primera es la VERDAD… ¿Ya examinaste cuidadosamente si lo que me quieres decir es verdadero en todos sus puntos?
– No… Lo escuché comentar a unos vecinos…
– Pero, por lo menos, lo habrás hecho pasar por la segunda barda, que es la BONDAD. ¿Lo que me quieres decir es por lo menos bueno?
– No, en realidad no; al contrario…
– ¡Ah! – interrumpió Sócrates-. Entonces vamos a la última barda, la NECESIDAD. ¿Es necesario que me cuentes eso?
– Para ser sincero, no; necesario no es.
– Entonces – sonrió el sabio-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario … sepultémoslo en el olvido…

A veces nuestra lengua es muy rápida. Recapacitemos antes de hablar. Qué diferente sería si todos hiciéramos pasar por las tres bardas lo que decimos, quizá diríamos un tercio de lo que decimos…

Cuento extractado de Cuentos con alma, puentes de luz, de Rosario Gómez

3circulosmon Así lo vimos…

Leo las líneas anteriores y me sueña extrañamente conocido, o al menos cercano.

En la educación de mis hijos he tenido la suerte de vivir en un proceso en el que cuidan 3 etapas diferenciadas del desarrollo del Ser.

De los 0 a los 7 años, en el jardín de infancia, cuidan de dotar al bebé de un mundo BUENO, un mundo en el que la bondad, encarnada en la figura de la jardinera, representa en el colegio la figura de la mamá, y de la del papá.

De los 7 a los 14 años, el niño o la niña viven una realidad de un mundo BELLO. Sus sentidos abiertos exploran un mundo enorme, en sus relaciones, en su cotidiano vivir, estamos en primaria.

De los 14 a los 21, el hombrecito y la mujer recién estrenados se enfrentan a un mundo que no les gusta en todos sus extremos, cuyas leyes tienen que testear. ¿Es cierta esta regla? ¿Existe realmente? ¿Es justa? ¿Es verdadera? Pasamos por secundaria, por bachillerato, la universidad se avista en lontananza.

Estos ciclos, que resumo mucho, de los 0 a los 21, facilitan la creación del Ser, del yo. Y los vamos perfeccionando de los 21 a los 42, de los 42 a los 63, en procesos de profundidad, como la cebolla. Una capa tras la anterior.

Un universo Bueno, Bello y Verdadero, que también podemos traducir como Noble o Justo..

Me acuerdo de la fábula de Sócrates y me pregunto si la correlación es exacta o simplemente he trazado un paralelismo con la base del 3.

  • ¿Es verdad lo que me vas a contar?
  • ¿Es bueno lo que me vas a decir?
  • Y una tercera pregunta en la que parece indagar: si no es verdad, si no es bueno, ¿por lo menos es bonito, me va  a aportar algo positivo?, ¿es necesario o te lo puedes callar?

Cuando trabajamos con esquemas de comunicación distribuidos, como ocurre en organizaciones que enCUENTrAN CUENTOS es fundamental que todas las personas participantes compartan un desde dónde común.

Nuestra propuesta es muy sencilla. Cuentos, fábulas, historias tejidas desde el corazón. Historias buenas, historias bellas, historias verdaderas. Historias que iluminan nuestro vivir.

Un desde dónde necesario en una nueva comunicación.

la magia de la palabra

Se nos dice que somos príncipes y princesas, y también magos, con una varita mágica que es la palabra.

Muchos niños realmente lo son, “son cofres llenos de oro y de piedras preciosas”, cofres llenos de pureza e inocencia.

Según crecemos, sin embargo, los seres humanos nos vamos estropeando, agriando, mercantilizando.

Entramos en el juego de la jungla de la vida, que con frecuencia alienta y justifica el ojo por ojo.

Optamos por ser villanos en vez de nobles.

Pero nunca es tarde para volver a intentar ser un príncipe o princesa, en el sentido más puro de este término.

Pensamientos, sentimientos y palabras puras, veraces.

He ahí un principio de magia.

“Bajo una u otra forma, las aventuras de todos los seres humanos presentan analogías con las aventuras maravillosas relatadas en los cuentos. Sí, todos vosotros sois príncipes y princesas, y tenéis en vosotros todas las riquezas: vuestro corazón, vuestro intelecto, vuestra alma y vuestro espíritu son cofres llenos de oro y de piedras preciosas.

Y también sois magos: tenéis una varita mágica, la palabra, cuyos verdaderos poderes no habéis experimentado todavía. Y sin embargo, lo sabéis: decís algo amable a alguien, y veis inmediatamente los resultados. Le insultáis, y también veis inmediatamente otros resultados: no habéis tocado a la persona, no la habéis herido con un cuchillo, y sin embargo, se siente herida. Sí, la palabra es mágica. Así pues, vigilad vuestras palabras. Pero, primero, vigilad vuestros pensamientos y vuestros sentimientos para que estos os inspiren las palabras gracias a las que, como buenos genios, aportaréis por todas partes consuelo, paz y alegría.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Noirmouitier-en-l’île, Francia, 2 de septiembre de 2013 (Lu Torralba)

fundacionanantamon2 Así lo hemos visto (porque nos lo remitieron nuestros amigos de la fundación Ananta), gracias Joaquín…