un, dos, tres, la escalera de la inferencia al revés

navegando por liberating structures, la práctica 3W (¿qué?, ¿entonces, qué?, ¿y ahora, qué?) me conduce a ‘la escalera de inferencia’, una escalera que nos lleva de los hechos mondos y lirondos a nuestras acciones, en un proceso que podría ser así,

  1. Hago observaciones de datos y experiencias (las registro como si fuera una cámara de vídeo),
  2. de entre los cuales selecciono ciertos datos, filtrados de acuerdo a mis creencias, suposiciones, modelos mentales…
  3. a los que añado significados nuevos, basados en mis creencias y modelos mentales, o en la cultura y el entorno que tanto me condicionan, ¿qué ha ocurrido?, ¿por qué?, ¿para qué ha ocurrido?,
  4. y sigo en ello, haciendo más presunciones o suposiciones basadas en la información filtrada y los significados añadidos,
  5. suposiciones que me ayudan a sacar conclusiones,
  6. que generalmente me llevan a reforzar mis creencias, suposiciones, modelos mentales… y me llevan a confirmar mi visión del mundo, visión que para mí es real, objetiva,
  7. a partir de la cual tomo acciones, decisiones, basadas en mi visión ‘objetiva’ del mundo.

Este proceso, así descrito, me lleva a preguntarme dónde quedan las emociones y sentimientos en este proceso de decisión, porque todo parece indicar que las emociones están ausentes en estos procesos,

si no fuese porque muchas veces, más de las que podemos imaginar, el proceso de inferencia se ve alimentado por creencias y modelos mentales negativos del mundo, y también por nuestra herida emocional,

de hecho muchas veces nuestras creencias se construyen para evitarnos la sobre-exposición a esta herida emocional, y a nuestra responsabilidad emocional, somos responsables de todo lo que puebla nuestras vidas,

es por ello que entre las fases 4 y la 7, cuando empezamos a hacer supuestos, en muchos casos también negativos, y llegamos a conclusiones, negativas también, nos empezamos a sentir mal, de hecho llevamos ya un buen rato sintiéndonos mal,

y aquí puedes incluir las emociones o sentimientos que prefieras, tristeza, frustración, rabia, que conectan con una culpa o un miedo, en última instancia estamos en contacto con un profundo yo no soy, en un profundo sentido de negación,

no es anormal que esta escalera sea uno de los motivos más grandes de nuestra infelicidad, una escalera que podemos revertir cuando dejamos de hacer suposiciones, cuando dejamos de proyectar nuestro bollo, nuestras creencias …

y nuestra profunda herida emocional.

así lo vimos…

en este proceso de subir la escalera en un sentido podemos romper un escalón cuando dejamos de hacer suposiciones, y reflexionamos sobre nuestras motivaciones, necesidades, creencias, mapas mentales, pensamientos y emociones,

y cuando indagamos en lo mismo con relación al alter, el otro, la otra persona, de tal forma que la afirmación de fondo, la suposición que alimenta la escalera, se convierte en pregunta al aire, creo que se entiende,

¿qué te parece si hacemos una suposición menos y una pregunta más?

en el proceso de bajar la escalera, empezando por arriba, tomo acciones, me puedo preguntar si las acciones tomadas son frescas, nuevas, diferentes, o son muy parecidas a mi forma normal de actuar,

¿hago cosas o soy un ser “hecho”?,

¿tengo un hacer fresco o respondo a un mapa de acción?,

de la misma forma que me puedo preguntar un poco más abajo, en el peldaño anterior, adapto o confirmo creencias si tengo emociones nuevas, frescas, diferentes, o son muy similares a mi tradicional forma de sentir,

¿siento mis emociones o soy un ser “sentido”?,

¿tengo un sentir fresco o respondo a un patrón emocional?,

no es muy difícil imaginar cuál es la siguiente pregunta, cuando confirmo que respondo que no adapto, sino que confirmo creencias viejas, todo parece indicar que soy un ser “pensado”, en vez de un ser autónomo, que ahora, de cuerpo presente,

se cuestiona las cosas y los significados y vuelve a pensar.


ya esté subiendo o bajndo la escalera de la inferencia me acuerdo de los 4 acuerdos, ese librazo de MIguel Ruiz, un poco de cosmovisión tolteca, 4 principios para bien vivir, para vivir mejor, y me animo a

no hacer suposiciones,

no tomarme las cosas personalmente,

ser impecable con mis palabras,

y hacer siempre lo máximo posible,

no está mal como ejercicio de lunes, para empezar.

también puedes leer…

La escalera de inferencia para mejorar la comunicación, Aula de Elena

Libérate de la escalera de la inferencia, Pablo Tovar

Libérate de ‘la escalera de inferencia’

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

los derechos del corazón

leo con gusto la columna de Leonardo Boff, esa columna que nos habla siempre del cuidado de los más desvalidos, de las más invisibles, de los menos poderosos, y observo cómo se posiciona en este proceso político brasileño,

está claro en qué medida nos pueden influir los resultados de las urnas por un periodo de tiempo, y observo cómo acompaña a los suyos hasta el último momento, cuando todo parece indicar que van a perder,

pero de eso se trata la vida, hacer continuamente, en tiempo presente, lo mejor de lo que somos capaces, dar lo mejor, en un presente continuo que dice “ahora, ahora, ahora”, qué interesante ejercicio, Leonardo,

muchas gracias por tu ejemplo de vida viva.

000

Vengo de la Teología de la Liberación que tiene como eje fundamental la opción por los pobres, contra su pobreza y a favor de la justicia social y la liberación.

En el espectro político brasilero no veo ningún partido, a no ser el PT, que haya dado tanta centralidad a los pobres y a las minorías políticas que son, en realidad, mayorías numéricas como los negros/as, indígenas, quilombolas, los socialmente discriminados por su condición sexual y otros. Andando por el interior y entre los grupos populares pobres, en función de mi trabajo, oí muchas veces de su boca: Lula fue el único que pensó en nosotros y nos dio oportunidades para salir del hambre y de la miseria.

Aquí está mi razón principal razón para votar a la candidatura de Fernando Haddad y la Vice Manuela d’Ávila, para llevar adelante ese proyecto social verdaderamente mesiánico: atender al hambriento, garantizar que no muera antes de tiempo y hacer justicia a los oprimidos y a los invisibilizados. Se critica que el PT ha sido corrupto. No el PT como un todo, sino líderes importantes de alto rango de su gobierno. La corrupción atravesó a todos los partidos, con excepción de unos pocos. Otros partidos se han corrompido hasta más que el PT. Esto debe ser reconocido y cuando se identifica esa corrupción, especialmente al servicio del enriquecimiento personal, debe ser severamente castigada.

Pero hagamos justicia a la verdad de los hechos: la maxi-corrupción que atraviesa toda nuestra historia y que continúa hasta hoy día es la evasión fiscal. Desde el año pasado hasta aquí, con Temer hasta el 9/8/2018, fueron evadidos directamente o por exención fiscal a las empresas y bancos cerca de 450 mil millones de reales; son datos de los Procuradores de la Hacienda Nacional.

¿Qué significa eso? Que toda la corrupción en Petrobrás y en las grandes empresas fue de unos 40 mil millones de reales, es por lo tanto el 10% de la corrupción total. Esto no justifica la corrupción, pero nos hace entender la desproporción absurda entre una corrupción naturalizada y otra para financiar principalmente campañas electorales. Ambas hacen mal al país y le quitan recursos que podrían mejorar la vida del pueblo.

Una investigación conducida por el Senador Paim, hecha con los recursos técnicos del propio Senado, llegó a la misma conclusión. En el caso de que esta deuda fuera cobrada, no se necesitaría hacer la reforma de la Seguridad Social ni establecer un techo de gastos para la salud y la educación. El juez Sergio Moro, tan celoso en combatir la corrupción, ¿por qué no corre detrás de este tipo de corrupción mayor, detectable y altamente negadora del bien común?

Entre otros muchos argumentos en favor de Haddad-Manuela, aduciré solamente uno. En el caso de Haddad, se trata de un hombre sensible al sufrimiento humano, administrador competente, con excelente formación académica, doctor en filosofía (viva Platón, que quería un filósofo como jefe del Estado), formado en derecho y economía. Supo bajarse al nivel del pueblo para escuchar el grito del oprimido y hacer políticas que lo hicieran dejar de gritar. Sensibilidad semejante vale también para la Vice Manuela d’Ávila, trabajando con los más pobres de Porto Alegre.

La mayor crisis de la humanidad, mayor que la económica, política, cultural y moral, ya lo decía Betinho y lo repite en todo momento el Papa Francisco: es la falta de sensibilidad de los seres humanos hacia otros seres humanos.

Esta sensibilidad de Fernando Haddad quedó demostrada, cuando era Ministro de Educación y luego como Alcalde de São Paulo, con las políticas sociales y educativas reconocidas por todos.

Gravemente insensible se mostró el candidato Jair Bolsonaro con el que sigue, entre otros tantos ejemplos. Cuando las mujeres que, entre lágrimas, buscaban restos, o al menos algunos huesos de sus seres queridos asesinados o desaparecidos, Bolsonaro les dijo: “Quien busca huesos es el perro”. Además de ser una ofensa sin nombre a estas personas, mostró su nivel de falta de sensibilidad y de la más profunda inhumanidad.

Por estas y otras razones, mi voto es para Fernando Haddad y Manuela d’Ávila que tendrán como primera misión reconciliar el país y recuperar la sensibilidad mínima ―los derechos del corazón― para ejercer un gobierno que sea, al decir de Gandhi, un gesto amoroso para con el pueblo y el cuidado de la cosa común.

   así lo vimos…

releo párrafos de la entrada de Leonardo y me quedo con esas palabras al final, los derechos del corazón, esos derechos que el cinismo y la falta de empatía y sensibilidad esconden, y no puedo sino sintonizar ahí,

en los derechos del corazón,

ojalá un día no muy lejano todas seamos parte de un único latir universal, un latido de corazón.

3 aperturas son necesarias en el proceso de desarrollo personal, Open Mind (mente abierta), Open Heart (corazón abierto), Open Will (voluntad abierta), según la teoría U de Otto Scharmer, está claro de cual de estas 3 aperturas nos habla Boff hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

dar lo mejor

me reúno de mañanita con Joseba, en esta dinámica de reuniones personales, entre las que vamos insertando reuniones con diferentes personas en su organización, y talleres para la formación y acompañamiento de su equipo,

una dinámica que es en sí misma un proceso,

un desayuno en el que vamos a compartir pequeñas historias del camino, su última semana en Boston, en el cierre parcial de un proceso relacionado con la innovación empresarial en la comunidad de Madrid,

dos años tras los cuales el equipo se tiene que replantear las bases para el funcionamiento posterior, todo parece indicar que hay un antes y un después, y que el planteamiento inicial tiene que madurar, para la continuidad del proyecto,

o las últimas nuevas relativas a la organización, alguna de las cuales es bien visible en esta botella de leche que nos acompaña en la conversación, una botella de leche entera, no desnatada, con un nuevo diseño, un nuevo tapón,

un nuevo lema, dar lo mejor, qué cortito, qué directo, en 3 palabras, un lema que me recuerda totalmente al acuerdo de Miguel Ruiz, “haz siempre lo máximo que puedas”, sí, está muy resumido, 6 palabras que pasan a ser 3,

dar lo mejor,

en infinitivo, en vez de en imperativo, en un tiempo verbal que me conecta con mi aspiración, dar lo mejor, nadie de fuera me manda que lo haga, ni siquiera me lo mando internamente yo,

es una aspiración que puedo y opto por activar cada día, qué bonito,

y conecto con esa pequeña historia que honra el origen del grupo, Don Tomás Pascual creo Leche Pascual en 1969 y fue quien nos transmitió la manera de hacer y los valores que hoy dirigen nuestra empresa. Se resumen en 3 palabras: dar lo mejor.

y con ese sello que marca este nuevo posicionamiento de la compañía,  leche entera que tiene su origen en granjas en las que se promueve el bienestar animal, un trabajo que resulta sencillo para la compañía,

en tanto en cuanto no es un cuento publicitario, sino un sello pone en valor una línea de colaboración que está presente en el quehacer de la organización con los proveedores de la leche desde hace años,

el buen quehacer de una organización, que se desarrolla inspirada por unos valores, los valores del padre, reconocibles aún en la organización, qué bueno cuando somos capaces de honrar a nuestros mayores,

y mejorar lo pasado, con estas palabras que hoy también nos pueden servir a todas nosotras en nuestro quehacer diario, dar lo mejor.

   así lo vimos…

en el resto del desayuno, hablamos de otras cosas, del desarrollo de escuchar es amar, una app para fomentar 3 escuchas y la autoconciencia, un proyecto en el que colaboro desde su origen,

de lo que hemos hecho antes, y de lo que podemos hacer después, sí, hablamos de  del desarrollo del pensamiento sistémico y de procesos, dos de las líneas que podemos reforzar en el curso que viene, tras el verano, ya tan cercano,

de los modelos de este nuevo mundo que nos rodea, modelos que recogen e integran la incertidumbre dinámica y la complejidad, como la teoría U y reinventar las organizaciones,

y de una serie de herramientas que cualquier persona de su equipo puede integrar, para complementar esa capacidad de observación (observar, observar, observar) todo lo que ocurre alrededor nuestro, y en nuestro interior,

para establecer conversaciones y dinámicas nuevas con personas que forman nuestro equipo de colaboradores extendido, más allá de departamentos o de silos que nos separan, cuando somos capaces de activar todo lo que nos une,

desde una mayor comprensión y una intención compartida que nos permite mover nuestro día a día, y el de la organización de la que formamos parte, otro pasito adelante, creo que de eso se trata.

en este ejercicio de observar tendencias a nuestro alrededor, que aplican al ámbito de la excelencia, la responsabilidad personal y empresarial, la ética y los valores que aplican en los negocios y en nuestra vida personal,

me alegra ver ejemplos en los que una nueva conciencia emerge, sí, todo parece indicar que somos progresivamente conscientes de la importancia de buscar el bien estar en los sistemas de los que formamos parte,

sistemas que pueden limitarse con la conciencia del ser humano, nosotras las personas somos lo importante, o pueden bajar progresivamente en la línea de la evolución, integrando al ser animal, al ser vegetal y al ser mineral, la madre tierra,

y no puedo sino acordarme de la explicación tan sencilla con la que difundimos los fundamentos del campo de la atención y de la observación, de la teoría U de Otto Scharmer, fundamentos que desde el M.I.T. y el presencing toman otra forma,

pero que nosotros compartimos con la línea, esta vez en su orden, de la evolución de la vida en el planeta tierra, empezando por el ser mineral, para seguir con el ser vegetal, el ser animal y el ser humano,

y no puedo sino sonreír al enlazar con los 4 reinos y sus formas arquetípicas de escuchar, observar y conversar, esta propuesta tan central para nosotras, y tan correlacionada con el buen trato y con el desarrollo de nuestro mundo emocional,

porque sólo desarrollamos capacidades relacionadas con la innovación desde nuestra escucha y conversación empática, en el nivel emocional, ese tercer nivel que reservamos en la escala evolución para el ser animal,

que el cuarto nivel, propio del ser humano, desde el que vamos a ser capaces de dar lo mejor, desarrollar organizaciones y proyectos con base en valores compartidos, con enfoques éticos, sostenibles, responsables, está al llegar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

no te tomes las cosas personalmente

subtítulo: y tú, ¿te dejas importunar?

acabo de difundir el post del lunes y me pongo a desarrollar el post del martes, así es la vida, en este proceso de conexión con lo que a uno le gusta, en este ejercicio del cuentacuentos, compartir y contar cuentos, y pequeñas historias,

que algo tienen que ver con nuestra biografía, y el hilo de la vida, nuestras creencias (un movimiento de pasado), nuestras pasiones (un moviemiento de presente) y nuestros valores (un movimiento de futuro),

y veo cómo esa pregunta de ayer, en realidad de la semana pasada, ¿tú crees que se vale importunar?, con el significado que tiene la palabra importunar, de molestar a los demás, se desdobla en dos, parecidas pero diferentes,

  1. a ti, ¿te gusta importunar?
  2. tú, ¿te dejas importunar?

y pienso en las propuestas que nacen desde las siete emociones, y ese compromiso con el buen trato, que no prescinde de una conexión con la independencia del juicio (mucho mejor que el juicio crítico), ni de la conciencia,

porque, a veces, sólo a veces, parece que la actitud lo ocupa todo, y crece un discurso relacionado con la actitud positiva, que sirve para justificar desmán y medio, y soslayar esa mirada independiente, llámale crítica, aunque a mí no me guste la palabra,

y parece que hay que elegir, o soy una persona positiva o soy una persona que vive en la crítica, o peor aún, en la queja, porque la persona que ejerce la crítica de alguna forma está en una posición de poder, mientras que la queja renuncia al poder,

y en eso estoy, y me descubro como una persona a la que le gusta importunar, sí, lo reconozco, a veces me gusta funcionar en modo “despertador”, y no evito lanzar una pullita, tal vez en la confianza de que alguien puede despertar de su modo en off,

y despertar a su particular pepito grillo, buena imagen para el post de hoy,

mientras defiendo una postura en la vida que impide que las personas se dejen importunar, y me acuerdo uno de los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz, ese librazo, no te tomes las cosas personalmente,

y de alguna forma entiendo mi juego, este juego que pasa a ser muy simple, y está en relación directa con esa capacidad de la que vamos a hablar este año un par o tres de veces, y que nos gustaría desarrollar, la responsabilidad personal,

una responsabilidad que me ayuda a ser consciente de lo que puede pasar cuando respondo sí a la primera pregunta, sí, a mí me gusta importunar, al menos un poquito, y cuando respondo no a la segunda,

ojalá tú tampoco te dejes importunar, y crees una distancia entre los estímulos externos y tu respuesta, por eso defiendo un mundo en el que florece y se amplía nuestra responsabilidad personal.

   así lo vimos…

como todo está conectado, me acuerdo de dos círculos concéntricos en un libro que lee una chica en un avión, más allá del pasillo que nos separa, dos círculos concéntricos que ilustran el primer hábito de un modelo de liderazgo,

los 7 hábitos de las personas altamente efectiva, de Stephen Covey,

relacionado con la proactividad, dos círculos que sirven para ilustrar nuestro círculo de influencia (interno) y nuestro círculo de preocupación (el externo), dos círculos que se pueden convertir en un LP (Long Play / disco de vinilo) o en un anillo.

puedes formar estas dos imágenes bien diferentes en tu imaginación,

en la primero tenemos un LP, o lo que es lo mismo, un círculo de influencia pequeño (nuestra voz interior) en relación con nuestro entorno (la voz exterior), está claro que nuestro poder es pequeño, y vamos acabar bailando la música que nos pongan,

en el segundo nos encontramos con un anillo, don un círculo de influencia grande (nuestra voz interior) en relación con nuestro entorno (la voz exterior), está claro que nuestro poder es grande, y vamos acabar bailando la música que nos guste bailar.

conecto estas dos imágenes con un libro de Anthony Robbins, poder sin límites, y los paradigmas, y una división que separa a las personas en dos, aquellas que tienen un marco de referencia interno y aquellas que tienen un marco de referencia externo,

y no puedo evitar pensar que son más libres en este mundo las personas del primer grupo, aunque en última instancia los unos y las otras, desde donde están, pueden ejercer de igual manera su responsabilidad personal.

en una tercera conexión, no hay dos sin 3, me acuerdo de los cuatro acuerdos, ese regalo que nos hace Miguel Ruiz, filosofía tolteca para el buen vivir, y de ese hábito que da título hoy a estas líneas, un hábito tan recomendable,

no te tomes las cosas personalmente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

muchas gracias por hablar tan mal de ti misma con tanta sinceridad (doble ración de tálamo, para empezar)

cuando prendemos el observador empezamos a quedarnos con los detalles que nos ocurren directamente en el día a día, y con otras cosas que nos ocurren indirectamente, supuestamente no van con nosotras, pero están ahí,

y forman parte de nuestro día, qué curioso,

como el texto que viene a leerme Silvia, tras este taller de fin de semana, en el que estudian la conflictología asociada al sistema nervioso central y al sistema endocrino, quién sabe por qué quiere compartir conmigo este texto, y no otros,

relacionado con el tálamo, una parte del cerebro en la que reside el juicio, que no deja de ser una interpretación de una experiencia, porque, cuando alguien te juzga, ¿de quién está hablando realmente?,

seguramente está hablando de ella misma, sí,

en muchos casos le podríamos simplemente agradecer por hablar mal de sí misma con tanta sinceridad,

un juicio al que podemos ser absolutamente inmunes, sólo necesitamos no dar crédito alguno a las palabras que recibimos, porque cuando aceptamos parcialmente el regalo envenenado ya he entrado en el juicio a mí misma,

y siento enfadarme mucho contigo, porque tu juicio negativo hacia mi persona coincide muchas veces con el que yo ya tengo, y esta curiosa coincidencia no la puedo soportar, ante tus palabras me voy a revolver,

no tenemos que olvidar que un juicio es una interpretación, y por lo tanto una deformación, de la realidad, pero una deformación que funciona, única y exclusivamente porque la creemos, porque le damos peso, porque le damos valor,

un juicio al que no le vamos a dar valor alguno si nuestra identidad está bien construida, si sabemos quiénes somos y por qué hacemos las cosas, desde dónde hacemos las cosas, me gustaría añadir,

un juicio que no plantea en este caso, ya sea falso, por eso mismo, ya sea verdad, por eso mismo, cuando esa verdad está aceptada e integrada ya no supone un problema en nuestra vida, ya que no afecta a nuestra identidad,

y sigo leyendo estos apuntes de Silvia, según los cuales un juicio, muchas veces, viene derivado de un exceso en un valor, tenemos hinchado el valor de la honestidad, o de la humildad, o de la generosidad, y éste se convierte en nuestra vara de medir,

y ese apunte, tan interesante, que relaciona la necesidad de juzgar a los demás con el deshonor en el transgeneracional, deshonor que podemos entender como una falta que comete un antepasado y que trae vergüenza a todo el árbol, a sus descendientes,

un deshonor que está vinculado con la imagen, qué curioso, ahora entiendo mejor a tantas y tantas personas para las que la imagen es tan importante, tan importante que ponen antes el parecer que el ser,

anteponen el mundo exterior al mundo interior,

personas para las que el honor y la imagen son tan importantes, tal vez acarrean el conflicto del embajador, embajadoras de su familia, embajadoras de su linaje, que tienen que demostrar continuamente lo que ellas son,

proyectando en el mundo una imagen estética, una imagen social, por medio de una boda, un cochazo, todo para fuera, un título, eres médico o arquitecta, ingeniero o abogada,

un juicio que mata las relaciones, porque mantiene la relación en las formas externas, y en la imagen social, no en la realidad, una realidad que es maravillosa cuando me acepto a mí misma y a las personas que me rodean tal como son,

ésa es la felicidad,

unas líneas que me animan esta mañana de viernes, muchas gracias por compartirlas, Silvia, quién sabe por qué te has acordado ayer de mí, en el día del Pilar, ¿verdad?, como mi madre, vaya “causualidad”, no me lo puedo creer,

para terminar con estos apuntes finales,

que señalan cómo el juicio vuelve rígidas a las personas,

que el honor no tiene nada que ver con el respeto (el juicio está ligado a la vergüenza), que el recurso es cambiar juicio por bondad, que el sistema educativo es un sistema perverso de sanciones (que nos introduce y nos adiestra en el juicio más y más),

que el juicio a los otros me pone por encima a mí misma (poniendo a un lado mi propia desvalorización personal), claro, si a ti te juzgo mal yo estoy al otro lado, yo estoy bien, ése es en buena medida el conflicto del tálamo,

un conflicto ante el que tenemos que elegir “ser personas bien” (hacer lo que los demás nos dicen para ser aceptadas) o “ser personas vivas” (ser nosotras mismas, con nuestra historia de vida, no siempre preciosa), en evolución.

   así lo vimos…

 

si conoces alguna persona como está arriba descrita, rígida, crítica con todo, esmerada en exceso en su aspecto exterior, en su imagen, en el qué dirán, no te extrañe si es muy crítica contigo, no te preocupes,

no te está hablando de ti, te está hablando de sí misma, tu ejercicio pasa por no tomarte las cosas personalmente, sí, ya sabemos que es más fácil de decir que de hacer, a ver cuándo te atreves a regalarle la frase mágica,

muchas gracias por hablar mal de ti misma con tanta sinceridad“.

no sé qué imagen utilizar para simbolizar el juicio, y me voy por el conflicto de embajador, por lo que busco las palabras embajador y pajarita en internet, y me encuentro ésta, tan diferente, tan poco convencional, una pajarita de madera,

y me imagino a la persona que me juzga con la pajarita puesta como anteojos, no debe ver mucho de lo que tiene frente a sí, no, y me sonrío al pensar que esta imagen no dista mucho de lo que ocurre en muchos casos en la realidad,

en 7 emociones integramos el triángulo de karpman, el ser en la sombra, ya que para llegar al buen trato necesitamos entender los fundamentos del mal trato,

con las figuras del perseguidor, la víctima y el salvador,  un perseguidor que juzga y critica, sí, que juzga continuamente a los demás, que seguramente también se debe juzgar duro a sí mismo (así es afuera, así es adentro).

puedes descargar 7 emociones, un modelo de responsabilidad emocional que integra el buen trato, la conciencia, los valores (presentes también en el juicio) y el campo de la atención,

7 emociones, creative commons, un texto inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe.

haz lo máximo que puedas

recontacto con esta propuesta que nos regala los 4 acuerdos de Miguel Ruiz, “haz lo máximo que puedas”, y recontacto con la relatividad de la propuesta, ya que lo máximo que puedo hacer hoy es relativo a mi energía y mi nivel de ilusión,

a mi estado a día de hoy,

¿me encuentro sano o estoy enfermo?, ¿he dormido bien o estoy en estado patatónico?, ¿tengo energía para mover montañas o me desplomo al mover el boli?, ¿tengo ilusión en ese proyecto tan bonito o estoy en horas valle?,

y siento que si hago lo máximo que puedo mi mundo está bien hoy, y mañana, cuando vuelva a hacer lo máximo que pueda estará igualmente bien, en un ejercicio que tiene mucho con el cuidado personal,

cuando yo me exijo más de lo que estoy capacitado para ofrecer hoy, en realidad me estoy machacando, me estoy persiguiendo, no necesito perseguidor externo, ya que el perseguidor lo llevo incorporado, el perseguidor soy yo,

mientras que cuando acepto la relatividad de esa máxima, “hago lo máximo que puedo”, me empiezo a cuidar, tal vez lo que tengo que hacer ahora es dar un paseo por la naturaleza, respirar, meditar 5 minutos, echar la siesta, llamarle a un amigo,

felicitarle el cumpleaños a mi madre y pasarme un rato al teléfono, sin prisa, atendiéndole, y juntarme con personas que me nutren, que me acogen y que me devuelven el cariño que tengo por ellas, y reírme de una tontería,

que mañana, con el nivel de batería más alto, energía e ilusión un punto más arriba, seguro que esa montaña que veo hoy se ha convertido en una cuesta, y lo irresoluble e imposible tiene otra forma que voy a encontrar,

porque siempre hay dos o tres formas de responder ante una situación, tal vez hoy mi creatividad y mi intuición andan de aquella manera, apagadas o nubladas, tal vez mañana se van a desatascar, gracias, también, a los cuidados de hoy.

   así lo vimos…

poderes

jugando con el azul del agua llego a la emoción del orgullo, esa emoción que encarna la energía del yo soy, y que nos abre la puerta para hablar de consecuciones, logros y expectativas, altas capacidades y energía,

recontacto con ese ejercicio que proponemos algunas veces en la visión nocturna, esa sesión enfocada en el desarrollo personal y de los grupos, orgullo y energía, curiosa pareja, un ejercicio que tú también puedes hacer,

un listado de las situaciones y actividades que te aportan energía, con su complementario, un listado de las actividades que te restan energía, un ejercicio que puedes complementar con personas,

personas que te nutren y personas que toman de ti, personas que en algún caso pueden llegar a ser tóxicas en su relación contigo,

ánimo, mucho ánimo con el ejercicio que no encuadramos en el capitulo de deberes, sino en el de poderes, lo puedes hacer, claro que sí, es muy sencillo, y tal vez te puedes, en una de éstas, llegar a sorprender.

llegamos por la mañana al coche y no arranca, nos hemos dejado una luz encendida, la batería se ha descargado, está claro que hacer lo máximo que podemos pasa por conectarla con las pinzas a otro coche, encender el motor y procurar que se recargue,

cosas del verano, hace mucho calor, el sol y las altas temperaturas se chupan el agua de nuestro alrededor, las plantas están secas, necesitan agua y las regamos, el adorno de piedras y agua también necesita que lo recarguemos,

¿es tan difícil aceptar que a veces también tenemos que cuidarnos como personas, y recargar nuestros depósitos de energía, de ilusión, nuestro depósito emocional, y cubrirlo de agua fresquita, agua nueva?

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional que traza un itinerario energético para el desarrollo del bien estar en este mundo material y espiritual, un itinerario en el que son tan importantes las necesidades como las aspiraciones,

7 emociones, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, accesible desde el azul del agua

 

acuérdate de los 4 acuerdos

de entre los libros del camino incorporamos unos pocos, que entendemos como una referencia imprescindible para profundizar en los fundamentos del buen trato, o de la atención, que se convierte en escucha y conversaciones,

imprescindibles entre los que se encuentra el texto de “los cuatro acuerdos”, de Miguel Ruiz, una de esas obras sencillas, con sólo 4 acuerdos podemos evolucionar nuestra forma de hacer en esta vida, qué bueno, vale con:

no hacer suposiciones,

no tomarme las cosas personalmente,

ser impecable con mis palabras,

y hacer siempre lo máximo posible,

4 compromisos que puedo establecer, o no, a título personal, y que hacen una pequeña diferencia en mi día a día, el día que los aplico, para qué voy a engañarme, la diferencia es más grande.

   así lo vimos…

los cuatro acuerdos,  un regalo de Miguel Ruiz

2 claves nuevas para hacer equipo

baleleo una entrevista a Gareth Bale, el único jugador que conozco de esta selección de Gales que se ha colado en las semifinales de la eurocopa 2016, buscando las claves que hacen de un grupo menor un equipo ganador,

y todo me hace recordar a aquel grupo de daneses que ganan una eurocopa hace unos años,

un torneo para el que no habían clasificado, y al que van invitados, en el lugar de Yugoslavia, ¿no me falla la memoria?, al inicio de la guerra de los Balcanes, un torneo al que el mayor de los Laudrup, el bueno, ni siquiera se persona,

es que ya está de vacaciones, qué poca fe en las posibilidades remotas, ¿verdad?, leo una entrevista y me llaman la atención 2 argumentos que se dan en ambos casos,

un mortal des-enfado, en forma de bromas, chistes, buen humor generalizado, y concentración en el momento presente, que torna en confianza, una confianza que crece a  medida que los resultados son superiores a las expectativas del grupo,

y pienso que es justo lo contrario que lo que nos han contando, en este mundo en el que tenemos que estar mortalmente enfadados, cejijuntos y renegríos, serios hasta la muerte, en una pose mecánica en la que el ser que nos acompaña des-aparece,

con unas expectativas enormes, en algún caso des-medidas, no relacinadas con nuestra capacidad actual ni con nuestro estado vibratorio, llámale ilusión, alegría, llámale si quieres energía,

y pienso en ese mundo que tal vez funciona justo al contrario de lo que nos han enseñado, mientras observo el semblante adusto de Cristiano en los entrenamientos y la cara relajada de Gareth Bale,

ojalá dentro de poco podamos celebrar el primer puesto imposible de otro grupo de modestos que lo consiguen, una vez más, porque no sabían que era absolutamente im-posible.

balemon  así lo vimos…

si quieres puedes echar una leída a la entrevista, que titulan en As “Kroos me dio 3 partidos, y quizá le vea en la final”, te adjunto el link, y lo que es mejor, Gareth, lo mismo ni siquiera le ves en la final, y le cuentas cómo fue.

lo hicieron porque no sabían que fuera imposible

hieloroto

un niño está paseando en un estanque helado con su hermano mayor, y el hielo cede, el hermano mayor, el que más pesa, cae al agua helada, y el hermano menor, intenta socorrerle,

pero ahora es más pesado, además de su peso propio, está mojado, por no decir que además está aterrado, y todos sus impulsos por salir, en vez de facilitar, dificultan el rescate,

no hay nadie alrededor, la muerte del niño es inminente, y sin embargo, el pequeño consigue sacar del hielo a su hermano mayor, salvándole la vida.

pasan unos minutos y se empiezan a acercar personas, que llaman a las asistencias sanitarias, y la gente se pregunta cómo es posible, que este chico pequeño, sin ayuda alguna, haya rescatado a su hermano mayor,

y por ahí anda Einstein, que da la clave del suceso, “el niño, simplemente, no sabía que fuera imposible“.

loquemon  así lo vimos…

el cuento de hoy nos recuerda que un evento imposible pasa a ser posible con un simple detalle, las personas que lo desarrollan son totalmente ignorantes a la voz del juicio, ese pepito grillo que nos dice lo que sí y lo que no,

lo que está bien y lo que no lo está, lo que se puede hacer y lo que no, y que nos ha dejado de acompañar, siquiera un momento, y nos dedicamos a hacer, impecablemente, aquello que queremos hacer, o que estamos llamados a hacer,

y los resultados serán los que sean.

+++

esta historia de David contra Goliath, lo posible y lo imposible, nos recuerda y nos acerca a la magia del intento, a nuestra mejor posibilidad hoy, y a hacer las cosas impecablemente, “hago las cosas lo mejor que puedo”,

confiando en nuestras capacidades, en nuestra ilusión, y en la ayuda cierta del mundo espiritual, para que ocurra lo que tiene que ocurrir, al final las cosas siempre salen bien, o sea que ya sabes, si hoy están mal es que todavía queda un trecho para el final,

todavía no has llegado al final.

+++

cuando la historia personal, un niño y su hermano, David y Goliath, se abre a la fuerza del grupo, y no estamos hablando de un empeño individual, el ejercicio es igual de interesante, o mucho más,

porque abrimos una perspectiva nueva, a los empeños que se crean en comunidad, desde el campo social, personas que se juntan, en su mejor afán por ser parte de un futuro nuevo, mejor, parte del futuro emergente,

y de la mejor posiblidad futura que está por venir,

eso estudia, y de eso trata, la teoría U, en un marco que explica cómo el desarrollo personal se pone al servicio de la comunidad, o de la acción conjunta de unas personas que leen y operan las fuerzas del campo.

y hablando de campo, en el Camp Nou, campo nuevo, hoy se juega, si no media nada, el partido BarÇa – Athletic, el magnífico tridente compuesto por Messi – Luis Suárez – Neymar, contra once bárbaros del norte que les quieren hacer, por lo menos, dos regalos,

a ver cómo se da el duelo entre pistoleros, y a ver si somos capaces de meterles por lo menos 3, el primero de ellos en propia meta, para animar el caldero, con la ayuda de nuestros reyes magos, Adúriz, Williams y don “pasaba por aquí y por eso la metí”,

y volvemos a inscribir otra historia real en la copa del rey, reyes de copas, este año no hay final Athletic – Barça, bajo ese titular tan bonito, “lo hicieron porque no sabían que fuera imposible“, en este caso con la fuerza del grupo.

 

 

un ratón en la urbanización

raton2 bajo al verde a salvarme de la caló, que terribles 40 graditos hace estos días en Madrid, y me encuentro un ratón en la puerta de salida, que viene a salvarnos de un pequeño problema que nos asola todos los veranos, la puerta del jardín se cierra.

pienso quién puede haber mejorado tanto este pequeño gran problema y hago un recorrido rápido por la escalera, y tomo varias fotos de los diferentes pisos, quién sabe si encuentre la pista necesaria para encontrar qué vecino nos ha venido a ayudar en este verano del 2015, puede que sea de la planta baja, de la primera, la segunda o la tercera, no hay más posibilidades.

bajo

bajo

primero segundo tercero

primero y segundo,

y tercero,

me quedo con la duda de dónde sale el ratón,

¿de detrás del sillón del bajo?

¿de las plantas del primero o de las del segundo?

¿de las obras del tercero?

para resolver el problema, podemos tirar del refranero, “de tal palo tal astilla”,  que viene a significar que “así es lo pequeño, así es lo grande”,en ese pensamiento que nos lleva a pensar que un detalle es muchas veces más que un detalle.

raton2mon   así lo vimos…

o podemos tirar de un ejercicio que he aprendido este año, de no hacer suposiciones, y preguntar directamente a los vecinos, tal vez ha sido Javier, que vive en el bajo y es el presidente de la comunidad,

yo, por de pronto, esta vez, y aunque no sirva de precedente, voto en contra de que el ratón haya salido de las obras del tercero, estamos tan acalorados con el aire que sube que ni para cazar y exterminar al ratón merengón quedan ganas.