y tú, ¿cual es el fregado más grande en el que te has metido?

paellaeste domingo, sin comerlo ni beberlo, nos hemos juntado 60 personas y varios perros en la casa de Juanma, aquí cerquita en Parque Lagos, pasado Torrelodones, en una convocatoria extraña del txoko a la Sal.

Un Txoko, como dicta la tradición, está compuesto por hombres, que buscan un refugio fuera de casa, en el alcohol, en el cocinar y hasta en el fregar, y en los hombros afligidos de compañeros de entuertos. En eso estábamos, en reuniones mensuales de hombres afligidos, tristones y llorosos (tristosos y llorones también valdría), y nos hemos dado cuenta de que llegaba la primavera. LLegaba, llegaba, y casi se va, y no está de menos pararse a celebrar. De alguna forma que todavía no llegamos a entender la reunión de hombres se convirtió en reunión de familias, con parejas, niños y enanitas incluidos, bebés y perros.

Aunque estábamos invitados a aparecer a las 12:00, los más perezosos llegamos a las 2, a punto para empezar una cata de vino, con 2 blancos y 4 tintos, oficiada por Jesús Yraola, amigo de Omar. Y mira que entrar en una cata de vinos sin nada en el estómago, sea viernes, sábado o domingo es harto peligroso.

No hace falta decir que no soy capaz de distinguir un Somontano de un Burdeos y un Ribeiro de un Rioja, pero me lo paso bien.

Van cayendo botellas, enjuagues y colines, para separar éste de aquel, cuando en la cata de una de las botellas, surge un aroma muy fuerte, nada que ver con madera, ni con restos florales, frutas rojas ni similar, un aroma como de mariscos. Los langostinos, en la plancha, en lontananza, vuelta y vuelta, están haciendo su efecto. La comida no se va a hacer esperar.

somelier

Si la primera foto  es de nuestra primera hazaña, 6 botellas sin pestañear, la segunda es de nuestra mayor afición, el juego del círculo.

Me acerco al fuego, en la zona de la barbacoa, al otro lado del jardín, y me pongo a charlar con Ximo, un chico muy majo, también amigo de Omar. Prueba el arroz y echa un poco más de sal, qué difícil debe ser calcular con recipientes tan grandes, y me cuenta de su afición por el arroz, mientras termina esta segunda paella para 30 personas, la primera se la han fulminado los niños, y yo le ayudo a hacer ruedas de langostinos, 3 ruedas concéntricas, como las de los quemadores que le ayudan en el pil pil del arroz,  para terminar la presentación.

Para comer hacemos una rueda alrededor de la paella y nos aplicamos con las cucharas. La regla, coger una cuchara y retroceder dos pasos, para ceder el sitio a la muchedumbre que forman los compañeros de txoko y a sus parejas. Algunos hacen trampa, y se sirven la paella en plato. Yo también hago trampa y me hago fuerte entre la paella y la barbacoa. Omar, a mi derecha, y yo, no retrocedemos pasos. Nos gusta el arroz, y comer, tanto como el vino. O casi.

paellamon  Así lo vimos…

la sobremesa, bajo los árboles en el jardín, con aire fresquito moviéndose entre las sillas y los columpios, riquísima.

me apunto a la tónica mientras le rompo una copa de balón con Gin Tonic a Omar, de la primera se ha librado gracias a un balonazo perdido en el hiperespacio, mientras vemos cómo juegan dos Golden Retriever, los niños con Pablo y su pareja, de vuelta de la piscina, y disfrutamos de la hospitalidad de Juanma y su pareja.

Pienso en lo fácil que es estar a gusto cuando los anfitriones lo están, y lo tranquilos que les veo con más de 50 personas invitadas a comer y a pasar el día, con algún bebé, y dos perros de regalo. Lo que para ellos es normal para mí es mucho.

Y me acuerdo de la conversación con Ximo Sáez, presidente de la cofradía internacional del arroz de la comunidad valenciana, que ha hecho una paella para 3000 comensales. 30 para mí es mucho, para él todo parece indicar que es poco. Hace poco se libró de un record en Miami, en el que pretendían hacer un arrocito para 13.000 personas, en una paella construida in situ. Qué bueno, Ximo, si no es en Miami será en Brasil. Sólo hay que seguir con la afición, convertida en apostolado y forma de vida.

panosotros

A los asistentes, Ximo, qué te vamos a decir, nos ha gustado la paella. A ver cuándo nos juntamos a comer arroz a mogollón. Por lo que veo en la foto, grúa incluida, todo hace pensar que tú no te vas a asustar.

ximo

Pienso en el mogollón que hemos organizado hoy, pienso en invitarle a Ximo a un evento un día de éstos, y trazo un paralelo extraño con una metodología que utilizamos a nivel de organizaciones.

Hoy ha ocurrido aquí algo parecido a lo que invocamos por medio de una cumbre de indagación apreciativa.

Un mogollón de gente, todo el sistema si es posible, para imaginar y celebrar, desde el sí, nuevas formas de hacer,

y crear una nueva comunidad (común unidad) en la organización.

Las cumbres de indagación apreciativa son procesos que invitan a bucear en el sí, y en la energía positiva de la organización, a partir de las historias (que narramos en entrevistas personales, en dinámicas de pequeños grupos, ruedas medianas, y de grupos grandes, ruedas grandes) de todas las personas que componen una organización, procesos que mueven la energía del sistema completo de la organización. Todo el personal, proveedores, clientes y otros agentes, invitados a construir una nueva comunidad.

Es domingo por la tarde, y se juntan la copa de balón que le he roto a Omar, los círculos de los quemadores, el círculo en torno a la paella y el círculo del recipiente de los enjuagues, y sin quererlo, va llegando la hora de recoger y fregar. A Jesús, como en la cata, de 0 a 20, le damos un 20. A Juanma, a Omar y a Ximo, castigados con un cambio de puntuación, hoy les damos un 10. 20 + 30 = 50, el 3 y el 5 presentes para no variar.

 

la mesa redonda

lamesaredonda2Estoy casi convencido de que tú también has oído hablar de Camelot, el Rey Arturo y Merlín. Es normal. Es una leyenda con la que todos hemos crecido, y que, tal vez estoy equivocado, hemos visto en diferentes versiones de cine, empezando por Merlín el encantador, de Disney, para los más chicos, siguiendo con producciones varias de Hollywood, llenas de armaduras brillantes y de caballos.

Si te preguntan quiénes son los protagonistas principales, puedes contestar de carrerilla Arturo, Ginegra, Lancelot, siempre tan cerca de Ginebra, y Merlín. Y a lo mejor conoces unos cuantos más: Gawain, Sir Héctor, …

Si a mí me piden por protagonistas adicionales, sigo siendo rarito, qué le voy a hacer, me gustaría incluir a la espada, y a la mesa redonda.

Sobre todo, la mesa redonda.

lamesaredonda2mon   así lo hemos visto…

la mesa redonda representa básicamente la igualdad, un espacio en el que no hay diferencias entre los comensales, que se sientan a compartir.

una mesa redonda, ¿qué clase de maldad es ésta?

Si no la conoces, te recomiendo la versión de El Rey Arturo dirigida por Antoine Fuqua, con Clive Owen, Keira Knightley y la mesa como protagonistas. Una película en la que las palabras honor, o libertad, se escuchan. Una película en la que la palabra IGUALDAD se siente. Si la buscas, es posible que incluso encuentres la palabra fraternidad.

En alguno de nuestros posts, los caballeros del temple, la revolución francesa y la RS, hablamos un poco de esas palabras, “igualdad, libertad, fraternidad”, y el ideal que encarnan, el ideal de un mundo mejor, http://wp.me/p3iA9W-d

pantallazo arturo ginebra

Y dejamos para otro día la figura de Ginebra, una mujer que antes de reina es mujer, otro perfil que te puede enganchar.

 

adentro, arriba, afuera (otra vez el tres)

caballoHoy traemos un pensamiento muy liberador.

Lo hemos comentado muchas veces: adentro (los tesoros), arriba (el Tesoro), afuera (la vida plena).

Adentro: contactando con el alma que somos y de la que nos hemos olvidado al encarnar.

Arriba: fundiéndonos con el Alma Universal, con Brahma, con Dios, el Padre.

Afuera: viviendo cada pensamiento y cada acto desde la consciencia de la Unidad y de la Plenitud.

El día que hayamos construido ese triángulo nos miraremos los unos a los otros con otros ojos.

Los ojos de la compasión y del amor.

Las verdes praderas de las que habla la Biblia, las hermosas praderas de la imagen…

“Todo lo que existe en el universo está contenido en este principio que todos nosotros poseemos: nuestra alma superior. Esta alma superior que toca el Cielo es una emanación de Dios mismo. Al encarnarnos en la materia, perdimos el contacto con esta alma que, sin embargo, habita en nosotros. Pero si tratamos de conocerla, si nos identificamos con ella, nos acercamos a nuestro verdadero ser: nuestra conciencia se eleva, sus vibraciones se hacen más intensas y, un día, se funde en la conciencia del Alma universal: entonces solo somos uno con el Creador y con toda la creación.

Esta verdad de que poseemos en nosotros una quintaesencia de todo lo que existe en el universo, no debe quedarse en una idea abstracta. Debemos vivirla y, por tanto, buscar, explorar, profundizar, para restablecer en nuestra conciencia todos estos tesoros que hay enterrados en nosotros.”.

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen, dehesa a las afueras de Madrid, 16 de marzo 2014 (Olga melero)

anantamon Así lo vimos…

Comentarios arriba, de Joaquín Tamames, fundación ananta.

Joaquín, de vuelta del paseo de ayer por la tarde en la cárcel en Ávila, muchas gracias por invitarme a compartir y a aprehender, no hay que descartar nunca esa capacidad de hacer nuestro, me conecto con la meditación preciosa que guiaste, 1 adentro, 2 arriba y 3 afuera, en esa secuencia, no al revés, y pienso en todos los treses que hay a nuestro alrededor. Más de 20 mujeres en la sala ayer, a tu alrededor, en ese círculo oblongo tan particular, en que todos estamos alrededor de todos. Pienso en el trabajo fundamental, el 1 – 2, y la influencia del uno y del dos  en el mundo, en todas las formas del 3.

123ananta

Me acuerdo del silencio, objeto de la reflexión de ayer, el silencio externo, ese que se manifiesta en el mundo de los objetos, en las cosas, ese ruido exterior que se propaga con la palabra y el tam-tam, con el famoso “alguien dice que…”, como si ese alguien no tuviese nombre y apellidos nunca, y por supuesto no soy yo, y de ese ruido interior, de esa cabeza parlanchina interior.

Me acuerdo de un tiempo hace 3 años en el que un joven, que esta vez sí soy yo, estaba en el desierto de la separación, con una incesante conversación interior. Eso sí que era conversar, sí, señor, creo que nunca he “hablado” más. Me acuerdo del bueno de Artemio que me invitó a un taller de la fundación del Arte de Vivir, para bajar un punto al extrés, y para habitar un poco mejor esa casa interior, en la que al estímulo no siempre le sigue la reacción reflejo, porque hay un Ser interior que habita la casa y algo tiene que decir. Me acuerdo de una dinámica de escribir diariamente en un diario, que hoy se ha convertido en trazar unas líneas sobre un post, y de un segundo taller, esta vez del Arte del Silencio, donde descubrí que mi casa, mi oficina y mi vida estaba llena de eso que me daba no mucho tiempo antes tanto miedo, silencio sin más.

El desierto va quedando un poco más lejos, ya son tres años, y voy aprendiendo a hacer ruido externo y silencio externo, ahora un poco de streaming, ahora no, y a hacer silencio interno, seleccionando, poco a poco, conversaciones en las que participar.

Gracias por ayudarme a recordar, Joaquín, porque quien recuerda vuelve a vivir.

Joaquín, muchas gracias por la invitación a acompañarte, y por una tarde plagada de conversaciones y silencio, una tarde diferente, de ventarrón y de paz, un placer siempre, Joaquín.

123anantamon    así lo vimos…

desde el círculo, con la fuerza del 3, mira que hay cosas por hacer!!!

construyendo juntos nuestros valores

3decopaspor algún extraño motivo me levanto a media noche y me encuentro pensando, al calorcito del edredón, en una organización con la que colaboro hace 2 años. Tal vez porque atisbo un proyecto similar en lontananza.

En esta organización, se re-escribe la política de calidad de nuevo, con el impulso del nuevo director de planta, y con la participación de más de 100 personas, el 40% del personal de plantilla. El resultado es una política que se parece más a la prosa que a la lírica, y en el que los grandes enunciados se ven sustituidos por frases sencillas, en relación con 5 bloques en los que se divide la política de la organización. Frases que tienen más que ver con comportamientos observables que con enunciados majestuosos.

Lo que sí y lo que no queremos hacer. Lo que nos comprometemos a hacer y lo que nos comprometemos a no hacer.

Escribo y leo la palabra compromiso y un clic salta internamente. ¿Qué he escrito?

Sí, “lo que nos comprometemos a hacer y lo que nos comprometemos a no hacer“.

Tal como está escrito está bien. Al ser parte del proceso voluntario de la redacción de la nueva misión, no estoy haciendo un ejercicio de cara a la galería. Estoy reflexionando y poniendo negro sobre blanco qué es lo que voy a hacer, o qué estoy dispuesto a hacer en adelante. Además busco contrarios, en positivo, y los pinto de verde, y en negativo, y los pinto de rojo. Esto sí y esto no.

Mi mente viaja a las 3 copas con las que restituimos la confianza y la comunicación en equipos de alto desempeño, y los tres movimientos que la componen:

  • creencias, el primero, en el que indagamos en el pasado, y damos un paso para atrás, porque muchas de las creencias que tenemos se construyen con un pie en la experiencia y en lo que nos dijeron que debía de ser, ya sea en casa de nuestros padres, en nuestra sociedad, o en nuestra organización,
  • pasión, el segundo, o el gusto de hacer aquello que nos mueve, e integrarlo en nuestro día a día, también en el trabajo, un movimiento que inicia con una dinámica individual para encontrar compañeros de viaje en el camino, en una dinámica de absoluto presente, ahora, ahora, ahora, presente continuo siempre,
  • y valores o virtudes, el tercero, o el gusto por hacer todo lo que hacemos con un sentido, con una orientación, con un objetivo superior al puro gusto, porque me apetece o porque me da la gana. Cuáles son mis valores, mis virtudes, y cuáles son las que quiero ver crecer en mi vida (aunque no las tenga totalmente desarrolladas entran en el set de lo que quiero llegar a ser), un movimiento de futuro.

En este último bloque, realizamos un ejercicio que inicia en el yo. Cómo quiero ser yo. Y en ese ejercicio, aparte del valor que quiero encarnar, entra mi definición de ese valor. Porque aunque parece que la palabra lo define todo, las palabras son terriblemente plásticas, y bien puede ser que lo que para mí es honestidad para ti sea otra cosa. O que mi honestidad y tu integridad tengan áreas de solape importantes. Y a esa definición, le añadimos una imagen o modelo mental de una persona que conozcamos que integra ese valor, a modo de recordatorio. Vendría a ser algo así como “me gustaría ser abnegada, como mi tía Pily, o persuasivo como Jesús, mi primer jefe”. Y ahí llego a donde he empezado, completamos la virtud o el valor a desarrollar con ejemplos de comportamientos observables en los que reconocemos si aplicamos correctamente, o todo lo contrario, ese valor.

Y podemos desplegar ese valor en los diferentes departamentos, procesos y funciones de la organización: desarrollo de personas, marketing y ventas, compras, producción y mantenimiento, diseño e i+d, servicio posventa y gestión de reclamaciones.

Cuando formamos parte de la construcción de algo, nuestra responsabilidad se convierte en compromiso. Yo me comprometo a, dos puntos.

Cuando realizamos ese movimiento, que es un movimiento de futuro, al calor de grupo, estamos desarrollando, adicionalmente, en mayor o menor medida, una nueva confianza y comunicación.

Por delante nos quedan 2 copas, relacionadas con la resolución de conflictos y la toma de decisiones, pero no está mal hasta donde hemos llegado hoy. Nos podemos sentar, llenar nuestras copas, y celebrar.

3decopasmon   Así lo vimos…

para terminar, por alguna extraña razón, invocando el poder del círculo.

El guerrero de la luz se sienta con sus compañeros en torno a una hoguera.

Comentan sus conquistas, y los extraños que se incorporan al grupo, porque todos están orgullosos de su vida y del Buen Combate. El guerrero habla con entusiasmo del camino, cuenta cómo resistió a cierto desafío, qué solución encontró para un momento difícil. Cuando cuenta historias, reviste sus palabras de pasión y romanticismo.

A veces se permite exagerar un poco. Recuerda que sus antepasados también exageraban de vez en cuando.

Por eso hace lo mismo. Pero sin confundir jamás orgullo con vanidad, y sin creer sus propias exageraciones.

circuloteke

Un guerrero de la luz comparte con otros lo que sabe del camino.

Quien ayuda, siempre es ayudado, y tiene que enseñar lo que aprendió. Por eso, el se sienta alrededor de la hoguera y cuenta cómo fu su día de lucha.

Un amigo le susurra: ¿Por qué revelas tan abiertamente tu estrategia? ¿No ves que actuando así corres el riesgo de tener que compartir tus conquistas con los otros?

El guerrero se limita a sonreír, sin responder. Sabe que si llegara al final de la jornada a un paraíso vacío, su lucha no habría valido la pena.

El guerrero de la luz, Pablo Coelho.

 

 

removiendo árboles, creando vida

una amiga, Rocío, me manda un vídeo al correo. Voy tan deprisa el viernes que no lo veo. Un video de un atasco, lo que me faltaba!!!

Es sábado por la mañana. Donde había prisa, ahora hay tranquilidad. El día es precioso, con un sol espectacular. Prendo el video. Además de atasco, el tiempo es demencial. Cae una tromba de agua espectacular. Lo que me faltaba!!!

yo me quejo, el señor en el coche de al lado se queja, y todos nos preguntamos quién nos puede venir a ayudar. Es un desastre de día. ¿no hay nadie que pueda solucionar este desaguisado?

y de repente, algo insólito sucede. Un niño, un enano, se quita la cartera escolar de encima, se acerca al árbol que impide la circulación en la vía, y se pone a empujar.

empiezatuPero, ¿no se da cuenta que el sólo no puede? ¿No se da cuenta que es imposible? Y en última instancia, ¿no se da cuenta de que no es su responsabilidad?

El conductor del coche a mi izquierda se baja a acompañarle, ¿pero qué le pasa a este tipo?, y el de adelante, ¿pero qué está pasando?, y de repente estamos empujando este enorme árbol, quién sabe por qué me habré metido aquí, y mira que si no lo movemos a rastras, tendremos que hacer algo para levantarlo, hmmmmmmm…,

uno, dos, tres, se mueve!!!

es lunes por la mañana, no tengo una hernia discal ni estoy constipado. Y pienso en todas las cosas que eran imposibles y hemos ayudado a que formen parte de nuestra historia, de nuestra vida, de nuestro yo soy.

Nosotros somos capaces, que se convirtieron en “y yo también”.

empiezatumon    así lo vimos…

Echo una mirada atrás y pienso en que lo hicieron porque no sabían que fuera imposible. Tal vez porque una sola persona no pensó que era imposible

Termino de ver el video, con esa frase maravillosa, a modo de resumen:

Empieza tú. A todos nos gusta apoyar al que YA hace algo.

lluevemon

alguien se acercará a ayudarte.

y tú también

ytutambienhoy tengo una reflexión muy tonta, que no sé si sabré vestir, o se vestirá sola. En esta vida, yo he aprendido, antes que nada, a realizar trabajos individuales. Aunque he desarrollado tareas en grupo (jugar al fútbol, con otros 10, al futbito, con otros 4, al futbolín, con otra persona de pareja, y al mus, también con pareja, a veces con y a veces contra, no niego que varias parejas de mus me hallan querido matar, gracias, César, por aguantar el tirón), el desempeño personal casi siempre se ha desarrollado en la más absoluta individualidad.

he estudiado en BUP y COU yo solo, en la carrera solo, casi no soy capaz de acordarme de una prueba o una barrera, conocidos como exámenes, ya q que no fuera individual, no me acuerdo de ningún ejercicio que haya tenido que desarrollar en equipo en mi etapa formativa.

Adicionalmente, y creo que más de una persona estará de acuerdo, casi todo nuestro entorno se centra, no hay más que ver la prensa, en el éxito individual, frente al éxito de los equipos. Incluso en deportes de equipo, buscamos una y otra vez la figura clave del éxito, ya sea el jugador, Messi o Cristiano, o el entrenador, más raro, Guardiola o Mourinho, o el director técnico y el presidente, más raro aún, pero también posible. Competitividad, o la actividad de competir, se ha vuelto una palabra, y mira que es fea como palabro,  de lo más común en nuestros días.

Con esos antecedentes, no es raro que se desarrolle cierta capacidad para el “yo me lo guiso, yo me lo como”, la filosofía que yo denomino “del buey solo”.

Cuando acabé la carrera, todavía me acuerdo, me enfrenté a muchas entrevistas en las que se me preguntaba sobre el trabajo en equipo. Entonces no lo sabía, pero me estaban preguntando por las partidas de mus con los amigos, por la organización del concurso de paellas en Aixerrota, aunque más bien organizábamos las sangrías, por las bajadas en las fiestas del puerto con la cuadrilla, por mi capacidad para organizar las idas a la playa de Sopelana, y para reunir a mis amigos para diferentes saraos, entre otras cosas, en vez de por mi capacidad para desarrollar objetivos a nivel empresarial, o de estudiar en equipo.

Además, ahora me doy cuenta, no soy una persona que florezca en el estudio (a duras penas llego ahora a recordar el 5 del eneagrama, el estudioso, el intelectual, la sartén sin teflón en la que todo se pega) ni que haga de la memoria su imperio. No me interesa en especial saber más de la teoría de los objetos y de las cosas. Me gusta más experimentar en la práctica de las relaciones entre las personas.

En este viaje que es la vida, hoy respondería diferente en más de una entrevista de trabajo, de la misma forma que me presento de forma diferente en más de una entrevista para desarrollar un proyecto, o un proceso de transformación en una organización.

Hoy, poco a poco, descubro mi capacidad para salsear, para juntar a personas de diferentes procedencias, de diferentes esquemas mentales, que separan a veces más que la ideología política y la religiosa juntas, y ponerles a jugar, a conversar, a opinar. O dicho de otra forma, para ponerme a opinar, a pensar, a jugar juntos, entre iguales diferentes.

En este proceso de jugar juntos, de pensar juntos, de hacer juntos, reconozco las pequeñas aportaciones que me ha dado la vida para evolucionar. El grupo de 3 que fue en principio Prepárate Madrid, hasta convertirse en un sarao de 30, de 500, y de 5000, el grupo de 3 que lidera Mario con proyecto de vida sin excusas, un proyecto para el desarrollo personal con base en el desarrollo del Ser, y de los roles más habituales que encarna la persona en su día a día, el grupo de amigos de la cena del miércoles, divorciados en proceso de reconversión a personas contentas de estar ahí y encontrarse, y apoyándose en los momentos no gratos, que también los hay.

Y en eso estoy y veo que voy encontrando nuevos círculos de pertenencia, algunos a los que me adhiero, el txoko de Joserra, punto de reunión mensual, este miércoles voy a volver a fallar, qué penita pena, ahora que iba de marmitón, algunos que yo mismo genero, cocina creativa y cuenta cuentos, con mis compañeros de oé corazón, o la organización generativa, un desarrollo en curso que creo me dará de qué hablar, y ojalá también que de trabajar y de comer.

Mi vida, en otro punto muy individual, pasó por su momento familiar, con pareja e hijos, y hoy empieza a ser circular.

En el proceso de reconocimiento que es la vida, frente a espejos del “yo soy” y del “yo no soy”, hoy tengo más claro cómo soy (por supuesto que me gusta el trabajo en equipo, el mus, la cenita de los miércoles, el txoko de Joserra, el trío de Mario, el salón de Prepárate, los cuenta cuentos comilones, y no sé cuántas cosas más), y cómo son los compañeros de equipo que busco para jugar. Alguno de ellos también creció en lo individual, pero también experimenta una nueva dimensión en el juego conjunto. Pasaron por lo individual, y saben de sus limitaciones. Y hoy están jugando en equipo en nuevos juegos que no son posibles desde lo individual.

En el proceso, me encuentro con personas con las que resueno, y a las que valoro. Se abre en mi vida esa ilusión que dan los sueños compartidos y el gusto de crear en colaboración.

Una vez recorrido el desierto, desde el “yo soy”, se hace mucho más fácil dar un paso al frente y decir: “y tú también”. Y hay que ver qué bonito es crecer en ese ” y tú también”, en el que el respeto a la realidad del otro (qué diferente es escuchar y apoyar a dirigir y orientar), y a la realidad propia, ayuda a ambos a florecer.

Porque yo ya estuve en el “y tú tampoco”, como estuve en el “y yo no”, y hoy me río, como en su día me daban ganas de llorar…

“Y tú también”, un mensaje anclado en el sí, en el respeto, en el reconocimiento, en la igualdad, en una espiral ascendente, creativa, positiva, un regalo para crecer, yo soy, y tú también, yo soy, y tú también, para juntos crear un nosotros somos mejor.

ytutambienmon   Así lo vimos…

Mis últimas lecturas, “el camino del artista”, de Julia Cameron, e “indagación apreciativa”, de Miriam Subirana, me reafirman en un viaje grupal, en las capacidades de resonancia con los espejos creativos del grupo, eco, eco, eco.

¿Es una señal o estaré siendo presa de extrañas influencias externas que no son yo? ¿Me estaré llevando a pensar algo en contra de mi verdadero Ser?

Ser o no Ser, o en el lenguaje de los mortales, mucho más sencillo, estar en donde quieres estar, consciente de tu decisión, asumiendo las incomodidades y los problemillas que comporta, o en cualquier otro sitio, también conocido como “estar por estar”, he ahí la cuestión.

Divertido al ver cómo se vistió este post, le pido ayuda a Julia, a ver si ella me ayuda a cerrar esta reflexión.

Como artistas debemos encontrar a quienes creen en nosotros y a aquellos en quienes nosotros creemos, y unirnos en búsqueda de apoyo, ánimo y protección.
Todos empezamos de la misma manera, ricos en sueños y nada más. Si tenemos suerte, encontraremos amigos que crean en nuestros sueños con nosotros. Cuando sucede, ese grupo creativo se convierte en un imán para atraer nuestro bien.
Al hacer tu camino de artista, mi deseo más profundo para ti es la compañía de luces amigas y la generosidad de alumbrar los caminos de los demás mientras pasamos temporalmente por la oscuridad.

 El camino del artista, Julia Cameron

el mundo en el que vives puede cambiar (2 buenas noticias: ayer fue un día UBUNTU, y hoy puede serlo también)

amnistiainternacionalEs domingo 2 de Marzo, otro mes recién estrenado, y recibo un correo de Amnistía Internacional que empieza así: ¿Sabías que en muchos países, mujeres y niñas no pueden acceder a información y servicios básicos de salud sexual y reproductiva, sólo por ser mujer? ¿O que hay países en el mundo que todavía castigan las relaciones homosexuales? Países como Arabia Saudí, Irán, Mauritania, Yemen o Sudán incluso llegan a castigarlas con la  muerte.

Te cuento esto porque hoy es el Día contra la Discriminación, y los datos son tan alarmantes que podrían parecer mentira. Pero no lo son. Todavía hoy, algunos  países incluso promueven leyes discriminatorias. Por ejemplo, hace pocos días, Uganda aprobó una ley que castiga las relaciones con personas del mismo sexo con cadena perpetua.

Pero tenemos algo importante a nuestro favor, y es que ninguna injusticia es inevitable. El 22 de enero, tras una gran presión internacional, el Parlamento marroquí
modificó una ley que permitía a los violadores escapar a la justicia casándose
con sus víctimas. Un logro que nos ayuda a seguir creyendo que los avances son posibles si contamos con alguien como tú.

En este correo que recibo me encuentro dos buenas noticias:

El mundo en el que vives puede cambiar, primera buena noticia, pero no va a cambiar solo, segunda buena noticia, para eso estamos tú y yo aquí.

un abrazo, Mikel

estoy despidiéndome, y me viene a la cabeza un texto que me regalaron en el wasap hace un par de meses, quizás tres.

Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana. Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y le dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas.

Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos, después se sentaron juntos a disfrutar del premio. Cuando él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron: UBUNTU, ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?

UBUNTU en la cultura Xhosa significa: “yo soy porque nosotros somos”

amnistiainternacionalmon   así lo vimos …

y si soy sincero, así lo seguimos viendo.

Este jueves pasado, realizamos una actividad en cliente para echar una mirada a la figura del mando intermedio en una organización innovadora. Antes de empezar la primera dinámica cambiamos entre todos la situación de las sillas en la sala, en estricta disposición de conferencia. Nos juntamos 50 personas alrededor del círculo.

Ayer por la noche vuelvo a formar parte de otro círculo para el desarrollo de un servicio relacionado con la innovación. Nuevamente 5 personas reunidas en círculo.

50 voces, o 5, qué más da, con libertad para expresarse, para opinar, para darle la vuelta a la tortilla, o hacer un revuelto si así lo deciden, tantas veces como quieran. Creo que de eso se trata, también, la no discriminación. Entornos que faciliten la colaboración frente a la competencia. Las ideas de todos frente a las ideas mías, o del más gallo. Porque todos somos iguales. Porque todos somos uno.

amnistiainternacionalcirculo

para bailar sólo hacen falta 3 (3 reuniones en México lindo y querido para meter un goooooooooooooool)

pañuelostekeya de vuelta en casa, tras tres semanas de turismo en México, me acuerdo de Javier Clemente, y de Bakero. Javier Clemente es uno de los entrenadores a los que más le debe el Athletic, club de futbol blanco y rojo, el club de mis amores de juventud, el club de muchos chavales vizacaínos, muchos que han pasado y muchos que están por pasar por ahí, porque si algo tiene un club de fútbol como el Athletic es que todos los chavales de la región quieren jugar ahí. Yo me acuerdo de jovencito, aunque era un tuercebotas con un balón en los pies, qué no habría dado por ser jugador del Athletic. Mi madre me recuerda que con 5 años yo decía que quería ser jugador de fútbol e ingeniero, como mi padre. Mucho me temo, mirado con suficiente distancia, que yo lo que quería es lo primero, y ella, y mi padre, lo segundo. Finalmente, soy ingeniero, jajajá, una de dos.

Recuerdo esa época de mi vida en la que iba entre semana a la uni, y el sábado o el domingo, este sí, este no, a San Mamés, con Javi, con su padre, con algún amigo, y los días que tocaba, que no eran pocos, a jugar un futbolín. Me llega un video en recuerdo del viejo San Mamés al móvil, que nos manda a la cuadrilla, cómo no, Javier. Y me acuerdo de aquellos tiempos del Athletic de Clemente, un tipo tan controvertido como buen entrenador, un tío que formó un equipo mítico.

Durante esta semana hemos estado chateando y discutiendo quién es el mejor entrenador de nuestro equipo de los últimos tiempos, y hoy pienso que es Valverde, no Clemente o Bielsa, porque antepongo la construcción de equipo a largo plazo frente a la construcción en el corto, y tanto Clemente como Bielsa tienen cierta capacidad para llevar las cosas al extremo, y en última instancia separar. Algo parecido a lo que puede pasar con Mourino, otro monstruo en el arte de la competitividad, del grupo, y de dividir.

Me acuerdo de Clemente, y de un comentario suyo, de sus tiempos de seleccionador nacional, en los que contaba que a él le encantaba Bakero, un jugador que salió de la Real Sociedad, nuestro club filial (hermano), y se hizo grande, aún más, en el Barcelona de Cruyff, que bien pudo ser el de Clemente. Un amigo, no sé si Javi, me contó un día que aquel Barca que marcó una época, el Barca de Cruyff, lo construyó en buena parte Clemente, porque fue él el que se llevó la columna vertebral vasca a Barcelona. Los Bakero, Zubi, Alexanco, Goikoetxea, Txiki fueron fichajes del vasco, a los que luego se sumarían los Koeman, Stotichkov, fichajes del holandés.

Sea cierto o mito, me quedo con la frase de Clemente, al que le encantaba Bakero, un jugador que siempre, siempre, balón o tibia del contrario, aprovechaba el viaje.

5tekeCon esa intención, la del que aprovecha el viaje, he viajado estas navidades a México. Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, he hecho tres entrevistas en el DF, esa ciudad tan grande, un regalo de luces que no termina a la derecha y a la izquierda, adelante y atrás, un paisaje espectacular al aterrizar. Male, amiga de otra etapa de vida, de otros negocios, que finalmente no lo fueron, aunque contaron con el trabajo y la intención, me pasa a recoger al aeropuerto, y me siento de nuevo en casa, qué importantes son los amigos. Y aprovecho en esos días, una de fiestuqui, otra de trabajo, para reunirme con Jorge, con Male y con Miriam.

Dos de las entrevistas son antes de navidades, y la tercera, después de reyes, un día antes de despegar de vuelta a casa.

Las dos primeras reuniones me dejan la impresión de que “organizaciones que cuentan cuentos” puede ser una realidad en México, y que bien podemos encontrar un apoyo para lanzar el cuentacuentos en México. La tercera, en Arteche, que bien puede ser una realidad en este año que comienza.

La reunión del 7 viene precedida de un encuentro previo con Ávaro, director de Docor, que me pone en contacto con Laura, de Doin, la responsable de la agencia de comunicación, ya internacional, en México, que a su vez facilita el trabajo de Jon, un guipuzcoano, sangre de hermano, residente en México desde hace un año, que me acompaña a Arteche, empresa de sangre vasca también.

3tekeComo no le conozco, quedo con Jon en la puerta de la empresa 10 minutos antes de la entrevista. Estoy haciendo tiempo, apago el móvil, vuelta a encenderlo, hay redes inalámbricas, va a ser que no, cuando me encuentro con la mano de Jon y su saludo, a la vez que miro al suelo para ver qué es eso que brilla en el suelo, mira que son 5 monedas, una de 10 céntimos, otra de 20, una de 50, hasta completar un peso veinte. Enfrente de la puerta 3. Otra vez se juntan de la forma más tonta posible dos números que me persiguen sin parar.

En la entrevista, volvemos a ser tres, miriam, Jon y yo, para charlar de un programa que puede ayudar en la motivación del personal, desde la responsabilidad personal y desde un esquema que es desconocido en gran medida en el mundo empresarial. Me refiero al círculo. Porque las organizaciones en las que vivimos están muy acostumbradas al triángulo, a la estructura piramidal, que durante los últimos años tratan de achatar, a la jerarquía y a la posición. Porque aunque llevamos ya 13 años trabajando en clave procesos (por poner un ejemplo, la iso 9001 del 2000), pocas cosas se hacen en las estructuras que rebajen la presión del triángulo y la jerarquía, al menos en mi particular punto de vista.

Queremos tener personal creativo, pero queremos que no se equivoquen, que no prueben, que no jueguen. Queremos tener personal motivado y voluntario, pero desarrollamos en los colegios, en las universidades, en los centros de formación profesional, esquemas de desarrollo de clones, y no son pocos los mensajes lanzados al personal de nuestras organizaciones para indicarles que son perfectamente sustituibles, reemplazables, por no decir de usar y tirar.

De alguna forma, queremos los resultados, pero no ponemos los ingredientes para que los resultados se produzcan.

Queremos lo nuevo, y sus ventajas, pero estamos anclado a lo viejo, y a sus reglas.

En el camino entre lo viejo y lo nuevo se pueden introducir dinámicas que sean independientes de la estructura y del trabajo, que nos permitan empezar a cultivar habilidades nuevas.

Por poner un ejemplo, en algún lugar del camino, la España de Clemente y de Camacho, pura raza, pura fuerza, puro pundonor, se convirtió en la España de Luis, que tenía mucho del Barca de Guardiola, que algo heredó de van Gaal, que luego se convierte en la España de del Bosque, en una España que es reconocida en el panorama futbolístico mundial, una España que es temida en Brasil, cuna y envidia del jogo bonito de los rojos.

Quién nos iba a decir hace 10 años que Brasil temería y envidiaría a partes iguales a España jugando al futbol, ¿verdad?

Alguien empezó a cambiar un juego en el que lo importante es ir adelante, con fuerza, y si es posible avasallar, por un juego en lo que lo importante es ganar posición, tener la posesión de la pelota, que es la que finalmente define quién marca gol, porque generalmente sólo marca gol aquel que chuta la pelota, y para chutarla, qué obviedad, tenerla cerca es fundamental. Bakero cedió su posición a Xavi, Clemente a Guardiola, Camacho a del Bosque, y la línea recta, la línea más corta entre dos puntos, se convirtió en círculo.

Me hace mucha gracia este símil. Porque en México he pintado tres círculos. El primero delante de Male, que me acercó hasta sus oficinas y me ayudó con un puñado de piedras para llevar de aquí para allá, más pequeñas de las que acostumbro a usar a este lado del charco.

El segundo delante de Jorge, qué rico desayuno, muchas gracias por tu hospitalidad, Jorge, mira que repetí dos comidas en la terraza con mi madre, Jorge, antes de navidades, y otra, ya de despedida, el 07 de Enero, una ofrenda más al tres.

Y la tercera delante de Miriam, que me pregunta cómo se consigue que esas personas que ya están motivadas, y saben mover el balón en círculo, metan gol. En la conversación se mezclan el proceso y los fines, el estilo o el camino, y los objetivos de la organización. Pienso en la selección española y me pregunto qué les convirtió en un equipo ganador.

Desde pequeñitos saben dónde está la portería, y que se gana cuando metes un goooooooooooool, saben jugar y saben chutar. Cuando les quitaron la presión de llegar de forma directa, cuando les dejaron hacer paredes, triangular, y hacer círculos sin parar, surgió otra cosa, que algunos dicen que no es fútbol, pero que también se juega con los pies, y que también termina en la portería contraria y en el gol.

pañuelostekemon así lo vimos…

Gracias, Clemente, por el último Athletic glorioso, fuerte, directo, temible, gracias Bielsa por enseñar a un equipo a atacar en oleadas, y devolver a un pueblo la alegría y el orgullo por unos colores, gracias Valverde, por volver a hacer equipo y unir a un grupo de buenos jugadores.

Gracias, Guardiola, por el tiki taka convertido en tiken taken, gracias, Luis, gracias, del Bosque, por hacer del círculo un sistema de jugar a un deporte, que algunos dicen que no es fútbol, que primeo despierta  admiración, y luego provoca pesadillas en todo Brasil.

Si en el fútbol, deporte centenario, en el que todo estaba inventado, el círculo es posible, de hecho lo acaban de descubrir, a pesar de que juegan con una esfera hace 100 años, por qué no lo vamos a intentar en mundo empresarial, ¿verdad?

Gracias, Male, Jorge, Miriam. Gracias, Álvaro, Laura, Jon.

España, y México, y por qué no Brasil.

Tiembla, Brasil.

Nota:

losdanzantestekePara que en fútbol haya un rondo, hacen falta por lo menos 3 jugadores que “esconden” el balón. En el mundo empresarial pasa igual. Empezamos con grupos de 3, de 5, de 7, que pueden crecer.

El resultado siempre es el mismo, y es una palabra de tres letritas, cómo no: gooooooooooool !!!,

también conocido como gol.