los 3 reyes magos de oriente

cincoTras terminar la presentación, recogemos los bártulos. A Javier, a la izquierda, que se ha disfrazado de lobo para el evento, le acompaño yo, a la derecha, que me he disfrazado de caperucita roja. A mi lado Gaizka, que lleva mi cesta con las tortitas, amigo común de Javier y mío. Junto a Javier, Gabriela, compañera de oé corazón certificada en Lego Serious Play, y en medio Silvia, compañera de camino, que hoy lleva un palo del camino y dos cometas, con las que algún día se nos ocurrirá hacer algo. Si nuestro objetivo era pasárnoslo bien, vamos por buen camino.

A la intención original de comer unos triángulos en el eme, antes de una entrevista a las 3 en la SPRI, y otra a las 4 en ASLE, le ha salido un fleco raro, al juntarse Gaizka, que no se va a acercar a Bilbao, y al tener que dejar a Gabriela en Bilbao camino de Legutiano. Decidimos comer unos pinchos en el bar del parque tecnológico.

Nos despedimos de Gaizka, acercamos a Gabriela a la plaza elíptica, y nos juntamos con Javier en la puerta de la SPRI. Como nos sobran 10 minutos, maravillas de hacer las cosas sin prisas, Silvia y yo compartimos un sandwich del eme.

Y como el destino no quiere que nos atragantemos, al llegar a la SPRI Josu Ocáriz nos comenta que no podemos mantener la reunión, por lo visto me lo ha comunicado por SMS, y no soy consciente, qué le vamos a hacer.

De camino a la reunión con Josetxo a la que Javier no puede venir, porque tiene una sesión de coaching agendada previamente, nos tomamos un café en un bar bien bilbaino. Hablamos de la jornada en Innobasque, de una mini-ruta de seguimiento de las personas y organizaciones que nos han acompañado por la mañana, de las ofertas y presentaciones en curso, mañana por la mañana Silvia y yo presentamos «historias que transforman organizciones» en Euskaltel, y de varios «to dos» (quehaceres) antes de las navidades.

Pedimos tres cafés, y nos reparten los sobres. Miro con atención el mío, y me muero de risa, los 3 reyes magos de Oriente

los3reyesmagosdeoriente

Me hace una gracia enorme que aparezcan de nuevo en mi vida. Hace una semana escasa que he vuelto a escribir mi carta a los Reyes Magos, y la he enviado desde el teléfono de la esperanza. Beatriz nos pidió que la escribiésemos y nos la cogió literalmente de las manos. En mi carta, que leyó en público, nada nuevo bajo el sol, salvo el formato, en el que, en vez de pedir al grupo pido de forma personalizada. A Melchor le pido un cliente para «historias que transforman organizaciones» durante el 2015. A Gaspar le pido lo mismo, otro cliente de «organizaciones que encuentran y cuentan cuentos», si llega antes que el de Gaspar, también vale. Y a Baltasar, mi favorito, le pido que no se lo cuente a sus colegas y amigos, y que me traiga lo que quiera, que lo que sea que venga está bien.

Con la ilusionina a tope, con la ilusión renacida, pagamos, nos despedimos de Javier, que no para de encontrarse con gente y conocidos, en el bar, en la calle, y nos dirigimos a dos reuniones, la primera en ASLE, hoy por la tarde, y la segunda en Euskaltel, donde compartimos alguna historia relacionada con oé corazón (organizaciones con espíritu y corazón), nuestra propuestas para humanizar la organización, y ese vínculo con el buen trato y lo sutil.

Sabemos que detrás de cada persona hay un mago, y les compartimos también nuestra particular carta a los 3 reyes magos de Oriente que un día se juntaron en un sitio con 3 regalos, Oro, Incienso y Mirra, el poder material, el poder espiritual y otro poder maravilloso del que un día de estos tendremos que hablar, el poder de hacerse amigo de lo insoportable. Josetxo, José Félix y Manuel se ríen con la ocurrencia. La magia, por eso es mágica, en forma de regalo, en forma de trabajo y un «para qué» y «desde dónde» compartidos, nos rodea por todas partes. Y está al llegar.

los3reyesmagosdeorienemon así lo vimos…

1 semana más tarde, también en jueves, casi a la misma hora, compro una revista de LABORES del hogar!!!, no me preguntes por qué. Tal vez se la regalo a mi madre, tal vez se la regalo a Silvia, tal vez a mi hermana, tal vez a Maitane o me la quedo yo, yo qué sé. La abro ya en casa y entiendo para qué la he comprado. Te dejo con una imagen, que vale más que 1000 palabras.

yomepido yomepidoyhago

En esta vida nos han enseñado el «yo me pido», y el «yo hago». Esos dos movimientos están incorporados en mi carta a los 3 reyes magos de oriente.

Entre el pedir y el hacer, entre el reino mental y el reino material, hay un tercer reino, el del sentir.

Cuando pedimos el universo siempre provee. Cuanto hacemos para que ocurra ayudamos a que esa realidas se haga presente en nuestra vida. Cuando adicionalmente trabajamos el ejercicio de aceptar lo que hemos pedido, de corazón, la carta a los 3 reyes magos de oriente funciona.

Ese movimiento de hacer con total desenfado, de hacer con total ilusión, y de aceptar que lo que está siendo es perfecto nos ha acompañado en esta jornada, que resumimos en 5 posts, y que, como todo, tiene su continuación. 2 posts adicionales, uno relacionado con lo que me encontré al llegar a la casa de mi sobrina Ainhoa, en el escritorio de su padre, Aitor, tras la reunión en ASLE, y de la jamada en una cervecera con Silvia para celebrar, después de la reunión en Euskaltel, qué importante es celebrar en el camino, mientras estamos haciendo, pidiendo y sintiendo, cierran esta serie. Porque el «antes de» siempre existe, de la misma forma que existe el «después de».

Los 3 reyes magos de oriente llegaron a Belén puntuales porque habían salido antes, y tardaron un rato en llegar a sus respectivos reinados, de vuelta a casa, mi hogar es mi reino, pero esa es otra historia.

esta es la quinta entrada de una serie corta, que empieza con money, sigue con circles, con 7+8=15, y con gracias

gracias

gracias Para terminar, porque siempre es bueno terminar bien lo que bien empezamos, pedimos a las personas que nos han acompañado que revisen en sus mochilas, y que nos regales algo de lo que se llevan nuevo, algo que les ha llamado la atención, una clave que les puede ayudar en el futuro próximo que construimos en ese presente continuo del ahora y del haciendo, caminante no hay camino.

3 horas son un trocito muy pequeño de nuestra vida. Para nosotros dos, para Javier y para mi, Mikel, ¿tu qué?, estas 3 horas son un trozo muy significativo, y un regalo precioso. Como los post-its en los que se graban las palabras y los dibujos de las personas que nos acompañan hoy.

postits

Gracias! Me lo he pasado bien!

Naturalidad

Ser fiel a tus valores

Compartir historias

Sentir diferente

Valores «Engagement»

Cercano y divertido

Consejos para mejorar personal y profesionalmente

Ágora las antorchas

Sin miedo Iguales Hablamos Surgen historias y semillas

Informal participativo Positivo

Dirección por valores ¿Desde dónde? ¿Para qué? Todos podemos empezar el cambio.

3ª Revolución? Será Posible? Juntos podemos!!

Dejar atrás las preguntas viejas

1 pregunta 1 nueva puerta

Trabajar en positivo Indagación apreciativa

Somos emoción, por fin aflora!!

ILUSIÓN para conseguir un futuro verde

interesante divertido

el valor del juego

gracias – es necesario declarar evidencias

Creativo Imaginativo Graciosos Demasiado Brain Storm

1er ejercicio de pasar de la mente al corazón

claro, sencillo, emotivo, con futuro, en positivo

frescura en la comunicación, apertura en las formas, contenido positivo

me ha parecido interesante la forma de pasar de la razón a la emoción

Preguntas poderosas

Termino de juntar post-its, que barajo y agrupo, de una forma y de otra, formando un corazón. Lo que bien comienza, bien acaba, gracias por vuestros regalos.

El objetivo primero de nuestra presentación es pasárnolo bien, ese «algo» tan contagioso, que facilita todo el resto. Nosotros también nos lo hemos pasado muy bien hoy. Muchas gracias a todas.

graciasmonAsí lo vimos…

esta es la cuarta entrada de una serie corta, que empieza con money, sigue con circles y con 7+8=15

antes de publicar el post, un paisano se cruza en youtube, acrónimo de «yo te he visto y el te ve aquí», Fito, un tío que también cuenta sus historias, con sus fitipaldis, en forma de canciones, en concreto esta, con soniquete hawaiano, qué modernos estos vascos, qué bonita canción, «feo»

He aprendido en esta vida de lo bueno y de lo malo

sé que soy mucho más guapo cuando no me siento feo, feo, feo…

la diferencia entre el 7, el 8 y su suma, el 15

7En los movimientos precedentes, el 1 ha servido para entrar en la sintonía de la emoción, el 2 para compartir desde todo el cuerpo la vivencia de dos cerebros que también nos ayudan en un nuevo comunicar, nunca ajeno al vivir, el 3 para entender que si no nos movemos como personas en la línea de nuestra vida (creencias, presente y pasado) no nos movemos en nuestro comunicar, ya que comunicamos desde lo que éramos, dando pues la bienvenida a un desarrollo personal interior, en el 4 compartimos un mundo hueco, desde las tecnologías de la información que radian en cualquier dirección y en tiempo real, ya, ya, ya, en el 5, por el culo te la hinco, seguimos jugando, y cambiamos preguntas viejas por nuevas preguntas, ¿para qué?, ¿desde dónde?, que nos ayudan un poco a deshacer el miedo de los que están arriba, de las personas que cortan el bacalao, de las que dicen por aquí sí, por aquí no, en el 6, aportamos a las personas que comparten el camino 6 claves para contar mejor, historias que pegan, claves que no son ajenas a nuestro contar inconsciente de hoy, que se vuelve consciente, en el 7, gracias a la Indagación Apreciativa, reconocemos la potencia de la energía positiva, palabras e historias, preguntas e imágenes, ya vamos 4, personas y grupos de personas, ya vamos 6, vibrando desde el sí, desde lo positivo, desde el amor, 3 denominaciones diferentes de ese movimiento que se denomina apreciar, siete.

7¿Qué nos falta?

Efectivamente, nos falta el cómo.

Y ahí está el movimiento 8 de 7. ¿Es posible? ¿O quizás debía haber sido el 8 de 8?

Quién sabe. Si tienes la duda, te vamos a ayudar con una pregunta:

A ti, ¿te gusta jugar?

Despejadas las dudas, seguimos.

como

En el movimiento del cómo dibujamos en el suelo un sendero con 8 hitos, 8 reuniones de 3 horas, de frecuencia quincenal, una semana sí, una semana no, a la misma hora y el mismo día, para que entremos en ritmo, una semana de descanso que también hay que producir, y también hay que trabajar el espíritu del voluntario, ese espíritu que se compromete en sus tiempos libres, también fuera del trabajo.

La intención, que no objetivo, porque en el espacio protegido en el que estamos, lo más parecido a un jardín de infancia, o la guardería de nuestros hijos e hijas, no hay objetivos, sino intenciones (que aprendamos a distinguir el yo del tú, del otros, la línea y el círculo, dentro y fuera), es que cada persona del grupo escriba un post a la semana.

La semana que hay reunión, un post.

La semana que no hay reunión, también.

8 reuniones y 7 semanas sin reunión hacen 15, un número que esconde el 3 y el 5.

15

Si el grupo tiene 13 personas, 15*13=195, casi 200, de los que seguramente hay 30 muy buenos, muy interesantes, personales, emocionales, con trasfondo, relacionados con el vivir de una persona del grupo, sus valores, y los valores compartidos en la organización.

arcoiris

En ese momento, provocamos un punto de encuentro entre el grupo formado y la dirección que promueve el programa de «organizaciones que encuentran y cuentan cuentos», un programa para una nueva comunicación interna, innovadora, desde las personas, desde el círculo, desde abajo, desde la emoción y lo positivo,

historias que son ejemplos de comportamientos en los que los valores se plasman en nuestro cotidiano vivir, ejemplos vivos de lo que sí hacemos bien, ejemplos de congruencia en el pensar, en el sentir y en el hacer.

Si todo sale bien hombre y mujer se encuentran, un nuevo ser está al nacer, un nuevo proyecto de comunicación interna, que tendrá los objetivos que la organización y el grupo fijen. Yo me reconozco, yo te reconozco, y reconozco un mundo más grande.

Es buena hora de abrir el grupo, quitar protecciones, profundizar en el trabajo de desarrollo personal y del grupo, en ese terreno fértil en el que ahora sí ya nos atrevemos a quitarnos las máscaras (hemos trabajado la desinhibición) y nos atrevemos a equivocarnos, juega que te juega jugando, en ese camino que nos lleva de la curiosidad a la actividad de crear, de la creatividad a la innovación.

arcoirisycaminodecontinuidad

El terreno fértil del grupo es el espacio adecuado para las semillas que la organización, las personas que lanzan el programa y el grupo, quieren ver crecer.

germinador

8 de 7 nuestro arco iris está ahora completo, ya tenemos el cómo lo vamos a hacer.

ochomonasí lo vimos…

El arco iris es un fenómeno muy curioso.

Nosotros vemos la parte superior del arco. La otra parte penetra en la tierra como los valores penetran en el vivir de nuestra organización por medio de los comportamientos de las personas que en ella se cobijan y a la que dan vida. De eso se trata.

El azul al verde, valores a comportamientos, arriba y abajo, el círculo que vinimos a hacer, círculos pequeños, medianos y grandes, completo, desde la alegría, desde la ilusionina, esa nueva medicina, desde el disfrute y el amor.

El día ha sido pródigo en encuentros, cariños lejanos en el tiempo que se han acercado a innobasque, Xabi, Javier, Gaizka, cariños nuevos, José Félix, Josetxo, Jaime, Noelia, mi primo Josetxu al que hace tantos años que no veo y que pasaba por aquí, que con la barba que luce ya se ha convertido en José Manuel, qué bonito es volver a esta tierra de la que salí hace la friolera de 15 años, ese número tan bonito que encierra el 3 y el 5, y que tanto me ha dado, y tanto quiero.

Recogemos los posts con las opiniones de las personas que han alumbrado esta presentación con sus saltos y sus risas, con sus historias compartidas y su alegría, y sacamos una foto de 5 personas que forman el equipo de oé corazón que hoy ha estado aquí.

La tarde con 2 reuniones, y la mañana del viernes con otra, 3, seguro que deparan nuevas alegrías que compartir.

esta entrada es parte de una serie corta, que empieza con MONEY, y sigue con Circles

circles

innobasquedespués de descansar fenomenal al abrigo de las inclemencias, arropados por el cariño de la amistad de tantos años, nos depedimos de Gidor y Amaia, Silvia y yo nos juntamos con Adriana Gabriela Racca, compañera de camino de oé corazón, que nos cuenta de sus actividades recientes en relación con el Consorcio de Inteligencia Emocional y el Lego Serious Play, metodología en la que está certificada.

Charlando de una cosa y otra llegamos al parque tecnológico de Zamudio, y hacemos una parada previa a entrar en Innobasque, para pasar por la cafetería y desaguar (mamá, me hago pipí, que dicen los niños). Entrando, Adriana, Gabriela para mí, se encuentra con Cristina, secretaria del Consorcio, que nos va a hacer la entrada en la presentación de la jornada de hoy.  Nos sentamos a su mesa y compartimos historias del camino, una tuya, una mía, y nos encontramos en un desierto por el que hemos transitado las 3, qué bonito es el desierto. Antes de salir del bar, quedamos que Javi y yo nos presentamos solos, como Manolo.

Me entretengo sacando unos trastos del coche y las chicas avanzan juntas. Se han hecho amigas, qué bueno. En la entrada, una pantalla anuncia «historias que transforman organizaciones», qué bonito.

Como vamos sobrados de tiempo, pregunto por Pablo y por Olga. Pablo sale a recibirme y cruzamos unas palabras, ya en su despacho, en una conversación que estoy seguro se extiende un día de estos, empezando el 2015, ese año que encierra el 3 y el 5, hasta que Javi sube buscándome, es hora de los últimos hilvanes, antes de empezar.

La sala polivalente en la que nos vamos a mover es impresionante. Parece que para recibirnos nos han regalado una mesa con juguetes, mecanismos montados con Lego, qué curioso. Esto debe ser un homenaje a nuestra conversación en el coche con Gabriela.legos

La gente va llegando, dejamos los 5 minutos de cortesía, que tal vez llegan a 7, y empezamos con los 7 movimientos de «historias que transforman organizaciones».

1Cristina presenta al CIE, Mikel (yo) cuenta un cuento, la historia que nos llevó del Saint Michael School, colegio San Miguel bilingüe, a la escuela Micael, mismo nombre, que encierra un sistema educativo totalmente diferente, un sistema educativo que formó a Gorka, mi hijo mayor, y el pequeño, porque sólo tengo un hijo varón, y con él a toda su familia. Un cambio de colegio que, «perdiendo un año», porque Gorka repitió el último año de jardín de infancia, le regaló la vida. Desde entonces tengo claro que perder es ganar.

Para acabar con los formalismos formales, Javier cuenta otro cuento, de un chico viajando en un avión, al que le da un pampurrio, el corazón que se pone a 300, un ataque de ansiedad brutal, asociado a un esquema de vida y a un sentir no congruente con el pensar y el hacer, que le anima a cambiar de vida. En su nueva vida ese chico, él, nos acompaña. Ya no es un ejecutivo agresivo, es un emprendedor brillante, y ese adjetivo no lo pone és, siño que se lo regalo yo, que le veo brillar. Su familia, hijos incluidos, ven un chico que les gusta más. Sin lugar a dudas Javier se gusta más.

Los 3 al frente nos hemos presentado. Pedimos al respetable que se respete, compartiendo en parejas de 2 una historia personal.

dedosAunque ha tardado 10 minutos, ya hemos roto el hielo, y ese formato tan clásico en las salas que se denomina «tribuna», y en el que me siento tan fuera de sitio. Casi 50 personas, algunas que llegan más tarde se  están incorporando, se disponen en grupos de 2.

foroTienen de 3 a 5 minutos para compartir una historia que les cambió la vida, aunque sea un poco.

Para terminar esta transformación inicial buscamos qué emoción se ha movido en el interlocutor, esa persona que escucha una historia nueva para ella.

En este momento, nadie se conoce, pero alguien quiere conocer a esa persona que ha evocado en otra un sentimiento de ternura, de paz, de ilusión en un logro o consecución personal. El movimiento 1 ya ha hecho su efecto. En vez de movernos en el ámbito intelectual y en la cabeza, nos empezamos a mover en el plano emocional, en ese espacio entre nuestro cuello y nuestras vísceras, un poco más arriba, que ocupan nuestros pulmones y nuestro corazón.

2El movimiento 2, es muy tonto. Buscamos 10 voluntarios que se resisten a salir, hasta que completamos el cupo, y les pedimos una prueba compleja, saltar a la pata coja en sentido anti-horario hasta la extenuación. Cuando apoyen la pata izquierda, la que mantienen al aire, se pueden apartar y dejar a sus compañeras que sigan y sigan hasta cair exhaustas.

Aplaudimos a los generosos voluntarios, para buscar 10 voluntarias más, que finalmente son 9, no sé si 8. Lo de las personas voluntarias no se da con tanta naturalidad como cabe esperar. El ejercicio siguiente es igual de complicado, pero al revés. En sentido horario.

alapatacoja

Terminamos y aplaudimos a las personas voluntarias. Pedimos al resto del grupo que se levanten para acompañarnos en un ejercicio de riesgo singular, y de coordinación motriz impresionante. Ahora en vez de a la pata coja, tienen que avanzar con los dos pies, primero el derecho, luego el izquierdo, las mujeres en sentido horario, los hombres en sentido anti-horario, en esa actividad que normalmente denominamos «caminar». Les pedimos que cuando se agoten se retiren de la circulación y dejen transitar a sus compañeras con más aguante. Se ríen. Nadie para. No lo podemos entender.

Cerramos el movimiento 2, en el que hemos pasado del corazón a trabajar con todo el cuerpo, preparando un debate entre el cerebro izquierdo y el cerebro derecho. Los voluntarios obligados, el tercer grupo que se ejercita en el andar, tiene que elegir entre los dos grupos primeros, la pata coja derecha y la pata coja izquierda, y formamos dos grandes círculos para completar la reflexión. El cerebro izquierdo hace una lista, y busca un representante. El cerebro derecha, en todas las dinámicas hay una trampa, nos gusta jugar, representa esa actividad que le ayuda a desarrollarse: cantar, bailar, hacer teatro, jugar, se ven representados en medio de la sala.

alegriaQué bonito es tener dos hemisferios cerebrales y poder acompasarlos, derecha, izquierda, como en el acto de andar.

3El movimiento 3 es un movimiento que nos enfrenta a nuestras creencias, a nuestras pasiones, y a nuestros valores. Es un movimiento de pasado, de presente y de futuro, que nos condiciona y nos acompaña en nuestro comunicar. Repasamos nuestro barco, la figura de nuestro capitán y la de nuestros polizones, esos frenos que nos sacan del carril, del camino, de la estela que creamos en nuestro navegar. Repartimos pinzas de colores y les pedimos que nos cuenten dónde se encuentran emocionalmente esas pinzas. Es muy curioso, pero casi nunca, ni las naranjitas / amarillas se encuentran en el pasado, no es mal síntoma si fuera verdad, todas queremos avanzar hacia ese futuro que construimos siempre nosotros apoyados por esas palabras maravillosas, ahora, yo, ahora, yo.

pinzasComo puedes observar en el proceso de leer, los niños han jugado, han saltado, han hecho teatro, se les ha ido la pinza, algo han pensado también. Y es hora del recreo. como alguno ya es talludito, nos preguntan por la máquina del café.

circulosSi observas bien nuestra sala, don grandes círculos, dos grandes hemisferios cerebrales, derecho e izquierdo, dividen la sala, mientras Gaizka, compañero y amigo de Javier Ondarra y Mikel, parece barruntar algo, quién sabe qué parte de su cerebro esté ahí…

4Tras el café, el movimiento 4 nos presenta un mundo hueco apoyado por las tecnologías de la información,

5el 5 unas preguntas viejas, ¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿en qué soporte y canal?, por una preguntas nuevas, ¿desde dónde?, ¿para qué?, que nos liman un miedo en ese nuevo comunicar.

6 El 6, nos da claves para nuestros procesos de comunicar, nuestras historias del principio, movimiento 1, en círculos pequeñitos de 2 parejas, 4 personas, que van desgranando una historia de éxito, SUCCESS en inglés.

Simple, Unexpected / UNESPERADO, Concrete / Concreto, Credible / Creíble, Emotional / Emocional, Sucesion of factS, Sucesión de hechoS.

7ty ya terminando, en el movimiento 7, nos vamos a los 7 elementos de la Indagación Apreciativa, las palabras crean, las historias (déjame que les llame cuentos) crean, las imágenes crean, las preguntas crean, las personas y los grupos de personas crean, y lo positivo crea. Cerramos el movimiento con una imagen que nos regala Amenábar en su película Ágora, Hypatia de Alejandría dibujando una elipse. Un pregunta ha abierto en el pared una puerta donde antes sólo había pared. ¿y si estuviésemos equivocados y los movimientos de los planetas no fueran circulares? Dibujamos sobre dos antorchas (2 personas voluntarias las sutituyen, para no quemar la agencia vasca de innovación), con la ayuda de la cuerda de una cometa que pasaba por ahí, eso es echar a volar la imaginación, una elipse. nuestro lápiz imaginario no pinta, pero los niños y las niñas que están sentadas en círculo ya tienen prendida la imaginación, y la pueden ver. Una elipse en la que uno de los polos, está voluntariamente apagado. Porque cuando yo decido ser impecable con mis palabras, con mis actos, con mis ejemplos de vida, mi sombra se queda reducida a casi nada, y empiezo a brillar, a brillar, a brillar…

antorchasDe eso se trata el movimiento 7, que es un movimiento de alegría, de conocimiento, de sabiduría, desde nuestro ser interior sano, que se permite ser, positivo, increíble, maravilloso, único, en ese movimiento de disfrute, alegría o amor que todos queremos vivir y hacer durar.

Antes de terminar, Javier nos regala una nueva medicina, la ilusionina, esa energía que nos da vida, que potencia lo que sí somos, nuestras capacidades naturales innatas, y pedimos a las personas se comprometan con un número del 1 al 7, en un ejercicio que tú también puedes hacer: x flowers al día.

x es el número del uno al siete que tú eliges.

flowers es flores, o regalos, o voluntad positiva expresada por medio de palabras

al día es hoy, y mañana cuando se hace hoy, y pasado mañana cuando se hace hoy, así todos los días de la semana, todos las semanas del mes, todos los meses del año, todos los años de mi vida, hasta que decidamos abandonar el ejercicio, o incorporar otro.

Y para empezar a ejercitarlo, podemos aplicarlo con las personas, algunas conocidas antiguas, otras recientes, que pueblan esa sala. Sin prisa, sin pausa, con cariño, que ya estamos a punto de acabar.

La sala se llena de abrazos y de cariño, de sonrisas y de palabras bonitas, en un camino que del 1 al 7 ya ha llegado a donde tenía que llegar.

alpatacojamon Así lo vimos…

Una pregunta otea en el horizonte. Bien, muy bonito, ¿pero cómo se aplica esto en la organización?

Si eres una persona observadora, el arco iris se ha quedado en el 7, al quesito le falta una porción, esa porción del cómo podemos traer el azul al verde, el cielo a la tierra, y los valores a comportamientos.

El último movimiento, el 8, cuéntame otra mentira, Pinocho, mira cómo me como tu bizcocho, está al llegar.

 

money

moneydespués de realizar todos los deberes previos a una presentación, siempre es bueno, como con los exámenes en su tiempo, colgar el boli y el estudio un día antes de la prueba. Lo que has estudiado, ya lo sabes, lo que no lo sabes ya lo trabajarás para la siguiente.

con ese afán, el miércoles que viene antes del jueves me acerqué a La Manolita, en el centro de Madrid, para comprar el número 30650, por encargo de Karmele, una amiga, movimiento que aproveché para abastecerme con dos croquetas y una tajada de bacalao en casa Labra, ahí cerquitita de Sol, kilómetro cero de nuestra red radial de carreteras, recuerdo de un imperio central.

2 horas de cola, de 2 y media a 4 y media,  que alargo hasta las cinco, me acercan a las 7, y estando acosado como estaba con el horario del aparcamiento (es una pasada ese sistema de zonas azules y verdes con tarifas espeluznantes con el que los ayuntamientos nos disuaden de entrar en las ciudades al mismo tiempo que, clin, hacen caja, clin, caja, clin, caja, clin), me acerco al aparcamiento enfrente del museo del Prado, no sé qué he hecho por medio, pero ya son las 6.

Entro en las taquillas del Museo del Prado, donde pregunto por la librería (aquí no se puede entrar en la librería sin pasar por el museo, que, por otra parte, tiene acceso libre, en un afán de divulgación cultural, de 6 a 8). Como tengo que hacer tiempo hasta las 6, y a esa hora ya estoy ocupado, pienso en volver otro día a las 6, o a las 7, que con una hora de ver salones y cuadros uno generalmente se encapota rápido, más de lo que que crees, y se marcha saturado. Pregunto de pasada por los amigos del Prado, y me indican que vaya a la puerta de ¿cuchilleros? Un chico muy majo sale y me pasa información de eso en lo que no había pensado nunca hasta ahora. Leo las modalidades, que empiezan en 85 €uritos, 4 décimos del sorteo de Navidad, y siguen, y siguen, con pases VIP en el museo a puerta cerrada, tanto en la exposición permanente como en la exposiciones temporales.

es curioso, pero salgo del Museo del Prado con una idea nueva. A mí me gustaría ser Amigo del Museo, sin necesidad de hacer uso de entradas VIP y pases restringidos, por el gusto de colaborar, de participar. Me imagino reuniones con clientes en el Parque del Retiro, atrás, en la trastienda, los días buenos, y en el Museo del Prado, delante, en el escaparate del Arte en Mayúsculas, en el escaparate de alante, los días en los que no luce tanto el sol. Si en las salas no se puede hablar muy alto podemos cuchichear, como antaño en los confesionarios, o hablar ya mas distendido en el bar, o en la tienda, ese lugar en el que no es un

con ese afán de llegar a las 7, para salir camino de fonda Gidor, donde pernocto con Silvia, ya quedará menos para la presentación del jueves en Innobasque, agencia vasca de innovación, haciendo una cosa más de lo que es prudente, vuelvo al coche, hago un poco la goma con el parquímetro (espero 5, 10, 15 minutos a que se acerquen las 6 para pagar sólo una hora) , y me acerco a paso ligerito para llegar a las 6 por las oficinas en las que se reúnen voluntarios de la economía del bien común (EBC), ese movimiento que me gusta tanto y me parece tan necesario, en Madrid.

no lo pienso el miércoles, en vivo y en directo, pero mi tarde, ahora que me dedico a escribir, y el observador se hace presente, se ha dedicado al dinero.

Dinero, Money, en la Manolita, colas enormes mayores que las del paro, en las que se congrega la ilusión de muchas personas de una vida mejor, en la que no haya que trabajar tanto, dinero money en el Prado, amigos del Prado y del mantenimento del Patrimonio cultural nacional, dinero money en el parquímetro que nos acecha, casi nos acosa, desde el color azul y el verde cuando entramos en coche en Madrid, dinero en la sede de la Economía del Bien Común en Madrid, ese movimiento que hoy ya es necesario para redistribuir la riqueza que esta economía productiva es capaz de generar, y que esta economía consumista es capaz de triturar, dinero money que, como energía libre que es, va y viene, viene y va.

moneymon así lo vimos…

me acuerdo de una canción de uno de esos grupos de adolescencia, una canción que es muy buena para entender el concepto del stereo, ahora suena la izquierda, ahora suena la derecha, muy interesante.

de repente, el para qué de estas líneas se va creando, al compás de nuevas ideas que bajan y se posan en el árbol, cada quién que haga con ellas lo que considere más adecuado,

uno de los ejercicios que promovemos en el desarrollo de nuestras creencias es el valor que nos damos como persona, qué pensamos respecto a nosotros mismos, qué valor tenemos independientemente de lo que nos haya dicho nuestra madre, qué figura más importante en nuestra vida, nuestro padre, y el resto de sus compañeros y amigas (profesores, amigos, parejas, hijas, …), qué valor «intrínseco», no por lo que tenemos y por lo que ganamos, por la casa que habitamos, o el coche (o la bicicleta) que nos lleva y nos trae.

tomamos prestados ejercicios de aquí y de allá, pero indicamos en la medida de las posiblidades, y de nuestros recuerdos, que ya nos estamos haciendo mayores y la memoria se nos ha aligerado un montón, de dónde nos viene la inspiración

prueba a decir insistentemente la palabra dinero. Es algo así como dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero,   y más dinero.

¿Cómo te sientes? Has experimentado alguna reacción cutánea o intestinal. No te preocupes, todos estamos llenos de creencias relativas a nosotros mismos y al dinero, es bueno, pero el que lo tiene en gran cantidad es porque es malvado, o un ladrón (casi siempre hombre), qué curioso que el dinero sí tiene género, el dinero hay que sudarlo y sufrirlo (sangre, sudor y lágrimas), el dienro es una retribución / compensación por un trabajo o un servicio, es un simple medio de intercambio en el mercado de valores, yo te doy algo con un valor y tú me das algo con un valor equivalente, a veces plasmado en un billete o en moneditas.

Si quieres leer más del ejercicio y su interpretación, capítulo 9 de Huna, el secreto Hawaiano, de Serge Kahili King, un librazo, una lectura que me ha acompañado este verano y que un día de estos voy a intentar diseccionar.

Como la teoria y la práctica son maravillosas cuando van juntas, me quedo pensando qué pienso del dinero, de ese billete que fui a comprar por encargo de mi amiga Karmele, que soñó que salía premiado el número 30650, y que ya no estaba en la Manolita cuando llegué por él, y que, como el anterior y el siguiente también tienen premio, menor pero premio, me anima a que me acerque a la administración 15, el 3 y el 5 escondidos, para comprar el 30649, 7 décimos, 6 en Algorta, 1 en Madrid, mío, es mío, miiiiiiiiiiiiiiíooooo, como diría Golum.

Pienso en la diferencia que existe en participar 5 €uritos a mi madre, a mi hermana, a mis amigos de un billete de lotería que no va a tocar, yo me quedo con 5 €uritos, y del premio (una vez que ha tocado, me he quedado sin mi fortunaaaaaa), y pienso la diferencia que hay en compartir de lo grande y de lo pequeño.

Si estuviésemos en una economía del bien común, al tocarnos la lotería participaríamos a todos nuestros amigos, especialmente a aquellos que están en necesidad. No les participaríamos antes, les participaríamos después, y antes de cobrar.

Pensamiento viene, pensamiento va, estoy hablando de nada, €urito menos, €urito más, tranquilo porque mi coche está aparcado fuera de zona azul, fuera de zona verde, de vuelta de una presentación en Innobasque en la que me lo pasé tan bien, donde también hablamos de ese movimiento de traer el azul (valores, el cielo) al verde (la tierra y los comportamientos), hoy me puedo relajar.

colas colass

Por cierto, he nombrado a Gollum. copio una foto de internet por si acaso no has visto el Señor de los Anillos.

Fíjate cómo se ha quedado de llevar tanto tiempo puesto el Anillo de Poder. El pobrecito tiene artrosis. Se ve claramente en el dedo acusador con el que te señala.

gollumerestu

Continuará…