lo primero eres tú… y al prójimo como a ti mismo

de fin de semana en esta primavera cálida que de pronto parece tomar calor, una pareja de amigos nos van a invitar a una barbacoa en su casa de campo, casa de sus abuelos antes que de sus padres, ahora suya,

en un pueblo en el que la mayor parte de las familias viven en casas, cosa común, que en otro día fueron cuevas, cosa no tan común, pero que también es parte de nuestra historia,

y visitamos esa cueva en casa de Amalia y de Julián, cueva encalada que utilizan como fresquera, cueva encalada que en su día tiene la utilidad de corral, sí, los animales atraviesan toda la casa para pernoctar ahí,

en un tiempo no tan lejano, en una práctica no tan anormal,

y disfrutamos esa historia en la que la casa crece, y lo que apenas era un patio y unas cuantas habitaciones, pequeñas y apiñadas, en la planta baja y en la primera, ahora acogen amplias estancias en sótano, planta baja, primera, buhardilla,

es la magia de la TRANSformación,

de la misma forma que disfrutamos del calor externo y de la sombra y fresquito del interior, de las 7 maravillas de este pueblo, que me van a hacer sonreír, 7 días de la semana, 7 colores del arco iris, 7 novias para 7 hermanos, 7 emociones,

en un paseo corto por este pueblo de menos de 2.000 habitantes que me hace pensar en las diferencias y semejanzas de los pueblos de interior y los de costa, siempre con el agua por ahí cerca, elemento tan necesario para la vida,

paseo que nos lleva a orillas del Tajo, sí, estamos en Fuentidueña, localidad en la que una extraña festividad se celebra el segundo sábado del mes de setiembre, no andará muy lejos de la fiesta del arrantzale de Bermeo, pueblo de mis padres,

extraña festividad en la que la virgen viaja sobre las aguas, rodeada de jóvenes bañándose, portadores de antorchas, en un paseo fluvial que llega hasta este pequeño desnivel que recoge la foto, en el que nos encontramos sentadas,

viendo pasar el agua, sintiendo el tiempo pasar, viendo cómo pasan los pensamientos, cómo viven las emociones, pensares y sentires que muchas veces parecen estar rayados en nuestro interior,

¿es éste un pensar nuevo o es un pensar de repetición?, ¿es esta una emoción nueva o es una emoción de repetición?, ¿es un pensar y un sentir fresco o es un mapa mental y emocional que me transita, y que me habita aquí y allá?,

no sé por qué creo que un día voy a seguir escribiendo de este 3ple mapa que nos habita, de mapas mentales seguro que has oído hablar, de mapas emocionales seguramente no, mapas que se conocen como temperamentos,

y de una tercera vía, la del hacer repetitivo, mapas inconscientes en muchos casos, conscientes y voluntarios en otras, repetitivo cuandos conseguimos la costumbre necesaria para repetir, hábitos que conforman carácter,

y viendo pasar el agua me pregunto sobre nuestra capacidad de revisar nuestros pensamientos (pienso y miento), nuestros sentimientos (siento y miento), nuestros movimientos (muevo y miento),

en un pensar – sentir – hacer involuntario, mecánico, inconsciente, muchas veces somos seres “pensados”, “sentidos”, “hechos”, quién sabe si consigamos reconectar con un pensar – sentir – hacer fresco.

   así lo vimos…

en este pequeño salto de agua, suficiente para marcar el fin de esta procesión de las antorchas, que va a tomar camino de vuelta al pueblo, de la virgen y nuestro, observo la placidez de las aguas altas, antes del salto, y la turbulencia de las aguas después,

con ese mochetón de cañas entre el arriba y el abajo, las aguas calmas y las aguas revueltas, la margen derecha y la margen derecha, en sentido de bajada o de subida, todo depende de tu dirección,

aguas arriba, a lo salmón, aguas abajo, en modo procesión,

y pienso en otro post que me gustaría escribir un día de estos, una entrada que habla de gestión emocional, y la relación que las emociones tienen con nuestra identidad, y con nuestro amor, la intención más allá de nuestras acciones,

una entrada que bien podría desarrollarse con base en esta conferencia de Jorge Carvajal, que es una de varias, tan interesante que merece la pena que evites las reducciones y las interpretaciones del intermediario,

¿qué te parece?,

¿tienes 100 minutos para ver pasar el tiempo?,

¿te animas a indagar cómo podemos auto-gestionar nuestro mundo emocional?,

¿tienes un rato para encontrar el origen del título del post de hoy?

… y si quieres seguir viendo pasar el tiempo, siempre se puede seguir, aguas arriba, aguas abajo, a favor de la gravedad o contracorriente, en esta inagotable biblioteca de internet

mientras ese por-venir llega, puedes utilizar tus próximos 100 minutos para plantearte un ejercicio raro, de intentar no pensar nada, de intentar no sentir nada, de intentar no hacer nada, ¿te animas a probar este ejercicio de no pensar – no sentir – no hacer?

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

lo que sí aporta la comunidad LTBG en nuestra familia

ayer es el cumpleaños de Karmele, amiga de infancia, que me devuelve la llamada un cuarto de hora antes de cerrar el día, llevo una hora en la cama y me despierta el móvil, qué duro es el síndrome cenicienta algunos días,

que está como unas castañuelas, un pilón de amigos y conocidas le han felicitado el cumple, ¿habrán llegado a 200 personas?, y vamos haciendo repaso de nuestras vidas, trabajo, parejas, hijos, presencias y ausencias,

y me cuenta que Jonan, su hijo, un chaval majísimo, sensible, cariñoso, un amor de chaval, ya tiene pareja, Erik, hace una pausa Karmele, para ver si he escuchado bien, Erik, no Erika, y me cuenta lo que le ha costado aceptarlo,

sí, seguramente no me lo imagino,

y me marcho de vuelta a la cama, y me despierto con esa pregunta, ¿qué aporta la comunidad LTBG a nuestra sociedad?, y más concretamente, ¿qué aporta la comunidad LTBG en nuestra casa?,

porque es diferente cuando algo le ocurre a mi vecina, a mi mejor amiga, o cuando algo ocurre en mi propia casa, y me ocurre a mí en estricta primera persona, y me acuerdo de aquellos tiempos en los que yo era un chaval,

y en mi pueblo, Algorta, sólo había un hombre negro, y Francia era un país lejano, al que mis padres cruzaban para ver una película o comprar achicoria en Carrefour cada cuatro años, tan cerca, a escasos 150 kilómetros, y tan lejos,

aquel mundo en el que yo viajo al extranjero por primera vez con 23 años,

y observo el mundo en el que hoy viven mis hijos, que ya son modelos híbridos, mezcla de español y mexicana, un mundo mucho más mezcladito, más diverso, y espero que también más sensible, un mundo más consciente,

tal vez es ésa la gran aportación de todo lo que viene, una nueva consciencia, y una nueva sensibilidad, que se expresa cada vez más libremente, también en el terreno más íntimo, en nuestra sexualidad.

   así lo vimos…

abro el correo con la pregunta de si toca escribir de esto o toca escribir de otra cosa, y la meditación que remite diariamente la fundación Ananta me responde que sí, que es buen momento de hablar de este mundo sensible…

“La vida te requiere realmente sensible, es decir vulnerable, humilde, tolerante y flexible. Así tendrás un buen carácter, una gran sensibilidad para dar la nota que viniste a dar y acompañarte de otros instrumentos para que, entre todos, pueda resonar la sinfonía de la humanidad”.

Jorge Carvajal, “Amor, Vida y Medicina” (1995) p. 40, Anahata Ediciones, 2008. Imagen: Parque Natural de Redes, Asturias, 6 julio 2017 (cortesía de Violeta Arribas)

y pienso en este mundo de mayorías y minorías, es curioso, siento que, en contra de lo que nos cuentan y nos han inculcado, el mundo no lo mueven las mayorías, lo mueven las minorías con poder,

hasta que las mayorías consiguen la representatividad necesaria,

y siento que estos procesos, en los que lo nuevo se abre paso, poco a poco, dejar ir para dejar venir, van instaurándose progresivamente, cogiendo fuerza, haciéndose grandes, ayer perseguidos, y hoy orgullosos, ése es el camino,

hasta que son capaces de traer lo nuevo a la comunidad, ése es el verdadero sentido de la alegría, el hacer comunitario, desde una nueva comprensión, desde una sensibilidad nueva, más eco-sistémica,

desde una conciencia más integradora,

y seguramente más integral.

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, en el que explicamos las 3 emociones de tierra, y las 3 emociones del desarrollo de las personas y de los grupos,

convertidos en comunidad, con la ayuda del arco iris, un puente entre el cielo y la tierra, expresión del baile entre la claridad y la oscuridad, con el Ser humano como observador, un puente re-descubierto por la comunidad LTBG.