con 5 planetas nos es suficiente

5mundosrecojo literalmente el post del blog de Leonardo Boff, titulado

«no hay más recursos en la despensa de la Casa Común»,

de fecha 2015/09/04

La Tierra es un planeta pequeño, viejo, con 4,44 mil millones de años de edad, con 6.400 km de radio y 40.000 km de circunferencia. Hace 3,8 mil millones de años surgió en él todo tipo de vida y hace unos 7 millones, un ser consciente e inteligente, altamente activo y amenazador: el ser humano. Lo preocupante es que la Tierra ya no tiene reservas suficientes en su despensa para proporcionar alimentos y agua a sus habitantes. Su biocapacidad se va debilitando día a día.
El día 13 de agosto fue el Día de la Sobrecarga de la Tierra (Earth Overshooting Day). Es lo que nos informó la Red de la Huella Mundial (Global Footprint Network) que, junto con otras instituciones como WWF y Living Planet siguen sistemáticamente el estado de la Tierra. La huella ecológica humana (la cantidad de bienes y servicios que necesitamos para vivir) ha sido sobrepasada. Las reservas de la Tierra se han agotado, y necesitamos 1,6 planetas para atender nuestras necesidades, sin considerar aquellas muy importantes de la gran comunidad de vida (fauna, flora, micro-organismos). En palabras de nuestro diario vivir: nuestra tarjeta de crédito está en números rojos.
Hasta 1961 necesitábamos solamente del 63% de la Tierra para atender nuestras demandas. Con el aumento de la población y del consumo, en 1975 necesitábamos ya el 97% de la Tierra. En 1980, el 100,6%, la primera Sobrecarga de la Huella Ecológica Planetaria. En 2005 alcanzábamos ya la cifra de 1,4 planetas. Y actualmente, en agosto de 2015, 1,6 planetas.
Si hipotéticamente, nos dicen los biólogos y cosmólogos, quisiésemos universalizar el tipo de consumo que los países opulentos disfrutan, serían necesarios 5 planetas iguales al que tenemos, lo cual es absolutamente imposible además de irracional (cf. R. Barbault, Ecologia geral, 2011, p.418).
Para completar el análisis debemos tener en cuenta la investigación sobre “Los límites planetarios: una guía para el desarrollo humano en un planeta en mutación”, hecha por 18 científicos y publicada en la prestigiosa revista Science de enero de 2015 (hay un buen resumen en IHU de 09/02/2015). En ella se enumeran 9 fronteras que no pueden ser violadas, en caso contrario ponemos en peligro las bases de la vida en el planeta (cambios climáticos; extinción de especies; disminución de la capa de ozono; acidificación de los océanos; erosión de los ciclos de fósforo y nitrógeno; abusos en el uso de la tierra, como deforestaciones; escasez de agua dulce; concentración de partículas microscópicas en la atmósfera que afectan al clima y a los organismos vivos; introducción de nuevos elementos radioactivos, nanomateriales, microplásticos).

Cuatro de las 9 fronteras ya han sido sobrepasadas, pero dos de ellas –el cambio climático y la extinción de las especies– que son fronteras fundamentales, pueden llevar a nuestra civilización a un colapso. Fue lo que concluyeron los 18 científicos.

Tal dato pone en jaque el modelo vigente de análisis de la economía de la sociedad mundial y nacional, medida por el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). Este implica una profunda intervención en los ritmos de la naturaleza y la explotación de los bienes y servicios de los ecosistemas con vistas a la acumulación y con ello al aumento del PIB. Este modelo es una falacia pues no considera el tremendo estrés al que somete a todos los servicios ecosistémicos globales que garantizan la continuidad de la vida y de nuestra civilización. De forma irresponsable e irracional considera tal hecho, con sus graves consecuencias, como “externalidades”, es decir, como factores que no entran en la contabilidad nacional e internacional de las empresas.

Y así, alegremente, vamos al encuentro de un abismo que se abre delante de nosotros. Curiosamente, en las discusiones sobre temas económicos que se organizan semanalmente en las televisiones, nunca o casi nunca se hace referencia a los límites ecosistémicos de la Tierra. Con raras excepciones, los economistas parecen ciegos y cegados por las cifras del PIB, rehenes de un paradigma anticuado y reduccionista para analizar la economía concreta que tenemos. Si todas las fronteras fuesen violadas, como todo parece indicar, ¿qué sucederá con la Tierra viva y la humanidad? Tenemos que cambiar nuestros hábitos de consumo, las formas de producción y de distribución como no se cansa de repetir la encíclica del Papa Francisco sobre “El cuidado de la Casa Común”. Pero sobre eso los analistas no dicen ni una sola palabra. Mal imaginan que podemos conocer un “armagedón” ecológico-social sin precedentes.

Imaginemos al planeta Tierra como un avión de pasajeros. Tiene alimentos, agua y combustible limitados. El 1% viaja en primera clase; el 5% en ejecutiva y el 95% en clase económica o junto a los equipajes con un frío aterrador. Llega un momento en que todos los recursos se agotan. El avión planea un poco y luego se precipita, acabando con todos los pasajeros de todas las clases.

¿Queremos este destino para nuestra única Casa Común y para nosotros mismos? No tenemos alternativa: o cambiamos nuestros hábitos o iremos desapareciendo lentamente como los habitantes de la isla de Pascua hasta quedar solamente algunos representantes, tal vez envidiando a los que murieron antes. Ciertamente, no hemos sido llamados a la existencia para conocer un fin tan trágico. Seguramente “el Señor, soberano amante de la vida” (Sab 11,26) no lo permitirá. No será por un milagro sino mediante nuestro cambio de hábitos y con la cooperación de todos.

5mundos   así lo vimos…

entre los datos, me gustaría entresacar sólo 1, con 5 planetas tendríamos suficiente, si queremos una vida en la que toda la población tiene la misma, llámale calidad de vida, llámale capacidad de consumo,

un mundo rico en igualdad, en vez de pródigo en desigualdad,

si lo pensamos un poco, es absurdo, totalmente absurdo, este mundo que estamos construyendo entre todos, si somos sensatos algo tiene que cambiar, y no hay TRANSformación que no surja de un cambio de conciencia, personal y de grupo.

si no conoces movimientos alternativos a la economía del PIB, te animo a echarle un vistazo a cualquiera de los videos de Christian Felber, cabeza visible de la economía del bien común, para empezar.

pero puedes leer un poco también de economía del decrecimiento, de la economía circular, de lovetopía, mientras te dejo con un poquito de música para acompañar, espero que sea de tu gusto

Dolo Maju – Rie Chinito – Perota Chingo

una reflexión con la ayuda del tío Gilito, ¿cuántas piscinas de oro necesitas TÚ para nadar?

midineroasisto como miembro del nodo de comunicación de la economía del Bien Común en Madrid a una presentación de Huitchi, en la que nos comparte el enfoque que ha desarrollado para explicar en colegios (secundaria y bachilleraro, fundamentalmente) los principios de la economía del Bien Común.

me gusta mucho la presentación, y el enfoque, a partir de la creación de una empresa, de todas las formas en las que pueden darse las relaciones, con proveedores, con clientes, con trabajadores, con el capital, con la energía, con un comparativo que surge de la conversación con el grupo entre lo viejo (lo que hemos hecho ahora) y lo nuevo (las nuevas tendencias, y nuevas formas que surgen en este nuevo mundo que construimos entre todas).

en ese nuevo mundo hay mucho más respeto entre las personas, y hay mucho más respeto al medio ambiente, y al planeta que habitamos.

le comentamos a Huitchi la posibilidad de cambiar alguna imagen de lal powerpoint, y quedamos en participarle cualquier idea que pueda hacer más provocadora, o más interesante, o más atractiva, cualquiera de las 3, la presentación.

pasan los días, y me asalta una imagen que es para mí muy fresca, la imagen del Tío Gilito, con todo lo que representa, bañandose en su piscina de oro, y una pregunta asociada, provocadora, ¿cuántas piscinas de oro necesitas TÚ para nadar?

entro en google, esa maravillosa biblioteca, y escojo unas pocas imágenes, que representan conceptos relacionados con esa piscina llena de dinero a rebosar, y ese afán desmedido por acaparar.

date un chapuzon de realidad

sólo en mi piscina, el vencedor de este mundo por conseguir mucho, más, todo, está solo

estos son mis valoresestos son mis valores, la triple cuenta (economía, mundo social, empezando en ese colectivo de personas que contribuyen a que la empresa crezca, sus trabajadores, y CUIDANDO el medio ambiente, ese mundo que nos acoge), reducido a tres bolsas con dólares, dólares y más dólares (la triple cuenta actual, que se parece mucho a la cuenta única, con más de lo mismo).

el culto al dinero

o enseñando valores nuevos a la nueva generación, que asiste, si bien le va, a MBAs de la prosperidad, MBA que empieza por M, M de Mío, Me, conMigo, Más, M de oMbligo, Mucho, y Menos para los deMás.

gilitopienso en esa imagen de la prosperidad, y esa frase de que en el mundo hay suficiente para todos, pero no hay suficiente para la codicia de unos pocos, y siento que en esa presentación que presentamos en los colegios, hay que introducir unos pocos datos también, y con imágenes, que nos hagan reflexionar sobre la desigualdad, ese parámetro que no está incluido en el PIB, Producto Interior Bruto, desigualdad que no para de crecer y de crecer.

miro la imagen final de mi pequeño recorrido por ese mundo huraño del dinero sin Medida, la piscina llena y la cajita vacía, en una obra que junta al tío Gilito con Ebenezer Scrooge, el protagonista avaro de esa magnífica película de Charles Dickens (como no existía el cinematógrafo dejó el guión en papel), «cuento de navidad», y pienso que Chistian Felber tiene razón, y Adam Smith se equivocó.

bronca gilitica

todo parece indicar que esa mano invisible que regula al ser humano no ha aparecido en la economía mundial, y que el mercado no se regula solo, y que la tendencia neoliberal no nos lleva a donde aspiramos estar como mayoría (no hablo aquí de los dueños de las piscinas de oro, que parecen vivir felices sumidos en el coMpetir, Más rápido, Más, Más y Más, contruyendo piscinas Más grandes donde acuMular).

midineromon    así lo vimos…

no sé si Huitchi incorporará al tío Gilito en la presentación, ni si mi explicación de la triple cuenta (traducida en 3 bolsas con más de lo mismo, perdón, Más de lo Mismo para Mí) se entiende, pero no importa.

para el que no conozca a Christian Felber y la econoMía del bien coMún, un video puede ayudar

aunque parezca lo contrario, me gusta mucho la letra M. También se encuentra en la palabra coMpartir, una de mis favoritas. ejeMplo, Madrid, Mirar, MaMá, MiMos, Maravillas también son palabras con M, nosotros elegiMos.

1, 2, 3, 4, jugando, jugando, vaMos pasando el rato.

 

 

éxito de la economía del bien común en Madrid (Christian Felber cuelga el cartel de «no hay entradas»)

ebc333hace una semana me entero por medio de Elena Martínez, compañera de fundación CODESPA, gracias, Elena, te debo una, que Christian Felber visita Madrid.

la taza de mi ilusión se llena hasta el borde, y me apunto sin vacilar. Y participo a mis amigos y contactos en el mundo de la RS, ése al que los técnicos llaman Responsabilidad Social, y los iletrados e ignorantes conocemos como ReSpeto, esa conferencia, en el uve palito palito palito (octavo) aniversario del Instituto Tomás Pascual Sanz. Participo a mis amigos ReSpetuosos, y a otros contactos y cariños, más cercanos en el tiempo, en el ámbito del desarrollo de los recursos humanos (qué horror, quería decier en el desarrollo de personas), y en la comunicación interna.

contacto también con compañeros del campo de Energía de Madrid de la Economía del Bien Común, donde monto un bollo. ¿Será que he entrado con demasiada energía? Tal vez sí, a ver si soy capaz de aminorar una marcha, para no percutir.

es tanta mi ilusión, esa capacidad propia de mi niño natural, tan a flor de piel, que estoy por invitar a otros círculos de amigos, menos introducidos en este mundocorporativo, para que le conozcan, le escuchen y se formen una opinión.

este último movimiento lo omito, y dejo pasar una semana, en la que hago los países vascos, que se pasa en visitas a amigos, 3, en reuniones con personas relacionadas con lo social, otras 3, y encuentros con corporativos, 3 más. Como no podría ser de otra forma, en 3 días.

ya de vuelta en Madrid pasa el viernes, el fin de semana, y el lunes, y ya de martes, sentado en el escritorio de mi Remington Steel me encuentro con una agradable noticia. El cumpleaños está petado. El Instituto Pascual ha colgado el billete de «no hay entradas».

me alegro infinito haber participado en la difusión del evento, una jornada en la que estoy seguro de que todos los asistentes vamos a poder aprender algo nuevo. Y algunos, un huevo.

en mi mollera, que no está totalmente vacía, pero algo debe pasar ahí dentro, porque hay eco, resuenan varias palabras de Felber:

alternativa sistémica,

un modelo económico alternativo,

¿a dónde Ir?

hacia una economía más ecológica

más social,

de distribución más justa,

hacia una economía más democrática

una economía que ponga en medio el ser humano y su dignidad

afán de lucro y competencia

reproducen valores contrarios a los que permiten florecer las relaciones humanas.

y se hace la pregunta del millón, ¿cuáles son los valores y comporamientos que permiten florecer las relaciones humanas?

confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad, compasión

aunque yo ya le he visto, no me importa repetir el enlace.

Si tienes 14 minutos sueltos, los puedes invertir aquí

un regalazo si no puedes asistir a la conferncia en el Instituto Pascual.

ebcmon   así lo vimos…

el próximo martes, estoy de en-hora-buena.

no soy una persona que haya crecido entre mitos. Nunca he seguido a nadie. Ni al Ché ni a Miterrand. Ni a Bill Gates ni a Javier Clemente. Hoy en día tampoco lo hago. Me encantan las personas que me ayudan en mi desarrollo personal. Si soy fan de alguien, suelo ser fan de personas a las que conozco. A saber, Silvia, Gidor, Bernardo, Iñaki, Tomás,Gorka y Maitane, Carlos, Luis Emilio, Marina, Jaime, Fidel, Félix, Javier, Rodolfo, gente maravillosa que ya está en mi vida.

pero sí tengo un grupo de personas a las que me gustaría conocer en persona, entrevistarme con ellas, Christian Felber entre ellas, en una lista que según pienso se hace larga, con Humberto Maturana, Echeverría, la pantera rosa, Albert Espinosa, sé que no se va a molestar de que lo ponga aquí en medio de 3 personajes de ficción, el capitán Sparrow, kung-fú panda, y otros personajes, muertos inmortales, como Oteiza y Chillida, creadores de huecos, Lennon o Einstein, trovadores de la imaginación, o Fofó, payaso de la tele, pintor de sonrisas entre los niños de mi edad, sí, la lista se hace larga, hay tanta y tanta gente que me gustaría entevistar…

un abrazo a todos mis amigos ReSpetuosos, del mundo del desarrollo de personas, también desde la comunicación, y a mis compañeras del campo de energía del Bien Común de Madrid, y de otros campos de energía en España, vayan o no vayan a la presentación de Felber el día 10 en Madrid. No sé por qué, creo que estoy pre-dispuesto, bota que bota, choca que te choca la generosidad con la cooperación, a pesar de todo este eco en mi cabezota huecota, creo que Christian, con su serenidad, su saber estar y su verbo (no exento de adjetivos, nombres y pronombres), me va a gustar.

 

 

oh, la, la, la revolución francesa, y la griega, llegan a Madrid

fraternitedesde hace un añito más o menos conozco la existencia de la Economía del Bien Común, movimiento en el que me inicio viendo un, dos, tres videos de Christian Felber en esa biblioteca maravillosa que hay en internet.

me gusta tanto que compro un libro a mi hermana, me lo compro yo, le recomiendo a Paula, hija de Silvia, mi pareja, que lo vea para hacer un día un video forum en casa, y para hacer un video forum posterior con todos sus amigos del scout, me reuno con mis amigos de Villa Micael y les propongo desarrollar un juego de mesa divulgativo de los principios del bien común.

es un movimiento que sencillamente me encanta.

miro para atrás y me pregunto por qué hace tanta mella en mí, por qué despierta mi interés de una forma tan clara.

miro un año, dos y tres en el retrovisor, y me encuentro con un taller de un año en el que comparto con un grupo de compañeras las enseñanzas de la triformación social, de la mano de Luis Espiga, líder del Triform Institute (o instituto de Triformación social).

este movimiento, y su visión, compartida hoy, explican cómo el mundo es más bonito, bueno y verdadero, cuando las esferas sociales, político / judiciales y económicas implantan las leyes que les son propias.

todos entendemos que en lo social un artista debe ser libre para crear (aunque a veces el artista no es del todo libre, y está concidionado por el dinero, la subsistencia y las necesidades básicas, techo, comida, agua y luz, para mí y para los míos), y de eso también se puede hablar. Qué bonita es la libertad.

todos entendemos que en lo político / judicial un gobierno y un juez deben ser personas que trabajan por la igualdad en la comunidad. Igualdad entre géneros, razas, credos, igualdad ampliada que también hace referencia, en un estadio ideal, a igualdad de oportunidades para todas las personas de la comunidad.

pero lo que no todos entendemos es el significado de la tercera ley, la de la fraternidad, que aplica a la esfera económica. Ni siquiera muchos de los dirigentes de nuestras más insignes y reputadas empresas entienden esta ley. Ni siquiera muchos de los responsables del ámbito de la responsabilidad social de las organizaciones punteras en nuestro entorno la entienden bien, y la confunden con el «buenismo».

libertad, igualdad, fraternidad, no sé de qué me suena, ah, sí, de la revolución francesa, una revolución que puso en este mundo por un momento esta trinidad de valores fundamentales para construir un mundo mejor.

me encanta Christian Felber, y el movimiento que abandera, con su libro «la economía del Bien Común», porque actualiza este mensaje, que conozco y comparto, con un lenguaje amable, sencillo, con un modo ameno y didáctico. Sin estridencias, sin victimismo ni quejas. Su lenguaje se centra fundamentalmente en las propuestas que nos lanza.

buena parte de esas propuestas, que configuran en lo económico un nuevo escenario, oh, la, lá, y que la revolución francesa comparte en su ideario, viva la fraternité, están representadas próximamente en Madrid, en el primer encuentro de buenas prácticas empresariales de la Economía del Bien Común, un encuentro al que te puedes acercar, y hacer tuyo. Los masai dicen que «el ojo que viaja, es inteligente». Si nos quedamos en nuestra zona de confort, en el mundo que conocemos, hablamos con la gente que piensa igual que nosotros y no vemos más allá, nada cambia, ni puede llegar a cambiar.

hay energías nuevas que se están moviendo, viva la fraternité, en un mundo que desde lo económico puede empezar a primar el compartir frente al competir, ese modo en el que hemos sido «adiestrados», el todo para mí que cambia y da paso a por «por mí y por mis compañeras», y piensa en cómo limitar la des-igualdad.

si Adam se equivocó, y las corrientes neo-liberales están empeorando el invento un poco +, nunca es tarde para revisar, y cambiar. Este curso que empieza prometo juntarme con Antonio, si se deja, y estudiar en qué consiste esa doctrina neo-liberal, y su impacto en mi mundo hoy.

fraternitemon   así lo vimos…

hay sobrados elementos que apuntan a que el sistema actual no es el mejor para todos. Lo que es bueno para Francia y Alemania hoy, oh, la, lá, puede no ser bueno para Grecia y España.

eurogriegoCopio un texto breve de la agencia Efe, ayer.

Atenas, 25 ene (EFE).- El ex primer ministro griego Yorgos Papandreu quedará fuera del Parlamento de su país, según los primeros resultados proporcionados por el Ministerio del Interior.

Según estos resultados, el partido fundado por Papandreu, el Movimiento de los Socialistas Demócratas, obtendrá solo el 2,5 por ciento, lo que le deja automáticamente fuera del Parlamento, ya que el mínimo para entrar es el 3 %, según el sistema electoral griego.

En una breve comparecencia poco después de conocer estos resultados, el ex primer ministro, que abandono el Pasok y fundó su propio movimiento, afirmó que la «decisión de los griegos debe ser respetada tanto en el interior como en el extranjero».

«Grecia necesita un gobierno progresista y de coalición», dijo Papandreu, quien resaltó que la obra que «tiene por delante el nuevo gobierno» no la puede hacer solo un partido.

«Necesitamos un plan griego para librarnos del sistema clientelista y crear una verdadera democracia«, afirmó el ex primer ministro socialista, quien incidió de nuevo en uno de los puntos fundamentales de su programa: que la negociación sobre la deuda y el plan nacional de ajuste se ratifiquen por referéndum.

nada cambia, pero parece que hay cosas que, poco a poco, empiezan a cambiar. Crear una verdadera democracia, aceptar por referéndum la negociación de la deuda, Christian Felber y la Economía del Bien Común van más allá, promover leyes desde el pueblo cuando haya consenso social, aunque no lo apoyen los partidos que forman en el Gobierno, que representan al pueblo en el momento de las elecciones, pero dejan de representarlo en la práctica en algunos casos, durante la acción de gobierno (en esos pequeños, o interminables, depende quién los mire, 4 años que discurren entre elecciones), representando «otros» intereses, en muchos casos de orden «macroeconómico».

Leo otra cabecera en el Periódico de Aragón, todo parece indicar que lo que era perfecto ayer, receta económica a aplicar a rajatabla, puede ser diferente hoy.

grecia

 Syriza roza la mayoría absoluta

Primeras palabras del triunfador Tsipras: «Es la victoria de los pueblos de Europa que luchan contra la austeridad»

Este mundo puede ser diferente, pero lo vamos a hacer diferente entre todas las personas que de forma activa, quieran contribuir.

Si te interesa el mensaje de Felber, si no le conoces, también está en Internet,

puedes acercarte a las primeras jornadas de Buenas Prácticas en empresas de la Economía del Bien Común, este viernes, 30, dentro de 3 días, en Madrid

ebcemresas

liberté, egalité, fraternité, nuestros vecinos del norte, tenían razón

leyendo a Felber, padre de la economía del bien común (la educación I)

laebcel año pasado, no hace tanto, Luis Mauleón, director de Asenta, me recomienda que lea un libro que me puede interesar. Se trata de la Economía del Bien Común, de Christian Felber. Le escucho, voy a una librería, lo ojeo (le echo un ojo), y lo compro.

y voy y se lo regalo a mi hermana Susana, que empieza en una nueva función en la organización para la que trabaja hace años, Lan Ekintza, una organización que pasa a formar parte del actual Bilbao Ekintza. Susana, si no me equivoco, colabora desde ya (entonces) en el desarrollo de la innovación social. Me  parece que el libro que me ha recomendado Luis le puede ser de interés.

pasa el tiempo, y me engancho con un video de Felber, que comento en el blog de oé corazón. No sé por qué me gusta tanto. Un mensaje positivo, limpio, actual, vivo, qué tontería, sí sé por qué me gusta tanto.

va pasando el tiempo y decido comprarme el libro. Ya estamos en diciembre, es terrible qué rápido pasa el tiempo cuando te lo pasas bien, y se lo comento a Silvia, que me dice que no hace falta que me lo compre, ya que si lo deseo con ganas seguramente me lo traiga Papá Noel, ya que este año no paso las navidades en el País Vasco (ahí el Olentzero le ha desplazado al gigantón blanco de habla hispana, con su irredento euskera, y su barba negra), esa tierra que algunos conocen también como vascongadas, otros como Euskadi, tierra cercana a la aldea de Astérix y Obélix, nuestros amigos galos.

sea como sea, por obra y gracia de Papá Noel, y de Silvia la chivata, me llega de regalo por Navidad «la economía del Bien Común».

para no faltar a la literalidad del texto, copio una de las páginas que más me ha gustado, que ya tendré tiempo durante el 15 de manipular el texto en eso que se conoce como «opinión». En ella, Felber habla de la necesidad de una nueva educación.

Muchos, posiblemente la mayoría de nosotros, no se sienten (o muy poco) intrínsecamente motivados, porque no se conocen bien y nada de lo que experimentan les aporta ni el más mínimo sentido que les impulse a perseguir altos rendimientos por sí mismos, sin la intervención de la competencia. Su interior está vacío, y sólo encuentran sentido en relación con el exterior. Y el mundo exterior gira sin parar: dinero, carrera y éxito y poder son los «valores» que llevan a la meta; entonces muchos de nosotros «interiorizamos» esos valores, incluso a pesar de que no hayan conseguido todavía hacer feliz a ningún ser humano. Pero, como tantos insisten, y los medios una y otra vez retratan y destacan a ese tipo de individuos, un gran número de personas incapaces de encontrarse a sí mismas, les termina imitando. En la raíz del problema se encuentran esas personas de pobre vida interior, incapaces de dotar de sentido propio a su vida; les falta la autoestima, reconocerse como las últimas y únicas responsables de su vida y de sus decisiones.

La respuesta crucial es la siguiente: ¿de dónde viene ese vacío interior? ¿Por qué hay tantas personas incapaces de encontrar sentido y felicidad sincera en sus vidas? Según mi experiencia la clave está en la educación. A la mayoría de nosotros no se nos ha reconocido objetivamente ni se nos ha querido incondicionalmente, lo que nos hubiera permitido encontrar nuestro propio yo, aceptarnos con cariño y a la vez, desarrollar la capacidad de apreciar a los demás. Por el contrario, la mayoría de nosotros, al menos la generación de adultos, fuimos educados hacia la obediencia y el rendimiento.

Sigo leyendo a Felber y no le encuentro desperdicio, qué bueno, qué bueno. Cuando sea mayor quiero tener dos ideas así de claras. Y escribir la mitad de bien. Como he repasado con Gorka recientemente 2*1/2, dos por un medio = igual a 2 / 2 dos entre dos = igual a 1 uno.

laebcmonAsí lo vimos…

 

En el post de arriba hay alguna exageración y algún error conceptual, a ver si las pillas.

Por ejemplo.

Exageración

Felber indica que el interior de muchas personas está vacío, cuando todos sabemos que entre pecho y espalda tenemos un montón de espacio que en navidades se llena de cava, de turrón, de gambas y de jamón serrano (estos 2 aspectos de forma especial en las casas de bien). El autor, en mi opinión, debería haber indicado esta excepción, referente a las fiestas de navidad.

Error conceptual

En la multiplicación, no es correcto juntar dos factores de tan diferente carácter. ¿Qué tienen que ver las ideas claras y la escritura? Pues eso. Por lo menos, no se trata de una suma, en la que habría quedado patente que manzanas y peras no son la misma fruta.

Otros comentarios al pie

No entiendo eso que dice Felber de que se nos educa en la obediencia y en el rendimiento. Prueba de ello, cito a mis hijos, que a su vez citan a mi madre en una conversación hace 3 años.

– Aita (papá), ¿qué es eso tan raro que dice amama (la abuela)?

– ¿qué, hijos? ¿qué dice amama?

– Que «obedecer es amar».

Como puede observar el lector, los niños y las niñas de mi generación no estamos educados en la obediencia, sino en el amor. De la educación en el rendimiento, otro día +.

el ejemplo de arriba demuestra que una creencia de un niño (yo) viene en algún caso de sus padres, y que está tan arraigada en su programación que a veces, sólo a veces, forma parte de su paisaje natural que pasa totalmente desapercibida.

Afortunadamente, puede no incluir esa creencia en el programa de formación de la siguiente generación, que ya no sabe lo que es obedecer.

Por medio de las 3 copas desarrollamos un trabajo muy divertido de pasado (creencias), presente (pasiones), y futuro (valores), que incorporamos en nuestros programas.

Fruta que te fruta, escribe y lee, fruta y disfruta, 1, 2, 3, 4, así hemos pasado el rato, y este post ha terminado.

Muchas gracias a Luis Mauleón, a Silvia la chivata y a Papá Noel como colaboradores de este post. Muchas gracias a Christian Felber por dejarse transcribir sin su autorización.

Por si sirve en mi descarga ante un tribunal, he comprado tu libro, Christian.

En el libro “la economía del bien común”,

Christian Felber se pregunta cuáles son los valores en los que educamos a nuestros hijos,

y en qué medida les preparamos para el desarrollo de su ser, o les invalidamos para la vida,

alentándoles en modelos de competencia y rendimiento,

que dan fuerza a modelos externos y a la motivación extrínseca (que está siempre fuera, dominada por otras personas),

o a la motivación intrínseca (que está dentro, y se relaciona con el sentido de vida o propósito).

 

Un regalo leer a Christian,

más cuando la educación de nuestros niños se enlaza con la educación de nuestras directivas, el mundo personal con el empresarial,

el mundo que juntos, todas, desarrollamos.

 

Cuando un directivo motiva, debería preguntarse las claves de la motivación (¿en el logro, en la competencia, en la cooperación?),

cuando una directiva desarrolla personas debería preguntarse las claves del desarrollo (¿expertos en competir, maquinitas para colaborar?),

cuando una persona planifica, desarrolla e implementa un canal de comunicación interna debería plantearse los valores que fundamentan su comunicar.

 

Competir, el paradigma viejo,

o colaborar, un esquema alternativo,

ésa es la pregunta.

 

La motivación extrínseca, ganar, dinero, fama, poder, el Rolls mejor que el BMW, más rápido, más cantidad,

o la intrínseca, el propósito de las personas y de la organización.

 

Mi bien o el bien común.

oro, incienso y mirra para el Ser (¿o era para el Bien Común?)

3eran3farmacia mi bandeja de entrada recibe un regalo de Luis Espiga, compañero del Triform Institute que nos hace llegar un escrito de José Manuel Fernández, compañero de Madrid, en el que nos explica las propiedades del «Olibanum compositum» de Weleda, un medicamento que se compone de Oro, Incienso y Mirra.

A los tres regalos que llevaron los Reyes Magos de Oriente se les han dado muchas  interpretaciones, siendo la más frecuente que con el oro los reyes reconocieron la condición regia del niño Jesús, con el incienso su condición divina y con la mirra su ser de humano que iba a sufrir la mortificación.

Rudolf Steiner, padre de la «Triformación Social»  y de la Antroposofía, aporta la visión ampliada antroposófica de estas tres sustancias, en una capa más interna de la cebolla, un poco más adentro.

El oro es el éter solar condensado en materia y, por tanto, ayuda a equilibrar al hombre . Acompaña al desarrollo del pensar lleno de sabiduría al aportarle la luz y búsqueda de la verdad.
También se asocia con el corazón y con los sentimientos más nobles.

El incienso (Olibanum) es una resina de un árbol que crece en el desierto. Más allá de sus propiedades farmacológicas como antiinflamatorio, existen pocas sustancias que en tan diferentes religiones y culturas hayan hecho al hombre ascender hasta los cielos como el humo del incienso. Steiner lo identificó con el sentir recogiendo a la vez las ofrendas que hacemos en nuestra vida con la piedad que nos penetra como sentimiento.

La mirra permitía a los egipcios conservarse “vivos” para siempre, puesto que era la sustancia elegida para embalsamar a sus momias, tanto es así que Steiner la identificó como la sustancia que vence a la muerte
Está relacionada con la parte metabólica del cuerpo que es donde reside la voluntad y las fuerzas del querer que son la expresión de lo eterno en el ser humano.

¿Para qué sirve este medicamento (el «Olibanum compositum») ?

Este regalo de los Reyes de Oriente es un arquetipo de sustancias que pueden ayudar al
ser humano cuando debe atravesar difíciles crisis en el camino de su destino, para poder realizar las intenciones que le han sido señaladas desde el mundo espiritual.
Es un gran recurso con el que cuentan los médicos antroposóficos para tratar crisis biográficas y depresiones severas.

Así como a partir de la navidad,comienzan a alargarse los días y a aumentar la luz, Steiner nos proporciona un verdadero regalo navideño para aquellas personas que necesitan aumentar la luz en su noche oscura.

3eran3farmaciamon   Así lo vimos…

hace unas fechas, me acerco al Matadero de Madrid, en una tarde sin prisa, camino de una reunión de los nodos de formación, comunicación y conocimiento de la Economía del Bien Común  de Madrid.

Como es costumbre en mí, voy sacando fotos de curiosidades del camino. Saco una que me llama mucho la atención. Un escaparate de una farmacia con los 3 Reyes Magos de Oriente, en dirección al Oeste. Me pregunto, qué tontería, si no será esta la farmacia de José Manuel, el compañero de la triformación social en Madrid que nos ha hecho llegar la fórmula del Olibanum compositum.

oro, incienso y mirra, tres elementos para equilibrar nuestro pensar, nuestro sentir y nuestro hacer, cabeza, corazón y voluntad. 3 Reyes Magos de Oriente nos traen el secreto del despertar de la conciencia del ser mortal.

¿o tal vez del Ser inmortal?

Si no conoces nada de la EBC (Economía del Bien Común), te dejo con un video de su fundador, Christian Felber, un austriaco muy majo

mi tija, mi baratija, mi cereza, mi cerecita, tu comunismo y nuestro capitalismo, no es lo mismo

cherieCamino de la reunión de la Economía del Bien Común en el Matadero me encuentro con una hilera de bicicletas negras y una bicicleta multicolor, color cereza, con ruedas verde fosfo y blancas. El efecto del sol sobre la hilera es evidente, la bici cereza está iluminada.

Pregunto por la bici dentro. No es una tienda de venta, sino de alquiler de bicicletas, Mobeo, y la cerecita no la alquilan. Un bestia la maltrató, y le machacó la tija. No se puede subir ni bajar el sillín. Todo indica que no la pueden arreglar. Su destino es el desguace y los repuestos, qué le vamos hacer. Pregunto a Fernando si no me puede vender la bici de la tija, a precio de baratija, se me ocurre una niña que puede disfrutar de esta bici, una niña cereza que vive al otro lado de la frontera, al otro lado del mar. Si tiene que ser, va a ser.

Y si no te toca, Mikel, ni aunque te formes en la fila te va a tocar.

Entramos en el Matadero, y pasamos junto a los baños, al espacio de co-working, qué bonito esto de ver a otros trabajar

cacharrosy nos asentamos en una mesa de una estancia que da al pasillo central del Matadero, no hay nadie en la sala, nadie se va a molestar. Echo un ojo al entorno, las librerías, llenas de mangas, a Gorka, mi hijo mayor, que también es el pequeño, le gustaría estar aquí, la estantería de semillas intercambiadas, los cactus de tela, estos no nos van a pinchar, y ocupo mi espacio en la mesa, un espacio rosa, casi cereza.

ebcmataderoen la reunión de la economía del bien común hablamos, charla que te charla, y surgen las palabras comunismo y capitalismo, 2 etiquetas, que junto con neoliberalismo, ya son 3,  no sé muy bien lo que significan. Mi mente engancha con la hilera de bicis negras y con la bicicleta modelo pachá. ¿Serán comunistas las muchas negras y capitalista la una diferente, brillante y asoleadita como está, aunque le falte el sillín?

salgo de la reunión en el Matadero, en la que Margarita me ha agregado al wasap de la Economía del Bien Común de Madrid.

mis primeras letras en el grupo, tontas, ligan las que de allí sacó mi móvil, qué maravilloso invento, sólo le falta el agua corriente y el jabón,

«Muchas gracias, Margarita

Un regalo juntarme con vosotros

matadero de Madrid, 19 de diciembre del 14  ebcmatadero

un mundo de bicicletas negras

negrasbicis

y no tan negras

cherie

un mundo lleno de color

cerecitas

esto rueda, cerezas, color, será el Bien Común, será Pachá»

rueda

Margarita nos deja un poco antes. Eduardo y Luis (Huitchi), y yo, que también estoy ahí, nos quedamos un poco más. En la plaza de Legazpi nos regalamos unos abrazos y nos deseamos felices fiestas, también por Navidad.

Si todo sigue el plan, nos reunimos, charlamos, compartimos reuniones, presentaciones, documentación, carpetas y sueños en el 15, que el 14 ya nos va a abandonar, ya ha hecho su trabjajo.

la cerecita y el Bien Común me han dejado enganchado en este viernes que me sirve para terminar este año tan bonito.

Sueño en un mundo en el que todos podemos tener un par de cerezas en nuestras casas. Tú sí. Y yo también.

cerecitasmon Así lo vimos…

Por cierto, ¿conoces a Felber, fundador de Pachá?

¿o era de la Economía del Bien Común?