ojalá hubiese sido capaz de aplicar este truco a base de albaricoques

de vuelta a casa desde Madrid, después de asistir al meet del grupo de Reimaginando organizaciones, en la que vamos a aprender un poco sobre sociocracia, leo este capítulo de El mundo amarillo, de Albert Espinosa,

un capítulo que he leído anteriormente, seguro que alguna más que un par de veces, el vigesimosegundo descubrimiento, un truco para no enfadarse jamás, un truco que no he aplicado un par de veces este año,

mira que sí me enfadé, y mucho, enfados de los que me arrepiento,

ojalá te sirva, y más, ojalá seas capaz de aplicarlo a tiempo.

Busca tu punto de no retorno.

Radiólogo con orejas pequeñas y cejas enormes que nos hipnotizaba con su tono de voz y sus historias.

Creo que no hay nada que odie más que enfadarme; gritar, maldecir, no poder controlar ese momento.

En el hospital a veces maldecíamos nuestro destino, a veces nos enfadábamos con él. Un médico (un radiólogo que a veces nos contaba  chistes cuando salía de guardia) nos enseñó a controlar nuestros enfados, a ser capaces de conocer nuestros límites.

Nos habló del “punto de no retorno”. Ese punto en el que, una vez lo hemos traspasado, no podemos dejar de enfadarnos. Existe, es tangible, es material; podemos sentirlo y por lo tanto podemos controlarlo.

Nuestro amigo radiólogo nos hacía coger una hoja de papel y escribir qué notábamos antes de llegar a ese punto, los grados de enfado. ¿Cómo son? ¿Qué notas cuando sientes que no puedes controlar tu rabia y tu ira?

Era una lista de tres o cuatro punto parecidos a los siguientes:

  1. Noto que me está molestando lo que dice la otra persona.
  2. Comienzo a notar que mi enfado crece.
  3. He comenzado a chillar, noto que mi rabia se está apoderando de mí. Comienzo a perder el control.
  4. Llego al punto de no retorno.

Si tardas cuatro puntos en llegar a ese momento notarás que antes de llegar, junto antes de perder el control y enfadarte, existe la posibilidad de parar. Notarás que junto antes quizá mueves mucho las manos o tu voz tiembla o dices tacos. Ésos son los efectos que debes controlar.

¿Cómo? Pues al principio pidiéndole a tu pareja, a tu amigo o a un amarillo que te diga una palabra clave cuando ves alguno de estos síntomas. Que diga “pistacho” o “Estados Unidos”. Lo que sea, para que tú te des cuenta de que estás llegando a ese momento. Al principio uno no nota sus puntos de retorno, va tan acelerado, tan a tope, que la línea entre uno y otro estado es casi invisible.

Cuando te hayan dicho un par de veces la palabra clave notarás que empiezas a ser capaz de divisarla. Ése es el momento justo en el que debes apagar tu rabia, bajar un escalón, ya que si no llegas a ese punto serás capaz de controlarte. Todo se puede desconectar si no llegas a ese punto. 

En el hospital comencé a practicarlo; mi palabra clave era “tumor”. Siempre me ha gustado darle un valor más positivo a esa palabra. Poco a poco dejé de enfadarme; funcionaba y yo flipaba.

Cuanto te vas haciendo mayor tus puntos de no retorno cambian de lugar. El paso de los años, las experiencias, hacen que nos enfademos menos y que nuestros puntos de retorno estén más lejos. Así que es importante buscarlos; cada año hay que detectarlos, encontrarlos y detenerlos. 

Es bueno enfadarse a veces, pero no es bueno llegar al punto de no retorno.

Y ahí se acaba este capítulo, que leo en este viaje en tren, tal vez no me hace falta leer otro y otro, y otro más, tal vez con leer sólo uno, respirarlo, acordándome de esos pocos puntos de no retorno a los que he llegado este año, qué pena,

ojalá la próxima sea capaz de parar un poco antes, con esta palabra que acabo de elegir, “albaricoque”, antes de cruzar el umbral.

   así lo vimos…

justo antes de subirme al tren vuelvo sobre mis pasos en la escalera mecánica, donde empezaba a subir me giro y vuelvo dando zancadas, para alcanzar el piso, y acercarme a esta pared, quién sabe por qué me atrae de esta manera,

¿pretendo mandar un mensaje de paz o estoy pidiendo perdón por el cuarto paso que di, por el umbral que traspasé, el umbral de no retorno, y por el daño que a la otra persona, y a la relación, le pudo causar mi rabia sin control?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

Anuncios

7 años de aprendemos todos

me contacta Carlos Carrera desde Kansas City, más allá de las fronteras y de las aguas que nos unen y nos separan, para recordarme que estamos de cumpleaños, ya hace 7 años, un septenio, un mundo de tiempo,

de la primera edición de aprendemos todos, ese congreso inicial en el que un grupo de locos maravillosos se unen en torno a un sueño de Marina Escalona, tan bien acompañada por Jaime Buhigas, por Fidel Delgado, por Luis Emilio Oliver, por Carlos,

y no puedo evitar acordarme de ese fin de semana precioso que paso con todos ellos, y con más gente, bailando, respirando, incorporando la risa y la emoción en esa mirada que nos anima a seguir aprendiendo, jugando, mostrándonos,

buscando preguntas nuevas, ¿cuál es el mundo que queremos a nuestro alrededor?, ¿cuál es el mundo nuevo que quiero desarrollar desde mi interior?, un juego que es mucho más bonito y posible desde la relación,

gracias, Carlos, por este recordatorio, en el que hace 7 años, el 11 del 11 del 11, un grupo de locos mayorcitos se juntan para celebrar un mundo nuevo, una nueva forma de sentir , de pensar, de hacer, en torno a la educación,

convertida en procesos de aprendizaje, porque nos encanta aprender.

   así lo vimos…

y me acuerdo de ese manifiesto, convertido en vídeo, de una nueva educación, ese sueño de Marina que va tomando forma, aquí y allá

y reviso una serie de entradas de este blog, bajo la categoría que las aglutina, aprendemos todos, qué curioso, no hay una, sino dos, aprendemos todos una nueva educación,

y hablando de revisar, Carlos, a ver si contacto con Marina, con Jaime, con Fidel, ha pasado un rato desde que les veo por última vez, ¿sabes algo de Luis Emilio?, lo dicho, Carlos, felicidades, y muchas gracias por existir en mi vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

puentes al norte, puentes al sur

Tomás Elorriaga nos comparte este video del canal de Jay Shetty, traducido al castellano por puente al norte, un espacio que nos provee de traducciones de los pensadores del momento,

un vídeo que habla de la linealidad de la muerte, y de los altibajos de la vida, un vídeo que termina con esta frase, muchas gracias por la traducción, yo que tú no me perdería las otras,

We cannot avoid the ups and downs, but we can change the way we see them, because as Wayne Dyer said, “when we change the way we look at things, the things we look at change”.

No podemos evitar los altibajos, pero podemos cambiar la forma en la que los vemos, porque como dijo Wayne Dyer, “cuando cambiamos la forman en que miramos a las cosas, las cosas que miramos cambian”.

   así lo vimos…

y aprovecho para copiar este texto que explica el origen de este espacio en internet, en busca del equilibrio cuerpo, alma, mente,  y el curioso nombre que define de maravilla su motivo de ser, puentes al norte.

A lo mejor has leído libros traducidos al español con los que has resonado, libros que te han ayudado a superar temas difíciles y dolorosos en tu vida. Quieres encontrar más en Internet así que googleas al autor o autores y ves que hay mucho material, ves que mucha gente les sigue en redes sociales, tienen una cantidad de vídeos en YouTube, blogs, etc. pero… ¡todo está en inglés! Y tú de inglés, poco y nada.

¿Has sentido miles de veces esa frustración al querer profundizar más en esas técnicas o consejos que te ayuden a superar algo que sientes que no está bien en tu vida, pero cuando buscas encuentras mucho material en inglés y poco en español?

Quizás te ha invadido la decepción cuando alguien te habla de una técnica que te vendría como anillo al dedo para tu desarrollo personal o para la situación de vida que estás atravesando, pero resulta que todavía casi ni se conoce en el mundo de habla hispana, y no encuentras nada en español.

No te preocupes. Deja ya de sentir frustración. Conecta y aprende con aquellos que hoy juegan un rol muy importante en el movimiento de cambio de consciencia para lograr un mundo mejor y una vida plena y feliz.

Alcanzarás esa paz y esa plenitud porque las enseñanzas que encontrarás aquí, en Puente al norte, transformarán tu forma de ver la vida y de actuar.

¿Cómo imaginas tu vida luego de aprender con grandes maestros? ¿Cómo te imaginas tu próximo «momento ajá», donde eres capáz de ver con absoluta claridad la solución y la respuesta a tu problema o confusión emocional?

¡Únete y cruza el puente!

al leer este texto, puentes al norte, me doy cuenta cómo me gusta crear puentes entre cosas aparentemente inconexas, y acabo de crear otro, que me contacta con un capítulo de el mundo amarillo, de Albert Espinosa,

el decimotercer descubrimiento, la búsqueda del sur y del norte, qué curioso, un capítulo que empieza así.

Si los sueños son el norte y se cumplen, tendrás que ir hacia el sur.

una enfermera en la UVI mientras acariciaba mi pelo y notaba que tan solo tenía un pulmón.y a ti, ¿qué puentes te gusta crear?por medio de 7 emociones y 3 escuchas, este taller gratutito en internet que puedes atravesar a tu propio ritmo, en inglés se denomina SPOOC (Self Paced Open On-line Course), creamos puentes,

  • entre la responsabilidad emocional y el análisis transaccional,
  • entre el análisis transaccional y el campo de la atención de la teoría U,
  • entre la teoría U y nuestro rico mundo emocional,

puentes entre la luz focal del sol y la luz difusa del infinito, entre la luz y eso que llamamos normalmente oscuridad, con la ayuda del color, y del arco iris, hasta encontrar el verde, muchas gracias, Goethe, por tu colaboración.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

los derechos del corazón

leo con gusto la columna de Leonardo Boff, esa columna que nos habla siempre del cuidado de los más desvalidos, de las más invisibles, de los menos poderosos, y observo cómo se posiciona en este proceso político brasileño,

está claro en qué medida nos pueden influir los resultados de las urnas por un periodo de tiempo, y observo cómo acompaña a los suyos hasta el último momento, cuando todo parece indicar que van a perder,

pero de eso se trata la vida, hacer continuamente, en tiempo presente, lo mejor de lo que somos capaces, dar lo mejor, en un presente continuo que dice “ahora, ahora, ahora”, qué interesante ejercicio, Leonardo,

muchas gracias por tu ejemplo de vida viva.

000

Vengo de la Teología de la Liberación que tiene como eje fundamental la opción por los pobres, contra su pobreza y a favor de la justicia social y la liberación.

En el espectro político brasilero no veo ningún partido, a no ser el PT, que haya dado tanta centralidad a los pobres y a las minorías políticas que son, en realidad, mayorías numéricas como los negros/as, indígenas, quilombolas, los socialmente discriminados por su condición sexual y otros. Andando por el interior y entre los grupos populares pobres, en función de mi trabajo, oí muchas veces de su boca: Lula fue el único que pensó en nosotros y nos dio oportunidades para salir del hambre y de la miseria.

Aquí está mi razón principal razón para votar a la candidatura de Fernando Haddad y la Vice Manuela d’Ávila, para llevar adelante ese proyecto social verdaderamente mesiánico: atender al hambriento, garantizar que no muera antes de tiempo y hacer justicia a los oprimidos y a los invisibilizados. Se critica que el PT ha sido corrupto. No el PT como un todo, sino líderes importantes de alto rango de su gobierno. La corrupción atravesó a todos los partidos, con excepción de unos pocos. Otros partidos se han corrompido hasta más que el PT. Esto debe ser reconocido y cuando se identifica esa corrupción, especialmente al servicio del enriquecimiento personal, debe ser severamente castigada.

Pero hagamos justicia a la verdad de los hechos: la maxi-corrupción que atraviesa toda nuestra historia y que continúa hasta hoy día es la evasión fiscal. Desde el año pasado hasta aquí, con Temer hasta el 9/8/2018, fueron evadidos directamente o por exención fiscal a las empresas y bancos cerca de 450 mil millones de reales; son datos de los Procuradores de la Hacienda Nacional.

¿Qué significa eso? Que toda la corrupción en Petrobrás y en las grandes empresas fue de unos 40 mil millones de reales, es por lo tanto el 10% de la corrupción total. Esto no justifica la corrupción, pero nos hace entender la desproporción absurda entre una corrupción naturalizada y otra para financiar principalmente campañas electorales. Ambas hacen mal al país y le quitan recursos que podrían mejorar la vida del pueblo.

Una investigación conducida por el Senador Paim, hecha con los recursos técnicos del propio Senado, llegó a la misma conclusión. En el caso de que esta deuda fuera cobrada, no se necesitaría hacer la reforma de la Seguridad Social ni establecer un techo de gastos para la salud y la educación. El juez Sergio Moro, tan celoso en combatir la corrupción, ¿por qué no corre detrás de este tipo de corrupción mayor, detectable y altamente negadora del bien común?

Entre otros muchos argumentos en favor de Haddad-Manuela, aduciré solamente uno. En el caso de Haddad, se trata de un hombre sensible al sufrimiento humano, administrador competente, con excelente formación académica, doctor en filosofía (viva Platón, que quería un filósofo como jefe del Estado), formado en derecho y economía. Supo bajarse al nivel del pueblo para escuchar el grito del oprimido y hacer políticas que lo hicieran dejar de gritar. Sensibilidad semejante vale también para la Vice Manuela d’Ávila, trabajando con los más pobres de Porto Alegre.

La mayor crisis de la humanidad, mayor que la económica, política, cultural y moral, ya lo decía Betinho y lo repite en todo momento el Papa Francisco: es la falta de sensibilidad de los seres humanos hacia otros seres humanos.

Esta sensibilidad de Fernando Haddad quedó demostrada, cuando era Ministro de Educación y luego como Alcalde de São Paulo, con las políticas sociales y educativas reconocidas por todos.

Gravemente insensible se mostró el candidato Jair Bolsonaro con el que sigue, entre otros tantos ejemplos. Cuando las mujeres que, entre lágrimas, buscaban restos, o al menos algunos huesos de sus seres queridos asesinados o desaparecidos, Bolsonaro les dijo: “Quien busca huesos es el perro”. Además de ser una ofensa sin nombre a estas personas, mostró su nivel de falta de sensibilidad y de la más profunda inhumanidad.

Por estas y otras razones, mi voto es para Fernando Haddad y Manuela d’Ávila que tendrán como primera misión reconciliar el país y recuperar la sensibilidad mínima ―los derechos del corazón― para ejercer un gobierno que sea, al decir de Gandhi, un gesto amoroso para con el pueblo y el cuidado de la cosa común.

   así lo vimos…

releo párrafos de la entrada de Leonardo y me quedo con esas palabras al final, los derechos del corazón, esos derechos que el cinismo y la falta de empatía y sensibilidad esconden, y no puedo sino sintonizar ahí,

en los derechos del corazón,

ojalá un día no muy lejano todas seamos parte de un único latir universal, un latido de corazón.

3 aperturas son necesarias en el proceso de desarrollo personal, Open Mind (mente abierta), Open Heart (corazón abierto), Open Will (voluntad abierta), según la teoría U de Otto Scharmer, está claro de cual de estas 3 aperturas nos habla Boff hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

hasta los vientos contrarios nos conducirán a puerto seguro

leo la columna de Leonardo Boff, de la que entresaco un par de frases,

el desafío hoy es entender la política como cuidado de Brasil, de su gente, especialmente de los más vulnerables, como indios y negros, cuidado de la naturaleza, de la educación, de la salud, de la justicia para todos.

Nuestro desafío es mostrar que Brasil puede ser, de hecho, una pequeña anticipación simbólica de que todo es rescatable: la humanidad unida, una y diversa, sentados a la mesa en una comensalidad.

¿Es un sueño? Sí, el sueño bueno, el sueño necesario.    

Y me quedo con otros apuntes, como la imagen de ese casamiento entre el saber académico y el saber popular, la investigación en las fuentes aunado con la experiencia de vida, ambas tan ricas,

o esa imagen de la política como cuidado de la gentes, sobre todo la más desfavorecida, pero mejor eliminamos al intermediario, y te dejo con el texto todo, como dirían nuestros amigos brasileiros.

000

El pueblo brasilero se ha habituado a afrontar la vida y a conseguir todo “en la lucha y a la fuerza”, es decir, superando dificultades, y con mucho trabajo. ¿Por qué no “enfrentaría” también el último desafío de hacer los cambios necesarios, en medio de la actual crisis, que nos coloquen en el camino recto de la justicia para todos?

El pueblo brasileño todavía no ha acabado de nacer. Lo que heredamos fue la Empresa-Brasil con una élite esclavista y una masa de destituidos. Pero del seno de esta masa nacieron líderes y movimientos sociales con conciencia y organización. ¿Su sueño? Reinventar Brasil.

El proceso comenzó a partir de abajo, y ya no hay cómo detenerlo, ni siquiera por los sucesivos golpes sufridos, como el de 1964, civil-militar, y el de 2016, parlamentario-jurídico-mediático.

A pesar de la pobreza, de la marginación y de la perversa desigualdad social, los pobres inventaron sabiamente caminos de supervivencia. Para superar esta anti-realidad, el Estado y los políticos necesitan escuchar y valorar lo que el pueblo ya sabe y ha inventado. Sólo entonces habremos superado la división élites-pueblo, y seremos una nación no escindida ya, sino cohesionada.

El brasileño mantiene su compromiso con la esperanza. «Es lo último que se pierde». Por eso tiene la seguridad de que Dios escribe derecho aun con líneas torcidas. La esperanza es el secreto de su optimismo, que le permite relativizar los dramas, bailar su carnaval, luchar por su equipo de futbol… y mantener encendida la utopía de que la vida es bella y que el mañana puede ser mejor. La esperanza nos remite al principio-esperanza de Ernst Bloch, que es más que una virtud; es una pulsión vital que siempre nos hace suscitar sueños nuevos, utopías y proyectos de un mundo mejor.

Se da en el momento actual, marcado por un casi naufragio del país, un cierto miedo. Lo opuesto al miedo, sin embargo, no es el valor. Es la fe de que las cosas pueden ser diferentes, de que organizados podemos avanzar. Brasil mostró que no es sólo bueno en el carnaval y la música, sino que puede ser bueno en la agricultura, en la arquitectura, en las artes y en su inagotable alegría de vivir.

Una de las características de la cultura brasileña es la jovialidad y el sentido del humor, que ayudan a aliviar las contradicciones sociales. Esa alegría jovial nace de la convicción de que la vida vale más que cualquier otra cosa. Por eso debe ser celebrada con fiesta, y ante el fracaso, mantener el humor que lo relativiza y lo hace soportable. El resultado es la levedad y la vivacidad que tantos admiran en nosotros.

Se está dando un casamiento que nunca antes se dio en Brasil entre el saber académico y el saber popular. El saber popular es “un saber hecho de experiencias”, que nace del sufrimiento y de las mil maneras de sobrevivir con pocos recursos. El saber académico nace del estudio, bebiendo de muchas fuentes. Cuando esos dos saberes se unan, habremos reinventado otro Brasil. Y seremos todos más sabios.

El cuidado pertenece a la esencia de lo humano, y de toda la vida. Sin cuidado enfermamos y morimos. Con cuidado, todo se protege, y dura mucho más. El desafío hoy es entender la política como cuidado de Brasil, de su gente, especialmente de los más vulnerables, como indios y negros, cuidado de la naturaleza, de la educación, de la salud, de la justicia para todos. Ese cuidado es la prueba de que amamos a nuestro país y queremos a todos incluidos en él.

Una de las marcas del pueblo brasileño bien analizada por el antropólogo Roberto da Matta, es su capacidad de relacionarse con todo el mundo, de sumar, juntar, sincretizar y sintetizar. Por eso, en general, no es intolerante ni dogmático. Le gusta acoger bien a los extranjeros.

Pues bien, estos valores son fundamentales para una globalización de rostro humano. Estamos mostrando que es posible y la estamos construyendo. Infelizmente, en los últimos años ha surgido, en contra de nuestra tradición, una oleada de odio, discriminación, fanatismo, homofobia y desprecio a los pobres (el lado sombrío de la cordialidad, según Buarque de Holanda), que nos muestran que somos, como todos los humanos, sapiens y demens, y ahora más demens. Pero eso seguramente pasará y predominará la convivencia más tolerante y apreciadora de las diferencias.

Brasil es la mayor nación neolatina del mundo. Tenemos todo para ser también la mayor civilización de los trópicos, no imperial, sino solidaria con todas las naciones, porque incorporó en sí a representantes de 60 pueblos diferentes que vinieron aquí. Nuestro desafío es mostrar que Brasil puede ser, de hecho, una pequeña anticipación simbólica de que todo es rescatable: la humanidad unida, una y diversa, sentados a la mesa en una comensalidad fraterna, disfrutando de los buenos frutos de nuestra bonísima, grande, generosa Madre Tierra, nuestra Casa Común.

¿Es un sueño? Sí, el sueño bueno, el sueño necesario.

000

muchas gracias, Leonardo, por compartir este sueño brasileño, de una casa común nueva, un sueño bueno, bonito, necesario.

   así lo vimos…

puedes acceder al blog de Leonardo Boff en estos enlaces

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative comons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

contigo somos más

recibo esta invitación para asistir a las 13 edición de contigo somos más paz, muchas gracias, Joaquín, por perseverar en este proyecto, por acercarnos a este ejercicio de recontactar con otra forma de estar en el mundo,

más presentes, más felices, más unidas,

contigo somos más, efectivamente, muchas cosas,

ojalá sigamos siendo, cada vez que nos juntamos, más verdad, más amor, más paz.

   así lo vimos…

reenvío este mensaje a Eva y a Fernando, les encanta Santiago Carrillo, a ver si el domingo tenemos suerte y les vemos, y aprovechamos para disfrutar de otros enfoques, otras músicas, que seguro que nos aportan,

como cada vez que nos juntamos, va a ser que sí.

miro el pie de esta jornada, y observo una serie de organizaciones que acompañan este proceso por un mundo más humano, más amoroso, más pacífico, y me pregunto cuáles son las claves para llevar este enfoque, tan necesario,

a otros entornos, a otros ámbitos, también al mundo de las organizaciones, un entorno en el que el desarrollo del mundo de las emociones y del desarrollo de la conciencia también está presente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

las locomotoras contra el pueblo (y el pueblo contra las locomotoras)

me llega un correo de Avaaz, esta plataforma que moviliza el sentir de un buen puñado de personas anónimas, cuya voz no se escucha en muchos foros, a veces votamos a personas, llámales políticos, que no nos representan,

un correo que va a interrumpir el plácido discurrir de escuchar es amar, las historias que conducen, sin prisa pero sin pausa, a que surja este proyecto en el que ponemos en el centro la escucha y el desarrollo de la conciencia,

un correo en el que nos piden ayuda para hacer frente a una citación judicial por parte de Monsanto, qué curioso este mundo nuevo en el que un mundo corporativo interpone una demanda contra una plataforma de ciudadanas libres,

requiriéndoles que entreguen cualquier correo privado, nota o registro que tengan sobre Roundup, el herbicida de Monsanto, en el centro de su negocio, cada día está más claro que la información es poder, ,

y las formas que tienen los dueños del dinero de hacer evidentes las desigualdades, en procesos judiciales liderados por los abogados más brillantes, y también los más caros, no hace falta aquí, o tal vez sí, preguntarnos por qué será,

quién sabe por qué me viene a la mente la imagen de una locomotora contra una persona desvalida, en la mitad de un paso a nivel, ¿qué harías si te ves en una situación similar en tu vida?

   así lo vimos…

 

de la misma forma que está claro que el poder corrompe, y el poder absoluto parece corromper de forma absoluta, está claro que la unión hace la fuerza, y que cuando nos sentimos fuertes, y no sentimos el miedo, no salimos huyendo despavoridas,

y me planteo una imagen alternativa, en la cual la locomotora no se avalanza contra una persona desvalida, porque la unión hace la fuerza, y lo que se plantea es un choque de trenes, en el que uno o los dos trenes,

mucho me temo que ése es muchas veces el resultado, cuando obedecer no es una alternativa, y salir huyendo no se contempla, va a salir mal.

el mensaje y varios de los términos del mensaje de Avaaz me dejan pensativo, una de las respuestas naturales ante el miedo, cuando no hay intención de pelearse, es prepararse para la lucha, pero no tengo muy claro que éste sea el caso,

porque Avaaz está planteando desde años atrás campañas para denunciar diversas situaciones a lo largo y ancho del mundo, que atentan contra la dignidad humana, y contra la justicia,

tal vez estamos en una expresión de la rabia, que busca restablecer la justicia,

incluso más allá, cuando dos seres, desde la conciencia, cada uno desde la suya, van a entrar en la confrontación, y ahí me quedo pensando, en el miedo, en la rabia, en el orgullo, ese yo soy sano que se planta y dice “aquí estoy yo”,

quién sabe si estamos hablando del miedo, de la rabia o del orgullo, pero tal vez estas líneas y este caso sirven para una evolución, y para hacernos pensar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

en mi garaje no caben dos rolls, ni siquiera uno (buscando la felicidad de la otra forma)

rastreando las claves para la felicidad, me encuentro con la figura de Mo Gawdat, que ofrece una entrevista en la que nos va a hablar de su vida, de la insatisfacción y los problemas que da tener demasiado dinero,

de esa insatisfacción que crece y que te hace comprar en una noche 2 Rolls Royce por internet, con dos erres, como los pobres se comen un paquete entero de Donettes, con dos tes,

todo parece indicar que todo de cualquier cosa, ya sea de dinero o de falta de dinero, de tiempo libre o de tiempo comprimido, de sexo, de viajes paradisíacos y de rock & roll, todo de cualquier cosa no es la receta de la felicidad,

una receta que Mo parece haber encontrado, todo parece indicar que el cerebro procesa muchos más pensamientos negativos que positivos, y que las zonas que se encargan de estas tareas son más amplias,

una receta que nos quiere vender, de hecho así termina la entrevista, lee mi libro, el algoritmo de la felicidad, un consejo que no sé si voy a seguir, qué feo título, el algoritmo de la felicidad,

es curioso, este chico es un crack de la inteligencia artificial, trabaja en Google, y busca un algoritmo, cómo iba a buscar otra cosa, que desentrañe tamaña complejidad, como un martillo busca clavos que clavar,

y sigo leyendo, relajándome de la tensión que las fórmulas y el algoritmo me producen, todo parece indicar que Mo ha encontrado nuevas vías para la gestión de la presión y de los excesos que el mundo material acarrea,

acercándose a las filosofías orientales, el budismo o el sintoísmo, filosofías que parece que es capaz de aunar con la más pura mercadotecnia del mundo neoliberal, el de los donettes y los Rolls, ya sabes, si quieres, lee su libro,

a ver si la próxima noche en vela se relaja, y sólo se compra un Rolls.

   así lo vimos…

en la lectura que hago del artículo me acuerdo de la indagación apreciativa, una técnica o metodología que nos propone hacer grande el sí en nuestras vidas, e indagar en ese espacio tan bonito, bueno, necesario,

bucear en el sí, sería mi traducción, un sí que podemos ver crecer con un poco de entrenamiento, porque no hay habilidad que no se desarrolle con un poco de entrenamiento,

que nos aleje de nuestros hábitos de pensamiento, emocionales (eso que viene a llamarse temperamento) y de acción, y de esas dinámicas en los que la queja, la crítica, la ironía, y otras beldades similares, crecen en nuestro día a día.

de forma curiosa, en paralelo con esta oferta que nos hace Mo, compra mi libro, recibo una meditación de la fundación ananta, gratis total, que me ayuda a contactar con ese algoritmo a pedales, o ese cuadro a trazo, personal, que estoy construyendo,

te animo a que tú hagas el tuyo propio, para entender mejor el origen y los cauces de la felicidad, pero en primera persona, mi felicidad, tu felicidad.

“Es imposible que pase un día sin experimentar una inquietud, una contrariedad, un malestar. Pero desde el momento en que aparecen estas sensaciones, deteneos para examinarlas: ¿qué experimentáis exactamente? Tratad de recordad lo que habéis visto, oído, hecho, dicho, pensado justo antes… A veces, no tomamos inmediatamente consciencia de un cambio de estado interior; solo después de un buen rato, nos damos cuenta de un malestar, de una pesadez, de una oscuridad de la que nos sentimos incómodos.

Pero como esos malestares tienen necesariamente una causa, es importante descubrirla y de sacar una enseñanza para el porvenir. Y si no la encontráis, no permanezcáis ahí sin reaccionar. Concentraros y tratad de liberaros uniéndoos al mundo de la luz, que es nuestra única salvación. Imaginad que os sumergís en ese fluido purificador, vivificante… Pronto os sentiréis liberados, aliviados, y podréis proseguir pacíficamente vuestras actividades.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta.

y mi natural bobalicón no puede des-hacerse de ese extraño paralelismo entre el Rolls Royce y los Donettes, la doble erre y la doble te, tal vez tenemos que experimentar fundiéndonos una noche un par de paquetes de donettes,

y me acuerdo de esa extraña frase que veo en pinterest, y que recuerdo vagamente, es lo que tiene traducir de memoria con un mal inglés, no me acuerdo de la pregunta, pero la respuesta es siempre la misma, el chocolate.

observo con detalle la captura de imagen de este fabuloso Rolls, casi no cabe en el cuadradito, mucho menos en el monigote, y de repente me da por pensar que no va a caber tampoco en mi garaje, mucho menos si compro dos,

y mi preocupación crece hasta que me doy cuenta de que no tengo garaje, qué tontería, casi mejor me aplico con el chocolate.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos, no hace falta que te lo compres, desde este enlace.

 

niebla en el estrecho, continente aislado

Cada vez más la gente se queja de que le falta “algo”. Claro que les falta algo, pero no saben el qué, y piensan que lo encontrarán siempre en adquisiciones materiales o en experiencias nuevas: una relación, un viaje, un cambio en su profesión.

No, lo que necesitan pertenece al dominio del alma y del espíritu.

Pero como sólo tienen una idea muy vaga del alma y del espíritu, tratan siempre de satisfacer el cuerpo, el corazón o el intelecto. Pero el alimento del cuerpo, del corazón, o del intelecto, no puede saciar ni al alma ni al espíritu.

El alma y el espíritu tienen hambre y sed de infinito y de eternidad. Mientras que los humanos no sepan dar el infinito a su alma, y la eternidad a su espíritu, en el fondo de sí mismos se sentirán siempre insatisfechos.

   así lo vimos…

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Camino de Santiago portugués, entre Barcelos y Ponte de Lima, 20 junio 2018

recibo esta meditación este viernes por la mañana, tras charlar ayer por la noche con Jose, mi primo mayor, el nieto mayor en la casa de los abuelos, por parte paterna, como yo lo soy por parte materna, en una familia con dos hijos, un hombre y una mujer,

y hablamos de las casas de nuestros padres, y de la influencia que tiene en nuestro caso la educación que reciben por parte de su madre, nuestra abuela, una mujer que hace una diferencia sustancial en la educación de los hijos,

ejemplo vivo de esa frase de Michelle Obama, por la cual las mujeres educan a sus hijas, y aman a sus hijos, frase que en algunos casos roza la enfermedad, y el amor se convierte en adoración,

y cruzamos historias de los resultados que tiene en casa del hombre esa educación, y en casa de la mujer, quién sabe por qué hoy me encuentro de nuevo, en casa de mi madre, con esa forma tan fea que tiene mi abuela de evadir la conversación,

siempre que la conversación tenga alguna relación con algo profundo, importante, que tenga el más mínimo viso de confrontación, porque ellas, cómo lo sabes, no han hecho nada, ellas sólo pasaban por ahí,

y hay que ver qué rencoroso es el mundo, que no deja de hablar de cosas que a nadie le interesa, qué horror, ellas ya lo pasaron suficientemente mal, e hicieron todo lo que pudieron y más, siempre desde su mejor intención.

me quedo pensando en esa frase, medio broma medio seria, que mi primo me regala en medio de la conversación, y que se puede extrapolar a una forma de no comunicar, ni hablar de lo sustancial, de lo que pasó antes ni de lo que está pasando ahora,

porque hay personas que no van a querer enfrentarse con lo que hicieron, ni con lo que están haciendo, tan evidente en casa de mi abuela, tradición que hoy vive en casa de mi madre, esa frase que tal vez te resuena, y que se oye en una radio inglesa,

niebla en el estrecho, continente aislado.

y me hace gracia observar cómo tenemos tajo, en el mundo material, por medio de la meditación que hoy nos regala la fundación ananta, obra de Omraam Mikhaël Aïvanhov,

y en el mundo espiritual, ese mundo en la que nuestra alma busca expresarse, y nuestro espíritu el contacto con nuestro propósito, el mundo espiritual, sí, ese ámbito propio del desarrollo del ser humano en relación,

este doble ejercicio que proponemos desde 7 emociones, en el que el ser humano, muchas madres sordas y ciegas, que no mudas, y muchos hijos tocados incluidos, de ambos géneros, busca volver a encontrarse, por lo civil o por lo criminal, con la luz.

los 4 reinos para cuatro tipos de atención, de escucha, de conversación nos trazan un itinerario de evolución personal en el ámbito de la atención y de la conversación, empezando por la escucha y la atención piedra,

una forma de no atención (ausencia de presencia) más extendida en este mundo de lo que pensamos, tal vez si miras a tu alrededor, en casa de tus padres, en tu empresa o en tu interior encuentras algún ejemplo que lo ilustra,

buen punto para empezar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

camino de Santiago surgen las puertas del bien y el mal, y otras 3 puertas

“La verdadera moral aparece en los humanos cuando se despierta en ellos la sensibilidad a todo lo que es colectivo, universal, cósmico. Esta facultad les permite entrar en el alma y en el corazón de los demás, y cuando les hace sufrir, de experimentar ellos mismos el dolor que les infligen. De esta manera comprenderán, un día, que todo lo que hacen a los demás, tanto el bien como el mal, se lo hacen a sí mismos. Es evidente que cada ser está, en apariencia, aislado, separado de los demás; pero en realidad, hay una parte espiritual de sí mismo que vive en todas las criaturas, en todo el universo. Si esta consciencia universal está despierta en vosotros, en cuanto perjudicáis a los demás, sentís que os dañáis vosotros mismos. Y lo mismo sucede cuando les dais vuestra ayuda y vuestro amor. Este es el origen de la moral: cuando el hombre empieza a sentir el mal y el bien que hace a los demás.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

   así lo vimos…

camino de Santiago nos mandan esta foto,

que habla de ese camino que a ratos hacemos solas, y a ratos acompañadas,

un camino que habla de nuestra relación con lo bueno y lo malo,

con nuestra conciencia del bien y del mal,

que se plasma en la práctica en nuestras relaciones con otras personas,

y con otros seres,

un camino que no está tan lejos de nuestro camino de desarrollo personal,

y del desarrollo de los grupos y comunidades de los que formamos parte.

recibo este correo de la fundación ananta, y no puedo evitar pensar en la verdadera moral, en este texto que está tan cerca de la comprensión del mundo, y la comprensión del alter (el otro), ya sea otro ser humano,

ya sea otro ser de otro reino (un ser animal, un ser vegetal, un ser planta), una comprensión que nos acerca a la comprensión del todo, un camino de encuentro y de reconciliación conmigo misma,

y no puedo evitar re-leer este párrafo, “en cuanto perjudicáis a los demás / y lo mismo ocurre cuando les dais vuestra ayuda y vuestro amor”, y me dejo de preguntar qué fue primero, el huevo o la gallina,

y me quedo a solas con mi responsabilidad personal.

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Camino de Santiago portugués, entre Barcelos y Ponte de Lima, 20 junio 2018

me acuerdo sin querer de los 7 hábitos de Stephen Covey, y las cuatro capacidades del ser humano,

  1. la auto-conciencia, o conciencia de mí misma,
  2. la conciencia del bien y el mal, tan relacionada con la verdadera moral,
  3. la voluntad independiente,
  4. y la imaginación creativa,

4 capacidades que todas nosotras podemos desarrollar.

y me pregunto con qué emociones, con qué valores, y con qué figuras de el 3ple camino de desarrollo personal (el ser adulto, la madre protectora y el niño natural) asocio yo estas 4 capacidades del ser humano.

la comprensión, la menos visible de nuestras emociones, representada por el azul índigo, es la segunda de las 3 puertas que nos permite transitar caminos desde el ego-sistema enfermo al eco-sistema sano, un viaje de desarrollo personal y de los grupos,

un viaje similar al camino de Santiago, un viaje en el que ahora transito en absoluta soledad, y ahora hacemos totalmente acompaña2, un viaje por 3 puertas que tú también puedes pasar cada día de forma + consciente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.