decisiones desde la cima

“Antes de actuar, tomad el hábito de elevaros mediante el pensamiento hasta una cima desde donde podáis ver con claridad la situación. E incluso si no tenéis nada particular que hacer, cuando dispongáis de algunos segundos libres, entrad en vosotros mismos e imaginad que subís hasta esa cima. Así, cuando después tengáis que actuar y tomar decisiones, lo veréis todo despejado y actuaréis correctamente. La falta de esta práctica es lo que hace que la gente esté desorientada y se sienta desgraciada. Actúan siempre siguiendo sus impulsos irreflexivos, y, evidentemente, se rompen la crisma. Viendo que se han equivocado, toman otra dirección, pero como de nuevo no han reflexionado, se vuelven a romper la crisma. Si, es verdad, la cabeza de los humanos está llena de moratones, de chichones, está hueca, simbólicamente hablando. Por tanto, es momento de que tomen en serio los consejos de los sabios que les dicen: «Entra en ti mismo y medita», pues es así cómo llegarán a elevarse hasta esa cima espiritual en la que captarán múltiples aspectos de la realidad para poder trabajar y manifestarse mejor. “

así lo vimos…

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: amanece en Foncebadón, León, Camino de Santiago, 13 abril 2019 (cortesía de El Trasgu de Foncebadón),

un regalo que nos llega desde fundación Ananta, gracias, Joaquín.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

de la muerte a la vida sólo hay un paso

retomo estas palabras de Leonardo Boff en su blog, y digo retomo porque las he leído antes del fin de semana, el viernes santo, 19 de abril, viernes de pasión, y las he dejado posarse,
al fin y al cabo del viernes al lunes sólo hay un pequeño paso, o 3 pasos,  en 3 días, que marcan la distancia entre un terrible viernes santo de violencia, sí, porque el viernes se da un curioso proceso de exaltación de la violencia,
el ser humano convertido en turba, presto a la combustión,
al lunes de resurrección, en el celebramos la posibilidad de una nueva humanidad, siguiendo el ejemplo de Cristo, plenamente realizado, en este inexplicable explosión e implosión hacia dentro de Dios,
buen momento para pensar qué ha muerto en nosotros, y qué quiere nacer, o ha nacido, en nosotras y a nuestro alrededor, y para ello te dejo con el post de Leonardo, Resurrección de un torturado y crucificado: Jesús de Nazaret.
La Pascua de Resurrección de este año la celebramos en el contexto de un Brasil en el que casi toda la población está siendo sofocada por un gobierno de extrema derecha que tiene un proyecto político-social radicalmente ultraneoliberal. Se muestra sin piedad y sin corazón pues desmonta los avances y los derechos de millones de trabajadores y de personas de otras categorías sociales. Pone a la venta bienes naturales pertenecientes a la soberanía del país. Acepta la recolonización de Brasil e intenta traspasar nuestra riqueza a manos de pequeños y poderosos grupos nacionales e internacionales. No tiene ningún sentido de solidaridad ni de empatía hacia los más pobres ni hacia los que viven amenazados de violencia e incluso de muerte por el hecho de vivir en favelas, ser negros y negras, indígenas, quilombolas o de otra condición sexual.

Andando por este país y un poco por el mundo, oigo en muchas partes gemidos de sufrimiento y de indignación. Entonces me parece escuchar las palabras sagradas: “He visto la opresión de mi pueblo, he oído el clamor que le arrancan sus opresores y conozco sus angustias. Voy a bajar para liberarlos y hacerlos salir de este país hacia una tierra buena y espaciosa” (Ex 3,7-8).

Dios deja su trascendencia (¿Deus acima de todos, «Dios por encima de todos», como dice el slogan de Bolsonaro?), baja y se pone en medio de los oprimidos para ayudarlos a dar el paso (pessach = pascua) desde la opresión a la liberación.

Es de resaltar el hecho de que hay algo de amenazador y perverso en curso: un jefe de estado exalta a torturadores, elogia a dictadores sanguinarios y considera un mero accidente que un negro, padre de familia, sea acribillado de 80 balazos a manos de militares. Y todavía propone el perdón para los que promovieron el holocausto de seis millones de judíos. ¿Cómo hablar de resurrección en el contexto de alguien que predica un perenne «viernes santo» de violencia? Tiene continuamente el nombre de Dios y de Jesús en sus labios y olvida que somos herederos de un prisionero político, calumniado, perseguido, torturado y crucificado: Jesús de Nazaret. Lo que hace y dice es un escarnio, agravado por el apoyo de pastores de iglesias neopentecostales, cuyo mensaje tiene poco o nada que ver con el evangelio de Jesús.

A pesar de esta infamia, queremos celebrar la Pascua de Resurrección que es la fiesta de la vida y de la floración, como la del semiárido nordestino: después de algunas lluvias, todo resucita y reverdece.

Los judíos, esclavizados en Egipto vivieron la experiencia de una travesía, de un éxodo desde la servidumbre a la libertad en dirección a «una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel» (símbolos de justicia y de paz: Ex 3,8). La Pessach judaica (la Pascua) celebra la liberación de todo un pueblo, no solamente de individuos.

La Pascua cristiana se agrega a la Pessach judaica, prolongándola. Celebra la liberación de toda la humanidad por la entrega de Jesús, que aceptó la injusta condenación a muerte de cruz. Ésta le fue impuesta, no por el Padre de bondad, sino como consecuencia de su práctica liberadora ante los desvalidos de su tiempo, y por presentar otra visión de Dios-Padre, bueno y misericordioso, y no un Dios castigador con normas y leyes severas, hecho inaceptable para la ortodoxia de la época. Jesús murió en solidaridad con todos los humanos, abriéndonos el acceso al Dios de amor y de misericordia.

La Pascua cristiana celebra la resurrección de un torturado y crucificado. Él realizó el paso y el éxodo de la muerte a la vida. No volvió a la vida que tenía antes, limitada y mortal como la nuestra. En él irrumpió otro tipo de vida no sometida ya a la muerte, que representa la realización de todas las potencialidades presentes en ella (y en nosotros). Aquel ser que venía naciendo lentamente dentro del proceso de la cosmogénesis y de la antropogénesis, alcanzó por su resurrección tal plenitud que, finalmente, acabó de nacer. Como dijo Pierre Teilhard de Chardin, Jesús, plenamente realizado, explosionó e implosionó hacia dentro de Dios. San Pablo entre perplejo y encantado le llama novissimus Adam (1Cor 15,45), el nuevo Adán, la nueva humanidad. Si el Mesías resucitó, su comunidad, que somos todos nosotros, hasta el cosmos del cual somos parte, participamos de ese evento bienaventurado. Él es el “primero entre muchos hermanos y hermanas” (Rom 8,29). Nosotros le seguiremos.

A pesar del “viernes santo” de odio y de exaltación de la violencia, la resurrección nos infunde la esperanza de que daremos el paso (pascua) desde esta situación siniestra a la recuperación de nuestro país, donde ya no habrá nadie que se atreva a favorecer la cultura de la violencia, ni que exalte la tortura, ni que se muestre insensible al holocausto de millones de personas. Aleluya. Feliz Pascua para todos.

así lo vimos…

 

y me pregunto qué nos reflejan estas palabras de Leonardo y su querido Brasil en nuestras vidas, en un entorno natural y cultural tan diferente, en otra latitud del mundo, con otra situación geopolítica aparentemente tan poco comparable,
y extiendo esta pregunta que crece, tan lejos y tan cerca, ¿qué me cuentas, hay algo en estas palabras de Leonardo que te refleje una situación que vives en tu interior o en tu comunidad?

abro la semana 9 del proceso de la presencia, y leo la afirmación que toca, “me invito a mí mismo a ser espontáneamente alegre”, qué bonita, y siento cómo estuve muerto ayer, y que es buen momento para resucitar.

la teoría U tiene un punto ahí abajito, al fondo de la U, en el que la cosa no está nada clara, tan es así que la línea pierde su continuidad, es un momento que no sé por qué, quién sabe, asocio con este momento mágico en la historia de la humanidad,

de muerte y resurrección.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

desde nuestro sol interior

recibo estas líneas de Leonardo Boff, siempre tan interesantes, que nos cuenta de una realidad brasileña, tan diferente y tan similar a la nuestra, en estas líneas que ponen en el centro la imagen del sol, en representación externa de nuestro ser interior.

Todo lo que está sano puede enfermar. La enfermedad remite siempre a la salud. Esta es la referencia principal, y constituye la dimensión esencial de la vida en su normalidad.

Los desgarros sociales, las andanadas de odio, ofensas, insultos, palabras groseras que están predominando en los medios sociales o digitales e incluso en los discursos públicos, revelan que el alma brasilera está enferma.

Las más altas instancias del poder se comunican con la población usando noticias falsas (fake news), mentiras directas e imágenes que se inscriben en el marco de la pornografía y de la escatología. Esta actitud revela la falta de decencia y de sentido de la dignidad y respetabilidad, inherentes a los más altos cargos de una nación. En el fondo se ha perdido un valor esencial, el respeto a sí mismo y a los otros, marca imprescindible de una sociedad civilizada.

La razón de este desvío se debe a que la dimensión de lo Numinoso ha quedado oscurecida. Lo “Numinoso” (numen en latín es el lado sagrado de las cosas) se revela a través de experiencias que nos envuelven totalmente y que confieren densidad a la vida aún en medio de los mayores padecimientos. Posee un inmenso poder transformador. La experiencia entre dos personas que se aman y la pasión que las vuelve fascinantes configuran una experiencia de lo Numinoso. El encuentro profundo con una persona que en medio de una grave crisis existencial nos encendió una luz, representa una experiencia de lo Numinoso. El choque existencial ante una persona portadora de carisma por su palabra convincente o por sus acciones valientes, nos evoca la dimensión de lo Numinoso. La Presencia inefable que se deja sentir ante la grandeur del universo o de una noche estrellada, suscita en nosotros lo Numinoso. Igualmente los ojos brillantes y profundos de una criaturita.

Lo Numinoso no es una cosa, sino la resonancia de las cosas que tocan lo profundo de nuestro ser y que por eso se vuelven preciosas. Se transforman en símbolos que nos remiten a Algo más allá de ellas mismas. Las cosas, además de ser lo que son, se transfiguran en realidades simbólicas, repletas de significados. Por un lado, nos fascinan y atraen, y por otro nos llenan de respeto y de veneración. Producen en nosotros un nuevo estado de conciencia y perfeccionan nuestros comportamientos.

Ese Numinoso, en el lenguaje de los místicos, como en el mayor de ellos, Mestre Eckhart, o en Teresa de Ávila, así como en el de la psicología de lo profundo de C.G. Jung, está representado por el Sol interior o por nuestro Centro irradiador. El Sol tiene la función de un arquetipo central. Como el Sol atrae a su órbita a todos los planetas, así el arquetipo-Sol satelitiza a su alrededor nuestras significaciones más profundas. Él constituye el Centro vivo e irradiante de nuestra interioridad. El Centro es un dato-síntesis de la totalidad de nuestra vida que se impone por sí mismo. Habla dentro de nosotros, nos advierte, nos apoya y, como el Gran Anciano o la Gran Anciana, nos aconseja para seguir los mejores caminos. Y entonces nunca seremos defraudados.

El ser humano puede cerrarse a este Centro o a este Sol. Hasta puede negarlos, pero nunca puede aniquilarlos. Ellos están ahí como una realidad inmanente al alma.

Este Centro o su arquetipo, el Sol, nos dan equilibrio, armonía personal y social y la convivencia de los contrarios sin exacerbarse por la intolerancia ni por los comportamientos de exclusión.

Pues bien, este Centro se ha perdido en el alma brasilera. Hemos ensombrecido el Sol interior, a pesar de que él está ahí continuamente presente, como el Cristo del Corcovado. Aunque escondido tras las nubes, él sigue allí con los brazos abiertos. Así nuestro Sol interior.

Al perder nuestro Centro y al oscurecer la irradiación del Sol interior, perdemos el equilibrio y la justa medida, bases de cualquier ética, de la sociedad y de toda convivencia. Desequilibrados, andamos errantes, pronunciando palabras desconectadas de toda civilidad y compostura. Nos empequeñecemos y abandonamos la ley áurea de toda ética: “trata humanamente a todos y a cada uno de los seres humanos.” En este momento en Brasil, muchos y muchas no tratan humanamente a sus semejantes. De eventuales adversarios en el campo de las ideas y de las opciones políticas o sexuales se hacen enemigos a quienes cabe combatir y eventualmente eliminar.

Tenemos, urgentemente, que curar nuestra alma herida, recuperar nuestro Centro y nuestro Sol interior, acogiendo las diferencias sin permitir que se tornen desigualdades, a través del diálogo abierto y de la empatía con los que más sufren. Como decía el perfil de una mujer inteligente en twitter: “al colocarnos en el lugar del otro, hacemos del mundo (de la sociedad) un lugar para todos”. Esta es nuestra urgencia, si no queremos conocer la barbarie.

así lo vimos…

y pienso en ese mundo en el que tratamos humanamente, desde nuestro centro y nuestro calorcito interior,  desde nuestro sol interior, a todos los seres humanos, y a todos los seres de la creación, animales, plantas, piedras,

acogiendo las diferencias y la diversidad, celebrando lo diferente para poder agradecer todo lo que nos une, sí, seguramente nos toca volver a hacer un nuevo ejercicio de presencia y de empatía con el alter,

y conmigo misma, porque en algún punto del camino, creo que algo hay de eso en las palabras de Leonardo, simplemente me perdí.desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

¿y si volvemos a observar, a escuchar, a ser investigadoras de nuestra propia vida?

un video la serie BBVA aprendemos juntos, con el maestro José Antonio Fernández Bravo, mre re-contacta con los regalos que el niño natural tiene en la vida, esa naturalidad, esa curiosidad, esa forma tan diferente de apreHender,

de incorporar desde la experiencia, desde el ejemplo transformado por su particular forma de ver, de pensar, de entender todo lo que le rodea, desde el cuerpo, los sentidos, el juego,

y pienso en estas capacidades que vamos limitando con el paso de los años, tal vez José Antonio tiene razón, y los seres adultos somos en algún sentido niños empobrecidos,

en este video que te invito a visitar, 7 minutos para despertar una sonrisa, y para volver a conectar con la escucha de lo que está ocurriendo a tu alrededor.

en este repaso corto, todas nos podemos preguntar qué pasa “cuando las respuestas que obtenemos son diferentes de las que esperamos”, qué pasa en nuestra vida cuando algo no cuadra entre “el objeto real y la representación”,

¿somos capaces de imaginar respuestas que antes no habríamos podido sospechar?,

¿aprendemos a enseñar desde el cerebro del que aprende, con esas posibles repuestas, a adaptar mi mirada a su mirada?, ¿aprendemos a escuchar, por qué dicen lo que  dicen y hacen lo que hacen?,

porque, en definitiva, si nos damos cuenta, lo que hace cualquier investigador es escuchar,

y sigue este video precioso en el que José Antonio nos cuenta las claves que incorpora en este proceso de prueba y error, convertido en proceso de escucha y de apreHendizaje, en el que aprendemos todos, alumnas y profesor…

y en ese contacto con los niños te hacen pensar que quizás el adulto es un niño empobrecido,

los niños me enseñaron todo, me enseñaron que no existe método de enseñanza superior a la capacidad de aprendizaje de la mente humana,

me enseñaron que cuando mi método falla, cuando no llega a producir el aprendizaje deseado, no puedo decir “el que tiene dificultades es el niño que me mira”, tengo que modificar el método que llevo,

me enseñaron a callar para que hablaran ellos, son tus silencios los que conquistan su voz, me enseñaron todo.

 así lo vimos…

quién sabe por qué este video, tal vez es el proceso de buscar una imagen de cabecera que no repita la imagen del maestro, y que evoque al niño, me conecta con el video de aprendemos todos,

ese movimiento,qué bonito nombre, que inician hace unos años Marina, Jaime, Carlos, y un grupo de locas por la vida y la educación, en este proceso de apreHendizaje tan bonito que es la vida.

 si quieres ver un video relacionado con este movimiento, es fácil, basta con teclear en cualquier buscador de internet

Aprendemos Todos : Manifiesto por una nueva educación

incorporamos en nuestros procesos la observación de cómo escuchamos, porque nuestra energía sigue a nuestra atención, y así escuchamos así conversamos, en cuatro niveles que se corresponden con los 4 reinos de nuestro mundo material.

4 reinos para 4 tipos de atención, de escucha, de conversación

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

quien no sabe servir, ni escribir, cada quien y su destino

me levanto perezoso este sábado de enero, con una conversación que habla de los muchos bollos que tenemos en curso, cada quien el suyo, si no son varios, intentando descifrar la historia detrás del personaje,
asunto que no es precisamente sencillo, y me encuentro en pinterest, sumando a mis carpetas imágenes nuevas, una que acabo de titular el principito, un cuento que habla de un niño y de una rosa y de un zorro,
y me encuentro con este escrito de Leonardo Boff, una estrella que habita este precioso universo compartido, que se pregunta, como nos preguntamos el principito, Silvia y yo, y tanta gente más, ¿cuál es nuestro destino?,
una pregunta que es más interesante que la respuesta, mientras seguimos caminando, en este ejercicio tan bonito, bueno y verdadero, que es la vida.
y copio este texto del blog de Leonardo, uno más, en el que nos comparte un poco de su biografía, él no estaba destinado a morir tan joven, en este camino que se construye pasito a paso.
Cada uno de nosotros tiene la edad del universo que son 13.730 millones de años. Todos estábamos virtualmente juntos en aquel puntito, más pequeño que la cabeza de un alfiler, pero repleto de energía y de materia. Ocurrió la gran explosión, y generó las enormes estrellas rojas dentro de las cuales se formaron todos los elementos físico-químicos que componen el universo y todos los seres que lo forman. Somos hijos e hijas de las estrellas y del polvo cósmico. Somos también la porción de la Tierra viva que ha llegado a sentir, a pensar, a amar y a venerar. Por nosotros la Tierra y el universo sienten que forman un gran Todo. Y nosotros podemos desarrollar la conciencia de esa pertenencia.

¿Cuál es nuestro lugar dentro de ese Todo? Más inmediatamente, ¿dentro del proceso de la evolución? ¿Dentro de la Madre Tierra? ¿Dentro de la historia humana? No nos es dado saberlo todavía. Tal vez será la gran revelación cuando hagamos el paso alquímico de este lado de la vida hacia el otro. Ahí, espero, todo quedará claro y nos sorprenderemos, porque todos estamos umbilicalmente interrelacionados, formando la inmensa cadena de los seres y el tejido de la Vida. Caeremos, así lo creo, en los brazos de un Dios-Padre–y-Madre, de infinita misericordia para quien la necesita por causa de sus maldades, y en un abrazo amoroso eterno para los que se orientaron por el bien y por el amor. Después de pasar por la clínica de Dios-misericordia, los otros vendrán también.

Yo de niño de pocos meses estaba condenado a morir. Cuenta mi madre, y las tías siempre lo repetían, que yo tenía “el macaquiño”, expresión popular para la anemia profunda. Todo lo que ingería, lo vomitaba. Todos decían en dialecto véneto: “poareto, va morir”: “pobrecito, va a morir”.

Mi madre, desesperada, y a escondidas de mi padre que no creía en esas cosas, fue a la rezandera, a la vieja Campañola. Ella hizo sus rezos y le dijo: “dele un baño con estas hierbas y después de hacer el pan en el horno, espere hasta que esté tibio y meta a su hijito dentro”. Eso fue lo que hizo mi madre Regina. Me puso sobre la pala de sacar el pan horneado y me metió dentro. Y me dejó allí un buen rato.

Y ocurrió una transformación. Al sacarme del horno empecé a llorar, decían, y a buscar el pecho para chupar la leche materna. Después, mi madre, masticaba en su boca algunas comidas más fuertes y me las daba. Empecé a comer y a fortalecerme. Sobreviví. Y aquí estoy, oficialmente viejo, con 80 años cumplidos.

Pasé por varios peligros que podrían haberme costado la vida: un avión DC-10 en llamas rumbo a Nueva York; un accidente de automóvil contra un caballo muerto en la carretera que me rompió todo; un clavo enorme que cayó sobre mi frente cuando estudiaba en Múnich, que podría haberme matado si hubiera caído sobre mi cabeza; en los Alpes caí en un valle profundo cubierto de nieve y unos campesinos bávaros, viéndome con el hábito oscuro y que me hundía cada vez más, me sacaron con una cuerda. Y otros.

Norberto Bobbio me concedió el título de doctor honoris causa en política por la Universidad de Turín. Entendió que la teología de la liberación había realizado una contribución importante al afirmar la fuerza histórica de los pobres. El asistencialismo clásico o la mera solidaridad, manteniendo a los pobres siempre dependientes, es insuficiente. Ellos pueden ser sujetos de su liberación, cuando concientizados y organizados. Superamos el para los pobres, insistimos en el caminar con los pobres, siendo ellos los protagonistas, y quien pueda y tenga ese carisma viva como los pobres, como lo hicieron tantos, como Dom Pedro Casaldáliga.

Recuerdo que comencé mi discurso de agradecimiento al título, concedido por esa notable figura que es Norberto Bobbio, diciendo: “vengo de la piedra lascada, del fondo de la historia, cuando a duras penas teníamos medios para sobrevivir. Mis abuelos italianos y mi familia desbravaron una región deshabitada y cubierta de pinares, Concórdia, en los confines de Santa Catarina. Ellos tuvieron que luchar para sobrevivir. Muchos murieron por falta de médicos. Después fui subiendo en la escala de la evolución: los 11 hermanos estudiaron, hicieron la universidad, yo pude terminar mis estudios en Alemania. Ahora estoy aquí en esta famosa universidad”. Y a pedido de Bobbio, hice un resumen de los propósitos de la Teología de la Liberación, que tiene como eje central la opción por los pobres contra su pobreza y a favor de la justicia social. Di muchos cursos por todo el mundo, escribí bastante, enjugué lágrimas y mantuve fuerte la esperanza de militantes que se frustraban con los rumbos de nuestro país.

¿Cuál será mi destino? No lo sé. Tomé como lema el que era de mi padre, que lo vivía: “quien no vive para servir, no sirve para vivir”. A Dios la última palabra.

así lo vimos…

y me sigo preguntando cuál será mi propósito, o mi destino, y el de tantas personas que no sabemos servir ni escribir, o el de organizaciones con espíritu y corazón, qué extraño nombre,

de la misma forma que me pregunto cómo podemos alinear el propósito de las personas en las organizaciones si no partimos de propósitos individuales claros, ¿no te parece?

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.

o3 habla de organizaciones que tienen todo que ver con el “y”, organizaciones que ponen en el centro a las personas, trabajadoras – clientes – otros colectivos, que son capaces de integrar y desarrollar de forma armónica el 3ple camino,
organizaciones innovadoras,
organizaciones saludables,
organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

revisamos el 2018, con el espejo de Brasil y la ayuda de Leonardo

ha pasado un año y hacemos una pequeña recapituación de dónde estábamos antes y dónde estamos ahora, y, qué casualidad, en la preparación de este texto irrumpe la entrada de Leonardo Boff,
que hace lo mismo desde el Brasil, una entrada que sirve como espejo de las estructuras, sistema de pensamiento y nivel de conexión con la fuente en el que se ha movido, en algunos casos y territorios, el año 2018,
un espejo en el que no sé si nos va a gustar mirarnos, pero que está ahí, para por si acaso, un espejo que nos puede ayudar, de alguna forma, en nuestros pensamientos para el año que entra, el 2019, que ya está aquí.
Dicen notables cosmólogos que todo comenzó con un inmenso caos, el big bang. Materia y antimateria chocaron. Sobró una ínfima porción de materia que dio origen al actual universo. El caos fue generativo. Este año hemos conocido también un gran caos en todas las instancias. Irrumpió el lado perverso de la cordialidad brasilera. Según Sergio Buarque de Holanda (Raizes do Brasil, 5º capítulo) “la enemistad bien puede ser tan cordial como la amistad, ya que una y otra nacen del corazón” (p. 107). En las elecciones de 2018, el lado perverso de la cordialidad ocupó la escena: mucho odio, difamaciones, millones de fake news, hasta la puñalada dada al candidato Bolsonaro, que acabó elegido presidente del país. Ese caos fue sólo destructivo, todavía no mostró ser generativo. Y debe serlo para que no entremos en un callejón sin salida.

Nunca en nuestra historia republicana habíamos tenido un presidente de extrema-derecha, homófobo, misógino, enemigo declarado de los homoafectivos y quilombolas, amenazador de las reservas indígenas, promotor de la venta generalizada de armas, y teniendo como símbolo de campaña los dedos en forma de arma.

Descendiente de italianos Sin Tierra, llegados a Brasil a finales del siglo XIX, pretende criminalizar al Movimiento de los Sin Terra y de los Sin Techo como terroristas. Asuntos tan sensibles como la corrupción, el anti-PT, el rescate de los valores tradicionales de la familia (aunque Bolsonaro va ya por su tercer casamiento) y la lucha contra el aborto, fueron temas que propulsaron su campaña. Algunas iglesias neopentecostales fueron aliados fundamentales suyos, máquinas de falsas noticias.

El elegido se muestra ignorante de los principales problemas nacionales y mundiales. Tiene una lectura de cuartel, fijada en los tiempos de la dictadura militar, hasta el punto de declarar héroe a un famoso torturador, Brilhante Ustra. Ha escogido ministros que van a contra-corriente de la historia, negacionistas del calentamiento planetario, con ideas extrañas, como el de Relaciones Exteriores, el de Educación y el de Medio Ambiente. Se ha alineado subalternamente a la política del presidente Trump, entrando en conflicto con aliados históricos.

Dice introducir una nueva política, que de nuevo no tiene nada. Como dice un joven filósofo, Raphael Alvarenga, que articula bien filosofía con política: “La novedad consiste en la combinación monstruosa de necropolíticalawfare, fundamentalismo religioso y ultraliberalismo económico”.

El neoliberalismo económico generalizado en todo el mundo, ha alcanzado aquí una forma todavía más radical, poniendo nuestros commons, como el petróleo, a la venta en el mercado internacional, y privatizando otros bienes públicos.

El pacto social creado por la Constitución de 1988 ha sido roto, primero con el discutible impeachment de la presidenta Dilma Roussef, y después con el cambio de las leyes laborales, con la negación de la presunción universal de inocencia, con las arbitrariedades de la PF, del MPF y no en último lugar, con el comportamiento confuso y poco digno del STF, ya muy indulgente o excesivamente severo, o sometido al control militar por la presencia de un general, asesor del Presidente de la Casa. Vivimos de hecho en un Estado de excepción, posdemocrático y sin ley, como lo denunció en dos libros, con ese título, el juez de derecho del Tribunal de Justicia de Rio de Janeiro, Rubens R.R. Casara. Boaventura de Souza Santos, conocido sociólogo portugués, afirma más perentoriamente: “El sistema jurídico y judicial creado para garantizar el orden jurisdiccional es, en este momento, un factor jurídico de desorden; es una perversión peligrosa… El STF es una guerra social e institucional”.

El propósito de los que han llegado al poder con sus aliados es destruir al PT y a su líder Lula, preso político y rehén, y borrar de la memoria popular las políticas sociales que beneficiaron a millones de pobres y permitieron a miles de destituidos el acceso a la universidad.

Ha habido corrupción en el PT como en casi todos los partidos. Un juez de primera instancia, Sérgio Moro, perseguidor, fue entrenado en los USA para aplicar el lawfare (deformación la ley para condenar al acusado). Fue de una parcialidad palmaria, denunciada por los juristas nacionales e internacionales más serios.

Pero no seamos ingenuos: la evasión fiscal anual de más de 500 mil millones de reales, es siete veces mayor que la corrupción política, revela el Sindicato Nacional de los Procuradores de Hacienda Nacional. Si se cobrase, sólo con ella se evitaría la reforma de la Seguridad Social. Pero la oligarquía brasilera, atrasada y anti-popular, esconde el hecho, y la prensa, cómplice, se calla.

¿Qué podemos esperar? Es una incógnita. Por amor al país y a los condenados de la Tierra, las grandes mayorías engañadas y decepcionadas, deseamos que el caos actual sea generativo y la cordialidad signifique benevolencia, para que la sociedad, ya muy injusta, no sea tan malvada.

¿qué podemos esperar cuando el elegido se muestra ignorante de los principales problemas nacionales y mundiales?, gracias, Leonardo.

   así lo vimos…

gracias, Leonardo, por tu visión, gracias por compartir

el 2018, en nuestro caso, deja un símbolo extraño, o3, o como el círculo, como la burbuja que está representada en su parte superficial, el mundo de las evidencias materiales, que tienen su origen en las estructuras subyacentes,
3 que tiene que ver con las 3 grandes des-conexiones, 3 que tiene que ver con nuestra congruencia en el pensar – sentir – hacer, 3 que tiene que ver con el 3ple camino de desarrollo de las personas, los grupos y las organizaciones,
un 3ple camino que habla de
organizaciones innovadoras,
organizaciones saludables,
organizaciones excelentes.
 7 emociones, en la base de nuestra propuesta este 2018, es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inpirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

7 emociones en el cole, un proyecto de TRANSformación social

el domingo se abre con una curiosa noticia, 7 emociones en el cole, el proyecto que presentamos a la convocatoria del Societal Transformation Lab, una iniciativa del Presencing Institute, ha sido aceptado en el proceso,

en una carta que Adam Yukelson se envía a sí mismo, y que nos reenvía, todo parece que hemos sido repescados, tras esa consulta que nos hacen llegar para que aclaremos en qué categoría encuadramos el proyecto,

aportando información adicional, una tarea que no es muy difícil, 7 emociones en el cole tiene que ver con el mundo educacional, sí, la educación de la siguiente generación también está en nuestro punto de mira,

de hecho es el origen de 7 emociones, en aquel proyecto que presentamos al segundo talento solidario de la fundación Botín, hace 3 años, qué número más bonito, proceso en el que también somos repescados,

es curioso, 1 vez, 2 veces, a ver qué evolución surge de este segundo proceso, antes de aventurarnos en el siguiente, porque dicen que no hay dos sin 3, en este mundo extraño en el que muchas veces nos encontramos un NO en la antesala de un SÍ.

   así lo vimos…

en el proceso del segundo desafío talento solidario el proyecto que promovemos muta de “comunidades de apreHendizaje” a 7 emociones, y tiene 2 resultados evidentes, el primer MOOC de 7 emociones, que titulamos “7 emociones y 3 dinámicas en el cole”,

y la asociación “historias que TRANSforman”.

en este segundo proceso en el que un proyecto es repescado, y que provoca que nos reunamos alrededor de una mesa Eva, Fernando, Silvia, José Carlos y yo, la idea que tenemos del “output” del proceso seguramente también nos sorprende,

es una de las grandes ventajas de iniciar un proceso de exploración, tal vez la aplicación “escuchar es amar”, asociada al proyecto, tome un curso nuevo, tal vez desarrollemos el juego de mesa “diY (do it Yourself)” de 7 emociones,

tal vez prototipemos algún entorno de formación remota, con evaluaciones de la formación, con lo poco que a mí me gusta, quién sabe por qué le tengo tanta aversión a los exámenes, definitivamente me lo tendría que hacer mirar,

quién sabe qué está por venir, cuando nos abrimos a la energía del grupo, a la participación, con esa voluntad blanda que se pone a disposición de una opción de futuro, la mejor para todas, que la voluntad dura niega,

porque mucho me temo que esto no va de que se haga lo que yo quiero, como yo quiero, cuando yo quiero, en este mundo nuevo, tan parecido y tan diferente del viejo, tal vez ésa es la mayor TRANSformación que podemos experimentar.

definitivamente, de los 3 movimientos de la teoría U, OM (Open Mind, mente abierta), OH (Open Heart, corazón abierta), OW (Open Will, voluntad abierta), el tercero es el que más nos cuesta, y es el que más beneficios nos puede traer,

de hecho es la puerta del EGO al ECO, del yoyismo (yo – mi – me – conmigo) a la comprensión del ecosistema del que formo parte, y a la acción conjunta, ese proceso que de alguna forma ya hemos iniciado,

con la ayuda del amarillo dorado, esa energía tan especial, otra vez…

como documentación asociada al proyecto “7 emotions at school” incluimos los links al modelo 7 emociones, creative commons, y a 3 escuchas, el entorno de autoformación asociado al modelo, 2 recursos que están a tu disposición,

como mejor prueba de que no hay mejor forma de dar confianza en lo que vamos a hacer que mostrar lo que ya estamos haciendo.

preparo un texto corto para un par de listas de amigas a las que les hacemos llegar el latir de nuestro blog, que titulo “una luz dorada nos acompaña, y somos repesca2 por segunda vez”,

todo parece indicar que 7 emociones ha nacido con esa energía tan bonita, con ese amarillo dorado, y con esa energía sigue, en este segundo proceso de TRANSformación social, en el mundo de la educación,

y antes de mandarlo leo esta meditación que nos llega desde la fundación ananta, gracias, Joaquín por estar ahí,

“La tristeza, el desánimo, la irritación… haced todo lo posible para salir de esos estados encendiendo las lámparas que el Creador ha puesto en vosotros… todo tipo de lámparas, grandes, pequeñas, coloreadas… ¿Cómo alumbrarlas? Simplemente como encendéis las lámparas de vuestra casa.

En cada casa existe una instalación eléctrica que depende de una central, y cuando queréis alumbraros, apretáis un botón. Interiormente, todos poseéis una instalación idéntica que recibe la corriente de la Central cósmica: Dios. En el mundo físico, hay un botón, un interruptor, que es preciso presionar o girar. En el mundo psíquico, el pensamiento basta. Os concentráis en el Señor, la Luz de las luces, pensando que ilumináis las lámparas dentro de todo vuestro ser. Primero se enciende una, luego otra… No os detengáis, otras se encenderán y finalmente se producirá una verdadera iluminación.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

 

 

ojalá hubiese sido capaz de aplicar este truco a base de albaricoques

de vuelta a casa desde Madrid, después de asistir al meet del grupo de Reimaginando organizaciones, en la que vamos a aprender un poco sobre sociocracia, leo este capítulo de El mundo amarillo, de Albert Espinosa,

un capítulo que he leído anteriormente, seguro que alguna más que un par de veces, el vigesimosegundo descubrimiento, un truco para no enfadarse jamás, un truco que no he aplicado un par de veces este año,

mira que sí me enfadé, y mucho, enfados de los que me arrepiento,

ojalá te sirva, y más, ojalá seas capaz de aplicarlo a tiempo.

Busca tu punto de no retorno.

Radiólogo con orejas pequeñas y cejas enormes que nos hipnotizaba con su tono de voz y sus historias.

Creo que no hay nada que odie más que enfadarme; gritar, maldecir, no poder controlar ese momento.

En el hospital a veces maldecíamos nuestro destino, a veces nos enfadábamos con él. Un médico (un radiólogo que a veces nos contaba  chistes cuando salía de guardia) nos enseñó a controlar nuestros enfados, a ser capaces de conocer nuestros límites.

Nos habló del “punto de no retorno”. Ese punto en el que, una vez lo hemos traspasado, no podemos dejar de enfadarnos. Existe, es tangible, es material; podemos sentirlo y por lo tanto podemos controlarlo.

Nuestro amigo radiólogo nos hacía coger una hoja de papel y escribir qué notábamos antes de llegar a ese punto, los grados de enfado. ¿Cómo son? ¿Qué notas cuando sientes que no puedes controlar tu rabia y tu ira?

Era una lista de tres o cuatro punto parecidos a los siguientes:

  1. Noto que me está molestando lo que dice la otra persona.
  2. Comienzo a notar que mi enfado crece.
  3. He comenzado a chillar, noto que mi rabia se está apoderando de mí. Comienzo a perder el control.
  4. Llego al punto de no retorno.

Si tardas cuatro puntos en llegar a ese momento notarás que antes de llegar, junto antes de perder el control y enfadarte, existe la posibilidad de parar. Notarás que junto antes quizá mueves mucho las manos o tu voz tiembla o dices tacos. Ésos son los efectos que debes controlar.

¿Cómo? Pues al principio pidiéndole a tu pareja, a tu amigo o a un amarillo que te diga una palabra clave cuando ves alguno de estos síntomas. Que diga “pistacho” o “Estados Unidos”. Lo que sea, para que tú te des cuenta de que estás llegando a ese momento. Al principio uno no nota sus puntos de retorno, va tan acelerado, tan a tope, que la línea entre uno y otro estado es casi invisible.

Cuando te hayan dicho un par de veces la palabra clave notarás que empiezas a ser capaz de divisarla. Ése es el momento justo en el que debes apagar tu rabia, bajar un escalón, ya que si no llegas a ese punto serás capaz de controlarte. Todo se puede desconectar si no llegas a ese punto. 

En el hospital comencé a practicarlo; mi palabra clave era “tumor”. Siempre me ha gustado darle un valor más positivo a esa palabra. Poco a poco dejé de enfadarme; funcionaba y yo flipaba.

Cuanto te vas haciendo mayor tus puntos de no retorno cambian de lugar. El paso de los años, las experiencias, hacen que nos enfademos menos y que nuestros puntos de retorno estén más lejos. Así que es importante buscarlos; cada año hay que detectarlos, encontrarlos y detenerlos. 

Es bueno enfadarse a veces, pero no es bueno llegar al punto de no retorno.

Y ahí se acaba este capítulo, que leo en este viaje en tren, tal vez no me hace falta leer otro y otro, y otro más, tal vez con leer sólo uno, respirarlo, acordándome de esos pocos puntos de no retorno a los que he llegado este año, qué pena,

ojalá la próxima sea capaz de parar un poco antes, con esta palabra que acabo de elegir, “albaricoque”, antes de cruzar el umbral.

   así lo vimos…

justo antes de subirme al tren vuelvo sobre mis pasos en la escalera mecánica, donde empezaba a subir me giro y vuelvo dando zancadas, para alcanzar el piso, y acercarme a esta pared, quién sabe por qué me atrae de esta manera,

¿pretendo mandar un mensaje de paz o estoy pidiendo perdón por el cuarto paso que di, por el umbral que traspasé, el umbral de no retorno, y por el daño que a la otra persona, y a la relación, le pudo causar mi rabia sin control?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

7 años de aprendemos todos

me contacta Carlos Carrera desde Kansas City, más allá de las fronteras y de las aguas que nos unen y nos separan, para recordarme que estamos de cumpleaños, ya hace 7 años, un septenio, un mundo de tiempo,

de la primera edición de aprendemos todos, ese congreso inicial en el que un grupo de locos maravillosos se unen en torno a un sueño de Marina Escalona, tan bien acompañada por Jaime Buhigas, por Fidel Delgado, por Luis Emilio Oliver, por Carlos,

y no puedo evitar acordarme de ese fin de semana precioso que paso con todos ellos, y con más gente, bailando, respirando, incorporando la risa y la emoción en esa mirada que nos anima a seguir aprendiendo, jugando, mostrándonos,

buscando preguntas nuevas, ¿cuál es el mundo que queremos a nuestro alrededor?, ¿cuál es el mundo nuevo que quiero desarrollar desde mi interior?, un juego que es mucho más bonito y posible desde la relación,

gracias, Carlos, por este recordatorio, en el que hace 7 años, el 11 del 11 del 11, un grupo de locos mayorcitos se juntan para celebrar un mundo nuevo, una nueva forma de sentir , de pensar, de hacer, en torno a la educación,

convertida en procesos de aprendizaje, porque nos encanta aprender.

   así lo vimos…

y me acuerdo de ese manifiesto, convertido en vídeo, de una nueva educación, ese sueño de Marina que va tomando forma, aquí y allá

y reviso una serie de entradas de este blog, bajo la categoría que las aglutina, aprendemos todos, qué curioso, no hay una, sino dos, aprendemos todos una nueva educación,

y hablando de revisar, Carlos, a ver si contacto con Marina, con Jaime, con Fidel, ha pasado un rato desde que les veo por última vez, ¿sabes algo de Luis Emilio?, lo dicho, Carlos, felicidades, y muchas gracias por existir en mi vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

puentes al norte, puentes al sur

Tomás Elorriaga nos comparte este video del canal de Jay Shetty, traducido al castellano por puente al norte, un espacio que nos provee de traducciones de los pensadores del momento,

un vídeo que habla de la linealidad de la muerte, y de los altibajos de la vida, un vídeo que termina con esta frase, muchas gracias por la traducción, yo que tú no me perdería las otras,

We cannot avoid the ups and downs, but we can change the way we see them, because as Wayne Dyer said, “when we change the way we look at things, the things we look at change”.

No podemos evitar los altibajos, pero podemos cambiar la forma en la que los vemos, porque como dijo Wayne Dyer, “cuando cambiamos la forman en que miramos a las cosas, las cosas que miramos cambian”.

   así lo vimos…

y aprovecho para copiar este texto que explica el origen de este espacio en internet, en busca del equilibrio cuerpo, alma, mente,  y el curioso nombre que define de maravilla su motivo de ser, puentes al norte.

A lo mejor has leído libros traducidos al español con los que has resonado, libros que te han ayudado a superar temas difíciles y dolorosos en tu vida. Quieres encontrar más en Internet así que googleas al autor o autores y ves que hay mucho material, ves que mucha gente les sigue en redes sociales, tienen una cantidad de vídeos en YouTube, blogs, etc. pero… ¡todo está en inglés! Y tú de inglés, poco y nada.

¿Has sentido miles de veces esa frustración al querer profundizar más en esas técnicas o consejos que te ayuden a superar algo que sientes que no está bien en tu vida, pero cuando buscas encuentras mucho material en inglés y poco en español?

Quizás te ha invadido la decepción cuando alguien te habla de una técnica que te vendría como anillo al dedo para tu desarrollo personal o para la situación de vida que estás atravesando, pero resulta que todavía casi ni se conoce en el mundo de habla hispana, y no encuentras nada en español.

No te preocupes. Deja ya de sentir frustración. Conecta y aprende con aquellos que hoy juegan un rol muy importante en el movimiento de cambio de consciencia para lograr un mundo mejor y una vida plena y feliz.

Alcanzarás esa paz y esa plenitud porque las enseñanzas que encontrarás aquí, en Puente al norte, transformarán tu forma de ver la vida y de actuar.

¿Cómo imaginas tu vida luego de aprender con grandes maestros? ¿Cómo te imaginas tu próximo «momento ajá», donde eres capáz de ver con absoluta claridad la solución y la respuesta a tu problema o confusión emocional?

¡Únete y cruza el puente!

al leer este texto, puentes al norte, me doy cuenta cómo me gusta crear puentes entre cosas aparentemente inconexas, y acabo de crear otro, que me contacta con un capítulo de el mundo amarillo, de Albert Espinosa,

el decimotercer descubrimiento, la búsqueda del sur y del norte, qué curioso, un capítulo que empieza así.

Si los sueños son el norte y se cumplen, tendrás que ir hacia el sur.

una enfermera en la UVI mientras acariciaba mi pelo y notaba que tan solo tenía un pulmón.y a ti, ¿qué puentes te gusta crear?por medio de 7 emociones y 3 escuchas, este taller gratutito en internet que puedes atravesar a tu propio ritmo, en inglés se denomina SPOOC (Self Paced Open On-line Course), creamos puentes,

  • entre la responsabilidad emocional y el análisis transaccional,
  • entre el análisis transaccional y el campo de la atención de la teoría U,
  • entre la teoría U y nuestro rico mundo emocional,

puentes entre la luz focal del sol y la luz difusa del infinito, entre la luz y eso que llamamos normalmente oscuridad, con la ayuda del color, y del arco iris, hasta encontrar el verde, muchas gracias, Goethe, por tu colaboración.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.