¿y si volvemos a observar, a escuchar, a ser investigadoras de nuestra propia vida?

un video la serie BBVA aprendemos juntos, con el maestro José Antonio Fernández Bravo, mre re-contacta con los regalos que el niño natural tiene en la vida, esa naturalidad, esa curiosidad, esa forma tan diferente de apreHender,

de incorporar desde la experiencia, desde el ejemplo transformado por su particular forma de ver, de pensar, de entender todo lo que le rodea, desde el cuerpo, los sentidos, el juego,

y pienso en estas capacidades que vamos limitando con el paso de los años, tal vez José Antonio tiene razón, y los seres adultos somos en algún sentido niños empobrecidos,

en este video que te invito a visitar, 7 minutos para despertar una sonrisa, y para volver a conectar con la escucha de lo que está ocurriendo a tu alrededor.

en este repaso corto, todas nos podemos preguntar qué pasa “cuando las respuestas que obtenemos son diferentes de las que esperamos”, qué pasa en nuestra vida cuando algo no cuadra entre “el objeto real y la representación”,

¿somos capaces de imaginar respuestas que antes no habríamos podido sospechar?,

¿aprendemos a enseñar desde el cerebro del que aprende, con esas posibles repuestas, a adaptar mi mirada a su mirada?, ¿aprendemos a escuchar, por qué dicen lo que  dicen y hacen lo que hacen?,

porque, en definitiva, si nos damos cuenta, lo que hace cualquier investigador es escuchar,

y sigue este video precioso en el que José Antonio nos cuenta las claves que incorpora en este proceso de prueba y error, convertido en proceso de escucha y de apreHendizaje, en el que aprendemos todos, alumnas y profesor…

y en ese contacto con los niños te hacen pensar que quizás el adulto es un niño empobrecido,

los niños me enseñaron todo, me enseñaron que no existe método de enseñanza superior a la capacidad de aprendizaje de la mente humana,

me enseñaron que cuando mi método falla, cuando no llega a producir el aprendizaje deseado, no puedo decir “el que tiene dificultades es el niño que me mira”, tengo que modificar el método que llevo,

me enseñaron a callar para que hablaran ellos, son tus silencios los que conquistan su voz, me enseñaron todo.

 así lo vimos…

quién sabe por qué este video, tal vez es el proceso de buscar una imagen de cabecera que no repita la imagen del maestro, y que evoque al niño, me conecta con el video de aprendemos todos,

ese movimiento,qué bonito nombre, que inician hace unos años Marina, Jaime, Carlos, y un grupo de locas por la vida y la educación, en este proceso de apreHendizaje tan bonito que es la vida.

 si quieres ver un video relacionado con este movimiento, es fácil, basta con teclear en cualquier buscador de internet

Aprendemos Todos : Manifiesto por una nueva educación

incorporamos en nuestros procesos la observación de cómo escuchamos, porque nuestra energía sigue a nuestra atención, y así escuchamos así conversamos, en cuatro niveles que se corresponden con los 4 reinos de nuestro mundo material.

4 reinos para 4 tipos de atención, de escucha, de conversación

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

Anuncios

quien no sabe servir, ni escribir, cada quien y su destino

me levanto perezoso este sábado de enero, con una conversación que habla de los muchos bollos que tenemos en curso, cada quien el suyo, si no son varios, intentando descifrar la historia detrás del personaje,
asunto que no es precisamente sencillo, y me encuentro en pinterest, sumando a mis carpetas imágenes nuevas, una que acabo de titular el principito, un cuento que habla de un niño y de una rosa y de un zorro,
y me encuentro con este escrito de Leonardo Boff, una estrella que habita este precioso universo compartido, que se pregunta, como nos preguntamos el principito, Silvia y yo, y tanta gente más, ¿cuál es nuestro destino?,
una pregunta que es más interesante que la respuesta, mientras seguimos caminando, en este ejercicio tan bonito, bueno y verdadero, que es la vida.
y copio este texto del blog de Leonardo, uno más, en el que nos comparte un poco de su biografía, él no estaba destinado a morir tan joven, en este camino que se construye pasito a paso.
Cada uno de nosotros tiene la edad del universo que son 13.730 millones de años. Todos estábamos virtualmente juntos en aquel puntito, más pequeño que la cabeza de un alfiler, pero repleto de energía y de materia. Ocurrió la gran explosión, y generó las enormes estrellas rojas dentro de las cuales se formaron todos los elementos físico-químicos que componen el universo y todos los seres que lo forman. Somos hijos e hijas de las estrellas y del polvo cósmico. Somos también la porción de la Tierra viva que ha llegado a sentir, a pensar, a amar y a venerar. Por nosotros la Tierra y el universo sienten que forman un gran Todo. Y nosotros podemos desarrollar la conciencia de esa pertenencia.

¿Cuál es nuestro lugar dentro de ese Todo? Más inmediatamente, ¿dentro del proceso de la evolución? ¿Dentro de la Madre Tierra? ¿Dentro de la historia humana? No nos es dado saberlo todavía. Tal vez será la gran revelación cuando hagamos el paso alquímico de este lado de la vida hacia el otro. Ahí, espero, todo quedará claro y nos sorprenderemos, porque todos estamos umbilicalmente interrelacionados, formando la inmensa cadena de los seres y el tejido de la Vida. Caeremos, así lo creo, en los brazos de un Dios-Padre–y-Madre, de infinita misericordia para quien la necesita por causa de sus maldades, y en un abrazo amoroso eterno para los que se orientaron por el bien y por el amor. Después de pasar por la clínica de Dios-misericordia, los otros vendrán también.

Yo de niño de pocos meses estaba condenado a morir. Cuenta mi madre, y las tías siempre lo repetían, que yo tenía “el macaquiño”, expresión popular para la anemia profunda. Todo lo que ingería, lo vomitaba. Todos decían en dialecto véneto: “poareto, va morir”: “pobrecito, va a morir”.

Mi madre, desesperada, y a escondidas de mi padre que no creía en esas cosas, fue a la rezandera, a la vieja Campañola. Ella hizo sus rezos y le dijo: “dele un baño con estas hierbas y después de hacer el pan en el horno, espere hasta que esté tibio y meta a su hijito dentro”. Eso fue lo que hizo mi madre Regina. Me puso sobre la pala de sacar el pan horneado y me metió dentro. Y me dejó allí un buen rato.

Y ocurrió una transformación. Al sacarme del horno empecé a llorar, decían, y a buscar el pecho para chupar la leche materna. Después, mi madre, masticaba en su boca algunas comidas más fuertes y me las daba. Empecé a comer y a fortalecerme. Sobreviví. Y aquí estoy, oficialmente viejo, con 80 años cumplidos.

Pasé por varios peligros que podrían haberme costado la vida: un avión DC-10 en llamas rumbo a Nueva York; un accidente de automóvil contra un caballo muerto en la carretera que me rompió todo; un clavo enorme que cayó sobre mi frente cuando estudiaba en Múnich, que podría haberme matado si hubiera caído sobre mi cabeza; en los Alpes caí en un valle profundo cubierto de nieve y unos campesinos bávaros, viéndome con el hábito oscuro y que me hundía cada vez más, me sacaron con una cuerda. Y otros.

Norberto Bobbio me concedió el título de doctor honoris causa en política por la Universidad de Turín. Entendió que la teología de la liberación había realizado una contribución importante al afirmar la fuerza histórica de los pobres. El asistencialismo clásico o la mera solidaridad, manteniendo a los pobres siempre dependientes, es insuficiente. Ellos pueden ser sujetos de su liberación, cuando concientizados y organizados. Superamos el para los pobres, insistimos en el caminar con los pobres, siendo ellos los protagonistas, y quien pueda y tenga ese carisma viva como los pobres, como lo hicieron tantos, como Dom Pedro Casaldáliga.

Recuerdo que comencé mi discurso de agradecimiento al título, concedido por esa notable figura que es Norberto Bobbio, diciendo: “vengo de la piedra lascada, del fondo de la historia, cuando a duras penas teníamos medios para sobrevivir. Mis abuelos italianos y mi familia desbravaron una región deshabitada y cubierta de pinares, Concórdia, en los confines de Santa Catarina. Ellos tuvieron que luchar para sobrevivir. Muchos murieron por falta de médicos. Después fui subiendo en la escala de la evolución: los 11 hermanos estudiaron, hicieron la universidad, yo pude terminar mis estudios en Alemania. Ahora estoy aquí en esta famosa universidad”. Y a pedido de Bobbio, hice un resumen de los propósitos de la Teología de la Liberación, que tiene como eje central la opción por los pobres contra su pobreza y a favor de la justicia social. Di muchos cursos por todo el mundo, escribí bastante, enjugué lágrimas y mantuve fuerte la esperanza de militantes que se frustraban con los rumbos de nuestro país.

¿Cuál será mi destino? No lo sé. Tomé como lema el que era de mi padre, que lo vivía: “quien no vive para servir, no sirve para vivir”. A Dios la última palabra.

así lo vimos…

y me sigo preguntando cuál será mi propósito, o mi destino, y el de tantas personas que no sabemos servir ni escribir, o el de organizaciones con espíritu y corazón, qué extraño nombre,

de la misma forma que me pregunto cómo podemos alinear el propósito de las personas en las organizaciones si no partimos de propósitos individuales claros, ¿no te parece?

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.

o3 habla de organizaciones que tienen todo que ver con el “y”, organizaciones que ponen en el centro a las personas, trabajadoras – clientes – otros colectivos, que son capaces de integrar y desarrollar de forma armónica el 3ple camino,
organizaciones innovadoras,
organizaciones saludables,
organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

revisamos el 2018, con el espejo de Brasil y la ayuda de Leonardo

ha pasado un año y hacemos una pequeña recapituación de dónde estábamos antes y dónde estamos ahora, y, qué casualidad, en la preparación de este texto irrumpe la entrada de Leonardo Boff,
que hace lo mismo desde el Brasil, una entrada que sirve como espejo de las estructuras, sistema de pensamiento y nivel de conexión con la fuente en el que se ha movido, en algunos casos y territorios, el año 2018,
un espejo en el que no sé si nos va a gustar mirarnos, pero que está ahí, para por si acaso, un espejo que nos puede ayudar, de alguna forma, en nuestros pensamientos para el año que entra, el 2019, que ya está aquí.
Dicen notables cosmólogos que todo comenzó con un inmenso caos, el big bang. Materia y antimateria chocaron. Sobró una ínfima porción de materia que dio origen al actual universo. El caos fue generativo. Este año hemos conocido también un gran caos en todas las instancias. Irrumpió el lado perverso de la cordialidad brasilera. Según Sergio Buarque de Holanda (Raizes do Brasil, 5º capítulo) “la enemistad bien puede ser tan cordial como la amistad, ya que una y otra nacen del corazón” (p. 107). En las elecciones de 2018, el lado perverso de la cordialidad ocupó la escena: mucho odio, difamaciones, millones de fake news, hasta la puñalada dada al candidato Bolsonaro, que acabó elegido presidente del país. Ese caos fue sólo destructivo, todavía no mostró ser generativo. Y debe serlo para que no entremos en un callejón sin salida.

Nunca en nuestra historia republicana habíamos tenido un presidente de extrema-derecha, homófobo, misógino, enemigo declarado de los homoafectivos y quilombolas, amenazador de las reservas indígenas, promotor de la venta generalizada de armas, y teniendo como símbolo de campaña los dedos en forma de arma.

Descendiente de italianos Sin Tierra, llegados a Brasil a finales del siglo XIX, pretende criminalizar al Movimiento de los Sin Terra y de los Sin Techo como terroristas. Asuntos tan sensibles como la corrupción, el anti-PT, el rescate de los valores tradicionales de la familia (aunque Bolsonaro va ya por su tercer casamiento) y la lucha contra el aborto, fueron temas que propulsaron su campaña. Algunas iglesias neopentecostales fueron aliados fundamentales suyos, máquinas de falsas noticias.

El elegido se muestra ignorante de los principales problemas nacionales y mundiales. Tiene una lectura de cuartel, fijada en los tiempos de la dictadura militar, hasta el punto de declarar héroe a un famoso torturador, Brilhante Ustra. Ha escogido ministros que van a contra-corriente de la historia, negacionistas del calentamiento planetario, con ideas extrañas, como el de Relaciones Exteriores, el de Educación y el de Medio Ambiente. Se ha alineado subalternamente a la política del presidente Trump, entrando en conflicto con aliados históricos.

Dice introducir una nueva política, que de nuevo no tiene nada. Como dice un joven filósofo, Raphael Alvarenga, que articula bien filosofía con política: “La novedad consiste en la combinación monstruosa de necropolíticalawfare, fundamentalismo religioso y ultraliberalismo económico”.

El neoliberalismo económico generalizado en todo el mundo, ha alcanzado aquí una forma todavía más radical, poniendo nuestros commons, como el petróleo, a la venta en el mercado internacional, y privatizando otros bienes públicos.

El pacto social creado por la Constitución de 1988 ha sido roto, primero con el discutible impeachment de la presidenta Dilma Roussef, y después con el cambio de las leyes laborales, con la negación de la presunción universal de inocencia, con las arbitrariedades de la PF, del MPF y no en último lugar, con el comportamiento confuso y poco digno del STF, ya muy indulgente o excesivamente severo, o sometido al control militar por la presencia de un general, asesor del Presidente de la Casa. Vivimos de hecho en un Estado de excepción, posdemocrático y sin ley, como lo denunció en dos libros, con ese título, el juez de derecho del Tribunal de Justicia de Rio de Janeiro, Rubens R.R. Casara. Boaventura de Souza Santos, conocido sociólogo portugués, afirma más perentoriamente: “El sistema jurídico y judicial creado para garantizar el orden jurisdiccional es, en este momento, un factor jurídico de desorden; es una perversión peligrosa… El STF es una guerra social e institucional”.

El propósito de los que han llegado al poder con sus aliados es destruir al PT y a su líder Lula, preso político y rehén, y borrar de la memoria popular las políticas sociales que beneficiaron a millones de pobres y permitieron a miles de destituidos el acceso a la universidad.

Ha habido corrupción en el PT como en casi todos los partidos. Un juez de primera instancia, Sérgio Moro, perseguidor, fue entrenado en los USA para aplicar el lawfare (deformación la ley para condenar al acusado). Fue de una parcialidad palmaria, denunciada por los juristas nacionales e internacionales más serios.

Pero no seamos ingenuos: la evasión fiscal anual de más de 500 mil millones de reales, es siete veces mayor que la corrupción política, revela el Sindicato Nacional de los Procuradores de Hacienda Nacional. Si se cobrase, sólo con ella se evitaría la reforma de la Seguridad Social. Pero la oligarquía brasilera, atrasada y anti-popular, esconde el hecho, y la prensa, cómplice, se calla.

¿Qué podemos esperar? Es una incógnita. Por amor al país y a los condenados de la Tierra, las grandes mayorías engañadas y decepcionadas, deseamos que el caos actual sea generativo y la cordialidad signifique benevolencia, para que la sociedad, ya muy injusta, no sea tan malvada.

¿qué podemos esperar cuando el elegido se muestra ignorante de los principales problemas nacionales y mundiales?, gracias, Leonardo.

   así lo vimos…

gracias, Leonardo, por tu visión, gracias por compartir

el 2018, en nuestro caso, deja un símbolo extraño, o3, o como el círculo, como la burbuja que está representada en su parte superficial, el mundo de las evidencias materiales, que tienen su origen en las estructuras subyacentes,
3 que tiene que ver con las 3 grandes des-conexiones, 3 que tiene que ver con nuestra congruencia en el pensar – sentir – hacer, 3 que tiene que ver con el 3ple camino de desarrollo de las personas, los grupos y las organizaciones,
un 3ple camino que habla de
organizaciones innovadoras,
organizaciones saludables,
organizaciones excelentes.
 7 emociones, en la base de nuestra propuesta este 2018, es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inpirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

7 emociones en el cole, un proyecto de TRANSformación social

el domingo se abre con una curiosa noticia, 7 emociones en el cole, el proyecto que presentamos a la convocatoria del Societal Transformation Lab, una iniciativa del Presencing Institute, ha sido aceptado en el proceso,

en una carta que Adam Yukelson se envía a sí mismo, y que nos reenvía, todo parece que hemos sido repescados, tras esa consulta que nos hacen llegar para que aclaremos en qué categoría encuadramos el proyecto,

aportando información adicional, una tarea que no es muy difícil, 7 emociones en el cole tiene que ver con el mundo educacional, sí, la educación de la siguiente generación también está en nuestro punto de mira,

de hecho es el origen de 7 emociones, en aquel proyecto que presentamos al segundo talento solidario de la fundación Botín, hace 3 años, qué número más bonito, proceso en el que también somos repescados,

es curioso, 1 vez, 2 veces, a ver qué evolución surge de este segundo proceso, antes de aventurarnos en el siguiente, porque dicen que no hay dos sin 3, en este mundo extraño en el que muchas veces nos encontramos un NO en la antesala de un SÍ.

   así lo vimos…

en el proceso del segundo desafío talento solidario el proyecto que promovemos muta de “comunidades de apreHendizaje” a 7 emociones, y tiene 2 resultados evidentes, el primer MOOC de 7 emociones, que titulamos “7 emociones y 3 dinámicas en el cole”,

y la asociación “historias que TRANSforman”.

en este segundo proceso en el que un proyecto es repescado, y que provoca que nos reunamos alrededor de una mesa Eva, Fernando, Silvia, José Carlos y yo, la idea que tenemos del “output” del proceso seguramente también nos sorprende,

es una de las grandes ventajas de iniciar un proceso de exploración, tal vez la aplicación “escuchar es amar”, asociada al proyecto, tome un curso nuevo, tal vez desarrollemos el juego de mesa “diY (do it Yourself)” de 7 emociones,

tal vez prototipemos algún entorno de formación remota, con evaluaciones de la formación, con lo poco que a mí me gusta, quién sabe por qué le tengo tanta aversión a los exámenes, definitivamente me lo tendría que hacer mirar,

quién sabe qué está por venir, cuando nos abrimos a la energía del grupo, a la participación, con esa voluntad blanda que se pone a disposición de una opción de futuro, la mejor para todas, que la voluntad dura niega,

porque mucho me temo que esto no va de que se haga lo que yo quiero, como yo quiero, cuando yo quiero, en este mundo nuevo, tan parecido y tan diferente del viejo, tal vez ésa es la mayor TRANSformación que podemos experimentar.

definitivamente, de los 3 movimientos de la teoría U, OM (Open Mind, mente abierta), OH (Open Heart, corazón abierta), OW (Open Will, voluntad abierta), el tercero es el que más nos cuesta, y es el que más beneficios nos puede traer,

de hecho es la puerta del EGO al ECO, del yoyismo (yo – mi – me – conmigo) a la comprensión del ecosistema del que formo parte, y a la acción conjunta, ese proceso que de alguna forma ya hemos iniciado,

con la ayuda del amarillo dorado, esa energía tan especial, otra vez…

como documentación asociada al proyecto “7 emotions at school” incluimos los links al modelo 7 emociones, creative commons, y a 3 escuchas, el entorno de autoformación asociado al modelo, 2 recursos que están a tu disposición,

como mejor prueba de que no hay mejor forma de dar confianza en lo que vamos a hacer que mostrar lo que ya estamos haciendo.

preparo un texto corto para un par de listas de amigas a las que les hacemos llegar el latir de nuestro blog, que titulo “una luz dorada nos acompaña, y somos repesca2 por segunda vez”,

todo parece indicar que 7 emociones ha nacido con esa energía tan bonita, con ese amarillo dorado, y con esa energía sigue, en este segundo proceso de TRANSformación social, en el mundo de la educación,

y antes de mandarlo leo esta meditación que nos llega desde la fundación ananta, gracias, Joaquín por estar ahí,

“La tristeza, el desánimo, la irritación… haced todo lo posible para salir de esos estados encendiendo las lámparas que el Creador ha puesto en vosotros… todo tipo de lámparas, grandes, pequeñas, coloreadas… ¿Cómo alumbrarlas? Simplemente como encendéis las lámparas de vuestra casa.

En cada casa existe una instalación eléctrica que depende de una central, y cuando queréis alumbraros, apretáis un botón. Interiormente, todos poseéis una instalación idéntica que recibe la corriente de la Central cósmica: Dios. En el mundo físico, hay un botón, un interruptor, que es preciso presionar o girar. En el mundo psíquico, el pensamiento basta. Os concentráis en el Señor, la Luz de las luces, pensando que ilumináis las lámparas dentro de todo vuestro ser. Primero se enciende una, luego otra… No os detengáis, otras se encenderán y finalmente se producirá una verdadera iluminación.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

 

 

ojalá hubiese sido capaz de aplicar este truco a base de albaricoques

de vuelta a casa desde Madrid, después de asistir al meet del grupo de Reimaginando organizaciones, en la que vamos a aprender un poco sobre sociocracia, leo este capítulo de El mundo amarillo, de Albert Espinosa,

un capítulo que he leído anteriormente, seguro que alguna más que un par de veces, el vigesimosegundo descubrimiento, un truco para no enfadarse jamás, un truco que no he aplicado un par de veces este año,

mira que sí me enfadé, y mucho, enfados de los que me arrepiento,

ojalá te sirva, y más, ojalá seas capaz de aplicarlo a tiempo.

Busca tu punto de no retorno.

Radiólogo con orejas pequeñas y cejas enormes que nos hipnotizaba con su tono de voz y sus historias.

Creo que no hay nada que odie más que enfadarme; gritar, maldecir, no poder controlar ese momento.

En el hospital a veces maldecíamos nuestro destino, a veces nos enfadábamos con él. Un médico (un radiólogo que a veces nos contaba  chistes cuando salía de guardia) nos enseñó a controlar nuestros enfados, a ser capaces de conocer nuestros límites.

Nos habló del “punto de no retorno”. Ese punto en el que, una vez lo hemos traspasado, no podemos dejar de enfadarnos. Existe, es tangible, es material; podemos sentirlo y por lo tanto podemos controlarlo.

Nuestro amigo radiólogo nos hacía coger una hoja de papel y escribir qué notábamos antes de llegar a ese punto, los grados de enfado. ¿Cómo son? ¿Qué notas cuando sientes que no puedes controlar tu rabia y tu ira?

Era una lista de tres o cuatro punto parecidos a los siguientes:

  1. Noto que me está molestando lo que dice la otra persona.
  2. Comienzo a notar que mi enfado crece.
  3. He comenzado a chillar, noto que mi rabia se está apoderando de mí. Comienzo a perder el control.
  4. Llego al punto de no retorno.

Si tardas cuatro puntos en llegar a ese momento notarás que antes de llegar, junto antes de perder el control y enfadarte, existe la posibilidad de parar. Notarás que junto antes quizá mueves mucho las manos o tu voz tiembla o dices tacos. Ésos son los efectos que debes controlar.

¿Cómo? Pues al principio pidiéndole a tu pareja, a tu amigo o a un amarillo que te diga una palabra clave cuando ves alguno de estos síntomas. Que diga “pistacho” o “Estados Unidos”. Lo que sea, para que tú te des cuenta de que estás llegando a ese momento. Al principio uno no nota sus puntos de retorno, va tan acelerado, tan a tope, que la línea entre uno y otro estado es casi invisible.

Cuando te hayan dicho un par de veces la palabra clave notarás que empiezas a ser capaz de divisarla. Ése es el momento justo en el que debes apagar tu rabia, bajar un escalón, ya que si no llegas a ese punto serás capaz de controlarte. Todo se puede desconectar si no llegas a ese punto. 

En el hospital comencé a practicarlo; mi palabra clave era “tumor”. Siempre me ha gustado darle un valor más positivo a esa palabra. Poco a poco dejé de enfadarme; funcionaba y yo flipaba.

Cuanto te vas haciendo mayor tus puntos de no retorno cambian de lugar. El paso de los años, las experiencias, hacen que nos enfademos menos y que nuestros puntos de retorno estén más lejos. Así que es importante buscarlos; cada año hay que detectarlos, encontrarlos y detenerlos. 

Es bueno enfadarse a veces, pero no es bueno llegar al punto de no retorno.

Y ahí se acaba este capítulo, que leo en este viaje en tren, tal vez no me hace falta leer otro y otro, y otro más, tal vez con leer sólo uno, respirarlo, acordándome de esos pocos puntos de no retorno a los que he llegado este año, qué pena,

ojalá la próxima sea capaz de parar un poco antes, con esta palabra que acabo de elegir, “albaricoque”, antes de cruzar el umbral.

   así lo vimos…

justo antes de subirme al tren vuelvo sobre mis pasos en la escalera mecánica, donde empezaba a subir me giro y vuelvo dando zancadas, para alcanzar el piso, y acercarme a esta pared, quién sabe por qué me atrae de esta manera,

¿pretendo mandar un mensaje de paz o estoy pidiendo perdón por el cuarto paso que di, por el umbral que traspasé, el umbral de no retorno, y por el daño que a la otra persona, y a la relación, le pudo causar mi rabia sin control?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

7 años de aprendemos todos

me contacta Carlos Carrera desde Kansas City, más allá de las fronteras y de las aguas que nos unen y nos separan, para recordarme que estamos de cumpleaños, ya hace 7 años, un septenio, un mundo de tiempo,

de la primera edición de aprendemos todos, ese congreso inicial en el que un grupo de locos maravillosos se unen en torno a un sueño de Marina Escalona, tan bien acompañada por Jaime Buhigas, por Fidel Delgado, por Luis Emilio Oliver, por Carlos,

y no puedo evitar acordarme de ese fin de semana precioso que paso con todos ellos, y con más gente, bailando, respirando, incorporando la risa y la emoción en esa mirada que nos anima a seguir aprendiendo, jugando, mostrándonos,

buscando preguntas nuevas, ¿cuál es el mundo que queremos a nuestro alrededor?, ¿cuál es el mundo nuevo que quiero desarrollar desde mi interior?, un juego que es mucho más bonito y posible desde la relación,

gracias, Carlos, por este recordatorio, en el que hace 7 años, el 11 del 11 del 11, un grupo de locos mayorcitos se juntan para celebrar un mundo nuevo, una nueva forma de sentir , de pensar, de hacer, en torno a la educación,

convertida en procesos de aprendizaje, porque nos encanta aprender.

   así lo vimos…

y me acuerdo de ese manifiesto, convertido en vídeo, de una nueva educación, ese sueño de Marina que va tomando forma, aquí y allá

y reviso una serie de entradas de este blog, bajo la categoría que las aglutina, aprendemos todos, qué curioso, no hay una, sino dos, aprendemos todos una nueva educación,

y hablando de revisar, Carlos, a ver si contacto con Marina, con Jaime, con Fidel, ha pasado un rato desde que les veo por última vez, ¿sabes algo de Luis Emilio?, lo dicho, Carlos, felicidades, y muchas gracias por existir en mi vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

puentes al norte, puentes al sur

Tomás Elorriaga nos comparte este video del canal de Jay Shetty, traducido al castellano por puente al norte, un espacio que nos provee de traducciones de los pensadores del momento,

un vídeo que habla de la linealidad de la muerte, y de los altibajos de la vida, un vídeo que termina con esta frase, muchas gracias por la traducción, yo que tú no me perdería las otras,

We cannot avoid the ups and downs, but we can change the way we see them, because as Wayne Dyer said, “when we change the way we look at things, the things we look at change”.

No podemos evitar los altibajos, pero podemos cambiar la forma en la que los vemos, porque como dijo Wayne Dyer, “cuando cambiamos la forman en que miramos a las cosas, las cosas que miramos cambian”.

   así lo vimos…

y aprovecho para copiar este texto que explica el origen de este espacio en internet, en busca del equilibrio cuerpo, alma, mente,  y el curioso nombre que define de maravilla su motivo de ser, puentes al norte.

A lo mejor has leído libros traducidos al español con los que has resonado, libros que te han ayudado a superar temas difíciles y dolorosos en tu vida. Quieres encontrar más en Internet así que googleas al autor o autores y ves que hay mucho material, ves que mucha gente les sigue en redes sociales, tienen una cantidad de vídeos en YouTube, blogs, etc. pero… ¡todo está en inglés! Y tú de inglés, poco y nada.

¿Has sentido miles de veces esa frustración al querer profundizar más en esas técnicas o consejos que te ayuden a superar algo que sientes que no está bien en tu vida, pero cuando buscas encuentras mucho material en inglés y poco en español?

Quizás te ha invadido la decepción cuando alguien te habla de una técnica que te vendría como anillo al dedo para tu desarrollo personal o para la situación de vida que estás atravesando, pero resulta que todavía casi ni se conoce en el mundo de habla hispana, y no encuentras nada en español.

No te preocupes. Deja ya de sentir frustración. Conecta y aprende con aquellos que hoy juegan un rol muy importante en el movimiento de cambio de consciencia para lograr un mundo mejor y una vida plena y feliz.

Alcanzarás esa paz y esa plenitud porque las enseñanzas que encontrarás aquí, en Puente al norte, transformarán tu forma de ver la vida y de actuar.

¿Cómo imaginas tu vida luego de aprender con grandes maestros? ¿Cómo te imaginas tu próximo «momento ajá», donde eres capáz de ver con absoluta claridad la solución y la respuesta a tu problema o confusión emocional?

¡Únete y cruza el puente!

al leer este texto, puentes al norte, me doy cuenta cómo me gusta crear puentes entre cosas aparentemente inconexas, y acabo de crear otro, que me contacta con un capítulo de el mundo amarillo, de Albert Espinosa,

el decimotercer descubrimiento, la búsqueda del sur y del norte, qué curioso, un capítulo que empieza así.

Si los sueños son el norte y se cumplen, tendrás que ir hacia el sur.

una enfermera en la UVI mientras acariciaba mi pelo y notaba que tan solo tenía un pulmón.y a ti, ¿qué puentes te gusta crear?por medio de 7 emociones y 3 escuchas, este taller gratutito en internet que puedes atravesar a tu propio ritmo, en inglés se denomina SPOOC (Self Paced Open On-line Course), creamos puentes,

  • entre la responsabilidad emocional y el análisis transaccional,
  • entre el análisis transaccional y el campo de la atención de la teoría U,
  • entre la teoría U y nuestro rico mundo emocional,

puentes entre la luz focal del sol y la luz difusa del infinito, entre la luz y eso que llamamos normalmente oscuridad, con la ayuda del color, y del arco iris, hasta encontrar el verde, muchas gracias, Goethe, por tu colaboración.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

los derechos del corazón

leo con gusto la columna de Leonardo Boff, esa columna que nos habla siempre del cuidado de los más desvalidos, de las más invisibles, de los menos poderosos, y observo cómo se posiciona en este proceso político brasileño,

está claro en qué medida nos pueden influir los resultados de las urnas por un periodo de tiempo, y observo cómo acompaña a los suyos hasta el último momento, cuando todo parece indicar que van a perder,

pero de eso se trata la vida, hacer continuamente, en tiempo presente, lo mejor de lo que somos capaces, dar lo mejor, en un presente continuo que dice “ahora, ahora, ahora”, qué interesante ejercicio, Leonardo,

muchas gracias por tu ejemplo de vida viva.

000

Vengo de la Teología de la Liberación que tiene como eje fundamental la opción por los pobres, contra su pobreza y a favor de la justicia social y la liberación.

En el espectro político brasilero no veo ningún partido, a no ser el PT, que haya dado tanta centralidad a los pobres y a las minorías políticas que son, en realidad, mayorías numéricas como los negros/as, indígenas, quilombolas, los socialmente discriminados por su condición sexual y otros. Andando por el interior y entre los grupos populares pobres, en función de mi trabajo, oí muchas veces de su boca: Lula fue el único que pensó en nosotros y nos dio oportunidades para salir del hambre y de la miseria.

Aquí está mi razón principal razón para votar a la candidatura de Fernando Haddad y la Vice Manuela d’Ávila, para llevar adelante ese proyecto social verdaderamente mesiánico: atender al hambriento, garantizar que no muera antes de tiempo y hacer justicia a los oprimidos y a los invisibilizados. Se critica que el PT ha sido corrupto. No el PT como un todo, sino líderes importantes de alto rango de su gobierno. La corrupción atravesó a todos los partidos, con excepción de unos pocos. Otros partidos se han corrompido hasta más que el PT. Esto debe ser reconocido y cuando se identifica esa corrupción, especialmente al servicio del enriquecimiento personal, debe ser severamente castigada.

Pero hagamos justicia a la verdad de los hechos: la maxi-corrupción que atraviesa toda nuestra historia y que continúa hasta hoy día es la evasión fiscal. Desde el año pasado hasta aquí, con Temer hasta el 9/8/2018, fueron evadidos directamente o por exención fiscal a las empresas y bancos cerca de 450 mil millones de reales; son datos de los Procuradores de la Hacienda Nacional.

¿Qué significa eso? Que toda la corrupción en Petrobrás y en las grandes empresas fue de unos 40 mil millones de reales, es por lo tanto el 10% de la corrupción total. Esto no justifica la corrupción, pero nos hace entender la desproporción absurda entre una corrupción naturalizada y otra para financiar principalmente campañas electorales. Ambas hacen mal al país y le quitan recursos que podrían mejorar la vida del pueblo.

Una investigación conducida por el Senador Paim, hecha con los recursos técnicos del propio Senado, llegó a la misma conclusión. En el caso de que esta deuda fuera cobrada, no se necesitaría hacer la reforma de la Seguridad Social ni establecer un techo de gastos para la salud y la educación. El juez Sergio Moro, tan celoso en combatir la corrupción, ¿por qué no corre detrás de este tipo de corrupción mayor, detectable y altamente negadora del bien común?

Entre otros muchos argumentos en favor de Haddad-Manuela, aduciré solamente uno. En el caso de Haddad, se trata de un hombre sensible al sufrimiento humano, administrador competente, con excelente formación académica, doctor en filosofía (viva Platón, que quería un filósofo como jefe del Estado), formado en derecho y economía. Supo bajarse al nivel del pueblo para escuchar el grito del oprimido y hacer políticas que lo hicieran dejar de gritar. Sensibilidad semejante vale también para la Vice Manuela d’Ávila, trabajando con los más pobres de Porto Alegre.

La mayor crisis de la humanidad, mayor que la económica, política, cultural y moral, ya lo decía Betinho y lo repite en todo momento el Papa Francisco: es la falta de sensibilidad de los seres humanos hacia otros seres humanos.

Esta sensibilidad de Fernando Haddad quedó demostrada, cuando era Ministro de Educación y luego como Alcalde de São Paulo, con las políticas sociales y educativas reconocidas por todos.

Gravemente insensible se mostró el candidato Jair Bolsonaro con el que sigue, entre otros tantos ejemplos. Cuando las mujeres que, entre lágrimas, buscaban restos, o al menos algunos huesos de sus seres queridos asesinados o desaparecidos, Bolsonaro les dijo: “Quien busca huesos es el perro”. Además de ser una ofensa sin nombre a estas personas, mostró su nivel de falta de sensibilidad y de la más profunda inhumanidad.

Por estas y otras razones, mi voto es para Fernando Haddad y Manuela d’Ávila que tendrán como primera misión reconciliar el país y recuperar la sensibilidad mínima ―los derechos del corazón― para ejercer un gobierno que sea, al decir de Gandhi, un gesto amoroso para con el pueblo y el cuidado de la cosa común.

   así lo vimos…

releo párrafos de la entrada de Leonardo y me quedo con esas palabras al final, los derechos del corazón, esos derechos que el cinismo y la falta de empatía y sensibilidad esconden, y no puedo sino sintonizar ahí,

en los derechos del corazón,

ojalá un día no muy lejano todas seamos parte de un único latir universal, un latido de corazón.

3 aperturas son necesarias en el proceso de desarrollo personal, Open Mind (mente abierta), Open Heart (corazón abierto), Open Will (voluntad abierta), según la teoría U de Otto Scharmer, está claro de cual de estas 3 aperturas nos habla Boff hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

hasta los vientos contrarios nos conducirán a puerto seguro

leo la columna de Leonardo Boff, de la que entresaco un par de frases,

el desafío hoy es entender la política como cuidado de Brasil, de su gente, especialmente de los más vulnerables, como indios y negros, cuidado de la naturaleza, de la educación, de la salud, de la justicia para todos.

Nuestro desafío es mostrar que Brasil puede ser, de hecho, una pequeña anticipación simbólica de que todo es rescatable: la humanidad unida, una y diversa, sentados a la mesa en una comensalidad.

¿Es un sueño? Sí, el sueño bueno, el sueño necesario.    

Y me quedo con otros apuntes, como la imagen de ese casamiento entre el saber académico y el saber popular, la investigación en las fuentes aunado con la experiencia de vida, ambas tan ricas,

o esa imagen de la política como cuidado de la gentes, sobre todo la más desfavorecida, pero mejor eliminamos al intermediario, y te dejo con el texto todo, como dirían nuestros amigos brasileiros.

000

El pueblo brasilero se ha habituado a afrontar la vida y a conseguir todo “en la lucha y a la fuerza”, es decir, superando dificultades, y con mucho trabajo. ¿Por qué no “enfrentaría” también el último desafío de hacer los cambios necesarios, en medio de la actual crisis, que nos coloquen en el camino recto de la justicia para todos?

El pueblo brasileño todavía no ha acabado de nacer. Lo que heredamos fue la Empresa-Brasil con una élite esclavista y una masa de destituidos. Pero del seno de esta masa nacieron líderes y movimientos sociales con conciencia y organización. ¿Su sueño? Reinventar Brasil.

El proceso comenzó a partir de abajo, y ya no hay cómo detenerlo, ni siquiera por los sucesivos golpes sufridos, como el de 1964, civil-militar, y el de 2016, parlamentario-jurídico-mediático.

A pesar de la pobreza, de la marginación y de la perversa desigualdad social, los pobres inventaron sabiamente caminos de supervivencia. Para superar esta anti-realidad, el Estado y los políticos necesitan escuchar y valorar lo que el pueblo ya sabe y ha inventado. Sólo entonces habremos superado la división élites-pueblo, y seremos una nación no escindida ya, sino cohesionada.

El brasileño mantiene su compromiso con la esperanza. «Es lo último que se pierde». Por eso tiene la seguridad de que Dios escribe derecho aun con líneas torcidas. La esperanza es el secreto de su optimismo, que le permite relativizar los dramas, bailar su carnaval, luchar por su equipo de futbol… y mantener encendida la utopía de que la vida es bella y que el mañana puede ser mejor. La esperanza nos remite al principio-esperanza de Ernst Bloch, que es más que una virtud; es una pulsión vital que siempre nos hace suscitar sueños nuevos, utopías y proyectos de un mundo mejor.

Se da en el momento actual, marcado por un casi naufragio del país, un cierto miedo. Lo opuesto al miedo, sin embargo, no es el valor. Es la fe de que las cosas pueden ser diferentes, de que organizados podemos avanzar. Brasil mostró que no es sólo bueno en el carnaval y la música, sino que puede ser bueno en la agricultura, en la arquitectura, en las artes y en su inagotable alegría de vivir.

Una de las características de la cultura brasileña es la jovialidad y el sentido del humor, que ayudan a aliviar las contradicciones sociales. Esa alegría jovial nace de la convicción de que la vida vale más que cualquier otra cosa. Por eso debe ser celebrada con fiesta, y ante el fracaso, mantener el humor que lo relativiza y lo hace soportable. El resultado es la levedad y la vivacidad que tantos admiran en nosotros.

Se está dando un casamiento que nunca antes se dio en Brasil entre el saber académico y el saber popular. El saber popular es “un saber hecho de experiencias”, que nace del sufrimiento y de las mil maneras de sobrevivir con pocos recursos. El saber académico nace del estudio, bebiendo de muchas fuentes. Cuando esos dos saberes se unan, habremos reinventado otro Brasil. Y seremos todos más sabios.

El cuidado pertenece a la esencia de lo humano, y de toda la vida. Sin cuidado enfermamos y morimos. Con cuidado, todo se protege, y dura mucho más. El desafío hoy es entender la política como cuidado de Brasil, de su gente, especialmente de los más vulnerables, como indios y negros, cuidado de la naturaleza, de la educación, de la salud, de la justicia para todos. Ese cuidado es la prueba de que amamos a nuestro país y queremos a todos incluidos en él.

Una de las marcas del pueblo brasileño bien analizada por el antropólogo Roberto da Matta, es su capacidad de relacionarse con todo el mundo, de sumar, juntar, sincretizar y sintetizar. Por eso, en general, no es intolerante ni dogmático. Le gusta acoger bien a los extranjeros.

Pues bien, estos valores son fundamentales para una globalización de rostro humano. Estamos mostrando que es posible y la estamos construyendo. Infelizmente, en los últimos años ha surgido, en contra de nuestra tradición, una oleada de odio, discriminación, fanatismo, homofobia y desprecio a los pobres (el lado sombrío de la cordialidad, según Buarque de Holanda), que nos muestran que somos, como todos los humanos, sapiens y demens, y ahora más demens. Pero eso seguramente pasará y predominará la convivencia más tolerante y apreciadora de las diferencias.

Brasil es la mayor nación neolatina del mundo. Tenemos todo para ser también la mayor civilización de los trópicos, no imperial, sino solidaria con todas las naciones, porque incorporó en sí a representantes de 60 pueblos diferentes que vinieron aquí. Nuestro desafío es mostrar que Brasil puede ser, de hecho, una pequeña anticipación simbólica de que todo es rescatable: la humanidad unida, una y diversa, sentados a la mesa en una comensalidad fraterna, disfrutando de los buenos frutos de nuestra bonísima, grande, generosa Madre Tierra, nuestra Casa Común.

¿Es un sueño? Sí, el sueño bueno, el sueño necesario.

000

muchas gracias, Leonardo, por compartir este sueño brasileño, de una casa común nueva, un sueño bueno, bonito, necesario.

   así lo vimos…

puedes acceder al blog de Leonardo Boff en estos enlaces

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative comons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

contigo somos más

recibo esta invitación para asistir a las 13 edición de contigo somos más paz, muchas gracias, Joaquín, por perseverar en este proyecto, por acercarnos a este ejercicio de recontactar con otra forma de estar en el mundo,

más presentes, más felices, más unidas,

contigo somos más, efectivamente, muchas cosas,

ojalá sigamos siendo, cada vez que nos juntamos, más verdad, más amor, más paz.

   así lo vimos…

reenvío este mensaje a Eva y a Fernando, les encanta Santiago Carrillo, a ver si el domingo tenemos suerte y les vemos, y aprovechamos para disfrutar de otros enfoques, otras músicas, que seguro que nos aportan,

como cada vez que nos juntamos, va a ser que sí.

miro el pie de esta jornada, y observo una serie de organizaciones que acompañan este proceso por un mundo más humano, más amoroso, más pacífico, y me pregunto cuáles son las claves para llevar este enfoque, tan necesario,

a otros entornos, a otros ámbitos, también al mundo de las organizaciones, un entorno en el que el desarrollo del mundo de las emociones y del desarrollo de la conciencia también está presente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.