¿tú eres tecnozoico o ecozoica?

leo la última entrada de Leonardo Boff con interés, un texto que nos acerca a la tierra como escuela de desarrollo espiritual, en el que recorto palabros y negriteo frases, de las cuales entresaco varias ideas, a continuación…
la era en la que vivimos, el ecoceno o ecozoico se caracteriza por la evolución, la expansión y la auto-creación de «emergencias» cada vez más complejas, que permiten el surgimiento de nuevas galaxias, estrellas y formas de vida en la Tierra,
una era en la que un universo cada vez más espiritual y autoconsciente nos situa en una disyuntiva, somos parte del problema tecnozoico –un futuro de exploración creciente de la Tierra como recurso, todo para el beneficio de los humanos–,
o somos parte de la solución, y nos hacemos uno con la época que nos toca vivir, en la evolución de la consciencia, y en la búsqueda de una relación amistosa hacia la naturaleza y la vida, y una profunda transformación en las formas de vivir,
y por algún motivo conecto la imagen con la que encabezo estas líneas, la imagen de la tierra, con un libro que he ojeado, por ahí anda mi ojo, estos últimos días, en los que leo algo de antroposofía y de biografía humana,
en esta extraña relación que comunica al ser humano con los reinos que le anteceden, el reino animal, el reino vegetal y el reino mineral, y que le conectan con los reinos suprasensibles que un día vamos a poder reconocer.
   así lo vimos…
y si te parece bien, te dejo con el post de Leonardo, con sus negritas (esa es mi aportación, discutible) y todo…

el futuro de la Tierra no cae del cielo

Lo que voy a escribir aquí será de difícil aceptación por la mayoría de los lectores y lectoras. Aunque lo que diga esté fundamentado en las mejores cabezas científicas, que hace casi un siglo, vienen pensando el universo, la situación del planeta Tierra y su eventual colapso, o un salto cuántico a otro nivel de realización, no ha penetrado, sin embargo, en la conciencia colectiva ni en los grandes centros académicos. Continúa en vigor el viejo paradigma, surgido en el siglo XVI con Newton, Francis Bacon y Kepler, un paradigma atomístico, mecanicista y determinista, como si no hubiera existido un Einstein, un Hubble, un Planck, un Heisenberg, un Reeves, un Hawking, un Prigogine, un Wilson, un Swimme, un Lovelock, un Capra y tantos otros que nos elaboraron la nueva visión del Universo y de la Tierra.

Para empezar, cito las palabras del premio Nobel de biología (1974) Christian de Duve que escribió uno de los mejores libros sobre la historia de la vida: Polvo vital: la vida como imperativo cósmico (editorial Norma, 1999). «La evolución biológica marcha a ritmo acelerado hacia una grave inestabilidad. Nuestro tiempo recuerda una de aquellas importantes rupturas en la evolución, señaladas por grandes extinciones masivas» (p. 355). Esta vez no procede de algún meteoro rasante, como en eras pasadas, que casi eliminó toda la vida, sino del propio ser humano, que puede ser no sólo suicida y homicida, sino también ecocida, biocida e incluso geocida. Puede poner fin a la vida en nuestro planeta, quedando sólo los microorganismos del suelo, bacterias, hongos y virus, que se cuentan por cuatrilones de cuatrilones.

En razón de esta amenaza montada por la máquina de muerte fabricada por la irracionalidad de la modernidad, se introdujo el concepto «antropoceno», para denominar como una nueva era geológica la actual, en la que la gran amenaza de devastación se proviene del ser humano mismo (anthropos ). Ha intervenido y continúa interviniendo de forma tan profunda en los ritmos de la naturaleza y de la Tierra, que está afectando las bases mismas ecológicas que lo sostienen.

Según los biólogos Wilson y Ehrlich desaparecen entre 70 a 100 mil especies de seres vivos por año debido a la relación hostil que el ser humano mantiene con la naturaleza. La consecuencia es clara: la Tierra perdió su equilibrio y los acontecimientos extremos lo muestran irrefutablemente. Sólo ignorantes como Donald Trump niegan las evidencias empíricas.

En cambio, el conocido cosmólogo Brian Swimme, que en California coordina una decena de científicos que estudian la historia del Universo, se esfuerzan por presentar una salida salvadora. Digamos de paso que B. Swimme, cosmólogo, y el antropólogo de las culturas Thomas Berry, publicaron, con los datos más seguros de la ciencia, una historia del universo, desde el big-bang hasta la actualidad (The Universe Story, San Francisco, Harper 1992), conocido como el más brillante trabajo hasta hoy realizado. (La traducción al portugués se hizo, pero fue más fuerte la tontería de los editores brasileños, y hasta hoy no fue editado. Al español se desestimó su traducción, porque el libro dedica demasiadas páginas a la situación concreta de Estados Unidos). Los autores crearon el concepto «la era ecozoica», o «el ecoceno», una cuarta era biológica que sucedería al paleozoico, al mesozoico y a nuestro neozoico.

La era ecozoica parte de una visión del universo, como cosmogénesis. Su característica no es la permanencia, sino la evolución, la expansión y la auto-creación de «emergencias» cada vez más complejas, que permiten el surgimiento de nuevas galaxias, estrellas y formas de vida en la Tierra, hasta nuestra vida consciente y espiritual.

No temen la palabra «espiritual» porque entienden que el espíritu es parte del Universo mismo, siempre presente, pero que en una etapa avanzada de la evolución se ha vuelto en nosotros autoconsciente, percibiéndonos como parte del Todo.

Esta era ecozoica representa una restauración del planeta mediante una relación de cuidado, respeto y reverencia frente a ese don maravilloso de la Tierra viva. La economía no debe buscar la acumulación, sino lo suficiente para todos, de modo que la Tierra pueda rehacer sus nutrientes. El futuro de la Tierra no cae del cielo, sino de las decisiones que tomemos para estar en consonancia con los ritmos de la naturaleza y del Universo. Cito a Swimme:

El futuro se va a decidir entre quienes están comprometidos con el tecnozoico –un futuro de exploración creciente de la Tierra como recurso, todo para el beneficio de los humanos–, y quienes se comprometen con el ecozoico, un nuevo modo de relación para con la Tierra en que el bienestar de la Tierra y toda la comunidad de vida terrestre es el principal interés (p. 502).

Si no vence el ecozoico, probablemente conoceremos una catástrofe, esta vez producida por la propia Tierra, para librarse de una de sus criaturas, que ocupó todos los espacios de forma violenta y amenazadora de las demás especies, especies que, por tener el mismo origen y el mismo código genético, son sus hermanos y hermanas, no reconocidos sino maltratados y hasta asesinados.

Tenemos que merecer subsistir en ese planeta. Pero eso depende de una relación amistosa hacia la naturaleza y la vida, y una profunda transformación en las formas de vivir. Swimme añade: «No podremos vivir sin esa intuición (insight ) especial que las mujeres tienen en todas las fases de la existencia humana» (p. 501).

Ésta es la encrucijada de nuestro tiempo: o cambiar o desaparecer. Pero, ¿quién se lo cree? Nosotros seguiremos gritando.

la teoría U de Otto Scharmer habla de 3 grandes brechas que nos separan,

  1. a mí de mí misma,
  2. a mí del otro, el alter,
  3. a todas nosotras de la naturaleza,

no creo que haga falta explicar cuál de estas 3 brechas está relacionada con el texto de Leonardo Boff.

la teoría del P-A-n y el triángulo de Karpman nos introducen en el drama relacional que origina en este mundo la figura del padre crítico, o el perseguidor, el drama que origina nuestra cultura patriarcal,

está claro que para cambiar los problemas de nuestra relación con la naturaleza y con todos los seres vivos tenemos que cambiar nuestra cultura, y acercarnos al paradigma del cuidado, del cariño, del buen trato, por medio de la madre protectora,

o mejor, de nuestra madre nutricia, la madre nutricia que habita en todas nosotras, y que establece sus relaciones desde el amor incondicional, buen punto desde el que comenzar cualquier relación.

si te interesa revisar qué conjuntos de características están relacionadas con el bebé, con la madre cuidadora, y con la evolución sana del padre crítico, nuestro ser adulto,  puedes leer esta entrada, 3 juegos de características para el buen vivir,

no es la pera limonera pero te puede acompañar en esta era ecozoica, desde la conciencia que nos permite entablar relaciones casa día más amistosas (conmigo misma, contigo, con la naturaleza y la vida),

en un ejercicio que nos permite vivir la vida como escuela de desarrollo espiritual, en un proceso lento pero imparable que crece a nuestro alrededor.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que, como no podía ser de otra forma, relaciona emociones con buen trato y con el campo de la atención,

que fundamenta la escucha y las conversaciones, y con un mundo basado en valores, y con tantas pequeñas cosas y aportaciones que es necesario rescatar hoy, y poner en nuestra agenda común, tecnozoica o ecozoica,

un modelo que compartimos desde este enlace.

 

Anuncios

descendientes de tribus guerreras

Claudio Naranjo nos habla en esta entrevista de menos de media hora de un mundo supuestamente civilizado en el que crecen nuestros hijos, bajo un dominio masculino, que se rige por una actitud bandida, canalla,

para conformar una sociedad bárbara y un mundo en el que nos relacionamos desde una lógica depredadora, conquistadora, aunque el mundo esté 10 veces conquistado, y quede poca cosa por conquistar,

una sociedad enferma en la que no tenemos espacios de verdad para compartir las cosas íntimas, en la que no tenemos libertad para decir sí o no, ni para amar de verdad,

un mundo que no está hecho para niños, que no cuida a sus pequeños ni a sus mayores, parece que no son una inversión rentable, un mundo en el que nos invitan a que sigamos ciegas, en vez de sanar la familia y nuestro ser interior, tricerebrado,

un cerebro que se compone de 3, no sólo existe la corteza cerebral y el córtex, tan ponderado por esta tribu guerrera, también existe un cerebro propio de nuestro niño natural y de nuestra madre protectora,

en fin, 30 minutos que te pueden dar que pensar sobre esta sociedad de la que todas nosotras somos cómplices, más o menos inocentes, cada quien sabe en qué medida se compromete en su desarrollo personal,

o se hace la tonta, o se queda muda y ciega.

   así lo vimos…

y transcribo unos cachos, perdóname que no sea 100% literal, la paciencia y el tiempo dan para lo que dan, yo que tú me regalaría 30 minutos para escuchar a este maestro de vida, Claudio Naranjo, un auténtico regalo para este año par.

 

Claudio nos habla de …heridas y traumas de las relaciones paterno filiales, el trauma patriarcal,

de un mundo que no está hecho para el niño, este mundo está hecho para una ética guerrera, somos descendientes de tribus guerreras que se disputaban el territorio de forma muy violenta

un problema que no está en los pueblos precivilizados,

los ingleses se encontraron con los indígenas americanos con un mundo de gran colaboración, no con un mundo competitivo, querían ellos comprar tierras y se encontraron que no habían dueños de la tierra, porque la gente sentía que la tierra es la madre, no es una propiedad material,

entonces querían los ingleses, colonizadores, saber quién es el jefe, aquí no tenemos jefes, todo lo discutimos en grupos, somos tribus, es como el grupo familiar, en el que hay cariño, y todo se ve juntos,

2:35 ¿hemos matado lo primitivo en nosotros?

hemos prohibido lo primitivo en nosotros,

lo que llamamos civilización es el dominio masculino, que empezó hace 7000 años nace el dominio de la masculino, con el calendario, la escritura, la investigación científica, el conocimiento, siempre se destacaron los progresos de la civilización,

y no se vio lo que ahora están viendo los arqueólogos, con el comienzo también de la injusticia, la esclavitud, las guerras continuas, el espíritu combativo que el dominio masculino trae consigo,

7:00, somos portadores de una dureza al decirle al niño que tiene que ser de esta manera y no de otra, estamos cumpliendo con una función que nos toca como padres de transmitir la cultura,

un niño que es un ser que nace libre, y que poco a poco es condicionado a través del miedo, domesticado, la palabra que más escucha un niño es no, el mundo no está hecho para los niños.

6:40, no queremos reconocer que lo hemos hecho mal, en cierto modo fuimos inocentes, no hemos sido tan creativos para darle la vuelta a esto, somos el conducto a través del cual pasa la sociedad,

con la ideología del padre severo, si alguien hace algo mal la mejor manera de remediarlo en la de amenazar, frente a la posición más materna, mas femenina, una fe de que lo que necesita el niño es comprensión.

y aumenta la severidad de acuerdo a la voluntad de doblegar, de domesticar, y hay un resultado relativamente bueno en lo exterior, que descansa sobre una creencia de que el niño es malo, que no va a querer obedecer, que hay una maldad que no hay que auspiciar.

tiene que haber límites, ¿cómo se componen esos límites no castrando?

a un niño se le puede castigar de manera cariñosa, de una manera que haya comunicación,

una forma que no cree pánico, que no cree una respuesta de respeto temeroso

quien manda aquí soy yo,

una gran tentación de los padres, poco a poco el amor a los padres que se fue transformando poco a poco en respeto, que los convierte en una autoridad intocable,

los padres se refugian porque se sienten culpables, se refugian en el respeto y en la actitud represiva,

se puede tener una mejor comunicación, y tratar de equilibrar el cariño con el respeto, no dejarse llevar por las respuestas agresivas,

no sabemos bien en qué medida se les echa a perder la vida una infancia de excesiva seriedad, reproche, obligación, de no ser vistos, de no ser realmente oídos

11:45 ¿cómo hacemos para des-bloquearnos, para sacar la parte más comprensiva?

salimos muy resentidos de la escasez de amor, ninguna generación tiene todo el amor que necesita, los padres están trabajando, están en la guerra, no alcanza que los dos trabajen, ¿dónde está la atención para los niños?,

las situaciones económicas y las situaciones de vida han perjudicado mucho a los niños,

cada generación está en una situación en la que cada uno quiere ser querido, la madre no tuvo suficiente amor, no llenó su recipiente, y en cuanto tiene que darle al hijo está en conflicto, no tiene la plenitud que le permitiría darse por completo, no está tan disponible, necesita ocuparse de sí misma, necesita su propia búsqueda,

¿cómo un persona puede llegar a una mayor plenitud?, entonces podrá dar más

procesar el pasado, la infancia, para poder dejarlo atrás, ya eso pasó, ahora soy dueño de ser en una vida menos condicionada por esos hábitos del pasado

Todos somos víctimas de una sociedad enferma.

la civilización es una respuesta a una época en la que hubo gran escasez, los líderes masculinos tuvieron que convertirse en predadores, conquistadores, pero el mundo está 10 veces conquistado, no hay más que conquistar y seguimos siendo conquistadores,

la actitud conquistadora es una actitud bandida, una actitud canalla,

el mundo civilizado es un mundo muy inmoral, muy malvado, que no quiere al otro, que no tiene sentido del bien común, hay que defenderse tomando todo lo que se pueda,

estar haciendo uno algo para mejorar como persona introduce un gran cambio,

Gurdjeff decía que si trabajas en ti mismo se benefician tus hijos,

la mayor parte de la gente no tiene mucha vida interior, está ocupada en hacer lo que hay que hacer,

cada vez hay una esclavitud laboral más fuerte, menos ocio, más necesidad de sobrevivir, sin embargo hay personas que hacen el sacrificio de dedicarse algo de su tiempo en mirar hacia dentro, escribir, que ayuda a tener más claridad sobre lo que te está pasando, la amistad, como sustituto de la psicoterapia, el amor,

hay un elemento transformador en los contactos profundos, es bueno que la gente tenga un espacio de verdad, en el que se dicen las cosas íntimas, un gran estímulo para no hacerse el ciego a lo que nos está pasando,

el mundo invita a que uno se vuelva ciego.

19:20 en algunas sociedades el niño tiene mucho poder

el ambiente americano es muy ambivalente, muy mentiroso, parece que se les hacen muchas fiestas a los niños, con muchos juguetes, es mucho negocio, la televisión tiene como objetivo al niño, hay mucho amor falso también, con mucho alarde de amor por parte de los padres a los niños,

es una especie de infanticidio silencioso,

cuando uno llega como terapeuta a ayudar a un adulto aparece mucho el niño interior dentro del adulto que se queja de lo que no supo quejarse cuando era niño, es muy importante que el adulto sepa despertar a ese niño interior muy enojado, que pueda expresar esa rabia irracional que sintió el niño,

porque sin el permiso de sentir esa rabia uno vive como un animal castrado,

todo animal puede ser domesticado, hay un momento en el animal se rinde, a los adultos hay que devolverles el dolor y la rabia infantil para que puedan estar enteros, sólo desde ahí se puede recuperar el amor,

para amar hay que tener la libertad de decir sí o no,

hay que salir de que tengo que ser un niño bueno,

la rabia incondicional es el comienzo de una nueva libertad,

hay una contradicción en la ética cristiana que predica el amor a los demás, pero no predica el amor a uno mismo

dice ama al prójimo como a ti mismo, en la práctica es como si el mensaje que transmite la cultura es no te ames a ti mismo, porque eso es egoista,

no funciona el amor al prójimo si no hay amor a uno mismo,

la mayor parte de la gente se tortura a sí misma, se antagoniza, son capataces de sí mismos, o se reprimen a sí mismos, se desvalorizan a sí mismos, hay muchas cosas que hacemos para disminuirnos a nosotros mismos, para esclavizarnos a nosotros mismos.

23:50 cada vez estamos más alejados, tal vez por la tecnología, por la forma de vida, falta contacto…

hay una escasez de amor, tiene que ver con la subordinación de la mujer, es una cultura demasiado masculina la cultura civilizada, la mujer tiene menos poder, y a veces cuando el niño tiene el cariño de la madre el cariño de la madre no cuenta tanto, porque la madre no es nadie,

no sabemos cuánto estamos pagando por la infelicidad,

para sanar la sociedad habría que sanar la familia, y para sanar la familia habría que sanar una familia interior, porque tenemos tres partes en el cerebro, se dice que somos tricerebrados,

un cerebro instintivo, del niño, que desea, un cerebro medio, como una madre, que heredamos de los mamíferos, con el sentido del otro, y el cerebro propiamente humano, la corteza cerebral, el  intelecto,

a mí me gusta el planteamiento de Gurdjeff que decía que necesitamos una educación para tricerebrados, estamos enseñando sólo al intelecto, enseñando cosas sobre el mundo, ¿para qué?,

la información abunda, lo que necesitamos es el cariño, lo que necesitamos es la libertad, es como este exceso de padre, sobre la madre y sobre el hijo, tendrían para sanar que ser tres poderes equilibrados,

tendría que haber más democracia familiar, no solo entre hombres y mujeres, que no haya tanto abuso de poder, tanta ceguera para ver lo que quiere el hijo, o lo que percibe el hijo,

se necesita en el mundo una política de la conciencia, una política que se desarrolle en el desarrollo de la conciencia, en sanar estas cosas de las que hablamos.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional que integra los fundamentos del desarrollo de la conciencia (atención, presencia) y del buen trato (a partir del desarrollo de nuestro niño interior, nuestra madre protectora, nuestro ser adulto),

no es extraño que la teoría del P-A-n y los procesos de apreHendizaje y  la educación de nuestros menores (culturización, adiestramiento, amaestramiento) formen parte de nuestra propuesta, y que nos guste tanto esta entrevista a Claudio Naranjo.

Si quieres reflexionar sobre las características de nuestra madre protectora, de nuestro niño natural sano y de nuestro ser adulto, 3 juegos de características que nos llevan a una vida sana, armónica, preciosa, puedes seguir este enlace,

y si quieres realizar un autodiagnóstico sencillo, puedes abrir éste.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, desde este enlace.

 

 

 

 

queridas reinas magas de occidente

queridos reyes magos de oriente, os escribo estas líneas desde el primer mundo, por lo que seguramente, aunque yo no lo sepa, soy un niño rico, por lo que este año no os voy a pedir nada, mi habitación y armarios están llenos, y poca cosa necesito,

si acaso al revés, os quiero preguntar si hay alguna forma en la que puedo ayudar, y hay algún juguete en mi casa que otras niñas necesitan, en algún remoto, o incluso no tan remoto, lugar…

y mi atención corre hacia el verde del niño, a la altura de su pecho, que se abre con la energía del amor, en el gesto de dar.

   así lo vimos…

y en eso estamos, quién sabe por qué me llega esta meditación desde fundación ananta que se acopla con este gesto de dar

“Jesús dijo: «Todo lo que queréis que los hombres hagan por vosotros, hacedlo igualmente por ellos». Por tanto, nunca esperéis que sean siempre los demás los que den el primer paso. Si queréis ser amados, ¡amad! Si queréis que os den, ¡dad! y si queréis recibir luz, comenzad dándola a aquél que tiene menos que vosotros, porque en este instante, algún otro, que tiene más luz que vosotros, acudirá a daros la suya. Efectivamente, esto es una ley. Ayudando a los demás, atraéis sobre vosotros a un ser visible o invisible que os ayudará. Esforzaos en ayudar a alguien, en animarle, y comprobaréis que la voluntad y el poder divinos acuden a reforzaros.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86)

entre los proyectos del 2018 relacionados con el gesto de dar vamos a reabrir el MOOC de 7 emociones, un espacio para compartir los fundamentos del mundo emocional, la conciencia y el buen trato con el mundo educativo,

convertido en procesos de apreHendizaje,

un espacio para compartir con profesionales (para profes y maestras) que también les puede llegar a interesar a más de un aficionado (quién sabe por qué al escribir estas líneas estoy pensando en papá y mamá),

en este ejercicio tan bonito de apreHender para TRANSformar que es la vida.

me encuentro preparando este mensaje y me llega a la bandeja de entrada un correo del intef (instituto nacional de tecnologías educativas para el profesorado), en el que se distingue un SPOOC de un MOOC y de un NOOC,

sí, tal vez lo que queremos hacer es actualizar nuestro SPOOC

Self-Paced (a tu propio ritmo),

Open (abierto y gratuito),

On-line (en línea)

Course (taller).

7 emociones, creative commons, es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que compartimos desde este enlace.

 

 

tecnologías de la observación, de la escucha y del corazón

me encuentro este video de Carlos Goga, autor de Lovetopía y cariño de la EBC (Economía del Bien Común), que nos habla un poco de smartphones, organizaciones y nativos digitales,

ese grupo que no para de crecer hasta que se convierta dentro de poco en “EL” grupo, el único grupo, porque dentro de unos años todas las personas vamos a ser nativas digitales,

y observo cómo muta la presentación, de lo digital, lo tecnológico, a esas tecnologías viejas, pero insuficientemente exploradas, a las que hace referencia Carlos, y que apunto con interés,

  1. la tecnología de observar,
  2. la tecnología de la escucha,
  3. y la tecnología del corazón,

3 tecnologías que tú también tienes o puedes poner a tu disposición, y del mundo que te rodea, incluso cuando se te apaga la batería, o te quedas sin cobertura o sin datos, con la buena noticia que te traen cuando a ellas te conectas,

se puede vivir sin conexión.

   así lo vimos…

y aprovecho la festividad de hoy, los santos inocentes, hoy compartimos santo tú y yo, personas inocentes, sin culpa, con esta imagen llena de monigotes, esta representación de nuestro niño natural,

des-enfadado, des-inhibido,

una imagen que me permite soñar con ese mundo en el que nos conectamos con otras personas, con estas 3 tecnologías tan necesarias en el proceso de re-conectar,

tecnologías relacionadas con nuestro niño natural, curioso, sí, porque cerca de la observación está siempre el niño, con su inherente curiosidad y  asombro, y con  nuestra madre protectora, cuidadora y atenta,

no te olvides de que así es la cosa es dentro, así es afuera, y de que hay una conexión externa que depende de tu conexión interior, ánimo con la atención, con la escucha, y con la conversación, mucho ánimo con el asombro y con el amor,

también en estas fechas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe, que nos conecta con el campo de la atención y la presencia,

y con nuestra mejor intención, un texto sencillo que puedes descargar (download) desde este enlace (link).

 

 

 

el baile de la luz y la oscuridad te invita a participar

leo este texto de Paulo Coelho,

El guerrero de la luz aprendió que Dios usa la soledad para enseñar la convivencia. 

Usa la rabia para mostrar el infinito valor de la paz. Usa el tedio para resaltar la importancia de la aventura y el abandono.

Dios usa el silencio para enseñar sobre la responsabilidad de las palabras. Usa el cansancio para que se pueda comprender el valor del despertar. Usa la enfermedad para resaltar la bendición de la salud.

Dios usa el fuego para enseñar sobre el agua. Usa la tierra para que se comprenda el valor del aire. Usa la muerte para mostrar la importancia de la vida.

 una meditación del Manual del Guerrero de la luz,

y contacto con este mundo dual en el que experimentamos la lucha de contrarios, y siento que los primeros términos no son buenos y los segundos malos, porque no podemos tachar de “malos” la soledad, el silencio y la enfermedad,

el fuego, la tierra y la muerte,

de la misma forma que no podemos valorar como “buenos” la convivencia, la aventura, el abandono, el agua, el aire y la vida, aunque haya algún adjetivo que nos haga pensar en clave de mejor y peor,

el infinito valor de la paz, la bendición de la salud, la importancia de la vida,

sí, parece que Paulo hace una distinción entre los primeros términos y los segundos, e intento trazar una correlación con 7 emociones, y los dos bloques de 3 en las que se articulan, 3 + 3 = 7,

el miedo – la tristeza – la rabia, por un lado, que nos acompañan en el mundo del tener, el orgullo – la comprensión – la alegría, por otro, que nos acompañan en el desarrollo del Ser, del grupo y en la construcción de comunidades,

y siento que nosotras estamos cayendo de alguna forma en el mismo juego, el juego de lo bueno y de lo malo, y diferenciamos en cierta forma el mundo del tener (malo) frente al mundo del Ser (bueno), o lo bueno y lo mejor,

en este mundo tan divertido, en el que el juego dual se convierte en un baile a 3, con la presencia, siempre necesaria, del Ser humano, en el que observa su propia actividad (sentir – pensar – hacer), más o menos congruente,

juego dual que se convierte en baile a 3 cuando aparece la figura, tan necesaria, de el Ser en la actividad de la observación.

   así lo vimos…

y tomo un apunte mental, el miedo es bonito, bueno, y necesario, tanto como el orgullo, la tristeza es bonita, buena y necesaria, tanto como la comprensión, la rabia es bonita, buena y necesaria, tanto como la alegría,

y tenemos que admitir que cada momento estamos donde estamos, actuando el para qué positivo o negativo de cada una de estas emociones, dos términos que entendemos en el sentido de evolución de la energía,

positivo cuando crece, negativo cuando decrece, ya cada quien decide si lo que le mola es el crecimiento o el decrecimiento, un movimiento que tiene su aquel, de hecho hay personas que abogan por el decrecimiento,

en este mundo dual en el que tan bien visto está esto de crecer y crecer.

por algún extraño motivo, la imagen que tomo del libro para acompañar estas líneas aparece rotada al incluir el archivo en un correo, y me da pereza voltearla, por lo que el sentido de la flechas, derecha e izquierda,

¿tienen para ti un sentido de positivo y negativo?,

si te fijas también se les denomina diestra (que también significa hábil) y siniestra (quién sabe lo que signifique adicionalmente, ¿verdad?), al diestro se le acepta, a la zurda se le corrige, qué curioso,

el sentido de las flechas, derecha e izquierda, se convierte en arriba y abajo, y ahí no digo nada más, todo parece que este post se ha convertido en un comentario, derecha – izquierda, arriba – abajo, fuera – dentro, de Barrio Sésamo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional que explora el para qué positivo de todas las emociones, independientemente de su nivel energético, alto o bajo, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe,

un modelo que puedes descargar desde este enlace, y actuar en el precioso teatro que es la vida, un espacio en el que un día surge, para no volver a des-aparecer, la presencia de la persona que observa este tinglado tan divertido,

nuestro Ser consciente (o conciencia) que observa estos procesos en los que podemos crecer o decrecer, crecer o menguar, de hecho así lo hacemos, diestras y siniestros, tú y yo.

 

los momentos más importantes del día y la luz

“Los pensamientos y los sentimientos son corrientes de fuerzas. Por ello debéis estar siempre atentos a la calidad de cada pensamiento, de cada sentimiento que aceptéis alimentar en vosotros. Esto debe ser incluso una de vuestras principales preocupaciones.

Cada día, procurad consagrar al menos unos minutos a una actividad que conecte vuestro intelecto y vuestro corazón con las regiones del alma y del espíritu. Escoged una actividad que os obligue a atraer y a conservar en vosotros las imágenes más luminosas, los estados de conciencia más elevados; consideradla como el momento más importante de vuestra jornada, pensad que de este momento dependen vuestro futuro, vuestra salvación.

Al principio, quizá no veáis todas las consecuencias benéficas. Pero continuad: poco a poco os sentiréis habitados por algo muy grande, muy puro, y suceda lo que os suceda, esta presencia en vosotros os aportará la fuerza, la paz y el gozo.”

   así lo vimos…

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: camino de la ermita de Guadalupe, monte Jaizkibel, Guipuzcoa, 26 noviembre 2017 (cortesía de Jorge Tamames)

en 7 emociones, nos acercamos a la dualidad de la luz, y entendemos la luz del sol, necesaria para el desarrollo del Ser humano en la materia, y la luz de infinito, también conocida como oscuridad, necesaria para el  desarrollo espiritual,

de las personas y las comunidades,

y agradecemos a Goethe por esta inspiración, que nos ayuda a entender nuestro comportamiento diario, en ese baile entre la luz y la oscuridad que produce el color, con el órgano sensible del ojo, en un baile que no es de dos, sino de 3,

un baile en el que siempre es necesario el observador.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace

 

y retomamos el sentido de la vida (de la mano amiga de Leonardo Boff)

recibo la news  semanal de Leonardo Boff, una imagen de Maite (compañera del grupo de el futuro emerge en Bilbao), una poesía de Carolina (compañera del grupo de triformación social),
y pienso que hoy no merece la pena opinar, el que quiera que lea, la que quiera que opine, que bastante opino ya con este sencillo ejercicio de elegir este pedazo de aquí, y este trozo de allá,
quién sabe si la realidad que se forma, en este post a 3, tiene algún sentido para la persona que observa con curiosidad
Quien observa el panorama brasilero bajo la óptica de la ética (toda óptica produce su ética) no deja de quedar desolado y profundamente entristecido. Un presidente no es solo portador del poder supremo de un país. El cargo posee una carga ética. Él debe testimoniar, con su vida y actos, los valores que quiere que su pueblo viva. Aquí tenemos lo contrario: un presidente tenido por corrupto, no sólo por acusación de políticos, ni siquiera por delaciones, siempre discutibles, sino por una seria investigación de la Policía Federal y de otros órganos como el Ministerio Público. Pero la desmesurada vanidad del cargo y la total falta de respeto a su propio país, se mantienen a base de corrupción hecha a la luz del día, comprando votos de diputados y ofreciendo otros favores. Y esos diputados, alegremente, se dejan corromper, porque muchos son corruptos y aprovechan la ocasión para conseguir funciones y otros beneficios. La república ha quedado podrida para siempre. Tenemos que volver a fundar Brasil sobre otras bases pues aquellas que lo han sostenido cojeando hasta ahora ya no consiguen sostenerlo dignamente.

A pesar de todo esto, no dejamos que muera la esperanza,aunque en este momento, al decir de Rubem Alves, se trata de una “esperanza agonizante”. Pero resucitará de esta agonía y nos rescatará el sentido de vivir. Si perdemos el sentido de la vida, el próximo paso podría ser el completo cinismo y, en último término, el suicidio. Quiero retomar la cuestión del sentido de la vida.

A pesar de la desesperanza y de la existencia del absurdo ante el cual se rinde la propia razón, creemos en la bondad fundamental de la vida. La persona común, que somos la gran mayoría de nosotros, se levanta, pierde un precioso tiempo de su vida en los autobuses super-abarrotados, va al trabajo, muchas veces duro y mal remunerado, lucha por la familia, se preocupa por la educación de sus hijos, sueña con un Brasil mejor, es capaz de gestos generosos auxiliando a un vecino más pobre y, en casos extremos, arriesga la vida para salvar a una niña inocente amenazada de estupro. ¿Qué se esconde detrás de estos gestos cotidianos y banales? Se esconde la confianza de que, a pesar de todo, vale la pena vivir porque la vida, en su profundidad, es buena y fue hecha para ser vivida con coraje, que produce autoestima y sentido de valor.

Hay aquí una sacralidad que no viene bajo un signo religioso sino bajo la perspectiva de lo ético, de vivir correctamente y de hacer lo que debe ser hecho. El gran sociólogo austriaco-norte-americano Peter Berger, fallecido hace poco, escribió un brillante libro relativizando la tesis de Max Weber sobre la secularización completa de la vida moderna con el título: Rumor de ángeles: la sociedad moderna y el descubrimiento de lo sobrenatural (Herder 1975). En él describe innumerables señales, que él llama “rumor de ángeles”, que muestran lo sagrado de la vida y el sentido que ella siempre guarda, a pesar de todo el caos y de los contrasentidos históricos.

Traigo aquí solo un ejemplo que me viene a la mente, banal y entendido por todas las madres que duermen a sus hijos. Uno de ellos despierta sobresaltado en medio de la noche. Tiene una pesadilla, todo está oscuro, se siente solo, y lleno de miedo grita llamando a su madre. Esta se levanta, abraza el niño a su cuello y en un gesto primordial de magna mater lo rodea de cariño y de besos, le dice cosas dulces y le susurra: “Mi niño, no tengas miedo; tu madre está aquí. Todo todo está en orden, no pasa nada, mi amor”. El niño deja de llorar. Recobra la confianza en la noche y poco después se duerme de nuevo, tranquilo y reconciliado con las cosas.

Esta escena tan común esconde algo radical que se manifiesta en la pregunta: ¿será que la madre está engañando al niño? El mundo no está en orden, ni todo está bien. Y sin embargo estamos seguros de que la madre no está engañando a su hijito. Su gesto y sus palabras revelan que, no obstante el desorden que la razón práctica percibe, impera un orden más fundamental. El conocido pensador Eric Voegelin (Order and History, 1956) mostró magistralmente que todo ser humano posee una tendencia esencial hacia el orden. Donde quiera que surja el ser humano, aparece un orden de las cosas, valores y ciertos comportamientos.

La tendencia hacia el orden implica la convicción de que la vida tiene sentido. Que en el fondo de la realidad, no prevalece la mentira, sino la confianza, el consuelo y la acogida final.

Así creemos que el tiempo de la gran desolación por causa de la corrupción que destruye el orden pasará, y volveremos a celebrar y disfrutar el sentido bueno de la existencia.

y me quedo pensando cómo será eso del post a 3, después de la imagen, uno, y del texto de Leonardo Boff, 2.
 así lo vimos…
antes de que se me olvide copiar el 3

No escales montañas para que el mundo te vea. Escala montañas para ver el mundo.

Vuélvete nada. Quítate las capas de protecciones superfluas, hasta llegar a tu centro, al núcleo más íntimo que hay en ti.
No te salves, no te protejas, no te cubras, no te escondas, no te avergüences ni justifiques, no te excuses ni trates de quedar bien.

Disuélvete. Desaparece en las nubes del ocaso y renace cada mañana en las gotas de rocío. Recréate día a día. Hazte a tu gusto.
Quítate los aires de importante y la necesidad imperiosa de que te vean, de que te hablen, de que todo sea como quieres tú.

Vacíate. Sin deseos insaciables, sin llamados de atención, sin demandas ni cuestiones. Solo tú contigo mismo en un acto sublime de humildad y vacío, para que Dios pueda penetrarte y ocuparte, y obrar en ti maravillas.

Vuélvete nadie. Sin grandes nombres que honrar, como decía el gran poeta Tagore, pierde tu reputación, vuélvete notorio. Que nadie te tenga agarrado de tus grandes declaraciones ni de palabras que te esclavizan. Para que puedas cambiar tanto cuanto desees, para que no tengas que cumplir expectativas.

Quédate solo. En todos los momentos que puedas, quédate en silencio. Para que no te haga ruido el mundo y puedas escuchar a Dios.

Despégate de las emociones. Pon en calma ese mar bravío que te arrastra de aquí para allá sin piedad y sin rumbo, porque solo en la calma se asienta la conciencia.

Aléjate de los lugares que no huelen a ti, que no saben a ti, que no se te parecen. Para que solo estés donde se escucha música de amor, donde se baila la danza cósmica y donde solo hay caminantes con antorchas de luz y buscadores de paz, no de gloria.

Ve donde te celebren… donde te vean el alma y te miren desde el alma.

alineamos el propósito desarrollando lo que nos une

rescato una entrada antigua titulada “lo que nos une”,

tras charlar por teléfono con Joseba, en este ejercicio de vida tan centrado en compartir, y mantener conversaciones que crecen, en torno al cariño que TRANSforma nuestras relaciones y nuestras vidas,

en torno a lecturas compartidas, como es el caso de “Reinventando las organizaciones”, de Frederic Laloux, uno de los últimos hallazgos de este año, que se suma a regalos preciosos de años anteriores,

“el espíritu transformador”, “las 7 fases de desarrollo en personas y organizaciones”, “la indagación apreciativa” o “la teoría U”,

regalos que integramos progresivamente en proyectos y procesos que aterrizan los conceptos, haciéndolos progresivamente aplicables en nuestras vidas, en este ejercicio de bajar el cielo a la tierra,

para convertir los valores en comportamientos, observables, observados y compartidos, ahora sí, en diferentes ámbitos de la organización, ya estemos hablando de comunicación interna colaborativa,

del desarrollo de la innovación o de la integración del negocio con la responsabilidad social de la organización, del desarrollo del talento, de procesos de transformación del liderazgo o transformación cultural,

porque en el fondo de cualquier transformación subyace el nivel de conciencia de las personas que lideran la organización, la intención y el particular “desde dónde” desde el que operamos,

y observo cómo escribíamos este proceso que trata de alinear el propósito, el mío personal, con el de la organización con la que colaboro y en la que crezco y me desarrollo, hacer ya un par de añitos,

en este post publicado el 31 de mayo del 2015, hace ya un tiempo, y observo cómo todo cambia a mi alrededor, mientras lo realmente sustancial permanece, y una sonrisa crece alrededor de estas líneas, y de este post,

qué gusto volver a charlar contigo, Joseba, un regalo coincidir.

 

“lo que nos une”

en cualquier ámbito de nuestra vida, el trabajo no es una excepción, podemos trabajar en lo que nos une, o en lo que nos separa.

nosotros promovemos trabajar, siempre, siempre, siempre, con base en lo que nos une y en lo que nos da energía.

en el ámbito de los valores, este ejercicio necesita una explicación, que vamos a intentar hacer muy sencilla por medio de 3 dibujos.

en el primer dibujo vemos una organización como se ve, redondita y azul, y a una persona como se ve, verde y con forma de monigote.

or

el área de confluencia es muy pequeña, y las formas de uno y otro son diferentes, muy diferentes.

en el segundo dibujo vemos una organización como se ve, redondita y azul, y a una persona como dice ser, para gustar a la organización en la que trabaja, que le proporciona el sustento, el desarrollo, buena parte de su reconocimiento (seguridades de todo tipo, higiénicas, de seguridad y pertenencia).

la persona, en este segundo caso, también es, qué curioso, redondita y azul.

os

un poco más pequeñita, no necesariamente mucho, el área de confluencia entre la organización y yo es muy grande.

en el tercer dibujo, vemos la organización como se ve, y la persona como se ve.

en este tercer dibujo no hay un ejercicio de adaptación de ningún tipo, por lo que la organización y la persona son como son.

hay áreas de la organización que la persona no cubre, y hay áreas de la persona que la organización no cubre, parece natural, ¿no?

opdesde ese área de confluencia, en el que yo soy yo, y también soy tú, podemos trabajar los dos desde la máxima comodidad, y lo que es mejor,  desde ese área de confluencia, represento perfectamente lo que tú quieres seguir siendo.

de esta forma, 1-2-3, si hacemos un ejercicio relacionado con los valores, al trabajar desde mis valores personales, cuando los he identificado, soy capaz de ser un embajador o una emisaria perfecta de los valores organizativos.

oppom   así lo vimos…

dentro del programa de las 3 copas, pasado – presente – futuro, creencias – pasiones – valores, explicamos algo, un poco, que tampoco sabemos tanto, de análisis transaccional, la teoría del P-A-n (PADRE ADULTO niño) y de nuestros comportamientos relacionales,

que incluyen relaciones desde el Padre crítico, la Madre protectora, el Adulto, y el niño, ya sea el niño natural o el adaptado (niño rebelde o niña sumisa), puedes cambiarle el género donde quieras

en el primer dibujo tenemos un ejemplo de niña rebelde

en el segundo un ejemplo de niño sumiso,

en el tercer dibujo tenemos un ejemplo de relación adulta, en la que yo (organización) me reconozco, en la que yo persona también me reconozco, y en el que juntas nos reconocemos, y actuamos en consecuencia, para nuestro bien común.

y observo cómo este ejercicio se relaciona con uno de los fundamentos de Reinventando las organizaciones, de Frederic Laloux, alineamos el propósito, dos años antes de leer este texto,

de la misma forma que los tres tiempos del pie, pasado – presente – futuro, creencias – pasiones y emociones – valores, tienen una estrecha correlación con las 3 aperturas necesarias según Otto Scharmer para vivir una vida plena,

Open Mind – Open Heart – Open Will,

y observo cómo integramos en nuestras propuestas y en nuestros talleres todo aquello en lo que de verdad creemos, un proceso natural, yo diría fundamental, porque si no nos lo creemos nosotras, ¿cómo nos vas a creer tú?

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe, creative commons, que articula nuestras propuestas, y que puedes descargar aquí.

las externalidades y la multiplicación de los peces

tras ayudarle a Silvia en su mudanza, un proceso en el que se pone muchas veces de manifiesto la de cosas inútiles que tenemos en nuestros armarios y en nuestros trasteros, y lo que nos cuesta librarnos de tantas cosas, convertidas en apegos,

surge una reflexión,

que me conecta con una idea que va tomando fuerza, somos la primera generación sobre este planeta que ha tenido demasiadas cosas, no sé si aprecias esta tendencia en tu casa, en especial si miras a tus hijos, si es que los tienes,

demasiados juguetes, demasiada electrónica, demasiado de todo, que acaba en aprecio a casi nada, qué más me da la última maravilla si basta con que vea la siguiente y mueva mi dedito y diga, “quiero eso”,

y en eso estoy que me llega, y leo con atención, el último post de Leonardo Boff,

y me quedo con la sensación de que tanto demasiado, tanto despilfarro, sobre todo en este primer mundo desmesurado, tiene un coste, que el mundo corporativo ha venido a llamar externalidad,

un impacto negativo que no implica nada en el balance de mis cuentas, es un perjuicio para otros, o para todos, que es una forma muy próxima al nadie, si somos conscientes de que los extremos se tocan,

externalidades que alguien, nadie y todos, va a acabar percibiendo, más tarde o más temprano.

    así lo vimos…

busco una imagen para acompañar este post en mi álbum, y pienso en esos dos peces, que se encuentran mirando cada uno en sentido contrario, en representación de la alteridad, el alter, el otro, la otra persona,

una imagen que conecto con el milagro de multiplicación de los panes y los peces, y me pregunto qué haremos cuando ya no nos queden peces que multiplicar, y sólo podamos multiplicar las externalidades.

La Tierra en números rojos: 

el ser humano, Satán de la Tierra 

El día 2 de agosto de 2017 sucedió un hecho preocupante para la humanidad y para cada ser humano individualmente. Fue el día anual de la “Sobrecarga de la Tierra” (Overshoot Day ). Es decir: fue el día en que gastamos todos los bienes y servicios naturales, básicos para sustentar la vida. Estábamos en verde y ahora entramos en números rojos, o sea, en un cheque sin fondos. Lo que gastemos de aquí en adelante será violentamente arrancado a la Tierra para atender las indispensables demandas humanas y, lo que es peor, para mantener el nivel de consumo perdulario de los países ricos.

A este hecho se le suele llamar “Huella Ecológica de la Tierra”. Mediante ella, se mide la cantidad de tierra fértil y de mar necesarios para generar los medios de vida indispensables como agua, granos, carnes, peces, fibras, madera, energía renovable y otros más. Disponemos de 12 mil millones de hectáreas de tierra fértil (selvas, pastos, cultivos) pero necesitaríamos en realidad 20 mil millones.

¿Cómo cubrir este déficit de 8 mil millones? Chupando más y más de la Tierra… ¿pero hasta cuándo? Estamos descapitalizando lentamente a la Madre Tierra. No sabemos cuándo llegará su colapso, pero, de continuar con el nivel de consumo y desperdicio de los países opulentos, vendrá, con consecuencias nefastas para todos.

Cuando hablamos de hectáreas de tierra, no pensamos solamente en el suelo, sino en todo lo que él nos permite producir, como por ejemplo, maderas para muebles, ropas de algodón, tinturas, principios activos naturales para la medicina, minerales y otros.

En promedio cada persona necesitaría para su supervivencia 1,7 hectárea de tierra. Casi la mitad de la humanidad (43%) está por debajo de este valor, como los países donde hace estragos el hambre: Eritrea con huella ecológica de 0,4 hectáreas, Bangladesh con 0,7, Brasil, por encima de la media mundial con 2,9. El 54% de la población mundial va mucho más allá de sus necesidades, como Estados Unidos con 8,2 hectáreas, Canadá 8,2, Luxemburgo 15,8, Italia 4,6 e India 1,2.

Esta Sobrecarga Ecológica es un préstamo que estamos tomando de las generaciones futuras para nuestro uso y disfrute actuales. Pero cuando les llegue el turno a ellas, ¿en qué condiciones van a satisfacer sus necesidades de alimento, agua, fibras, granos, carnes y madera? Podrían heredar un planeta depauperado.

Tememos que nuestros descendientes, mirando hacia atrás, acaben maldiciéndonos: “ustedes no pensaron en sus hijos, nietos y biznietos; no supieron ahorrar y desarrollar un consumo sobrio y frugal para que quedase algo bueno de la Tierra para nosotros, y no sólo para nosotros, también para todos los seres vivos, que necesitan aquello que nosotros apreciamos”. Esto nos trae a la memoria las palabras del indígena Seattle: «Si todos los animales se acabasen, el ser humano moriría de soledad de espíritu, porque todo lo que sucede a los animales, le sucederá también al ser humano, pues todo está interrelacionado».

Lo que predomina en el mundo es una perversa injusticia social, cruel y despiadada: el 15% de los que viven en las regiones opulentas del Norte del planeta dispone del 75% de los bienes y servicios naturales y del 40% de la tierra fértil. Algunos millones de personas, cual perros famélicos, deben esperar las migajas que caen de las bien servidas mesas de aquéllos.

En verdad la Sobrecarga de la Tierra es el resultado del tipo de economía dilapidadora de las “bondades de la naturaleza”, como dicen los andinos, deforestando, contaminando aguas y suelos, empobreciendo ecosistemas y erosionando la biodiversidad. Estos efectos son considerados “externalidades”, que no afectan al lucro y no entran en la contabilidad empresarial. Pero afectan la vida presente y futura.

El eco-economista Ladislau Dowbor de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, en su libro Democracia económica (Vozes 2008) resume el problema con palabras claras: «Parece bastante absurdo, pero lo esencial de la teoría económica con la cual trabajamos no considera la descapitalización del planeta. En la práctica, en economía doméstica, sería como si sobreviviésemos vendiendo los muebles, la plata de la casa… y creyésemos que con ese ingreso podríamos seguir viviendo con normalidad, y que estaríamos administrando bien nuestra casa. Estamos destruyendo el suelo, el agua, la vida en los mares, la cobertura vegetal, las reservas de petróleo, la capa de ozono, el propio clima, pero lo que contabilizamos es sólo la tasa de crecimiento» (p. 123).

Ésta es la lógica vigente de la actual economía de mercado neoliberal, irracional y suicida. De modo radical yo diría: el ser humano se está revelando como el Satán de la Tierra y no su ángel de la guarda.

Puedes acceder al blog de Koinomía en este link

y me acuerdo de la economía del bien común, ese movimiento que encabeza Christian Felber, y que es tan interesante, porque incluye en el balance aspectos qué sí que nos importan cuando tenemos cuenta al otro, al alter,

y el bien común de nuestra casa compartida, una casa de la que no nos vamos a poder mudar.

Si tú también piensas que una nueva conciencia es necesaria sobre la tierra, te animamos a leer 7 emociones, un modelo de inteligencia emocional, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe,

que nos prepara para la acción colectiva, desde una nueva comprensión.

lo que sí aporta la comunidad LTBG en nuestra familia

ayer es el cumpleaños de Karmele, amiga de infancia, que me devuelve la llamada un cuarto de hora antes de cerrar el día, llevo una hora en la cama y me despierta el móvil, qué duro es el síndrome cenicienta algunos días,

que está como unas castañuelas, un pilón de amigos y conocidas le han felicitado el cumple, ¿habrán llegado a 200 personas?, y vamos haciendo repaso de nuestras vidas, trabajo, parejas, hijos, presencias y ausencias,

y me cuenta que Jonan, su hijo, un chaval majísimo, sensible, cariñoso, un amor de chaval, ya tiene pareja, Erik, hace una pausa Karmele, para ver si he escuchado bien, Erik, no Erika, y me cuenta lo que le ha costado aceptarlo,

sí, seguramente no me lo imagino,

y me marcho de vuelta a la cama, y me despierto con esa pregunta, ¿qué aporta la comunidad LTBG a nuestra sociedad?, y más concretamente, ¿qué aporta la comunidad LTBG en nuestra casa?,

porque es diferente cuando algo le ocurre a mi vecina, a mi mejor amiga, o cuando algo ocurre en mi propia casa, y me ocurre a mí en estricta primera persona, y me acuerdo de aquellos tiempos en los que yo era un chaval,

y en mi pueblo, Algorta, sólo había un hombre negro, y Francia era un país lejano, al que mis padres cruzaban para ver una película o comprar achicoria en Carrefour cada cuatro años, tan cerca, a escasos 150 kilómetros, y tan lejos,

aquel mundo en el que yo viajo al extranjero por primera vez con 23 años,

y observo el mundo en el que hoy viven mis hijos, que ya son modelos híbridos, mezcla de español y mexicana, un mundo mucho más mezcladito, más diverso, y espero que también más sensible, un mundo más consciente,

tal vez es ésa la gran aportación de todo lo que viene, una nueva consciencia, y una nueva sensibilidad, que se expresa cada vez más libremente, también en el terreno más íntimo, en nuestra sexualidad.

   así lo vimos…

abro el correo con la pregunta de si toca escribir de esto o toca escribir de otra cosa, y la meditación que remite diariamente la fundación Ananta me responde que sí, que es buen momento de hablar de este mundo sensible…

“La vida te requiere realmente sensible, es decir vulnerable, humilde, tolerante y flexible. Así tendrás un buen carácter, una gran sensibilidad para dar la nota que viniste a dar y acompañarte de otros instrumentos para que, entre todos, pueda resonar la sinfonía de la humanidad”.

Jorge Carvajal, “Amor, Vida y Medicina” (1995) p. 40, Anahata Ediciones, 2008. Imagen: Parque Natural de Redes, Asturias, 6 julio 2017 (cortesía de Violeta Arribas)

y pienso en este mundo de mayorías y minorías, es curioso, siento que, en contra de lo que nos cuentan y nos han inculcado, el mundo no lo mueven las mayorías, lo mueven las minorías con poder,

hasta que las mayorías consiguen la representatividad necesaria,

y siento que estos procesos, en los que lo nuevo se abre paso, poco a poco, dejar ir para dejar venir, van instaurándose progresivamente, cogiendo fuerza, haciéndose grandes, ayer perseguidos, y hoy orgullosos, ése es el camino,

hasta que son capaces de traer lo nuevo a la comunidad, ése es el verdadero sentido de la alegría, el hacer comunitario, desde una nueva comprensión, desde una sensibilidad nueva, más eco-sistémica,

desde una conciencia más integradora,

y seguramente más integral.

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, en el que explicamos las 3 emociones de tierra, y las 3 emociones del desarrollo de las personas y de los grupos,

convertidos en comunidad, con la ayuda del arco iris, un puente entre el cielo y la tierra, expresión del baile entre la claridad y la oscuridad, con el Ser humano como observador, un puente re-descubierto por la comunidad LTBG.