y nos encontramos con el arte (tango entre nos…)

tangoentrenosestamos de fin de semana, a punto de terminar, ya es domingo por la tarde, pero en vez de recluirnos en casa, aceptamos una invitación que nos llega de Carlos, compañero y amigo del txoko “a la sal”.

Tenemos por delante un Espectáculo de música y danza.

A la guitarra, Carlos Wernicke.

A la voz, Floro Aramburu.

En el baile, María Antonieta y Ezequiel.

El lugar, en Martina Cocina, en la plaza de Cascorro.

El espectáculo, TANGO ENTRE NOS…

como no conozco la dinámica del sitio, reservo una mesa para cenar a las 9. Llegamos poco antes de esa hora, y nos explican que no podemos hacer las dos a la vez, ver el espectáculo y cenar, por lo que pedimos algo ligerito para entretener al estómago.

las dos tartas con las que nos despedimos de la mesa en el piso superior, no pueden estar mejor. Paula se ha ido al chocolate y yo a las zanahorias, negro y naranja, a cuál mejor. Paula, cuando pueda, ya sabe un sitio al que volver. Yo también.

bajamos al concierto. Somos los últimos en llegar. El espacio esta petado, a reventar. Hay tanto espacio que hacen lo que no deberían hacer, dar la fila número 1 al último en llegar. Un movimiento de última hora deja a Silvia y a Paula en la fila uno, y yo me desplazo a la 3.

en la apertura del espectáculo, Floro y Carlos nos cuentan que éste es el último encuentro con Floro. Nuestro debut es su despedida, qué pena. Años de encuentros, de ensayos, de giras, que se cierran precisamente hoy.

la guitarra de Carlos es espectaculor, la voz de Floro es una voz auténtica, y el tango de María Antonieta y Ezequiel, nos habla, descanso viene y descanso va, de esa forma de vivir tan argentina, todo pasión.

la despedida, que se va produciendo entre canción y canción se consuma al terminar. Todo parece indicar que Floro no se quiere marchar.

gracias, Carlos, por la invitación, gracias, Carlos, por tu voz. Gracias a los 4 por vuestra pasión compartida en vuestro que-hacer. Floro, si un día pasamos por Argentina, ya tenemos una persona más a la que buscar.

vozmon   así lo vimos…

es lunes por la mañana y conecto con una pregunta de un post reciente, en el que hablo de las tres leyes fundamentales para un mundo mejor. La ley que le corresponde al mundo social, que incluye este mundo del arte, la cultura, la representación, es la libertad.

y para que un artista sea libre, libre de verdad, necesita una capacidad económica mínima con la que subsistir.

de vuelta a casa, ya en el coche, Silvia y yo hablamos con Paula de lo complejo que tiene que ser mantener una familia en un mercado precario en general, pero que es especialmente precario con el artista. Porque lo que antes se cae en un corporativo cuando no hay dinero es la formación externa, y en el ámbito familiar, cuando la prioridad es comer, y llegar a final de mes, los lazos y las guirnaldas, el espectáculo y la fiesta van en primer lugar.

me imagino hoy lunes un mundo mejor en el que el arte, y la libertad del artista, desde la capacidad económica para subsistir, es posible.

a mí me gusta hacer esculturas, a mí pintar, a mí me gusta investigar, a mí me gusta la docencia, a mí me gusta ayudar a marginados, y todo eso es posible, porque vamos entendiendo lo importante de lo social.

y además, ¿qué tipo de arte es el que nos ofrecen cuando no sale de la libertad del artista para crear?

en el ideal de la Triformación Social, el mundo de la educación, el de la salud y el de la investigación son parte del ámbito social, esa esfera dominada por la libertad del artista.

educación, o el arte del desarrollo del Ser, y los valores, de la siguiente generación,

salud, o el arte de preservar nuestro bien-estar emocional, y con él nuestro cuerpo y biología,

la investigación, o el arte de desarrollar artefactos, ingenios, productos y servicios, inventos de uso necesario para el desarrollo de la sociedad,

una sociedad que siempre eres tú, y que hoy también es NOS.

voz

gracias por vuestro arte.

gracias por compartir con nosotros vuestra pasión en el vivir.

el milagro de candeal (y el piano de Dieguito)

bebocigalaEl viernes, recién celebrado mi funeral, ya de vuelta a casa, charlábamos Gorka, mi hijo mayor, y Rafael, el cura de la celebración (Rafael puso la cura de la alegría, la risa y el ritmo, un monstruo), y me comentó del milagro de Candeal, una comunidad entera que salió de la marginalidad más absoluta por medio de la colaboración de un grupo de músicos que hicieron de Candeal su proyecto B de vida. Porque todos tenían un proyecto A, que era vivir la música. Uno de ellos es Bebo Valdés, pianista cubano, huído del régimen castrista, que murió en Estocolmo, cuidad hermanada con Benalmádena en el dolor de su pérdida.

Te dejo con una película que Rafa nos comparte (un documental largo, un poco más de 2 horas de duración) que retrata un proceso de cambio en el territorio. De la delincuencia y la desesperación (desesperanza en el futuro) a un ejemplo a seguir. Sigue leyendo

disfrutando mi funeral

mifuneralHace unos años recibí un taller que tenía el título de “La danza con la muerte, el reencuentro con la vida”, impartido por Agustín en Armenteras. Fue uno de los fines de semana más bonitos de mi vida. Aunque la inspiración del taller es el chamanismo, alguien dirá, “qué raro, qué será eso”, los ejercicios que hicimos a ritmo de tam, tam, tam, los he visto en otros materiales más convencionales. Por ejemplo, la iniciación a la muerte, un ejercicio en el que visualizas un funeral en el que hay un montón de personas conocidas, “anda, si está Silvia, con su amiga Lorena, mira, ahí están Pedro y Natalia, mira, si también vienen con sus hijos pequeños, Neo y Esther, y también está Diego, y Ana, con su hermana mayor, y mira, qué curioso, Rafael, hombre, ¿qué haces por aquí?, qué raro, si aquí están hasta mis hijos, hola, Gorka, hola, Maitane”, hasta que te acercas al ataúd y te ves dentro de la caja, muerto, pálido, seco como una mojama, este ejercicio lo recoge, de forma casi literal a como lo he contado Covey, en los siete hábitos de la gente altamente efectiva. Es un ejercicio de iniciación a la muerte, o lo que es lo mismo, de toma de conciencia de qué te gustaría hacer hoy, que todavía estás vivo. Si me permites el comentario, la iniciación a la muerte es lo más parecido a la iniciación a la vida. Sigue leyendo