¿para qué queremos pies si tenemos alas?

y nos quedamos escuchando la música del cielo, y de las estrellas, qué bonito es caminar littlewingmon   así lo vimos… y nos quedamos con una pregunta al aire, ¿qué necesitamos para hacer de un tema nuestra vida? y me río con el nombre del grupo, Errorhead, y me acuerdo de Descartes, ese joven que un día dijo aquello de que “pienso, luego existo”, no podía estar más equivocado, un error de pensamiento, error head, error de cabeza, este error de cabeza que me mata, pienso de que este guau…

persistencia y coraje

manuel del guerrero de la luzes sábado sabadete, el día entra un poco torcido, un poco de hijo rebelde y un poco de pareja distante hacen maravillas en el ánimo de una roca, y el consejo de un amigo, ¿para qué escribes un post al día?, están haciendo sus efectos.

y la roca se resquebraja…

y decide no escribir el post diario, al menos el de hoy, pero no sabe cómo contárselo a sus amigos, mejor se lo cuento de la mejor forma que se me ocurre, qué tonto, mejor se lo escribo.

y pruebo, él convertido en yo, con el juicio de Miguel Strogoff, el correo del zar, esa tontería de abrir un libro por cualquier hoja a ver qué nos dice, intrigado, abro la hoja y la ojeo (le echo un ojo).

manualdelguerreromon   así lo vimos…

el guerrero de la luz conoce el valor de la persistencia y del coraje.

muchas veces, durante el combate, él recibe golpes que no esperaba. Y comprende que, durante la guerra, el enemigo vencerá algunas batallas. Cuando esto sucede, él llora sus penas y descansa para recuperar un poco las energías. Pero inmediatamente vuelve a luchar por sus sueños.

porque cuanto más tiempo permanezaca alejado, mayores son las probabilidades de sentirse débil, miedoso, intimidaddo. Cuando un jinete cae del caballo y no vuelve a montarlo al minuto siguiente, jamás tendrá el valor de hacerlo nuevamente.

Manual del guerreo de la luz

Paulo Coelho

y mira que no sé qué música pinchar hoy para celebrar este día tan bonito, tan cargado de emoción, que me permito sentir, ahora sí estoy presente,

“no sé restar tu mitad a mi corazón”, puede ser,

Andrés Calamaro & Fito & Fitipaldis –

Me equivocaría otra vez

(2 son Multitud)

pues eso, mañana volvemos a intentarlo, y a ver si ya tenemos algo + que contar, y un poco más de ánimo en el macuto.

3 canciones, 60 momentos, 1 recuerdo

camino de una reunión en Matadero, caminando, estoy en Madrid Río, llego con un cuarto de tiempo, 15 minutejos, al sitio de reunión, y entro en la casa del Libro, un espacio en el que también hay, de vez en cuando, exposiciones varias.

hoy, y hasta el 24 de octubre, puedo ver “el poder de las canciones”, esa extraña manifestación que se compone de música y de palabras, cómo no van a tener poder, todo el poder del mundo, para mover nuestro ser interior.

60momentosla verdad es que aunque el espacio es reducido me cuesta ubicarme, hay 5 pasillos, con 5 docenas de canciones, en cada pasillo una, pero está medio liado, puente 1, puente 2, puente 3, yo quiero ir a ése, puente 4, puente 5

hasta que descubro que hay un pequeño problema con la señaléctica.

el puente 1 se encuentra ubicado en el 2, el 2 en el 4, el 3 en e 6, el 4 en el 8, y el 5 en el 10, no me preguntes por qué, pero es así, a alguien le ha parecido más sencillo multiplicar todo por 2, será por lo del siglo XX, 2X.

36

un poco más ubicado, mi mente se calma cuando encuentra una explicación, aunque sea falsa, a lo incomprensible, elijo unas pocas canciones, empezando por una canción loquilla, una chica ausente y un cadillac presente, y el Tibidabo,cigarrito

 

ynoestastuelcadillac

y sigo con Lennon, ese monstruo monstruoso, que cuestiona en un momento de su carrera las creencias dominantes, un Lennon que no busca refugio fuera, en la Biblia, ni en buda ni en Jesucristo, la lucha ha terminado.

god

john

 

los cascos no funcionan, y no sé cómo enchufar la música, miro y re-miro y nada, por lo que me quedo con la duda si no será un juego, los puentes están en 2X (leer 2 por), y las canciones según, las impares van y las pares no.

y termino mi gira, no me sobra ya mucho tiempo, con la tercera canción, de Bruce Springsteen, the boss, esa fuerza de la naturaleza que se destapa en cada concierto en vivo, no sé por qué todavía no he ido a verle

borntorun

puentes pares y canciones impares, me voy con un pensamiento sobre estas canciones, “i don´t believe” incluida, antes de esta reunión con estos amigos del camino, que nos acompañan en el cuentacuentos de Matadero, porque el roce hace el cariño.

lennonmon   así lo vimos…

si somos lo que comemos y lo que bebemos, si somos lo que pensamos y hacemos, no es menos cierto que también somos lo que sentimos, y ahí, música y palabras, se cuelan de lleno las canciones,

y me encanta encontrar esa canción par que no puedo escuchar en la casa del libro, en ese paseo por Madrid Río, navegando con libertad en internet, de la mando de youtube, en el reino de las emociones.

I don´t believe in Beatles, y una pausa, I just believe in me,

THEDREAMISOVER

the dream is over,

qué bueno eres tejiendo sueños, John.

 

la creatividad y la innovación (policías y ladrones)

ilusioneneltrabajosaliendo de la última sesión del teléfono de la esperanza, unas compañeras estamos tomando unas cervezas, y aparece la profesora del taller, que se suma a la conversación, “espero no interrumpir, ¿de qué estáis hablando?”

y se produce un silecio tenso, caras que se miran, glub, estábamos hablando de un cambio de programa que nos lleva a una re-programación durante los meses de Junio y Julio, y un valiente se atreve con la pregunta.

y le participa de lo que habla el grupo, tranquilamente.

aunque no es fácil de transmitir, en el grupo ha aparecido la figura del niño al que le pillan in fraganti, con la vieja frase de “¿quién ha sido?”, y el sentimiento es el mismo que el que nos invade cuando un policía nos para en el arcén de la carretera, “¿qué he hecho mal?”

ese sentimiento, tonto, es bastante común, en la medida que hemos crecido en entornos jerárquicos, en nuestra casa y en el colegio, y nos han educado en el respeto desde el temor, no desde la aceptación de la diferencias y la igualdad.

hay una figura muy clara en casi todas las casas, que es la de el Padre Crítico, figura que puede ejercer indistintamente el padre o la madre, tanto da, en contraposición con la figura de mamá o papá, que son la encarnación de la mamá protectora.

esa figura deriva en el perseguidor en el triángulo de Karpman, en la teoría del hombre en la sombra (perseguidor – víctima – salvador).

pues bien, en casi todas las casas hay un padre crítico (en algunas hay más), que dicta las leyes de la casa, y en cada organización hay un jefe que, normalmente, como no puede ser de otra forma, se ha formado en este tipo de liderazgo, ejerciendo el respeto desde el temor.

las organizaciones, cuanto más grandes más claro, se articulan en torno a unos procesos que marcan las leyes de la organización, qué se acepta, qué es hacer las cosas bien, qué se puede hacer y qué no, quién, qué, cómo, cuando.

estoy en eso cuando me solicitan una propuesta para un taller de creatividad, 2 horas, para más de 100 personas, para activar (re-activar) un buzón de sugerencias de un corporativo de más de 3000 personas, muy interesante, mandos intermedios y directivos.

y no puedo escapar de ese pensamiento en el que de repente va a aparecer el jefe, y va a preguntar, “hola, buenos días, ¿de qué estáis hablando, puedo participar?”, y la gente se va a mirar, diciendo, glub, si hace 2000 años que no somos iguales.

y me acuerdo, cómo es el inconsciente, de un día, ya lejano, en el que mi jefeme dice en una organización en la que trabajo que a mí no me pagan por pensar, creo que le ha pasado a más gente, es una frase arquetípica de la revoución industrial.

y paseando en pesamientos (pienso y miento) llego a la figura del niño natural, ese que tiene la capacidad de imaginar, ese niño que para adaptarse a la educación tuvo que derivar hacia conductas de niño sumiso y de niño rebelde, ayer vi a una niña así en el teléfono de la esperanza en respueta a la “teacher”, en ese juego del colegio revivido, profesores y niños, ese niño al que hemos ido tapando, qué poco nos permitimos jugar la gente mayor, experimentar, probar y acertar, probar y fallar, mostrar el fallo sin miedo a la crítica y al qué dirán.

examino el recorrido que hago para preparar la propuesta con base en 4 dinámicas que sirven para conectar a 3 niveles con procesos de creatividad (actividad de crear).

un primer nivel relacionado con qué pienso de ese mundo, a nivel personal, desde mis creencias,

un segundo nivel relacionado con mis viviencias creativas, emoción y cuerpo, mi capacidad de jugar de nuevo, de crear nuevos juegos, o de cambiar las reglas de los viejos juegos, para hacerlos más buenos, bonitos y justos para todas,

un tercer nivel relacionado con los valores en los que vivo, que incluyen o no la competitividad, con o sin mis compañeras de trabajo, ¿soy una persona muy competitiva?, ¿compito externamente?, ¿compito internamente?, y se plasman en comportamientos en el día a día, en mi capacidad de trabajo en equipo, sugerencias personales o de grupos de personas, capacidades personales o de grupos de personas, iguales o complementarias.

mis creencias, mis pasiones (mi energía y mi capacidad de jugar), y mis valores, que se hacen tierra en mis comportamientos, una mini-guía, desde el juego y las dinámicas para volver a crear, creatividad que se convierte en innovación.

ilusionoeneltrabajomon   así lo vimos…

aunque no lo cuento en ningún sitio, no vaya a ser que me escuchen los jefes y se asusten, los perseguidores están en este mundo generando mucho dolor, mucho sufrimiento, en nuestras casas y en el trabajo.

ellos proponen de forma constante el juego que mejor dominan, el de policías y ladrones, en los que ellos son, claro, para eso lo proponen ellos, qué tontería, los polis, y nosotros, el resto, los ladrones.

si cada vez que llega el policía a nuestra ventanilla el coche, el profesor al bar en el que tomamos una cerveza, o el jefe al café, tragamos saliva, glub, y cambiamos de tema, por la paz un ave maría, tenemos el mundo que nos merecemos.

ayer, creo que no hace falta que lo cuente, un valiente le participó a la profesora del tema de conversación, fue una persona adulta, con un elemento de niño natural, que se permite jugar, que en el proceso va adquiriendo capacidades nuevas (ahí entra el padre protector), las 3 figuras que elevan la energía en un sistema, que ya tenemos bastante de ese juego pernicioso, en esa vida en la sombra, perseguidor – víctima – salvador.

en cualquier organización que pretenda ver florecer la creatividad (actividad de crear) y la innovación, podemos revisar la cultura,  los estilos de liderazgo, los procesos, que incluyen los de selección, formación, desarrollo del talento de las personas que la lideran, y crean tendencias, los de re-conocimiento, que potencian lo que sí queremos ver crecer, y los de desarrollo de la felicidad y de micro-climas respetuosos, porque es muy difícil ser creativos desde el temor, policías y ladrones, un juego que un día vamos a descubrir que mantiene a los presos en su celda, pero no les permite expresar su alto potencial.

y también podemos acompañarte en ese proceso que, desde las claves compartidas descubiertas por las personas que participan en talleres, y en dinámicas diseñadas al efecto, nos permite habitar y re-crear juntas esta organización.

un gnomo se filtra en mi ordenador,  “computer” en inglés, otra vez, una de estas le voy a pillar, quién sabe si nos convirtamos en amigos, y me regala el acceso a un video de Calle 13, La vuelta al mundo, un clip rodado en Buenos Aires por Juan José Campanella.

este video cuenta la historia de dos empleados de oficina que deciden salir del anonimato, creando juntos un mundo de fantasía en el que logran escapar de su realidad cotidiana.

qué bonitas son las historias, ¿verdad?

miro con detalle el video y no pillo bien si es un anuncio de móviles o un anuncio de post-it, ¿me ayudas?

postits

¿tú qué opinas?

maspostits

desde organizaciones con espíritu y corazón promovemos programas de comunicación interna participativos, con el concurso de las personas, para bajar los valores corporativos, azules como el cielo, aspiracional, al verde, y a tierra, comportamientos en nuestro cotidiano vivir, viviendo, en nuestra casa, y en nuestro trabajo, desde la emoción (la inteligencia emocional) y lo positivo (la indagación apreciativa).

30 años de éxitos, 30 años después

goranyguillermoen mi atracción personal por el 3, quedo con Göran, padre de Manuel, compañero del cole de Gorka, a ver si me ayuda con un video para oé corazón.

llegando a su casa, charlo con Joel, su hijo mayor, que ya ha decidido carrera, se va este setiembre a Holanda a trabajar 4 años de piano, y nos ponemor a ver unos archivos que he acercado hasta casa de su padre.

estoy a punto de salir de su casa, Joel ya ha salido, el 3 se va, y baja Guillermo, 3 otra vez, un chico majo, argentino, prfundamente argentino, con el que intercambiamos unas palabras, qué pena que Göran no me pueda ayudar con ese encargo en proceso.

entre una y otra, Guillermo me comenta que va a la presentación en Madrid del nuevo disco de Toreros Muertos, uno de mis grupos de música favoritos, hay que ternerlos bien puestos para titular tu primer disco “30 años de éxitos”.

me hace gracia, yo no lo sabía, que Guillermo es uno de los 3 artistas que forman “Los toreros muertos”, en el puesto de las teclas, qué curioso, parece que todos conocemos a Pablo Carbonell, la voz.

9

se abre la posibilidad de romper la estructura de un día normal, y acepto la propuesta, y le acompaño al centro de Madrid, al Mercado de San Antón, ese mercado tan chulo en el centro de madrid, entre Bilbao y la Gran Vía.

en el trayecto, Guillermo me cuenta su historia en Toreros muertos, y después de, él de alguna forma “disuelve” el grupo, con su marcha a su Argentina natal, me cuenta su encuentro con la política argentina, y un tránsito de la derecha, pasando por la indiferencia y la militancia más de izquierdas, aunque todos los argentinos no son de derechas ni de izquierdas, ellos son Peronistas, un hombre que pasa del discurso, yo haría, yo haría, yo haría, y los palabros, a los hechos, y hace, y hace, y hace, en favor de las minorías, y del pueblo en general, pobres, profesionales, mujeres.

llegamos un poco tarde a San Antón, son las 11:15, y yo busco parking mientras Guillermo sube a juntarse con Many Moure, el primero de los tres, que le cede a Pablo ese espacio para aprender a desparramar-se.

me compro el primer disco de su segunda etapa, el único que tengo dedicado en mi estantería, por Many Moure, el primero, por Pablo, esa voz gamberra, y por Guillermo, ese argentino majísimo que me ha regalado un martes diferente, tan alegre, tan bonito.

1los toreros muertos, ese grupo que mi madre siempre definió como música ratonera, hay una canción a la que tenía especial aversión, el grupo de “mi agüita amarilla”, esa canción que descubrí en Andorra, a la vera de Gaizka, Tatiana, Montse, aquella primavera.

torerosathleticmon   así lo vimos…

MIHALYI CSIKSZENTMIHALYI es el autor de Flow, una teoría de la felicidad que implica dejarse ir, abandonarse a los acontecimientos, como mi pipí, perdón, mi agüita amarilla.

es un ejercicio que todos podemos practicar, cualquier día de nuestra vida, incluso hoy mismo.

yo me he hecho el regalo de acompañar hoy a Guillermo, y agradecerle la casualidad de coincidir, argentino él, en la casa de Göran, nórdico él, en una casa de Las Rozas, mi segunda casa, primero las Rozas, y luego Las Matas, en las afueras de Bilbao.

si tienes la duda de si debes o no debes, replantéate la pregunta, tal vez tu corazón te responde si realmente QUIERE o NO QUIERE, seguramente el tenga la respuesta correcta, tal vez de eso se trata fluir.

toreros

y si no lo tienes claro, fíjate en la decoración, blanco, rojo y negro del mercado, puro Athletic de Bilbao.

de la wiki, una referencia corta sobre los toreros muertos…

El cantante, dibujante y cineasta gaditano Pablo Carbonell, el bajista gallego Many Moure y el teclista argentino Guillermo Piccolini formaron este grupo en 1985, en plena Movida madrileña, pero el grupo se disolvió en 1992.

Cultivó un tipo de canción cuyas señas de identidad son una particular e irreverente originalidad y un transgresor sentido del humor. Tras su maxisingle Yo no me llamo Javier vino su disco 30 años de éxitos (Ariola, 1986) donde es perceptible el influjo de Madness y la Orquesta Mondragón.

torerosmuertos

por si no les tienes en el periscopio, que todavía no están muertos estos toreros, 30 años después, en VIVO,

tmenvivo

actúan este domingo en Madrid, aprovechando que la cuidad se pone de gala en las fiestas de San Isidro, currante y labrador, cuánto pis por sus campos, cuántas lechuguitas bien regaditas…

y nos encontramos con el arte (tango entre nos…)

tangoentrenosestamos de fin de semana, a punto de terminar, ya es domingo por la tarde, pero en vez de recluirnos en casa, aceptamos una invitación que nos llega de Carlos, compañero y amigo del txoko “a la sal”.

Tenemos por delante un Espectáculo de música y danza.

A la guitarra, Carlos Wernicke.

A la voz, Floro Aramburu.

En el baile, María Antonieta y Ezequiel.

El lugar, en Martina Cocina, en la plaza de Cascorro.

El espectáculo, TANGO ENTRE NOS…

como no conozco la dinámica del sitio, reservo una mesa para cenar a las 9. Llegamos poco antes de esa hora, y nos explican que no podemos hacer las dos a la vez, ver el espectáculo y cenar, por lo que pedimos algo ligerito para entretener al estómago.

las dos tartas con las que nos despedimos de la mesa en el piso superior, no pueden estar mejor. Paula se ha ido al chocolate y yo a las zanahorias, negro y naranja, a cuál mejor. Paula, cuando pueda, ya sabe un sitio al que volver. Yo también.

bajamos al concierto. Somos los últimos en llegar. El espacio esta petado, a reventar. Hay tanto espacio que hacen lo que no deberían hacer, dar la fila número 1 al último en llegar. Un movimiento de última hora deja a Silvia y a Paula en la fila uno, y yo me desplazo a la 3.

en la apertura del espectáculo, Floro y Carlos nos cuentan que éste es el último encuentro con Floro. Nuestro debut es su despedida, qué pena. Años de encuentros, de ensayos, de giras, que se cierran precisamente hoy.

la guitarra de Carlos es espectaculor, la voz de Floro es una voz auténtica, y el tango de María Antonieta y Ezequiel, nos habla, descanso viene y descanso va, de esa forma de vivir tan argentina, todo pasión.

la despedida, que se va produciendo entre canción y canción se consuma al terminar. Todo parece indicar que Floro no se quiere marchar.

gracias, Carlos, por la invitación, gracias, Carlos, por tu voz. Gracias a los 4 por vuestra pasión compartida en vuestro que-hacer. Floro, si un día pasamos por Argentina, ya tenemos una persona más a la que buscar.

vozmon   así lo vimos…

es lunes por la mañana y conecto con una pregunta de un post reciente, en el que hablo de las tres leyes fundamentales para un mundo mejor. La ley que le corresponde al mundo social, que incluye este mundo del arte, la cultura, la representación, es la libertad.

y para que un artista sea libre, libre de verdad, necesita una capacidad económica mínima con la que subsistir.

de vuelta a casa, ya en el coche, Silvia y yo hablamos con Paula de lo complejo que tiene que ser mantener una familia en un mercado precario en general, pero que es especialmente precario con el artista. Porque lo que antes se cae en un corporativo cuando no hay dinero es la formación externa, y en el ámbito familiar, cuando la prioridad es comer, y llegar a final de mes, los lazos y las guirnaldas, el espectáculo y la fiesta van en primer lugar.

me imagino hoy lunes un mundo mejor en el que el arte, y la libertad del artista, desde la capacidad económica para subsistir, es posible.

a mí me gusta hacer esculturas, a mí pintar, a mí me gusta investigar, a mí me gusta la docencia, a mí me gusta ayudar a marginados, y todo eso es posible, porque vamos entendiendo lo importante de lo social.

y además, ¿qué tipo de arte es el que nos ofrecen cuando no sale de la libertad del artista para crear?

en el ideal de la Triformación Social, el mundo de la educación, el de la salud y el de la investigación son parte del ámbito social, esa esfera dominada por la libertad del artista.

educación, o el arte del desarrollo del Ser, y los valores, de la siguiente generación,

salud, o el arte de preservar nuestro bien-estar emocional, y con él nuestro cuerpo y biología,

la investigación, o el arte de desarrollar artefactos, ingenios, productos y servicios, inventos de uso necesario para el desarrollo de la sociedad,

una sociedad que siempre eres tú, y que hoy también es NOS.

voz

gracias por vuestro arte.

gracias por compartir con nosotros vuestra pasión en el vivir.

una estrella está al caer (adviento a la sal)

estrella888cerramos el año con la cena del txoko a la sal, después de cerrar otros entuertos en los que ando metido, el taller del teléfono de la esperanza, el primer módulo de ATEOs reunidos, Aprendemos todos y Escuela Oliver en el colegio del Buen Consejo, con ese espíritu propio del tiempo previo a la Navidad.

en la tradición cristiana, no sé si antes o después de, pero me acabo de responder solo, después de Jesucristo, ya que el adviento es el tiempo de espera a la venida del niño  Jesús, ese espacio tranquilo y sereno que antecede al solsticio de invierno.

nos lo hemos pasado como enanos jugando a preparar el encuentro, no tenemos tema, qué raro, un grupo de hombres que se une a hablar, ¿serán mariflogüers?, hablamos de ésto, hablamos de lo otro, invitamos a los socios que se han dado de baja durante el 2014, esta comida o la otra, con Joserramón de nuevo al cargo de la cocina, qué bonito que haya un cocinero en la cocina por fin.

todo trascurre con unas ganas de fiesta enormes hasta que Pablo sugiere empezar su preparación espiritual de la Navidad.

la cena, siempre interesante, hoy la prepara Joserra, pero he perdido el menú, y cada vez entiendo mejor que es por algo, tal vez no tengo que hablar de lo bien que comimos. Aunque traigo fotos de los platos, a lo mejor no es lo importante. Terminamos de comer y se despide de nosotros Andrés. Nos despide la noche, nos desea buena navidad, y nos da la noticia de que el año que viene no continúa en el txoko.

Carlos saca la guitarra de la funda, a la segunda o a la tercera soy capaz ya de diferenciar la funda de una guitarra de la funda de una ametralladora, y empieza a acompañarnos al fondo con los acordes de su guitarra clásica.

en un momento del camino, estamos hablando de una vida pasada, en Lavapiés, en la que se da una efervescencia de artistas, de poetas, de músicos en los locales, esa vida rica en circunstancias que se convirtieron en recuerdos de algo que ya vivimos.

la noche se va tornando melancólica. Pablo y Jacin acompañan a Carlos en una meditación recitada. Palabras al viento de alguien que puso unas letras, acompañadas con una improvisación en la guitarra. ¿qué sentimiento te aflora al leer este texto? esa es la nota que la guitarra va a compañar.

sin pensarlo, el clima que rodea esta cena es totalmente diferente de todos los anteriores. Somos la misma gente, pero el fondo ha cambiado. Esa noche espiritual que acompaña a Pablo nos ha enganchado a todos nosotros. Es el adviento, ese periodo de preparación para lo que está por venir, un periodo de 22 a 28 días, que empieza 4 domingos antes del nacimiento de Jesús en Belén, que nos ha pillado por sorpresa cenando.

Leo con atención uno de los 3 versos que acompañamos el miércoles para cenar, de Cristina Peregrina, Los hedonistas, y se me ata un nudo a la garganta.

 

yo no soy una cuerda, ni una liana, ni un hilo, ni un ovillo, ni unos cordones

Yo no soy una corbata, ni un pañuelo, ni una bufanda, ni una tela de araña.

Pero tú no lo sabes.

o no te das cuenta, y me creces de nudos, y me atas y me aprietas, y me salen llagas de los bolsillos, y me ahorcas, y me cortas las manos y la respiración, y aunque tú no lo sepas, o no te des cuenta de tus labios sólo cuelgan tijeras.

Sobrecogido lo leo, sobrecogido me quedo, y pienso que a alguien, quizás a ti, le hace un sentido parecido al que me hace a mí. Porque hay un tiempo en mi vida así, en el que “yo no soy”, pero tú no lo sabes, porque tampoco lo sé yo.

Hacemos un ejercicio tonto de felicitarnos las navidades que tampoco es relevante hoy, como el menú de la cena.

En el 15 que está por venir, adviento pasado, el día comienza a ensanchar, y tal vez el “yo no soy” se va transformando en “yo soy”, y como yo me sé, y me reconozco, no te pido que tú me leas, ni me escribas, porque ya me leo y me escribo yo, y en ese camino se obra el milagro de que tú también me lees.

Una estrella va por el cielo, y en su tranquilo peregrinar, 3 sabios magos de oriente, quizás más, quién sabe si son 4, acompañan por el cielo una estrella. Ellos se van a reunir a una fiesta, a un re-nacer.

Nos marchamos tranquilos del txoko, limpiamos, recogemos, sin un abrazo, sin una fiesta, definitivamente nos ha tomado el adviento. El deseo de Pablo, tan pegado al tiempo, se ha hecho realidad.

Paz y amor a los hombres (aquí sólo había hombres) y a las mujeres de buena voluntad. y a los otros y otras, también.

estrella888monAsí lo vimos…

Normalmente, trabajo los posts muy poco, al igual que las imágenes. Dejo que las cosas se coloquen solas. No sé con qué imagen casar el post de hoy. Las plastilinas me parecen demasiado divertidas, las fotos del video demasiado apagadas, una imagen del cielo demasiado impersonal. Salgo a la puerta de mi casa y fotografíó la estrella de mi puerta, una estrella que colgué el año pasado, y que me ha acompañado todo el 14. La recorto a tamaño grande 888 por 888, qué curioso, de niño me gustaba mucho el 8, un número que hoy representa para mí el infinito, la lemniscata por medio.

Pienso en voltearla, para aprovechar la cinta y convertirla en cometa, pero no lo hago. La inserto en el monigote de oé corazón, que hoy toca, tengo una serie azul, verde, roja, amarilla, toca amarillo, como la puerta, como la estrella. De alguna forma, la estrella queda prendida de un sitio del monigote, a la altura del corazón.

Me quedo con la sensación, esa que no es mental, de que todos llevamos una estrella prendida del corazón. La estrella es siempre yo, y se va a permitir brillar todo lo que la permitamos, todo lo que la dejemos ser.

un abrazo a mis amigos, porque son chicos, del txoko a la sal, ese sitio de encuentro tan especial. Gracias por compartir, Joserra, Enrique, con todos, ese cariño en la mesa, también al cocinar.

un abrazo a los chicos y chicas que se estrellaron y están a punto de estrellarse. No importa. Nunca importa. Mientras no dejes de brillar.

 

 

con aceite, pan y vino se hace el camino (y juega que te juega jugando vamos haciendo grupo y amigos)

aceiteEs miércoles por la tarde y le pido a Fernando que me pase a buscar por la estación del tren, que no se olvide 3 botellas del cosechero para ver si cambiamos de vino en el txoko, y las zapatillas verdes y azules esas tan estridentes que me acabo de comprar. Si todo va bien, ya es buena hora de presentarse en el txoko, hora de acompañar a los cocineros.

Llegamos a crisálida donde 2 capullos ya han florecido. Nos reciben Jacin y Antonio, nuestros cocineros voluntarios de hoy, que ya se han puesto en los fogones y en la tabla. Incomprensiblemente han desechado la propuesta para el menú que les ha hecho Juanma, unas angulas y alguna cosilla para seguir, langosta, cabrito asado, …, mucho más fácil de elaborar, y se han hecho fuertes en un menú cargado de corazón, sin billete, aprovechando la temporada de setas. El menú es algo así como setas de entrante (níscalos con verduras), setas de primero (setas empanadas con verduras) y setas de segundo (fussili con champiñones al pesto). Para pasar el otoño no está mal. Por si a alguien no le gusta el otoño, cargamos la despensa con abundantes vinos, beber para olvidar, y contratamos a Carlos, asesino a sueldo, que hace una entrada gloriosa en el txoko con su ametralladora, vestida de indefensa funda dura de guitarra.

En el preámbulo de la gran cena, los niños se han puesto a jugar a eso de yo no quiero setas, y por si acaso, han quedado de acuerdo en traer un poco de aceite y pan.

Es tan grande la desesperación que Andrés, que se ha dado de baja del txoko hace unos meses viendo lo mal que comemos, viene a rescatarnos con una garrafa de 5 litros de aceite ecológico.

En la mesa, mientras los dos jóvenes al mando del otoño hacen de las suyas, van apareciendo más y más niños con aceite, hasta juntar 10 platos para untar. Yo, que me quería escaquear de trabajar, como ya es costumbre, dando palique, no me voy a librar esta vez. Me ponen delante una tabla, una montaña de panecillos y un cuchillo con sierra. “Mikel, hoy te toca hacer algo”. Y recibo, obediente, instrucciones de cómo cortar los panecillos, primero por la mitad, y luego en cuatro pedazos. Obedezco al primer punto, y en el segundo casi. Marco la cruz, norte – sur, este – oeste, derecha – izquierda, abajo – arriba, sin llegar a cortar el pan.

panA los niños, que han montado una algarabía enorme en la cocina, les está gustando esto de jugar. Después del Sushi, de la cata de vinos, de la paella al aire libre y el concurso de chipirones, la vasija grecoromana al fuego, qué divertido es votar y romper cazos, ahora nos toca mojar pan. Pablo pone nombres a 10 platos de aceite que empiezan en 1 con la “duquesa de alba”, siguen por el 2, claro, el 3, Messi, el 4 Cristiano, y sigue hasta el 9, Mariano Rajoy, sentado al lado del 10, Pablo Iglesias. Si lo piensas bien, es bien divertido, en vez de hablar del 1 o del 6, “a mí me ha gustado el 1”, que ñoño, un rotundo “yo me comería a la duquesa de alba, que está para mojar pan”, “pues yo le echaba un tiento a Ronaldo que se va a enterar”. En eso estamos, despiazando famosos, artistas, toreros y políticos, que se acaba el aceite y el pan. No nos queda más remedio que pasar al otoño, una estación que nos sienta fenomenal.

Y tras el otoño, preparándonos para el invierno, un postre tan sencillo como espectacular. Puedes probar a hacerlo en tu casa. Compra una botella de litro de kefir de cabra, bien fría. Si la compras del tiempo también puedes ponerla en el refri. Una granada, un mango, unas nueces, un par de frutas que contrasten entre sí, frutos secos y de temporada para contrastar. ¿Chirimoya y pera, pasas y anacardos? También puede ser.

Sencillamente espectacular, sobre todo para aquellos, pacifistas, que piensan que el fuego lo tendrían que prohibir.

Y hablando de fuego, acaba la noche y Carlos, como los niños han comido bien, abre la funda de la guitarra, y, en vez de la metralleta, saca la guitarra.

Juntos hemos pasado un rato muy agradable, juega que te juega, hablando de Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, ahora que hasta yo sé quién es, mientras Carlos nos acompaña atrás.

No me acabo la sobremesa (a alguien le tiene que tocar fregar) ni el vino (si me tomo una copa más me derramo). El pasado es bonito pero el futuro es precioso, ahora que los niños vuelven a jugar.

aceitemon   Así lo vimos…

En los premios de los 9 aceites, ya que uno está duplicado, ¿es de contraste?, una sutileza de un niño juguetón, 2 extremeños se llevan la palma. El aceite que ha traído Andrés para suavizar su marcha y su vuelta queda primero. Como se ha acabado el pan, se lleva 4 litros largos de vuelta a casa, qué sinvergüenza, Andrés, mira que no repartir… Hoy se nos ha olvidado traer botellitas donde otros días traemos tapers, qué pena. Medio litro para un enjuague bucal no nos iba a sentar mal.

El hombre de negro se lleva de vuelta su metralleta a casa. Esta vez no ha habido que liquidar a nadie, menos mal. Qué grande eres con el fusil y la escopeta, y con los niños que se acabaron su fussili, “tango tusto”, el gusto es mío, a ver cuándo nos tocas la guitarra con voz, Carlos, y con tanguista para los niños.

carlosEn la discusión posterior,  cruzamos opiniones con más y menos vehemencia sobre lo buenos que son los productos extremeños, pasando por alto los productos vascos (el azpilicueta de Fernando que no hemos votado). y ya el día posterior, por wasap, discutimos si Hernán Cortés, otro artista del fusil, y la duquesa de Alba son extremeños o vascos, esos seres irredentos que se empeñan en nacer en cualquier parte. Nuestros cocineros, no sé si puedes apreciar el halo que les envuelve, sutil, mágico, aunque si eres muy básico puedes pensar que la foto está desenfocada, y simplemente hay una sombra producto de que también hay luz, y donde hay luz hay sombra, ni se molestan en discutir.

nuestros cocinerosEllos han obrado esta vez el milagro de la alquimia. Sacudidos como estamos por este otoño sin agua, nos invade una pregunta postrera, ¿de dónde habrán salido las setas?

 pd1:

de los niños mejor no sacar fotos, ahora que están en la cama, no se vayan a poner a jugar otra vez…

pd2:

en la última cena volvemos a ser en torno a 13, uno más uno menos qué mas da. Judas ya ha vuelto de su misión, y está pasándoselo fenomenal con Andrés, que si no trae el aceite de vuelta no vuelve a estar invitado.

pd3:

todos los personajes de esta obra, como los hechos que aquí se relatan, son de ficción. Cualquier relación con la realidad, incluidos los nombres, es obra de la alquimia, o ese proceso tan raro que hace que las cosas queden tal que “asín”.

las mandarinas y el pan (adivina adivinanza)

pan6 es viernes por la mañana, y me extrañan sobremanera la cantidad de micromosquitos que se han asentado en casa. Los cuento por decenas, pasan del centenar. La cocina está llena, algunos han pasado al salón. Es pronto por la mañana y están fundamentalmente en las ventanas, que intento abrir para que salgan. Fuera hace frio. No quieren salir. Les entiendo.

Pasa la hora del desayuno, y me vuelve a contactar Óscar, para cocer el pan. La masa, que preparamos ayer, y que dividimos en dos cuencos la he estirado 3 o 4 veces, no ha esponjado demasiado. Yo pensaba que iba a estar a reventar dentro del cazo pero no es así. Quizás haber dejado los recipientes cerca de la ventana en vez de junto a la calefacción haya tenido algún efecto, quién sabe.

Como me cuenta Oscar al llegar, el ejercicio de hacer pan tiene su aquel. Hay que experimentar en días de primavera e invierno, en otoño y en verando. La masa, una vez que incorpora la levadura, es un ser vivo que no se comporta como un militar. Hoy es así, o lo parece, y mañana más bien no.

En el proceso previo a la cocción, Óscar me introduce en las formas, ese tercer bloque que sí está presente en el cole de nuestros hijos (números / ciencias, letras / ídem y formas / arte). Me pregunta qué forma le quiero dar a mi primer pan. Una hogaza convencional, una corbata (dos hilos de masa entrelazados), un bollo redondito, probamos y probamos, hasta que su intención se manifiesta.

Óscar ha leído alguno de los posts de Oé corazón, y le suena el monigote con el que cerramos la sección, “así lo vimos…”, y me propone hacer un monigote pan. Yo, incrédulo, le pregunto si eso es posible. Hacemos un primer intento que se convierte en una cruz (un monigote con sólo 4 patas). El nuestro, como el de da Vinci, ese hombre que se empeñó en cuadrar el círculo, tiene 5 (1 cabeza, 2 extremidades superiores y 2 inferiores), por lo que volvemos a intentarlo. A la tercera lo conseguimos.

El ejercicio se ha convertido en un ritual de amasar, de dar forma, de cortar, de hacer un bollo redondo con los sobrantes, de darle los cortes, así, más profundos, no vale con marcar, para que el pan al crecer pase a esponjarse, mientras los micromoscos revolotean, molestando a cada rato a nuestro alrededor. De alguna forma vuelve a haber vida en la cocina.

Para cocer el pan, disponemos el aro con piedras y agua en la base del horno que le va a aportar la humedad suficiente al pan, cocemos el pan hasta que entendemos (Óscar entiende) que ya vale, y lo pasamos a la parte superior, donde se va a dorar al grill. Este paso es crítico. 2 minutos o 3 pueden ser suficientes. Irse al baño y despistarse o atender una llamada de teléfono puede acabar con el pan. Estamos tan entretenidos charlando que casi echamos a perder mi primer monigote – pan.

Sacamos el resultado de nuestro proceso conjunto de creación y casi no me lo puedo creer lo bonito que me resulta. Para celebrarlo, sacamos unas anchoas (ahora sacamos significa Mikel), en aceite, con ajito picado y perejil las primeras, y en salazón (con la sal propia de la salmuera) para acompañar el pan.

anchoasEn la tierra de mis mayores (mi madre y mi padre), aunque yo adquirí la costumbre en casa de mis abuelos, es normal hacer una parada a media mañana para repostar. Se trata del hamaiketako (literalmente ” para las once”), o del hamabietako, si es “para las doce”. Como son las 10 de la mañana se debe tratar del “hamarretako”. Me acuerdo de algún trozo de pan, acompañado con bonito, al lado de mi abuelo materno, sentados en la terraza de su casa, mirando el puerto de Bermeo, sobre esta mesa de forja y teselas de colores que ahora ocupa la cocina de mi casa, qué recuerdo más bonito, acompañado de pimienta negra recién molida, aceite y sal.

El hacer pan se ha convertido en un encuentro precioso, que ha tenido un momento grave. Cuando te gusta tanto el resultado de un proceso es difícil amputarle un brazo o un pie, quién sabe si la cabeza, a tu nuevo amigo – monigote – pan. Nos comemos una de las cinco extremidades, y reutilizamos el bollo redondo para recomponer la figura.

pan7El proceso de compartir mi pan con mis amigos ha empezado con alegría. Se trata de celebrar. Otros procesos de hacer pan están en lontananza. Muchas gracias, Óscar, si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma, por acercarte hoy también a  casa, que también es tuya, hoy un poco más.

pan9   así lo vimos…

En el lenguaje simbólico de oé corazón, el azul está aquí para representar el cielo, en forma de valores, que el hombre, y algunos días también la mujer, pueden encarnar en la tierra, en su día a día, por medio de sus comportamientos, en su amasar y en su dar forma, en su cocer y compartir pan.

Nuesto monigote – pan, o lo que queda de él, está aquí para atestiguarlo.

los micromosquitos siguen revoloteando en la cocina y en el salón cuando Óscar se ha ido. El misterio de los micromoscos que surgieron del pan, como el misterio de la cripta embrujada de mendoza, queda en suspenso.

Óscar, al verlos, me ha comentado que son iguales a los de la fruta, y yo me he quedado mirándole perplejo, como diciendo que sí, con cara de tonto, y diciéndome pero qué tendrá que ver eso con el pan.

También me explica que los bichos no entran en casa cuando la fruta se pudre, sino que están “dentro” de la fruta, al igual que los gusanos no entran en nosotros cuando nos morimos, sino que “salen” de dentro. Tenemos todos los gérmenes y bichos de la muerte cuando estamos en vida, muerte y vida que se conocen y se renuevan, mi vida es la muerte de muchos gusanos, y mi muerte es su vida. Me quedo con la imagen que algún día, pienso, puede entrar a jugar un rato en un post.

Pasa el sábado y llega el domingo. Un zumo de naranja y mandarinas, uy, cómo está esta mandarina, y esta otra, y ésta, revela el misterio de los micromoscos, y me acuerdo de óscar y los bichos de la fruta, que se acercaron al calor de la nueva vida en elaboración, que se acercaron a acompañarnos mientras hacemos nuestro primer monigote – pan.

El domingo da paso al lunes, y nos acabamos el muñeco, y ya de noche también nos comemos el pan redondo que lo acompaña, el pan de restos. Por azares del destino me acuerdo de una canción que habla del brazo incorrupto de Santa, adivina, adivinanza, que yo no me acuerdo quién, una canción que forma parte de un álbum que escuché pro primera vez en Bermeo, pueblo de mis abuelos.

En el noticiero, una noticia de la constitución de “podemos”, un fenómeno social que puede ser interesante motivo de reflexión un día de estos, ¿verdad óscar? Si Patxi, no nombrado en la canción, como Voldemort en la serie de Harry Potter, resucita, vuelve a morirse en 3 segundos.

Como no hay dos sin tres, Fernando y Silvia quieren aprender a hacer pan, Óscar, no te vas a librar de volver. Los mosquitos, las anchoas y la fruta los pongo yo.

 

bailando con lobas (y con los amigos)

verdeno te lo vas a creer, pero una de las cosas que más me gusta en esta vida y menos practico es bailar. Cerrar los ojos y bailar. En el recorrido que ofrecemos a otros, ese viaje de pasado (un paso atrás, creencias), presente (un paso firme hoy, pasiones), y  futuro (un paso a lo que quiero ser, valores), todos tenemos algún punto que nos cuesta más.

Yo identifiqué hace un año más o menos que el baile es mi pasión dormida. Desde entonces, una prueba para finalmente no apuntarme a un taller de ritmos latinos, y poco más.

Ayer me junté como muchos miércoles con la cuadrilla de villa Micael, con esa cuadrilla de amigos que por un motivo u otro fracasamos en nuestro primer intento de vida en pareja. Ese grupo que empezó por dos familias, a las que me sumé para ser 3, y hoy somos 6 o 7, 8, o 9, depende el día. Un grupo que empezó en la cena y conversación, que ha integrado con más o menos acierto el padel, y que ayer integró esa otra pasión personal dormida, el baile.

Angelica, ex de Pedro, de vuelta de Los Ángeles, nos propuso a los hombres un juego, que desatásemos nuestra mujer. En una teoría que no sé si reproduzco fielmente, las mujeres son mujeres después de haber desarrollado los comportamientos más masculinos (ella creo que se refería a duros) que te puedes imaginar. Los hombres, debo inferir, no sé con qué grado de acierto, debemos ser hombres porque no hemos desarrollado esos comportamientos masculinos en su grado más atroz. En términos de evolución, no somos mujeres porque no hemos sido suficientemente hombres.

Bromas aparte, nos lo pasamos genial, como muchos miércoles, haciendo el tonto, riendo, eligiendo musiquita, ayer con el sonido un poco alto, y bailando esas canciones que nos mueven el alma.

Cuando el vecino de al lado vino a reclamar paz, no hubo huevos (los hombres ya nos habíamos convertido en mujeres) de decirle que pasara y bailase con nosotras, por lo que pasamos del rock a música sinfónica de nuestra época, y alguna que otra balada. Bala que te bala, las lobas amigas de las ovejas, nos fuimos poco a poco a casa. Mañana es jueves y tenemos que trabajar.

Abro el wasap y observo que las lobas de ayer, no te lo va a creer, ya reconvertidos en hombres de provecho, se lo pasaron tan bien como yo.

Si no me falla la memoria hemos quedado en juntarnos en un local para escuchar música que elijamos cada uno de nosotros, unos 10 temas por cabeza. No pregunté si los hombres se supone que tenemos cabeza o no. Yo he empezado a entresacar los míos.

verdemon   Así lo vimos…

En el desayuno, para que no me olvide, la radio cuenta que en Nueva York un comprador de una casa de Bob Dylan se ha encontrado en una caja 149 grabaciones de temas del don. Ahí es nada, que no se me olvide algo de Dylan, por favor. Por ejemplo, reconvertido en Joan Baez, mujer, hombre evolucionado, un tributo a aita, mi padre, al que le encantaba.

o ese Little wing y esa guitarra de Jimi Hendrix, convertido en flautita en manos de María Corrs,

o agua, un tributo a ese hombre mujer y mujer hombre, no te pierdas el video después de escuchar la canción con los ojos cerrados, que todos llevamos dentro

o ese magnífico I´m yours, una canción happy, de esas que me llevan a la playa sea el mes que sea, mes con erre, setiembre, octubre, noviembre, hasta abril (bueno para el marisco), o sin erre (bueno para el pescado y la playita) y este lujo que es vivir.

Miro la lista que tengo por delante, Maná, Lennon, Sabina, Los toreros muertos, Bebo y Cigala, Manzanita, Chambao, y me va a costar elegir sólo 10. ¿Qué te parece si hacemos juntos el ejercicio?

Lo podemos titular “las 10 canciones, que pueden ser 7 o 13, que alumbran mi vida”.