la vida en el amor y en el recuerdo de nuestra identidad

Cuando una mujer de cierta tribu de África sabe que está embarazada, se interna en la selva con otras mujeres. Juntas rezan y meditan hasta que aparece la canción del bebé. Saben que cada alma tiene su propia vibración que expresa su particularidad, unicidad y su propósito. Las mujeres entonan la canción y la cantan en voz alta. Luego vuelven a la tribu y se la enseñan a los demás. Cuando nace el niño, la comunidad se junta y le cantan su canción. Cuando se inicia como adulto, la gente se junta nuevamente y le canta su canción. Cuando llega el momento del casamiento, la persona escucha otra vez su canción. Finalmente, cuando su alma va a irse de este mundo, la familia y amigos se acercan a su cama e igual que hicieron cuando nació, le cantan su canción para acompañarlo en esta transición.

En esta tribu de África hay otra ocasión en la cual los pobladores cantan la canción. Si en algún momento durante la vida la persona comete un crimen o un acto social aberrante, se la lleva al centro del poblado y la gente de la comunidad forma un círculo a su alrededor y le cantan su canción. La tribu reconoce que la corrección para las conductas anti-sociales no es el castigo. Es el amor y el recuerdo de su verdadera identidad.

leo este texto en el blog de “sus primeros pasos”, y me quedo pensando en una etapa pasada de mi vida, en la que mis hijos van a una escuela libre, en un sistema bastante alternativo al convencional,

en el que su tutor tiene una relación prolongada en el tiempo, tanto en jardín de infancia como en primaria, con un ciclo de acompañamiento de 6 años,en los que la persona al cargo de su desarrollo,

atendiendo a las características diferenciales de la menor, les compone un verso, que cada una (niña o niño) puede recitar en momentos significativos del proceso de apreHendizaje, educación y escuela que se convierte en desarrollo integral del ser,

y siento que no hace falta ser africanos para que todas nosotras incorporemos esa sensibilidad por el camino del alma de cada ser que habita y se desarrolla alrededor nuestro, tal vez sólo es un ejercicio de escuchar escuchando, de mirar mirando,

de escuchar con la intención de oír, de mirar con la intención de ver, en un ejercicio que va más allá de cuidar el cuerpo físico y la manifestación externa de las cosas, en un ejercicio de prestar atención.

   así lo vimos…

en este ejercicio de contacto con el ser en desarrollo, la unicidad, particularidad y propósito de esa alma en desarrollo, observamos cómo la madre, el grupo de mujeres, la familia, los amigos, toda la tribu (comunidad) nos canta nuestra canción,

déjame que hoy me quede con esa frase última del cuento, y la tribu reconoce que la corrección para las conductas antisociales no es el castigo, es el amor y el recuerdo de su verdadera identidad.

yo me re-conozco, yo te re-conozco, y actúo en consecuencia

y me pregunto qué relación tiene este texto en este ejercicio en desarrollo que hemos venido a llamar “entornos de confianza”, entornos en los que nuestra atención nuestra mejor intención, 2 elementos fundamentales de nuestro canto,

están presentes.

origen del texto:

blog de “sus pequeños pasos”, ponencia de Begoña Ibarrola.

Nuestra propia canción

en el fondo de la U viven dos preguntas, ¿quién soy yo?, ¿cuál es mi propósito / trabajo?, 2 regalos que Otto Scharmer comparte con el mundo, tú también puedes aplicar la teoría U en tu vida,

en un ejercicio de atención e intención premeditada y consciente,

creo que de eso se trata.

por cierto, ¿ya has descubierto cuál es tu canción?

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

sólo sé que quiero ir al Pirineo y que mi niño quiere andar con raquetas de nieve

tras la primera reunión del martes del grupo de ZGZ, ya estamos cenando, atrás quedan las prisas para llegar desde Caparroso a la reunión en DKV a la hora, a las 13:00, y las dos reuniones de la tarde,

en realidad han sido 3, si cuento los dos grupos y la previa con Alberto, al que le comento que no tengo sitio para dormir, hotel o airbnb, si puede ser es mejor para mí esta primera opción,

y me dice que Santiago, uno de los miembros del grupo gestiona un airbnb, con el que me voy tras la cena a dormir, qué agradable es el desayuno en su casa, y la conversación que se empieza a entretejer, con él y su mujer, Pilar,

una conversación que empieza a las 8 y que termina cerca de las 12, es ya hora de marcharme a hacer algo, quién sabe por qué les comento esa sensación de que no sé por qué siento que tengo que ir al Pirineo, cuando estoy pensando en Astún,

y que mi niño interior quiere andar en raquetas de nieve, qué raro, y pienso en que tengo que comprar unas raquetas de nieve, que seguramente no vuelva a utilizar nunca, si tengo en cuenta lo poco deportista que soy,

pero mi niño interior se muere de ganas de que le regalen unas raquetas, qué rara es la vida a veces.

de camino a Astún, como en el bar de al lado de la casa de Bernardo un pincho de tortilla y una cerveza, y me paro a echar una siesta al pie de los mallos de Riglos, a pesar de que estoy comiendo pipas, un remedio infalible contra el sueño

un sueño insospechado hace presa en mí, un sueño raro al que le hago caso, mientras observo cómo mi paseo matutino por la nieve a este paso va a ser noctuno, el desayuno largo conduce a la siesta y Astún está todavía lejos,

y cuando llego a Jaca me entran remordimientos, tengo un trabajo pendiente para Pedro que no puedo aplazar hasta las 9, lo tengo que hacer antes de llegar a las pistas, por lo que me voy a parar al lado de la tienda de deportes Jorri, cerrada,

y voy a hacer unos testigos en un bar cercano, de nombre vasco, en el que dos chicos están hablando de una necesidad de fondos para el desarrollo de una carrera y de un centro de tecnificación de deportes de invierno en Aragón,

no voy a poder reprimir mi tendencia natural a interrumpir, casi enfermiza, y les pido su teléfono y correo, una idea acaba de surgir, conozco un corporativo, Iberdrola, que está invirtiendo en deporte relacionado con la mujer, creo que les voy a poner en contacto,

y así me voy, contento como una perdiz, a comprar unas raquetas para que mi niño ande sobre la nieve, unas raquetas que son carísimas, en Jorri, 145 €uros con un descuento del 20%, qué rabia que haya tantas cosas al 50% y las raquetas no,

la dependienta me pregunta si quiero hablar con el dueño, que es el único que puede aceptar un descuento superior, y le digo que no, y me voy, pero estas raquetas son más caras aún en la tienda al lado de Carrefour, y con un descuento inferior, el 5%,

por lo que mi niño se va tener que conformar sin raquetas, y a este paso sin Pirineo, son las 6 de la tarde pasadas cuando llego a Astún, no hay nadie en el aparcamientos, todas las tiendas de alquiler de material están cerradas, esto es un desierto helado,

por lo que tengo tiempo y espacio, estoy yo solo, para contactar con todo lo que me rodea, y observo un curso de conducción extrema patrocinado por Ford, qué curioso, y me acuerdo de Seat y de Gabriele, que hace no mucho me habla de lo mismo.

y conecto mentalmente a Seat (otro proveedor potencial, Seat + Iberdrola) con la necesidad que acabo de escuchar en el bar, en forma de patrocinio, y hablo con Gabriele, sí, les gustaría promocionar este tipo de espacios y actividades,

y observo cómo mi niño natural está contento, corriendo por la nieve sin raquetas, con la ayuda de dos bastones que le acompañan en el camino, es curioso observar que yo tenía que pasar por aquí, y escuchar esta conversación a esta hora,

para componer una relación que me va a dar más de una satisfacción, porque esto no ha hecho más que empezar, y la idea se hace grande, porque junto el centro de tecnificación de deporte de invierno de Aragón con la nevera,

otro centro de desarrollo de potenciales, en este caso de patinadores, con el que colaboro, no sé si ve la posibilidad, como la ve Bakero, ese jugador que tanto le gusta a Javier Clemente, un jugador que cuando va siempre aprovecha el viaje,

porque va a pillar balón o jugador, tanto da, mientras camina por la nieve, con o sin raquetas.

   así lo vimos…

en el camino de vuelta a casa de Bernardo, hoy duermo en casa de mi viejo amigo, y he quedado para ver el partido del Athletic a las 9:30, voy a andar justo, me paro en la estación de Canfranc, esa estación que une el indómito norte con nada,

ya que hace años que la estación no funciona, y todo parece indicar que no va a unir nunca España con Francia, y una idea absurda surge de mi viaje a la nieve, yo conozco a alguien en adif,  y hago una extraña unión, Iberdrola – Seat – adif,

tal vez estoy delirando, ¿o tal vez sí me encuentro en un punto de unión del Pirineo oscense con España y con Francia?, pero ésa es otra historia que tendrá que evolucionar, 

con la ayuda de calidad Pascual, de Bankinter, de dkv, el sueño ya está ahí.

en el camino de vuelta, mi niño interior, frustrado, es natural, los niños quieren lo que quieren, y lo quieren ya, va a entrar a jugar en la tienda Jorri, y va a preguntar por el dueño, y la magia se va a seguir produciendo, pero ésa también es otra historia.

y observo cómo la magia de la vida se despliega a mi alrededor, y se lo cuento a Gaizka, por teléfono, como se lo voy a contar luego a Pedro, también por teléfono, hay vida más allá de los testigos, y se lo cuento a Bernardo,

con el que me quedo a pasear hasta las 3 de la mañana, esa hora a la que con bastante frecuencia me levanto, cuando yo tengo el síndrome de cenicienta (a las 12 dormidita en casa), qué cosas más raras me están pasando,

durmiendo la siesta cuando no toca, despierto hasta las 3, cuando no toca,

pero ésa es otra historia.

empiezo a entender la importancia de empezar a escuchar el campo, la energía de todo lo que nos rodea, la energía de las posibilidades, dejarnos fluir, nuestro inconsciente es mucho más listo que nosotras.

de haber tomado una decisión racional, ayer habría dormido en casa de Pilar en vez de en casa de Santiago, o en un hotel, y habría salido rápido de Zaragoza, para pasarme un día libre en la nieve, si lo piensas bien, ZGZ está a dos horas escasas del Pirineo,

¿cómo es posible que llegue a las pistas pasadas las 6 de la tarde?

sólo siento que hoy tenía que oír una conversación, para que una posibilidad se despliegue, con mi colaboración necesaria, en un proceso que puede ser bueno para mí, bueno para tí, y bueno para todo el planeta, empezando por Aragón y Huesca.

las 3 escuchas y el 3ple camino nos conecta con nuestro campo de atención, y con la escucha del campo, de la misma forma que nos conecta con nuestras emociones, y con procesos de buen trato personal, en los que mi Yo soy se hace presente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

los 10 mandamientos se resumen en 2

10mandamientos2acabo de terminar el taller de teatro en el que he participado, como parte de mis intereses extra-laborales, que en algún caso también tienen alguna que otra mirada paralela, y 2 o 3 oblicuas, y releo un texto que nos pasan con 10 mandamientos,

a aplicar en las actividades que desarrollamos en el taller, en ese ejercicio que promueven desde conectiva, de conectar con el ser, con la esencia personal que se hace presente, también en los ejercicios sobre un escenario,

1 trabajar colectiva no jerárquicamente
2 priorizar la comunicación del grupo
3 crear códigos de lenguaje
4 fortalecer el trabajo en equipo
5 no existen protagonistas
6 entablar escucha activa con el otro y con el entorno
7 aprender a mirar con otros ojos (mirada periférica)
8 olvidarnos de la mirada que “desea poseer”
9 salir de los lugares cómodos, de nuestros límites
10 utilizar nuestro cuerpo extra cotidiano

10 “mandamientos” que se resumen en dos
1 ser generoso conmigo para serlo con el otro
2 estar conmigo para estar con el otro

y trazo un paralelo con los mandamientos de trabajo en equipo, ya sea a nivel social, o a nivel organizacional, y pienso que no son tan diferentes.

de entre lo nuevo, me gustaría destacar ese ejercicio casi constante que nos han alentado a hacer Eva, Adolfo y Marus, conectando con la emoción, qué me dice mi cuerpo y mi postura, qué me dice el cuerpo y postura de mis compañeras,

para huir de la cabeza dirigiendo la interpretación,

y el ánimo constante a jugar, por medio de la improvisación, desde los grandes actores, desde el suahiri, cambio, cambio, cambio, dejándonos guiar por nuestra intuición y nuestras sensaciones, y nuestra emoción.

10mandamientos2mon   así lo vimos…

los 2 movimientos que son el resumen de los 10, trazan una propuesta de vida preciosa, ser generosa conmigo misma para serlo con las otras personas, primero yo, y estar conmigo para estar con el otro, primero yo,

un mensaje tan contra-cultural, en el que parece que yo es equivalente a egoísta y el otro es equivalente a bueno, y que nos ha ayudado en los procesos de des-conexión que protagonizamos en nuestras vidas,

ciegos como estamos de no mirar,

sordos, de no escuchar,

helados, de no sentir, nuestros propias emociones, para empezar.

por eso me ha gustado la propuesta de conectiva, y los ejercicios de improvisación, y esos 10 mandamientos, el 6, entablar una escucha activa con el otro y con el entorno, el 7, aprender a mirar con otra mirada, el 10, utilizar el cuerpo extra cotidiano,

atención, escuchar, atención a lo sutil, escuchar, y dejarse llevar…

un regalo volver a conectar, también en el teatro, la verdad.

 

momo, momio, momia, y la escucha activa

momo terminamos la última sesión del segundo módulo del teléfono de la esperanza, y Mariángeles me regala un documento que corresponde al curso “el arete de comunicarse bien”, la tercera sesión, qué curioso que aparezca el 3, titulado “la destreza de escuchar”.

lo ojeo unas semanas después, pasada la semana santa, cuando ya estoy inmerso en el tercer módulo, que corresponde con la escucha activa y la prestación de servicios, y me llama la atención un extracto de un libro que tal vez conoces, Momo.

“se podría pensar que Momo había tenido muchas suerte al haber encontrado gente tan amable, y la propia Momo lo pensaba así. Pero también la gente se dio pronto cuenta de que había tenido mucha suerte. Necesitaban a Momo, y se preguntaban cómo habían podido pasar sin ella antes. Y cuánto más tiempo se quedaba con ellos la niña, tanto más imprescindible se hacía, tan imprescindible que todos temían que algún día pudiera marcharse.

De ahí viene que Momo tuviera muchas visitas. Casi siempre se veía a alguien sentado con ella, que le hablaba solícitamente. Y el que la necesitaba y no podía ir, la mandaba buscar. Y a quien todavía no se había dado cuenta de que la necesitaba, le decían los demás: ¡Vete con Momo!

Pero, ¿por qué? ¿Es que momo era tan increíblemente lista que tenía un buen consejo para cualquiera? ¿Encontraba siempre las palabras apropiadas cuando alguien necesitaba consuelo? ¿Sabía hacer juicios sabios y justos?

No, Momo, como cualquier niño, no sabía hacer nada de todo eso.

Entonces, ¿es que Momo sabía algo que ponía a la gente de buen humor? ¿SAbía cantar muy bien? ¿O sabía tocar un instrumento? ¿O es que – ya que vivía en una especie de circo – sabía bailar o hacer acrobacias?

No, tampoco era eso.

Lo que la pequeña Momo sabía hacer como nadie era escuchar. Eso no es nada especial, dirá, quizás, algún lector; cualquiera sabe escuchar.

Pues eso es un error. Muy pocas personas saben escuchar de verdad. Y la manera en que sabía escuchar Momo era única.

Momo sabía escuchar de tal manera que a la gente tonta se le ocurrían, de repente, ideas muy inteligentes. No porque dijera o preguntara algo que llevara a los demás a pensar esas ideas, no; simplemente estaba ahí y escuchaba con toda su atención y toda su simpatía. Mientras tanto miraba al otro con sus grandes ojos negros y el otro en cuestión notaba de inmediatao cómo se le ocurrían pensamientos que nunca hubiera creído que estaban en él.

Sabía escuchar de tal manera que la gente perpleja o indecisa sabía muy bien, de repente, qué es lo que quería. O los tímidos se sentían de súbito muy libres y valeroros. O los desgraciados y agobiados se volvían confiados y alegres. Y si alguien creía que su vida estaba totalmente perdida y que era insignificante y que él mismo no era más que uno entre millones, y que no importaba nada y que se podía sustituir con la misma facilidad que una maceta rota, iba y contaba todo eso a la pequeña Momo, y le resultaba claro, de modo misterioso mientras hablaba, que tal como era sólo había uno entre todos los hombres y que, por eso, era importante a su manera, para el mundo.

¡Así sabía escuchar Momo!

Gracias, Mariángeles, por el regalo.

momomon   así lo vimos…

charlo por teléfono con Silvia sobre Momo, que es el nombre de una niña, que nos lleva a dos palabras parecidas, momio y momia,

a Silvia momio le evoca el concepto de parado, quieto, y a mí me lleva a la idea de aparbado, palabro que no sé si existe en el diccionario, nada más lejos del significado real de la palabra momio, que en su segunda acepción

2   Cosa de buena calidad o de valor que se consigue a bajo precio o con poco esfuerzo. ganga.

¿y a qué te suena momia?, pues a momia, hombre, a sepulcro, a cadáver egipcio preservado para la posteridad, para el viaje.

para esta semana tengo el ejercicio de practicar la escucha activa con una persona.

Son deberes que tengo pendientes desde el martes, y ya es viernes, a ver cuándo me pongo. Mientras, puedo aprender de personas a las que se les da mejor que a mí eso de escuchar, tal vez le observo a Silvia.