gestionando y TRANSformando conflictos (trabajo de procesos / process oriented psychology)

me siento a revisar los últimos conflictos de los que he sido parte, en procesos de facilitación de talleres a los que he asistido, y en procesos relacionales con los facilitadores, así como en procesos relacionales con amigas,

y siento en mis propias carnes la importancia de revisar esta dinámica en la que tanta gente raspa, ¿será, cómo en el chiste del padre con los hijos conduciendo en dirección contraria, todos los coches vienen de frente, que el que raspo soy yo?,

y en eso me encuentro, en esa revisión en la que mirando fuera acabo mirando dentro, que me topo con este vídeo relacionado con la transformación del conflicto por medio del trabajo de procesos, o la psicología orientada a procesos,

un vídeo largo, de una horita, en el que me voy a sumergir, y que voy a disfrutar, el vídeo tiene capas, y se nos explica de dónde surge esta metodología, que integra fundamentalmente 4 fuentes,

  1. un mucho de psicología jungiana,
  2. un  bastantito de física cuántica,
  3. un tanto y de chamanismo,
  4. y un poco de homeopatía,

una metodología que pretende ser transpersonal, holística y multidimensional, ya que abarca el nivel personal, con la experiencia interna, el interpersonal, y el grupal, 3 niveles de nuestra construcción y desarrollo personal,

y que busca apoyar el diálogo entre la diversidad interior y exterior, en un proceso de vivir bien, en el que saber amar es importante, y en el que Ana nos recalca la importancia de la calidad y la textura de nuestra presencia,

en nuestro estar y en nuestras relaciones sociales,

en el que acogemos el conflicto, como lo hace la homeopatía, amplificándolo, para que se pueda resolver, porque nada vamos a conseguir en la evitación, porque en la evitación el conflicto se hace pesado,

un conflicto para el que no forzamos la resolución, cada conflicto tiene sus tiempos, es importante que mantengamos el conflicto como cliente, que lo sintamos, y que sepamos observar, des-apegado de la experiencia, mira lo que me está pasando,

qué complicado es sentir el conflicto en una y verlo desde fuera, un conflicto que existe en los grupos y en las organizaciones, al igual que ocurre con las personas, en 3 niveles, qué bueno que aparece la ley del 3,

  1. a nivel estructural,
  2. a nivel subjetivo,
  3. y a nivel de esencia,

de los cuales me llaman especialmente el nivel subjetivo (nuestros sistemas de valores, los sueños), y el nivel de esencia (o de inspiración, donde residen nuestros valores más profundos, ese cuerpo de vida que nos aporta nuestra esperanza última),

ese tercer nivel que tiene que ver con nuestro significado, con nuestro llamado, con nuestro motivo último de estar aquí, ¿quién soy yo?, ¿cuál es mi trabajo?, un nivel que nos puede llevar toda una vida desgranar,

y que duerme abajito en la U (es el punto que duerme abajo en la teoría U de Otto Scharmer),

y sigo escuchando lo que pasa cuando aceptamos el conflicto como una forma de entrar en congruencia, sí, seguramente de eso se trata, de que nuestro ser se encuentre, y que nuestro pensar – sentir – hacer sea un reflejo de lo mismo,

de ese Yo soy que busca su camino de expresión en el espíritu del tiempo, que nos trae sus propios retos, entre los cuales está dónde ponemos la mirada, en el mundo del tener o en el mundo del ser.

   así lo vimos…

en el ejercicio de observar y respirar lo que escucho ayer, y de buscar una imagen en internet que refleje el conflicto, o la lucha de contrarios, encuentro una imagen del ying y el yang, de la noche y del día,

pero conecto con otra, personal, un dibujo que tengo grabado sobre una pizarra en mi casa, sí, qué divertido cuando tenemos un espacio para pintar y dibujar en nuestra casa,

con las 7 emociones, 7 emociones que hablan del baile de la luz y la oscuridad, reconvertidas en luz de sol y luz de infinito, 3 emociones del mundo del tener, 3 emociones para el desarrollo espiritual,

con el amor, que no es sino nuestra intención, la mejor u otra no tan buena, para hacer la balanza, y encuentro ese espacio en el que lo que estoy viviendo es una especie de vacuna, o un remedio homeopático,

es difícil explicar a otros lo que no necesito vivir, o lo que no vive en mí, por lo que agradezco el conflicto que reina en mi alrededor, como reflejo del mío propio, en mi interior,

con mi hermana, con mi madre, con mis dos hijos, con Lilian, Mery, Montse, Paula, qué divertido, la mayoría de mi mundo es femenino, tal vez hay una lectura ahí que puedo utilizar en el tiempo por venir.

apuntes mentales para hoy – agradezco el conflicto – lo reconozco – lo acojo – le doy su tiempo – lo siento y lo observo – una tercera fuerza va a aparecer cuando sea su tiempo – en mi interior (en mi calidad interior y en mi textura) y a mi alrededor.

vivimos negando los conflictos, no es extraño que se hagan grandes,

hasta que algo cambia en nosotras,

cuando podemos aceptarlos,

cuando les damos la bienvenida,

y empezamos a bailar con ellos,

te siento y te veo,

como bailan la luz y la oscuridad, 

en este baile eterno que es la vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la toería U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos por medio de este enlace.

 

Anuncios

333 amigos en facebook

observo con incredulidad cómo la ley del 3 se hace presente en mi vida, 333 amigos en facebook, actualizar información, 3, registro de actividad, 3, vivo en el portal 3, piso 3, puerta C, qué divertido,

las 7 emociones se transmiten por medio de las 3 visiones, 3 sesiones de 3 horas, separadas entre sí 3 semanas, y estoy comprometido con las 3 escuchas, y con el 3ple camino de desarrollo social,

me encanta la triformación social, y las 3 voces de la teoría U, la voz del miedo, la voz del cinismo, y la voz del juicio, así como las 3 des-conexiones, estamos des-conectadas de la naturaleza, de los otros (el alter) y de nosotras mismas,

3 des-conexiones que a nada que las mires bien se convierten en 3 claves para la re-conexión, a veces es así de sencillo,

lo mires por donde lo mires emerge el número 3, pensar – sentir – hacer congruente, los 3 tipos de neuronas que tenemos, en el cerebro, en el corazón, en los intestinos, lo neguemos todo el tiempo que queramos o no, va a dar lo mismo,

te pongas como te pongas,

nuestra naturaleza entiende la ley del 3, de la misma forma que la sociedad entiende el triple win, un día todas estaremos sanas, cuando en todo lo que hagamos apliquemos una conducta limpia,

que se ocupa de que yo gane, de que ganes tú, y de que con nosotras toda la sociedad gane, los seres que hoy nos acompañan, seres humanos, animales (seres animales), plantas (seres vegetales), y seres piedras, y los que están por venir.

   así lo vimos…

entre las últimas aportaciones de este año par, terminado en 8, 2 al cubo, 2 que se multiplica 3 veces a sí mismo, te enlazamos con 3 que me parecen de interés especial, en torno a las que giran buena parte de las cosas que hacemos,

  1. las 3 escuchas,
  2. el 3ple camino,
  3. las leyes del liderazgo colaborativo y de la abundancia,

3 enlaces, qué curioso número, que se repite aquí y allá.

y nos acompaña hoy el azul claro, ese color que abre la primera de las 3 puertas en el desarrollo del ser, la puerta del orgullo, la emoción fundamental en el desarrollo del liderazgo colaborativo, ese liderazgo de futuro,

un orgullo que se viste de humildad, gracias, Otto, por la aportación, porque yo soy consciente de mis capacidades, de las que he sido capaz de desarrollar y de las que no, de lo que me ha costado, y de todo lo que conlleva,

y abro esa puerta que dice “yo soy la pera limonera” con ese gesto humilde, yo me re-conozco, sí, pero al otro lado de la puerta estás tú, y me miro en tu espejo, y también te re-conozco, no hay otra forma posible de desarrollar y traer juntas lo nuevo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

cuando te permites lo que te mereces, atraes lo que necesitas

estoy de paseo por Algorta, el pueblo de mi juventud, ese pueblo en el que vivo desde los 12 a los 29 años, haciendo la salvedad de 3 años en los que vivo por motivos de trabajo en Barcelona, del que voy a salir para montar mi casa propia,

miento, vivo de los 12 a los 31, porque los dos primeros años de mi vida de casado trancurren también en Algorta, no sé por qué los habré borrado, es como hubiese ahí un corte extraño,

de hecho Gorka, va a nacer en esa segunda etapa, en Algorta, emancipado del domicilio de mis mayores, que se ha convertido en el domicilio de mi madre, tras el divorcio y la muerte de aita,

y en eso estoy, disfrutando de un rato libre tras 5 días de camino, paseando por los montes de mi tierra, 5 días del camino de las personas normales, plagado de flechas amarillas, sube y baja monte, es el camino del norte,

tras hacer un par de gestiones relacionadas con el blog y con un proyecto que vamos a presentar en la fundación bbk, tras llamar al área de fomento empresarial del ayuntamiento de Getxo,

quiero recabar información de un programa de apoyo al emprendimiento que se desarrolla aquí con base en la teoría U, un U-lab liderado desde el ayuntamiento, a ver si consigo hablar con el técnico responsable,

para ofrecer un programa equivalente en el ayuntamiento de Las Rozas, cerquita de casa, en mi actual residencia, en Majadahonda, Alcobendas, Parla o Getafe, por poner 4 ejemplos de proximidad,

o tal vez para ofrecerlo en organizaciones empresariales con las que colaboro, desde Mutualia o calidad Pascual,

y paseando de camino hacia un café con leche en Satistegi, desde ese mirador tan bonito desde el que se divisa el Abra, el puerto de Bilbao, me encuentro con este cartel tan curioso, que llama la atención,

que reza “cuando te permites lo que te mereces, atraes lo que necesitas”,

un mensaje que resuena en mí, y pienso qué es lo que me merezco, y qué es lo que necesito.

   así lo vimos…

en el camino del norte visualizo una vía para el desarrollo de equipos de alto rendimiento, un enfoque que también podemos denominar “team building”, si echamos mano de la terminología al uso, tan amiga del inglés,

porque a las 5 vías en la geografía española (Cabo de Gata / Andalucía, Urdaibai / País Vasco, valle del Aragón / Aragón, inmediaciones de Javier / Navarra, sierra de Navacerrada / Madrid) para el coaching en la naturaleza, otra vez el inglés,

bien podemos ofrecer una experiencia in itinere, una excursión, con la acepción que excursión tiene, salirse del curso, explorar, experimentar fuera del límite, una experiencia que puede empezar en cualquier sitio y terminar en cualquier otro,

pero que bien puede parecerse a la experiencia de esta semana, empezando en Irún y terminando en Gernika, con etapas más o menos cortas, 17 km, 25 km, no creo que mucha gente acepte etapas de 33 kilómetros por montaña,

adaptadas al ritmo y necesidades del grupo, con albergues que se convierten en hoteles, con mochilas aquiltadas en peso, con un soporte y una logística que acompañan lo que de ese proceso se busca,

crear equipo, y desarrollar una nueva percepción en 3 sentidos, hacia mí misma (siempre tenemos que empezar ahí), hacia el alter (el otro, mi compañera de equipo, tú), y hacia la naturaleza,

creando 3 puentes de re-conexión con la vida, que florece, como en esta primavera intensa, aquí y allá.

y pienso que me merecía estas vacaciones, tras 4 meses despertándome a des-horas, las 3 de la mañana, las 5 de la mañana, como hoy, para vislumbrar la luz de infinito (hay quien todavía la denomina oscuridad),

estas horas en las que no hay llamadas ni reuniones, en las que no hay agitación interior, y mi ser se posa suave sobre esas cosas intangibles que le alimentan, como las líneas de esta entrada, y el aleteo de este blog.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons que integra los mundos del tener (el mundo del tener) y del desarrollo personal y de los grupos (el mundo del ser), inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que compartimos desde este enlace.

por cierto, ¿diferencias bien entre lo que mereces y lo que necesitas?, ¿entiendes bien la diferencia entre el mundo material y el del desarrollo espiritual?, ¿comprendes la diferencia entre una necesidad y un anhelo?

si quieres seguir indagando en estas distinciones, y tener un mundo abundante, en el plano material y en el inmaterial (espiritual), te invitamos a una presentación y a un taller que desarrollamos próximamente en Bilbao (BIO) y en Madrid (MAD).

¿en qué fechas?

 5 y 6 de junio en BIO, 8 y 9 de junio en Madrid

tienes más información en este enlace, de memorias de escasez a enfoques abundantes.

 

 

con una extraña sensación de libertad

después de comer en Ajangiz, parada inesperada, menos de 2 kilómetros antes de llegar a Gernika, fin de la quinta etapa, desde donde le invito a Lourdes, amiga de la carrera, a comer, qué pena, no puede, tiene una reunión,

me voy a juntar con Maite, a la que veo pasar desde el balcón, a la que llamo cuando desaparece tras la esquina, pero que me oye, y se junta conmigo en esta comida de despedida, tras la que bajamos a Gernika, donde ella busca un taxi,

a las 4 tiene que estar en el aeropuerto de Bilbao, camino de Munich,

y yo busco un locutorio para escribir un post, y el horario de los autobuses, todavía no tengo claro qué quiero hacer, si bien tengo claro qué no me apetece hacer, quedarme en Gernika la tarde haciendo nada, todo parece indicar que Deinius no acaba de llegar,

y dudo entre irme a bañar a Laida, eso es la margen derecha del Urdaibai, visitar Bermeo, eso es la margen izquierda, tierra natal de mis padres, o terminar el camino andando hasta Larrabetzu,

y decido tomar el autobús hacia Bermeo, y bañarme en Aritzatzu, esa recóndita playa que tanto me gusta, hasta que el autobús llega a Pedernales / Sukarrieta, y algo en mi interior me dice que la próxima parada es aquí, no allí,

bajo del bus y paso el puente que separa la isla de Txatxarramendi del continente, dejo mi mochila y mis bastones ahí donde tantas veces deja mi abuelo José su ropa, hace ya tantos años muerto, casi 30, como aita, cuánto tiempo,

y me aplico en este camino, que no es el de Santiago, sino el de Mikel, que me lleva rumbo a Izaro, un día tengo que llegar nadando ahí, y cruzo a nado la ría que separa el arenal de la playa de Laida, y camino hasta las olas rompiendo la arena,

y observo cómo no estoy en la ribera derecha ni en la izquierda del Urdaibai, quién sabe por qué he elegido el camino del medio, mientras crece en mi interior esta extraña sensación de libertad.

   así lo vimos…

en el camino de vuelta tomo el tren hacia Bilbao, el camino del medio camino de Izaro, hacia el mar, el camino del medio hacia el interior, y observo cómo crece la libertad en algún sitio ahí dentro, en el centro,

una libertad de la que cada día que pasa es más difícil prescindir.

tras este paseo en el que circunvalo Txatxarramendi, me adentro hacia el mar, posteriormente hacia el interior, camino en el que el tren describe una U, que completo tomando el metro hasta Algorta, tan cerca otra vez del mar, donde vive ahora ama,

el pueblo de mi juventud, doy por cerrado el camino del norte, en su edición del 2018, con un par de ajás interesantes que se van a filtrar aquí y allá, y que seguramente tienen alguna repercusión en lo que está por venir.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

el 3ple camino

es domingo 29 de abril, y salgo a pasear el día después de mi cumpleaños, un día bastante rasposo para haberlo celebrado entre amigos, en este primer encuentro de formación de facilitadoras de 7 emociones,

y me encuentro un cruce de caminos saliendo de Garro, el caserío en el que nos hospedamos, y decido tirar por el camino de la derecha, que creo que me va a llevar más lejos,

un camino en el que se va cerrar antes de lo previsto, por las abundantes lluvias que convierten el camino en lodazal impracticable, y en el que me encuentro una estampa muy curiosa, 3 burros,

un camino que des-hago, volviendo al punto de partida, para tomar el camino de la izquierda, en el que me encuentro una evolución de la estampa anterior, mira que es juguetón el universo, ahora lo que hay en el monte son 3 caballos,

y observo en estas dos imágenes un símil visual de el 3ple camino, porque todos podemos ahondar en el triángulo de karpman, nuestra vida en la sombra, con las figuras del perseguidor, la víctima, y el salvador, los 3 burros,

o podemos desarrollar el ser adulto, el niño natural y la madre protectora, 3 conjuntos de características que nos ayudan en este proceso de buen vivir, de cuidarnos y ser un apoyo para las demás personas, a nuestro alrededor,

y siento que todo comienza en un punto, en el que empezamos a ser conscientes, y en el que tomamos una determinación, trazando un plan, el plan de nuestro desarrollo personal consciente, eso es el triple camino,

el plan al que nos podemos adherir con des-enfado, sí, la vida es mucho más bonita con des-enfado, cuando fallamos y nos perdonamos, cuando tropezamos y nos volvemos a levantar,

porque el que tropieza y no cae adelante un paso, y el que tropieza y cae, y se levanta, tiene todos los pasos de la vida por delante,

como hacen los pilotos de un avión, que no se rigen obsesivamente por el plan, cada segundo, sino que les sirve para corregir cada tanto, me he desviado un poco a la derecha, pues tuerzo a la izquierda,

porque la vida es mucho más fácil cuando sabemos lo que buscamos, cuáles son las capacidades que quiero desarrollar, y para qué lo estoy haciendo, ya nadie me obliga, es mi elección personal, voluntaria, y nos podemos aplicar.

   así lo vimos…

aunque no lo sé cuando tomo estos dos caminos, el de la derecha y el de la izquierda, muy cortito, hay un tercer camino, el de enmedio, que lleva por medio de unas escaleras a la colegiata de Cenarruza, es el camino de Ziortza,

un camino que voy a hacer un día de estos, no sé si de subida, si el grupo que formamos es pequeño, como es el caso de éste, o de bajada, si el grupo que formamos es más grande, porque la próxima vez también podemos dormir ahí, en Cenarruza.

es tan evidente lo pródiga en señales y acontecimientos que es la naturaleza que no puedo resistirme, no es mi mente racional la que dice “sería una buena idea montar un taller de 7 emociones o de liderazgo colaborativo en un medio rural”,

es todo mi ser el que vibra en el camino en estos últimos 5 viajes, por cabo de Gata, por Jaca (Aragón), por Munitibar y el Urdaibiai (Euskadi), la tierra de mis padres, por tierras de Javier y Leyre (Navarra), por la sierra de Navacerrada (Madrid),

un ser que profundiza un poco más en este 3ple camino, el camino de los 3 burros, todos podemos quedarnos ahí, animados por el gran burro, el perseguidor, ese elemento de cuidado, que no para de juzgar y criticar a todos sus semejantes,

o el camino de los 3 caballos, preciosos, que también viven en mí, y ahí no sé cuál me gusta más, la madre protectora, el ser adulto, o el niño natural, cada cual más bonito, más bueno, más verdadero, cada cual más espectacular.

el 3ple camino es el camino del mejor YO SOY que puedo desarrollar en esta vida, mi ser en la luz, mi ser radiante, un ser que se desarrolla en contacto con los fundamentos de la abundancia, que coinciden con los del liderazgo colaborativo,

porque mi yo soy sano y abundante no compite, colabora, y crea entornos en los que desarrollar conjuntamente con otras personas, líderes radiantes, ese mundo mejor al que todas aspiramos, ese mundo que sólo se desarrolla desde nuestra colaboración,

voluntaria y necesaria,

y desde nuestra mejor intención.

puedes enlazar con los fundamentos de la abundancia, con los 3 conjuntos de características a desarrollar, con el 3ple camino, y con el itinerario visual que hemos trazado para actividades en la naturaleza, ¿coaching en la naturaleza?,

en 5 puntos de nuestra geografía, Cabo de Gata, Euskadi, Navarra, Aragón y Madrid, en la preciosa piel de toro, uy, qué rima más difícil tiene el 5, en este viaje virtual del ego al eco, con 5 puntos, decía, para empezar.

y empezamos a profundizar un mensaje que habla del tránsito del ego al ECO, gracias, Otto, que hablar de la triple w, w-w-w, por la que yo gano, tú ganas… y ganamos todas nosotras, en enfoques abundantes y compartidos,

nuevos líderes para un mundo en TRANSformación, es el camino del liderazgo colaborativo en el siglo xxi.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

rendi2 a la magia de la vida

en esta semana rara en la que el mundo de la colaboración se abre,

no has más que atender las dos últimas conversaciones este sábado, de vuelta desde Huesca a Madrid, en dos tramos, Huesca – Zaragoza, con Juan, y Zaragoza – Madrid, con Pablo,

o los dos encuentros del domingo, a la mañana con Rocío, conocida de Silvia con la que quedamos supuestamente a comprar ropa, y a la tarde con Enyina, en una reunión entre 3 iguales diferentes que es tan difícil de mantener,

recuerdo este extraño suceso que ocurre del martes al miércoles, en Zaragoza, cuando dejo el coche y me acerco a una juguetería, y mi mirada se clava en un personaje de las películas de Disney,

el mismo personaje en el que se va a clavar mi mirada inconsciente, de vuelta a recoger el coche, camino de Huesca y del Pirineo, en otra tienda de chuches, muy cercana a la anterior, con una disposición de muñecos totalmente diferente,

no es extraño que decida incorporar esta imagen a mi colección de objetos de poder, se trata de Aladino, el chaval de la lámpara maravillosa, ya sabes, sólo tienes que frotar para tener 3 deseos,

mucho cuidado, el genio de la lámpara anda suelto.

   así lo vimos…

en las conversaciones con Juan, Pablo y Rocío queda patente la capacidad creativa y creadora del ser humano, capacidad que da un paso adelante en la reunión con Enyina, en la que sigo vislumbrando un taller de abundancia en colaboración,

lo que él trae, que es precioso, conjuntamente con 7 emociones y el 3ple camino, ese camino de sanación consciente, en el que el adulto, la madre protectora, y nuestro niño natural se hacen presentes en nuestra vida, cada día más,

más prósperos, más abundantes, más compartidos, es la magia de la colaboración, es la magia del liderazgo colaborativo, es la magia de abundancia, que hemos documentado en nuestra web, y que compartimos contigo,

en este universo bueno, bonito y abundante en el que hemos decidido vivir y desarrollarnos.

la reunión con Enyina nos lleva de vuelta a la puerta del colegio Ártica, qué curioso que el navegador nos lleve al número 62 de la calle la peseta, en vez de al 92, qué extraña y preciosa es esta vida,

que te ayuda a re-cordar lo que está en paso y puede serte de utilidad, sí, voy a hacer un nuevo intento de re-contactar con el colegio Ártica, ese colegio que tan buena impresión me dejó en la primera reunión.

el violeta de chaquetilla de Aladino es el color que simboliza el violeta, el color más energético que el ojo del ser humano puede percibir, es el color de la colaboración, de dos personas, 3 personas, un grupo, que van a traer al mundo lo nuevo,

la mejor opción posible, desde el hacer conjunto, con la ayuda de Aladino, y del genio de la lámpara, desde nuestra mejor intención, abierta a las posibilidades y al infinito, claro que sí.

en el mundo infinito en el que vivimos uno de los 3 deseos que le podemos proponer al genio, para eso es un genio generoso como infinito es el mundo en el que vivimos, es que abra la lista de deseos a n-mil, 7, 7000, 70.000, da lo mismo,

y si piensas que es avaricia no has entendido del todo la ley de la abundancia, esa ley que te permite seguir creando posibilidades, opciones y realidades en tu vida y a tu alrededor, sólo tienes que pararte un poquito y observar, ¿acaso no lo ves?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

los 2 cubos

aprovecho este paseo que me trae por el noreste, Caparroso – Zaragoza – Astún, para quedarme unos días en casa de Bernardo, ese amigo viejo que además es mi primer mentor, la primera persona que acompaña mi desarrollo en el mundo laboral,

sí, porque Bernardo es la primera persona de la que aprendo en el mundo laboral, en la planta de Nissan Motor Ibérica de Barcelona, hace ya más tiempo del que teníamos cuando nos conocemos, estoy hablando del año 91 más o menos,

27 años nos contemplan, 3 al cubo,

y es curioso, Bernardo aprovecha esta mañana para invitarme a plantar unas encinas, con la ayuda de 3 herramientas pesadas, un pico, una pala y una azada, y 3 cubos de plástico, te preguntarás por qué el post se titula los 2 cubos,

lo mismo me pasa a mí, pero creo que va a ser sencillo de comprender, un cubo está fenomenal, es uno de estas cubetas de obra, un cubo de albañil, resistente, que es bien difícil de reventar,

pero los otros dos son más sensibles, uno, azul clarito, tiene un boquete en la base, y el tercer cubo, de un verde esmeralda, teal, se desgarra por la parte superior, junto a uno de los agujeros que sujetan el asa,

cuando me apoyo en él para no verme absorbido por el barro, en mi intento de sacar mis pies de dentro, tiene que ser horrible morirse en arenas movedizas, cada movimiento que haces te lleva más dentro,

y en eso que me veo haciendo viajes para regar las plantas recién trasplantadas, y tengo que hacer dos viajes donde antes sólo hacía uno, una situación terrible para mí, persona ansiosa a la que le gusta aprovechar los viajes,

hasta que descubro, casi al final, que de los dos cubos rotos, inservibles, se puede hacer un apaño raro, ya que el cubo del boquete tiene un asa sana, y permite meter dentro el otro cubo, el desgarrado,

con lo que volvemos a tener una imagen del trabajo en equipo perfecto, en el que la suma de 1+1 supera el valor de las partes, y pasa a ser 5, o 7, o lo que quieras, no sé si se ve,

vamos a ponerlo al revés, 0,1 + 0,2 = 1, y me acuerdo de esa primera experiencia laboral, hace ya 27 años, 3 al cubo, en los que un grupo de personas imperfectas, pero complementarios, se convierten en equipo,

una experiencia casi religiosa, podríamos decir que mística, una experiencia tan bonita de la que todavía me acuerdo hoy, y que me encantaría volver a repetir, Bernardo, claro que sí, mira que creo que para eso estoy hoy aquí.

   así lo vimos…

el trabajo colaborativo es bastante complejo por varios aspectos, a veces cada uno quiere las cosas como las quiere, y no acepta las cosas del otro, nos va a pasar un poco más tarde, volviendo a casa,

viaje de vuelta en el que Bernardo se asfixia,

y se mete en la cuadrícula de cómo debe de ser, y no saca tiempo, 7 minutos, para dejar las herramientas en el cuarto de herramientas, y no me deja que le acompañe a la compra, me voy a sentir bastante mal esperando 20 minutos a que baje a por mí,

y tampoco se deja acompañar al taller en un esquema que no sea el suyo, es curioso observar cómo personas tan inteligentes y tan des-interesadas pueden llegar a discutir por chorradas,

es la magia del trabajo colaborativo, tan fácil de enunciar, 1+1=3, y tan esquivo, porque a veces dos genios, entes supuestamente capaces y completos, vamos a decir que 7 + 7, apenas suman 3.

todo ciudanita debería experimentar esta experiencia de conexión con la naturaleza un par de ratos en la vida, en los que tomas contacto con la tierra (el barro casi me traga), con las plantas (las que venimos a plantar y las que destrozamos),

con los animales (los gusanos en las zanjas, las mariposas en las flores, los pájaros en el aire), con el aire (aprovechado por 7, 8, 10 molinillos de viento), con el agua del deshielo,

una experiencia en toda la regla, sí señor, porque hoy en día priman las experiencias, experiencias en las que tomamos contacto con nosotras mismas, con nuestras semejantes, y con todo el resto.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría del color de Goethe y por la teoría U de Otto Scharmer que compartimos desde este enlace.

buscando el amanecer (con la presencia del Yo soY)

me levanto a las 5 de la mañana para cruzar Madrid antes de que el pertinaz atasco de cada día haga difícil lo que a estas horas es tan sencillo, y tomar la A2, esa autovía que nos conecta todas las mañanas con el amanecer,

por ahí levanta el sol, ligeramente desde el noreste, y soy consciente de ese milagro de cada día, que nos perdemos metidos en nuestros sueños, o en nuestros coches, o en las oficinas y fábricas de nuestros días,

hoy tengo la suerte de disfrutar de todas las fases que encierra un amanecer, desde la más cerrada oscuridad, pasando por ese tenue color ahí al fondo, algo empieza a cambiar, hasta el sol bien alto, que ya molesta,

todo es cuestión de que el trayecto nos lleve 1, 2, 3, 4 horas, sí, hoy tengo que llegar a Caparroso, ese pueblo navarro en el que hay una planta de manto de roca, una planta de Rockwool, sí, porque los daneses hacen manto de roca,

un tipo de material aislante que se utiliza en construcción, y me acuerdo de mi primera visita hace la 8 años, una reunión que va a ser la base de una oferta que hablar de la construcción del yo, que se conecta con otras personas, del grupo al equipo,

para poder todas juntas, nuevos enfoques, que tienen una repercusión en la innovación (procesos creativos en los que varias de nosotras concurrimos) y en nuestra pequeña (o no tan pequeña) comunidad,

y en ese sentir me ando, y despierto como tengo el observador, veo cómo dos aviones dibujan un camino ascendente en el cielo, parecen competir por llegar más alto, allá tras el castillo,

hasta que uno se separa, y toma el camino de la derecho, no puedo sonreír, cuando veo la figura que mis dos inesperados compañeros de viaje dibujan, porque de la I latina pasamos a la Y griega,

del yo soy inglés (I am), pasamos al Yo soY español, y me acuerdo de aquella primera oferta a Rockwool para correr un proceso en un grupo de Europa sur en inglés a la visita de hoy, tras la que seguramente hagamos otra oferta similar,

ahora en rudo castellano, 8 años después, un proceso en el que la persona que se acerca, en pos del amanecer, ha cambiado, vaya si ha cambiado, y el Yo soY que apuntaba ya está presente, esa es la buena noticia,

qué bonito volver a verte, Marilú, claro que podemos ayudaros, todo empieza con un pasito, más allá de donde estamos anclados, en un programa que junta lo que queremos ir filtrando en la organización,

un viaje en el que el Yo soy se va a hacer presente, con la emoción en el centro, facilitado por lo que nuestros clientes internos quieren comprar, nuevos modelos emergentes de gestión, empezando por teoría U, y reinventar las organizaciones,

esos dos modelos de una nueva forma de pensar – sentir – hacer que tanto van a influir a los líderes de este mundo, viejo y nuevo, porque lo que está por venir lo hacemos entre todas, hoy,

no podemos escabullirnos de nuestra responsabilidad, esperando que la próxima generación haga mañana lo que tenemos que hacer nosotras hoy, y arregle lo que ya no se puede arreglar.

   así lo vimos…

Marilú, es hora de observar lo que pasa alrededor nuestro. Esther no está presente, no va a ser ella la persona que va a impulsar este programa, no te engañes, si hay alguien que tiene esa capacidad en tu organización ésa eres tú.

en la conversación surge la figura del salmón contracorriente, hoy tu esposo, mañana un extraño ser que pasa por ahí, contando historias raras, con la extraña convicción de que sí se puede hacer tantas y tantas cosas con los mimbres que tenemos hoy,

no dejes de compartir con tu pareja  las 3 escuchasel 3ple camino, a ver qué tal le suena, y no te olvides de escuchar es amar, esta iniciativa que se hace grande con la ayuda de nuestras amigas, en la plataforma goteo,

seguro que conoces alguien en Pamplona con quien podemos contactar.

 

y Gaizka me hace llegar este video, mila esker (mil gracias), Gaizka,

en un día en el que el equilibro entre la tierra y el cielo es especialmente singular, y en el que podemos observar qué hacen otras personas con las piedras, polvo de estrellas de las que no sólo se pueden hacer mantos

y otras cosas surgen en el camino, qué bonito es este mundo en el que hemos decidido vivir.

y me río al pensar la de cosas que caben en un día, dentro de una hora, también voy a llegar tiritando, 5 minutos tarde, en dkv, una organización verde que tiene la posibilidad de moverse hacia el azul, en una repetición de una presentación años atras,

todo es tan parecido y a la vez tan diferente,

y en esa reunión que va a promover Alberto, qué bonito grupo, de 5 a 7, en una primera convocatoria, y de 7 a nueve, el futuro emerge en ZGZ, qué bonitos re-encuentros, qué bonito camino en busca del amanecer,

con el Yo soY presente, acompañado de la presencia y el cariño de la madre, y el niño prendido, un niño que me dice que quiere que le compre unas raquetas de nieve para caminar por encima de la nieve en las montañas,

antes de que llegue el deshielo, quién sabe si detrás de esos montes vislumbre de dónde surge todas las mañanas la luz.

en la reunión de la tarde, jugamos un rato con esas frases que hablan de la ley de la atracción, tan relacionadas con los fundamentos del liderazgo colaborativo, qué divertido es cuando las podemos compartir,

porque dar es recibir, y no somos menos cuando más y más personas se acercan a los fundamentos de la abundancia, unas bases que todas tendríamos que traer de serie con a ayuda de papá y mamá, de la maestra y el profe,

pero que tonterías digo, ellas no sabían, les pasa como con las emociones, nadie les enseñó, y es muy difícil compartir algo que tú no conoces, y estás lejos de integrar en tu vida, … pero bueno, nunca es tarde para empezar, otra vez.

 

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

la vida se asienta tras la magia del arco iris

observo maravillado cómo surge la vida después de la tormenta, y cómo sale el sol tras lo mal que lo hemos pasado, y en algún punto vislumbro un arco iris en mi vida, un puente entre el cielo y la tierra,

o entre la tierra y el cielo, todo depende de en qué sentido lo recorras,

y observo cómo este mensaje, tan tonto, sirve para articular todo lo que estamos haciendo, desde talleres de responsabilidad emocional en el cole, ya sea con el claustro o con la ampa,

hasta talleres con la alta dirección de una corporación, o presentaciones con personas que están comprometidas con un proceso de apreHendizaje compartido, como es el caso de mis compañeras de SOL Spain,

SOL que viene a ser un acrónimo de Society for Organizational Learning, Asociación para el aprendizaje organizacional, una asociación que surge a nivel mundial apoyando el despliegue de “la quinta disciplina” de Peter Senge,

ese libro que me acabo de comprar en la casa del libro, y que estará disponible en la librería de Torre antes del 24 de este mes, qué bien, creo que voy a recogerlo después del finde del puente de mayo, tras mi cumple,

ese fin de semana en el que celebramos el primer taller encuentro de facilitadores de 7 emociones, en el País Vasco, en Munitibar, cerca del Urdaibai, tierra de mis ancestros (de aita y ama),

en un proceso que bien puede ser un desastre material, pero tiene todo de agradecimiento, y de celebración espiritual, aunque estas dos palabras unidas son redundantes, la celebración es un evento fundamentalmente espiritual,

ya que celebramos aquello que se escapa a la materia, aquello que supera nuestra comprensión, y muchas veces nuestras capacidades más terrenales y toda la lógica que las capacidades duras encierran,

sí, generalmente celebramos la vida,

y no puedo evitar observar la magia que se encierra tras el arco iris, y ese proceso por medio del cual compartimos los fundamentos del liderazgo colaborativo, ese liderazgo que no está en los libros de texto,

porque vivimos tiempos en los que el ego y la competición lo invaden todo, y como bien dice Maturana, cuando competimos no podemos colaborar, y es bonito observar cómo ese mensaje se va filtrando en los grupos  a los que acompañamos,

desde la visión diurna (los colores cálidos) pasando por la la visión nocturna (los fríos), para completar el puente con el verde (ese color de transición que permite integrar lo uno con la otra, lo masculino con la energía femenina),

y no puedo evitar la magia que estos últimos meses encierran, con un proceso proceso de aceleración, con las 3 escuchas y el 3ple camino de desarrollo de las personas, los grupos y las organizaciones (la comunidad),

con la magia que se despliega en los grupos de Mutualia, de Euskoges, de calidad Pascual, de SOL, de el futuro emerge, es la vida, abundante, que se manifiesta y se asienta, más allá del puente de color,

de ese arco iris que une la tierra con el cielo, o al revés, todo depende de nuestro particular punto de vista, y nuestra forma tan particular de mirar mirando, de eso se trata, de conectar nuestra atención,

y estamos cerca de enterarnos, va a ser que sí.

   así lo vimos…

me levanto con este extraño título en mente, y saco una foto de una hoja, en la que Silvia recoge varias frases, que van a ser un ejercicio dentro de los talleres de liderazgo colaborativo en sus próximos desarrollos,

y tal vez de un taller de abundancia, eso que siempre se encuentra tras un proceso de celebración, si te fijas siempre celebramos la abundancia, párate a pensarlo y contacta conmigo si no estás de acuerdo,

frases que copio a continuación, porque escuchar es amar, y compartir también.

(en esta vida es posible…)

  • trabajar poco y disfrutar mucho,
  • leer libros y aplicar lo que los libros dicen,
  • ir a cursos y aplicar el aprendizaje,
  • dominar el lenguaje de la atracción (yo tengo algo que tú quieres y no te puedes perder),
  • hay infinitos compradores con infinito dinero,
  • muchos pocos hacen un mucho,
  • lo que yo te doy tiene + valor que lo que tu pagas por ello y tú lo sabes,
  • si no crees en ello podemos trabajar por objetivos,
  • varios juntos tienen + fuerza que 1 solo,
  • el grupo llega donde la persona sola no llega,
  • tengo mucho más de lo que necesito para vivir bien,
  • colaborar es mejor que competir,
  • “tú y yo” puede ser mucho + que la suma de “tú” + “yo”

y me hace gracia pensar que sea tan evidente, y que por eso mismo sea tan difícil verlo, los principios de la abundancia son los fundamentos del liderazgo colaborativo, por lo que mucho me temo que vamos a seguir utilizando el mismo método,

un puente intangible, lleno de colores y de magia, que se traza aquí y allá, entre la tierra y el cielo, tú decides en qué sentido lo vives, que posibilita hacer simple un tema tan complejo.

7 emociones crece desde la inspiración que junta la teoría U con la teoría del color de Goethe, hace de ello un tiempo, ¿son 2 o 3 años ya de esto?, no lo tengo claro, en este ejercicio de vivir la vida con color.

abro el correo y me muero de risa, si alguna vez hemos copiado algo del 3 de la teoría U en estas páginas, ellas ya han empezado a copiarnos, tal vez inconscientemente, con un correo titulado “7 practices”

y escribo nuevamente esta frase, si cabe de una forma mucho más consciente, más presente, esta frase que se ha convertido en un mantra, con ligerísimas variaciones, este último año…

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

el viaje de vuelta de Mordor

una imagen rara entra en mi ordenador, es una especie de estación de metro muy profunda, esa es la impresión, con 3 escaleras, dos de bajada y una de subida, todo parece indicar que es más fácil llegar aquí que salir,

hay una columna de un grosor enorme a la derecha, todo parece indicar que hay un gran peso ahí arriba, es como si la columna soportase el peso del mundo, enorme, ahí arriba,

y una sensación metálica lo invade todo, sólo nos falta cierto olor a azufre para recrear el infierno en la tierra, te pongas como te pongas a mí no me gustaría estar en estas catacumbas mucho tiempo, si puedo estar sólo un poco de visita,

un pensamiento / sentimiento fugaz que correlaciono con un ajá reciente, relacionado con la visión de la abundancia en nuestras vidas, una visión que tiene todo que ver con cómo podemos construir esa escalera de salida del infierno,

y aquí me estoy refiriendo a una autopista consciente, no a la autopista in-consciente que nos proponen muchos cursos de desarrollo personal, no sé por qué últimamente veo cómo proliferan a mi alrededor,

todo el mundo ofrece talleres relacionados con el dinero y la prosperidad, síntoma de que estamos realmente jodidos, mal, muy mal, o requete-mal, a nivel personal (yo mi me conmigo) y a nivel global (como comunidad),

y observo que esta misma tarde, a la hora de comer, porque hemos comido muy tarde, el tema se ha filtrado en la conversación con Silvia, que esta misma tarde el tema se ha filtrado en la conversación con mis compañeras de SOL España,

en una charla que estaba relacionada con los fundamentos del liderazgo colaborativo, con base en los colores, ya me imagino tu cara, debes de sentir que lo uno y lo otro no tiene nada que ver, te entiendo, lo mismo pensaría yo,

y esta misma noche el tema se ha filtrado en la conversación con mis amigos de co-housing, Fernando, Silvia y Pedro, en un proceso que me ha servido para chequear la validez de un cuerpo de creencia inicial,

sobre el que vamos a seguir trabajando (tripaliando, sí), pero con un mortal des-enfado, por lo que, 1 – 2 – 3, todo parece indicar, foto incluida, que tengo que hablar de esto ya o ya, me ponga como me ponga, ahí va.

   así lo vimos…

en el viaje de entrada a Mordor dos personas han sido terriblemente significativas, son dos personas que conocemos todos por su rol, y en algunos casos también por su nombre, déjame que inicialmente les llame mamá y papá,

aunque algunas personas, más brutas, hayamos decidido que sean padre y madre,

2 personas que nos han regalado un juego de creencias viejo (papá y mamá representan el pasado de nuestra especie, mientras que hijo e hija representan el futuro, una evolución positiva), generalmente un cuerpo de creencias de mierda,

y una relación de hábitos congruentes, también malos, por medio de la educación, en la mayor parte desde su mejor intención (también conocida como amor), en la mayor parte de los casos basada en el miedo (ahí radica el primer gran problemita),

mamá y papá están previamente des-conectadas de la fuente, ellas también han sido educadas en el miedo,

de tal forma que nuestras creencias de partida y nuestras conductas de partida (hábitos mentales y conductuales) nos han metido en Mordor, estamos, sí, en los sótanos de la estación, bien profundo,

o en el centro de Matrix, tanto da,

y, si estás donde está la mayor parte de la humanidad, además estás des-conectada de tus emociones, te las han contado mal, para que no las entiendas, y para que no puedas hacer con ellas nada, o bien poco, en tu propio favor,

con lo cual tenemos pensamientos (mente), hábitos (haceres / voluntad) y sentimientos (hábitos emocionales) que nos atan de forma in-consciente a Mordor, con la ayuda de padre y madre,

2 relaciones que tenemos que sanar si ambicionamos la fuerza (la figura de papá es crucial en este aspecto) y el éxito en la vida (la figura de mamá es fundamental aquí), segun Bert Hellinger, padre de las constelaciones familiares.

estamos jodidas, sí, porque para salir de Mordor previamente hay que sanar las relaciones con las dos personas que nos han metido en Mordor, es una auténtica locura, tal vez por eso es tan difícil de conseguir.

además hay dos escaleras de bajada y una de subida, todo parece indicar que podemos salir a tomar aire, pero es más fácil volver a bajar al fondo de la estación que salir a la superficie y quedarse ahí,

vamos a tener que trabajar 3 cuerpos de hábitos (nuestras creencias, nuestras conductas y nuestros sentimientos, o hábitos emocionales arraigados), y su congruencia interna.

si, adicionalmente, queremos que ese camino sea consciente, para desarrollar la congruencia interna nos va a hacer falta una cosmovisión positiva que nos ayude a comprender el mundo, algo bastante complejo de desarrollar,

ya sé que te puedes estar perdiendo, a ver si me explico, una cosmovisión es como un ajá que afecta a todo lo que nos rodea, los cuatro reinos para empezar, de más complejo a más sencillo si empezamos por el ser humano, 4,

porque podemos entender inicialmente la relación entre iguales (hombre y mujer, ser humano con ser humano), 4, del ser humano con el ser animal, 4 – 3, del ser humano con la plantita, o ser vegetal 4 – 2, y del ser humano con la piedrita, 4 – 1, ser mineral,

y las relaciones que entrelazan los diferentes niveles entre sí, a esta fase yo le llamaría entender el mundo a nuestro alrededor, tal vez por eso el desarrollo consciente del Yo soy sea tan complejo,

porque al nivel 1 de dificultad (sanar a mamá y a papá, a padre y a madre) nos hace falta un adicional, vislumbrar un camino de desarrollo personal (y dentro de la comunidad) que sea claro, sencillo e ilusionante, y que se pueda actuar,

y aquí llegamos a un jardín sin flores, porque si esto tiene 2 niveles de complejidad seguro que el tres, como las escaleras, está al llegar, y cuando creemos que ya hemos salido a la superficie no tarda en aparecer,

tal vez cuando hemos sanado a madre y padre (1) y tenemos una cosmovisión aceptable del mundo material en el que vivimos (2) nos hace falta una comprensión y una aproximación al mundo sensible (3) y a todo lo que no se ve.

entendiendo que todo lo que cuento es una simplificación, sonrío al sentirme con fuerza  y ganas de empezar a preparar ese taller de abundancia (yo lo voy a llamar fundamentos del liderazgo colaborativo en el siglo xxi),

a sabiendas de que lo que hoy veo tan claro mañana no va a estar tan despejado, y seguramente voy a andar un poco más nublado mañana, sobre todo cuando la vida me ponga delante la prueba de turno, con la que nos hace el test del algodón,

oye tú, majete, ¿qué decías de la abundancia, de la prosperidad, de la fuerza y de la energía del dar y el recibir?

Otto Scharmer explica en la teoría U 3 des-conexiones que nos aíslan del mundo, la des-conexión con la naturaleza, la des-conexión con el otro, y la des-conexión conmigo misma,

3 des-conexiones que podemos convertir, a nada que le demos la vuelta al catalejo de mirar, en 3 ejes de re-conexión.

7 emociones da pie al programa de desarrollo de las 3 escuchas, que articulamos con el proyecto colaborativo escuchar es amar, y a el 3ple camino, dos o 3 temas de los que vamos a seguir compartiendo, no lo dudes, aquí y allá.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.