me equivocaría otra vez

recibo la invitación de Javier, y no puedo más que apreciar todo el cariño que el tiempo ha construido, y no puedo sino compartir este cuarto cumpleaños de un evento que antesdeanoche se llamaba Fuckup nights,

y ahora, rebautizado, menos escatológico, se llama “el éxito del fracaso”, un cuarto cumple al que voy a ir con Silvia, mi compañera de camino después del fracaso, que María Fernanda, la compañera de antes, ya no está,

y le contesto a Javier que Silvia y yo ya estamos apuntados, y que aprovecharemos el viaje a Madrid para tomarnos unas cervezas después, y que se merece, de corazón, que el espacio se llene,

y todas podamos disfrutar esta curiosa mirada, en la que a veces es necesario perder, caernos, darnos de bruces en el intento, para volvernos a levantar, sacudirnos el polvo, lamernos las heridas, llorar un rato,

y volvernos a poner en el camino, en busca de otra ilusión, de un nuevo sueño, ojalá hayamos aprendido algo en la caída, y ojalá el día nuevo sea propicio, porque el que tropieza y no cae adelanta un paso,

pero el que se cae y se levanta tiene una vida nueva, y el camino todo, por delante.

  así lo vimos…

Javier, ahí va la convocatoria y contenidos de esta edición del éxito del fracaso, y el enlace a este cumpleaños en entradium

me sigue sorprendiendo cómo estoy escuchando “me equivocaría otra vez”, de Fito & Fitipaldis, antes de irme a cenar, después, entre otra cosas, de inscribirme en el evento al que al de un rato me invita Javier,

y cómo, inconscientemente, ése es mi otro yo, mi yo listo, vuelvo a esta canción después de cenar, después de recibir un correo particular de Javier, y de responderle, qué listo es mi otro yo,

es tan listo que incluso dudo de que se haya equivocado antes,

como dudo de que se esté equivocando otra vez.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

Anuncios

7 años de aprendemos todos

me contacta Carlos Carrera desde Kansas City, más allá de las fronteras y de las aguas que nos unen y nos separan, para recordarme que estamos de cumpleaños, ya hace 7 años, un septenio, un mundo de tiempo,

de la primera edición de aprendemos todos, ese congreso inicial en el que un grupo de locos maravillosos se unen en torno a un sueño de Marina Escalona, tan bien acompañada por Jaime Buhigas, por Fidel Delgado, por Luis Emilio Oliver, por Carlos,

y no puedo evitar acordarme de ese fin de semana precioso que paso con todos ellos, y con más gente, bailando, respirando, incorporando la risa y la emoción en esa mirada que nos anima a seguir aprendiendo, jugando, mostrándonos,

buscando preguntas nuevas, ¿cuál es el mundo que queremos a nuestro alrededor?, ¿cuál es el mundo nuevo que quiero desarrollar desde mi interior?, un juego que es mucho más bonito y posible desde la relación,

gracias, Carlos, por este recordatorio, en el que hace 7 años, el 11 del 11 del 11, un grupo de locos mayorcitos se juntan para celebrar un mundo nuevo, una nueva forma de sentir , de pensar, de hacer, en torno a la educación,

convertida en procesos de aprendizaje, porque nos encanta aprender.

   así lo vimos…

y me acuerdo de ese manifiesto, convertido en vídeo, de una nueva educación, ese sueño de Marina que va tomando forma, aquí y allá

y reviso una serie de entradas de este blog, bajo la categoría que las aglutina, aprendemos todos, qué curioso, no hay una, sino dos, aprendemos todos una nueva educación,

y hablando de revisar, Carlos, a ver si contacto con Marina, con Jaime, con Fidel, ha pasado un rato desde que les veo por última vez, ¿sabes algo de Luis Emilio?, lo dicho, Carlos, felicidades, y muchas gracias por existir en mi vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

abolla2 por la vida (en grupos de 2)

en este proceso de identificar pequeñas aportaciones que nos permiten mejorar nuestro desempeño y nuestra satisfacción con nuestra vida en relación, a nivel personal y en los grupos de los que formamos parte,

me junto con José Carlos Amo a charlar, en esta conversación que me va a ayudar a diferenciar entre un proceso de coaching, más ejecutivo, más orientado a la práctica y al desarrollo de capacidades específicas, más propias del desempeño,

lo que vendría a ser la parte sana de la persona,

y un proceso de terapia, en el que entramos en contacto con el bollo, o los problemas que las personas tenemos sin resolver, regalos de nuestra más tierna infancia, en algún caso, o de nuestro desarrollo posterior,

lo que vendría a ser la parte insana de la persona,

y me quedo con esta distinción, tan operativa,

según la cual cualquier persona que tenga un problema de desempeño en su organización estaría bien al emprender un proceso de coaching, si su organización se lo facilita, en el ámbito estrictamente laboral,

y realizaría actividades para su desarrollo en el ámbito personal fuera de las dinámicas y horarios que la organización ofrece, en esta segunda vertiente que José Carlos viene a delimitar bajo el ámbito de la palabra terapia,

y me quedo con el cuerpo un poco cortado al hacer esta distinción entre el desarrollo y el bollo, lo sano y lo insano, lo operativo y funcional, aplicable y aplicado en el trabajo, y lo sutil, profundo, pre-existente, aplicable a la vida,

un cuerpo cortado que crece al observar cómo nos cuesta desarrollar enfoques salutogénicos (que generan salud) en todos los entornos en los que crecemos y nos desarrollamos en relación,

empezando la casa de nuestros padres y el cole, convertido en descubrimiento de nuestras pasiones y nuestro camino de desarrollo vocacional, para seguir en el trabajo, convertido en espacio de desarrollo personal y profesional,

y se me hace difícil asimilar que 7 emociones, por proponer un ejercicio que tiene que ver con las figuras de papá y de mamá, aligeradito y casi lolailo, más si no lo haces, cae en el saco de la terapia,

al invadir el terreno del bollo, y del desarrollo personal, y lo que está antes de nuestro ingreso en el mundo laboral, tan operativo, tan funcional, tan directivo, tan orientado a resultado, tan conductual.

   así lo vimos…

y me imagino un mundo (desarrollo personal y profesional de la mano) en el que la persona, indivisa, se muestra y se desarrolla, y las diferentes capas de nuestro ser nos acompañan, aquí y allá,

en entornos en los que lo operativo y lo sutil están presentes, entornos sanos, que promueven nuestro compromiso y facilitan el desarrollo, tan natural, lo raro es lo contrario, de nuestra salud.

sin quererlo, mi mente viaja a la figura de Mate, el gran amigo de Rayo McQueen, y a una conversación en la película Cars2, que va a desvelar hasta qué punto a veces no nos queremos librar de nuestras abolladuras.

Como no encuentro en internet un corto con esta conversación, te dejo con este post, las abolladuras de un amigo tonto, y este trozo que corto y pego, en esta crítica de cars 2, una película que, quién sabe por qué, tengo ganas de volver a ver.

Siempre ha sabido que las abolladuras son algo de lo que hay que enorgullecerse cuando se han sufrido junto a los amigos, pero ahora aprenderá a quererlas en sí mismas, porque hasta el más tonto y simple puede ser un magnífico espía o un buen compañero en la carrera de la vida. Excelentemente retratado en su inocencia y lealtad, en su sencillez y bondad, Mate necesita crecer y descubrirse a sí mismo, aceptar que ha sido un ingenuo del que todos se reían, en una extraordinaria secuencia introspectiva recogida en flashback. A partir de ahí, tenemos a un héroe de la amistad y de lo ordinario.

inocencia, lealtad, sencillez, bondad, ¿no te parecen características extrañas para un héroe o un espía de talla mundial?y re-contacto con ese proceso de desarrollo personal y de los grupos, con el 3ple camino, ese proceso salutogénico de desarrollo de nuestro niño natural (la innovación), nuestra madre protectora (entornos saludables) y el ser adulto (la excelencia),

que nos acompaña en el desarrollo positivo de personas, grupos y organizaciones, con y sin bollo, desde donde estamos (con las marcas delcamino, cada una con las suyas) a donde estamos llamadas a ser.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

sé el cambio que quieres ver en el mundo (indicadores Gandhi)

en este ejercicio de promover el desarrollo positivo de personas, grupos y organizaciones, me encuentro con la figura de Gandhi, una de esas personas que pueden ser consideradas modelo de un mundo diferente,

y un enfoque que trata de evaluar el comportamiento ético de una organización a partir de los comportamientos de sus líderes, una autoevaluación para empezar, que puede convertirse en una evaluación cruzada,

en esta página de People + Profit, a la que llego navegando desde un comentario de Edita Olaizola en internet, una página que presenta una evaluación que va a transcurrir en 3 ejes,

Justicia, Sinceridad, Generosidad,

en donde la Justicia tiene los siguientes apartados, 3,

  1. J1 ha de tener claros sus propios valores
  2. J2 se preocupa, en la medida de sus posibilidades, de que las personas que trabajan en la organización sean felices
  3. J3 hace todo lo que está en su mano para ser equitativo

la Sinceridad otros tantos, 3,

  1. S1 acostumbra a establecer relaciones transparentes
  2. S2 se preocupa por el bienestar psicológico de su equipo
  3. S3 es un persona comprometida

y la generosidad otros 3,

  1. G1 ha de tener desarrollada la capacidad de escuchar
  2. G2 se caracteriza por respetar a los demás
  3. G3 tiene capacidad de inspirar

no es extraño que me guste este esquema, 3 ejes con 3 elementos cada uno, 9 elementos, el número del respeto, ese número que sumado a cualquier otro no cambia la esencia del mismo.

   así lo vimos…

sigo leyendo el sistema de evaluación y me extrañan las 4 preguntas asociadas con el ítem G1, que tratan de la comunicación y yo asocio más con la sinceridad, y me pregunto cómo se vería este esquema con unos pocos cambios,

vamos a ver qué pasa si Justicia pasa a tener los siguientes apartados, 3,

  1. J1 ha de tener claros sus propios valores
  2. J3 hace todo lo que está en su mano para ser equitativo
  3. G3 tiene capacidad de inspirar

la Sinceridad otros tantos, 3,

  1. G1 ha de tener desarrollada la capacidad de escuchar
  2. G2 se caracteriza por respetar a los demás
  3. S1 acostumbra a establecer relaciones transparentes

y la generosidad otros 3,

  1. S3 es un persona comprometida
  2. S2 se preocupa por el bienestar psicológico de su equipo
  3. J2 se preocupa, en la medida de sus posibilidades, de que las personas que trabajan en la organización sean felices

pequeños cambios que hacen que la generosidad, G, se componga de dos eses (S) y una jota (J), qué curioso


y no me dejo de sorprender por los ejercicios que hacemos los seres humanos de hacer cajitas, con este criterio, con este otro, como en el juego de las cartas, barajar y repartir, volver a barajar para volver a repartir,

y seguimos jugando, en este ejercicio de desarrollo positivo de las personas, de los grupos, de las organizaciones, de arriba hacia abajo y de de abajo hacia arriba, de fuera hacia adentro, y de dentro hacia afuera,

con la esperanza de que nuestras acciones y comportamientos sean el reflejo de la mejor posibilidad de futuro, que toma cuerpo en el día a día con nuestra colaboración necesaria.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

improvisar no es venir con nada, es venir contigo

me acerco a Liferay esta mañanita de sábado, quién sabe por qué, acompañado de esta guitarra acústica, que compro como auto-regalo de cumpleaños este mes de abril, qué raro me estoy volviendo con la edad,

tengo dos guitarras, una española y otra acústica, aunque no soy guitarrero, y una caja de acuarelas, mi auto-regalo de cumple del año pasado, casi casi todavía sin abrir, de la misma forma que en su día tuve moto sin ser motero,

y quedo con Montse antes de la presentación de conversaciones improbables, para limar unos flecos de última hora, ponerle un poco de orden a las dinámicas, Montse es mucho más estructurada que yo,

es normal que se ponga nerviosa ante mi aparente falta de estructura, y revisamos juntos el recorrido de este día, en el que vamos a jugar con los colores del arco iris, a ver cómo se des-ordenan y cómo somos capaces de re-ordenarlos,

y ver qué figuras surgen, para empezar se me ocurren en torno a 5,

y vamos a ver cómo responde el grupo ante ese ejercicio de 3 preguntas, de la 3 a la 5, en la que pueden experimentar el vacío, ¿cómo me pueden preguntar esto de una metodología que no conozco?, precisamente para esto he venido aquí,

en un espacio que no pretendo que sea especialmente largo, 5 minutos pueden valer,

para pasar progresivamente a los fundamentos de la escucha, con la explicación de Montse, la versión oficial, tan parecida a la de Otto, y la que ofrecemos en el cole y en otros entornos, con el ser piedra, el ser vegetal, el ser animal y el ser humano,

seres de 4 reinos en evolución,

justo antes de dar paso al café, a esas charlas informales, cuánto tiempo que no nos veíamos, Maribel, y a esa nueva forma de conversar, que denominamos conversaciones improbables, que pueden surgir, como surgen ayer,

también en nuestra organización,

en 7 mesas en las que se auto-organizan 7 círculos de coaching, qué bueno cuando nos auto-organizamos, en ese entorno de confianza, todo lo anterior ha servido para que vaya construyéndose, incluida la predisposición de las personas asistentes,

con la ayuda del color de esa guitarra, mi auto-regalo de este cumpleaños, una guitarra que no sé si voy a llegar a tocar, que no sé si va a sonar algún día, mientras me doy cuenta de que con tan solo sacarla de la funda ya ha sonado.

   así lo vimos…

Montse, muchas gracias por acompañarme en este espacio tan bonito hoy, improvisar no es venir con nada, es venir contigo, y con esta mochila de pinturas, y cachibaches varios para por si acaso,mira por dónde hoy ha salido uno de color azul,

azul clarito, sí, como el orgullo, esa emoción preciosa, que cuando está sana, y ahí estamos hablando del orgullo humilde, a ver si lo practicamos más, está en la base de la U, del desarrollo de entornos de confianza y de tantas cosas por hacer.

Marta, muchas gracias, extensibles a todo el grupo de colaboradores de re-imaginando, Javier, muchas gracias por acogernos, extensibles a Liferay, en el que generáis este espacio tan agradable para compartir.

agradezo a Julián Bozzo por la comunicación que lanza esta semana, en la presentación de su nuevo espacio de encuentro, con esta imagen preciosa que le acompaña, y con este texto que tomo prestado, y con el que titulo la entrada de hoy,

improvisar no es venir con nada, es venir contigo.7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace

y dejo enlazada esta presentación de conversaciones improbables, que sirve de guión para el juego que desarrollamos este sábado de mañanita, quién sabe si a alguien le sirva, en formato pptx y en este otro.

y tú, ¿qué haces HOY para el año cinco?

me junto con Pedro, en este paseo en Vespa que nos lleva hasta el geriátrico, al otro lado de la autovía, que nos separa del Pinar, en este paseo que normalmente hacemos a pie,

en una conversación que gira del verano y las actividades próximas hacia nuestra familia, Pedro me habla de Gorka, mi hijo mayor, que va a habitar el mundo real, como si sus hijas, por haber elegido modalidades más artísticas no, qué curioso,

un mundo en el que los hijos de un pequeño comercio, antes propiedad de nuestros padres, ya sea un ultramarino, de aquel tiempo lejano en el que los países estaban separados por el mar,

qué curioso, ahora los comercios de alimentación en algún que otro caso serían ultra-aéreos, separados por el cielo, que todavía es bien difícil comprar alimentación por ultra-wifi, a un solo clic, ,

ya sea un pequeño comercio especializado en ferretería, en ropa técnica de montaña, en zapatillas de deporte, en cualquier especialidad, pesca, golf o viajes, pequeños comercios que ahora quedan englobados en el corporativo,

léase Decathlon, Leroy Merlín, Eroski, puedes poner el nombre a cualquier gran empresa de distribución, las únicas que se resisten a la distribución a un solo clic, y el mundo mágico de Alibaba, Facebok, Amazon, Uber, Airbnb,

portales de ventas de noches de ensueño, de casas, de viajes, de lo que sea, uy, casi me pierdo,

un mundo en el que los hijos de un pequeño comercio, antaño propiedad de nuestros padres, ahora somos fuerza de trabajo comprometida, claro, faltaría más, de una gran superficie, fuerza de trabajo a pie del lineal,

en una pescadería que no es tuya, en una frutería que no es tuya, en una charcutería que no es tuya, en una tienda de electricidad, de menaje del hogar, de pinchos y tapas, de cervezas, de objetos de jardinería, de plantas, de animales,

en un algo que no es realmente tuyo, ni lo va a ser,

y en eso estamos, en esa disección del mundo, tan interesante, que hemos elegido vivir, en esta era curiosa de la transnacionalización de los servicios y de las ventas, todavía en pleno inicio de la era de internet,

y me da por preguntarle a Pedro qué va a hacer hoy con ese proyecto, urban creeks, arroyos urbanos, al que apenas hemos dado un segundo tiento, para que dentro de 5 años, no hoy, no estemos repitiendo, punto por punto, esta conversación,

tan lúcida, tan de verdad, tan bonita, sí que es bonita la amistad y ver crecer el cariño, porque siempre hay un paso, o dos, entre verlo y hacer que las cosas sucedan, con nuestra colaboración necesaria, alrededor nuestro, y en nuestro interior.

  así lo vimos…

siempre podemos quedarnos en el ejercicio de quejarnos de la cosa fuera, todo está fatal, el ejercicio de la víctima, desprovista de poder, el mundo que me rodea es tan malo y cruel,

o podemos preguntarnos cuál es nuestra capacidad de actuación, en un nicho, tal vez inexplorado, tal vez de bajo rendimiento, una buena noticia, para una organización grande,

porque a veces lo que no es un gran negocio para una organización grande sí lo es para una organización pequeña, qué vamos a decir si el negocio es de un particular, o un grupo reducido de autónomos,

guerrilleros de lo nuevo, porque si hace falta gran inversión, grandes arsenales, gran aparillaje y despliegue mucho me temo que va a ser que no.

y me vuelvo para casa pensando que lo que le cuento a Pedro, yo no voy a hacer por tirar de urban creek, ésa es tu labor, tu ilusión y tu proyecto personal, a lo sumo yo te puedo acompañar en el viaje,

bien me lo puedo aplicar en primera persona, y abro ese proceso en el que te cuento lo que te cuento para escucharlo yo, en voz alta, y el enunciado se convierte en pregunta,

¿realmente qué haría yo con lo que estoy lanzando hoy progresado el tiempo, a 5 años vista?

¿pienso que es realmente bonito, bueno y necesario?

¿siento que es verdadero, y que es un proyecto en el que puedo poner otro trocito de mi alma, y mi mejor intención?

observo cómo Pedro entiende mal mi comentario, ya que la idea no tiene nada que vez con dar el pelotazo y despedirme del proyecto dentro de 5 años, sino de empezar un camino del que me siento orgulloso, con el que me comprometo,

con el que disfruto, mi alma coge aire, y lo desarrolla en paralelo con mi actividad principal, muchas veces alimenticia, para poder, poco a poco, realizar ese cambio, entre el viejo mundo que ya conozco y el mundo nuevo,

que se despliega a mi alrededor, tal vez ya ha cogido forma dentro de 5 años, tal vez en ese periodo el puente entre lo viejo y lo nuevo ya es un hecho, en el ejercicio del desarrollo consciente de mi vida, también en el desarrollo profesional.

la conversación de hoy con Pedro transcurre tras un paseo en una vespa roja, de dos ruedas, que le ha dejado un amigo estas fechas, quién sabe por qué mi mente viaja de la sensación de la moto al coche,

y a mis cinco años, y al 5 de Meteoro,  un cocho blanco, descapotable, despanpanante, un coche del que casi no me acuerdo, con una M roja pintada en el capot, M de Meteoro,

extrañas asociaciones que hace el cerebro, y estas búsquedas raras en internet, donde conecto con otro detalle del que no me acuerdo, el volante del coche de Meteoro tiene 7 botones, no cinco, qué raro, que se disponen como las 7 emociones,

en un hexágono de 6, 3 más arriba, 3 más abajo, ya sé que todo es relativo, con una tecla en el centro, la G, más grande, una tecla que las relaciona a todas, o no, porque este invento del padre de Meteoro no tiene que ver necesariamente con el nuestro,

esas 7 emociones, como los 7 días de la semana, como las 7 notas musicales, como las novias y los hermanos, también en pares de 7, como los pecados capitales, tantos como las virtudes que les pueden contrapesar,

un número a medio camino del 5 de Meteoro, mi héroe, y el número del respeto, el 9, de su hermano, en un ejercicio de números impares en evolución.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

y ZGZ me recibe

después de hacer el viaje entre MAD y ZGZ, de dejar a Pilar y a Mery en el centro, cruzo el puente y aparco, y pregunto en un centro de ZGZ activa por un sitio para comer, hoy voy a comer de menú, sí,

y me recomiendan un bar cercano, ambientado, lleno de gente, en el que pido mesa, se puede sentar aquí, y en el que me quedo asombrado, una colección de pinturas de época, en blanco y negro, surcan la pared,

salvo encima de mi mesa, en un cuadro en el que se puede apreciar los colores de un arco iris, ese puente de color que une el cielo y la tierra, de la misma forma que todas nosotras somos una burbuja de luz, un puente entre la tierra y el cielo,

y me sonrío con este recordatorio de mi particular para qué, sí, tengo claro para qué estoy aquí.

   así lo vimos…

en el proceso de comer y esperar hasta las 5, son las 4 y me queda una horita por delante, me pongo a hacer un sudoku, un ejercicio mental que de vez en cuando me engancha, y que hago mal, voy a tener que repetirlo,

por lo que copio el patrón en una servilleta, y vuelvo a resolverlo mal, y vuelvo a copiarlo, y esta vez, a la tercera, el sudoku está resuelto, miro al reloj y han pasado los 60 minutos que median hasta el inicio del evento al que me he aproximado,

y 40 más, no puedo engañarme, no formo parte de lo que se está cocinando, y todo mi ser lo sabe, por lo que me voy a permitir no estar, es lo mejor que podemos hacer cuando no nos sentimos parte de algo,

y tomo el camino de Huesca, donde me espera Bernando, donde vamos a charlar de esa historia compartida, ya hace más años que nos conocemos que los que teníamos cuando empiezo a trabajar, allá en BCN,

qué bonito es volverse a juntar con los amigos, qué bonito es sentirse acogido, otra vez.

en el ejercicio de experimentar emociones voy tomando conciencia de qué puedo hacer con ellas, puedo ser congruente con lo que siento, y obrar en consecuencia, o puedo encender el piloto automático, mental, y hacer lo que se supone que debo hacer,

y me pregunto quién es esa persona que supone lo que sí y lo que no debo hacer,

y me dejo sentir, de eso se trata, y hago lo que todo mi ser, congruente, decide.

7 emociones es un modelo de responsabilidad creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

de partida 3 (Mikel señala el futbol y el deporte como focos de atención)

somos tan poquitas las personas que se ven atraídas por la convocatoria para la capacitadción de facilitadores en 7 emociones, somo sólo 3 personas, que tenemos bastante flexibilidad para modificar el horario de inicio de la sesión del sábado,

vamos a empezar a las 12:30, para que Rocío descanse del viaje de vuelta de Berlín, para que José Carlos pueda ir al festival en el que participa su hija, y para que yo pueda quedarme a charlar de mañana con Silvia,

rutina que repetimos el domingo, día en el que aprovecho para tomarme un cafecito de mañana con Mikel, que está de paseo por Madrid, qué divertido este proceso en el que no podemos contactar durante toda una semana, parecemos el perro y el gato,

y que nos permite juntarnos este finde, realmente no tengo ni idea dónde puedes estar, Mikel, cuando me haces esa pregunta, qué bueno que la vida te ha traido este sábado al Jarama en Madrid, qué bueno que puedes aprovechar el día para pasarlo con Annie,

qué bueno este café con calzador, en el que retomamos esta conversación en capítulos, las dos primeras con Iñaki, a ver si le recobramos para el próximo encuentro, o para los próximos 3, 3 en Madrid, 3 en Catalunya, podría ser en Montserrat,

en el que estas figuritas que acabo de comprar, quién sabe para qué, se convierten en conductores en un tráfico insostenible, sí, el futuro habla de movilidad sostenible, una movilidad que dictan los reguladores,

que van a limitar progresivamente el acceso a los vehículos en la gran ciudad, es que no caben más vehículos en el gran atasco de cada día, ni caben más gases contaminantes en nuestras calles, es comprensible el papel del regulador,

y ahí vamos a tener que jugar todas las marcas, SEAT incluida, marcas que tenemos que decidir cuál es nuestro sello distintivo, nuestro acento, dónde ponemos nuestro foco de atención,

y cuál es la realidad a la que apuntamos, y en cuya evolución queremos mejorar, Mikel, qué bueno que SEAT tenga claro que va a ser un factor de cohesión en el territorio, la marca de coche que nos une, y que vaya a patrocinar a la roja, el equipo de todas,

a ver si cala esta propuesta de una conducción, ahora que llega el coche autónomo, y que tantas y tantas personas ponen el acento en la tecnología, conducción consciente, por la que el ser humano, consciente, está en el medio.

   así lo vimos…

y releo esta entrevista en la que Mikel reitera la apuesta de SEAT por “estar más cerca de la gente y mostrar nuestro orgullo de formar parte de este país”, potenciando una sociedad basada en valores,

“como el afán de superación, el esfuerzo, el trabajo en equipo o la perseverancia”, valores que podemos encontrar en el deporte, también en el fútbol, también en el equipo nacional, ése que hemos venido a denominar “la roja”.

 

me gusta especialmente la selección de la roja como punto de anclaje por una característica que no es evidente para la gran mayoría, pero que voy a intentar explicar,

en el fúlbol la roja representa la consciencia, ya que casi por primera vez en la historia el fútbol deja de ser un ejercicio por el que arrollamos y acogotamos al contrario, no hay más que ver el fútbol tradicional inglés o alemán, siempre para adelante,

en el fútbol español, primero con Aragonés y Guardiola, luego con Vicente del Bosque y ahora con Lopetegui, el jugador consciente, el primero es Xavi, no el vasco, el catalán, toma el timón de la situación,

y levanta la cabeza, y cuando no se puede avanzar hacia adelante, recula sobre sí mismo, pivota, retrocede, pasa hacia la derecha, pasa a la izquierda, pasa hacia atrás, no pasa nada, hacia atrás también se juega,

porque también hay espacio atrás, y el portero también juega, y el campo se abre, derecha e izquierda, adelante y atrás, todo tiene cabida en el fútbol moderno, cuando el jugador consciente toma el mando,

creo que esa es la gran aportación de la roja a la historia del fútbol mundial, tan emocional, por primera vez el ser humano se ha hecho presente en el campo, venciendo de forma evidente al animal.

los 4 reinos es un medio didáctico (el puedes llamar tontería) con el que explicamos el campo de la observación de la teoría U, que deriva en 4 campos de la atención y 4 tipos de conversación, 4 reinos que representan la vida en el planeta,

el reino mineral (la piedrita), el reino vegetal (el tomate y el pepino), el reino animal (el caracol) y el ser humano (el cuarto reino, representado por el monigote), es muy curioso como esta cosmovisión tan sencilla me impregna progresivamente,

lo que diseñamos para los niños y el cole está calando mi vida,

y observo cómo se filtra esta tontería en mi forma de comprender y explicar la diferencia entre los ámbitos que nos ocupan, las emociones (la conducción también es emoción, claro que sí, ojalá por mucho tiempo), reino animal,

y la consciencia (la conducción también es un reflejo de mi ser interior, cuajado, y en desarrollo), una consciencia que se puede hacer grande, se puede expandir, con la ayuda de aquellas organizaciones, no sólo la DGT, que se posicionen ahí.

me hace gracia volver a coincidir contigo, Mikel, ya son 3, en este fin de semana en el que 3 personas se juntan en el taller de desarrollo de facilitadores de 7 emociones, quién sabe para qué he comprado este juego de 7 muñecos, ¿verdad?,

que va a servir para relanzar 3 propuestas, de liderazgo colaborativo en la dirección de la compañía, 7 emociones + teoría U + reinventar las organizaciones, con 3 personas para empezar, a modo de menú degustador,

el futuro emerge como programa de futuro, en el que un año tenemos que empezar a colaborar, no me parece malo el 2018, año marcado por el signo de la colaboración, anda, si ya estamos ahí,

y 3 talleres, ésa es la propuesta, 3 grupos de personas voluntarias, en la base de la pirámide, personas voluntarias que se dejan sentir cómo les cambia la vida las 3 escuchas y el 3ple camino de desarrollo personal,

a modo de prototipo, para evaluar el potencial impacto de esta propuesta en la que el enfoque de arriba hacia abajo, 1, transversal, para cruzar la organización, 2, y de abajo hacia arriba, ahí va, 3 otra vez, están presentes.el nombre de la cafetería que nos cobija esta fresca mañana de mayo, ya es domingo, no puede ser más significativo, buen punto de partida, y no me voy a olvidar que a estos 3 programas le acompaña otra propuesta,

a título personal, ahora que el ser está presente, muchas gracias, Mikel, por tu acompañamiento en este proyecto tan bonito, bueno y necesario, para influir de forma significativa en la siguiente generación, cada día lo tengo más claro,

porque escuchar es amar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

rendi2 a la magia de la vida

en esta semana rara en la que el mundo de la colaboración se abre,

no has más que atender las dos últimas conversaciones este sábado, de vuelta desde Huesca a Madrid, en dos tramos, Huesca – Zaragoza, con Juan, y Zaragoza – Madrid, con Pablo,

o los dos encuentros del domingo, a la mañana con Rocío, conocida de Silvia con la que quedamos supuestamente a comprar ropa, y a la tarde con Enyina, en una reunión entre 3 iguales diferentes que es tan difícil de mantener,

recuerdo este extraño suceso que ocurre del martes al miércoles, en Zaragoza, cuando dejo el coche y me acerco a una juguetería, y mi mirada se clava en un personaje de las películas de Disney,

el mismo personaje en el que se va a clavar mi mirada inconsciente, de vuelta a recoger el coche, camino de Huesca y del Pirineo, en otra tienda de chuches, muy cercana a la anterior, con una disposición de muñecos totalmente diferente,

no es extraño que decida incorporar esta imagen a mi colección de objetos de poder, se trata de Aladino, el chaval de la lámpara maravillosa, ya sabes, sólo tienes que frotar para tener 3 deseos,

mucho cuidado, el genio de la lámpara anda suelto.

   así lo vimos…

en las conversaciones con Juan, Pablo y Rocío queda patente la capacidad creativa y creadora del ser humano, capacidad que da un paso adelante en la reunión con Enyina, en la que sigo vislumbrando un taller de abundancia en colaboración,

lo que él trae, que es precioso, conjuntamente con 7 emociones y el 3ple camino, ese camino de sanación consciente, en el que el adulto, la madre protectora, y nuestro niño natural se hacen presentes en nuestra vida, cada día más,

más prósperos, más abundantes, más compartidos, es la magia de la colaboración, es la magia del liderazgo colaborativo, es la magia de abundancia, que hemos documentado en nuestra web, y que compartimos contigo,

en este universo bueno, bonito y abundante en el que hemos decidido vivir y desarrollarnos.

la reunión con Enyina nos lleva de vuelta a la puerta del colegio Ártica, qué curioso que el navegador nos lleve al número 62 de la calle la peseta, en vez de al 92, qué extraña y preciosa es esta vida,

que te ayuda a re-cordar lo que está en paso y puede serte de utilidad, sí, voy a hacer un nuevo intento de re-contactar con el colegio Ártica, ese colegio que tan buena impresión me dejó en la primera reunión.

el violeta de chaquetilla de Aladino es el color que simboliza el violeta, el color más energético que el ojo del ser humano puede percibir, es el color de la colaboración, de dos personas, 3 personas, un grupo, que van a traer al mundo lo nuevo,

la mejor opción posible, desde el hacer conjunto, con la ayuda de Aladino, y del genio de la lámpara, desde nuestra mejor intención, abierta a las posibilidades y al infinito, claro que sí.

en el mundo infinito en el que vivimos uno de los 3 deseos que le podemos proponer al genio, para eso es un genio generoso como infinito es el mundo en el que vivimos, es que abra la lista de deseos a n-mil, 7, 7000, 70.000, da lo mismo,

y si piensas que es avaricia no has entendido del todo la ley de la abundancia, esa ley que te permite seguir creando posibilidades, opciones y realidades en tu vida y a tu alrededor, sólo tienes que pararte un poquito y observar, ¿acaso no lo ves?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

la valla que guarda las vides

en este ejercicio de turismo rural que Bernardo me propone para estos dos días de vacaciones en el pirineo tenemos una experiencia nueva en el camino, Raúl, cuánto tiempo, tienes razón, no son años, son décadas,

compañero y amigo de Bernardo, cariño mío, reclama nuestra ayuda para cercar un terreno de 2 hectáreas y media, casi 3, en el que va a plantar vides, de hecho ya están plantadas, y quiere protegerlas de corzos y jabalíes,

y el primer paso, antes de tender la malla, es clavar una relación de 210 postes de hierro coarrugado, con la ayuda de un compresor, un taladro, una maceta y un mazo, trabajo físico no exento de una aproximación intelectual sana,

porque no es lo mismo arrastrar el compresor por el campo, parece lo más sencillo, pero las ruedas no están preparadas para los matorrales y las piedras, así es el primer tramo, en el que casi nos deslomamos,

que tirar cable desde el compresor, que vamos moviendo con la ayuda de la Suzuki, con 5 puntos y un cable largo vamos a hacer todo el perímetro, de la misma forma que no es lo mismo atacar los palos con o sin taburete,

con la maceta o con el mazo,

y va avanzando la mañana, y probamos el descanso de media mañana, y la pausa de la comida, y entramos en la tarde, en esta jornada que se convierte en comunión con el campo y la naturaleza,

qué bonita huerta has preparado, Raúl, cuando me acerque al campo voy a preguntarte un buen porrón de cosas, seguro que tienes muchas más cosas que explicarme que las que me has mostrado hoy,

en comunión con dos personas tan bonitas, con las que vuelvo a experimentar uno de los fundamentos del liderazgo colaborativo, aquí hay 3 personas a las que les gusta mandar más que a un tonto una tiza,

y vamos mandando y haciendo juntos, ahora Bernardo, ahora Raúl, ahora Mikel, y vamos ayudándonos, al final alguien sujeta la estaca, alguien mueve el taburete, lo nivela y lo sujeta, y alguien atiza con el mazo,

en turnos naturales que respetan las energías de cada quien, y siento que lo que hoy hemos hecho 3 personas en un día no habría sido posible para una persona sola en una semana de trabajo,

ésa es la magia del trabajo en colaboración, qué bueno volverlo a sentir, con la ayuda de mis amigos, que convierten estas vacaciones, y este tiempo de descanso en una experiencia religiosa, casi mística.

   así lo vimos…

de la dualidad que vivimos ayer Bernardo y yo, discusiones incluidas, pasamos ayer a la trinidad, y observo el papel de cada quién, Raúl tan cerca del cuidado, la madre, Bernardo siempre tan sensato, el adulto,

y yo siempre tan tontorrón, tan juguetón, tan dispuesto jugar otro rato más con el balón, que hoy se ha convertido en mazo, el niño natural al aire, sí, hoy también es un ejemplo de ese trío que nos ayuda a sanar nuestra vida,

la madre protectora, el ser adulto y el niño presentes, lo que venimos a llamar el 3ple camino.

por la noche salgo a pasear con Teresa y Bernardo, y nos vamos a tomar un algo juntos, qué gusto cambiar las costumbres, Teresa, y me llevan a la taberna de Edgar Allan Poe,

donde, no puedo evitarlo, introduzco en la conversación los fundamentos de la abundancia en nuestra vida, ese regalo que crece según lo compartimos aquí y allá, ya está decidido, mañana nos juntamos con Vicky,

hermana menor y representante de Bernardo, ahí el trío cambiará, Vicky, Bernardo y Mikel, y observando, veo unos ojos que nos miran, y en el medio 3 bicis, que pueden representar la personalidad de los transeúntes,

la de Bernardo, la de Teresa, la de Mikel, y me encanta este ejercicio en el que se está convirtiendo la vida, el ejercicio de pensar y hacer sintiendo, la emoción de nuevo presente, y de mirar mirando.

en el código de 7 emociones el violeta es el color de la alegría, una energía que nos lleva al hacer conjunto, desde la comprensión de la cosa, desde el yo soy, sano, aquí está un poco menos presente el ego,

un hacer conjunto que se anuncia en el color de la chaqueta que me acabo de comprar en Jaca, y que llevo a la excursión, y que también vive en las flores del huerto de Raúl, no es extraño en este sitio en el que también disfrutamos de otros colores,

porque sólo se llega al violeta cuando hemos hecho todo el viaje, que empieza por el rojo, rojo – naranja – amarillo, porque en su día simplemente empezamos a gestionar bien la energía del miedo, el que guarda las viñas, sí.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.