queridas reinas magas de occidente

queridos reyes magos de oriente, os escribo estas líneas desde el primer mundo, por lo que seguramente, aunque yo no lo sepa, soy un niño rico, por lo que este año no os voy a pedir nada, mi habitación y armarios están llenos, y poca cosa necesito,

si acaso al revés, os quiero preguntar si hay alguna forma en la que puedo ayudar, y hay algún juguete en mi casa que otras niñas necesitan, en algún remoto, o incluso no tan remoto, lugar…

y mi atención corre hacia el verde del niño, a la altura de su pecho, que se abre con la energía del amor, en el gesto de dar.

   así lo vimos…

y en eso estamos, quién sabe por qué me llega esta meditación desde fundación ananta que se acopla con este gesto de dar

“Jesús dijo: «Todo lo que queréis que los hombres hagan por vosotros, hacedlo igualmente por ellos». Por tanto, nunca esperéis que sean siempre los demás los que den el primer paso. Si queréis ser amados, ¡amad! Si queréis que os den, ¡dad! y si queréis recibir luz, comenzad dándola a aquél que tiene menos que vosotros, porque en este instante, algún otro, que tiene más luz que vosotros, acudirá a daros la suya. Efectivamente, esto es una ley. Ayudando a los demás, atraéis sobre vosotros a un ser visible o invisible que os ayudará. Esforzaos en ayudar a alguien, en animarle, y comprobaréis que la voluntad y el poder divinos acuden a reforzaros.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86)

entre los proyectos del 2018 relacionados con el gesto de dar vamos a reabrir el MOOC de 7 emociones, un espacio para compartir los fundamentos del mundo emocional, la conciencia y el buen trato con el mundo educativo,

convertido en procesos de apreHendizaje,

un espacio para compartir con profesionales (para profes y maestras) que también les puede llegar a interesar a más de un aficionado (quién sabe por qué al escribir estas líneas estoy pensando en papá y mamá),

en este ejercicio tan bonito de apreHender para TRANSformar que es la vida.

me encuentro preparando este mensaje y me llega a la bandeja de entrada un correo del intef (instituto nacional de tecnologías educativas para el profesorado), en el que se distingue un SPOOC de un MOOC y de un NOOC,

sí, tal vez lo que queremos hacer es actualizar nuestro SPOOC

Self-Paced (a tu propio ritmo),

Open (abierto y gratuito),

On-line (en línea)

Course (taller).

7 emociones, creative commons, es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que compartimos desde este enlace.

 

 

dar y recibir

dar y recibir es un libro de Adam Grant que compro hace más de un año, un libro que un día pienso va a ser interesante leer, un libro que sigue a día de hoy en la estantería, todavía no le ha llegado su momento,

day y recibir es un ejercicio que he aprendido a teatralizar, de la mano de Luis Espiga en el curso de triformación social que organiza en Barcelona y en Madrid, yo soy parte del grupo de Madrid, y del teatro algo impregna poco a poco mi ser,

un ejercicio muy sencillo que puedes realizar con un grupo de personas, que se disponen en grupo y entre las cuales hacemos circular, a golpe de tam, y en sentido contrario a las agujas del rejoj una colección de objetos similares, tantos como personas,

si hay 9 personas en el círculo podemos pasarnos 9 pelotas de golf, o canicas, o capuchones de bolis, un ejercicio en el que puedes hacer una prueba pidiendo que pongan atención a la mano izquierda, la que recibe, y ves qué pasa,

y que le pongan atención a la mano derecha, la que day ves qué pasa,

y es muy curioso lo que ocurre, la pelota de golf, o el capuchón, o la piedra se mueve mucho mejor cuando ponemos atención a la mano derecha, en el gesto de dar, qué curioso que así funcione mejor,

me des-preocupo del ejercicio de recibir, me suelto, confío en el universo, y pongo mi atención en el ejercicio de dar, y doy con mi mayor antención, con toda la presencia en ese sencillo acto personal, con mi mejor atención yo te doy,

dar y recibir es un ejercicio que podemos encarnar en nuestra vida, recibiendo del universo con ligereza, evitando acumular, todo lo que entra sale, y confío que mis necesidades van a estar cubiertas siempre, con el apoyo de la comunidad atenta,

que me acompaña,

dar y recibir es un ejercicio que he interiorizado por medio de los círculos de coaching del u-lab, en los que 5 personas conscientes y atentas acompañan una historia personal de una persona que ofrece su caso al grupo,

en el que todos los miembros del grupo van a actuar los dos roles, yo ofrezco el caso hoy, y mañana te acompaño en tu situación, un ejercicio en el que el dar y el recibir están presentes, y en el que una nueva conciencia emerge,

a la conciencia del yo soy se está sumando la conciencia del grupo, la conciencia de la comunidad, una comunidad que en su ejemplo más reducido es de dos personas, o de dos gatos, qué más da, tú y yo, la dualidad para empezar.

daryrecibirmon   así lo vimos …

en este ejercicio de dar y recibir, creo que está claro, dar está primero, y la intención está en dar, por lo que si primero intento recibir deja de funcionar de forma casi automática, va a ser que así no funciona.

el proyecto de “7 emociones”, en el que un día vamos a agradecer de mil amores donaciones de 1 €uro, hoy nos estamos centrando en el ejercicio de dar, un MOOC, un libro, un taller, realmente lo que está en nuestra mano y podemos dar.


desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidos con el desarrollo positivos de organizaciones, grupos y personas, aunque el movimiento sea al revés, personas, grupos y organizaciones.

una de las leyes que explicamos es la ley de la fraternidad, la ley que es propia de la esfera económica,

por la que una persona o una organización destina excedentes de su actividad a actividades de su interés, en el ámbito social, desarrollo de la cultura, de la diversidad, reducción de la des-igualdad,

y explicamos también los beneficios del primer dinero libre que existe en nuestra sociedad, el dinero de donación, una libertad que no tienen el dinero de comercio ni el de préstamo.

si quieres leer más sobre la fraternidad, puedes hacer clic en este enlace.

cuanto más das, más tienes

ulabenrollnow

ayer Eva y Fernando nos invitan a un grupo de amigos a ver una película, “Tu vida, Tu creación”, en su casa, y nos juntamos con ellos, con Paco, con Rocío, compañeros del cuentacuentos, a ver esa nueva entrega de la ley de la atracción.

termina la película y se abre el cineforum, qué le ha aportado a cada uno, qué lecturas extraemos, que nos rebota, qué nos molesta, qué pensamos que es una patochada, una simplificación, o una mentira, qué nos ha llegado, qué nos mueve.

y pasa la noche, ese tiempo en el que el automático sigue trabajando, y me encuentro, ya de mañanita, preparando el retorno al trabajo, con un regalo en forma de correo de confirmación del comienzo del taller del U lab,

¿qué será eso tan raro?,

pues un laboratorio on-line gratuito, para difundir y tratar en clave colaborativa la teoría U, con-sensing (co-eso), y co-creating (co-crear), the emerging future, el futuro emergente, qué bonito, algo que está en proceso de ser nuestra nueva realidad,

por supuesto, con nuestra co-laboración.

estoy creando un correo para la difusión del taller gratuito y me llama Javier Goikoetxea, con un  par de posibilidades para presentar el cuentacuentos en colegios e instituciones del País Vasco,

a él también le iba / voy a mandar una invitación,

termino la converación y sigo chateando con Silvia por Skype, con relación a una de las frases de la película de ayer, que se ha quedado a dormir conmigo, y que no comentamos por la noche,

“en el mundo del tener, cuando más das, menos tienes, en el mundo del ser, cuanto más das, más tienes,” una frase que entrecomillo pero que no es una cita literal, pero creo recoge el sentido en la peli.

pienso qué puedo hacer yo para seguir difundiendo esta nueva forma de mirar la vida, también en el trabajo, promoviendo palabras que me gustan, co-crear, colaborar, compartir, palabras que seguro encontramos en este taller por internet, U lab,

co-sensing y co-creating el emerging future, ese futuro que está llamado a ser parte de nuestra nueva realidad, sobre todo si participamos en el proceso,

Transforming Business, Society and Self,

en ese orden o en el contrario,

Self que transforma Society y Business

ulabenrollnowmon   así lo vimos…

tú también puedes enrolarte.

para más info,

accesible desde www.presencing.com,

y https://www.edx.org/course/transforming-business-society-self-u-lab-mitx-15-671x (enroll now),

y cualquier día de estos volvemos sobre “tu vida, tu creación”

 

tengo tu cartera (de la teoría a la acciona)

tengotucarteraEs viernes. El último del mes de Junio. Hace 3 horitas que he editado un post relacionado con una cadena de favores. Me llaman al móvil, y un señor, ¿quién es?, Carlos, al que no conozco, me pregunta sí soy Mikel BILBAO GARAY. Me extraña la pregunta. Casi sin tiempo para responder sí, me dice “tengo tu cartera”.

No tengo capacidad de reacción. Le pregunto qué cartera. Le pregunto cómo es, para confirmar que no es verdad, que no tiene mi billetera, que por cierto no he echado en falta. La busco y no la encuentro.

Carlos me da una explicación de lo que tiene, incluyendo más de 100 €, tarjetas, y la clave de una tarjeta de crédito, que en palabras de Carlos no debería tener junto a la visa. Tiene razón, y efectivamente, también tiene mi dni, mi carnet de conducir, y mis tarjetas.

Carlos me llama desde los Negrales, no sé dónde está, y me pregunta qué podemos hacer para que me la devuelva, o para que la pase a buscar. Casualidades del día, ha dejado aparcado el coche en la estación de Pinar de las Rozas, donde yo cojo el tren, ya que vivo ahí. Quedamos a las 2:30.

Aunque tenemos los teléfonos móviles, le comento que voy vestido con un niki de rayas, azules y verdes. Él va vestido de amarillo, qué color más raro para ir vestido por completo de. Trabaja para acciona, me comenta.

Cuelgo el teléfono y me da un auténtico alegrón. Creo que es la primera vez en mi vida que pierdo mi cartera. Acabo de publicar un post relacionado con una cadena de favores. Y al de tres horas, una persona se encuentra con mi cartera, y me llama al móvil para iniciar un ejemplo de lo que es una cadena de favores. No sé si crees en las señales. Yo sí, y lo interpreto como una señal, como una confirmación, un ejemplo práctico de lo que hoy ha sido teoría.

Ya en la estación, reconozco a la primera a Carlos Martínez Álvarez, que llega desde los Negrales, vestido de arriba a abajo de amarillo, con un buzo de acciona. Me presento y le doy las gracias por su acto. Me pasa la cartera y nos vamos andando al aparcamiento, donde él tiene aparcado el coche.

Carlos es asturiano. Su sobrino, que se casa en octubre en Cangas de Onís, está de visita en Madrid, para entregarle las invitaciones a su boda, y le está esperando. Si no es por eso, a gusto él y a gusto yo como estamos charlando nos tomábamos una cerveza.

Me voy encantado a hacer la compra en Carrefour. Una cadena de favores, de la que soy el primer beneficiado, acaba de empezar. Pienso que todos podemos empezar una cadena en cualquier momento. Carlos puede, y tú, y yo.

Y podemos empezar en cualquier momento. Carlos está ahí como un ejemplo precioso, un recordatorio puntual. De la teoría a la práctica pasamos en 1 segundo. Gracias, Carlos, por tu confirmación.

tengotucarterapng   Así lo vimos…

Reviso otra casualidad por la mañana, ya de lunes, preparando el post con el que comienza la semana. El color del marco en el que inscribo la foto de Carlos es verde, verde como cualquier comportamiento, que trae a la tierra el azul (los valores que queremos vivir). Carlos, un ejemplo de vida, que se plasma en éste, y estoy seguro, otros muchos comportamientos similares.

Muy bonito ejercicio este de traer el cielo (valores)  a la tierra (por medio de comportamientos). Muy bonito ejemplo de vida, porque la teoría es teoría hasta que alguien la baja a la tierra, y se convierte en acción.

Y si le quieres echar un vistazo al video de cadenas de agradecimientos, yo lo haría, lo tienes aquí: http://wp.me/p3iA9W-ZE

cadenas de favores (y el efecto mariposa)

“ayer yo te di, devuélveme ya, tonto”, va a ser que no funciona así. Porque no hemos entendido como funciona esta ley universal.

Cómo nos cuesta entender la ley de la atracción, que no se centra en pedir que nos den lo que queremos por el hecho de repetirlo una y otra vez, ni la ley de inercia, por la cual esperamos que los otros cambien sin yo hacer nada.

Al final, todo es más sencillo. Yo hago (pienso, siento y hago) diferente. Hago (pienso siento y hago) lo mejor que puedo, desde mi centro. Con la mejor intención.

Y dejo que el universo conspire, para que sea lo que tenga que ser, que muchas veces es más bonito que lo que puedo llegar a imaginar, y por supuesto a pedir.

cadensdefavoresmon   Así lo vimos …

El guerrero da luz antes de que se la pidan.

Cuando ven esto, algunos compañeros comentan: “quien necesita algo, lo pide”.

Pero el guerrero sabe que existe mucha gente que no consigue -simplemente no consigue- pedir ayuda. A su lado existen personas cuyo corazón está tan frágil que comienzan a vivir amores enfermizoa; tienen hambre de afecto, y vergüenza de demostrarloi.

El guerrero las reúne alrededor de la hoguera,cuenta historias,reparte su alimento,se embriaga junto a ellas. Al día siguiente, todos se sienten mejor.

Aquellos que miran la miseria con indiferencia son los más miserables.

Manual del guerrero de la luz, Paulo Coelho

Por todo eso trabajamos en nuestros programas la figura de la persona voluntaria, que actúa desde su responsabilidad personal, que trabaja y desarrolla conscientemente sus relaciones, su trabajo, y también su comunicación, por medio de sus preguntas y sus conversaciones, sus palabras e historias, cuentos y fábulas, desde su luz.

Al final, todos y cada uno de nosotros decidimos para qué y desde dónde.

Nos apuntamos al efecto mariposa o al otro,

en efecto, me la sopla.

 

cuenta historias,reparte su alimento,se embriaga junto a ellas, qué bonito es compartir, en cualquiera de sus formas.

3 sonrisas como 3 soles, y un mechero para prender el 2014

petardosAnoche no nos acostamos muy tarde, considerando que cambiamos de año. Salimos al zócalo de Oaxaca a tirar petardos, y a comernos las uvas de año nuevo en familia. Mi madre, Gorka y Maitane, mis dos hijos mexicanos, y yo. Como las campanas no suenan creo que hemos empezado el año 3 minutos tarde. “No suenan, no suenan, todavía no es, pero mira que sí,…” un ruidero de cohetes y petardos impresionante, “va a ser que sí. . 1, 2, 3, … 12, ya está”. Aguantamos el tirón y nos terminamos acostando, después de pasárnoslo pipa con el ruidero, los cohetes y los petardos, a eso de la una de la madrugada. Ni tan mal.

Ya estamos a día uno, después de desayunar en el hotel, de salida de paseo, después de comprar unos botellines de agua en Soriana. En la esquina del súper, justo al lado de los taxis, nos volvemos a encontrar con la chica que vende petardos. Está sentada, como ayer, en el suelo, y tiene a su lado otros dos niños. Entablamos conversación. Ella se llama Carolina, y le acompañan Francisco, su hermano menor, de 8 años, y otra niña. Ella es la tercera de 5 hermanos, con dos niñas mayores que ella y dos niños después. Francisco se pone de pie, es chiquitín. Casi no le cabe la sonrisa en el cuerpo. Yo no le habría echado más de 6 años. La pequeñaja, Jazmín, otro ser a una sonrisa pegado, es súper pizpireta, un auténtico chile, un terremoto. Viene y va, sonríe y nos habla, casi no la entendemos. Levanta los deditos. Tiene 3 años. Echamos las cuentas y no nos cuadra. ¿Es también tu hermanita? No, es mi sobrina. Es la hija de mi hermana mayor. Echo las cuentas para dentro y pienso que Carolina no debe tener mucho más de 12 años, 1 más que Maitane, mi hija compradora, aquí a mi lado, y pienso en la edad de su hermana mayor. Y decido no preguntarle.

Nos enlazamos en la conversación, seguimos de cháchara, super a gustito, y les contamos lo bien que nos lo pasamos con sus petardos la noche anterior, y ellos nos cuentan que ellos también lo celebraron con petardos en el patio de su casa, y entre una cosa y otra, Gorka pregunta por estos, Maitane por esos que dan vuelta y suben, y hemos comprado unos pocos petardos más para la noche. Carolina y sus hermanos tal vez sigan ahí mañana a la tarde, “cuando hayamos acabado de vender los petardos”.

Realmente lo hemos pasado muy bien hablando con ellos, qué niños más majos, qué gusto estar sin prisa de mañanita, disfrutando del sol. Nos estamos despidiendo cuando Carolina le pide a Gorka que se acerque. Le abre la mano y le regala un puñado de petardos. Con Maitane hace lo mismo. Le regala 3 petardos de esos que vuelan hacia arriba en círculos, y conmigo no hace una excepción. A mí me regala uno de esos que truenan.

Como mi madre ha ido al hotel a cambiarse una ropa, estamos a escasos dos metros de Carolina, con Jazmín jugando a nuestros pies, y le comparto a Gorka el regalo que nos acaban de hacer. “Gorka, ¿te has fijado?. No es más rico el que más tiene, sino el que más da”.

En eso estamos, agradeciendo el gesto, y le preguntamos a Carolina si vende fósforos. Nos dice que no, que en el súper. La noche anterior nos las vimos y las deseamos porque mi madre no había querido comprar por 20 pesos (poco más de un euro) un paquete de 6 cajas de fósforos. Un chico ha escuchado la conversación, no sé si es taxista, se nos acerca, y nos regala un mechero verde, y una sonrisa.

Definitivamente, el uno de enero nace con una lección, que ojalá podamos conservar todo el año. 3 sonrisas como tres soles, las de Carolina, Francisco y Jazmín, nos han iluminado la mañana, y 3 regalos el alma. El chico del mechero, por si nos cabía alguna duda, nos ha dicho “sí, es cierto, puedes creértelo”.

Muchas gracias por vuestra generosidad de corazón.

Muchas gracias por ese gesto tan bonito que sale del alma. Gracias por sonreír.

petardosmon   Así lo vimos…

Me acuerdo de una frase que me dijo un señor que no acabó siendo mi jefe: “Castilla no puede dar lo que no tiene”, y me pregunto sobre el dar y el recibir. ¿Damos cuando tenemos o damos de verdad cuando no tenemos? ¿Estoy dando cuando me sobra mucho? ¿Por qué tendré la impresión de que la gente humilde es mucho más generosa en su dar?

Pienso en la diferencia que para mí hay en el aspecto material y en el inmaterial. Creo que no podemos dar un cariño que no sentimos, o que no tenemos para nosotros. La sonrisa de Carolina, de Francisco, de Jazmín, son tres ejemplos. De la misma forma que pienso que podemos dar de lo que no tenemos en el ámbito material, o de lo que no andamos muy sobrados. Y ahí el dar tiene el carácter de compartir. Pienso en la diferencia entre la limosna, doy de lo que me sobra mucho, y el gesto de quitarme un poco de lo poco que tengo, y así tenemos los dos. Sí, definitivamente, creo que es buen tiempo para compartir. Feliz 2014 a todas.