surfeando la ola

recorro esta presentación en la que Marta hace un símil entre la vida y la mar, en la que, desde una conciencia de separación, las personas nos consideramos olas independientes, en conflicto y competición con otras olas independientes,

unas olas que surfeamos, ahora en la cresta de la ola, ahora en la parte más baja, en la panza de la ola, en conflicto entre pensamientos de pasado y de futuro, inmersas en la dualidad cuerpo – mente, lejos de esa zona intermedia de la ola, de la zona de paz,

una presentación que nos introduce desde ese símil, somos olas separadas en un inmenso océano, en un concepto precioso del perdón, tan lejos de la culpa a la que estamos habituadas,

18:50, me perdono, acepto que no lo he sabido hacer mejor,

soy inocente, me había olvidado, y ahora simplemente estoy recuperando la memoria, estoy saliendo de este aparente sueño dual, pare entrar en lo único que es real, y lo único que existe, el amor, esta conciencia de unidad,

allá por el minuto 21, una comprensión a nivel de alma de que me olvidé de mí, y mira que la he armado mientras pensé que era una ola,

en un proceso que nos lleva a la rendición, allá por el minuto 28, me rindo, he creído que soy un cuerpo mente, me perdono y me rindo a lo evidente, y a lo único que existe, que es el amor, en este proceso tan diferente a la resignación,

porque cuando una llega a esta zona de equilibrio, a la altura del corazón, no tiene más remedio que dejarse fluir, en este proceso en el que Marta borra los ojos que representan nuestra mirada vieja, la mirada egoica desde la cresta de la ola,

y vuelve a pintar esos ojos en nuestra zona de paz, en esa zona intermedia en la que podemos contactar con la mirada del amor, en esa zona de paz en la que antes ha pintado un grupo de palabras raras,

conciencia – ser – la fuente – Dios,

paz – alegría – amor – conocimiento,

qué curioso este proceso de rendición con el que puedo re-contactar conmigo misma, para re-contactar con el alter, me perdono y me rindo a lo evidente, a la verdad inmutable de que soy amor.

  así lo vimos…

esta presentación va a iniciar una conversación referente al espejo que otras personas suponen en mi vida, porque muchas veces tenemos un conflicto con otras personas que me espejan,

ya sea esa parte en mí que existe, fea, que reprimo, que no permito salir a la luz, yo también soy así de “mala”, ya sea ese potencial oculto que a mí también me gustaría experimentar, aunque no se vea a menudo, yo también soy así de “buena”,

si quieres seguir con este símil visual de las dos olas puedes trazar dos puntos en la cresta de las dos olas, para el primer caso, o un punto en la cresta de la primera ola y otro en la panza de la segunda, o viceversa, en oposición, para el segundo caso,

una conversación que a buen seguro, porque merece la pena, continuará.

en este ejercicio de causualidades que es la vida, al recorte de hoy le corresponde el color azul claro, el color que en el código de las 7 emociones corresponde con el orgullo humilde, con el orgullo sano, qué curioso,

esa emoción que está relacionada con las grandes consecuciones de mi vida, pero también con las expectativas y los fracasos, porque en un punto de mi vida existe una diferencia de potencial entre la expectativa y el logro, lo esperado y lo obtenido,

una puerta que mal abierta o no traspasada puede desencadenar un proceso de frustración y un bucle negativo, del orgullo a la ira, a la tristeza, al miedo, quién sabe dónde ha quedado nuestro compromiso y nuestra ilusión, ahí por los suelos,

esa puerta que conecta el ego con el yo soy sano, una puerta que podemos abrir y traspasar cuando conectamos con esta dinámica del perdón, en la que me perdono, acepto que no lo he sabido hacer mejor,

des-conectada como estaba de lo evidente, de la verdad, del amor en mí, en un proceso inverso que nos puede llevar en elevación, cuando conectamos el azul claro, orgullo humilde, me perdono – acepto – me rindo,

con la ayuda de la energía del amor, verde que te quiero verde, y con esa comprensión azul índigo, necesaria, del funcionamiento del mundo y de la ola, del teatro del mundo, ego separado de la realidad infinita e inmensa del mar.

causualidades de la vida, este video aparece tras la reunión con Santiago y con Vivi, una reunión en la que hablamos de este proceso, o3, y del acompañamiento en el desarrollo positivo de personas que conforman equipos,

de equipos que conforman organizaciones, de organizaciones que dan forma a la sociedad y a este mundo tan bonito, bueno y verdadero, en el que en formato de cuerpo – mente, en proceso de re-conexión, hemos decidido vivir.

o3 habla de re-conexiones,

organizaciones innovadoras + saludables + excelentes

o3 habla de re-conectar el cuerpo – la mente – el corazón.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

desde dónde comunicamos los hombres y las mujeres

un chico y una chica se juntan a jugar al backgammon en el jardín de la piscina de la urbanización, una actividad que repiten año tras año, y a la que en alguna ocasión se junta algún enano, es el caso de esta tarde en el que Pipe se pone a jugar conmigo,

en la primera partida yo tiro los dados y el observa qué haría, y en la segunda él tira, le pregunto qué haría él, y hago con los dados que han salido la jugada que me propone, o una mejor, en cuyo caso le explico en qué mejora la anterior,

y en eso estamos, supuestamente jugando, y se nos acerca su hermana pequeña, que quiere juntarse con Silvia, chicas por un lado y chicos por otro, y en una partida rara, muchas lo son, le digo a Pipe cuáles son los mejores dados que puede sacar,

tira los dados y coinciden, y se pone a saltar, y así una segunda vez, una tercera, Pipe está eufórico, y la partida continúa, y viene otra niña, un poco más tarde su padre, al que le explicamos brevemente cómo se juega,

y Pipe metido en la euforia, hasta que le ganamos a Silvia, su hermana pequeña, Cata, apenas ha participado, comenta que quiere jugar, pero esta vez con nosotros, con su hermano y conmigo,

y Silvia se marcha a casa, enfadada, algo nos ha pasado desapercibido, entre explicación y celebración.

   así lo vimos…

en el proceso del juego queda patente muchas veces qué mal gestionamos ganar, puede ser el caso de Pipe, y qué mal gestionamos perder, es el caso de Silvia, y de qué pocas cosas nos enteramos cuando otras recaban nuestra atención,

es mi caso, que no llego a percibir varias miradas que me lanza Silvia en el proceso del juego, no se lo está pasando bien, no está cómoda, me lo quiere indicar pero no le veo el gesto, ni el profundo malestar en el que se va a instalar.

a veces, en el proceso de la comunicación estamos aquí pero estamos en otros muchos sitios, y nuestro pasado está presente acompañándonos, tal vez de Silvia abusaron en el juego unos niños, se burlaron de ella mientras jugaban,

le hicieron pasar un mal rato diciéndole que sólo servía para perder, que es tonta de capirote, o cualquier otra crueldad, y es curioso ver hasta qué punto prende en nosotras esa realidad pasada, y en qué grado nos influye en nuestro comunicar.

fuera aparte de otros considerandos es curioso observar hasta qué punto es diferente la mirada focal del hombre, y la mirada de campo, casi de 360 grados, de la mujer, yo no me entero de nada, metido como estoy en el juego y en las explicaciones,

a pesar de las innumerables miradas y gestos que me mandan, es que si no amplifican al triple la señal, hay que ver qué poco sensibles somos a veces, todo parece indicar que no me voy a enterar.

si a la forma de observar el mundo, desde el catalejo los hombres, una mirada con orejeras, siempre hacia adelante, en relación con los objetivos, tan abierta la de la mujer,

le sumamos la forma de abordar los problemas, el hombre tan metido en tubo, en un proceso personal, introvertido, del que va a salir cuando tenga la solución, el de la mujer tan social, se va a encontrar con la solución hablando,

nos encontramos con uno de los gaps más importantes que pueden existir en la comunicación, es normal que la mujer no entienda las ausencias del hombre, y el hombre no entienda la locuacidad y la emocionalidad abierta de la mujer.

y re-contacto con esta imagen, el backgammon, en la que parece insertarse esta dinámica, en forma de confrontación de contrarios, blancas y negras, en un juego circular, juegues como juegues estamos destinadas a encontrarnos,

y a entendernos,

yo te como, tú me comes, y volvemos a empezar, para volvernos a encontrar.

varias veces he oído en la vida que a las personas se les conoce en el dinero y en el juego, una afirmación que me parece atinada, porque en el juego y en el dinero demostramos de forma bien clara nuestra capacidad de gestionar la frustración,

y cómo llevamos eso de ganar y perder, algunas ahí le vamos, progresando adecuadamente, mientras que otras, a todas luces, necesitamos mejorar.

el azul claro es la emoción del orgullo, una emoción que cuando está sana se muestra como orgullo humilde, y en el caso contrario como soberbia, arrogancia, altanería, y cualquier formato de menosprecio de las otras personas,

una emoción que sirve de punto de encuentro entre los objetivos y las expectativas, por una parte, y la cruda realidad, por otra, punto de encuentro para el desarrollo de la energía ascendente, que nos conduce a la comprensión y a la alegría,

o a bajar en este proceso energético que nos va a llevar a la rabia mala, la tristeza mala, y al miedo malo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

.

dejar ir

en el ejercicio de empezar a escribir una serie de entradas, que bien podrían haber recibido el título de “la vida es fácil”, empiezan a ocurrir cosas a mi alrededor, de las que participo, porque de alguna forma he decidido ocupar el lado activo del infinito,

situaciones que no dejan de sorprenderme, alguna es más bien grotesca, y que vienen a señalar en el sentido contrario, la vida es densa, es desagradable, es difícil, y voy dejándome sentir, en procesos en los que rozo con unas cuantas personas,

personas a las que quiero, personas a las que aprecio, personas a las que no conozco y que aparecen en mi vida para desaparecer de escena en el lapso de dos días, un fin de semana o una semana de convivencia,

y me dejo sentir durante este proceso de poco más de 3 meses, sí, allá por abril, poco antes de mi cumpleaños, se inicia este proceso rasposo, amargo, yo diría que hasta duro, es justamente lo contrario de lo que esperaba experimentar,

y empiezo a observar con la distancia del tiempo, tan necesario, toda esta secuencia de episodios, alguno tan fuerte que parece una caricatura, y empiezo a girar el espejo, y me pregunto cuál es mi rol en lo sucedido,

a la luz y a la sombra de mis creencias, de mis valores, de mi concepción del bien y del mal, de los mandatos paternos y maternos, tan asumidos como invisibles, de los permisos que me doy y no me doy,

y empiezo a pensar en una fórmula que habla de la complejidad de los sistemas y de las relaciones, de esas pocas características que nos hacen personas únicas, de esos elementos en nuestras vidas a los que no deberíamos renunciar,

y de esos permisos que podemos desarrollar para lidiar con tanta densidad, con tanto dolor, mentira, comunicaciones disfuncionales e interesadas, para tratar todo lo que nos rodea y nos toca,

para relacionarnos con las personas que nos importan y con las que no,

desde una nueva levedad.

   así lo vimos…

en este ejercicio, a veces rasposo, que es la vida, en el que esta relación y este proyecto no va como nos gustaría, a veces tenemos que revisar nuestras expectativas y la realidad,

conecto con el concepto de dejar ir de la teoría U, convertido en pregunta, ¿qué debería yo dejar ir hoy, en relación con este proyecto, o con esta persona en particular, con mi relación conmigo misma o con este grupo de personas?,

y qué elementos del puzzle son fundamentales, con qué fichas y reglas quiero seguir contando en este nuevo juego que voy a montar.

en este ejercicio lleno de naranjas amargas, las hay con azúcar añadido y las hay sin, quién sabe por qué llevo unos años quitándome el azúcar refinado, esa gran mentira alimentaria, que aparentemente endulza las cosas, privándolas de su sabor natural,

mientras nos enferma,

y pienso en todas las medias verdades que nos contamos, azucarillos refinados que nos permiten salir del paso de aquella manera, más mal que bien, porque el cuerpo va a hablar ante procesos de incongruencia manifiesta,

qué bueno cuando hacemos congruentes nuestro pensar – nuestro sentir – nuestro hacer,

y me vuelvo a comprometer con una vida en la que soy capaz de ofrecerme un permiso, sí, y a las personas a las que quiero, empezando por las relaciones más fuertes que tenemos en la vida,

nuestros padres, nuestra pareja, nuestras hijas, nuestros hermanos,

y acepto lo que es, lo que está siendo, sin contarme mentiras que endulcen artificialmente la cosa, porque seguramente me gustaría que fuera de otra forma, bien diferente, a como la siento hoy.

te dejo ir, acepto tu comportamiento, te dejo ser, y me gustaría que algún día nuestra relación sea otra, para lo que quieras aquí estoy.

Resumen ejecutivo:

¿qué necesito dejar ir hoy?

¿qué elementos son indispensables para mi juego, y voy a mantener?

¿qué permisos me doy?

¿qué permisos doy a las personas a las que tanto quiero?

¿cuántos azucarillos me tomo para sobrevivir hoy?

¿puedo y quiero prescindir del azúcar?

¿qué verdades amables me cuento en este proceso de transición?

releo las líneas de más arriba del todo y pienso en la emoción de la frustración, y en ese proceso que nos lleva energéticamente hacia abajo, a la rabia mala, a la tristeza mala, al miedo malo, que en última instancia grita “yo no soy”,

y me pregunto cuántas naranjas normales, con su piel y todo, hacen falta para hacer un buen tarro de mermelada amarga, y cuántos terrones o raciones de azúcar refinado son necesarias para desconectarnos de nuestra ilusión y de nuestro camino,

y en última instancia de la verdad que hemos venido a experimentar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

nuestra amiga la frustración

hablo con Gorka por skype, hace 4 años que vive en México, qué grande está, y me cuenta de una frustración de esas que le va a costar olvidarse en esta vida, toda su intención es venir a estudiar el año que viene a España,

y todo parece que no va a poder, un trámite obligatorio, que no le han avisado que tenía que hacer hasta ayer desde la UNED, está fuera de plazo, el famoso plazo de un día, tenía que haber presentado este papel en esta ventanilla electrónica AYER,

es muy interesante la conversación, hay frustración cuando no hemos hecho todo lo que teníamos que hacer y no conseguimos el resultado buscado, hay frustración cuando una causa ajena irrumpe en nuestros planes, arruinándolos,

tal vez por eso conecto, ya en sueños, con una de esas frustraciones mayúsculas de mi vida, el desarrollo de la plataforma NAVEGA, un desarrollo fallido, en una mezcla larga de incapacidades personales e imponderables externos,

un sueño del que me acuerdo al levantarme, cosa curiosa, yo no me suelo acordar de los sueños, me estoy tatuando en la espalda la figura de ese barco de papel que surca las olas, y busco en el ordenador el logo, para que sea lo más fiel posible,

y lo busco, y lo busco, no sé si lo encuentro en sueños,

y ya despierto lo intento, entre carpetas viejas que se pierden en el tiempo, según va pasando el tiempo vamos cambiando de ordenadores, y cada vez es más difícil encontrar nada en lo que un día, supuestamente, tuvo un orden,

y encuentro un contacto, una imagen pequeña, donde antes habría encontrado una imagen de alta resolución, bien, puede servir para el proceso de tatuaje, y la ficción se junta a desayunar con la realidad,

yo ya tengo tatuada la frustración de NAVEGA como Gorka tiene tatuada la frustración de la UNED y su venida el año próximo a estudiar en la uni en España, ya sólo nos queda ver qué hacemos con nuestra amiga la frustración.

   así lo vimos…

la frustración no es una de las emociones principales de 7 emociones, pero sí es una de las principales derivadas, una emoción fundamental en cualquier proceso de apreHendizaje y de acompañamiento,

y nunca dejamos de apreHender ni de acompañar.

la frustración surge en el nivel del orgullo, que también acoge etiquetas como el poder, el desempeño, las capacidades, las expectativas, los logros y las metas, orgullo que viste el color azul clarito, como el cielo de NAVEGA, qué curioso,

una frustración que nos lleva hacia abajo, ya que nuestra energía baja, a los dominios de la ira, volver a hacer, de la tristeza, volver a pensar y buscar un plan nuevo, o del miedo, para volver a trabajar en clave supervivencia.

 

ahí va, si casi es abril

estamos a 31 de marzo, casi es abril, y buscamos una forma de cerrar el taller en Lantegi Batuak que les permita pensar, o reconocer, cómo se aplican las 7 emociones en la organización en el día a día,

una actividad que Pablo va a lanzar, en la que vamos a hacer un recorrido del 1 al 7, jugando, con la ayuda de unos globos, estaciones en las que nos vamos a parar a reflexionar qué espacios tenemos para hacer esto,

gestionar nuestro miedo, de éste déjame que hable al final,

gestionar nuestra tristeza, y el contacto con nuestras pérdidas, ¿damos permisos a nuestras personas para llorar?, ¿tenemos un espacio para juntarnos a pensar sobre los límites existentes y las reglas de convivencia?,

nuestra rabia, ¿cómo y dónde facilitamos que la energía sobrante se canalice?, ¿hay un espacio aislado para chillar o para saltar?, ¿hay un putxin-ball?, ¿hay alguna facilidad para crear nuevos juegos relacionales y ver su resultado?,

nuestro amor, ¿cómo plasmamos nuestra mejor intención y cariño en todo lo que hacemos?, ¿dónde se plasma el cariño a las personas con las que nos relacionamos durante el día de hoy, esta última semana, este mes?

nuestro orgullo, ¿cómo hacemos visibles los logros individuales?, ¿el compañero más simpático?, ¿la trabajadora más dispuesta?, ¿el equipo de trabajo que hace las propuestas más tontorronas?, el cumpleaños de hoy,

nuestra comprensión. ¿cómo conectamos con espacios para la conexión espiritual de las personas y el grupo?, ¿tenemos talleres de meditación, de respiración consciente?, ¿arte-terapia, pintura, teatro?,

y nuestra alegría, en la que fluyen actividades conjuntas de la comunidad extendida, con nuestros vecinos, con nuestras familiares, con asociaciones cercanas con las que tenemos alguna vinculación, por medio del voluntariado, para empezar,

y qué curioso, me doy cuenta de que después del mes de marzo llega el mes de abril, y me acuerdo de ese calendario que adorna mi cocina, regalo de Laura, con acuarelas pintadas por personas con capacidades especiales, todas las tenemos,

una forma preciosa de conectarnos con nuestra fuente, con la ayuda del color, una forma de conectar con el mundo, gracias, Laura, por tu trabajo desde el teatro en la escuela Rafael, que nos va a ayudar con las emociones superiores hoy.

   así lo vimos…

no me he olvidado de la energía del miedo, no,

esa energía que nos lleva a no expresarnos, a no decir lo que pienso, ni lo que siento, esa energía que me lleva a des-aparecer en mi expresión, y digo sólo lo que se espera de mí, en este espacio en el que yo no soy,

una energía que nos cuesta reconocer de tan metida que la tenemos en el cuerpo,

no estaría mal hablar hoy también aquí de la frustración, y de cómo nos comportamos cuando la realidad no concilia con las expectativas, cuando nos damos cuenta de que no entendemos, tal vez no nos están explicando las cosas bien,

o algo simplemente no fluye bien, hay días nubladitos,

como hay días radiantes hay días nublados,

en fin, cómo nos comportamos cuando aparece el perseguidor en nuestras vidas (el perseguidor es externo en el caso del miedo), y cómo nos comportamos cuando la realidad no se acopla con mi imagen mental (en este caso el perseguidor soy yo).

y me vuelvo a acostar en la cama, tras escribir estas líneas en la franja horaria de las 4 a las 5 de la mañana, esta hora tan especial en la que la luz de infinito me acompaña, que durante el día tocan los globos, y el rollo y las conversaciones, y tal y tal.

7 emociones es un recurso gratuito, CREATIVE COMMONS, que puedes descargar gratuitamente en internet, una guía para verte en el mundo, una guía para entenderte en contacto con el mundo, como bien lo refleja Goethe,

Las personas se conocen a sí mismas en la medida que conocen el mundo,

se conocen a sí mismas sólo dentro del mundo,

y conocen  el mundo sólo dentro de sí mismas.

Cualquier objeto, bien contemplado, abre un nuevo órgano de percepción en nosotras.