la magia del auditorio Rafael del Pino me recuerda que si tiene que ser, será

la presentación de Deedee Trotter, campeona olímpica de atletismo, en el congreso máshumano, que se celebra en el auditorio Rafael del Pino, ufff, qué americanada, sólo nos faltan un ejército de porristas y los pompones,

va a girar a una historia de superación personal bien contada, a pesar de mi endeble inglés,

una historia que va del éxito de una medalla de oro en las olimpiadas del 2004, a la no calificación para las olimpiadas del 2008, tras sufrir una grave lesión de rodilla, de la que Deedee no se opera para apurar los plazos y las posibilidades,

si se opera sólo tiene un 10% de posibilidades de volver a correr a nivel profesional,

una historia que habla de presión,

¿cuántas de las personas de la sala trabajan bien bajo presión?, sólo dos o tres manos se alzan,

una presión que Deedee nos ayuda a redirigir, en vez de ponerla arriba, una presión que nos aplasta, la podemos poner abajo, una presión que nos eleva, o detrás nuestro, una presión que nos empuja a nuestros objetivos,

en una camino que a veces es desesperante,

Deedee entrena desde el 2008, año en el que se opera, tras fallar en las pruebas de accesos a las olimpiadas, sólo logra ser cuarta, y la cuarta es la primera que pierde, porque sólo la primera, la segunda y la tercera mejores tienen plaza,

hasta el 2011, sin ningún éxito, sus patrocinadores le abandonan, sus amigos le abandonan, sus apoyos le abandonan, tal vez está acabada para el atletismo, eso dice el mundo que le rodea,

pero ella insiste, y empieza a observar pequeños progresos en sus marcas, todavía lejanas a las de 8 años antes, cuando está en el punto más alto de su carrera, la duda y el miedo son los 2 grandes enemigos de nuestros sueños y de nuestros éxitos,

y siguen insistiendo hasta la calificación final, carrera en la que entra séptima en la última recta, 100 metros que la separan de ser o no ser, y Deedee pone la presión a su espalda, séptima, sexta, quinta, cuarta, ¿ha llegado a alcanzar y superar a la tercera?,

pregunta que resuelve la foto finish, sí, Deedee ha conseguido calificar para las olimpiadas de Londres 8 años después, 4 años más tarde de su lesión de rodilla, de ese 90% de posibilidades de no volver a correr nunca a nivel profesional,

sueño imposible que se ha convertido en realidad, con la ayuda de esa presión buena que la empuja en el logro de sus objetivos,

Deedee va a competir en Londres 2012, donde va a ganar el bronce en la prueba individual, la chica que 4 años antes le arrebata la calificación para las olimpiadas, la que ocupa la tercera prueba en la calificación, es ahora campeona del mundo,

ella, cuarta en las calificatorias hace cuatro años, la perdedora, es medallista olímpica, un bronce con sabor a oro, tras esta preciosa historia de superación personal, tras lidiar con la enfermedad, el entorno y las posibilidades,

con la sombra del miedo y de la duda, que nos matan,

muchas gracias por compartir con nosotros tu historia personal, con esta fuerza que tenéis los americanos en el contar, con ese énfasis tan grande en el “sí se puede”, I CAN, I MUST, I WILL,

yo puedo, yo debo , yo lo conseguiré,

y esas 3 recomendaciones para que este enfoque positivo forme parte de tu energía y de tu día a día,

escríbelo en un papel,

cuéntaselo a tu espejo todas las veces que puedas,

cuéntaselo a todas las personas con las que te cruces, todas las veces que puedas,

Deedee, muchas gracias por compartir con todas nosotras tus medallas y las claves de tu historia de superación.

    así lo vimos…

en el proceso de presentar la historia, Deedee circula entre el público sus medallas, un objeto siempre ayuda a tangibilizar las ideas, la de oro individual del 2004 viaja a la parte derecha del auditorio, la de bronce individual del 2012 viaja a la parte izquierda,

y la de relevos del 2012 repite en la derecha,

sí, no sólo va a ganar el bronce individual en Londres, también se trae de vuelta a casa la medalla de oro de relevos, 4 * 400,

por lo que, estando como estoy, ubicado en la última fila a la izquierda del auditorio Rafael del Pino, voy a disfrutar de la medalla de bronce, que simboliza ese gran éxito personal de esta atleta,

porque para ella ese bronce es más valioso que el oro anterior, tras esta historia de superación personal, al igual que es más valiosa para la fundación máshumano, es mucho más potente un héroe cuando nos ha demostrado toda su humanidad,

con una historia de logro, de servicio, de contacto con otras personas y con la naturaleza, una historia con la que lo mejor que hay en mí puede contactar.

en este ejercicio del auditorio en el que compartimos pocas palabras con pocas personas, cruzo una conversación casual con mi compañero de adelante, al que me ofrezco para sacarle unas fotos con la medalla,

de la misma forma que hace dos años entablo conversación con otro chico, sentado a mi izquierda, en el que va a ser el inicio del desarrollo de 7 emociones, tras ese correo suyo que recibo en Septiembre,

“Mikel, mira esta información, tal vez os interesa”,

claro que nos va a interesar, una posibilidad que va a abrir nuestra participación imposible en el II desafío talento solidario, promovido por la fundación Botín,

ahora estoy charlando con Raúl, de Save the children, una organización en la que 7 emociones / escuela de familias puede navegar, si tiene que ser será, si no tiene que ser ni aunque me forme en la fila,

qué gusto compartir asientos, historias y medallas, en este caso la de bronce, oro envejecido y mejorado por la experiencia de vida, Raúl, si tiene que ser será, mientras me sonrío, y me doy cuenta de que ya está siendo.

la historia de Deedee es una historia de logro, de consecución personal, una de esas historias que relacionaríamos con la energía del orgullo, Deedee está orgullosa, vaya que sí, y cómo se nota,

una historia que pasó por el rojo del miedo, con la sombra presente del miedo y la duda, que pasa por el naranja de la tristeza, hay una pérdida que aceptar, y un plan a desarrollar, y con el amarillo de la rabia,

Deedee siente rabia cuando sus propios patrocinadores le obligan a no participar en una carrera, asignándole el premio del ganador, una rabia que le sirve de acicate, para seguir entrenando, corriendo, para presentarse a pruebas de segundo nivel,

hasta que pequeños logros, predecesores siempre de los grandes, se van haciendo presentes, sí, el camino del orgullo no siempre es fácil ni rápido, hace falta a veces una buena dosis de rabia, convertida en compromiso con el plan,

convertida en acción perseverante, amarilla, sí la perseverancia necesaria para muchos logros está en territorio amarillo, un territorio por el que es necesario pasar para llegar al azul clarito.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional que integra fundamentos del buen trato y del campo de la atención, creative commons, un modelo inspirado en la teoría del color de Goethe y en la teoría U de Otto Scharmer.

puedes descargar 7 emociones desde este enlace azul clarito, claro que sí.

Anuncios

incontinencia y desparrame emocional

en un momento dado, entro en un estado emocional que no es precisamente bonito, tiene de todo menos de bonito, tal vez estoy triste, tal vez rabioso, con una rabia contenida, tal vez frustrado, tal vez todo mezcladito,

y ante esa pregunta, muchas veces retórica, “¿qué te pasa?”, respondo con esa frase hecha, una mentirota grandiosa,

“nada,”

no me pasa nada cuando todo me pasa, qué curioso,

mi ser ha desaparecido, y aparece en su lugar esta respuesta piedra,

que a veces es simplemente necesaria, tal vez es mucho mejor decir nada que desparramar, aunque toda mi fisiología diga “estoy profundamente molesto”, pero me hace falta un poco de tiempo para ordenar todo lo que sí me pasa,

tal vez sólo me hace falta un poco de tiempo para ordenarme,

en vez de sacar la lengüita a pasear, y decir cosas de las que seguramente me voy a tener que arrepentir, porque son cosas que ni yo mismo pienso, y que seguramente puedo transmitir de una manera mejor.

en este proceso, en el que no estoy solo en el mundo, la otra persona, si es inteligente emocionalmente, bien puede entender que estoy buscando una forma o manera para tratar con lo que me pasa,

no tomarse mi mal-estar de forma personal, esto que le pasa a Mikel no soy yo, no hacer suposiciones, esto que le ocurre es como consecuencia de algo que le he hecho yo, fijo que se ha molestado conmigo,

y si bien me quiere, encontrará el tiempo, la forma y manera de entablar una conversación, que generalmente empieza con una pregunta, en vez de con una afirmación de lo bruto que soy, y de lo mal que se lo he hecho pasar.

en el caso contrario, puede empezar a desparramar sus miserias, balas y más balas en forma de palabras a todo lo que se mueva, como vaquero matón de película, que en última instancia no perdona ni al pianista,

con las consecuencias que este proceso entraña, de réplica y contrarréplica, en una oleada creciente de mal-estar emocional, en el que hasta la música se acaba, mucho cuidado con matarle al cámara o al director…

   así lo vimos…

no me gusta mucho el término de control emocional, como no me gusta excesivamente el de dominio de las emociones, y me acerco más a la idea de una conciencia emocional,

en la que progresivamente soy capaz de entender mis emociones de una forma más certera, tal vez más rápido, y comunicarme con mi entorno de una forma más adecuada,

hasta que llegue un día en el que soy emocionalmente presente, una forma de explicar ese momento en el que mi Yo soy está al cargo de mi mundo emocional, ¿es dominio?, ¿es control?, no,

desde mi punto de vista tiene más que ver con responsabilidad emocional,

sí, entendiendo como responsabilidad la capacidad de responder con habilidad ante lo que interiormente, y a mi alrededor, sucede.

Tomo la imagen y el texto a continuación del blog de Felipe García Rey, muchas gracias por compartir, Felipe, un texto anónimo que conozco por la colección de Cuentos con Alma, de Rosario Gómez

Ésta es la historia de un niño que, todos los días, se peleaba con su hermano, con sus padres, compañeros del colegio, etc …

Una tarde, su padre le entregó un paquete. El niño muy curisoso lo desenvolvió rápidamente y se sorprendió muchísimo al ver ese extraño regalo: era una caja de clavos.

El padre lo miró muy fijo y le dijo:

 “Hijo mío, te voy a dar un consejo: cada vez que pierdas el control, cada vez que contestes mal a alguien y discutas, clava un clavo en la puerta de tu habitación”

El primer día, el niño clavó 37 clavos en la puerta.

Con el paso del tiempo, el niño fue aprendiendo a controlar su rabia, por ende, la cantidad de clavos comenzó a desminuir. Descubrió que eras más fácil controlar su temperamento que clavar los clavos en la puerta.

Finalmente llegó el día en que el niño no perdió los estribos.

Su padre orgulloso, le sugirió que por cada día que se pudiera controlar, sacase un clavo. Los días transcurrieron y el niño logró quitarlos todos.

Conmovido por ello, el padre tomó a su hijo de la mano y lo llevó hasta la puerta, y con suma tranquilidad le dijo:

“Haz hecho bien, hijo mio, pero mira los agujeros… la puerta nunca volverá a ser la misma. Cuando dices cosas con rabia, dejan una cicatriz igual que ésta. Le puedes clavar un cuchillo a un hombre y luego sacárselo. Pero no importa cuántas veces le pidas perdón, la herida siempre seguirá ahí. Una herida verbal es tan dañina como una física. Recuerda que los amigos son joyas muy escasas, consérvalos, cuídalos, ámalos, pero no los lastimes, hay daños que son irreversibles y no hay perdón que los sane”

El niño comprendió la enseñanza de su padre y la agradeció profundamente; se dio cuenta de que al enojarse no sólo causaba daño a los demás, sino que también se daña a sí mismo. A partir de ese momento jamás volvió a tener que controlar su ira, porque decidió actuar siempre guiado por el amor

Y tú, ¿cuantos clavos y/o agujeros tienes en tu puerta?

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe, creative commons, que puedes descargar desde este link.

poned amor (y comprensión)

“Hay gente que pasa una parte de su vida celebrando reuniones en las que se discuten interminablemente los mismos proyectos sin llegar nunca a un acuerdo. Si fueran capaces de dar muestras de comprensión y de amor los unos con respecto a los otros, sería fácil. Pero asisten a ellas sin amor, sólo con ánimo de criticarse, de contradecirse, de oponerse, y es por ello que nunca encuentran una solución. Cuando se está verdaderamente inspirado por el amor, algunas veces sólo se necesitan cinco minutos para resolver un problema; pero sin amor, incluso después de años y años de discusiones, no se consigue nada.

Así pues, si encontráis tantas dificultades para poneros de acuerdo con los demás, no debéis sentiros orgullosos sino reflexionar sobre aquello que os impide conseguirlo: ¿es acaso por falta de amor? Poned un poco más de amor y los problemas serán resueltos. Os iréis contentos, sorprendidos incluso de que haya sido tan sencillo.”

 así lo vimos…

y quién sabe por qué asocio este texto, de Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta, una meditación de fundación Ananta, gracias, Joaquín,

con esta imagen de un niño vestido de verde con los brazos abiertos, extendidos, en un gesto de ofrecimiento, y una señora, puede que sea su madre, vestida con una túnica azul oscura,

ah, sí,

ha sido esa frase, “Si fueran capaces de dar muestras de comprensión y de amor“, porque la comprensión es una emoción que en 7 emociones vestimos con el azul oscuro (índigo), de la misma forma que el amor viste de verde.

7 emociones, creative commons, 7 colores inspirados por la teoría del color de Goethe, un viaje para el desarrollo de las personas y de los grupos inspirado por la teoría U de Otto Scharmer, puedes descargar el texto desde este link.

si quieres ampliar los contenidos de 7 emociones, puedes enlazar con 7 emociones y 3 dinámicas en el cole, el texto del MOOC que desarrollamos al inicio de este proyecto, que incluye 3 dinámicas para incorporar las 7 emociones en clase,

y un par de fundamentos adicionales sobre el buen vivir,

7 emociones y 3 dinámicas en el cole

BEING ONE acerca el desarrollo personal al ágora (el ahora en la plaza)

BEING ONE, el evento que ha sido publicitado estos últimos meses como el encuentro más grande de desarrollo personal en Europa, por algún motivo, se ha des-inflado, o ésa es la sensación que tengo, sin tener una experiencia directa, de campo,

al menos es el eco que me llega la semana pasada, el mismo lunes, reunidos en Artxanda, en medio de una conversación de “el futuro emerge”, y apunto mentalmente que tengo que contactar con Eva y Fernando,

dos amigos que están registrados en el evento, y con Alfredo, nuestro amigo de “el olor de la lluvia”, que estaba desgranando la margarita a última hora, contratamos un espacio para dar a conocer la librería en este foro, no lo contratamos,

para preguntarles cuál ha sido su impresión de lo que ha sucedido en BEING ONE, y cómo han vivido los asistentes ese traslado del evento del Madrid Arena a la cubierta de Leganés,

un espacio en el que seguramente han podido tener un contacto mucho más directo, mucho más de calle, más cercano, con esas personas que están marcando tendencia, y son ejemplo para tantas y tantas personas en proceso de desarrollo personal,

y contacto con un video de uno de los ponentes del encuentro, que encuentra el lado positivo del proceso que han vivido, y pone en valor la unidad generada y las conversaciones que han tenido lugar alrededor de la cubierta de Leganés,

en un formato que no era el pre-establecido, es muy curioso observar la diferencia entre lo que pretendemos que ocurra, nuestra construcción mental, y lo que ocurre en la práctica, que muchas veces es más cercano a lo que tiene que ser,

y la entrevista gira con la presencia de una espontánea,

que relaciona lo que ahí está ocurriendo, un encuentro en el que la sociedad civil se vuelve a encontrar en la calle, en la plaza, en el ágora, aquí y ahora, con algo que ocurre en Sol, hace ya de esto cosa de 6 años, el movimiento 15M,

un encuentro de personas que promueven una revolución, es lógica la revolución cuando existe una injusticia importante a nivel social, es el caso del 15M, desde la energía de la rabia, que busca restablecer la justicia,

un encuentro de personas que bien pueden promover una evolución desde la conciencia, desde la comprensión de cómo funciona el sistema, para volver a hacer juntas, desde la emoción de la alegría, porque ése es el objetivo de la alegría,

traer algo nuevo al mundo, desde la comunidad, hacer que ocurra algo, facilitar la mejor opción del futuro, que quiere manifestarse entre nosotras, algo que bien podría ocurrir desde movimientos como BEING ONE, desde el NESI,

o desde “el futuro emerge”.

    así lo vimos…

7 emociones, CREATIVE COMMONS, puedes descargar el pdf gratis por medio de esta página, es un modelo emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer, y la teoría del color de Goethe.

7 emociones nos ayuda a entender e integrar, entre otras, las emociones de la rabia y de la alegría, 2 emociones que tienen todo que ver con la energía del hacer, esa energía tan necesaria para que este mundo cambie.

el futuro emerge es un evento que mezcla el antes y el después del BEING ONE, ponentes que alimentan una forma de pensar, el antes, que se canaliza por medio de conversaciones generativas, el después,

de una forma estructurada, en torno a los temas que nos mueven como sociedad,

en un ejercicio que vincula el ámbito social con el ámbito económico, y con los ámbitos en los que se conforma y se desarrolla el liderazgo nuevo, el cole, la formación profesional y la universidad,

una propuesta de revisión de nuestros marcos de pensar – sentir – hacer, en relación con los sistemas que mueven este mundo, desde la educación, la salud, la economía y el dinero, la conciencia y el desarrollo de la comunidad.

 

 

 

reglas y límites

en el proceso de difundir las 7 emociones hacemos preguntas sencillas, para ir comprobando la comprensión del grupo, sin asumir que las cosas están perfectamente entendidas, asentadas, integradas,

y así nos vamos dando cuenta del merequetengue que llevamos dentro, hasta qué punto nos explicamos bien, regular o mal, y hasta qué punto se nos entiende, ¿problemas en la emisión o en la recepción?, quién sabe,

pero la verdad es que hay palabras que usamos juntas, y adquieren un significado parecido, cuando en realidad no lo tienen, como ocurre, por ejemplo, con las quejas y críticas, dos palabras que utilizamos juntas pero son bien diferentes,

y con reglas y límites.

Una de las dos anteriores, tiene que ver con la energía del miedo, y otra con la energía de la rabia, por lo que ponemos dos trozos de nuestro arco iris de madera en el suelo, partimos un folio en cachos pequeños, y los repartimos,

y pedimos a las personas asistentes que pongan una etiqueta en el arco rojo, que representa la emoción del  miedo, y otra etiqueta en el arco amarillo, que representa la emoción de la rabia,

y pasa lo que vemos en la foto, la mayor parte de las etiquetas están mal asignadas, la decisión popular es que las reglas tienen que ver con el miedo, y los límites con las reglas, cuando menos curioso.

Para entender la distinción, el miedo separa, crea espacios dentro y fuera, de tal forma que las personas que están dentro normalmente están protegidas (dentro del castillo, dentro de la armadura, dentro de la ropa, dentro de la casa),

mientras que las personas que quedan fuera están des-protegidas, con lo cual el miedo crea separación, protección, cariño, bien estar para las de dentro, des-protección, frio, mal-estar para las de fuera.

Y a partir de ahí, y estamos entrando con la rabia, en cualquiera de los dos grupos, dentro o fuera, tenemos que establecer reglas para las personas que comparten espacios, ya que las reglas se ocupan de la relación,

y me viene a la cabeza una idea, a mí me gusta que me tengan en cuenta para establecer o convenir aquellas reglas que me son de aplicación, en el trabajo, en casa, en diferentes entornos,

¿por qué no hacemos lo mismo con los niños, progresivamente, a partir de los 7 años, y de forma mucho más clara cuando entran en la adolescencia, los 14 años, tanto en el cole como en casa?,

porque todas queremos que nos tengan en cuenta, ser consideradas, formar parte, también de los procesos de decisión, si a mí me gusta es lógico pensar que a esas personitas pequeñas, en tamaño, también les guste,

y en eso estamos, de conversación, cuando Oscar cae en un ajá, él, además de ser padre de la AMPA en la que estamos compartiendo 7 emociones, es profesor de educación física y jefe de estudios del centro,

y nos pasa a contar algo que le viene ocurriendo de forma sistemática,

él no aprecia que sus alumnas tengan problemas de comportamiento, mientras que hay muchos compañeros que expulsan a sus alumnas, para que vayan a hablar con el jefe de estudios,

¿qué pasa en el centro?

Seguramente la clave está en algo que él sí hace todos los años, “pierde” 3 días, los 3 primeros del curso, para convenir con la clase cómo queremos comportarnos entre nosotras, sí, lo hemos oído bien, 3 días,

y convenimos reglas que son del grupo, ¿cómo no voy a respetarlas si soy parte del proceso de redactarlas, si las hemos consensuado entre todas nosotras, si son MIS reglas de comportamiento, como yo quiero comportarme y que se comporten conmigo?

   así lo vimos…

las reglas, muchas gracias por el ejemplo a seguir, Oscar, aplican cuando sí queremos establecer relación, y se resumen muy fácil por medio de 4 palabras, ASÍ SÍ / ASÍ NO.

Si tenemos que elegir entre ASÍ SÍ y ASÍ NO es mucho mejor ASÍ SÍ. ¿Qué vive ahí? Es muy sencillo de explicar, ahí vive el ejemplo a seguir.

puedes leer 7 emociones, CREATIVE COMMONS, en este link