qué bien se vive conecta2 al entusiasmo

Entusiasmo significa que disfrutas a fondo con lo que haces, más el elemento añadido de un objetivo o visión para los que trabajas. Cuando añades un objetivo al disfrute de lo que haces, el campo de energía o frecuencia vibratoria cambia. Al disfrute se le añade ahora cierto grado de lo que podríamos llamar tensión estructural, y eso lo convierte en entusiasmo. En la cumbre de la actividad creativa alimentada por el entusiasmo habrá una intensidad y una energía enorme en lo que hagas. Te sentirás como una flecha que va volando hacia la diana… y que disfruta con el vuelo.

A quien lo vea desde fuera, podrá parecerle que estás estresado, pero la intensidad del entusiasmo no tiene nada que ver con el estrés. Cuando lo que quieres es llegar a tu objetivo, y no hacer lo que estás haciendo, sufres estrés. Se pierde el equilibrio entre disfrute y tensión estructural, y ésta última vence.

El estrés siempre disminuye la calidad y la eficacia de lo que hacemos bajo su influencia. También existe una fuerte conexión entre el estrés y las emociones negativas, como la ansiedad y la ira. Además, el estrés es tóxico para el cuerpo.

A diferencia del estrés, el entusiasmo tiene una frecuencia de energía alta, y por eso está en resonancia con el poder creativo del universo. Por eso Ralph Waldo Emerson dijo que “nunca se ha conseguido nada grande sin entusiasmo”.

El entusiasmo sabe a dónde va, pero al mismo tiempo está en plena comunión con el momento presente, la fuente de su vitalidad, su alegría y su poder. El entusiasmo no “quiere” nada porque no le hace falta nada. Es uno con la vida y, por muy dinámicas que sean las actividades inspiradas por el entusiasmo, no te pierdes en ellas. Y siempre queda un espacio de calma pero intensamente vivo en el centro de la rueda, un núcleo de paz en medio de la actividad, que es la fuente de todo y que nada puede alterar.

qué bueno conectar con este texto Eckhart Tolle, en el libro “todos los seres vivos somos uno”, un texto que nos habla de entusiasmo y estrés, de objetivos y tensión estructural, de vitalidad, alegría y poder, abierta la puerta a la fluidez.

   así lo vimos…

en medio de esta mañana de sábado, observo cómo el entusiasmo se ha hecho realidad en mi casa, con la preparación del primer taller para capacitar a facilitadores de 7 emociones en Gredos, el 26, 27, 28 de marzo próximo,

y los talleres que estamos dando y recibiendo Silvia y yo, algo parece que se le ha movido a Silvia como consecuencia de las últimas sesiones de terapia, la última de ellas ayer,

y observo cómo vamos apuntando todos los talleres que tenemos comprometidos, lo que vamos a hacer, como facilitadores y como receptores, en un camino que describe muy bien Echeverría, aprender para TRANSformar,

y estoy apuntando esto y aparece Silvia por la puerta del salón con una frase magnífica, “ya está, pagada la reserva”, así es la vida, como hago yo la reserva del sengundo nivel de dragon dreaming, el sueño del dragón,

sí, efectivamente, vamos dejando atrás nuestros miedos, nuestros dragones dormidos, y observo cómo algo sutil va creciendo en nuestro interior, algo que surge de dentro y que no se puede parar, tal vez es nuestro entusiasmo,

ilusión por proyectar en el mundo algo nuevo, desde nuestra convicción creciente, sí se puede, desde nuestra mejor intención.

y las páginas del calendario, ayer vacías, empiezan a recoger esa secuencia de talleres y proyectos que se van a encadenar, empezando en febrero, a lo largo de este cuatrimestre, marzo y abril, por delante,

sin lugar alguna este camino que hoy te cuento continuará, esto no ha hecho más que empezar.

aunque no hay una correspondencia 100% entre todas las cosas, intentamos explicar el mundo a partir de 7 emociones fundamentales, me voy a dar un rato para ver dónde colocaría yo el entusiasmo,

pero creo que ocupa un sitio, o al menos ahí lo situaría yo, entre el azul claro del orgullo humilde y el azul índigo de la comprensión,

mientras que no me queda ninguna duda dónde se encuentra el título de este libro tan bonito que hoy nos regala este post, “todos los seres vivos somos uno”, en el terreno de la comprensión.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

Anuncios

¿cómo es la gente en este pueblo?

Érase que se era un hombre anciano en las puertas de la ciudad, en un país muy lejano, acompañado por su nieta pequeña, cuando llega un extranjero con intención de instalarse en su ciudad, al que le hace esta pregunta,

¿cómo es la gente de esta ciudad?,

a la que el anciano le responde con otra pregunta, ¿como es la gente de la ciudad de donde vienes?, a lo que el extranjero responde que es “la gente mas simpática del planeta, ya los echo de menos, los tengo en el corazón,”

a lo que el anciano le responde, con una sonrisa preciosa, “pues qué suerte, porque aquí te vas a encontrar con el mismo tipo de gente, toda la gente de esta ciudad va con el corazón en la mano, son todos magníficos,”

no es anormal que el extranjero decida entrar en la ciudad.

Un poco mas tarde llega otro extranjero y les hace la misma pregunta, ¿cómo es la gente de esta ciudad?, pregunta que recibe la misma respuesta, ¿cómo es la gente en el lugar de donde vienes?

“Eran todos desagradables, odiosos, ya nos los soportaba, por eso me tuve que mudar, por eso estoy en este camino asqueroso, en búsqueda de un sitio habitable en el que poder arraigar”,

a lo que el anciano le responde, con la misma sonrisa abierta, “pues qué lástima, porque aquí te vas a encontrar con el mismo tipo de gente, todos insoportables, arrogantes, codiciosos, envidiosos, gente ruin a tal punto que no te puedes imaginar,”

no es anormal que el extranjero decida no entrar en la ciudad.

La nieta, patidifusa, algo ha pasado que no llega a entender, está claro, le pregunta al abuelo cómo es posible que la misma pregunta reciba dos respuestas tan contradictorias, no es que sean diferentes, son opuestas,

un comentario que se abre a la explicación del anciano, esta persona sabia que le va a explicar a su nieta, con palabras sencillas, adecuadas para su edad, que vemos el mundo exterior tal como somos nosotros en nuestro interior,

porque transportamos nuestro mundo interior por todas las partes a donde vamos, y si le preguntas a un águila cómo es el mundo te dirá que es amplio, mientras que un delfín te dirá que es húmedo,

y si le preguntas a un caballo salvaje te dirá que el mundo es espectacular y que en él se puede hacer todo lo que uno quiere, mientras que un caballo de labor te dirá que el mundo es esfuerzo e imposición, y si le preguntas a un caballo de circo cémo es el mundo te dirá que está lleno de sonrisas de niños, y una hormiga te dirá que es infinito,

está claro que hay seres humanos que son hormigas, otras son águilas, otros caballos de circo o caballos de labor o caballos salvajes, y además están seguros de que todo el mundo es un caballo o un águila o una hormiga,

y a eso se debe que nunca conozcamos a nadie, porque sólo nos volvemos a encontrar con nosotros mismos, salvo cuando descubrimos la tolerancia y la curiosidad y podemos abrir nuestro corazón a la novedad,

para así poder aprender algo nuevo.

   así lo vimos…

gracias, Silvia, por compartir con nosotras este cuento que surge en el taller de Christian Fleche, en el módulo de creencias, en este proceso tan bonito que nos permite entender la salud y la enfermedad en relación con las emociones y la vida,

un paseo que la escuela francesa de Biodescodificación nos propone,

un cuento que nos conecta con la ley del espejo, un cuento que tal vez nos hace reflexionar sobre esas personas y relaciones que nos sacan de quicio, buen sitio desde el que empezar a mirar,

porque hay algo ahí fuera que también es yo cuando algo no funciona en una relación, algo a lo que tengo la posibilidad de mirar, más si me pregunto cuál es mi contribución a la situación.

quién sabe por qué trazo la historia del extranjero, el abuelo sabio y la nieta con la imagen de Spirit, ese caballo libre al que hacemos referencia en el texto de 7 emociones, en donde le que asociamos con la energía del violeta,

tal vez por la simple cita de los 3 caballos,

  • el caballo libre,
  • el caballo de faena,
  • el caballo de circo,

por cierto, de estos 3 tipos de caballos, ¿a cuál te pareces más?

Si la pregunta no está suficientemente clara, tal vez te podemos ayudar con otra pregunta,

  • ¿te gusta charlar con las águilas?
  • ¿te gusta charlar con las hormigas?
  • ¿te gusta charlar con los niños?

 

y cada vez tengo menos dudas que la ley del espejo ocupa el espacio del azul índigo en el universo de las 7 emociones, ese espacio que destinamos a la emoción de la comprensión, la más insondable, la más profunda,

esa emoción de la que poco se habla en occidente, por no decir nada, esa emoción que nos acerca a ese mundo perfecto, en el que Yo también soy Tú.

cuando somos capaces de abrir los ojos con curiosidad, conectar con lo que es, observar sin prejuicios ni posjuicios, conectamos con nuestro niño interno, y estamos realizando ese proceso que en la teoría U se denomina “open mind”, mente abierta,

uno de los 3 caminos de desarrollo personal, y de la humanidad.

en este proceso de re-encuentro con nuestra sabiduría ancestral, con el caballo y el águila, con la hormiga y el delfín, con la hermana planta y la montaña, ponemos en valor las conversaciones que entablamos con otras personas,

4 tipos de conversaciones que se derivan de 4 reinos, y de 4 campos de la atención, un tema sutil, pero que se manifiesta de forma tan evidente en este mundo, porque así como es nuestra atención… así son nuestras conversaciones,0

por cierto, hablamos de 4 reinos, y tal vez no sabes cuáles son.

 

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

del azul al rojo, y del rojo al azul (y el día en el que me hice de la Real Sociedad)

observo con gusto el proceso por el que Iñigo Martínez ficha por el Athletic de Bilbao, tras haber dejado en titulares, no hace muchos años, aquel titular, con letras grandes, de yo NUNCA jugaría para el enemigo,

y es un gusto que no tiene nada que ver con la rivalidad entre vecinos, no hay inquina ni ganas de molestar en el comentario, lo veo desde otro punto de vista, un sitio raro, lo reconozco,

tras pasar un par de horas la semana pasada en el pueblo de Pasajes, ese espacio en el que resucito hace 7 años, tras un proceso de ruptura que no es doloroso, podemos decir que es lo siguiente,

un proceso en el que observo cómo el fracaso empresarial lleva al fracaso de la pareja, a la ruptura familiar, sí, y posteriormente a la separación de mis hijos, que viven ahora al otro lado del charco, de este mar que nos separa y nos une,

porque podría llegar a las costas de Veracruz desde el puerto de Bermeo, en la costera vizcaína, la casa de mis padres y el origen de mi primer nacimiento, de la misma forma que podría llegar desde el puerto de Pasajes, en mi segundo nacimiento,

y observo cómo soy vizcaíno de origen y guipuzcoano de resurrección, rojo de origen y azul en mi nueva vida, no sé cómo van a llevar mis amigos de juventud, mi cuadrilla, esto de vivir con el enemigo,

pero sienta muy bien este proceso, en el que nos quitamos una etiqueta de la frente, nos quitamos un condicionamiento, un prejuicio y 3 postjuicios, y miramos en el ojo de nuestro vecino para vernos dentro, no reflejadas, sino dentro,

para observar que yo también moro ahí, y que yo soy tú.

   así lo vimos…

Si quieres saber algo más de procesos de cambio de camiseta, puedes abrir este enlace, qué curioso, 13 jugadores han cambiado en la historia las rayas azules por las rayas rojas, qué bonito número, 13, mi número favorito,

con el blanco de los ojos en común.

y observo con cariño la historia de mi vida, a veces nos hacen falta 7 años para recuperarnos de un batacazo, sí, 7 años, todo un septenio, se dice rápido, pero a ratos te desesperas, viendo pasar el tiempo, y observando que nada cambia,

o eso parece, y me acuerdo de la fábula del bambú, y me sonrío al ojear esta entrada, qué bonito es recordar, no hace tanto tiempo yo también pasaba por aquí, metidito en el rojo del miedo, en la energía del YO NO SOY.

poco a poco integro las emociones en mi vida, y entiendo mejor el azul clarito, ese orgullo sano, humilde, que me permite transitar a un espacio en el que el EGO es menor, en el que las otras personas existen,

en realidad son el espejo de mi existir, si lo que veo ahí fuera no es bueno, bonito y verdadero mejor si miro con cariño hacia mi interior, si lo que veo me complace buen síntoma, puedo seguir caminando,

hasta que nos encontramos con esa frase hecha, convertida en realidad en nuestro día a día, YO SOY TÚ, 3 palabras de las que es difícil arrepentirse, y dar un paso atrás, estamos llegando poco a poco a una nueva comprensión.

el rojo en 7 emociones, no te lo pierdas, hincha del Athletic, simboliza el miedo, tela marinera, esa energía que no queremos ni ver, mientras el azul clarito representa el orgullo humilde, la energía a la que me gustaría llegar cuando sea mayor,

y el azul oscuro, índigo, ¡¡¡aupa, Erreala!!!, representa la comprensión, esa emoción a la que prestamos tan poco caso en el mundo occidental, tan preocupados como estamos de lo externo, de los dineros y del tener, de la expresión facial,

y me quedo con ganas de seguir, mientras miro con una sonrisa ese día en el que me hago un poco de la Real Sociedad de San Sebastián, cerca del puerto de Pasajes, del puerto comercial y del pequeño embarcadero del pueblo pesquero,

siempre he confundico Pasajes San Pedro y Pasajes San Juan, creo que entre estos dos también hay rivalidad, un día tenemos que mapear la costera de nuestra infancia, con los puertos de Bermeo y el Abra de Bilbao, de la Concha y Pasajes,

los puertos y prados de nuestra vida, buen sitio para empezar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

 

 

instantes de felicidad

érase una vez que se era un hombre curioso, un hombre súper mental, un investigador que quiere comprender la vida, qué complicado, qué grande, comprender la vida, … no deja de ser una misión importante para un simple mortal.

Y este investigador decide dedicar su vida a esa búsqueda, “quiero comprender la vida”, como si se pudiera comprender el sabor de las fresas. Y para ello emprende un viaje a pie, echa a andar kilómetros y kilómetros y durante el camino no para de hacerse preguntas: ¿Por qué el cielo es azul?, ¿por qué me late el corazón?, ¿por qué esto?, ¿por qué aquello? Hay un montón de cosas que no comprende, ¿por qué sopla el viento?, ¿por qué sonríe la gente?, ¿por qué algunas veces tengo sensaciones agradables en el cuerpo?, si yo siempre soy el mismo. Algunas mañanas se despierta y se pregunta: “esta vida, ¿qué es?” Un día llega a lo alto de una montaña. Allí se siente muy alegre y se dice: “a lo mejor la vida es esto”, “igual la tengo dentro de mí”, y dice: “voy a prestar atención a esta sensación que está aquí dentro de mí.”

Baja de la montaña, coge un camino que sale a la derecha y la cosa que tenía dentro desaparece. Vuelve atrás, coge otro camino, y en ese otro camino vuelve a sentir que la cosa sigue ahí. Así, de camino en camino, cuida de estar siempre vigilante procurando mantener lo que tiene dentro.

Y caminando con esa sensación en su interior, llega a un pueblo. Hay un camino ancho y al final del camino está la entrada al pueblo. Avanza, la cosa sigue allí (en su interior). A los lados del camino de entrada al pueblo hay piedras, son como lápidas y en ellas están escritos nombres de personas, también pone edades, 5 años y 2 meses, 8 años y 3 días.. Y no entiende nada. De repente vuelve la cabeza y piensa, ¿cómo puedo sentir esto en mi interior que es tan agradable, dulce y al mismo tiempo mirar las tumbas? Sigue sin entender nada. ¿Cómo la gente de este pueblo se puede imponer mirar esto cada vez que entran y salen del pueblo? Así, con gran curiosidad, entra en el pueblo y en cuanto se tropieza con una persona, le pregunta, ¿cómo hacen ustedes en este pueblo?, cada vez que entran y salen tiene que ser insoportable ver estas tumbas con todos esos niños muertos. La persona del pueblo le dice, “escucha viajero, vete a ver al jefe del pueblo y él te lo explica”.

El viajero se presenta ante el jefe del pueblo y éste le explica lo siguiente: investigador, pareces curioso por comprender la vida. Nosotros aquí en nuestro pueblo hace mucho tiempo qué la comprendimos. Con lo cual la curiosidad del joven viajero cada vez es mayor, y le pregunta: ¿han comprendido la vida? Y el jefe del pueblo le dice: te voy a decir nuestro secreto. Cuando un niño llega a la edad de 15 años, yo, el jefe del pueblo, le regaló un cuaderno y en ese cuaderno cada persona va apuntando todos sus momentos de felicidad. Una gota de rocío por la mañana que se desliza por una hoja, diez segundos de felicidad. La sonrisa de mama al despertar, treinta segundos de felicidad. La mirada de mi amada todas las mañanas, ochenta y tres segundos de felicidad. Una puesta de sol con el cielo que se inflama, diez minutos de felicidad. El instante en que ella me dijo que sí, todavía más segundos de felicidad. El nacimiento de mi primer hijo, de mi segundo hijo, cada instante en el que le tomé en mis brazos y se apaciguó, se calmó, cada sonrisa, cada risa, otros tantos instantes de felicidad …

Y a lo largo de toda nuestra vida en nuestro pueblo anotamos con mucho cuidado todos esos instantes de felicidad, porque para nosotros son instantes de vida, así que cuando desaparece el cuerpo y nuestra alma se va a otro viaje, yo, el jefe del pueblo, cojo el cuaderno y sumó todos los segundos y los minutos, y eso, joven viajero, es lo que tú has visto encima de las tumbas. Son todos nuestros momentos de felicidad, porque para todos nosotros la vida son instantes de felicidad.

Así que os doy las gracias, porque durante estos tres días habéis participado para llenar mi cuaderno y me habéis permitido llenar instantes de felicidad. Muchas gracias.

Os deseo muchos instantes de felicidad. Bien sea aquí o en otros lugares, en la descodificación y en una vida estupenda.

   así lo vimos…

Origen del cuento: relato de Beatriz Bourau-Glisia, profesora de la escuela francesa de biodescodificación, transcrito por Silvia Bascón Arbizu,

una chica preciosa que nos regala esta historia (érase una vez que se era), relacionada con la curiosidad, y una búsqueda que le acerca a esta comprensión de la vida, ahí va, qué curioso, nos volvemos a topar con el azul índigo de la comprensión.

si quieres, tú también puedes acompañarnos en este ejercicio, lástima que no podemos regalarte un cuaderno, que nos lleva de lo que pensamos hacer a lo que hicimos, y a lo que estamos haciendo, cosechando y regando, aquí y allá, instantes de felicidad,

en el álbum de los momentos maravillosos de nuestras vidas,

en érase una vez que se era,

una vida en plenitud.

7 emociones, creative commons, es un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que puedes descargar desde esta página.

 

 

de vuelta a Bermeo

en el ejercicio de mirar qué no termina de fluir en nuestra vida como nos gustaría, es muy curioso, en contra de lo que nos han contado, y de nuestro gesto natural, que se empeña en mirar hacia delante, algunas veces es necesario mirar hacia atrás,

hacia esa parte de nuestra familia de  la que menos conocemos, que está más tapada, que es menos bonita, menos brillante, ya sea con una constelación familiar, ya sea trabajando nuestro árbol genealógico, ya sea de otras formas,

que hoy des-conozco,

pero es curioso observar cómo, algunas veces, ese gesto, por medio del cual nos ponemos en contacto con todo lo omitido, lo oculto, lo no visto, quién sabe si nos podemos llegar a morir sin echarle un vistazo, si alguien no nos anima,

nos pone especialmente contentos, a un grado que es difícil de explicar,

y así me pasa a mí, cuando re-contacto con mi tío, el hijo pequeño de mi padre, y con mi madre, y empiezo a indagar en una figura oculta en mi árbol genealógico, porque más allá de mi padre está mi abuelo paterno, José,

de la misma forma que más allá de mi abuelo paterno está mi bisabuelo, Antonio,

en este mundo en el que muchos niños de la inclusa, adoptados en una segunda casa, y algún que otro contrabandista, en este caso por voluntad propia, cambian de apellido, y reciben en una segunda vida el apellido que hoy acompaña mi nombre, Bilbao,

y aunque estoy seguro de que no voy a llegar tan lejos, y conocer el apellido de origen que esconde este apellido de regalo, buen apellido para una segunda vida,

que no somos de aquí,

que somos de Bilbao,

algo de bien va a hacer este proceso de tender la mirada hacia ese rincón de mi familia que nadie, ni mi padre ni mis dos tíos, ni mi hermana ni mis primos, que yo sepa, ni yo mismo hasta el día de ayer, ha querido conocer en mayor detalle,

quién sabe por qué será, ¿verdad?

en la primera aproximación a mi familia paterna surgen dos nombres, Alejo Bilbao Beltrán de Guevara, tío y referencia de mi padre, en palabras de José Luis, su hermano, héroe de un bando que hizo la guerra y la perdió,

y Tomás Arana Astoreca, abuelo de ambos y figura de referencia de José Luis, otro prohombre, de los cuales puedo encontrar información en esta enorme biblioteca que es internet,

todo parece indicar que no es ése el camino en el que me toca indagar … esta vez.

en la página del ayuntamiento de Bermeo capto la imagen de Izaro, esa isla que se divisa desde la casa de mis abuelos maternos, esa parte de mi familia que sí conozco y que sí he disfrutado,

y observo el aire que deja la isla de Izaro al pasar, el espacio en la cola, ese ingente espacio que deja el pasado, sobre el que se sitúan esas palabras en blanco, Bermeoko Udala, ayuntamiento de Bermeo,

donde continúa, si nadie lo remedia, esta pequeña historia, enterrada en el pasado, revivida por un correo y una cita para seguir buscando una pista, un pequeño cabo suelto del que tirar.

   así lo vimos…

y la captura de imagen de hoy genera una extraña imagen en la que se combina el azul del mar con los sones de la txalaparta, quién sabe desde qué profundo rincón del monte o de la mar surja esa nota, que se convierte en melodía,

hasta hoy mismo sepultada en la inmensidad.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, que nos inspira en este viaje, del rojo al violeta,

pasando irremisiblemente por el azul oscuro, de la comprensión.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace.

descubriendo el alma sensible del hombre

me siento a charlar con Gorka, mi hijo mayor, mi hijo pequeño, esa broma que hago tantas veces, ya que solo tengo un hijo varón, y observo cómo la conversación que se desarrolla viene cargada hoy de presencia, respeto y cariño,

una conversación en la que le reenvío una poesía que me acaba de llegar al móvil, a la que Gorka me responde con otra poesía, especialmente bonita, que copio a continuación, en este impulso en el que compartimos la belleza en nuestras vidas,

En la vida ni se fracasa ni se triunfa.
En  la vida se aprende, 
se crece, 
se descubre; 
se escribe, 
se borra y se reescribe otra vez; 
se hila, 
se deshila y se vuelve a hilar.
El día que comprendí 
que lo único que me voy a llevar es lo que vivo,

empecé a Vivir lo que me quiero llevar.

Poesía Purépecha.

y me paro a observar las conversaciones que no he tenido con mi padre, e intuyo que a él le pasó lo mismo con el suyo, tal vez educados ambos en esa imagen de hombre fuerte, el hombre no llora, sostén de su familia,

y conecto con esa sensibilidad que despierta en el varón, en contacto con otros hombres,

y que va más allá de las caricias físicas a otras personas a su alrededor, generalmente dedicadas a su compañera, de sexo femenino, o a sus hijos pequeños,

en un contacto entre almas sensibles que se reconocen,

y en el que experimentamos una nueva intimidad,

   así lo vimos…

muchas gracias por compartir, Gorka, en esta vida en la que hilamos y deshilamos, y en la que ójala seamos capaces de vivir, más a menudo, todo lo que nos queremos llevar.

me acuerdo de un libro de Margarete van den Brink, las 7 fases de desarrollo de personas y organizaciones, un libro que recomiendo a cualquier persona que quiera indagar más en temas de género,

ese mundo que tantas conversaciones encendidas despierta, en esa frontera en la que se mezclan la biología, la historia, la educación, ¿qué es propio de cada género, hombre y mujer, hembra y macho, y qué es un regalo envenenado de la educación?,

y en las características del alma sensible de la mujer (entendida como lo femenino) que el hombre puede desarrollar, y de las características del alma del hombre (entendido como lo masculino) que la mujer puede desarrollar,

en un proceso en el que yo me encuentro en el desarrollo de mis capacidades complementarias, y me formo como ser completo, un sitio siempre bueno desde el que conectar, y compartir.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que traza puentes con el campo de la atención (convertida en escucha y conversaciones),

con el bien estar y la presencia, con una sociedad (ya estemos hablando a nivel social como organizativo) que se desarrolla con base en valores, creative commons, un texto que puedes descargar desde esta página.

 

 

¿quién es el Jon Snow de este proceso?

el camino de Jon nieve nos abre una secuencia de imágenes de un chaval que se convierte en el comandante de la guardia de la noche, antes de convertirse en el rey en el norte, sin buscar en ningún momento el poder, qué curioso,

un chaval que actúa escuchando los dictados de su corazón en todo momento, ¿qué es lo mejor para todas nosotras hoy?, una persona que tiene una comprensión mayor de cuál es su misión, y entiende el eco-sistema ampliado,

en un momento dado se da cuenta de que el muro no está para contener a los salvajes y la función de la guardia de la noche no es preservar al norte de los pueblos libres, su misión va más allá, ambas comunidades tienen una necesidad común,

sobrevivir ante los caminantes blancos, es la lucha de los vivos frente a los muertos, y los vivos sólo tienen una opción cuando caminan unidos frente a los muertos, porque cada batalla que ganamos o perdemos engrosa el ejército de muertos,

“quiero luchar en el bando que lucha por los vivos”,

es curioso el camino de este joven que da su propia vida en esta serie de ficción por una causa que es mayor que sí mismo, sus propios compañeros de la guardia de la noche no entienden lo que está haciendo,

ellos se guían por el manual y aplican las reglas al pie de la letra, a rajatabla, y aplican la letra tal como está escrita, sin vacilar, para ellos Jon Nieve no es ya su comandante, es simplemente un traidor,

Jon Nieve, una persona que se escucha (escucha su corazón y es fiel a sus valores), escucha a los miembros de su comunidad (aunque no siempre les haga caso), y escucha el llamado de un eco-sistema mayor,

un eco-sistema que necesita una interpretación diferente, una interpretación que se sale del manual.

 

   así lo vimos…

y termina esta serie de escenas que nos conducen a una suscripción gratis de un mes en HBO,

¿te gusta el anuncio?

inmersos como estamos en el proceso de Catalunya, me pregunto quién es el Jon nieve que, libre de necesidad de poder, tras escuchar anoche en la sexta el debate que conduce Ana Pastor creo que tiene que estar fuera de la estructura de partidos,

con capacidad de escucha (a su corazón, a sus ideales, a su entorno, a un eco-sistema mayor, que precisa una lectura amplia), plantee una solución nueva, que debería pasar por una conversación y un diálogo incluyente, a problemas viejos,

porque no se puede tapar el sol con un dedo, de la misma forma que Jon no se va librar de los caminantes blancos por el mero hecho de negar sus existencia.

desde “organizaciones con espíritu y corazón” integramos el campo de la atención (que se convierte en escucha y conversaciones) con la emoción, el buen trato y los valores, para el desarrollo positivo de personas y organizaciones.

puedes descargar 7 emociones, un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, desde este enlace.

 

 

el anciano, el muchacho y el burro (educación y aprendizaje)

Un joven y un viejo viajaban con un burro. Mientras se acercaban a una aldea los dos iban caminado junto al animal. En un momento dado, los niños de una escuela empezaron a reírse al verles pasar y empezaron a decirles:

  • Mirad esos tontos. Tienen un buen burro y, sin embargo, van caminando. !Al menos el viejo podría ir montado en él!

Al oírlos, los hombres se dijeron:

  • ¿Cómo podemos arreglarlo? Esa gente se está riendo y ya nos acercamos al pueblo. Es mejor que sigamos sus consejos.

Así que el viejo se montó en el burro y el joven empezó a caminar tras ellos.

Entonces se encontraron con un grupo de gente que se puso a mirarlos diciéndoles:

¡Mirad! El viejo montado en el burro y el pobre muchacho caminando. ¡Qué tontos! El viejo debería andar y dejar que el chico montara en el burro.

De modo que cambiaron sus puestos: el viejo empezó a caminar dejando que el choco montara el burro.

Entonces se les acercó otro grupo de gente que les dijo:

  • ¡Mirad! ¡Que muchacho más engreído! Quizá el viejo sea su padre, o su maestro, y tiene que ir caminando mientras que él, el joven, va montando en el burro. Eso contradice todas las normas.

¿Qué hacer ahora? Al unísono decidieron probar la única posibilidad que les quedaba: montarse los dos en el burro. De modo que montaron en él.

Entonces otro grupo se les acercó y les dijo:

  • ¡Mirad! ¡Qué gente tan malvada! ¡El pobre burro está ya medio muerto! ¡Mejor sería que lo cargaran sobre sus hombros!

De nuevo se pusieron a discutir qué hacer y, mientras, llegaron a un puente que cruzaba un río. Casi habían llegado al pueblo, de modo que decidieron comportarse como la gente del lugar para que no les creyeran tontos.

Buscaron un bambú, lo cortaron, lo colocaron sobre sus hombros y colgaron de él al burro llevándolo a cuestas. El burro, atado por las patas, se resistía – como cualquier burro haría – y trató de escapar porque no creía ni en la sociedad ni en la opinión de los demás. Pero los dos hombres estaban empeñados en su solución y obligaron al burro a claudicar.

Estaban cruzando el puente cuando una multitud se congregó a su alrededor mientras les gritaba:

¡Mirad a estos tontos! No hemos visto nunca unos idiotas semejantes. En vez de montar en el burro lo llevan a cuestas. ¿Es que os habéis vuelto locos?

Entre tanto, el burro fue poniéndose tan y tan nervioso que dio un salto y cayó desde el punte al río, matándose en el acto. Los dos hombres bajaron hasta el río, donde el animal yacía muerto, y, sentándose junto a él, el viejo le dijo al muchacho:

  • Ahora, escúchame…

por cierto, ¿qué crees que le dice el viejo, acuérdate que son las palabras de un maestro, al muchacho, su aprendiz?

   así lo vimos…

Estas son las palabras del viejo:

  • Mira, al igual que el burro, acabarás muerto si le das excesiva importancia a lo que dicen los demás. No te preocupes por lo que los demás digan. Hay millones de personas y todas tienen sus propias ideas  y cada una te dirá una cosa diferente. Si atiendes a las opiniones de los demás, estás acabado.

Esta no es una historia corriente: el viejo era un maestro sufí, un Iluminado, y el joven su discípulo.

El Maestro trataba de dar una lección al discípulo, porque los sufíes siempre crean esas situaciones. Dicen que, a menos que vivas una situación, no puedes aprender su verdad.

el cuento que has leído arriba forma parte del libro de Osho titulado “Tantra: la suprema comprensión”.

Y así nos pasa en tantos procesos educativos, en los que tenemos tanto de educación y aleccionamiento, y tan poquito de aprendizaje, tanto de memorizar y de adoptar sin cuestionarnos la verdad que nos dictan,

y tan poco de aprender (a mí me encanta la palabra apreHender, ya sé que no existe) o hacer propia esa verdad recién descubierta, y que me puede acompañar, según la confirmo y crece, a lo largo de mi vida.

la comprensión, azul índigo, es una de las emociones que promovemos en los procesos de acompañamiento que desarrollamos con base en 7 emociones

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otro Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, que puedes descargar por medio de este link

¿conoces la economía circular?

recibo una invitación de la cámara de comercio de Madrid para participar en un encuentro empresarial en Finlandia, y leo varias características de Finlandia, que copio a continuación,

Finlandia, frecuentemente citada como ejemplo por su desempeño económico, competitividad e innovación, ha conseguido un crecimiento estable durante los últimos años, de 1,5% del PIB, y su renta per cápita es de las más altas del mundo, 39.200 euros en 2016, según datos del FMI. Dentro del grupo de países nórdicos, Finlandia ocupa el segundo puesto, tras Suecia, en cuanto a número de habitantes (5,5 millones) y es el único estado que pertenece a la eurozona. Por otra parte, su situación geográfica, próxima a los países Bálticos y a Rusia, refuerza su importancia en la región, como plataforma de acceso a estos mercados. Finlandia es el país europeo con mayor proporción de superficie forestal y de los primeros del mundo en publicar una completa hoja de ruta para alcanzar la economía circular. De ahí que el Gobierno da prioridad a las inversiones que promueven este nuevo modelo en sus proyectos. Otros de los objetivos del país son el fortalecimiento del sector industrial y la transición hacia las energías renovables.

… muy interesante, competitividad e innovación, líder europeo en superficie forestal y con un mapa de ruta para integrar la economía circular en sus modelos de negocios, un ejemplo de lo que todas podemos intentar.

   así lo vimos…

por cierto, ¿conoces la economía circular?, este movimiento que también pone el acento en cómo se usa el dinero, de dónde proviene y dónde se aplica, un debate que no es ajeno a todo lo que está vivo a nuestro alrededor.

en un día no muy lejano, vamos a observar más y más organizaciones, hasta convertirse en muchas, desarrollando, por convicción propia, prácticas de economía circular, incorporando el balance de la EBC (Economía del Bien Común),

y todos esos indicadores que tienen en cuenta las externalidades (los impactos que la práctica empresarial tienen en nuestra casa común) y el impacto mayor, y positivo, que las organizaciones generan,

con un enfoque de triple ganar, yo gano, vosotras ganáis, el mundo en el que todas habitamos gana.

en el modelo de 7 emociones, en el espectro frío del color, nos acercamos a los fundamentos de la comprensión y de la alegría, esas dos puertas que nos acercan al otro, al alter, tras conquistar la puerta del Yo soy,

en un ejercicio de conexión con el todo, Yo soy tú, que nos acerca a la alegría, esa energía que facilita la acción conjunta, una acción en la que nos ponemos al servicio del mejor futuro posible,

un futuro que sólo es viable con nuestra participación,

desde la colaboración.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este link 

 

 

esnifando agua de mar

una visita a mi doctora, a principio del verano, me incita a comprar un medicamento y una solución acuosa con la que hago un lavado previo de las fosas nasales, es muy curioso qué baratos son los medicamentos y qué cara es esta botella de agua con sal,

Rhinomer, 135 ml, fuerza 2, que si ponemos a precio de supermercado viene a costar más de 60 €uritos el litro, más del doble de una buena botella de ginebra, si te gusta el gin-tonic, o de whisky, si eres más escocés,

o 60 litros de leche de vaca, si eres niño, 30 de leche de avena, si has sustituido la leche animal por la vegetal, y podemos seguir haciendo la correspondencia entre diferentes tipos de bebidas y sueros, pero creo que la imagen es suficiente para seguir,

y en eso estoy, acabando las vacaciones de verano, por Cabo de Gata, un día de paseo cerca de el faro, y se me ocurre pensar qué pasaría si sustituyo la preciosa solución de agua con sal por agua con sal del mar,

en algún libro reciente he leído que somos fundamentalmente agua con sal, ya que el ser humano tiene un origen anfibio, hace muchos miles de años, y tenemos una profunda memoria corporal,

y me aplico en la idea, y relleno 3 botellas vacías de agua mineral, hemos comprado agua de Lanjarón, de la sierra de Granada, no muy lejos de aquí, agua en relativa proximidad, directamente en la playa,

en una de esas playas de agua cristalina que permite observar las piedras del fondo, sí, esta playa es de piedras en vez de arena,

y me vuelvo a mi vida normal con estas 3 botellas que van a ser parte de un experimento en setiembre, experimento en el que sustituyo en primera instancia el Rhinomer por agua marina,

y en el que, puestos a experimentar, pruebo cuál es el efecto del agua marina y cuál es el efecto del medicamento, sí, decido quedarme sólo con el agua marina, suprimiendo la medicación,

para observar, con agrado, de hecho una sonrisa puebla mi cara, parece que me la han partido en dos, que dos tapones de agua esnifada, la tengo de introducir inspirando por la nariz, y despejarla por la boca,

un tapón por la noche, un tapón por la mañana,

son suficientes, sin el concurso de la medicación, para despejar, hidratar las fosas nasales, y mejorar ostensiblemente mi respiración.

   así lo vimos…

en el proceso de sustituir la solución salina perfectamente estéril y con un aplicador ergonómicamente impecable por el botellón de agua de Lanjarón y el tapón, y este proceso de esnifado, observo una cosa curiosa,

en contra de lo que podría parecer me siento más contento con la práctica del tapón, un proceso que me contacta con una vida más sencilla y más natural, que adicionalmente evoca esa playa preciosa con ese agua cristalina,

junto al Cabo de Gata, ese paraje agreste y diferente al que trato de acercarme una vez al año, y que, por azares del destino, y una idea (vamos a probar y ver qué pasa) que se convierte en un hábito, acerco a mi día a día por la noche y la mañana,

y parte de esa mar preciosa, agua y sal, mar mediterránea que se junta en algún punto con el océano atlántico, y con el resto de las aguas y los mares que conocemos, el Antártico y el Pacífico también, vive todos los días en mí,

y es más, yo soy parte integrante de esa gran mar.

qué bonito, yo soy mar

en un cálculo a la inversa, las 3 botellas de agua marina que traigo, 4 litros y medio, equivalen a 33 con 3 periodo recipientes de Rhinomer de 135 centilitros, o lo que es lo mismo sin serlo, 233 litros de leche, o más de 7 botellas de ginebra buena,

vamos a quitar las comas y el periodo,

y mejor si me dosifico, que si no me voy a emborrachar.

y en algún camino me pregunto por qué 3 botellas, y recontacto con esa imagen del Ser humano triformado, pensar – sentir – hacer congruentes, y me acuerdo de aquel taller de triformación social con Luis Espiga,

que se va a asentar posteriormente profundizando en la teoría U,

sí, vivimos mucho mejor cuando integramos, en las pequeñas cosas de nuestra vida, la emoción, porque somos capaces de pensar y de hacer, sí, pero ese proceso se enriquece con la emoción,

qué bueno que ahora sí, otra vez, pensar – sentir – hacer, la emoción está presente, y que traigo 3 botellas, aunque alguna de ellas tenga que esperar media eternidad.

7 emociones es un modelo (eso es, una simplificación) que nos permite entender el mundo, desarrollando la conciencia y la presencia, desde el buen trato, yo me bien trato para tratarte bien a ti, desde mi responsabilidad emocional,

un modelo que integra el mundo material y el espiritual con base en la triformación del ser humano y social, ya que nos conocemos y desarrollamos en relación, y que nos acerca a los fundamentos del liderazgo colaborativo,

un modelo inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este link