el anciano, el muchacho y el burro (educación y aprendizaje)

Un joven y un viejo viajaban con un burro. Mientras se acercaban a una aldea los dos iban caminado junto al animal. En un momento dado, los niños de una escuela empezaron a reírse al verles pasar y empezaron a decirles:

  • Mirad esos tontos. Tienen un buen burro y, sin embargo, van caminando. !Al menos el viejo podría ir montado en él!

Al oírlos, los hombres se dijeron:

  • ¿Cómo podemos arreglarlo? Esa gente se está riendo y ya nos acercamos al pueblo. Es mejor que sigamos sus consejos.

Así que el viejo se montó en el burro y el joven empezó a caminar tras ellos.

Entonces se encontraron con un grupo de gente que se puso a mirarlos diciéndoles:

¡Mirad! El viejo montado en el burro y el pobre muchacho caminando. ¡Qué tontos! El viejo debería andar y dejar que el chico montara en el burro.

De modo que cambiaron sus puestos: el viejo empezó a caminar dejando que el choco montara el burro.

Entonces se les acercó otro grupo de gente que les dijo:

  • ¡Mirad! ¡Que muchacho más engreído! Quizá el viejo sea su padre, o su maestro, y tiene que ir caminando mientras que él, el joven, va montando en el burro. Eso contradice todas las normas.

¿Qué hacer ahora? Al unísono decidieron probar la única posibilidad que les quedaba: montarse los dos en el burro. De modo que montaron en él.

Entonces otro grupo se les acercó y les dijo:

  • ¡Mirad! ¡Qué gente tan malvada! ¡El pobre burro está ya medio muerto! ¡Mejor sería que lo cargaran sobre sus hombros!

De nuevo se pusieron a discutir qué hacer y, mientras, llegaron a un puente que cruzaba un río. Casi habían llegado al pueblo, de modo que decidieron comportarse como la gente del lugar para que no les creyeran tontos.

Buscaron un bambú, lo cortaron, lo colocaron sobre sus hombros y colgaron de él al burro llevándolo a cuestas. El burro, atado por las patas, se resistía – como cualquier burro haría – y trató de escapar porque no creía ni en la sociedad ni en la opinión de los demás. Pero los dos hombres estaban empeñados en su solución y obligaron al burro a claudicar.

Estaban cruzando el puente cuando una multitud se congregó a su alrededor mientras les gritaba:

¡Mirad a estos tontos! No hemos visto nunca unos idiotas semejantes. En vez de montar en el burro lo llevan a cuestas. ¿Es que os habéis vuelto locos?

Entre tanto, el burro fue poniéndose tan y tan nervioso que dio un salto y cayó desde el punte al río, matándose en el acto. Los dos hombres bajaron hasta el río, donde el animal yacía muerto, y, sentándose junto a él, el viejo le dijo al muchacho:

  • Ahora, escúchame…

por cierto, ¿qué crees que le dice el viejo, acuérdate que son las palabras de un maestro, al muchacho, su aprendiz?

   así lo vimos…

Estas son las palabras del viejo:

  • Mira, al igual que el burro, acabarás muerto si le das excesiva importancia a lo que dicen los demás. No te preocupes por lo que los demás digan. Hay millones de personas y todas tienen sus propias ideas  y cada una te dirá una cosa diferente. Si atiendes a las opiniones de los demás, estás acabado.

Esta no es una historia corriente: el viejo era un maestro sufí, un Iluminado, y el joven su discípulo.

El Maestro trataba de dar una lección al discípulo, porque los sufíes siempre crean esas situaciones. Dicen que, a menos que vivas una situación, no puedes aprender su verdad.

el cuento que has leído arriba forma parte del libro de Osho titulado “Tantra: la suprema comprensión”.

Y así nos pasa en tantos procesos educativos, en los que tenemos tanto de educación y aleccionamiento, y tan poquito de aprendizaje, tanto de memorizar y de adoptar sin cuestionarnos la verdad que nos dictan,

y tan poco de aprender (a mí me encanta la palabra apreHender, ya sé que no existe) o hacer propia esa verdad recién descubierta, y que me puede acompañar, según la confirmo y crece, a lo largo de mi vida.

la comprensión, azul índigo, es una de las emociones que promovemos en los procesos de acompañamiento que desarrollamos con base en 7 emociones

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otro Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, que puedes descargar por medio de este link

Anuncios

¿conoces la economía circular?

recibo una invitación de la cámara de comercio de Madrid para participar en un encuentro empresarial en Finlandia, y leo varias características de Finlandia, que copio a continuación,

Finlandia, frecuentemente citada como ejemplo por su desempeño económico, competitividad e innovación, ha conseguido un crecimiento estable durante los últimos años, de 1,5% del PIB, y su renta per cápita es de las más altas del mundo, 39.200 euros en 2016, según datos del FMI. Dentro del grupo de países nórdicos, Finlandia ocupa el segundo puesto, tras Suecia, en cuanto a número de habitantes (5,5 millones) y es el único estado que pertenece a la eurozona. Por otra parte, su situación geográfica, próxima a los países Bálticos y a Rusia, refuerza su importancia en la región, como plataforma de acceso a estos mercados. Finlandia es el país europeo con mayor proporción de superficie forestal y de los primeros del mundo en publicar una completa hoja de ruta para alcanzar la economía circular. De ahí que el Gobierno da prioridad a las inversiones que promueven este nuevo modelo en sus proyectos. Otros de los objetivos del país son el fortalecimiento del sector industrial y la transición hacia las energías renovables.

… muy interesante, competitividad e innovación, líder europeo en superficie forestal y con un mapa de ruta para integrar la economía circular en sus modelos de negocios, un ejemplo de lo que todas podemos intentar.

   así lo vimos…

por cierto, ¿conoces la economía circular?, este movimiento que también pone el acento en cómo se usa el dinero, de dónde proviene y dónde se aplica, un debate que no es ajeno a todo lo que está vivo a nuestro alrededor.

en un día no muy lejano, vamos a observar más y más organizaciones, hasta convertirse en muchas, desarrollando, por convicción propia, prácticas de economía circular, incorporando el balance de la EBC (Economía del Bien Común),

y todos esos indicadores que tienen en cuenta las externalidades (los impactos que la práctica empresarial tienen en nuestra casa común) y el impacto mayor, y positivo, que las organizaciones generan,

con un enfoque de triple ganar, yo gano, vosotras ganáis, el mundo en el que todas habitamos gana.

en el modelo de 7 emociones, en el espectro frío del color, nos acercamos a los fundamentos de la comprensión y de la alegría, esas dos puertas que nos acercan al otro, al alter, tras conquistar la puerta del Yo soy,

en un ejercicio de conexión con el todo, Yo soy tú, que nos acerca a la alegría, esa energía que facilita la acción conjunta, una acción en la que nos ponemos al servicio del mejor futuro posible,

un futuro que sólo es viable con nuestra participación,

desde la colaboración.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este link 

 

 

esnifando agua de mar

una visita a mi doctora, a principio del verano, me incita a comprar un medicamento y una solución acuosa con la que hago un lavado previo de las fosas nasales, es muy curioso qué baratos son los medicamentos y qué cara es esta botella de agua con sal,

Rhinomer, 135 ml, fuerza 2, que si ponemos a precio de supermercado viene a costar más de 60 €uritos el litro, más del doble de una buena botella de ginebra, si te gusta el gin-tonic, o de whisky, si eres más escocés,

o 60 litros de leche de vaca, si eres niño, 30 de leche de avena, si has sustituido la leche animal por la vegetal, y podemos seguir haciendo la correspondencia entre diferentes tipos de bebidas y sueros, pero creo que la imagen es suficiente para seguir,

y en eso estoy, acabando las vacaciones de verano, por Cabo de Gata, un día de paseo cerca de el faro, y se me ocurre pensar qué pasaría si sustituyo la preciosa solución de agua con sal por agua con sal del mar,

en algún libro reciente he leído que somos fundamentalmente agua con sal, ya que el ser humano tiene un origen anfibio, hace muchos miles de años, y tenemos una profunda memoria corporal,

y me aplico en la idea, y relleno 3 botellas vacías de agua mineral, hemos comprado agua de Lanjarón, de la sierra de Granada, no muy lejos de aquí, agua en relativa proximidad, directamente en la playa,

en una de esas playas de agua cristalina que permite observar las piedras del fondo, sí, esta playa es de piedras en vez de arena,

y me vuelvo a mi vida normal con estas 3 botellas que van a ser parte de un experimento en setiembre, experimento en el que sustituyo en primera instancia el Rhinomer por agua marina,

y en el que, puestos a experimentar, pruebo cuál es el efecto del agua marina y cuál es el efecto del medicamento, sí, decido quedarme sólo con el agua marina, suprimiendo la medicación,

para observar, con agrado, de hecho una sonrisa puebla mi cara, parece que me la han partido en dos, que dos tapones de agua esnifada, la tengo de introducir inspirando por la nariz, y despejarla por la boca,

un tapón por la noche, un tapón por la mañana,

son suficientes, sin el concurso de la medicación, para despejar, hidratar las fosas nasales, y mejorar ostensiblemente mi respiración.

   así lo vimos…

en el proceso de sustituir la solución salina perfectamente estéril y con un aplicador ergonómicamente impecable por el botellón de agua de Lanjarón y el tapón, y este proceso de esnifado, observo una cosa curiosa,

en contra de lo que podría parecer me siento más contento con la práctica del tapón, un proceso que me contacta con una vida más sencilla y más natural, que adicionalmente evoca esa playa preciosa con ese agua cristalina,

junto al Cabo de Gata, ese paraje agreste y diferente al que trato de acercarme una vez al año, y que, por azares del destino, y una idea (vamos a probar y ver qué pasa) que se convierte en un hábito, acerco a mi día a día por la noche y la mañana,

y parte de esa mar preciosa, agua y sal, mar mediterránea que se junta en algún punto con el océano atlántico, y con el resto de las aguas y los mares que conocemos, el Antártico y el Pacífico también, vive todos los días en mí,

y es más, yo soy parte integrante de esa gran mar.

qué bonito, yo soy mar

en un cálculo a la inversa, las 3 botellas de agua marina que traigo, 4 litros y medio, equivalen a 33 con 3 periodo recipientes de Rhinomer de 135 centilitros, o lo que es lo mismo sin serlo, 233 litros de leche, o más de 7 botellas de ginebra buena,

vamos a quitar las comas y el periodo,

y mejor si me dosifico, que si no me voy a emborrachar.

y en algún camino me pregunto por qué 3 botellas, y recontacto con esa imagen del Ser humano triformado, pensar – sentir – hacer congruentes, y me acuerdo de aquel taller de triformación social con Luis Espiga,

que se va a asentar posteriormente profundizando en la teoría U,

sí, vivimos mucho mejor cuando integramos, en las pequeñas cosas de nuestra vida, la emoción, porque somos capaces de pensar y de hacer, sí, pero ese proceso se enriquece con la emoción,

qué bueno que ahora sí, otra vez, pensar – sentir – hacer, la emoción está presente, y que traigo 3 botellas, aunque alguna de ellas tenga que esperar media eternidad.

7 emociones es un modelo (eso es, una simplificación) que nos permite entender el mundo, desarrollando la conciencia y la presencia, desde el buen trato, yo me bien trato para tratarte bien a ti, desde mi responsabilidad emocional,

un modelo que integra el mundo material y el espiritual con base en la triformación del ser humano y social, ya que nos conocemos y desarrollamos en relación, y que nos acerca a los fundamentos del liderazgo colaborativo,

un modelo inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este link

camina conmigo (con solidaridad y fraternidad todo es posible)

me llega una invitación para ir al cine este fin de semana, y no puedo evitar acordarme de Patxi, amigo y compañero de triformación social, que me hablar de unas vacaciones cercanas en el tiempo, el verano pasado, en Plum Village,

bueno, Patxi, creo que tú me hablaste de retiro, no de vacaciones,

y del incansable ejercicio de Joaquín Tamames por acercar a Thich Nhat Hanh y su ejemplo de vida a España, y no puedo sino extender esta invitación desde este espacio, acompañándola con unas palabras y un video,

quién sabe si veamos esta peli en el cine, en Madrid, Barcelona o Mallorca, quién sabe si esta cinta supere el corte del negocio y la taquilla del mundo del cine, y se exponga en otros territorios,

o nos encontremos con ella con el paso del tiempo, en internet, y seamos capaces de ver en soledad o compartir este documental de una vida singular.

   así lo vimos…

“Walk With Me”, la película documental sobre el maestro zen Thich Nhat Hanh y Plum Village llega a España. A partir del día 15 de septiembre se proyectará en salas de Madrid, Barcelona y Mallorca .

Te animo a disfrutar de este viaje cinematográfico en un mundo de plena consciencia.
Compartelo con amigos/as, ayudando a transformar los cines en salas de Meditación.
El protagonista (Thay) dijo en 2007:

“He sido monje durante 65 años, y lo que he encontrado es que no hay religión, ni filosofía, ni ideología más alta que la hermandad. Con solidaridad y fraternidad, todo es posible.”

Es importante llenar las salas el fin de semana del 15 al 17 de septiembre para que la película siga en cartelera y puedan disfrutar de ella muchas personas.

Te rogamos que difundas esta información entre tus amigas/os,  también en las redes sociales, grupos de meditación, yoga, espiritualidad, otras tradiciones, herbolarios, etc. y sobre todo a todos tus contactos, amigos amigas y familiares para que la ola de paz y vida consciente se amplifique en toda la humanidad.

releo estas palabras de este monje que ponen el acento en la hermandad, en la solidaridad, en la fraternidad, esos valores que Luis Espiga relaciona, desde la triformación social, con el mundo económico,

y me pregunto, qué pregunta más tonta, cómo será este mundo cuando muchas más personas, yo me incluyo, más grupos y más organizaciones entiendan los fundamentos últimos de la fraternidad.

y a la otra pregunta, mucho más prosaica, ¿cómo podemos acercar el mindfulness (conciencia plena) a nuestra vida?, le damos una respuesta comercial, tal vez puedes descargar y leer 7 emociones

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional que promueve el buen trato y el desarrollo de la conciencia desde nuestra responsabilidad emocional, un modelo inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe,

7 emociones, conciencia – buen trato – emociones, creative commons,

un modelo que puedes descargar desde este link.

alineamos el propósito desarrollando lo que nos une

rescato una entrada antigua titulada “lo que nos une”,

tras charlar por teléfono con Joseba, en este ejercicio de vida tan centrado en compartir, y mantener conversaciones que crecen, en torno al cariño que TRANSforma nuestras relaciones y nuestras vidas,

en torno a lecturas compartidas, como es el caso de “Reinventando las organizaciones”, de Frederic Laloux, uno de los últimos hallazgos de este año, que se suma a regalos preciosos de años anteriores,

“el espíritu transformador”, “las 7 fases de desarrollo en personas y organizaciones”, “la indagación apreciativa” o “la teoría U”,

regalos que integramos progresivamente en proyectos y procesos que aterrizan los conceptos, haciéndolos progresivamente aplicables en nuestras vidas, en este ejercicio de bajar el cielo a la tierra,

para convertir los valores en comportamientos, observables, observados y compartidos, ahora sí, en diferentes ámbitos de la organización, ya estemos hablando de comunicación interna colaborativa,

del desarrollo de la innovación o de la integración del negocio con la responsabilidad social de la organización, del desarrollo del talento, de procesos de transformación del liderazgo o transformación cultural,

porque en el fondo de cualquier transformación subyace el nivel de conciencia de las personas que lideran la organización, la intención y el particular “desde dónde” desde el que operamos,

y observo cómo escribíamos este proceso que trata de alinear el propósito, el mío personal, con el de la organización con la que colaboro y en la que crezco y me desarrollo, hacer ya un par de añitos,

en este post publicado el 31 de mayo del 2015, hace ya un tiempo, y observo cómo todo cambia a mi alrededor, mientras lo realmente sustancial permanece, y una sonrisa crece alrededor de estas líneas, y de este post,

qué gusto volver a charlar contigo, Joseba, un regalo coincidir.

 

“lo que nos une”

en cualquier ámbito de nuestra vida, el trabajo no es una excepción, podemos trabajar en lo que nos une, o en lo que nos separa.

nosotros promovemos trabajar, siempre, siempre, siempre, con base en lo que nos une y en lo que nos da energía.

en el ámbito de los valores, este ejercicio necesita una explicación, que vamos a intentar hacer muy sencilla por medio de 3 dibujos.

en el primer dibujo vemos una organización como se ve, redondita y azul, y a una persona como se ve, verde y con forma de monigote.

or

el área de confluencia es muy pequeña, y las formas de uno y otro son diferentes, muy diferentes.

en el segundo dibujo vemos una organización como se ve, redondita y azul, y a una persona como dice ser, para gustar a la organización en la que trabaja, que le proporciona el sustento, el desarrollo, buena parte de su reconocimiento (seguridades de todo tipo, higiénicas, de seguridad y pertenencia).

la persona, en este segundo caso, también es, qué curioso, redondita y azul.

os

un poco más pequeñita, no necesariamente mucho, el área de confluencia entre la organización y yo es muy grande.

en el tercer dibujo, vemos la organización como se ve, y la persona como se ve.

en este tercer dibujo no hay un ejercicio de adaptación de ningún tipo, por lo que la organización y la persona son como son.

hay áreas de la organización que la persona no cubre, y hay áreas de la persona que la organización no cubre, parece natural, ¿no?

opdesde ese área de confluencia, en el que yo soy yo, y también soy tú, podemos trabajar los dos desde la máxima comodidad, y lo que es mejor,  desde ese área de confluencia, represento perfectamente lo que tú quieres seguir siendo.

de esta forma, 1-2-3, si hacemos un ejercicio relacionado con los valores, al trabajar desde mis valores personales, cuando los he identificado, soy capaz de ser un embajador o una emisaria perfecta de los valores organizativos.

oppom   así lo vimos…

dentro del programa de las 3 copas, pasado – presente – futuro, creencias – pasiones – valores, explicamos algo, un poco, que tampoco sabemos tanto, de análisis transaccional, la teoría del P-A-n (PADRE ADULTO niño) y de nuestros comportamientos relacionales,

que incluyen relaciones desde el Padre crítico, la Madre protectora, el Adulto, y el niño, ya sea el niño natural o el adaptado (niño rebelde o niña sumisa), puedes cambiarle el género donde quieras

en el primer dibujo tenemos un ejemplo de niña rebelde

en el segundo un ejemplo de niño sumiso,

en el tercer dibujo tenemos un ejemplo de relación adulta, en la que yo (organización) me reconozco, en la que yo persona también me reconozco, y en el que juntas nos reconocemos, y actuamos en consecuencia, para nuestro bien común.

y observo cómo este ejercicio se relaciona con uno de los fundamentos de Reinventando las organizaciones, de Frederic Laloux, alineamos el propósito, dos años antes de leer este texto,

de la misma forma que los tres tiempos del pie, pasado – presente – futuro, creencias – pasiones y emociones – valores, tienen una estrecha correlación con las 3 aperturas necesarias según Otto Scharmer para vivir una vida plena,

Open Mind – Open Heart – Open Will,

y observo cómo integramos en nuestras propuestas y en nuestros talleres todo aquello en lo que de verdad creemos, un proceso natural, yo diría fundamental, porque si no nos lo creemos nosotras, ¿cómo nos vas a creer tú?

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe, creative commons, que articula nuestras propuestas, y que puedes descargar aquí.

Otto, Osho, esto y lo otro

estoy sentado en la piscina de la urba, de vuelta ya al trabajo, tras las vacaciones de agosto, y recibo una llamada de Pablo, mientras leo un libro que he estado a punto de dejar, así de duro me ha parecido en un momento inicial,

titulado “Tantra: la suprema comprensión”, de Osho, un libro que se convierte en el libro del verano, no cabe ninguna duda, casi es el único que he leído,

y charlo animadamente con Pablo, no sé si te ocurre, hay personas que te alegran con sólo escuchar su voz, un tono siempre positivo, agradable, ilusionante, y me cuenta de las curvas del verano,

una idea que compartimos, a veces creemos que la distancia más corta entre dos puntos es la linea recta, y queremos viajar rápido, casi queremos llegar a destino ya, antes de empezar el viaje,

pero la carretera tiene curvas, está en nosotros disfrutarlas o penar,

y en eso estamos compartiendo sus curvas toledanas y mis curvas vascas, preámbulo interesante para la puesta en común de las curvas comunes, y las actividades que podemos desarrollar este último cuatrimestre del año en torno a 7 emociones,

una serie de actividades que tal vez hacemos, o tal vez no,

hasta que cuelgo el teléfono y observo el párrafo del libro que me ocupa justo cuando Pablo contacta conmigo, un ejercicio que es muy interesante hacer, ¿en qué estaba yo cuando me he torcido el tobillo, esta persona me dice que sí, esta otra que no?,

qué me rodea y qué hay en mi interior,

y leo este párrafo,

Y cuando permaneces simplemente natural, sin rechazar ni aceptar; sin luchar ni rendirte; sin decir ni “sí” ni “no”; cuando dejas que las cosas sucedan, entonces, lo que tiene que suceder, sucede. No te ves obligado a escoger. Simplemente te das cuenta de lo que va sucediendo y no tratas de cambiar nada, no tratas de modificar nada. No estás preocupado por mejorarte. Permaneces tal como  eres,”

y sigo leyendo ese párrafo que tanto evoca la actitud en que observo en Pablo y en mí mismo en esta conversación que acabamos de tener, sin rechazar ni aceptar, sin luchar ni rendirte,

y pienso en las “causualidades” de esta vida, mientras revivo el gusto de charlar contigo, Pablo, otra vez.

   así lo vimos…

dos notas del libro, en las páginas 173 y 247 evocan los principios del journaling y del presencing, dos palabros que conozco de la teoría U de Otto Scharmer, ese marco para entender el mundo que integra oriente y occidente,

el mundo del desarrollo social y el mundo económico y de los negocios, un modelo que nace en el tecnológico de Massachusetts,

y que integra la triformación del ser, pensar – sentir – hacer congruentes,

open mind – open heart – open will 

dos notas, journaling y presencing, que cualquier día de estos dan pie a algún comentario en este espacio.

y voy conectando los contenidos de este libro, “el tantra: la comprensión suprema” con una de las 7 emociones de ese modelo de inteligencia emocional que hemos desarrollado, inspirado por la teoría U,

la memos visible de las 7 emociones, la comprensión, esa emoción que se viste de azul índigo, un color tan especial como la propia emoción que representa,

y entiendo por qué las 7 emociones integran el mundo material y la tierra (miedo – tristeza – rabia) con el desarrollo de las personas y de los grupos (el orgullo – la comprensión – la alegría), esto es, el mundo espiritual.

muchas gracias Otto, por la inspiración que la teoría U nos aporta, muchas gracias, Osho, por este paso adelante para profundizar en los secretos de la comprensión, un paseo para una vida, … o dos.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, un modelo de inteligencia emocional relacionado con el desarrollo de nuestra conciencia y nuestra responsabilidad personal, desde este link

 

 

 

 

¿por qué nos revolvemos en la oscuridad?

en la sesión 2 de 7 emociones tocamos el mundo superior del ser humano, y las emociones del orgullo humilde, de la comprensión y de la alegría, 3 emociones que tienen una energía superior que las que producen el miedo, la tristeza y la rabia,

una sesión en la que es normal observar cierto desasosiego entre las personas asistentes, qué curioso,

una sensación que podemos entender si nos acercamos al mundo de las paradojas, ya que en la primera sesión tratamos las 3 emociones más duras, el miedo – la tristeza – la rabia, y a las que estamos más acostumbrados,

luz focal del sol que se oscurece al entrar en contacto con el ser humano, en un tránsito natural, amarillo, naranja, rojo, así de fuerte es la luz, así de fuerte es la sombra que provocan,

sí, es curioso que nos encontremos más cómodos hablando y realizando dinámicas relacionadas con el mundo de la sombra, en la primera sesión, que lo que nos vamos a encontrar después,

con esa energía de la luz de infinito (qué forma más bonita de afrontar la oscuridad, a la que tanto tememos) que se aclara progresivamente en contacto con el ser humano, pasando del violeta al azul índigo y al azul claro,

así de grande es la oscuridad exterior, así de grande es el vacío interior que tenemos que afrontar, y a muchas de nosotras nos da miedo afrontar esa responsabilidad personal que tenemos sobre el desarrollo de nuestra conciencia,

al fin y al cabo es más sencillo ser parte de la manada que consume lo que le echan que llegar a planteamientos propios y a nuevos lugares personales, que algún día serán comunes,

sí, es curioso que nos encontremos más solos cuando abordamos energías superiores, más relacionadas con nuestro desarrollo personal y espiritual, y las claves que nos permiten construir nuevas sociedades,

desde una nueva comprensión y desde nuestra mejor intención.

   así lo vimos…

y relacionamos las 3 emociones superiores con dos de los 3 principios de “Reinventando las organizaciones, de Frederic Laloux, “Abrazamos la plenitud” y “Alineamos el propósito”,

plenitud y propósito, 2 palabras no frecuentes en un literatura de desarrollo organizacional, qué curioso, en una propuesta que seguiremos desgranando próximamente.

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, que puedes descargar desde este link

 

 

 

 

el mundo está en paz, y yo también

Ante los sucesos que están pasando, se nos pide que compartamos la idea de la maravillosa canción de John Lennon, Imagine, hasta que inundemos las redes sociales en todo el planeta y llegue a todos los rincones del mundo.

MOVIMIENTO “BEBA AGUA Y ALIMENTE LA PAZ”

¿Cómo funciona?

La idea básica de la Campaña Beba agua y alimente la PAZ” es hacer que cada uno de nosotros, en el momento de beber agua… cualquier  hora, pronuncie…o si prefieres mentaliza la frase o mantra…

EL MUNDO ESTÁ EN PAZ Y YO TAMBIÉN
Sin ningún esfuerzo, seremos millones de personas por hora, repitiendo o mentalizando la frase…

EL MUNDO ESTÁ EN PAZ Y YO TAMBIÉN!
Vamos a formar una corriente de elevada frecuencia vibratoria a favor de la PAZ. El poder de la intención positiva será multiplicado cada vez que alguien se adhiere al movimiento.

Según las tradiciones orientales, hoy respaldadas por la física cuántica, la repetición sistemática de pensamientos, músicas, palabras o mantras, crea medios propicios que facilitan la concreción de los objetivos mentalizados.

Compártelo con tus amigos y gracias por ayudar al Mundo a vivir en PAZ.
Namasté💜

 

así lo vimos…

recibo este texto en el móvil, y me parece buen momento para valorar si nos metemos en el juicio de los otros, en la crítica y en la desaprobación, o tal vez nos animamos en una corriente diferente,

un poco de música,

un poco de agua,

y un mucho de nuestra mejor intención.

ojo por ojo, y un día próximo todas estaremos ciegas, ¿no te parece interesante probar un camino diferente?

7 emociones, un modelo de inteligencia emocional inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, promueve el desarrollo del mundo espiritual de las personas y de los grupos,

hasta llegar a la alegría, el hacer conjunto, en el que traemos a este mundo lo nuevo, de forma colaborativa, desde una nueva comprensión.

las externalidades y la multiplicación de los peces

tras ayudarle a Silvia en su mudanza, un proceso en el que se pone muchas veces de manifiesto la de cosas inútiles que tenemos en nuestros armarios y en nuestros trasteros, y lo que nos cuesta librarnos de tantas cosas, convertidas en apegos,

surge una reflexión,

que me conecta con una idea que va tomando fuerza, somos la primera generación sobre este planeta que ha tenido demasiadas cosas, no sé si aprecias esta tendencia en tu casa, en especial si miras a tus hijos, si es que los tienes,

demasiados juguetes, demasiada electrónica, demasiado de todo, que acaba en aprecio a casi nada, qué más me da la última maravilla si basta con que vea la siguiente y mueva mi dedito y diga, “quiero eso”,

y en eso estoy que me llega, y leo con atención, el último post de Leonardo Boff,

y me quedo con la sensación de que tanto demasiado, tanto despilfarro, sobre todo en este primer mundo desmesurado, tiene un coste, que el mundo corporativo ha venido a llamar externalidad,

un impacto negativo que no implica nada en el balance de mis cuentas, es un perjuicio para otros, o para todos, que es una forma muy próxima al nadie, si somos conscientes de que los extremos se tocan,

externalidades que alguien, nadie y todos, va a acabar percibiendo, más tarde o más temprano.

    así lo vimos…

busco una imagen para acompañar este post en mi álbum, y pienso en esos dos peces, que se encuentran mirando cada uno en sentido contrario, en representación de la alteridad, el alter, el otro, la otra persona,

una imagen que conecto con el milagro de multiplicación de los panes y los peces, y me pregunto qué haremos cuando ya no nos queden peces que multiplicar, y sólo podamos multiplicar las externalidades.

La Tierra en números rojos: 

el ser humano, Satán de la Tierra 

El día 2 de agosto de 2017 sucedió un hecho preocupante para la humanidad y para cada ser humano individualmente. Fue el día anual de la “Sobrecarga de la Tierra” (Overshoot Day ). Es decir: fue el día en que gastamos todos los bienes y servicios naturales, básicos para sustentar la vida. Estábamos en verde y ahora entramos en números rojos, o sea, en un cheque sin fondos. Lo que gastemos de aquí en adelante será violentamente arrancado a la Tierra para atender las indispensables demandas humanas y, lo que es peor, para mantener el nivel de consumo perdulario de los países ricos.

A este hecho se le suele llamar “Huella Ecológica de la Tierra”. Mediante ella, se mide la cantidad de tierra fértil y de mar necesarios para generar los medios de vida indispensables como agua, granos, carnes, peces, fibras, madera, energía renovable y otros más. Disponemos de 12 mil millones de hectáreas de tierra fértil (selvas, pastos, cultivos) pero necesitaríamos en realidad 20 mil millones.

¿Cómo cubrir este déficit de 8 mil millones? Chupando más y más de la Tierra… ¿pero hasta cuándo? Estamos descapitalizando lentamente a la Madre Tierra. No sabemos cuándo llegará su colapso, pero, de continuar con el nivel de consumo y desperdicio de los países opulentos, vendrá, con consecuencias nefastas para todos.

Cuando hablamos de hectáreas de tierra, no pensamos solamente en el suelo, sino en todo lo que él nos permite producir, como por ejemplo, maderas para muebles, ropas de algodón, tinturas, principios activos naturales para la medicina, minerales y otros.

En promedio cada persona necesitaría para su supervivencia 1,7 hectárea de tierra. Casi la mitad de la humanidad (43%) está por debajo de este valor, como los países donde hace estragos el hambre: Eritrea con huella ecológica de 0,4 hectáreas, Bangladesh con 0,7, Brasil, por encima de la media mundial con 2,9. El 54% de la población mundial va mucho más allá de sus necesidades, como Estados Unidos con 8,2 hectáreas, Canadá 8,2, Luxemburgo 15,8, Italia 4,6 e India 1,2.

Esta Sobrecarga Ecológica es un préstamo que estamos tomando de las generaciones futuras para nuestro uso y disfrute actuales. Pero cuando les llegue el turno a ellas, ¿en qué condiciones van a satisfacer sus necesidades de alimento, agua, fibras, granos, carnes y madera? Podrían heredar un planeta depauperado.

Tememos que nuestros descendientes, mirando hacia atrás, acaben maldiciéndonos: “ustedes no pensaron en sus hijos, nietos y biznietos; no supieron ahorrar y desarrollar un consumo sobrio y frugal para que quedase algo bueno de la Tierra para nosotros, y no sólo para nosotros, también para todos los seres vivos, que necesitan aquello que nosotros apreciamos”. Esto nos trae a la memoria las palabras del indígena Seattle: «Si todos los animales se acabasen, el ser humano moriría de soledad de espíritu, porque todo lo que sucede a los animales, le sucederá también al ser humano, pues todo está interrelacionado».

Lo que predomina en el mundo es una perversa injusticia social, cruel y despiadada: el 15% de los que viven en las regiones opulentas del Norte del planeta dispone del 75% de los bienes y servicios naturales y del 40% de la tierra fértil. Algunos millones de personas, cual perros famélicos, deben esperar las migajas que caen de las bien servidas mesas de aquéllos.

En verdad la Sobrecarga de la Tierra es el resultado del tipo de economía dilapidadora de las “bondades de la naturaleza”, como dicen los andinos, deforestando, contaminando aguas y suelos, empobreciendo ecosistemas y erosionando la biodiversidad. Estos efectos son considerados “externalidades”, que no afectan al lucro y no entran en la contabilidad empresarial. Pero afectan la vida presente y futura.

El eco-economista Ladislau Dowbor de la Pontificia Universidad Católica de São Paulo, en su libro Democracia económica (Vozes 2008) resume el problema con palabras claras: «Parece bastante absurdo, pero lo esencial de la teoría económica con la cual trabajamos no considera la descapitalización del planeta. En la práctica, en economía doméstica, sería como si sobreviviésemos vendiendo los muebles, la plata de la casa… y creyésemos que con ese ingreso podríamos seguir viviendo con normalidad, y que estaríamos administrando bien nuestra casa. Estamos destruyendo el suelo, el agua, la vida en los mares, la cobertura vegetal, las reservas de petróleo, la capa de ozono, el propio clima, pero lo que contabilizamos es sólo la tasa de crecimiento» (p. 123).

Ésta es la lógica vigente de la actual economía de mercado neoliberal, irracional y suicida. De modo radical yo diría: el ser humano se está revelando como el Satán de la Tierra y no su ángel de la guarda.

Puedes acceder al blog de Koinomía en este link

y me acuerdo de la economía del bien común, ese movimiento que encabeza Christian Felber, y que es tan interesante, porque incluye en el balance aspectos qué sí que nos importan cuando tenemos cuenta al otro, al alter,

y el bien común de nuestra casa compartida, una casa de la que no nos vamos a poder mudar.

Si tú también piensas que una nueva conciencia es necesaria sobre la tierra, te animamos a leer 7 emociones, un modelo de inteligencia emocional, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe,

que nos prepara para la acción colectiva, desde una nueva comprensión.

lo que sí aporta la comunidad LTBG en nuestra familia

ayer es el cumpleaños de Karmele, amiga de infancia, que me devuelve la llamada un cuarto de hora antes de cerrar el día, llevo una hora en la cama y me despierta el móvil, qué duro es el síndrome cenicienta algunos días,

que está como unas castañuelas, un pilón de amigos y conocidas le han felicitado el cumple, ¿habrán llegado a 200 personas?, y vamos haciendo repaso de nuestras vidas, trabajo, parejas, hijos, presencias y ausencias,

y me cuenta que Jonan, su hijo, un chaval majísimo, sensible, cariñoso, un amor de chaval, ya tiene pareja, Erik, hace una pausa Karmele, para ver si he escuchado bien, Erik, no Erika, y me cuenta lo que le ha costado aceptarlo,

sí, seguramente no me lo imagino,

y me marcho de vuelta a la cama, y me despierto con esa pregunta, ¿qué aporta la comunidad LTBG a nuestra sociedad?, y más concretamente, ¿qué aporta la comunidad LTBG en nuestra casa?,

porque es diferente cuando algo le ocurre a mi vecina, a mi mejor amiga, o cuando algo ocurre en mi propia casa, y me ocurre a mí en estricta primera persona, y me acuerdo de aquellos tiempos en los que yo era un chaval,

y en mi pueblo, Algorta, sólo había un hombre negro, y Francia era un país lejano, al que mis padres cruzaban para ver una película o comprar achicoria en Carrefour cada cuatro años, tan cerca, a escasos 150 kilómetros, y tan lejos,

aquel mundo en el que yo viajo al extranjero por primera vez con 23 años,

y observo el mundo en el que hoy viven mis hijos, que ya son modelos híbridos, mezcla de español y mexicana, un mundo mucho más mezcladito, más diverso, y espero que también más sensible, un mundo más consciente,

tal vez es ésa la gran aportación de todo lo que viene, una nueva consciencia, y una nueva sensibilidad, que se expresa cada vez más libremente, también en el terreno más íntimo, en nuestra sexualidad.

   así lo vimos…

abro el correo con la pregunta de si toca escribir de esto o toca escribir de otra cosa, y la meditación que remite diariamente la fundación Ananta me responde que sí, que es buen momento de hablar de este mundo sensible…

“La vida te requiere realmente sensible, es decir vulnerable, humilde, tolerante y flexible. Así tendrás un buen carácter, una gran sensibilidad para dar la nota que viniste a dar y acompañarte de otros instrumentos para que, entre todos, pueda resonar la sinfonía de la humanidad”.

Jorge Carvajal, “Amor, Vida y Medicina” (1995) p. 40, Anahata Ediciones, 2008. Imagen: Parque Natural de Redes, Asturias, 6 julio 2017 (cortesía de Violeta Arribas)

y pienso en este mundo de mayorías y minorías, es curioso, siento que, en contra de lo que nos cuentan y nos han inculcado, el mundo no lo mueven las mayorías, lo mueven las minorías con poder,

hasta que las mayorías consiguen la representatividad necesaria,

y siento que estos procesos, en los que lo nuevo se abre paso, poco a poco, dejar ir para dejar venir, van instaurándose progresivamente, cogiendo fuerza, haciéndose grandes, ayer perseguidos, y hoy orgullosos, ése es el camino,

hasta que son capaces de traer lo nuevo a la comunidad, ése es el verdadero sentido de la alegría, el hacer comunitario, desde una nueva comprensión, desde una sensibilidad nueva, más eco-sistémica,

desde una conciencia más integradora,

y seguramente más integral.

7 emociones es un modelo de inteligencia emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, en el que explicamos las 3 emociones de tierra, y las 3 emociones del desarrollo de las personas y de los grupos,

convertidos en comunidad, con la ayuda del arco iris, un puente entre el cielo y la tierra, expresión del baile entre la claridad y la oscuridad, con el Ser humano como observador, un puente re-descubierto por la comunidad LTBG.