tú qué eliges, ¿placer o alegría?

Idoia me remite esta imagen, quién sabe por qué se ha acordado de 7 emociones, y algo le ha conectado estas palabras con la alegría, que si bien no es lo mismo que la felicidad ahí le va, algo tiene de relación,

y leo la diferencia entre la felicidad y el placer, y entiendo por qué está tan sobrevalorado el placer, y hay tanta gente en la búsqueda de la felicidad, esa sensación mucho más de fondo,

mucho más duradera, menos adictiva, en el mejor sentido de la palabra, que incita a que demos lo mejor de nosotras mismas sin una gratificación de vuelta, sin una contra-prestación, es el fundamento de las personas voluntarias,

de la colaboración y de ese liderazgo raro, el liderazgo colaborativo, que no compite, que no quiere más, de hecho en el mundo espiritual dar es recibir, y hay un momento que en el mundo material tampoco hace falta más,

porque sólo podemos estar sentados en una silla o en un sofá, calzar unos zapatos, llevar un pantalón, conducir un coche, y comer con un cuchillo y un tenedor, hay muchas cosas que están de más también en nuestro mundo material,

me siento bien y es suficiente, qué bonitas palabras, ¿se puede pedir más?

 

   así lo vimos…

observo la definición de felicidad en la imagen superior, incita a dar, normalmente se comparte, y la asocio, no puedo evitarlo, con la séptima emoción del modelo 7 emociones, con la alegría.

la alegría es la tercera de las 3 puertas del desarrollo personal y del desarrollo de los grupos y equipos sanos, 3 puertas que se encadenan desde el orgullo sano (yo soy la pera limonera), que se abre a una nueva comprensión (y tú también),

estamos en el tránsito del ego al ECO, del yo chiquitín al NOSOTRAS grande, que se pregunta qué podemos hacer con todo esto que tenemos entre manos, porque está claro que algo podemos hacer juntas.

si tienes un rato, corto, pero rato, te animamos a entrar por las 3 puertas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

Anuncios

rendi2 a la magia de la vida

en esta semana rara en la que el mundo de la colaboración se abre,

no has más que atender las dos últimas conversaciones este sábado, de vuelta desde Huesca a Madrid, en dos tramos, Huesca – Zaragoza, con Juan, y Zaragoza – Madrid, con Pablo,

o los dos encuentros del domingo, a la mañana con Rocío, conocida de Silvia con la que quedamos supuestamente a comprar ropa, y a la tarde con Enyina, en una reunión entre 3 iguales diferentes que es tan difícil de mantener,

recuerdo este extraño suceso que ocurre del martes al miércoles, en Zaragoza, cuando dejo el coche y me acerco a una juguetería, y mi mirada se clava en un personaje de las películas de Disney,

el mismo personaje en el que se va a clavar mi mirada inconsciente, de vuelta a recoger el coche, camino de Huesca y del Pirineo, en otra tienda de chuches, muy cercana a la anterior, con una disposición de muñecos totalmente diferente,

no es extraño que decida incorporar esta imagen a mi colección de objetos de poder, se trata de Aladino, el chaval de la lámpara maravillosa, ya sabes, sólo tienes que frotar para tener 3 deseos,

mucho cuidado, el genio de la lámpara anda suelto.

   así lo vimos…

en las conversaciones con Juan, Pablo y Rocío queda patente la capacidad creativa y creadora del ser humano, capacidad que da un paso adelante en la reunión con Enyina, en la que sigo vislumbrando un taller de abundancia en colaboración,

lo que él trae, que es precioso, conjuntamente con 7 emociones y el 3ple camino, ese camino de sanación consciente, en el que el adulto, la madre protectora, y nuestro niño natural se hacen presentes en nuestra vida, cada día más,

más prósperos, más abundantes, más compartidos, es la magia de la colaboración, es la magia del liderazgo colaborativo, es la magia de abundancia, que hemos documentado en nuestra web, y que compartimos contigo,

en este universo bueno, bonito y abundante en el que hemos decidido vivir y desarrollarnos.

la reunión con Enyina nos lleva de vuelta a la puerta del colegio Ártica, qué curioso que el navegador nos lleve al número 62 de la calle la peseta, en vez de al 92, qué extraña y preciosa es esta vida,

que te ayuda a re-cordar lo que está en paso y puede serte de utilidad, sí, voy a hacer un nuevo intento de re-contactar con el colegio Ártica, ese colegio que tan buena impresión me dejó en la primera reunión.

el violeta de chaquetilla de Aladino es el color que simboliza el violeta, el color más energético que el ojo del ser humano puede percibir, es el color de la colaboración, de dos personas, 3 personas, un grupo, que van a traer al mundo lo nuevo,

la mejor opción posible, desde el hacer conjunto, con la ayuda de Aladino, y del genio de la lámpara, desde nuestra mejor intención, abierta a las posibilidades y al infinito, claro que sí.

en el mundo infinito en el que vivimos uno de los 3 deseos que le podemos proponer al genio, para eso es un genio generoso como infinito es el mundo en el que vivimos, es que abra la lista de deseos a n-mil, 7, 7000, 70.000, da lo mismo,

y si piensas que es avaricia no has entendido del todo la ley de la abundancia, esa ley que te permite seguir creando posibilidades, opciones y realidades en tu vida y a tu alrededor, sólo tienes que pararte un poquito y observar, ¿acaso no lo ves?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

la valla que guarda las vides

en este ejercicio de turismo rural que Bernardo me propone para estos dos días de vacaciones en el pirineo tenemos una experiencia nueva en el camino, Raúl, cuánto tiempo, tienes razón, no son años, son décadas,

compañero y amigo de Bernardo, cariño mío, reclama nuestra ayuda para cercar un terreno de 2 hectáreas y media, casi 3, en el que va a plantar vides, de hecho ya están plantadas, y quiere protegerlas de corzos y jabalíes,

y el primer paso, antes de tender la malla, es clavar una relación de 210 postes de hierro coarrugado, con la ayuda de un compresor, un taladro, una maceta y un mazo, trabajo físico no exento de una aproximación intelectual sana,

porque no es lo mismo arrastrar el compresor por el campo, parece lo más sencillo, pero las ruedas no están preparadas para los matorrales y las piedras, así es el primer tramo, en el que casi nos deslomamos,

que tirar cable desde el compresor, que vamos moviendo con la ayuda de la Suzuki, con 5 puntos y un cable largo vamos a hacer todo el perímetro, de la misma forma que no es lo mismo atacar los palos con o sin taburete,

con la maceta o con el mazo,

y va avanzando la mañana, y probamos el descanso de media mañana, y la pausa de la comida, y entramos en la tarde, en esta jornada que se convierte en comunión con el campo y la naturaleza,

qué bonita huerta has preparado, Raúl, cuando me acerque al campo voy a preguntarte un buen porrón de cosas, seguro que tienes muchas más cosas que explicarme que las que me has mostrado hoy,

en comunión con dos personas tan bonitas, con las que vuelvo a experimentar uno de los fundamentos del liderazgo colaborativo, aquí hay 3 personas a las que les gusta mandar más que a un tonto una tiza,

y vamos mandando y haciendo juntos, ahora Bernardo, ahora Raúl, ahora Mikel, y vamos ayudándonos, al final alguien sujeta la estaca, alguien mueve el taburete, lo nivela y lo sujeta, y alguien atiza con el mazo,

en turnos naturales que respetan las energías de cada quien, y siento que lo que hoy hemos hecho 3 personas en un día no habría sido posible para una persona sola en una semana de trabajo,

ésa es la magia del trabajo en colaboración, qué bueno volverlo a sentir, con la ayuda de mis amigos, que convierten estas vacaciones, y este tiempo de descanso en una experiencia religiosa, casi mística.

   así lo vimos…

de la dualidad que vivimos ayer Bernardo y yo, discusiones incluidas, pasamos ayer a la trinidad, y observo el papel de cada quién, Raúl tan cerca del cuidado, la madre, Bernardo siempre tan sensato, el adulto,

y yo siempre tan tontorrón, tan juguetón, tan dispuesto jugar otro rato más con el balón, que hoy se ha convertido en mazo, el niño natural al aire, sí, hoy también es un ejemplo de ese trío que nos ayuda a sanar nuestra vida,

la madre protectora, el ser adulto y el niño presentes, lo que venimos a llamar el 3ple camino.

por la noche salgo a pasear con Teresa y Bernardo, y nos vamos a tomar un algo juntos, qué gusto cambiar las costumbres, Teresa, y me llevan a la taberna de Edgar Allan Poe,

donde, no puedo evitarlo, introduzco en la conversación los fundamentos de la abundancia en nuestra vida, ese regalo que crece según lo compartimos aquí y allá, ya está decidido, mañana nos juntamos con Vicky,

hermana menor y representante de Bernardo, ahí el trío cambiará, Vicky, Bernardo y Mikel, y observando, veo unos ojos que nos miran, y en el medio 3 bicis, que pueden representar la personalidad de los transeúntes,

la de Bernardo, la de Teresa, la de Mikel, y me encanta este ejercicio en el que se está convirtiendo la vida, el ejercicio de pensar y hacer sintiendo, la emoción de nuevo presente, y de mirar mirando.

en el código de 7 emociones el violeta es el color de la alegría, una energía que nos lleva al hacer conjunto, desde la comprensión de la cosa, desde el yo soy, sano, aquí está un poco menos presente el ego,

un hacer conjunto que se anuncia en el color de la chaqueta que me acabo de comprar en Jaca, y que llevo a la excursión, y que también vive en las flores del huerto de Raúl, no es extraño en este sitio en el que también disfrutamos de otros colores,

porque sólo se llega al violeta cuando hemos hecho todo el viaje, que empieza por el rojo, rojo – naranja – amarillo, porque en su día simplemente empezamos a gestionar bien la energía del miedo, el que guarda las viñas, sí.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

y al de 3 días, 3 semanas, 3 meses, 3 años … resucitó

terminan estas fechas tan interesantes todos los años en los que la mayoría de las personas simplemente toman vacaciones, no es poca cosa, otra buena parte conectan de una otra forma con la pasión y la muerte de Jesucristo,

y otras pocas personas conectan con la resurrección, déjame que sea malo en este punto, muy poquitas personas conectan con el proceso de re-surrección, y déjame que ahonde en la llaga, muy poquitas miran qué quiere resucitar,

o emerger, en su vida,

ejercicio al que me voy a dedicar hoy, que no sé cómo se llama a efectos litúrgicos pero yo denominaría lunes de resurrección, un ejercicio que permite ligar aspectos de nuestro desarrollo profesional y personal,

y para hacer este ejercicio voy a tirar de mi último paseo por el rastro, ayer mismo, en una mañanita de luz preciosa en Madrid, en la que voy a pasar por el Corte Inglés de Callao, en donde ya tienen 7 películas que he encargado hace más de un mes,

entre las que se cuentan la Cabaña, la leyenda de Bagger Vance, y Bichos, toma, me acabo de dar cuenta de que me he dejado mi mochila en el tren de cercanías, ilusionado como estaba con mis juguetes nuevos, que compro en el rastro,

a ver si tengo suerte y me he dejado la mochila en el coche, en el camino del tren a casa,

tres películas que vamos a incorporar en los talleres de facilitadores de 7 emociones / 3 visiones / las 3 escuchas / el 3ple camino de desarrollo, ufff, qué título más largo, para la primera línea de lo que quiere emerger,

conversaciones con sentido, que nos ayudan a profundizar en nuestros valores, en la escucha, en la percepción del otro y en la percepción de mí misma, porque poco vamos a percibir fuera si no contacto conmigo misma, y con aquí dentro,

películas a las que se van a sumar, en el paseo por el rastro, en la visita a la librería “el olor de la lluvia” la compra de un libro (4 veces, casi me animo y compro el quinto), un libro que voy a regalar a unas pocas personas,

a Silvia, a Txema, a Pablo, a Miren, sí seguramente tenga que comprar más,

un libro, las 7 fases de desarrollo en personas y organizaciones, de Margarette van den Brink, un librazo, que está en las bases de varios de nuestros programas, un libro en el que se explica con claridad 3 evoluciones necesarias,

la evolución personal para empezar, porque no hay nada posterior si no hay una evolución en la conciencia personal, la evolución del grupo pequeño, en segunda instancia, como germen de una contaminación positiva,

porque nuestro objetivo en contagiar a toda la organización, y a toda la comunidad, personas radiantes, primera paso, pequeños grupos radiantes, segundo paso, para el desarrollo de comunidades radiantes, tercero,

este es el especial para qué de nuestros programas, Miren, un hilo conductor que nos lleva a otra resurección, la resurrección del cuentacuentos, organizaciones que encuentran y cuentan cuentos,

y ya puestos a comprar compro también 4 cajas de ceras Stockmar, un regalo que me piden varias personas al terminar el proceso de 7 emociones en calidad Pascual, a ver si te las llevo el próximo día que nos juntemos, Joseba,

y observo cómo poco a poco resucita el color en mi vida, y en las vidas de varias personas que me rodean, Silvia, Maitane, Paula, a ver si consido lo mismo con Gorka, que de pequeñito hacía comics del conejo tronker,

y ya de camino de vuelta a casa, me encuentro con dos motivo marinos a los que no me puedo resistir, un reloj de arena morada, de 3 minutos de duración, como deberían ser las presentaciones de mi libro en el futuro emerge, el resto es palabrería,

y una trainera violeta, un símbolo de la tierra de mis padres, de un tiempo remoto en el que los hombres cazaban ballenas con arpón desde frágiles embarcaciones, cómo ha cambiado el mundo desde entonces,

una trainera que simboliza la capacidad que tenemos como especie de remar juntas en la dirección buena, ayer camino del puerto para vender nuestras capturas, hoy camino de esa sociedad con base en valores, que queremos promover,

dando luz y conectando proyectos y personas preciosas, porque lo que viene no lo van a hacer los aparatos, ni la tecnología, ni los devices, sino las personas, y queremos seguir indagando en las claves de la sostenibilidad de las relaciones humanas.

 así lo vimos…

en el Corte Inglés estoy a punto de comprarme un ordenador precioso, súper slim, rebajado de 1200 €uros a 800, a pagar cómodamente en 12 plazos, tras consultar en atención al cliente de que soy socio del club, y renovar mi tarjeta,

un ordenador que no pesa, para los viajes, que tiene memoria de última generación, más rápida, que tiene una batería eterna, una auténtica virguería, un juguete precioso, ante el que me hago una pregunta,

Mikel, ¿lo necesitas?, ¿es esto lo que quieres?,

una pregunta a la que si soy sincero voy a responder que no, porque cada vez quiero mirar menos a las pantallas y hablar más con las personas, escucharlas, hacerme presente, ver pelis y hacer cine-fórums, juntarme y hacer senderismo,

todas esas tonterías que dan sentido a la vida, cuando lo humano se despliega, las sonrisas, la complicidad, los colores y la plastilina, en contacto con los animales, con las plantas y con la tierra.

cerrando el proceso de re-surrección, observo que estos 3 últimos días ha emergido una idea, la de hacer co-housing cuando sea mayor con un grupo de amigos, en vez de morirme solo en una residencia de ancianos,

en las útlimas 3 semanas ha emergido coaching de olas y viento, un programa para llevar las 3 escuchas y el 3ple camino a equipos directivos en organizaciones grandes con las que estamos en relación,

y que integramos en nuestra web bajo el título “coaching en la naturaleza”, para que el que lo tiene que comprar lo entienda, parte fundamental en un proceso de presentación y de venta,

en los últimos 3 meses han emergido el futuro emerge, en especial el grupo de ZZA como posibilidad de completar el 3, las 3 escuchas y el 3ple camino, así como la app escuchar es amar,

un proyecto colaborativo que ya cuenta con el mínimo en goteo, gracias a un grupo de 9 personas y organizaciones amigas, así como organizaciones que encuentran cuentos, un programa que nos ha esperado, dormido, estos 3 últimos años,

relativamente dormido, si entendemos que es el proyecto que alimenta este blog, y esta peculiar forma de comunicar con el mundo, día a día, desde las historias tontas y las “causualidades” del camino,

no está nada mal este proceso de resurrección.

y observo cómo hay cosas que emergen en 3 días, otras en 3 semanas, otras en 3 meses, y otras en 3 años, cada cual a su ritmo, relacionado con su naturaleza, tan partircular, como su momento, no está mal esto de observar,

no está mal esto de saber esperar.

en el cógido de las 7 emociones el violeta es la energía de la alegría, el hacer conjunto, y el púrpura, que no explicamos, es un color que surge al mezclar el violeta y el rojo, un color que surge cuando re-conectamos el mundo del ser con el del hacer,

lo espiritual con la materia, un color precioso cuando entendemos las espirales de la re-surrección.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace

 

 

¿quién riega las flores silvestres?

observo en el parque natural de Cabo de Gata – Níjar cómo hay decenas, yo diría que hasta varias centenas de flores, silvestres, que florecen por aquí y allá, es más, tal vez hay hasta miles,

y ya de vuelta a casa, las vacaciones están acabadas, que no el sueño, observo las plantas del dinero, que tan celosamente cuido, a veces no tanto, hay que reconocerlo, y que crecen a mi izquierda,

ese espacio que reservo para el naranja y el verde, cuando me doy cuenta que a mi derecha están el rojo y el azul, que acaba de tomar su lugar, por medio de esta taza que acabo de traer del parque, azul clarito, como el orgullo humilde,

pero no me voy a despistar, que hoy toca de plantas, y me pregunto una tontería relacionada con este mundo tan escandalosamente bonito, bueno y abundante en el que vivimos, una pregunta que sirve en semana santa,

pero que nos podemos hacer en todas las semanas restantes, que no son santas, pero sí mágicas, porque la magia abunda a nuestro alrededor, y lo que es más importante, en nuestro interior,

¿quién regará las flores silvestres?

   así lo vimos…

en el proceso se salir del parque se nos ha hecho tarde, por lo que vamos a actuar más despacio si cabe, después de pasear con Renata al acantilado del playazo por un sendero no turístico, a ver si un día de estos hablamos de las excursiones,

y de comer en su casa, cuando nuestra intención era estrenar ese bar que acaban de abrir dos amigos en la plaza de Rodalquilar, una vez más la realidad supera la ficción, y lo espontáneo es mucho mejor que lo planeado,

subimos con Renata a un promontorio desde el que nos comparte el sueño de su vida, un cortijo en zona especialmente protegida, no se puede cambiar ni una coma, y tiene que ser utilizado para un bien social / comunitario,

que quiere re-habilitar, volver a la vida, como su propio nombre indica, Re-nata, vuelta a nacer, porque hay personas que en su nombre tienen también su destino, qué envidia me dan, yo me lo tengo que buscar,

a no ser que del mío, Mikel, saque el fundamento, IKE, ¿i ke hacemos hoy aquí?, creo que yo estoy aquí para hacer preguntas tontas, donde otras personas viven de respuestas caducas que no les ayudan en la vida que quieren vivir,

al hilo, Mikel, al hilo,

y en ese proceso de acompañarle camino arriba, nos encontramos con el círculo, esa figura geométrica que tan bien representa la igualdad, y con un sinfín de flores minúsculas, de color violeta, que pueblan el camino,

y que nos afanamos en evitar, sería una pena apachurrarlas, no las cuento, pero debe haber más de 13, aquí y allá, unas flores que no hemos visto en ningún otro sitio del parque, y que recibo como una causualidad,

porque lo que Renata nos ofrece una posibilidad, la de colaborar con ella en la re-habilitación de este espacio, un puente entre el cielo y la tierra, el azul y el verde, no se puede ver más claro que en esta primavera frondosa,

y tal vez entendemos el sentido de tanta florecilla violeta en el camino, porque en 7 emociones el violeta, pasadas las puertas del azul claro (el orgullo humilde que separa el ego del yo soy) y del índigo (la comprensión que separa el yo soy del yo soy tú),

viene el violeta, siempre en forma de pregunta que nos mueve a la acción, ¿i ke hacemos con esto?, porque el violeta tiene todo el sentido de la acción conjunta desde la conciencia, desde el ser empoderado,

desde el yo soy que se junta con otro ser radiente, otro yo soy con el que va a formar una nueva comunidad, común unidad, común propósito, qué bonito cuando lo vemos, y cuando nos ofrecemos a lo que está por venir,

con nuestra colaboración voluntaria, de eso se trata, va a ser que sí.

por cierto, la emoción del violeta es la alegría, una emoción que está presente en estos 5 días de viaje, a veces no hace falta más tiempo para un encuentro glorioso con el yo soy, con el otro, con el camino,

un camino que dis-frutamos de ida, dis-frutamos de vuelta, dis-frutamos durante, que y as parte de nuestra vida, y de el álbum de los momentos maravillosos que guardamos en nuestro corazón.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría del color de Goethe y por teoría U de Otto Scharmer que compartimos desde este enlace.

una extraña sensación de conexión

salimos de casa con prisa, tal vez vamos un poco tarde, al encuentro de Paula, a celebrar su 20 cumpleaños como hija, que lleva aparejada una segunda celebración, siempre más oculta,

son ya 20 años de Silvia como madre,

y nos encontramos en el descansillo de la casa, enfente de nuestra puerta, una escalera que comunica, por medio de una claraboya, abierta, con el tejado del edificio, qué curioso, nunca me había pasado antes, 5 años viviendo ya aquí,

y ni niño natural no lo puede evitar, ¿cómo se verá mi casa y el entorno desde el tejado?, y se sube por la escalera, y saca una foto hacia adelante, lo que estoy viendo ahí delante es el norte, el indómito norte,

ese territorio indómito en el que seguimos manteniendo las reuniones de el futuro emerge,

y una foto hacia abajo, y tengo una nueva visión de ese piso, el tercero, en el que habitamos, como lo debe ver alguien que está por encima de todas nosotras, vecinas del tercero, del segundo, del primero, de la planta baja,

y me sonrío, en este mundo tan bonito, y abierto a la conexión, los regalos que le vamos a hacer a Paula son preciosos, ya sólo depende de ella si los utiliza o prefiere tomar cualquier otra opción.

   así lo vimos…

a esta foto que no me gusta especialmente, y que una vez montada me recuerda en algo una cruz, ¿tal vez le van a crucificar a alguien hoy?, le va a tocar, cómo no, el color morado,

que es la alegría, el color que representa el hacer juntas, en un movimiento que nada tiene de revolución, y mucho de evolución de las cosas, que están mejorando, pero pueden estar aún mejor,

desde una nueva conciencia, y desde nuestra mejor intención.

7 emociones es un modelo creative commons de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

injusto no, lo siguiente

leo un artículo de opinión en el correo mientras mis amigos juegan al mus, hoy hemos organizado un mus a 5, atraído por esta imagen del círculo, no lo puedo evitar, me encantan los triángulos y los círculos,

un artículo en el que habla de lo apropiado de un discurso evidente, lo que pasó con el terrorismo en el País Vasco fue injusto, hecho no suficientemente reconocido por la izquierda abertzale vasca,

y pienso que, lo contemos como lo contemos, no fue injusto, fue lo siguiente, fue una auténtica barbaridad, y es más, no fue algo que pasó por ahí, fue algo que en buena medida nosotras propiciamos,

la izquierda abertzale vasca y la derecha abertzale vasca, sí, el lehendakari debería haber dicho fuimos injustos, porque no es algo que ocurrió sin más, yo pasaba por ahí, y no me enteré de nada,

porque probablemente aita, y ama también, formaron parte de ese nutrido grupo de personas que pensaron un día que “algo habrán hecho”, enseñando esa forma torcida y torticera de pensar a sus hijas,

creando una densa sombra sobre la figura de las personas que sufrieron el terror en sus carnes, y sobre sus familiares, “algo habrán hecho”, qué frase más dura, que resuena en mi interior inconsciente, yo también lo pensé un día,

y me da pena que haya una parte contratante que a día de hoy no quiera ni siquiera reconocer lo obvio, la injusticia que cometimos sobre la otra parte, de la misma forma que nos quejamos de la injusticia que sobre nosotras se cometió.

   así lo vimos…

la rabia es la emoción que toca ante la injusticia, de color amarillo, como la bilis, porque la rabia toca cuando hablamos de restablecer la justicia, pero la rabia no es una emoción de destino, sino de paso,

algún día contactaremos con el orgullo bueno, humilde, que nos permite enunciar ese yo soy, estación de tránsito hacia la comprensión, yo soy tú, y hacia el violeta, con el que somos capaces de traer lo nuevo, juntas, tú y yo,

en un paseo que nos lleva de la revolución, con erre, a la evolución.

entender los fundamentos del mal trato es un paso previo para entender la evolución de nuestras vidas al buen trato, y es parte integrante de los fundamentos que compartimos desde 7 emociones,

con la magia del tres, con las 3 visiones, la diurna, la nocturna, y los cambios de visión, con las 3 escuchas, y con los 3 caminos de salvación y sanación, 3 caminos que convergen en 1,

porque en última instancia todo lo que vive fuera también mora en mi interior.

el púrpura acoge hoy la imagen del círculo, un color que se crea cuando ponemos cerca el violeta (al acción conjunta desde la comprensión) con la energía del miedo, y el terror es la expresión máxima del miedo,

tal vez por eso el círculo está todavía patas arriba,

un color que habla bien clarito de dónde estuvimos y dónde estamos, tenemos que reconocer cuán injustas fuimos para poder dar un paso más en esta evolución necesaria, en este ejercicio de sanación.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

una marea negra y violeta surca Bilbao

me acerco a Begoña con la intención de reunirme con Merkat, director de Begoñazpi, pero todo parece indicar que no va a poder ser, en este día dedicado a la mujer, en su lugar me va a recibir Leire,

y salgo con una sonrisa en la cara, tras haber jugado otra vez con el juego de ceras, y tras ver qué fácil es realizar una presentación en 3 folios, sin powerpoint, y lo bonito que es ver cómo surge una realidad en colaboración de la nada,

y con esa misma sonrisa, el niño a flor de piel, para algo he empezado el día en un cole, me doy un paseo sin prisa, la madre presente, que me arropa y me cuida, y me da todo su cariño para que yo también me trate bien,

me voy encontrando con la conversación con Montse, que “causualidades” del destino ha hecho un contacto con una comunidad de agilistas (especializadas en metodologías agile) con los que vamos a contactar en el futuro emerge MAD,

con la conversación de Silvia, que llena de cariño la mañanita, con la basílica de Begoña, ¿hay mejor sitio para reconocer a la madre en Bilbao?, y con un mogollón de mujeres, una auténtica marea negra y violeta,

que se despliega a mi alrededor, en la plaza de Miguel Unamuno en el casco viejo, por las 7 calles, parece que disminuye cuando paso el puente del ayuntamiento y me dirijo por la ribera de la ría hacia el Guggenheim,

y que vuelve a crecer según me acerco a la plaza elíptica, que se diferencia por su forma de la circular, y de la de Miguel Unamuno, que es más bien cuadrada, y también se diferencia porque está en el centro financiero de Bilbao,

y disfruto de esta marea negra y violeta, que no violenta, de camino a la alhóndiga, donde voy a recabar información para solicitar un espacio gratuito para la celebración de el futuro emerge en Bilbao, en el atrio de las columnas,

en el Azkuna Zentroa, ¿quién será este tal Azkuna?,

si me oye mi madre me mata, Iñaki Azkuna, el alcalde que remodela Bilbao y la convierte en una ciudad post-industrial, en la que empieza a florecer la diversidad, y en la que el tradicional matriarcado vasco empieza a dar síntomas de otra cosa,

al compás del negro (re-convertido en luz de infinito) y del violeta, ese color tan especial, que en el código de 7 emociones tiene TODO que ver con la alegría de traer entre todas nuevas formas de hacer juntas y de colaborar,

creo que de eso se trata este día, el día de la mujer, en el que tantas y tantas personas, mujeres y hombres, claman por una nueva energía, una nueva forma de entender a las personas, una nueva forma de relacionarnos,

mucho más humana, mucho más respetuosa, desde el respeto a la diversidad, a las diferencias que todas portamos dentro, como estas 43 columnas, todas diferentes y todas iguales, ¿no sirven todas al mismo fin?,

y me vuelvo a meter, ya con Pablo, que me ha convocado en la Alhóndiga, hoy teníamos que pasar por aquí, por el centro de Iñaki, este centro en el que se juntan lo viejo y lo nuevo, qué buen sitio para el futuro emerge,

no hay más que ver cómo se integra lo nuevo desde la base y en su interior,

y tras hacer una visita a la sala del Miguel Unamuno, en la que vamos a presentar las 3 escuchas en el cole el día 23 de marzo, gracias, Iñaki, por la flexibilidad y el tour, qué bonita bilbioteca y qué paraninfo más espectacular,

para volvernos a meter, como decía, en este caso cruzar, esta marea negra y violeta, a la altura de la diputación, una jornada de 7 emociones nos espera en Mutualia, con los cambios de visión, tras pasar por la visión diurna y la visión nocturna,

una reunión en la que vamos a hablar un poco de los retos que nos plantea un tema tan complejo como es el de las relaciones entre el hombre y la mujer, tan iguales y tan diferentes, desde la biología al transgeneracional,

una conversación apasionante, que a buen seguro, continuará.

 así lo vimos…

43 columnas nos sirven para poner un contrapunto diverso a un tema que a veces enfocamos desde la bipolaridad, algo más rico está emergiendo y sería precioso ser parte viva de esta conversación,

y unas pocas fotos abren una carpeta nueva en pinterest, una carpeta que habla de un mundo violeta, qué curioso que en Mutualia leamos hoy una historia de un mundo amarillo, de Albert Espinosa,

7 consejos para vivir mejor, 7 consejos que empiezan con uno, aprender a decir NO, mientras me pregunto si el día de hoy estamos hablando de una Revolución o de una Evolución.

el violeta es la energía de traer juntas al mundo lo nuevo, de la misma forma que el amarillo representa la ira y la revolución en respuesta a la injusticia, el violeta representa la evolución hacia lo nuevo,

con nuestra colaboración necesaria, porque el futuro emerge desde nuestra mejor intención, y con nuestra presencia prendida, no puede ser de otra forma.

recontacto con el logo de “el futuro emerge”, un logo en el que la e va emergiendo, del azul claro, el orgullo humilde, la fuerza del Yo soy, al azul índigo, la comprensión, o esa energía por la que yo también soy TÚ, para llegar a la tercera e, ya de color violeta,

un color que nos interpela qué vamos a ser capaces de HACER JUNTAS.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría del color de Goethe y la teoría U de Otto Scharmer que compartimos desde este enlace.

 

 

tienes en los ojos girasoles (en un mundo lleno de mujeres y hombres buenos)

escuchamos esta canción de Rozalén, Girasoles, y disfrutamos del video, que está filmado, si no me equivoco, en un patio del mercado de la cebada, en Madrid, una zona especialmente progre, abierta a los jóvenes, al movimiento okupa,

muy cerquita del rastro, muy cerquita de la librería El olor de la lluvia, este proyecto que abren Alfonso y Raquel, hace escaso dos añitos, un espacio que me hace recordar paseos fresquitos y al sol del domingo,

y nos quedamos enganchados con la letra, y con el video, de esta canción, de esta artista que tanto nos gusta, Rozalén, cantautora y compositora vocacional, que se va abriendo un espacio en nuestra casa,

cuando Silvia me pregunta si me apetece ir a un concierto suyo, y me parece que va a ser que sí, en un mundo en el que ya no compramos canciones, las oímos gratis desde internet, en el que no compramos discos,

¿qué podemos hacer para apoyar a los artistas que nos gustan, si no es ir a sus conciertos?,

y me hago una lista corta de los artistas que visito en internet y me gustaría ver en vivo, Fito y los Fitipaldis, y Rozalén, ya van dos, seguro que a nada que me esfuerce encuentro otro más, porque en esta vida no hay dos sin tres.

   así lo vimos…

el día de ayer es uno de esos días que me gustaría guardar en una cajita, las líneas sobre el entusiasmo no nos casuales, hay un momento en el que nuestra energía vital, y nuestra ilusión, está alta, estamos enchufadas,

qué bien se vive cuando estamos conecta2 al entusiasmo, ¿verdad?

y pienso qué podría hacer yo para “anclar” esos momentos, y me acuerdo de “el álbum de los momentos maravillosos de mi vida”, ese proyecto en curso al que puedes echar un vistazo, sí,

tal vez ese álbum, que hace unos años construiríamos en papel, hoy puede tener un componente importante en formato digital, tú eliges, tal vez así te puede acompañar mejor, aunque a mí, personalmente, me sigue encantando el papel,

es que no lo puedo evitar.

en el blog de organizaciones con espíritu y corazón tenemos una categoría que está dedicada a autores, fuentes externas, le llamamos, y que sirve para incluir a personas y autores que nos gustan,

Claudio Naranjo, Leonardo Boff, Joaquín Tamames, Luis Espiga, Luis Emilio Oliver, Otto Scharmer, pendiente de incluir, y me doy cuenta de que no he incluido cantantes que nos transmiten sus emociones, y mucho más, por medio de la música,

y no me resisto a la tentación, e incluyo el nombre de Rozalén, no sé por qué me da que ésta no va a ser la última entrada en la que nos va a acompañar.

 

¿qué emoción despierta en ti esta canción de Rozalén?,

porque a mí me acerca a esos domingos rastreros, que no arrastrados, cuesta arriba, cuesta abajo, chachareando, viendo cosas, la magia de los artesanos, cuero, tela, metal, cañita viene, cañita va, no muy lejos del soldado Cascorro,

hoy no te vamos a visitar, de paseo por el rastro de Madrid.

y te dejo con esta letra que habla de alguna forma de la emoción de la alegría, el violeta, una emoción que tiene todo que ver con el hacer comunitario, con la energía de traer juntas lo nuevo, como en la última frase,

El progreso de la condición humana requiere 
Inapelablemente que exista gente que se sienta en el fondo feliz
En gastar su vida al servicio del progreso humano,

en un mundo lleno de “mujeres y hombres buenos”.

Girasoles, Rozalén

Era necesario respirar para mirar alrededor 
Paseo por La Habana y un café frente al Malecón-cón-cón-cón
Comienzan los recuerdos las espinas afloran en mi interior 
Todo lo que no se atiende tarde o temprano reaparece 

Pero nos miramos, vaya año pasamos 
A ver si remontamos 
Sin dedicarle más tiempo 
Y el mundo está lleno de mujeres y hombres buenos 

Así que le canto a los valientes 
Que llevan por bandera la verdad 
A quienes son capaces de sentirse en la piel de los demás 
Los que no participan de las injusticias 
No miran a otro lado 
Los que no se acomodan 
Los que riegan simpre su raiz
A ti, mi compañero que me tiendes la mano 
Que es tu corazón bondad 
Me estudias con curiosidad 
Me miras con respeto 
Y besas con cariño cada parte de mi cuerpo

Tienes en los ojos girasoles 
Y cuando me miras soy la estrella que más brilla 
Cuando ríes se ilumina todo el techo 
Ya duermo tranquila, siento tanta calma adentro 
Y tienes en los ojos girasoles 
Y cuando me miras soy la estrella que más brilla 
Cuando ríes se ilumina todo el techo 
Ya duermo tranquila, siento tanta calma adentro

Es necesario revivir para poder saborear 
Encajo las ideas, reflexión para mejorar 
Antes de un gran impulso doy un paso pequeñito para atrás
Todo lo que no atendí 
Vuelve siempre a resurgir
Pero sonreímos 
Vaya si vivimos 
Todo lo que aprendimos 
No le dedicaré más tiempo pues el mundo está lleno de mujeres y hombres buenos

Así que le canto a los coherentes 
A los humildes que buscan la paz 
A los seres sensibles que cuidan de otros seres y saben amar 
A todos los que luchan por nuestros derechos 
Miran a todo hombre igual 
A quienes no me juzguen 
Y a quienes estén dispuestos a compartir
A ti mi compañero que tienes alma pura 
Que es tu corazón bondad 
Respetas mi espacio vital 
Me escuchas bien atento 
Y besas con cariño cada parte de mi cuerpo

Tienes en los ojos girasoles 
Y cuando me miras soy la estrella que más brilla 
Cuando ríes se ilumina todo el techo 
Ya duermo tranquila, siento tanta calma adentro 
Y tienes en los ojos girasoles 
Y cuando me miras soy la estrella que más brilla 
Cuando ríes se ilumina todo el techo 
Ya duermo tranquila, siento tanta calma adentro

El progreso de la condición humana requiere 
Inapelablemente que exista gente que se sienta en el fondo feliz
En gastar su vida al servicio del progreso humano

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos contigo desde este enlace.

¿cómo has cambiado tu vida estos últimos 7 años?

entro en Pasajes y ese barco de Carboneras que me acompaña en el coche se resbala en una curva minúscula, antes de aparcar, hay causualidades difíciles de pasar por alto,

y me pregunto por qué no acompaño esta miniatura de destino (el cabo de Gata) con otra que represente mi origen (el País Vasco, tierra de aita y ama y de mis ancestros),

quién sabe cómo entro en una sensación de orgullo y de pertenencia, yo soy de aquí, qué bonito volver a mi segunda casa, al pueblo de mi segundo nacimiento, Pasai Donibane, Aupa San Juan, y me lanzo a tomar fotos,

qué curioso, el móvil está sin batería, literalmente a cero, todavía no son las 12 de la mañana, mediodía, esta noche no lo he dejado a cargar,

sí o sí voy a tener que entrar en algún sitio a cargar un par de rayas del teléfono, al menos si quiero tomar unas pocas fotos de esta mañana tan bonita que acompaña un estado emocional precioso, el espíritu abierto 7 años después,

soy un bebé que transita al estado del niño,

y entro en una cafetería, donde encuentro una camiseta a rayas azules, firmada por los jugadores de la real sociedad, donde pido un pastel vasco, con su ikurriña y todo, sobre un plato azul, aquí en Donosti casi todo es azul, y me siento al sol,

en esta terraza de la cafetería Irune, qué nombre más bonito, el nombre de esta chica, enfermera de profesión, que atiende a ama en el proceso de convalecencia de una peritonitis que casi le lleva al otro barrio,

otro amor platónico más de este chaval de 18 años que tiene una división interna brutal con la mujer, por una parte me gusta más que a un tonto una tiza, por otro le tengo un miedo y una reserva casi ancestral, le temo más que a un nublado,

qué difícil de explicar, ¿será que ya sé lo que me va a pasar en mi vida de pareja, una vida parecida a la de mis padres, una historia de amor y des-encuentro total, una historia de abandono y pérdida tan difícil de llevar?,

y en eso estoy, de paseíto, observando signos del camino recorrido hace 7 años, en los 3 días previos a acercarme de visita a casa de mi madre, donde le doy la noticia de que María me ha divorciado,

observando similitudes y contrastes del antes y del ahora,

y observando observando veo un camino de Santiago que va hacia la derecha, hacia la izquierda, en ambos casos a pie, hacia adelante, en bote, veo el número 5 en la puerta de la hospitalería de Pasaia, el 5 del Ser humano, a 825 km de Santiago,

creo que un día no muy lejano voy a empezar este camino, el camino de las personas normales, que diría Coelho, por la costa, cerquita del mar, desde aquí, desde el sitio en el que vuelvo a nacer hace 7 años, un nacimiento a una nueva vida,

y veo ese barco encarcelado en el puerto, así vivió mi padre en una profesión que no era para él, mi padre disfrutaba con la madera y la familia, no con la distancia y el metal, cómo nos podemos llegar a equivocar en esto de la profesión,

de la misma forma que observo a esa mujer, enarbolando un remo, tela marinera, mejor nos tomamos un par de chiquitos más antes de entrar en casa, en la república independiente de Bermeo, territorio comanche, y también aquí, territorio azul,

y ese deporte, las traineras, en la taberna San Miguel, que es originario de hombres pero que aquí practica también la mujer, una forma de vida, la caza de la ballena, a ver quién llega antes a la venta con la caza, ése es el que mejor va a vender,

que se convierte en deporte competitivo, o colaborativo, todo depende desde dónde lo mires, desde la orilla, desde la otra embarcación, o desde dentro, porque esto no va a funcionar si no remamos todos a una,

algo que este pueblo, tan rudo y tan honesto, ha apreHendido, sí o sí, a hacer.

   así lo vimos…

 

 

y me preparo para este taller, a punto de empezar, 7 emociones, en el que algo vamos a hablar de responsabilidad emocional, un camino de desarrollo personal en el que algo tiene que ver mi emoción, y la capacidad de observar,

lo que ocurre a mi alrededor, lo que ocurre dentro, que hace ya mucho tiempo que dejamos de crear en las casualidades del camino, y lo que hago con todo ello, algún día llegaremos a la comprensión de que toda mi vida es un tema de responsabilidad,

de mi absoluta responsabilidad.

el título que encabeza estas líneas no es “¿cómo ha cambiado tu vida estos últimos 7 años?” , sino ¿cómo has cambiado tu vida estos últimos 7 años?, estamos hablando de responsabilidad, un matiz que hace toda la diferencia.

observo cómo giran estas líneas, creía estar escribiendo de otras cosas, pero en realidad un tema aparece, desde el azul clarito del orgullo sano, yo soy de aquí, pasando por el azul oscuro de la comprensión, azul profundo como la mar,

para llegar al violeta de esta trainera y a la alegría,

sí, las traineras, y la energía y la emoción de hacer juntas, hombres y mujeres, para traer lo nuevo, sea lo que tenga que ser, desde nuestra mejor intención, unas líneas que hablan, a su forma, de las 3 puertas que todas nosotras podemos cruzar,

en el desarrollo personal y de los grupos en los que participamos, convertidos en nueva comunidad.

el 2018 se abre con un proyecto nuevo, un proyecto que se inicia con una pregunta, para ti, ¿qué es amar?, una pregunta que te animamos a responder, un proyecto para el desarrollo de un nuevo liderazgo, el liderazgo colaborativo,

ojalá nos veamos pronto en la trainera, hombro con hombro.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos, qué bonita palabra, desde este enlace.