transitando el cambio que nos toca

recibo una invitación para asistir a un taller para hombres titulado “ranuras para el cambio”, un espacio de autoexploración colectiva y transformación personal, muchas gracias, Iris,

un espacio en el que cuestionarnos como hombres nuestra posición en el mundo, para favorecer unas relaciones más justas con las mujeres, renunciando a los privilegios que disfrutamos a su costa,

asimilando e integrando los aprendizajes que derivan de la masculinidad, aumentando la empatía hacia las mujeres e integrando la autocrítica en tanto que hombres, en esta sociedad patriarcal, esto va de mi cosecha,

que ningunea por igual a las mujeres, a nuestros mayores y a nuestras niñas.

   así lo vimos…

y observo esta imagen al pie, una persona, aparentemente un hombre, descendiendo las escaleras, supongo que no es casual, de arriba hacia abajo, con un lema interesante, transitando el cambio que nos toca,

todo parece indicar que es tiempo de que el hombre integre capacidades y características femeninas en la medida que la mujer integra y desarrolla características y capacidades tradicionalmente masculinas,

en este universo en evolución, en el que mujeres y hombres estamos destinados a entendernos, para desarrollarnos de forma conjunta, de eso trata la energía violeta, del hacer conjunto,

porque en algún punto del camino “yo me reconozco”, azul clarito del orgullo humilde, paso necesario al siguiente, bajando la escalera, “yo te reconozco” de la comprensión, hasta que llegamos a esa situación de equidad, que no de igualdad,

porque iguales lo que se dice iguales creo que no somos,

para encontrarnos en el violeta que nos interpela, ¿y ahora qué podemos hacer juntas?

ayer mismo, en un taller, María me pregunta por qué utilizo el femenino en vez del masculino en muchas de las líneas de este espacio, una pregunta que tiene respuesta fácil, si observamos que hombres y mujeres, y los géneros,

se encuentran amigablemente en la palabra personas,

y la pregunta se hace grande, ¿y por qué no utilizas las mayúsculas?, pregunta que no encuentra respuesta inmediata, tal vez, al igual que ocurre en la informática, la mayúscula tiene connotación de grito, de agresión,

y es buen tiempo para utilizar las minúsculas, para bajar escaleras, para encontrarnos cara a cara, corazón a corazón, en un abrazo desde nuestra voluntad blanda que nos hace permeables a lo que está por venir,

con nuestra colaboración necesaria, sí, de eso creo que va este lema, tan interesante, transitando el cambio que nos toca.

desde organizaciones con espíritu y corazón proponemos un cambio en la sociedad, que engloba también el entorno corporativo, un cambio que denominamos el 3ple camino,

un cambio que se puede traducir en clave de organizaciones innovadores, organizaciones saludables, organizaciones excelentes, en representación de 3 movimientos que todas las personas y los grupos de la organización podemos hacer,

rescatando nuestra curiosidad (ahí está el  niño natural), rescatando nuestra empatía y cariño (ahí está la madre protectora), conquistando el coraje y la voluntad blanda hoy tan necesaria (revalorizando la figura del ser adulto frente al perseguidor y al patriarca).

y observo esa ranura y ese brote verde, ojalá seamos capaces de alimentar y hacer crecer este principio de cambio.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Anuncios

de máquinas extractivas a plantas generativas

en uno de sus últimos posts, Otto Scharmer comparte con nosotras los fundamentos que nos llevan del nivel 3 al 4 de la existencia, ese nivel que nos hace realmente seres humanos, en cualquier manifestación de nuestra creatividad,

ya sea en la alimentación, en las finanzas, en la salud, en la educación o en la gestión, que progresivamente denominamos gobernanza, ya sea de las organizaciones, ya sea de las instituciones políticas que nos ordenan,

un post que tú también puedes leer en el HUFFPOST, o mediante una búsqueda en internet, si introduces este texto,

4.0 Lab: Inventing the Future of Food, Finance, Health, Ed, & Management,

un texto que me engancha, es curioso cómo esta vez no me voy a la gestión ni a la educación, el tema que más me va a llamar la atención tiene que ver con el mundo financiero, y su evolución del 3.0 al 4.0,

una evolución que lleva, según el autor, de la banca de inversión responsable, con una conciencia creciente de las externalidades positivas y negativas de la inversión, con 3 criterios fundamentales de actuación, en la mayor parte de los casos,

  • (1) la tecnología es la solución,
  • (2) el problema se puede medir y resolver dentro de diez años,
  • y (3) el donante puede tomar las decisiones.

3 elementos que en la lógica 4.0 evolucionan como sigue,

  • (1) el enfoque se extiende más allá de la tecnología para regenerar los bienes creativos, sociales y ecológicos,
  • (2) el impacto es a largo plazo y sistémico,
  • y (3) el donante está dejando de lado el control para desatar el nivel más alto de creatividad e impacto colectivo.

y me quedo pensando en ese mundo 4.0 no extractivo, realmente colaborativo, en el que muchas personas dejan de hacer las cosas con el objetivo principal del bien personal y el bien común se hace progresivamente presente.

   así lo vimos…

Si te parece bien, copio textualmente este párrafo que tanto ha llamado mi atención, regenerar los bienes comunes, con un impacto sistémico y a largo plazo, y en el que dejamos ir el control de lo que está por venir, sea lo que sea,

esperemos que mucho y bueno.

4.0 Lab: Inventing the Future of Food, Finance, Health, Ed, & Management.

Finance: From extractive to generative capital

The stage is set for OS 3.0: impact investing and more responsible uses of money—i.e., more awareness of the positive and negative externalities. Most foundations, impact investors, and venture philanthropists share these ideas and goals. Still, their projects and programs rarely address the root causes of our failing systems, let alone transform them. As a leading venture philanthropist in Silicon Valley explained to me recently: “Most high-net-worth people do not like to give away their money. So they don’t. And if they do it, they only do it under three conditions: (1) technology is the solution; (2) the problem can be measured and solved within ten years, and (3) the donor can call the shots.” These three points sum up everything that’s wrong with philanthropy today.

Which brings us to OS 4.0. Generative capital has the highest transformative impact, not only individually, but also systemically. Generative capital is defined by the antithesis of the three conditions just mentioned: (1) the focus extends beyond technology to regenerating the creative, social, and ecological commons; (2) the impact is long term and systemic; and (3) the donor is letting-go of control in order to unleash the highest level of creativity and collective impact.

miro la foto en la que un grupo de personas jóvenes hacen un trabajo en el suelo, mientras una señora más mayor cruza la sala andando, y me pregunto cómo será el futuro de una de estas chicas,

en esta sociedad que prima tanto al ganador y castiga tanto al fracasado, y en el que el ganador muchas veces se lo lleva todo, propiciando procesos de acumulación, en uno y otro bando,

y me pregunto si ese mundo por venir, con tanta conciencia compartida, va a cambiar los fundamentos de este juego en el que unas pocas personas han aprendido a extraer tanto de casi todas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

un grupo de personas están en el origen de 7 emociones, que se gesta como un proyecto que denominamos inicialmente “historias que TRANSforman”, y que recibe financiación social en la plataforma Goteo. Ellas son nuestras amigas:

 

 

violetas madrileñas

nos acercamos a Madrid Central, ese espacio en el corazón de Madrid, entre la plaza de Cibeles y la puerta de Sol que hoy alberga una manifestación violeta, relacionada con la violencia de género, y en la que se filtran otras violencias,

la violencia en el empleo, la violencia del no empleo, la violencia de todos contra todos,

no es de extrañar que entre los gritos se filtren algunos inspirados por la rabia, esa emoción que nos sirve para defendernos contra la injusticia, porque la rabia tiene ese objetivo fundamental, restablecer la justicia en el mundo,

una rabia que es amarilla, como la bilis, y que tiene su origen en muchos sitios, pero que en 7 emociones relacionamos con el tercer chakra, el plexo solar, el último chakra por debajo del diafragma,

porque son 3 las emociones básicas que nos permiten lidiar día a día con nuestro mundo material, el mundo de nuestras necesidades básicas y nuestros apegos, a saber, el miedo, la tristeza y la rabia,

para dar paso a otras emociones que nos mueven en un campo de evolución, el orgullo, conectado con la capacidad de expresarnos, y poner las verdades sobre la mesa, porque algo sana cuando somos capaces de hacer oír nuestra voz,

la comprensión, que nos ayuda a conectarnos con otras personas, el individuo que se reconoce en el alter, el animal, la planta, la piedra, con la creación toda, que diría un cariño que se fue a vivir a Brasil, y empezó a construir las frases así, al revés,

la alegría, que nos permite desarrollar movimientos positivos de evolución, porque cuando yo soy la pera limonera, y me junto contigo, que también estas ahí, sólo nos queda hacernos una pregunta,

¿qué podemos hacer juntas para acompañar esta evolución?

   así lo vimos…

en el código de color de las 7 emociones, las 3 superiores, en el sentido más físico del término, ya que suben por nuestra columna vertebral, el orgullo, al nivel de la garganta, la comprensión, al nivel del entrecejo, ya fuera de la columna,

la alegría, al nivel de la fontanela, donde nuestro cuerpo conecta en su parte superior con el cielo, en ese viaje en el que nos desarrollamos “al infinito y más allá”, ocupan el espectro frío del color,

con el azul claro (orgullo), azul índigo (comprensión), violeta (alegría), en ese ejercicio en el que el ser humano se acerca a la luz difusa de infinito, ese espacio del color que asociamos con la oscuridad, un espacio que me temo que es mucho más, y mejor.

me imagino un mundo en el que hay menos rabia, en el que el feminismo no sustituye al machismo, mira que se me hace difícil aceptar el término feminismo como resumen de todo lo bueno que está por venir,

y en el que la alegría nos embarga, para hacer nuevas cosas, diferentes, más inclusivas, más respetuosas, más cuidadosas, más juguetonas, porque la alegría es una emoción del hacer, en el que las 3 partes de nuestro ser sano están presentes,

nuestro niño natural, tan olvidado (seamos hombre o mujer), nuestra madre protectora, tan ninguneada (seamos mujer u hombre), nuestro ser adulto viajado, con su coraje con su saber estar, con su saber perder / ganar, su saber decir no, con su ecuanimidad,

y recontacto con el 3ple camino, ese camino de sanación por el que todas nosotras, mujeres y hombres violetas, que no violentas, podemos adoptar como línea de desarrollo personal, para la construcción de una nueva comunidad.

y me fijo en la sutil diferencia que el orden encierra, y qué diferente es “madrileñas violetas” de “violetas madrileñas”, de la misma forma que una letra, una simple ENE, “violetas” o “violentas”, puede hacer toda la diferencia.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

¿a quiénes les pasan las cosas?

camino de una reunión de SOL España en Madrid, donde vamos a revisitar nuestra misión, me encuentro frente a frente con Ángel en el tren de cercanías, hablando por teléfono con no sé quién,

realmente tampoco conozco a Ángel, al menos todavía, y me llama la atención cómo explica a su socio una reunión que acaban de tener con una persona del ayuntamiento de el Escorial,

y no puedo evitar sentirme atraído por la conversación, de la cual Ángel es, qué duda cabe, la parte activa, realmente se le escucha pletórico, el proyecto en curso, relacionado con el mundo de los geriátricos, va en marcha,

a esta reunión la va a seguir una adicional, y todo pinta de cara, va a ser un sí con todas las de la ley,

y no voy a evitar tampoco, cuando cuelga el teléfono, preguntarle por ese proyecto del que ha estado hablando tan animadamente, nosotros también tenemos un proyecto que se despliega en el mundo de la educación, y de la salud,

de hecho uno de los talleres de 7 emociones se ha desarrollado en un grupo con dos geriátricos, que empiezan a contemplar los riesgos psico-sociales de las actividades en los centros,

y ahí estamos, dos desconocidos, intercambiando preguntas y respuestas, Ángel en un rol más activo, yo me encargo de las preguntas, hasta que nos despedimos en Nuevos Ministerios, y me llevo su tarjeta,

una tarjeta que tiene una leyenda que me encanta, y que sirve como respuesta a la pregunta de hoy, porque todo parece indicar, y de ello Ángel es un buen ejemplo, las cosas les pasan a quienes las cuentan,

o si soy fiel a lo que leo, a quienes saben contarlas.

   así lo vimos…

además de pedirle la tarjeta, a Ángel tengo toda la intención de llamarle, porque a veces estamos destinados a hacer cosas en colaboración, ésa es la potencialidad de la alegría, que hoy representamos con nuestro monigote violeta,

esa emoción que surge del azul clarito, que torna en azul índigo, el yo soy del orgullo sano que se reconoce, y que es capaz de reconocer al otro (el álter), y si yo soy la pera limonera, y tú también, la pregunta que se abre es sencilla,

¿qué podemos hacer juntos?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro

en el proceso de darle continuidad al contacto inicial con la página de aladuría, que publico en una entrada reciente, bajo el título “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”,

sigo viajando por links relacionados, y llego a este video de Improversa, en el que Julián Bozzo pronuncia, entre otras, esta frase que me llama tanto la atención, y que atribuye a Picasso, “sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro”,

allá por el minuto 7:00, una introducción a ese marco de referencia necesario para la interacción entre personas, que tiene, por otra parte, funcionamientos naturales, orgánicos, qué bueno que el símil es tan sencillo que nos cueste negarlo,

7:36 si riego una planta con agua, pasa una cosa,

y si riego una planta con gasolina, pasa otra cosa,

el cómo alimentemos, el cómo nutramos ese espacio,

es el que va a generar, es el que va a favorecer la creación de un tipo de creatividad que es la aladuría.

Y sigo escuchando este video, hacia alante y hacia atrás, de donde me permito copiar otro trozo, que conecta con nuestra explicación de los 4 reinos de la observación y la atención, que provocan y posibilitan modos tan diferentes de conversación,

6:25 las personas somos espejitos, y cuando una persona muestra lo que trae, ahí en su mente, el otro activa su mente, si una persona muestra y comparte desde lo que siente y desde lo que le está pasando, al otro se le activa lo mismo, ¿no?,

por eso es importante que sentir que es un espacio de cero agradar, de no querer caer bien a nadie, de no desear un aplauso, de no desear un “qué bien lo has hecho”,

casualmente, pasa algo, cuando no queremos gustar, gustamos más, en este espacio se va a ver muy claramente.

Y me conecto con ese mundo de posibilidades nuevas que se abre cuando nos acercamos a esa comunicación que nos contacta con las personas con las que nos relacionamos desde el corazón,

buen punto para comenzar.

   así lo vimos…

En el proceso de difusión de la entrada antes citada,  “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”, Cris Bolívar surge en mi ayuda, y me ofrece por correo electrónico un catálogo de definiciones que explican este término

Aladuría:

[Véase Aladúrico. f. del latín ala-, f. n. propio -duria: dar posibilidad]

En filosofía: facultad de transformar lo pesado en liviano. Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real.

En psicología: acto que concilia lo pasado con lo presente. Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil.

En música: momentos de creación libres, autónomos, transportados por el impulso de la inspiración.

leo estas definiciones, ya sea desde la filosofía, Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real,

facultad de transformar lo pesado en liviano, tela marinera,

ya sea desde la psicología,  Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil, o desde la música y pienso cómo me gustaría ser capaz de operar desde ahí.

los 4 reinos es una aproximación sencilla al campo de la observación y de la atención, que tienen como objetivo fundamental ese contacto con la esencia propia, de la persona y del grupo,

que nos permite conectar con ese espacio que se encuentra más allá del ego, tantas veces a la defensiva o al ataque, para crear juntas desde ese espacio vacío, suelo fértil para lo nuevo, para lo que está por venir, con nuestra colaboración necesaria.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

tú qué eliges, ¿placer o alegría?

Idoia me remite esta imagen, quién sabe por qué se ha acordado de 7 emociones, y algo le ha conectado estas palabras con la alegría, que si bien no es lo mismo que la felicidad ahí le va, algo tiene de relación,

y leo la diferencia entre la felicidad y el placer, y entiendo por qué está tan sobrevalorado el placer, y hay tanta gente en la búsqueda de la felicidad, esa sensación mucho más de fondo,

mucho más duradera, menos adictiva, en el mejor sentido de la palabra, que incita a que demos lo mejor de nosotras mismas sin una gratificación de vuelta, sin una contra-prestación, es el fundamento de las personas voluntarias,

de la colaboración y de ese liderazgo raro, el liderazgo colaborativo, que no compite, que no quiere más, de hecho en el mundo espiritual dar es recibir, y hay un momento que en el mundo material tampoco hace falta más,

porque sólo podemos estar sentados en una silla o en un sofá, calzar unos zapatos, llevar un pantalón, conducir un coche, y comer con un cuchillo y un tenedor, hay muchas cosas que están de más también en nuestro mundo material,

me siento bien y es suficiente, qué bonitas palabras, ¿se puede pedir más?

 

   así lo vimos…

observo la definición de felicidad en la imagen superior, incita a dar, normalmente se comparte, y la asocio, no puedo evitarlo, con la séptima emoción del modelo 7 emociones, con la alegría.

la alegría es la tercera de las 3 puertas del desarrollo personal y del desarrollo de los grupos y equipos sanos, 3 puertas que se encadenan desde el orgullo sano (yo soy la pera limonera), que se abre a una nueva comprensión (y tú también),

estamos en el tránsito del ego al ECO, del yo chiquitín al NOSOTRAS grande, que se pregunta qué podemos hacer con todo esto que tenemos entre manos, porque está claro que algo podemos hacer juntas.

si tienes un rato, corto, pero rato, te animamos a entrar por las 3 puertas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

rendi2 a la magia de la vida

en esta semana rara en la que el mundo de la colaboración se abre,

no has más que atender las dos últimas conversaciones este sábado, de vuelta desde Huesca a Madrid, en dos tramos, Huesca – Zaragoza, con Juan, y Zaragoza – Madrid, con Pablo,

o los dos encuentros del domingo, a la mañana con Rocío, conocida de Silvia con la que quedamos supuestamente a comprar ropa, y a la tarde con Enyina, en una reunión entre 3 iguales diferentes que es tan difícil de mantener,

recuerdo este extraño suceso que ocurre del martes al miércoles, en Zaragoza, cuando dejo el coche y me acerco a una juguetería, y mi mirada se clava en un personaje de las películas de Disney,

el mismo personaje en el que se va a clavar mi mirada inconsciente, de vuelta a recoger el coche, camino de Huesca y del Pirineo, en otra tienda de chuches, muy cercana a la anterior, con una disposición de muñecos totalmente diferente,

no es extraño que decida incorporar esta imagen a mi colección de objetos de poder, se trata de Aladino, el chaval de la lámpara maravillosa, ya sabes, sólo tienes que frotar para tener 3 deseos,

mucho cuidado, el genio de la lámpara anda suelto.

   así lo vimos…

en las conversaciones con Juan, Pablo y Rocío queda patente la capacidad creativa y creadora del ser humano, capacidad que da un paso adelante en la reunión con Enyina, en la que sigo vislumbrando un taller de abundancia en colaboración,

lo que él trae, que es precioso, conjuntamente con 7 emociones y el 3ple camino, ese camino de sanación consciente, en el que el adulto, la madre protectora, y nuestro niño natural se hacen presentes en nuestra vida, cada día más,

más prósperos, más abundantes, más compartidos, es la magia de la colaboración, es la magia del liderazgo colaborativo, es la magia de abundancia, que hemos documentado en nuestra web, y que compartimos contigo,

en este universo bueno, bonito y abundante en el que hemos decidido vivir y desarrollarnos.

la reunión con Enyina nos lleva de vuelta a la puerta del colegio Ártica, qué curioso que el navegador nos lleve al número 62 de la calle la peseta, en vez de al 92, qué extraña y preciosa es esta vida,

que te ayuda a re-cordar lo que está en paso y puede serte de utilidad, sí, voy a hacer un nuevo intento de re-contactar con el colegio Ártica, ese colegio que tan buena impresión me dejó en la primera reunión.

el violeta de chaquetilla de Aladino es el color que simboliza el violeta, el color más energético que el ojo del ser humano puede percibir, es el color de la colaboración, de dos personas, 3 personas, un grupo, que van a traer al mundo lo nuevo,

la mejor opción posible, desde el hacer conjunto, con la ayuda de Aladino, y del genio de la lámpara, desde nuestra mejor intención, abierta a las posibilidades y al infinito, claro que sí.

en el mundo infinito en el que vivimos uno de los 3 deseos que le podemos proponer al genio, para eso es un genio generoso como infinito es el mundo en el que vivimos, es que abra la lista de deseos a n-mil, 7, 7000, 70.000, da lo mismo,

y si piensas que es avaricia no has entendido del todo la ley de la abundancia, esa ley que te permite seguir creando posibilidades, opciones y realidades en tu vida y a tu alrededor, sólo tienes que pararte un poquito y observar, ¿acaso no lo ves?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

la valla que guarda las vides

en este ejercicio de turismo rural que Bernardo me propone para estos dos días de vacaciones en el pirineo tenemos una experiencia nueva en el camino, Raúl, cuánto tiempo, tienes razón, no son años, son décadas,

compañero y amigo de Bernardo, cariño mío, reclama nuestra ayuda para cercar un terreno de 2 hectáreas y media, casi 3, en el que va a plantar vides, de hecho ya están plantadas, y quiere protegerlas de corzos y jabalíes,

y el primer paso, antes de tender la malla, es clavar una relación de 210 postes de hierro coarrugado, con la ayuda de un compresor, un taladro, una maceta y un mazo, trabajo físico no exento de una aproximación intelectual sana,

porque no es lo mismo arrastrar el compresor por el campo, parece lo más sencillo, pero las ruedas no están preparadas para los matorrales y las piedras, así es el primer tramo, en el que casi nos deslomamos,

que tirar cable desde el compresor, que vamos moviendo con la ayuda de la Suzuki, con 5 puntos y un cable largo vamos a hacer todo el perímetro, de la misma forma que no es lo mismo atacar los palos con o sin taburete,

con la maceta o con el mazo,

y va avanzando la mañana, y probamos el descanso de media mañana, y la pausa de la comida, y entramos en la tarde, en esta jornada que se convierte en comunión con el campo y la naturaleza,

qué bonita huerta has preparado, Raúl, cuando me acerque al campo voy a preguntarte un buen porrón de cosas, seguro que tienes muchas más cosas que explicarme que las que me has mostrado hoy,

en comunión con dos personas tan bonitas, con las que vuelvo a experimentar uno de los fundamentos del liderazgo colaborativo, aquí hay 3 personas a las que les gusta mandar más que a un tonto una tiza,

y vamos mandando y haciendo juntos, ahora Bernardo, ahora Raúl, ahora Mikel, y vamos ayudándonos, al final alguien sujeta la estaca, alguien mueve el taburete, lo nivela y lo sujeta, y alguien atiza con el mazo,

en turnos naturales que respetan las energías de cada quien, y siento que lo que hoy hemos hecho 3 personas en un día no habría sido posible para una persona sola en una semana de trabajo,

ésa es la magia del trabajo en colaboración, qué bueno volverlo a sentir, con la ayuda de mis amigos, que convierten estas vacaciones, y este tiempo de descanso en una experiencia religiosa, casi mística.

   así lo vimos…

de la dualidad que vivimos ayer Bernardo y yo, discusiones incluidas, pasamos ayer a la trinidad, y observo el papel de cada quién, Raúl tan cerca del cuidado, la madre, Bernardo siempre tan sensato, el adulto,

y yo siempre tan tontorrón, tan juguetón, tan dispuesto jugar otro rato más con el balón, que hoy se ha convertido en mazo, el niño natural al aire, sí, hoy también es un ejemplo de ese trío que nos ayuda a sanar nuestra vida,

la madre protectora, el ser adulto y el niño presentes, lo que venimos a llamar el 3ple camino.

por la noche salgo a pasear con Teresa y Bernardo, y nos vamos a tomar un algo juntos, qué gusto cambiar las costumbres, Teresa, y me llevan a la taberna de Edgar Allan Poe,

donde, no puedo evitarlo, introduzco en la conversación los fundamentos de la abundancia en nuestra vida, ese regalo que crece según lo compartimos aquí y allá, ya está decidido, mañana nos juntamos con Vicky,

hermana menor y representante de Bernardo, ahí el trío cambiará, Vicky, Bernardo y Mikel, y observando, veo unos ojos que nos miran, y en el medio 3 bicis, que pueden representar la personalidad de los transeúntes,

la de Bernardo, la de Teresa, la de Mikel, y me encanta este ejercicio en el que se está convirtiendo la vida, el ejercicio de pensar y hacer sintiendo, la emoción de nuevo presente, y de mirar mirando.

en el código de 7 emociones el violeta es el color de la alegría, una energía que nos lleva al hacer conjunto, desde la comprensión de la cosa, desde el yo soy, sano, aquí está un poco menos presente el ego,

un hacer conjunto que se anuncia en el color de la chaqueta que me acabo de comprar en Jaca, y que llevo a la excursión, y que también vive en las flores del huerto de Raúl, no es extraño en este sitio en el que también disfrutamos de otros colores,

porque sólo se llega al violeta cuando hemos hecho todo el viaje, que empieza por el rojo, rojo – naranja – amarillo, porque en su día simplemente empezamos a gestionar bien la energía del miedo, el que guarda las viñas, sí.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

y al de 3 días, 3 semanas, 3 meses, 3 años … resucitó

terminan estas fechas tan interesantes todos los años en los que la mayoría de las personas simplemente toman vacaciones, no es poca cosa, otra buena parte conectan de una otra forma con la pasión y la muerte de Jesucristo,

y otras pocas personas conectan con la resurrección, déjame que sea malo en este punto, muy poquitas personas conectan con el proceso de re-surrección, y déjame que ahonde en la llaga, muy poquitas miran qué quiere resucitar,

o emerger, en su vida,

ejercicio al que me voy a dedicar hoy, que no sé cómo se llama a efectos litúrgicos pero yo denominaría lunes de resurrección, un ejercicio que permite ligar aspectos de nuestro desarrollo profesional y personal,

y para hacer este ejercicio voy a tirar de mi último paseo por el rastro, ayer mismo, en una mañanita de luz preciosa en Madrid, en la que voy a pasar por el Corte Inglés de Callao, en donde ya tienen 7 películas que he encargado hace más de un mes,

entre las que se cuentan la Cabaña, la leyenda de Bagger Vance, y Bichos, toma, me acabo de dar cuenta de que me he dejado mi mochila en el tren de cercanías, ilusionado como estaba con mis juguetes nuevos, que compro en el rastro,

a ver si tengo suerte y me he dejado la mochila en el coche, en el camino del tren a casa,

tres películas que vamos a incorporar en los talleres de facilitadores de 7 emociones / 3 visiones / las 3 escuchas / el 3ple camino de desarrollo, ufff, qué título más largo, para la primera línea de lo que quiere emerger,

conversaciones con sentido, que nos ayudan a profundizar en nuestros valores, en la escucha, en la percepción del otro y en la percepción de mí misma, porque poco vamos a percibir fuera si no contacto conmigo misma, y con aquí dentro,

películas a las que se van a sumar, en el paseo por el rastro, en la visita a la librería “el olor de la lluvia” la compra de un libro (4 veces, casi me animo y compro el quinto), un libro que voy a regalar a unas pocas personas,

a Silvia, a Txema, a Pablo, a Miren, sí seguramente tenga que comprar más,

un libro, las 7 fases de desarrollo en personas y organizaciones, de Margarette van den Brink, un librazo, que está en las bases de varios de nuestros programas, un libro en el que se explica con claridad 3 evoluciones necesarias,

la evolución personal para empezar, porque no hay nada posterior si no hay una evolución en la conciencia personal, la evolución del grupo pequeño, en segunda instancia, como germen de una contaminación positiva,

porque nuestro objetivo en contagiar a toda la organización, y a toda la comunidad, personas radiantes, primera paso, pequeños grupos radiantes, segundo paso, para el desarrollo de comunidades radiantes, tercero,

este es el especial para qué de nuestros programas, Miren, un hilo conductor que nos lleva a otra resurección, la resurrección del cuentacuentos, organizaciones que encuentran y cuentan cuentos,

y ya puestos a comprar compro también 4 cajas de ceras Stockmar, un regalo que me piden varias personas al terminar el proceso de 7 emociones en calidad Pascual, a ver si te las llevo el próximo día que nos juntemos, Joseba,

y observo cómo poco a poco resucita el color en mi vida, y en las vidas de varias personas que me rodean, Silvia, Maitane, Paula, a ver si consido lo mismo con Gorka, que de pequeñito hacía comics del conejo tronker,

y ya de camino de vuelta a casa, me encuentro con dos motivo marinos a los que no me puedo resistir, un reloj de arena morada, de 3 minutos de duración, como deberían ser las presentaciones de mi libro en el futuro emerge, el resto es palabrería,

y una trainera violeta, un símbolo de la tierra de mis padres, de un tiempo remoto en el que los hombres cazaban ballenas con arpón desde frágiles embarcaciones, cómo ha cambiado el mundo desde entonces,

una trainera que simboliza la capacidad que tenemos como especie de remar juntas en la dirección buena, ayer camino del puerto para vender nuestras capturas, hoy camino de esa sociedad con base en valores, que queremos promover,

dando luz y conectando proyectos y personas preciosas, porque lo que viene no lo van a hacer los aparatos, ni la tecnología, ni los devices, sino las personas, y queremos seguir indagando en las claves de la sostenibilidad de las relaciones humanas.

 así lo vimos…

en el Corte Inglés estoy a punto de comprarme un ordenador precioso, súper slim, rebajado de 1200 €uros a 800, a pagar cómodamente en 12 plazos, tras consultar en atención al cliente de que soy socio del club, y renovar mi tarjeta,

un ordenador que no pesa, para los viajes, que tiene memoria de última generación, más rápida, que tiene una batería eterna, una auténtica virguería, un juguete precioso, ante el que me hago una pregunta,

Mikel, ¿lo necesitas?, ¿es esto lo que quieres?,

una pregunta a la que si soy sincero voy a responder que no, porque cada vez quiero mirar menos a las pantallas y hablar más con las personas, escucharlas, hacerme presente, ver pelis y hacer cine-fórums, juntarme y hacer senderismo,

todas esas tonterías que dan sentido a la vida, cuando lo humano se despliega, las sonrisas, la complicidad, los colores y la plastilina, en contacto con los animales, con las plantas y con la tierra.

cerrando el proceso de re-surrección, observo que estos 3 últimos días ha emergido una idea, la de hacer co-housing cuando sea mayor con un grupo de amigos, en vez de morirme solo en una residencia de ancianos,

en las útlimas 3 semanas ha emergido coaching de olas y viento, un programa para llevar las 3 escuchas y el 3ple camino a equipos directivos en organizaciones grandes con las que estamos en relación,

y que integramos en nuestra web bajo el título “coaching en la naturaleza”, para que el que lo tiene que comprar lo entienda, parte fundamental en un proceso de presentación y de venta,

en los últimos 3 meses han emergido el futuro emerge, en especial el grupo de ZZA como posibilidad de completar el 3, las 3 escuchas y el 3ple camino, así como la app escuchar es amar,

un proyecto colaborativo que ya cuenta con el mínimo en goteo, gracias a un grupo de 9 personas y organizaciones amigas, así como organizaciones que encuentran cuentos, un programa que nos ha esperado, dormido, estos 3 últimos años,

relativamente dormido, si entendemos que es el proyecto que alimenta este blog, y esta peculiar forma de comunicar con el mundo, día a día, desde las historias tontas y las “causualidades” del camino,

no está nada mal este proceso de resurrección.

y observo cómo hay cosas que emergen en 3 días, otras en 3 semanas, otras en 3 meses, y otras en 3 años, cada cual a su ritmo, relacionado con su naturaleza, tan partircular, como su momento, no está mal esto de observar,

no está mal esto de saber esperar.

en el cógido de las 7 emociones el violeta es la energía de la alegría, el hacer conjunto, y el púrpura, que no explicamos, es un color que surge al mezclar el violeta y el rojo, un color que surge cuando re-conectamos el mundo del ser con el del hacer,

lo espiritual con la materia, un color precioso cuando entendemos las espirales de la re-surrección.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace

 

 

¿quién riega las flores silvestres?

observo en el parque natural de Cabo de Gata – Níjar cómo hay decenas, yo diría que hasta varias centenas de flores, silvestres, que florecen por aquí y allá, es más, tal vez hay hasta miles,

y ya de vuelta a casa, las vacaciones están acabadas, que no el sueño, observo las plantas del dinero, que tan celosamente cuido, a veces no tanto, hay que reconocerlo, y que crecen a mi izquierda,

ese espacio que reservo para el naranja y el verde, cuando me doy cuenta que a mi derecha están el rojo y el azul, que acaba de tomar su lugar, por medio de esta taza que acabo de traer del parque, azul clarito, como el orgullo humilde,

pero no me voy a despistar, que hoy toca de plantas, y me pregunto una tontería relacionada con este mundo tan escandalosamente bonito, bueno y abundante en el que vivimos, una pregunta que sirve en semana santa,

pero que nos podemos hacer en todas las semanas restantes, que no son santas, pero sí mágicas, porque la magia abunda a nuestro alrededor, y lo que es más importante, en nuestro interior,

¿quién regará las flores silvestres?

   así lo vimos…

en el proceso se salir del parque se nos ha hecho tarde, por lo que vamos a actuar más despacio si cabe, después de pasear con Renata al acantilado del playazo por un sendero no turístico, a ver si un día de estos hablamos de las excursiones,

y de comer en su casa, cuando nuestra intención era estrenar ese bar que acaban de abrir dos amigos en la plaza de Rodalquilar, una vez más la realidad supera la ficción, y lo espontáneo es mucho mejor que lo planeado,

subimos con Renata a un promontorio desde el que nos comparte el sueño de su vida, un cortijo en zona especialmente protegida, no se puede cambiar ni una coma, y tiene que ser utilizado para un bien social / comunitario,

que quiere re-habilitar, volver a la vida, como su propio nombre indica, Re-nata, vuelta a nacer, porque hay personas que en su nombre tienen también su destino, qué envidia me dan, yo me lo tengo que buscar,

a no ser que del mío, Mikel, saque el fundamento, IKE, ¿i ke hacemos hoy aquí?, creo que yo estoy aquí para hacer preguntas tontas, donde otras personas viven de respuestas caducas que no les ayudan en la vida que quieren vivir,

al hilo, Mikel, al hilo,

y en ese proceso de acompañarle camino arriba, nos encontramos con el círculo, esa figura geométrica que tan bien representa la igualdad, y con un sinfín de flores minúsculas, de color violeta, que pueblan el camino,

y que nos afanamos en evitar, sería una pena apachurrarlas, no las cuento, pero debe haber más de 13, aquí y allá, unas flores que no hemos visto en ningún otro sitio del parque, y que recibo como una causualidad,

porque lo que Renata nos ofrece una posibilidad, la de colaborar con ella en la re-habilitación de este espacio, un puente entre el cielo y la tierra, el azul y el verde, no se puede ver más claro que en esta primavera frondosa,

y tal vez entendemos el sentido de tanta florecilla violeta en el camino, porque en 7 emociones el violeta, pasadas las puertas del azul claro (el orgullo humilde que separa el ego del yo soy) y del índigo (la comprensión que separa el yo soy del yo soy tú),

viene el violeta, siempre en forma de pregunta que nos mueve a la acción, ¿i ke hacemos con esto?, porque el violeta tiene todo el sentido de la acción conjunta desde la conciencia, desde el ser empoderado,

desde el yo soy que se junta con otro ser radiente, otro yo soy con el que va a formar una nueva comunidad, común unidad, común propósito, qué bonito cuando lo vemos, y cuando nos ofrecemos a lo que está por venir,

con nuestra colaboración voluntaria, de eso se trata, va a ser que sí.

por cierto, la emoción del violeta es la alegría, una emoción que está presente en estos 5 días de viaje, a veces no hace falta más tiempo para un encuentro glorioso con el yo soy, con el otro, con el camino,

un camino que dis-frutamos de ida, dis-frutamos de vuelta, dis-frutamos durante, que y as parte de nuestra vida, y de el álbum de los momentos maravillosos que guardamos en nuestro corazón.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría del color de Goethe y por teoría U de Otto Scharmer que compartimos desde este enlace.