el todo y las partes

El ego analiza; el Espíritu Santo acepta. Solo por medio de la aceptación se puede llegar a apreciar la plenitud, pues analizar significa fragmentar o separar. Tratar de entender la totalidad fragmentándola es, claramente, el enfoque típicamente contradictorio que el ego utiliza para todo. El ego cree que el poder, el entendimiento y la verdad radican en la separación, y que para establecer esta creencia tiene que atacar. Al no darse cuenta de que es imposible establecer esa creencia, y obsesionado por la convicción de que la separación es la salvación, el ego ataca todo lo que percibe, desmenuzándolo en partes pequeñas y desconectadas, sin ninguna relación significativa entre sí, y desprovistas, por lo tanto, de todo significado. El ego siempre substituirá lo que tiene significado por el caos, pues si la separación es la salvación, la armonía es una amenaza.

   así lo vimos…

recojo este texto que me pasa Patxi Bonel después de esa reunión, ha pasado un tiempo desde que no nos vemos, ¿hace ya más de un año, Patxi?, un texto que he guardado para un día de éstos,

un día que se convierte en hoy, y me entra la duda incluso de si ya lo he publicado, y busco en el blog, ayudado por la lupa, cuándo he hecho referencia a Patxi anteriormente, a la palabra milagros, y encuentro esta otra entrada,

no, parece que no he publicado este texto corto que Patxi me regala, y que voy a encontrar también en un libro que tengo en casa, de estos gordos y de páginas finitas, como una Biblia, y que al igual que el anterior muchas veces tiene poco movimiento,

y me pregunto por qué no le doy una vuelta a la hoja, y continuo con este curso de milagros, uno al día, milagro viene, milagro va, mientras experimento con esta rara forma de hacer del ego,

mientras el yo soy se va haciendo presente, poco a poco, en mi día a día.

esta reflexión respecto al ego que divide me hace preguntarme hasta qué punto está bien nuestra propuesta de el triple camino, que promueve fragmentar el camino único en tres caminos, y ver en detalle los elementos de cada camino,

el del niño natural, del de la madre protectora, el del ser adulto, para volver a juntarlos, como hacemos cuando jugamos a las cartas, que cortamos y volvemos a cortar para volver las cartas en orden diferente al mazo,

para volver a repartir y volver a jugar.

en 7 emociones planteamos un viaje emocional, acompañado por la teoría del color de Goethe, que nos lleva de los colores cálidos, luz focal del sol que se oscurece al entrar en contacto con la tierra,

colores cálidos que van a representar el mundo de la materia, y con la materia el mundo del tener y de los apegos, ese mundo peleado y dividido, agresor y agredido, en el que el ego se hace fuerte,

hacia nuevas realidades, en las que nos encontramos con cierta capacidad de des-apego, en un proceso de desarrollo personal, que facilita el encuentro con nuestra esencia, con lo que estamos llamadas a ser,

y con el alter, tan diferente a mí, tan parecido, en un proceso de desarrollo de la común unidad.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos por medio de este enlace.

Anuncios

diversidad e inclusión, ejercicios pendientes

estoy leyendo el último capítulo de “sentados en el fuego”, un texto de Arnold Mindell que trata sobre cómo transformar grandes grupos mediante el conflicto y la diversidad, mediante el trabajo de procesos, del que es precursor,

un texto que me hace recapacitar sobre las dificultades que la gestión y transformación del conflicto encierra, porque es muy fácil quedarnos en enfoques superficiales, déjame que los denomine lolailo,

enfoques que pretenden obviar la ira, el miedo, el deseo de venganza de las personas marginadas y sometidas, y partir desde un punto ficticio, desde ese limbo maravilloso en el que nos gustaría vivir,

aquí no ha pasado nada,

un texto que habla de poder y de rango, de ese poder que está implícito por una serie de señas que pasan más o menos inadvertidas en las relaciones, como pueden ser el género, la educación, la situación económica,

un texto que habla de las personas oprimidas, por motivos de género, de raza, de religión, de dinero, de historia familiar y personal, un texto que me hace pensar en las leyes de punto final, aquí no ha pasado nada,

y de todo lo que nos queda por avanzar en procesos de comprensión y de compasión, hasta que lleguemos a ver a la otra persona, tan diferente de mí en muchos aspectos, como una igual,

de cuánto nos queda por avanzar en la gestión de la inclusión y de la diversidad, y me llega esta invitación de Laura, vecina y amiga, madre de Manuel, compañero de cole en su día, hace ya unos años, de Gorka, mi hijo,

una invitación a participar, y a difundir esta actividad, un grupo de teatro permanente en el que Laura se desarrolla estos últimos años, ella sí tiene un contacto profundo con una de las muchas realidades que recogen esas dos palabras,

inclusión y diversidad.

   así lo vimos…

y me quedo pensando en todas esas veces que hemos pensado “aquí no pasa nada”, claro que pasa algo, y que vamos por la vida con esa actitud tan poco comprometida de “yo solo pasaba por aquí”.

el azul claro de la emoción del orgullo nos acompaña hoy en nuestro recorte, un recorte con forma de monigote, en representación del ser humano, un ser que cuando está sano es capaz de contactar con su “yo Soy”,

y es capaz de decirle al espejo “yo Soy la pera limonera”, desde un orgullo humilde que no compite, que no necesita que tú estés mal, un orgullo humilde que abre una puerta necesaria para encontrarse con el alter, “y tú también”,

porque sólo cuando yo me veo te puedo ver a ti.

por si no lo ves bien, Laura Sánchez, 617992901, laura@lauraenorbita.net, te invita a una actividad de teatro permanente en Pozuelo, unos cuantos kilómetros a la izquierda, en poniente, en la zona oeste de Madrid.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

 

espiritualmente incorrecto

Maite me llama por teléfono para preguntarme por la siguiente reunión de el futuro emerge en Bilbao, y me filtra un tema de conversación, relacionado con la última actividad que ha realizado en Amalurra (madre tierra), qué bonito,

y de un libro que Osho que ha comprado, y que está en leyendo, un gurú que nos propone no seguir a nadie, nuestra guía bien puede ser interior, y hacer de nosotras mismas nuestro propio faro,

un libro en el que Maite lee una anécdota relacionada con la educación, una historia de un niño al que un reputado profesor persigue, por lo visto el niño no acepta la forma de enseñar matemáticas que el profe propone,

y toda la comunidad calla, salvo Osho, que denuncia este extraño caso,

el niño no mira las matemáticas, sino que las escucha, lo cual causa el malestar y el encono del profesor, a pesar de que el niño responde bien a las preguntas que le hace mientras mira, a través de la ventana, la higuera por la que se filtra la luz,

según el niño las matemáticas se escuchan, no se ven,

y lo que en verdad merece la pena observarse, verse, es la maravilla de higuera, y la naturaleza que se filtra por la ventana de la clase, a lo que el maestro aduce que las ventanas de la clase no están para eso,

argumento que el niño no va a entender, él observa un mundo diferente, en el que de noche no hay nadie en el centro, ¿para qué sirven entonces las ventanas de las clases en los centros educativos, si no es para que los niños miren a su través?

   así lo vimos…

y Maite me sigue contando cosas, de este hombre, Osho, que se auto-define espiritualmente incorrecto, como es incorrecta la defensa que hace de este alumno, cómo se te ocurre importunar a este reputado profesor,

en esta sociedad tan políticamente correcta, en la que pocas personas dicen lo que piensan, y en las que en algún punto del camino nos enseñan a mentir para complacer a los demás, eso sí que es correcto, qué curioso,

qué pena que para contentar a los demás tengamos que des-conectarnos de nuestra verdad, y de nuestra pequeña congruencia personal, siempre en desarrollo, ésa que nos lleva a llevar en paralelo nuestro pensar – nuestro sentir – nuestro hacer.

el azul clarito, el color que hoy enmarca esta palabra, incorrectamente escrita, es el color correlacionado en 7 emociones con la energía y la emoción del orgullo, un orgullo que cuando se presenta en estado sano, de eso se trata,

de poder conectar con el lado sano de las emociones, se presenta como un orgullo humilde, algo que a veces nos va a costar entender, ¿orgullo humilde?, quién sabe por qué tengo la impresión de que el profesor de matemáticas no lo va a poder explicar.
4 reinos para 4 tipos de atención, de escucha, de conversación nos abre las puertas a un mundo nuevo, desde la escucha piedra, esta escucha políticamente correcta, que provoca conversaciones “polite”, y nos aísla de la verdad,

a otras formas de estar en el mundo, mucho más empáticas, y en última instancia generativas, de eso se trata, en las que el Ser humano, por fin, o tal vez debería decir de nuevo, tras pasar por el cole y la educación en casa de sus padres, está presente.

por medio de las 3 escuchas correlacionamos nuestro rico mundo emocional, el campo de la atención (con los 4 reinos) y esos procesos de mal trato, que algún día se convierten en buen trato, en casa y en el cole,

que se convierten cuando somos mayores en desarrollo personal y profesional.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

el uso del yo y del nosotros (¿te has preguntado por qué nadie quiere a Alonso?)

vengo guardando enlaces relacionados con Fernando Alonso, este artista del volante que cae tan mal, y que anuncia esta semana que va a tomarse unas vacaciones del deporte al que ha consagrado su vida, y que le ha encumbrado como estrella mundial,

unas vacaciones, quién sabe si definitivas, durante las cuales, en la opinión de los expertos y muchos medios acreditados, la fórmula 1 será peor, no deja de sorprenderme que un deporte deje marchar a una de sus estrellas,

en edad competitiva, con capacidad para obtener títulos y resultados,

y en vez de escudarme en unos cuantos links que he venido guardando, en los que se filtra esa distancia que ciertas personas del circuito, bien compañeros de equipo, bien responsables técnicos de otras escuderías, sienten respecto a Fernando,

en vez de mirar fuera, miro hacia adentro, y me pregunto por qué yo, personalmente, siento así, y mi mirada y mi respuesta hacia esta figura es tan diferente a la que puede despertar Rafa Nadal, o Pau Gasol, qué hay aquí y qué hay allá tan diferente,

y me viene una idea que se me antoja extraña, tal vez es el uso que Fernando hace del yo, tan diferente del uso del nosotros, a ver si me explico, un uso del yo y del nosotros que es más evidente en los fracasos y en los fiascos rotundos,

porque cuando ganamos es más fácil poner buena cara, y brindar por el éxito conjunto, por los chicos de la ingeniería, por los ingenieros de pista, por el equipo de mecánicos en el padock, ahí todos somos una piña,

pero este uso del yo y del nosotros se empieza a diferenciar cuando los éxitos no llegan, y yo soy la pera limonera, y vosotros, no ya nosotros, me dais una tortuga sobre la que yo me siento, y con la que no puedo hacer nada más,

si no clasifico para la Q2 yo soy un héroe, si no clasifico para la Q3 yo soy un héroe, si acabo octavo, en los puntos, yo soy un héroe, y he dado lo mejor que se puede con la patata que habéis puesto en mis manos,

en una dinámica que no puedo discutir, ése además no es el punto, porque el tema no es un tema técnico, no se trata de tener o no tener la razón, el tema es cómo se sostiene esta dinámica que se va alargando año tras año,

ya que una mala decisión a la hora de elegir equipo lleva asociados 5 años en una escudería (Ferrari), una etapa que visto lo visto no es tan mala, 3 de esos años acaba segundo del mundial, 4 años en otra (MacLaren), con resultados catatónicos,

decimoséptimo, décimo, decimoquinto, qué lejos de la pomada, qué lejos de tu potencial,

en un ejercicio de frustración continuada que se complica con este extraño uso del yo y del nosotros, yo soy la pera limonera, y nosotros somos un equipo mediocre, por lo que tenemos que deducir que no hay un yo y un nosotros,

sino un yo y un vosotros.

   así lo vemos…

y pienso en esas escuderías que no tienen muchas ganas de encontrarse con un piloto tan bueno, que a la segunda de cambio, si no consigue ser primero, en un deporte tan sensible a la fuerza de la ingeniería, la mecánica y la aerodinámica,

va a empezar a dinamitar la confianza del grupo, en ese retorcido uso del yo y del nosotros, convertido en vosotros.

si tienes interés en leer prensa des-actualizada, te dejo con alguno de los enlaces que he ido guardando en relación a Fernando Alonso, el mejor piloto español de Fórmula 1 de todos los tiempos.

Nico Rosberg: Nadie le quiere debido a sus juegos políticos dentro del equipo

¿por qué Relaño quiere 11 Nadales para su equipo, y cita a Gasol, olvidándose de Fernando Alonso?

Pechito, piloto del otro Toyota en le Mans, alaba a Alonso como compañero de equipo

¿por qué será que desde la organización de las 500 Millas de Indianápolis coquetean con él?

del gen ganador de Alonso, Primera advertencia a su equipo en el 2018

Horner: ¿Alonso en Redbull? No es lo más sano, suele crear caos.

por medio de 7 emociones, un modelo que tiene mucho que ver con el desarrollo del liderazgo colaborativo, intentamos entender qué funciona y qué no funciona en las personas y en los grupos de personas,

en el proceso de convertirse en equipos de alto rendimiento,

un proceso en el que indagamos en cómo se construye la confianza, qué tipo de comunicación desarrollamos, cómo tomamos decisiones y cómo gestionamos los conflictos, 4 aspectos siempre interesantes,

desde la comprensión de nuestras emociones, ya son 5, buen número para empezar.

deseamos que Alonso se encuentre en su próxima etapa fuera del circo de la fórmula 1 con todos los éxitos personales y de equipo que su talento atesora, y que con tesón busca, y que disfrute del uso del yo / nosotros en los tiempos buenos por venir,

y en los malos, que de todo hay en este camino largo que es la vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative comons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

desde dónde comunicamos los hombres y las mujeres

un chico y una chica se juntan a jugar al backgammon en el jardín de la piscina de la urbanización, una actividad que repiten año tras año, y a la que en alguna ocasión se junta algún enano, es el caso de esta tarde en el que Pipe se pone a jugar conmigo,

en la primera partida yo tiro los dados y el observa qué haría, y en la segunda él tira, le pregunto qué haría él, y hago con los dados que han salido la jugada que me propone, o una mejor, en cuyo caso le explico en qué mejora la anterior,

y en eso estamos, supuestamente jugando, y se nos acerca su hermana pequeña, que quiere juntarse con Silvia, chicas por un lado y chicos por otro, y en una partida rara, muchas lo son, le digo a Pipe cuáles son los mejores dados que puede sacar,

tira los dados y coinciden, y se pone a saltar, y así una segunda vez, una tercera, Pipe está eufórico, y la partida continúa, y viene otra niña, un poco más tarde su padre, al que le explicamos brevemente cómo se juega,

y Pipe metido en la euforia, hasta que le ganamos a Silvia, su hermana pequeña, Cata, apenas ha participado, comenta que quiere jugar, pero esta vez con nosotros, con su hermano y conmigo,

y Silvia se marcha a casa, enfadada, algo nos ha pasado desapercibido, entre explicación y celebración.

   así lo vimos…

en el proceso del juego queda patente muchas veces qué mal gestionamos ganar, puede ser el caso de Pipe, y qué mal gestionamos perder, es el caso de Silvia, y de qué pocas cosas nos enteramos cuando otras recaban nuestra atención,

es mi caso, que no llego a percibir varias miradas que me lanza Silvia en el proceso del juego, no se lo está pasando bien, no está cómoda, me lo quiere indicar pero no le veo el gesto, ni el profundo malestar en el que se va a instalar.

a veces, en el proceso de la comunicación estamos aquí pero estamos en otros muchos sitios, y nuestro pasado está presente acompañándonos, tal vez de Silvia abusaron en el juego unos niños, se burlaron de ella mientras jugaban,

le hicieron pasar un mal rato diciéndole que sólo servía para perder, que es tonta de capirote, o cualquier otra crueldad, y es curioso ver hasta qué punto prende en nosotras esa realidad pasada, y en qué grado nos influye en nuestro comunicar.

fuera aparte de otros considerandos es curioso observar hasta qué punto es diferente la mirada focal del hombre, y la mirada de campo, casi de 360 grados, de la mujer, yo no me entero de nada, metido como estoy en el juego y en las explicaciones,

a pesar de las innumerables miradas y gestos que me mandan, es que si no amplifican al triple la señal, hay que ver qué poco sensibles somos a veces, todo parece indicar que no me voy a enterar.

si a la forma de observar el mundo, desde el catalejo los hombres, una mirada con orejeras, siempre hacia adelante, en relación con los objetivos, tan abierta la de la mujer,

le sumamos la forma de abordar los problemas, el hombre tan metido en tubo, en un proceso personal, introvertido, del que va a salir cuando tenga la solución, el de la mujer tan social, se va a encontrar con la solución hablando,

nos encontramos con uno de los gaps más importantes que pueden existir en la comunicación, es normal que la mujer no entienda las ausencias del hombre, y el hombre no entienda la locuacidad y la emocionalidad abierta de la mujer.

y re-contacto con esta imagen, el backgammon, en la que parece insertarse esta dinámica, en forma de confrontación de contrarios, blancas y negras, en un juego circular, juegues como juegues estamos destinadas a encontrarnos,

y a entendernos,

yo te como, tú me comes, y volvemos a empezar, para volvernos a encontrar.

varias veces he oído en la vida que a las personas se les conoce en el dinero y en el juego, una afirmación que me parece atinada, porque en el juego y en el dinero demostramos de forma bien clara nuestra capacidad de gestionar la frustración,

y cómo llevamos eso de ganar y perder, algunas ahí le vamos, progresando adecuadamente, mientras que otras, a todas luces, necesitamos mejorar.

el azul claro es la emoción del orgullo, una emoción que cuando está sana se muestra como orgullo humilde, y en el caso contrario como soberbia, arrogancia, altanería, y cualquier formato de menosprecio de las otras personas,

una emoción que sirve de punto de encuentro entre los objetivos y las expectativas, por una parte, y la cruda realidad, por otra, punto de encuentro para el desarrollo de la energía ascendente, que nos conduce a la comprensión y a la alegría,

o a bajar en este proceso energético que nos va a llevar a la rabia mala, la tristeza mala, y al miedo malo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

.

la soberbia y el orgullo, el Titanic y Neptuno, lo que se ve y lo que no se ve

en un paseo reciente, allá cerca del mar, un par de personas, un local y una turista, se acercan hasta el punte de Portugalete, el puente más elegante, ahora también conocido como puente Vizcaya, obra de Eiffel, el de la torre de París,

y como les sobra un cuarto de hora, van a acercarse al muelle de Churruca, desde donde se divisa el mar, el club naútico, la playa de Ereaga y el superpuerto de Bilbao mediante,

y no puedo sino sorprenderme de la escultura del muelle, no hay como acercarse con una turista a tu pueblo, y ver los viejos escondites con ojos nuevos, y leer por primera vez esa explicación que los ayuntamientos ponen al servicio de los turistas,

y de los locales que les acompañan en el proceso de enseñar la cosa, para asombro del mundo, porque no deja de asombrar este texto que habla del pueblo de Bilbao luchando contra y ganando al dios Neptuno, el dios del mar,

 

que se va a tener que sumergir y esconder más allá de la escollera que les separa, una escollera que el pueblo de mis ancestros muestra con orgullo, y no puedo dejar de mirar estos pocos metros,

que separan nuestra estupidez, tan grande, o tan pequeñita, depende de con qué la compares, de la atronadora inmensidad del mar, los días en el que el dios Neptuno truena, y en los que no también, si te paras a escuchar en la lejanía,

en este ejercicio tan divertido de observar, observar, observar.

   así lo vimos…

el orgullo, característica positiva donde las haya, qué bueno cuando estamos orgullosos de nuestro comportamiento, y quizás de algún que otro resultado del camino, es una de las 7 emociones fundamentales,

la que más me gusta a mí personalmente, la primera de las 3 puertas del desarrollo personal y de los grupos, la puerta que separa el EGO del Yo soy sano, un orgullo humilde que dice “yo soy la pera limonera”,

pero que está muy lejos de la soberbia, y muy cerca de la humildad, una humildad que no observo en esta estatua del dios de los bilbainos que humilla a Poseidón, con su trinche y su corona de vuelta a su recóndito refugio en la mar.

y quién sabe por qué me acuerdo de Titanic, el barco, no la película, y de esa frase que nos sirve para diferenciar el orgullo de la soberbia, una frase que tal vez ya conoces, este barco ni el dios Neptuno lo podrá hundir, ¿verdad que no?

no puedo sino disentir de la definición de soberbia de la wikipedia, según la cual soberbia y orgullo son sinónimos, qué desastre, madre mía, y antónimos de la humildad, se me hunden las 7 emociones,

como en un día no tan lejano se hunde el Titanic, ese barco que ni el dios Neptuno puede hundir, glu glu glú.

La soberbia (del latín superbia) u orgullo (del francés orgueil) es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás.

Otros sinónimos son: altivezaltaneríaarroganciavanidad etc. Como antónimos pueden citarse los siguientes: humildadmodestia, sencillez, etc. El principal matiz que las distingue está en que el orgullo es disimulable, e incluso apreciado, cuando surge de causas nobles o virtudes, mientras que a la soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido por otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del yo o ego.

el azul clarito representa en 7 emociones la energía del orgullo, orgullo sano, orgullo humilde, un orgullo que no vas a encontrar en la wiki, ni en muelle alguno, Neptuno hundido, derrotado como está por los pobrecitos humanos, tan pezqueñitos,

ojalá que encontremos esa energía tan bonita, tan buena, tan necesaria en el fondo o en algún recóndito lugar, una cueva chiquitita, de nuestro ser.

y a todo esto, hablando como estamos de la soberbia del Titanic, viajes marinos e icebergs,

el modelo del iceberg de la realidad actual (del ego al eco, teoría U, Otto Scharmer) sugiere que por debajo del nivel visible de eventos y crisis, existen estructuras subyacentes, paradigmas y fuentes de su creación,

un modelo que diferencia entre lo que se ve y lo que no se ve, y tal y tal,

aunque es bien sabido que un iceberg es una gran masa de hielo flotante desprendido de un glaciar o una banquisa, que sobresale en parte de la superficie del mar, en un fenómeno independiente del calentamiento global y de la navegación por mar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

el pensamiento mágico, la frustración y el fracaso

disfrutando como estamos de una colección de videos de Pilar Sordo, psicóloga chilena que ha realizado una serie de investigaciones y publicaciones en América latina referentes a la felicidad, la educación, las diferencias de género,

me acuesto charlando con Silvia del pensamiento mágico femenino, ese pensamiento que a veces nos lleva a la frustración y a la des-esperanza, porque el pensamiento mágico tiene mucho de eso, como la definición implica, de magia,

somos capaces de pensarlo, por lo que casi es cierto, y todo lo que no cubra la expectativa de nuestra imaginación, que por supuesto es capaz de hacer que la cosa sea perfecta, es un fiasco, un auténtico fiasco,

y es bastante normal que la realidad fracase ante esa imagen preciosa que nuestra imaginación ha diseñado, una imagen que no sé por qué asimilo al caballero combatiendo y venciendo al dragón, para salvar a la damisela en apuros,

sí, hasta Pilar Sordo lo cuenta, el pensamiento mágico es un pensamiento fundamentalmente femenino, más propio del ánima, o alma femenina, que del ánimus, o alma masculina,

que desarrollan mujeres y hombres, qué bueno cuando empezamos a entender que mujer no es lo mismo que femenino, y que hombre o varón no es lo mismo que masculino,

es por eso que puedo escucharle a Silvia, y reconocerme en sus palabras, está dándose cuenta de que la vida es perfecta en sus imperfecciones, y que está bien que no todo esté bien, qué bueno, que así es la vida,

y que podemos ser felices en una vida imperfecta, hoy nos pasa esto, mañana nos duele aquello, tal vez nos falta un poquito de esto y nos sobra un poco de aquella cosa que no vamos a contar en público, así es la vida,

y que podemos, a pesar de toda la imperfección que nuestro sueño no cumplido alberga, seguir disfrutando, y celebrando, y ofreciéndonos, y aportando, tú le puedes seguir a esta lista de verbos que habla de lo que nosotras,

desde nuestra conciencia en desarrollo, y desde nuestra voluntad, compromiso y responsabilidad personal, decidimos hacer, decidimos empezar, decidimos seguir haciendo,

y no puedo sino agradecer haberme topado con Pilar Sordo, esta divertidísima psicóloga chilena que abre en nuestra conversación y en nuestra vida una ventana para airear la frustración y el fracaso,

esos compañeros de viaje que a veces nos vienen a sacudir, de la mano de nuestro pensamiento mágico.

   así lo vimos…

escucho la reflexión de Silvia desde esta noticia que nos acaba llegar a la asociación historias que TRANSforman desde la fundación BBK, que nos cuenta que el proyecto 7 emociones (del mal trato al buen trato en el cole) no ha sido seleccionado,

una noticia que a veces recibimos como un jarro de agua fría, depende de las expectativas que hayas puesto en la balanza del sí se puede, que a veces se vence demasiado en el fiel, y llega a marcar seguro que lo conseguimos,

y que a veces nos lleva, cuando el pensamiento mágico descarga todo su peso, al pensamiento contrario, ya ves, nunca lo vamos a conseguir, y me pregunto cómo sería esta vida sin pensamiento mágico,

y un par de preguntas que pueden acompañar el proceso, del tipo,

  1. ¿es la única posibilidad de llevar a cabo esta iniciativa?
  2. ¿se puede reformular el proyecto en otro entorno, en otro territorio?
  3. ¿necesitamos realmente esta ayuda económica para ofrecerlo al público objetivo?
  4. ¿qué claves pueden faltar al proyecto para que sea de interés para la sociedad en su conjunto?
  5. ¿podemos empezar con una experiencia piloto, más pequeña, para posteriormente escalarlo?
  6. ¿realmente queremos hacerlo, independientemente del tiempo y de la financiación o apoyo de terceros?
  7. ¿ganamos o perdemos libertad con el impulso de terceros?

y donde inicialmente hay un no, que responde a nuestro pensamiento mágico, esa imagen del caballero que me salva del dragón, pobrecita de mí, damisela incapaz y compungida,

hay que ver cuánto mal han hecho las novelas de caballería y las películas de Disney en nuestra sociedad,  una sensación de frustración y de des-ánimo da paso a una actitud más abierta, así es la vida,

abrimos puertas nuevas, aireamos el castillo, sacudimos el sueño del dragón, que fundamentalmente habita en nuestra imaginación, eso sí que es pensamiento mágico, y afilamos nuestra varita mágica,

esa varita con la que dibujamos correos nuevos, nuevas presentaciones, nuevos posts, y rehacemos una lista de tareas pendientes, ahora que dejamos de esperar que nos digan, sí, yo también te quiero, para desarrollar el proyecto,

porque es verdad que nos habíamos quedado esperando, en el ejercicio de la margarita, ¿me querrá, no me querrá?, ¿me querrá, no me querrá?, dale que te pego, colgadas del pensamiento mágico.

el orgullo es una emoción en la que conviven las altas capacidades, la prepotencia, la vanidad, la altanería, la confianza en una misma, los resultados y las expectativas, no es extraño que ahí también encontremos la puerta de la frustración.

el azul clarito es el color que sirve para ilustrar en 7 emociones la emoción del orgullo, una de las emociones de las que no habla Pilar, que se centra en las cuatro fundamentales, la felicidad, el miedo, la tristeza y la rabia,

no puedo dejar de sentirme orgulloso de este modelo que pinta 3 adicionales, ésta que acabo de citar, la comprensión, la más oculta de las emociones, el azul índigo, y la energía indescifrable, al menos para nosotras, del amor,

7 emociones que proponen una evolución energética, siguiendo la energía del color, como el arco iris, ese puente que comunica mundos, del cielo a la tierra, como los chakras, de la tierra a nuestro mayor desempeño espiritual,

del infra al ultra, porque nuestra aspiración es llegar a la luz, un modelo del que le tengo que hablar a Pilar Sordo, qué bueno, ya tengo nuevo proyecto, ahora que he espantado uno de esos pensamientos mágicos que no te permiten avanzar.

este color, el azul clarito, el orgullo, que vibra con la fuerza del yo soy, es perfecto cuando se viste con el manto de la humildad, un manto que dice “no soy yo realmente, más bien es la cosa a través mío”,

tal vez por eso estoy orgulloso de 7 emociones, un texto tonto que compartimos, y que tal vez nos hace reflexionar, desde otra óptica, la de la emoción como continuo energético, energía que crece o decrece,

que nos permite entendernos, perdonarnos, lamer nuestras heridas y nuestros bajos desempeños, convivir con los resultados de nuestro pensamiento mágico y de nuestra intuición más genuina,

en este proceso tan bueno, bonito y verdadero que es la vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

buen tiempo para disfrutar de otras cosas (de la voluntad blandita y de la co-laboración)

una lagartija se ha colado en nuestra cocina tras la noche de San Juan, esa noche mágica en la hace no tanto nos reunimos alrededor de una hoguera, costumbre que se desvanece en la medida que nos hacemos más civilizados,

y las normas y la seguridad lo invaden todo, no se puede jugar a la pelota en el jardín, los niños en fila de la manita, prohibido sonreír, prohibido dis-frutar, sólo estoy esperando el día en el que se prohíba prohibir,

va a ser un gran día ése,

y mientras ese día llega, empiezo a sentir los rigores del verano, el calor intenso se ha sumado a la noche corta, y me quedo enganchado al ver esta lagartija que se ha colado en la cocina,

un animal que me sonríe, juguetón, con mortal desenvoltura, y observo la dedicación que conlleva, mejor que trabajo, esta agrupación de teselas, pequeñas piezas seleccionadas con cariño,

éstas para las manos, éstas para la cabeza, éstas para el tronco, y con éstas podemos formar la colita, y me hago uno con este tiempo en el que las constantes vitales bajan, se me hace imposible no entender el ritmo de los países del sur,

quién sabe por qué esta idea del cariño y la dedicación sin prisa, podríamos haber hecho lo mismo de otra forma, me lleva a conectar con la figura de la persona voluntaria,

que ofrece lo mejor de sí misma también tras la noche de San Juan, ahora que el calorcito aprieta, buen tiempo para seguir disfrutando de lo mismo, de otra forma, haciendo parecidas cosas,

buen tiempo para las personas voluntarias.

 así lo vimos…

el color azul claro, que representa la emoción del orgullo, tiene connotaciones relacionadas con el alto rendimiento y los objetivos, con la realización de la cosa, con la emoción que nos embarga en estas circunstancias,

con el contacto con nuestras altas capacidades, un contacto que nos va a permitir conectar, humildad mediante, con nuestro yo soy, un espacio en el que la persona voluntaria emerge,

no es mi santa voluntad, mi voluntad dura, sino una voluntad blandita, que se ofrece para colaborar en el desarrollo de la mejor opción posible, buena para mí, buena para ti, buena para el resto de las lagartijas que habitan en esta casa,

y de las personas reunidas alrededor del fuego, o de la mesa, o de la alberca que nos aligera el calorcito creciente en este verano que acaba de hacer presencia, alrededor nuestro, y en nuestro interior.

el orgullo humilde, curioso oximorón, es una de las inspiraciones que hacen posible el modelo de 7 emociones, un ajá que  tiene su origen en la teoría U de Otto Scharmer, y es la primera de las 3 puertas que nos conduce del ego al eco,

3 puertas que nos permiten evolucionar de sistemas enfermos,

que enfrentan tu bien-estar con el mío (tú pierdes – yo gano) o que supeditan el bien-estar de la comunidad (casi todas pierden) a nuestro bien-estar particular (tú ganas y yo mucho más),

a sistemas más sanos, que entienden el 3ple ganar.

el azul clarito es la puerta del liderazgo colaborativo, y de las personas voluntarias, una puerta que tú y yo también podemos pasar.

si te preguntan de qué color pintarías una lagartija colaborativa, no tienes más que observar el mosaico, que te guía de cabeza a la respuesta, cualquier cosa, animal o persona colaborativa es de color azul.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer, del ego al eco, y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

qué macarra es mi Yo soy, y qué apocadito mi yo no soy

terminamos una presentación de el futuro emerge en el parque tecnológico de Zamudio, y nos vamos a tomar una pizza a Baietz, allá por Górliz, en una mesa que ocupamos 6 personas, 5 de ellas mujeres, y un hombre,

en una animada charla que va a conectar con ese color, el azul clarito del orgullo humilde, la emoción que hace posible el liderazgo colaborativo, un mundo en el que yo soy líder y soy capaz de entrar en esquemas de colaboración,

en vez de en procesos de competición,

y surge de quién sabe dónde una conversación relacionada con el yo soy, esa energía que duerme en nuestras entrañas, y de vez en cuando, a veces no son muchas veces, se manifiesta en nuestras vidas,

y es tan bestia esa manifestación que no lo puedo negar, hay una fuerza que duerme en mí y que brota, mucho más potente que mi manifestación normal, a veces tan apocadita, otras tan políticamente correcta, tan polite,

sí, creo que Idoia tiene razón, nuestro Yo soy muchas veces tiene una manifestación un tanto macarra, pero yo diría que sana, no hay más que ver desde dónde actúa, y qué es lo que se empeña en que escuchemos,

creo que ahí está toda la diferencia.

   así lo vimos…

en la ronda de participaciones, te dejo con 3 anécdotas, que cuentan 3 de las 6 personas que ocupamos esa mesa, mientras nos fundimos y compartimos 3 pizzas, ahí van, 1 – 2 – 3,

1,

una mujer se mosquea tanto con un hombre conduciendo en un tramo del pueblo en el que abundan los niños que se planta en medio de la carretera, y le llama la atención, y le ofrece un par de hostias si vuelve a pasar por ahí de esa forma,

qué divertido, una mujer menudita ofreciendo una paliza a un hooligan, curioso a más no poder,

2,

una mujer se queda atónita ante la maniobra de un hombre que casi se choca con un coche de niño, si le atiza lo mismo le mata al hijo, gana la ventanilla del acompañante, entra en el vehículo, apaga el motor, retira las llaves, y las tira a la alcantarilla,

tras increparle al conductor, casi me cambias la vida, so insensato, y se marcha temblando con su carrito, incrédula de lo que acaba de hacer,

3,

una mujer mira a su pareja que le amenaza con un revolver apuntándole a la cabeza, y le dice, templada con una fuerza que surge de su interior, dispara si te atreves, al fin y al cabo no vas a conseguir matarme, esto es sólo mi cuerpo,

1 – 2 – 3 manifestaciones que se suceden como una traca de petardos, pim – pam – pum, y no puedo sino entender el hilo narrativo de las 3 historias que hablan de la misma fuerza, es el Yo soy que se expresa,

y que dice yo no tengo miedo de manifestarme en el mundo, por aquí no paso, y no acepto pulpo como animal de compañía, fundamentalmente porque no me quiero quedar a vivir con el pulpo,

a partir de ahora elijo otro animal.

el azul clarito es una emoción fundamental en el modelo de 7 emociones, la emoción que nos permite traspasar la puerta del ego para adentrarnos en el yo soy, esa energía que re-conoce mis altas capacidades, y el sentido de mi vida, de mi existir,

para empezar…

el orgullo humilde es una emoción fundamental en procesos de transición del ego al eco, del ego-sistema al eco-sistema, en la construcción y desarrollo de entornos relacionales funcionales y sanos, y en el desarrollo de la innovación.

7 emociones es un modelo de responsabilidad social creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

lo que pasa cuando no me reconoces (III)

tal vez también a ti te ha ocurrido, aparece una persona en tu vida, tiene muy buena pinta, es mocetón espectacular, o una chica estupenda, puede que llegues a hacer algo con ella, o así lo piensas, en tu desarrollo personal o profesional,

tal vez la concibes como una nueva socia, como una pareja, da lo mismo,

y observas cómo evoluciona la relación, una relación que crece en intensidad, de vez en cuando hay un des-encuentro bestial, al rato hay un re-encuentro glorioso, llegas a un ajá, a una comprensión de la cosa a la que no habrías llegado solo,

si no hubiese mediado tanta tensión,

es la magia de la vida, que a veces requiere de la lucha de opuestos, y del fracaso y la frustración, para que nos re-planteemos qué creemos, cuáles son los fundamentos que nos sustentan, y cómo queremos ser de mayores,

y en eso estoy, con el cuaderno de trabajo del revés, patas arriba y boca abajo, porque en este proceso re-contacto con toda la falta de re-conocimiento que he experimentado en mi vida,

empezando por la falta de re-conocimiento primera, la de mi madre, que todavía hoy esconde a un hijo que acompaña personas y grupos de personas conscientes en el mundo organizativo, a ella eso no le suena importante, yo tenía que ser ingeniero,

siguiendo con una ristra de personas cercanas, mi ex, mi hermana, mi hija, ausencias de re-conocimiento gloriosas, a cual más dolorosas en el ámbito personal, en mi círculo familiar,

a las que se van a sumar las otras, Jesús y Tomás, Antonio, Paco, Marina, Eva o Montse, una ristra larga de personas que van a aparecer en el ámbito profesional con idéntica energía, sólo faltan Jaimito, Jorgito y el tío Gilito,

está claro que es un tema que va más allá de lo que entendemos como normal, aparece una persona y se siente con la libertad de cuestionarme, de mejorarme, como si hubiera algo que mejorar en mí, qué curioso,

cuando no le he pedido consejo ni ayuda,

y observo cómo me posiciono con esa persona nueva, y aprendo a establecer límites, esto no, esto no, esto no,

y pienso en otras posibilidades posibilidosas, tal vez un poco de chamanismo bien aplicado me va a venir reketebien en el tiempo nuevo, en las fechas por venir, y me hago el tontito, yo no sé gran cosa de esto, yo sólo pasaba por aquí.

 así lo vimos…

en el tiempo entre costuras,

el tiempo que media entre esta presentación y la otra, el tiempo en el que no tenemos que preparar el taller de esta jornada que hemos titulado “la magia de la TRANSformación (de memorias de escasez a enfoques abundantes)”,

una nueva dinámica aflora en el círculo, porque al gesto de dar y al gesto de recibir se une el gesto de tomar, y me imagino este ejercicio en un espacio abierto, con un grupo grande de personas, tal vez decenas, tal vez más,

y siento que una nueva energía está en circulación, seguro que nos vamos a divertir, desde una nueva comprensión.

cierro esta reflexión en 3 pasos de cómo puede ser la falta de re-conocimiento en nuestras vidas, dejándome sentir, y observo cómo me comporto cuando una persona nueva entra en mi vida, en mi círculo cercano, en el trabajo, en mi casa, en mi familia,

y me siento así o me siento asao,

y no filtro el encuentro en clave de oportunidad, sino de energía, esto es, observo cómo se modifica mi energía (me siento mejor o peor), cómo influye en mi comportamiento (puedo ser libre para comportarme como soy o tengo que adaptarme demasiado),

cómo evoluciona mi sonrisa (es natural, es forzada o la tengo que salir a buscar a la puerta y pedirle que vuelva a entrar en mi casa), cómo evoluciona mi gesto y mi cuerpo, siempre tan verdadero,

y re-conecto con este libro, el cuaderno de trabajo de pide y se te dará, un libro de Esther y Jerry Hicks que viene a animarnos a entender que somos entidades energéticas, y que tenemos una vibración propia,

y podemos hacer algo, porque nada hay en verdad obligatorio, para hacer que esa energía aumente, un proceso en el que el re-conocimiento propio es necesario, mal voy a poder re-conocer al otro si no me re-conozco yo,

y vuelvo a mi marco de referencia interno, que tan bien me sienta, y al azul oscuro de la comprensión, que me perdona por no dar siempre el 100, a veces ese dar lo mejor de mí misma se convierte en el 75 o en el 3.

la ley del espejo es una ley de aplicación siempre interesante, no siempre fácil, ya que muchas veces las personas que se acercan a nosotros ven en nosotros lo que ellos son, y vuelcan en nosotros sus conflictos y su forma de ver el mundo,

vestido con un traje nuevo, que nos quieren calzar,

sólo tú sabes si aceptas ese traje o lo devuelves a su origen, esto no es mío, esto es tuyo, mira que no te compro el género nuevo, que no voy a almacenar en mi ropero, muchas gracias, pero va a ser que no.

el orgullo es una de las 7 emociones que mueven este mundo, según nuestra concepción del mismo, una emoción correlacionada con el azul clarito, un orgullo que puede tener dos manifestaciones, fundamentalmente, a partir de la misma frase,

yo soy la pera limonera,

  1. y tú eres un mindundi, puerta para la arrogancia y el despotismo,
  2. y tú también (eres la pera limonera), puerta para el desarrollo sano del grupo y de la comunidad (o ecosistema),
  3. y como no hay dos sin 3,¿se te ocurre alguna otra frase de continuación?

la teoría U postula 3 grandes brechas que tenemos que navegar, 3 brechas que nos desconectan de:

  1. la naturaleza,
  2. el otro (el alter),
  3. de mí misma,

3 grandes brechas que bien se pueden re-leer como 3 grandes caminos de re-conexión, creo que está claro cuál de los 3 caminos ocupa nuestro día de hoy, un pasito más, otro paso adelante, en un proceso de sanación.

y así lo compartimos a nuestras listas de distribución…

¿y si yo me re-conozco a mí misma, para empezar?

en este mundo raro en el que vivimos,

en el que nos han enseñado a compararnos con los demás,

en complacer a los demás (sobre todo a las mujeres),

en complacer a mamá (como primer eslabón de una cadena más larga de personas a las que complacer),

a veces, sólo a veces, rozamos con alguien, si es que no topamos con pared,

alguien que nos recuerda ese proceso de no re-conocimiento inicial, el no re-conocimiento de mamá,

y nos obliga a contactar con el primer re-conocimiento, y casi único re-conocimiento necesario, un proceso esencial,

que dice “yo me reconozco”.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.