¿hay mus?

hay momentos en el camino que nos sentimos escasas, a todas nos ha pasado, es como si tuviésemos que elegir entre las copas y los oros, o las espadas y los bastos, es tan complicado…

y hay momentos en los que ese mundo pequeño, cutre, mezquino, se desvanece, y sentimos que hay más de lo que necesitamos en todos los órdenes de la vida, y eso se puede traducir por tiempo, dinero, espacio y cariño,

es una sensación radicalmente diferente,

es la sensación que nos cubre y nos embarga cuando conectamos con la energía del o y con la energía del y, cuando conectamos con las necesidades y cuando nos enchufamos a las posibilidades,

qué fácil es disfrutar la vida con esa energía que nos dice que sí es posible, quién sabe si eso que hoy nos pasa es una realidad nueva o simplemente un día empezamos a vivir como si fuese posible, y volvimos a creer en las posibilidades.

   así lo vimos…

el mus es un juego muy divertido desde el inicio, un juego de mentirosos, en el que con las mismas 4 cartas juegas cuatro juegos diferentes, está claro que para alguno de los 4 juegos no tienes las cartas adecuadas,

se trata, pues, de ganar todo lo que puedes en las que tienes mejores, de perder lo mínimo cuando las tienes peores, y en administrar bien las leyes del descarte, que se administra con la palabra mus, algo así como quiero más,

me descarto de varias cartas y veo qué me depara la diosa fortuna… otra vez.

en los posavasos de kukuxumusu, que no son sino una expresión de la amplitud, de tiempo, un paseo por el barrio viejo de Donosti, y de dinero, hoy sí me llega para comprar esta tontería,

una persona pide mus, otra también, y la tercera también, parece que van a jugar con cartas nuevas,hasta que una de las cuatro no concede el mus, con lo que todas juegan con las cartas que tienen en la mano.

no hay mus simboliza la energía de los límites, que también dicen esto no,en una manifestación positiva del miedo, que nos ayuda a no exponernos a relaciones y situaciones que no nos convienen, que son dañinas para nosotras.

para decir esto no la víctima tiene que hacer un esfuerzo enorme, ya que todo en su educación y su vida le lleva a admitir el mal trato, ya sea de mamá, de papá, convertidos en madre y padre, de su pareja, de sus hijos,

y tiene que estar en un estado mínimamente sano, es por ello que tenemos que celebrar ese momento, en el que la víctima empieza a salir de su caparazón, empieza a jugar su juego, que empieza por decir NO a lo que ya no quiere más en su vida,

ánimo, mucho ánimo, que se puede.

observo que el color que le toca hoy a la imagen con la que lanzo el post es el azul claro del orgullo sano, en vez del rojo del miedo, y re-conecto con una idea tonta, si hoy estamos bien es porque un día, tal vez no tan lejano,

aprendimos la magia de decir no a ese juego que tanto daño nos hacía, sí, un día dijimos NO HAY MUS, y hoy podemos celebrar los resultados, preciosos, de esa decisión, y del camino que de esa decisión deriva.

celebro una partida de mus con César, mi pareja de mus favorita, con la que pierdo otra vez ante Dani y Juan Carlos, qué bonito es juntarse con los cariños, y empiezo a imaginar una vida en la que juego al mus, y al no hay mus, y gano,

ya sé, César, que casi no te lo puedes ni imaginar, ¿verdad que tiene que ser la pera limonera jugar al mus y ganar?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Anuncios

qué bien se vive conecta2 al entusiasmo

Entusiasmo significa que disfrutas a fondo con lo que haces, más el elemento añadido de un objetivo o visión para los que trabajas. Cuando añades un objetivo al disfrute de lo que haces, el campo de energía o frecuencia vibratoria cambia. Al disfrute se le añade ahora cierto grado de lo que podríamos llamar tensión estructural, y eso lo convierte en entusiasmo. En la cumbre de la actividad creativa alimentada por el entusiasmo habrá una intensidad y una energía enorme en lo que hagas. Te sentirás como una flecha que va volando hacia la diana… y que disfruta con el vuelo.

A quien lo vea desde fuera, podrá parecerle que estás estresado, pero la intensidad del entusiasmo no tiene nada que ver con el estrés. Cuando lo que quieres es llegar a tu objetivo, y no hacer lo que estás haciendo, sufres estrés. Se pierde el equilibrio entre disfrute y tensión estructural, y ésta última vence.

El estrés siempre disminuye la calidad y la eficacia de lo que hacemos bajo su influencia. También existe una fuerte conexión entre el estrés y las emociones negativas, como la ansiedad y la ira. Además, el estrés es tóxico para el cuerpo.

A diferencia del estrés, el entusiasmo tiene una frecuencia de energía alta, y por eso está en resonancia con el poder creativo del universo. Por eso Ralph Waldo Emerson dijo que “nunca se ha conseguido nada grande sin entusiasmo”.

El entusiasmo sabe a dónde va, pero al mismo tiempo está en plena comunión con el momento presente, la fuente de su vitalidad, su alegría y su poder. El entusiasmo no “quiere” nada porque no le hace falta nada. Es uno con la vida y, por muy dinámicas que sean las actividades inspiradas por el entusiasmo, no te pierdes en ellas. Y siempre queda un espacio de calma pero intensamente vivo en el centro de la rueda, un núcleo de paz en medio de la actividad, que es la fuente de todo y que nada puede alterar.

qué bueno conectar con este texto Eckhart Tolle, en el libro “todos los seres vivos somos uno”, un texto que nos habla de entusiasmo y estrés, de objetivos y tensión estructural, de vitalidad, alegría y poder, abierta la puerta a la fluidez.

   así lo vimos…

en medio de esta mañana de sábado, observo cómo el entusiasmo se ha hecho realidad en mi casa, con la preparación del primer taller para capacitar a facilitadores de 7 emociones en Gredos, el 26, 27, 28 de marzo próximo,

y los talleres que estamos dando y recibiendo Silvia y yo, algo parece que se le ha movido a Silvia como consecuencia de las últimas sesiones de terapia, la última de ellas ayer,

y observo cómo vamos apuntando todos los talleres que tenemos comprometidos, lo que vamos a hacer, como facilitadores y como receptores, en un camino que describe muy bien Echeverría, aprender para TRANSformar,

y estoy apuntando esto y aparece Silvia por la puerta del salón con una frase magnífica, “ya está, pagada la reserva”, así es la vida, como hago yo la reserva del sengundo nivel de dragon dreaming, el sueño del dragón,

sí, efectivamente, vamos dejando atrás nuestros miedos, nuestros dragones dormidos, y observo cómo algo sutil va creciendo en nuestro interior, algo que surge de dentro y que no se puede parar, tal vez es nuestro entusiasmo,

ilusión por proyectar en el mundo algo nuevo, desde nuestra convicción creciente, sí se puede, desde nuestra mejor intención.

y las páginas del calendario, ayer vacías, empiezan a recoger esa secuencia de talleres y proyectos que se van a encadenar, empezando en febrero, a lo largo de este cuatrimestre, marzo y abril, por delante,

sin lugar alguna este camino que hoy te cuento continuará, esto no ha hecho más que empezar.

aunque no hay una correspondencia 100% entre todas las cosas, intentamos explicar el mundo a partir de 7 emociones fundamentales, me voy a dar un rato para ver dónde colocaría yo el entusiasmo,

pero creo que ocupa un sitio, o al menos ahí lo situaría yo, entre el azul claro del orgullo humilde y el azul índigo de la comprensión,

mientras que no me queda ninguna duda dónde se encuentra el título de este libro tan bonito que hoy nos regala este post, “todos los seres vivos somos uno”, en el terreno de la comprensión.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

¿cómo has cambiado tu vida estos últimos 7 años?

entro en Pasajes y ese barco de Carboneras que me acompaña en el coche se resbala en una curva minúscula, antes de aparcar, hay causualidades difíciles de pasar por alto,

y me pregunto por qué no acompaño esta miniatura de destino (el cabo de Gata) con otra que represente mi origen (el País Vasco, tierra de aita y ama y de mis ancestros),

quién sabe cómo entro en una sensación de orgullo y de pertenencia, yo soy de aquí, qué bonito volver a mi segunda casa, al pueblo de mi segundo nacimiento, Pasai Donibane, Aupa San Juan, y me lanzo a tomar fotos,

qué curioso, el móvil está sin batería, literalmente a cero, todavía no son las 12 de la mañana, mediodía, esta noche no lo he dejado a cargar,

sí o sí voy a tener que entrar en algún sitio a cargar un par de rayas del teléfono, al menos si quiero tomar unas pocas fotos de esta mañana tan bonita que acompaña un estado emocional precioso, el espíritu abierto 7 años después,

soy un bebé que transita al estado del niño,

y entro en una cafetería, donde encuentro una camiseta a rayas azules, firmada por los jugadores de la real sociedad, donde pido un pastel vasco, con su ikurriña y todo, sobre un plato azul, aquí en Donosti casi todo es azul, y me siento al sol,

en esta terraza de la cafetería Irune, qué nombre más bonito, el nombre de esta chica, enfermera de profesión, que atiende a ama en el proceso de convalecencia de una peritonitis que casi le lleva al otro barrio,

otro amor platónico más de este chaval de 18 años que tiene una división interna brutal con la mujer, por una parte me gusta más que a un tonto una tiza, por otro le tengo un miedo y una reserva casi ancestral, le temo más que a un nublado,

qué difícil de explicar, ¿será que ya sé lo que me va a pasar en mi vida de pareja, una vida parecida a la de mis padres, una historia de amor y des-encuentro total, una historia de abandono y pérdida tan difícil de llevar?,

y en eso estoy, de paseíto, observando signos del camino recorrido hace 7 años, en los 3 días previos a acercarme de visita a casa de mi madre, donde le doy la noticia de que María me ha divorciado,

observando similitudes y contrastes del antes y del ahora,

y observando observando veo un camino de Santiago que va hacia la derecha, hacia la izquierda, en ambos casos a pie, hacia adelante, en bote, veo el número 5 en la puerta de la hospitalería de Pasaia, el 5 del Ser humano, a 825 km de Santiago,

creo que un día no muy lejano voy a empezar este camino, el camino de las personas normales, que diría Coelho, por la costa, cerquita del mar, desde aquí, desde el sitio en el que vuelvo a nacer hace 7 años, un nacimiento a una nueva vida,

y veo ese barco encarcelado en el puerto, así vivió mi padre en una profesión que no era para él, mi padre disfrutaba con la madera y la familia, no con la distancia y el metal, cómo nos podemos llegar a equivocar en esto de la profesión,

de la misma forma que observo a esa mujer, enarbolando un remo, tela marinera, mejor nos tomamos un par de chiquitos más antes de entrar en casa, en la república independiente de Bermeo, territorio comanche, y también aquí, territorio azul,

y ese deporte, las traineras, en la taberna San Miguel, que es originario de hombres pero que aquí practica también la mujer, una forma de vida, la caza de la ballena, a ver quién llega antes a la venta con la caza, ése es el que mejor va a vender,

que se convierte en deporte competitivo, o colaborativo, todo depende desde dónde lo mires, desde la orilla, desde la otra embarcación, o desde dentro, porque esto no va a funcionar si no remamos todos a una,

algo que este pueblo, tan rudo y tan honesto, ha apreHendido, sí o sí, a hacer.

   así lo vimos…

 

 

y me preparo para este taller, a punto de empezar, 7 emociones, en el que algo vamos a hablar de responsabilidad emocional, un camino de desarrollo personal en el que algo tiene que ver mi emoción, y la capacidad de observar,

lo que ocurre a mi alrededor, lo que ocurre dentro, que hace ya mucho tiempo que dejamos de crear en las casualidades del camino, y lo que hago con todo ello, algún día llegaremos a la comprensión de que toda mi vida es un tema de responsabilidad,

de mi absoluta responsabilidad.

el título que encabeza estas líneas no es “¿cómo ha cambiado tu vida estos últimos 7 años?” , sino ¿cómo has cambiado tu vida estos últimos 7 años?, estamos hablando de responsabilidad, un matiz que hace toda la diferencia.

observo cómo giran estas líneas, creía estar escribiendo de otras cosas, pero en realidad un tema aparece, desde el azul clarito del orgullo sano, yo soy de aquí, pasando por el azul oscuro de la comprensión, azul profundo como la mar,

para llegar al violeta de esta trainera y a la alegría,

sí, las traineras, y la energía y la emoción de hacer juntas, hombres y mujeres, para traer lo nuevo, sea lo que tenga que ser, desde nuestra mejor intención, unas líneas que hablan, a su forma, de las 3 puertas que todas nosotras podemos cruzar,

en el desarrollo personal y de los grupos en los que participamos, convertidos en nueva comunidad.

el 2018 se abre con un proyecto nuevo, un proyecto que se inicia con una pregunta, para ti, ¿qué es amar?, una pregunta que te animamos a responder, un proyecto para el desarrollo de un nuevo liderazgo, el liderazgo colaborativo,

ojalá nos veamos pronto en la trainera, hombro con hombro.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos, qué bonita palabra, desde este enlace.

 

una pequeña gran TRANSformación (compañeros del metal)

una pequeña transformación empieza siempre con un paso, tal vez eso está pasando con este proceso de acompañamiento en talleres mecánicos Paramio, un proceso lento que empieza cuando, a contracorriente,

en un entorno que no es especialmente propicio,

decidimos filtrar una forma nueva de entender y explicar el mundo, con dibujitos y color,

y en esto que estoy escribiendo y me pregunto que entorno lo es, y me acuerdo de un par de comentarios que se filtran en los últimos procesos, que corremos en Mutualia, qué interesante es nuestro rico mundo emocional, con la ayuda de 7 emociones,

una propuesta que sabe saltar de un taller de mecanizado a un colegio, en el territorio de la educacion, o a una mutua, o a un geriátrico, en el territorio de la salud, qué interesante este mundo relacional que no entiende de sector,

y observo cómo vamos venciendo las primeras resistencias, y se establecen conversaciones nuevas, y poco a poco vamos reconociendo los colores, el rojo, el naranja, el amarillo,

y esos elementos con los que explicamos y entendemos el campo de la atención, 

y los diferente tipos de comunicacion que entablamos desde ahí, la comunicación piedra, la comunicación tomate / pepino, que se convierte poco a poco en caracol, la comunicación humana ya esta próxima, al llegar.

con la ayuda de los dibujitos y el color, también con el azul clarito.     

así lo vimos..

 

en esta sesión introducimos el azul claro del orgullo sano, del orgullo humilde, una emoción que necesitamos para el desarrollo de procesos de mejora grupales, un color que nos introduce en la paleta de los colores fríos,

ego que compite y que deja paso a personas voluntarias que comparten y colaboran, con el 2018 por delante, un año que se rige por la energía del 11, 2 + 0 + 1 + 8 = 11, buen momento para el despliegue del liderazgo colaborativo,

buen año para compartir.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirada por la teoria U de Otto Scharmer y por la teoria del color de Goethe que compartimos mediante este enlace.

 

yo estoy equivocado, tú estás equivocada, ¿quién más está equivocado? (5 personas para cambiar el mundo)

Montse me regala este video de Eduardo Galeano, que nos habla de la vida de Domitila Barrios de Chungara, de una asamblea de mineros en la que alza su voz, entre un hombrerío, una sola mujer entre hombres rudos, y a los que les pregunta,

yo sólo quiero saber estito, una pregunta no más quiero hacer, estito quiero saber, ¿cuál es nuestro enemigo principal?,

una pregunta que abre una conversación que mejor que escuches de primera mano, de la voz de Eduardo,

y el video continua, como sigue la vida de Domitila, a la que Eduardo va a encontrar unos años después,

como parte de un grupo de 5 mujeres en huelga de hambre, sentaditas en medio de una plaza, hasta que caiga la dictadura del general Banzer, y el curioso proceso en el que 5 personas se convierten en 50, en 500, en 5000, en 50.000, en 500.000,

y la historia de todas esas personas que pasan, incrédulas en un principio, en una historia que no es muy diferente a nuestra propia historia y una actitud que no es tan diferente de nuestra forma de pensar actual,

cómo van a conseguir derribar un régimen militar 5 mujeres… 

y la historia continua, y todas esas personas que observan ese grupo de mujeres en huelga de hambre, observan con el pasar del tiempo, tú también te puedes incluir, observamos, que ellas, estas mujeres, no estaban equivocadas,

los que estamos equivocados somos nosotros, como está equivocado, no te pierdas el final del video, por favor, otro elemento que tiene un rol principal en esta historia, ¿quién más está equivocado?, sin desperdicio.

   así lo vimos…

 

la historia de las 5 mujeres entronca con uno de los regalos que nos hace Otto Scharmer en su primer libro, la teoría U, la visión TRANSformadora de que 5 personas con una intención común pueden cambiar este mundo.

este relato hablado conecta con Montse y conecta conmigo, y con un grupo de personas que promovemos una serie de conversaciones en torno a diferentes temas.que conforman nuestro mundo,

muchas gracias por compartirlo con nosotras, Montse,

en un proceso que hemos titulado “el futuro emerge”, y del que dejamos un pequeño rastro en este espacio, ojalá tengas un poco de tiempo para echarle un ojo, y ojalá te acerques, tú también puedes ser parte de este movimiento,

para que el grupo, hoy de 5 personas, sea mañana de unas pocas más, quién sabe si 50 o 15, que sea lo que tenga que ser, en este proceso lento pero inexorable del desarrollo de la conciencia en nuestras vidas, desde el campo de atención,

desde nuestras conversaciones y los espacios que generamos,

desde nuestra mejor intención.

esta historia nos habla del miedo, la emoción que dice “yo no soy”,

y del poder que despliega una mujer, que se convierte en 5 mujeres, desde un orgullo sano, humilde, desde su “yo soy”, en una evolución natural, “yo soy tú”, y “nosotras hacemos juntas”, para traer una evolución social,

porque juntas somos capaces de construir lo nuevo, y TRANSformar esta sociedad.

si quieres leer de la emociones que nos atan a tierra, empezando por el miedo, rojo, y de las que nos elevan y nos permiten crear nuevas comunidades, empezando por el orgullo humilde, azul clarito,

te invitamos a un paseo por las 7 emociones, creative commons, un modelo de responsabilidad emocional, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, que compartimos desde este enlace.

sin-frutando como una criatura

El guerrero de la luz se comporta como una criatura. 

Las personas se escandalizan: se han olvidado de que una criatura necesita divertirse, jugar, ser un poco irreverente, hacer preguntas inconvenientes e inmaduras, decir tonterías en las que ni ella misma cree.

Y preguntan horrorizadas:

“¿Es eso el camino espiritual? ¡Él no tiene madurez!”

El guerrero se enorgullece del comentario. Y mantiene su contacto con Dios, a través de su inocencia y alegría, sin perder de vista su misión.

Manual del guerrero de la luz, Paulo Coelho.

Tomo prestadas estas líneas que hablan de nuestro niño natural, y de esas capacidades que muchas de nosotras, personas adultas, podemos volver a desarrollar,

características relacionadas con el juego, que nuestro ser, des-inhibido, curioso, ese ser que se permite explorar nuevos territorios, sin la pesada carga del que ya sabe, o cree que sabe, lo que  se va a encontrar,

con la ligereza y el des-enfado (no enfado) que da no tener la obligación siquiera de tener que encontrar algo, de ahí la palabra dis-frute, sin fruto esperado, características relacionadas con el juego que nuestro ser …

puede volver a experimentar,

en un juego nuevo, que nos podemos permitir, porque, de la misma forma que estamos jugando un juego con unas reglas establecidas, podemos cambiar de juego, o de estrategia, o incluso podemos cambiar alguna regla,

sí, podemos cambiar de juego y de reglas, salvo que alguien indique lo contrario, y si alguien indica lo contrario podemos parar y revisar si eso es lo que queremos, y si aceptamos pulpo como animal de compañía,

y lo que también implica esa decisión, no es fácil vivir con pulpo,

tal vez pulpo y el juego en el que jugamos no es totalmente compatible con el desarrollo de nuestra misión personal.

así lo vivimos…

4 añitos después, sin-frutando, sin un objetivo concreto en mente, el blog de organizaciones con espíritu y corazón acumula 1300 entradas editadas, esto no es un cumpleaños, es un montón de palabras y de juego,

estamos de celebración,

e incluimos en estas letras de hoy la palabra criatura (muy parecida a niña), que se mezcla de una forma curiosa con espiritual, y con misión, con inocencia, con jugar, con alegría,

en este mundo en el que poca cosa somos si nos quitan (o eliminamos de nuestro día a día) nuestro mundo espiritual (un fundamento de las personas y de las organizaciones que las personas creamos) y nuestro mundo emocional.

en el camino recorrido hemos vagabundeado por las letras e ideas de otras personas, entre las que se encuentran Coelho, Maturana, Boff, Scharmer, alguna de las cuales desconocíamos al iniciar este viaje,

y nos hemos acercado a modelos y teorías que dan sentido a este viaje, la teoría U, la indagación apreciativa, reinventando las organizaciones, no podemos descartar que en el camino por delante descubramos nuevos regalos,

nuevas compañeras de viaje, rompamos alguna regla, escribamos alguna regla nueva, y nos permitamos, de vez en cuando, jugar sin más, sin-frutando como criaturas, en este universo profundamente espiritual y emocional que es la vida.

desarrollamos 7 emociones como una inspiración que surge en el camino, un modelo de responsabilidad emocional que tiene relación con el desarrollo de la conciencia y la presencia, y el desarrollo del buen trato en nuestro día a día,

un modelo accesible, profundo, tontorrón, un modelo que recibimos y compartimos, creative commons, una inspiración que se convierte en proyecto y en proceso, ahí le andamos,

con la ayuda de  Goethe y de Scharmer, de Luis Emilio y de Arancha, de Javier, de Iñaki y de Gidor, de Pablo y de Silvia, de Paco, de Eva y de Fernando, de tantas y tantas personas, amigas y cariños, que pueblan este juego compartido.

El guerrero se enorgullece del comentario, sí, tal vez la emoción de hoy está relacionada con esa extraña emoción que tan mal entendemos, el orgullo, un orgullo sano, un orgullo humilde que separa el ego del yo soy,

y que reconoce que en realidad no soy yo, sino en mí, o a mi través, o sin mí.

 

 

hijas y mujeres de Expósito

en el ejercicio de mirar mirando, los detalles, a veces minúsculos, nos dan pistas, como sucede con esta partida de nacimiento, en la que una criatura, niño o niña, tanto da, es el siguiente eslabón de un padre o una madre, tanto da,

un padre que tiene una profesión y un domicilio, y una mujer que, te puedes asombrar o no, a principios del siglo XX, suena lejos o cerca, depende cómo lo mires, estamos hablando de la fecha de nacimiento de nuestros abuelos,

una mujer que, según reza el machote, está dedicada a las ocupaciones propias de su sexo y domiciliada en el de su marido, un machote que no da a la mujer oportunidad alguna de ejercer una profesión, más allá de sus labores,

y que supedita su domicilio al de su pareja, independientemente de que, tal vez, el domicilio familiar se haya comprado con el dinero de la mujer, o con el de la familia de la mujer, qué ocurrencia la mía, pensar que una mujer pueda tener dinero,

porque no es tan lejano el tiempo en el que una mujer no puede abrir una cuenta bancaria a su nombre (sin el consentimiento de su marido), comprar o vender una propiedad (sin el consentimiento de su marido),

ejercer el voto, qué ocurrencia más absurda, para qué querrá una mujer ejercer el derecho al voto, si además pensar no es una actividad propia de su sexo, tan lejos de sus labores,

cocinar, lavar y planchar, barrer y fregar, puertas afuera del dormitorio conyugal, y lo que proceda puertas adentro, tal vez en este punto no sea necesario especificar, y abrimos una puerta a nuestra imaginación,

no me extraña que 3 generaciones más tarde haya muchas mujeres indignadas, aquí y allá, con ejemplos varios en los que sienten que tienen un trato discriminatorio, y parten en posición de desventaja,

por no hablar de un mundo que no se respeta, que no se reconoce, y que ha evolucionado desde la lógica del más fuerte y del ejercicio aplastante del poder, un mundo que no tiene mucha consideración con el hombre,

y mucha menos con la mujer.

así lo vimos…

para entender un proceso de violencia de género tenemos que contactar, en algunos casos, con la profunda carga transgeneracional que muchas mujeres llevan inscritas en sus células,

ya que, sin esa comprensión, me va a ser muy difícil contactar con el profundo dolor de mi hermana, yo no siento que yo me haya aprovechado en casa de nuestros padres por el hecho de ser hombre, antes al contrario,

o de mi hija, yo no siento que haya hecho nada en favor de mi hijo y en contra suya por motivos de género, ni de la hija de Silvia, que nos pone en la ruta de este video, en la que un grupo de alumnas toman la voz,

en medio de un acto en el que no se sienten representadas, un ejercicio absolutamente necesario, en el que la víctima se hace consciente, toma fuerzas, y desarrolla una estrategia, que lleva a la práctica,

y le permite contactar con su Yo soy,

un Yo soy que puede, que merece, que se posiciona, que toma su lugar en el mundo, se presenta donde siente que su voz puede ser más clara que la de un representante o un intermediario,

un representante que en muchos casos no nos representa en absoluto.

si alguien quiere entender un poco mejor el movimiento evolutivo del alma del hombre (tan cercana al ego y a esa mirada de tubo que se sumerge en los problemas y se aísla del mundo hasta su resolución),

y al movimiento evolutivo del alma de la mujer (tan cercana al cuidado del otro, de las relaciones, de la prole, y a esa mirada de entorno, que todo lo capta, que todo lo integra y lo tiene en consideración, y en el proceso necesita comunicarse, y expresar),

recomiendo un libro que trata la evolución del Ser humano, y de las organizaciones que construimos como especie, las 7 fases del desarrollo en personas y organizaciones, de Margarette Van den Brink, una mirada antropológica muy interesante,

que nos acerca al principio masculino y femenino, animus y anima, de las cosas.

en los talleres de 7 emociones integramos atención e intención con los fundamentos del buen trato, tras pasar por los del mal trato, dinámicas en las que fomentamos que lo pequeño se haga visible, como en esta partida de nacimiento,

procesos en los que nos interesa volver a entender desde dentro, desde nuestro sentir, más allá de nuestro pensar, las figuras del perseguidor y la victima, la persona maltratadora y la maltratada, sí, para volver a sentir…

qué sutil es en muchos casos la discriminación y el mal trato, qué obvio en muchos otros, aunque nos hayamos acostumbrado a no verlo, forma parte de nuestra vida, todo parece indicar que hemos aceptado cocodrilo como animal de compañía,

para que un día no sea necesario lidiar con lo grande, llámale bullying o mobbing, llámale acoso, violación, asesinato.

 

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, que puedes descargar desde este enlace.

la humildad y el orgullo, y ese espacio del “y tú también”

tomo prestada una imagen del blog del cole Virgen de Europa, que me llama la atención sobremanera, una imagen que está rotulada con una frase, en relación con la humildad,

Para ser grande primero tienes que aprender a ser pequeño. La humildad es la base de toda verdadera grandeza.

¿qué te parece?

   así lo vimos…

y observo cómo a esta imagen le corresponde el recorte azul clarito, este color que en 7 emociones se viste con el código del orgullo, lo cual en principio podría ser una contradicción, ¿no estábamos hablando de la humildad?,

si no observamos ese oximorón que el orgullo encierra, porque cuando yo estoy orgulloso (también cuando soy orgullosa), y he desarrollado el orgullo “bueno”, conectamos sí o sí con la humildad,

porque en el orgullo yo soy la pera limonera, sí, y sé todo lo que me ha costado llegar aquí, lo que me ha costado lo que he conseguido… y lo que me ha costado todo aquello en lo que he fallado (lo que me queda por conseguir),

y me veo,

y desde ahí también te puedo ver a ti,

tú también eres, o debes ser, la pera limonera,

y desde ese espacio del orgullo bueno, en el que Yo soy, sólo puedo re-conocerte, con tus capacidades en desarrollo, y tus capacidades por desarrollar, en este juego precioso del “yo soy” que abre ese espacio de la energía del “y tú también”.

hay días en los que pienso que el mundo en el que vivimos sería distinto si integrásemos los fundamentos de 4 emociones, no muchas más, en nuestras vidas, empezando por las 3 de base, relacionadas con nuestro mundo material,

compuesto de miedo, tristeza, rabia,

a las que se suma, si me das permiso, la primera emoción del mundo espiritual, en el comienzo del desarrollo del Ser y de las comunidades, con las aportaciones que el orgullo sano nos puede traer, incluido el liderazgo colaborativo,

4 emociones, no sería un mal aparillaje para comenzar…

7 emociones es un modelo, hay otras 3 emociones por ahí, creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, un modelo que puedes descargar desde este enlace.

solve et coagula (palabras y preguntas en TRANSformación)

me acuerdo de un escrito corto de Paulo Coelho al preparar un post con relación al título que buscamos para la primera reunión de “el futuro emerge” en Bilbao, que en Madrid se ha titulado sin más “diálogo sobre Catalunya y España”,

y que en Bilbao lleva proceso de tener otro título, tras invitar a Gaizka y a Iban en el proceso de la convocatoria, en un proceso que se vuelve aditivo, y en el que a una idea se suma otra, y una frase recibe una respuesta,

y surge una nueva propuesta, que observo,

esto es lo que está escrito hasta ahora, empezando por un par de preguntas, no está mal para comenzar…

¿Son las personas las que hacen al grupo o es el grupo el que “hace” a las personas?

Individuo, grupo, pueblo, sociedad… ¿Qué es qué y qué es antes/más que qué?

¿Dónde termina el “yo”, se mezcla con el “nosotros” y se enfrenta al “vosotros”?

Coincido parcialmente con el grupo. ¿Cuándo debo intentar cambiarlo y cuándo debo entender que no es mi sitio y salir?

El papel de la minoría disidente en un grupo. ¿Enrarece o enriquece? Cuestión de actitud.

¿Por qué siempre blanco, gris o negro? ¿No puedo ser arco iris?

Identidad, voluntad, reconocimiento, obediencia, aceptación: ¿Soy? ¿Quiero ser? ¿Queréis que sea? ¿Debo ser?

Normas, reglas, leyes = ¿Barreras, límites, fronteras, muros?

¿Mayoría = democracia = consenso = libertad = anarquía?

Flexibilidad vs rigidez, permeabilidad vs impermeabilidad, apertura vs cerrazón, reforma vs conservación, progreso vs estancamiento, consciencia vs

tal vez es buen momento para realizar el movimiento contrario, de la suma a la resta, de la expansión a la concreción, sístole y diástole, de todas las ideas a unas pocas y un par de frases, un movimiento en el que tal vez nos ayudan Maite y Tomás.

   así lo vimos…

y copio este texto del blog “iglesia de satán”, qué título más demoníaco, tan poco afín al nuestro, organizaciones con espíritu y corazón, un texto en el que reviso si el título del post, solve et coagula, tiene algún sentido,

o me he desparramado esta tarde un buen montón,

y me quedo con esas frases que hablan de la alquimia, de la transformación de los metales como proceso paralelo a la TRANSformación personal, ese movimiento que mueve nuestro mundo y nuestras mareas,

quién sabe por qué me acuerdo de ese proceso que tanto nos gusta, en el que barajamos y repartimos cartas de nuevo, para volver a jugar el mismo juego, con nuestra mejor intención, … otra vez.

Quienes estén familiarizados con la representación de Baphomet de Elias Levi habrán notado que en los brazos de Baphomet figuran las inscripciones en latín “solve” y “coagula”. Muchos de los elementos que rodean a Baphomet en la imagen representan distintas dicotomías: el día y la noche, el arriba y el abajo, el sexo masculino y el femenino, la naturaleza animal y la humana. Solve et coagula no es la excepción. Se trata de una antigua máxima de la alquimia, “disolver y coagular”, y significa que algo debe ser primero descompuesto o destruido para poder luego poder componer o construir algo nuevo.

La alquimia era una proto-ciencia medieval, la antecesora y precursora de la química moderna. Entre sus intereses se encontraba la transmutación de los metales, la creación del elixir de la inmortalidad, la piedra filosofal y panaceas para curar cualquier enfermedad. Una curiosa confluencia entre ciencia, filosofía y magia.

Los alquimistas entendían la expresión “Solve et coagula” tanto en su sentido literal como metafísico. Para crear nuevas sustancias, era necesario descomponer las existentes. Por ejemplo fundir metales para crear una nueva aleación. Pero la transmutación de metales era también entendida como una analogía de la transmutación personal y espiritual de una persona hacia la perfección. Para crear un hombre nuevo era necesario destruir al anterior.

De la misma manera, para los satanistas, el principio “solve et coagula” representa la dicotomía destrucción – construcción, la idea de que todo proceso de transformación es, a la vez, un proceso destructivo y constructivo. Un nuevo orden requiere el desbaratamiento del anterior. Desde esta perspectiva, destruir no conlleva necesariamente una carga simbólica negativa (ni construir una carga positiva), sino que ambos procesos son complementarios. Uno no puede existir sin el otro.

en el barajar y repartir las cartas de nuevo, en el sumar y el restar se manifiesta el ser de las personas que componen los grupos y los equipos de trabajo, y seguimos en este proceso que nos permite conocernos un poco mejor,

yo me reconozco, yo te re-conozco,

hasta que el ser del grupo se hace presente entre nosotras, en este mágico proceso de TRANSformación, en el que ya no soy yo, pero buena parte de mi ser está ahí representado, vivo, activo, animado, y volvemos juntas a Ser.

por algún extraño motivo a estas letras le “toca” el color azul claro del orgullo sano, un orgullo que tiene todo que ver con el tránsito del EGO al Yo soy, ya estemos hablando del desarrollo personal, o del desarrollo del grupo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría del color de Goethe y por la teoría U de Otto Scharmer, que nos regala esa segunda clave para la transformación del territorio del Yo soy al ECO (el ecosistema),

completando un precioso salto mortal, del EGO al ECO, from ego to Eco, e2e,

un tránsito que sólo es posible desde el azul.

pero esa historia y ese color, azul índigo, azul oscurito, tal vez forma parte de otro post.

 

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este enlace.

¿quién es el Jon Snow de este proceso?

el camino de Jon nieve nos abre una secuencia de imágenes de un chaval que se convierte en el comandante de la guardia de la noche, antes de convertirse en el rey en el norte, sin buscar en ningún momento el poder, qué curioso,

un chaval que actúa escuchando los dictados de su corazón en todo momento, ¿qué es lo mejor para todas nosotras hoy?, una persona que tiene una comprensión mayor de cuál es su misión, y entiende el eco-sistema ampliado,

en un momento dado se da cuenta de que el muro no está para contener a los salvajes y la función de la guardia de la noche no es preservar al norte de los pueblos libres, su misión va más allá, ambas comunidades tienen una necesidad común,

sobrevivir ante los caminantes blancos, es la lucha de los vivos frente a los muertos, y los vivos sólo tienen una opción cuando caminan unidos frente a los muertos, porque cada batalla que ganamos o perdemos engrosa el ejército de muertos,

“quiero luchar en el bando que lucha por los vivos”,

es curioso el camino de este joven que da su propia vida en esta serie de ficción por una causa que es mayor que sí mismo, sus propios compañeros de la guardia de la noche no entienden lo que está haciendo,

ellos se guían por el manual y aplican las reglas al pie de la letra, a rajatabla, y aplican la letra tal como está escrita, sin vacilar, para ellos Jon Nieve no es ya su comandante, es simplemente un traidor,

Jon Nieve, una persona que se escucha (escucha su corazón y es fiel a sus valores), escucha a los miembros de su comunidad (aunque no siempre les haga caso), y escucha el llamado de un eco-sistema mayor,

un eco-sistema que necesita una interpretación diferente, una interpretación que se sale del manual.

 

   así lo vimos…

y termina esta serie de escenas que nos conducen a una suscripción gratis de un mes en HBO,

¿te gusta el anuncio?

inmersos como estamos en el proceso de Catalunya, me pregunto quién es el Jon nieve que, libre de necesidad de poder, tras escuchar anoche en la sexta el debate que conduce Ana Pastor creo que tiene que estar fuera de la estructura de partidos,

con capacidad de escucha (a su corazón, a sus ideales, a su entorno, a un eco-sistema mayor, que precisa una lectura amplia), plantee una solución nueva, que debería pasar por una conversación y un diálogo incluyente, a problemas viejos,

porque no se puede tapar el sol con un dedo, de la misma forma que Jon no se va librar de los caminantes blancos por el mero hecho de negar sus existencia.

desde “organizaciones con espíritu y corazón” integramos el campo de la atención (que se convierte en escucha y conversaciones) con la emoción, el buen trato y los valores, para el desarrollo positivo de personas y organizaciones.

puedes descargar 7 emociones, un modelo de responsabilidad emocional inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, creative commons, desde este enlace.