tú qué eliges, ¿placer o alegría?

Idoia me remite esta imagen, quién sabe por qué se ha acordado de 7 emociones, y algo le ha conectado estas palabras con la alegría, que si bien no es lo mismo que la felicidad ahí le va, algo tiene de relación,

y leo la diferencia entre la felicidad y el placer, y entiendo por qué está tan sobrevalorado el placer, y hay tanta gente en la búsqueda de la felicidad, esa sensación mucho más de fondo,

mucho más duradera, menos adictiva, en el mejor sentido de la palabra, que incita a que demos lo mejor de nosotras mismas sin una gratificación de vuelta, sin una contra-prestación, es el fundamento de las personas voluntarias,

de la colaboración y de ese liderazgo raro, el liderazgo colaborativo, que no compite, que no quiere más, de hecho en el mundo espiritual dar es recibir, y hay un momento que en el mundo material tampoco hace falta más,

porque sólo podemos estar sentados en una silla o en un sofá, calzar unos zapatos, llevar un pantalón, conducir un coche, y comer con un cuchillo y un tenedor, hay muchas cosas que están de más también en nuestro mundo material,

me siento bien y es suficiente, qué bonitas palabras, ¿se puede pedir más?

 

   así lo vimos…

observo la definición de felicidad en la imagen superior, incita a dar, normalmente se comparte, y la asocio, no puedo evitarlo, con la séptima emoción del modelo 7 emociones, con la alegría.

la alegría es la tercera de las 3 puertas del desarrollo personal y del desarrollo de los grupos y equipos sanos, 3 puertas que se encadenan desde el orgullo sano (yo soy la pera limonera), que se abre a una nueva comprensión (y tú también),

estamos en el tránsito del ego al ECO, del yo chiquitín al NOSOTRAS grande, que se pregunta qué podemos hacer con todo esto que tenemos entre manos, porque está claro que algo podemos hacer juntas.

si tienes un rato, corto, pero rato, te animamos a entrar por las 3 puertas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

¿cómo has cambiado tu vida estos últimos 7 años?

entro en Pasajes y ese barco de Carboneras que me acompaña en el coche se resbala en una curva minúscula, antes de aparcar, hay causualidades difíciles de pasar por alto,

y me pregunto por qué no acompaño esta miniatura de destino (el cabo de Gata) con otra que represente mi origen (el País Vasco, tierra de aita y ama y de mis ancestros),

quién sabe cómo entro en una sensación de orgullo y de pertenencia, yo soy de aquí, qué bonito volver a mi segunda casa, al pueblo de mi segundo nacimiento, Pasai Donibane, Aupa San Juan, y me lanzo a tomar fotos,

qué curioso, el móvil está sin batería, literalmente a cero, todavía no son las 12 de la mañana, mediodía, esta noche no lo he dejado a cargar,

sí o sí voy a tener que entrar en algún sitio a cargar un par de rayas del teléfono, al menos si quiero tomar unas pocas fotos de esta mañana tan bonita que acompaña un estado emocional precioso, el espíritu abierto 7 años después,

soy un bebé que transita al estado del niño,

y entro en una cafetería, donde encuentro una camiseta a rayas azules, firmada por los jugadores de la real sociedad, donde pido un pastel vasco, con su ikurriña y todo, sobre un plato azul, aquí en Donosti casi todo es azul, y me siento al sol,

en esta terraza de la cafetería Irune, qué nombre más bonito, el nombre de esta chica, enfermera de profesión, que atiende a ama en el proceso de convalecencia de una peritonitis que casi le lleva al otro barrio,

otro amor platónico más de este chaval de 18 años que tiene una división interna brutal con la mujer, por una parte me gusta más que a un tonto una tiza, por otro le tengo un miedo y una reserva casi ancestral, le temo más que a un nublado,

qué difícil de explicar, ¿será que ya sé lo que me va a pasar en mi vida de pareja, una vida parecida a la de mis padres, una historia de amor y des-encuentro total, una historia de abandono y pérdida tan difícil de llevar?,

y en eso estoy, de paseíto, observando signos del camino recorrido hace 7 años, en los 3 días previos a acercarme de visita a casa de mi madre, donde le doy la noticia de que María me ha divorciado,

observando similitudes y contrastes del antes y del ahora,

y observando observando veo un camino de Santiago que va hacia la derecha, hacia la izquierda, en ambos casos a pie, hacia adelante, en bote, veo el número 5 en la puerta de la hospitalería de Pasaia, el 5 del Ser humano, a 825 km de Santiago,

creo que un día no muy lejano voy a empezar este camino, el camino de las personas normales, que diría Coelho, por la costa, cerquita del mar, desde aquí, desde el sitio en el que vuelvo a nacer hace 7 años, un nacimiento a una nueva vida,

y veo ese barco encarcelado en el puerto, así vivió mi padre en una profesión que no era para él, mi padre disfrutaba con la madera y la familia, no con la distancia y el metal, cómo nos podemos llegar a equivocar en esto de la profesión,

de la misma forma que observo a esa mujer, enarbolando un remo, tela marinera, mejor nos tomamos un par de chiquitos más antes de entrar en casa, en la república independiente de Bermeo, territorio comanche, y también aquí, territorio azul,

y ese deporte, las traineras, en la taberna San Miguel, que es originario de hombres pero que aquí practica también la mujer, una forma de vida, la caza de la ballena, a ver quién llega antes a la venta con la caza, ése es el que mejor va a vender,

que se convierte en deporte competitivo, o colaborativo, todo depende desde dónde lo mires, desde la orilla, desde la otra embarcación, o desde dentro, porque esto no va a funcionar si no remamos todos a una,

algo que este pueblo, tan rudo y tan honesto, ha apreHendido, sí o sí, a hacer.

   así lo vimos…

 

 

y me preparo para este taller, a punto de empezar, 7 emociones, en el que algo vamos a hablar de responsabilidad emocional, un camino de desarrollo personal en el que algo tiene que ver mi emoción, y la capacidad de observar,

lo que ocurre a mi alrededor, lo que ocurre dentro, que hace ya mucho tiempo que dejamos de crear en las casualidades del camino, y lo que hago con todo ello, algún día llegaremos a la comprensión de que toda mi vida es un tema de responsabilidad,

de mi absoluta responsabilidad.

el título que encabeza estas líneas no es “¿cómo ha cambiado tu vida estos últimos 7 años?” , sino ¿cómo has cambiado tu vida estos últimos 7 años?, estamos hablando de responsabilidad, un matiz que hace toda la diferencia.

observo cómo giran estas líneas, creía estar escribiendo de otras cosas, pero en realidad un tema aparece, desde el azul clarito del orgullo sano, yo soy de aquí, pasando por el azul oscuro de la comprensión, azul profundo como la mar,

para llegar al violeta de esta trainera y a la alegría,

sí, las traineras, y la energía y la emoción de hacer juntas, hombres y mujeres, para traer lo nuevo, sea lo que tenga que ser, desde nuestra mejor intención, unas líneas que hablan, a su forma, de las 3 puertas que todas nosotras podemos cruzar,

en el desarrollo personal y de los grupos en los que participamos, convertidos en nueva comunidad.

el 2018 se abre con un proyecto nuevo, un proyecto que se inicia con una pregunta, para ti, ¿qué es amar?, una pregunta que te animamos a responder, un proyecto para el desarrollo de un nuevo liderazgo, el liderazgo colaborativo,

ojalá nos veamos pronto en la trainera, hombro con hombro.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos, qué bonita palabra, desde este enlace.

 

una puerta esconde otra puerta, un paso otro paso, a eso se le llama proceso

Jabi Salcedo me recibe enfrente de una estantería, en la que hay unos cuantos libros que estoy ojeando, les echo un ojo, es que todavía sigo siendo curioso, y me pide que elija uno, qué divertido es poder elegir, es un regalo,

y elijo el último libro de Koldo Saratxaga,

el inconformismo de Koldo Saratxaga,

gruponer

el hombre a cuyo impulso sigue este proyecto empresarial, uno de los 3 grupos que nos gustaría colaboren en el desarrollo de el futuro emerge en Bilbao,y nos sentamos en una sala en la que vamos a aprovechar para hacer un arco iris,

y le castigo a Jabi con el ejercicio de las 3 puertas, la puerta azul clara, la del orgullo humilde, puerta que da paso al EGO, que se TRANSforma en Yo Soy, la puerta azul índigo, el Yo Soy que se TRANSforma en Yo Soy Tú,  o nosotras somos,

una puerta que nos abre la vía de la conciencia ecosistémica, me re-conozco yo, te reconoz-co a ti, y a otros elementos como parte de un todo, no somos seres aislados en el mundo, somos comunidades y relaciones, somos protagonistas que van a desarrollar un papel en el teatro de la vida,

y la puerta violeta, que nos lleva de esa comprensión del Nosotras, todavía incipiente, porque el Yo y el ombligo lo tenemos muy arraigado, a la capacidad de hacer cosas juntas, porque la compresión del nosotras no tiene caso si no nos lleva a la acción conjunta,

una acción guiada con un desde dónde común, por una intención que nos une y nos moviliza,

y hablamos de eso y de muchas otras cosas, el encaje de el futuro emerge y la figura de Koldo Saratxaga, tal vez no, o del  propio grupo Ner, tal vez sí, y vislumbramos juntos una posibilidad que no existe al empezar la reunión,

tal vez el grupo Ner puede tener un papel protagónico en el evento de el futuro emerge en Bilbao,

¿por qué no?, si sólo van a existir 3 organizaciones colaboradoras en cada territorio,

BIL – MAD – BCN,

y todo parece indicar que una primera reunión, ésta, va a dar paso a una segunda reunión, como un paso, el primero, abre boca para el segundo, hasta que el caminar se hace camino compartido, qué bonito es caminar, mientras conversamos de las cosas que nos ocupan y nos dan la vida,

gracias, Jabi, por tu tiempo, tu escucha, tu cariño, y por la posibilidad abierta de caminar.

gruponer   así lo vimos…

y disfruto (sin fruto) de este ejercicio de llamar a una puerta nueva y mantener una conversación, una conversación que en el mejor de los casos ofrece una puerta nueva a la que llamar,

un paso que lleva a otro paso, en un ejercicio de caminar libre, o deambular, aceptando lo que la vida me trae, qué bonito, qué bueno, qué necesario es librarse, poco a poco, del control, y entrar en contacto con la intención,

ese movimiento que Otto Scharmer explica con 5 palabras, dejar ir para dejar venir.

gruponer

por cierto, si quieres leer algo de este proyecto nuevo que estamos lanzando en clave colaborativa, tienes info de detalle en el futuro emerge, inteligencia colaborativa en el siglo xxi.