el todo y las partes

El ego analiza; el Espíritu Santo acepta. Solo por medio de la aceptación se puede llegar a apreciar la plenitud, pues analizar significa fragmentar o separar. Tratar de entender la totalidad fragmentándola es, claramente, el enfoque típicamente contradictorio que el ego utiliza para todo. El ego cree que el poder, el entendimiento y la verdad radican en la separación, y que para establecer esta creencia tiene que atacar. Al no darse cuenta de que es imposible establecer esa creencia, y obsesionado por la convicción de que la separación es la salvación, el ego ataca todo lo que percibe, desmenuzándolo en partes pequeñas y desconectadas, sin ninguna relación significativa entre sí, y desprovistas, por lo tanto, de todo significado. El ego siempre substituirá lo que tiene significado por el caos, pues si la separación es la salvación, la armonía es una amenaza.

   así lo vimos…

recojo este texto que me pasa Patxi Bonel después de esa reunión, ha pasado un tiempo desde que no nos vemos, ¿hace ya más de un año, Patxi?, un texto que he guardado para un día de éstos,

un día que se convierte en hoy, y me entra la duda incluso de si ya lo he publicado, y busco en el blog, ayudado por la lupa, cuándo he hecho referencia a Patxi anteriormente, a la palabra milagros, y encuentro esta otra entrada,

no, parece que no he publicado este texto corto que Patxi me regala, y que voy a encontrar también en un libro que tengo en casa, de estos gordos y de páginas finitas, como una Biblia, y que al igual que el anterior muchas veces tiene poco movimiento,

y me pregunto por qué no le doy una vuelta a la hoja, y continuo con este curso de milagros, uno al día, milagro viene, milagro va, mientras experimento con esta rara forma de hacer del ego,

mientras el yo soy se va haciendo presente, poco a poco, en mi día a día.

esta reflexión respecto al ego que divide me hace preguntarme hasta qué punto está bien nuestra propuesta de el triple camino, que promueve fragmentar el camino único en tres caminos, y ver en detalle los elementos de cada camino,

el del niño natural, del de la madre protectora, el del ser adulto, para volver a juntarlos, como hacemos cuando jugamos a las cartas, que cortamos y volvemos a cortar para volver las cartas en orden diferente al mazo,

para volver a repartir y volver a jugar.

en 7 emociones planteamos un viaje emocional, acompañado por la teoría del color de Goethe, que nos lleva de los colores cálidos, luz focal del sol que se oscurece al entrar en contacto con la tierra,

colores cálidos que van a representar el mundo de la materia, y con la materia el mundo del tener y de los apegos, ese mundo peleado y dividido, agresor y agredido, en el que el ego se hace fuerte,

hacia nuevas realidades, en las que nos encontramos con cierta capacidad de des-apego, en un proceso de desarrollo personal, que facilita el encuentro con nuestra esencia, con lo que estamos llamadas a ser,

y con el alter, tan diferente a mí, tan parecido, en un proceso de desarrollo de la común unidad.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos por medio de este enlace.

Anuncios

sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro

en el proceso de darle continuidad al contacto inicial con la página de aladuría, que publico en una entrada reciente, bajo el título “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”,

sigo viajando por links relacionados, y llego a este video de Improversa, en el que Julián Bozzo pronuncia, entre otras, esta frase que me llama tanto la atención, y que atribuye a Picasso, “sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro”,

allá por el minuto 7:00, una introducción a ese marco de referencia necesario para la interacción entre personas, que tiene, por otra parte, funcionamientos naturales, orgánicos, qué bueno que el símil es tan sencillo que nos cueste negarlo,

7:36 si riego una planta con agua, pasa una cosa,

y si riego una planta con gasolina, pasa otra cosa,

el cómo alimentemos, el cómo nutramos ese espacio,

es el que va a generar, es el que va a favorecer la creación de un tipo de creatividad que es la aladuría.

Y sigo escuchando este video, hacia alante y hacia atrás, de donde me permito copiar otro trozo, que conecta con nuestra explicación de los 4 reinos de la observación y la atención, que provocan y posibilitan modos tan diferentes de conversación,

6:25 las personas somos espejitos, y cuando una persona muestra lo que trae, ahí en su mente, el otro activa su mente, si una persona muestra y comparte desde lo que siente y desde lo que le está pasando, al otro se le activa lo mismo, ¿no?,

por eso es importante que sentir que es un espacio de cero agradar, de no querer caer bien a nadie, de no desear un aplauso, de no desear un “qué bien lo has hecho”,

casualmente, pasa algo, cuando no queremos gustar, gustamos más, en este espacio se va a ver muy claramente.

Y me conecto con ese mundo de posibilidades nuevas que se abre cuando nos acercamos a esa comunicación que nos contacta con las personas con las que nos relacionamos desde el corazón,

buen punto para comenzar.

   así lo vimos…

En el proceso de difusión de la entrada antes citada,  “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”, Cris Bolívar surge en mi ayuda, y me ofrece por correo electrónico un catálogo de definiciones que explican este término

Aladuría:

[Véase Aladúrico. f. del latín ala-, f. n. propio -duria: dar posibilidad]

En filosofía: facultad de transformar lo pesado en liviano. Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real.

En psicología: acto que concilia lo pasado con lo presente. Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil.

En música: momentos de creación libres, autónomos, transportados por el impulso de la inspiración.

leo estas definiciones, ya sea desde la filosofía, Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real,

facultad de transformar lo pesado en liviano, tela marinera,

ya sea desde la psicología,  Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil, o desde la música y pienso cómo me gustaría ser capaz de operar desde ahí.

los 4 reinos es una aproximación sencilla al campo de la observación y de la atención, que tienen como objetivo fundamental ese contacto con la esencia propia, de la persona y del grupo,

que nos permite conectar con ese espacio que se encuentra más allá del ego, tantas veces a la defensiva o al ataque, para crear juntas desde ese espacio vacío, suelo fértil para lo nuevo, para lo que está por venir, con nuestra colaboración necesaria.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

diversidad e inclusión, ejercicios pendientes

estoy leyendo el último capítulo de “sentados en el fuego”, un texto de Arnold Mindell que trata sobre cómo transformar grandes grupos mediante el conflicto y la diversidad, mediante el trabajo de procesos, del que es precursor,

un texto que me hace recapacitar sobre las dificultades que la gestión y transformación del conflicto encierra, porque es muy fácil quedarnos en enfoques superficiales, déjame que los denomine lolailo,

enfoques que pretenden obviar la ira, el miedo, el deseo de venganza de las personas marginadas y sometidas, y partir desde un punto ficticio, desde ese limbo maravilloso en el que nos gustaría vivir,

aquí no ha pasado nada,

un texto que habla de poder y de rango, de ese poder que está implícito por una serie de señas que pasan más o menos inadvertidas en las relaciones, como pueden ser el género, la educación, la situación económica,

un texto que habla de las personas oprimidas, por motivos de género, de raza, de religión, de dinero, de historia familiar y personal, un texto que me hace pensar en las leyes de punto final, aquí no ha pasado nada,

y de todo lo que nos queda por avanzar en procesos de comprensión y de compasión, hasta que lleguemos a ver a la otra persona, tan diferente de mí en muchos aspectos, como una igual,

de cuánto nos queda por avanzar en la gestión de la inclusión y de la diversidad, y me llega esta invitación de Laura, vecina y amiga, madre de Manuel, compañero de cole en su día, hace ya unos años, de Gorka, mi hijo,

una invitación a participar, y a difundir esta actividad, un grupo de teatro permanente en el que Laura se desarrolla estos últimos años, ella sí tiene un contacto profundo con una de las muchas realidades que recogen esas dos palabras,

inclusión y diversidad.

   así lo vimos…

y me quedo pensando en todas esas veces que hemos pensado “aquí no pasa nada”, claro que pasa algo, y que vamos por la vida con esa actitud tan poco comprometida de “yo solo pasaba por aquí”.

el azul claro de la emoción del orgullo nos acompaña hoy en nuestro recorte, un recorte con forma de monigote, en representación del ser humano, un ser que cuando está sano es capaz de contactar con su “yo Soy”,

y es capaz de decirle al espejo “yo Soy la pera limonera”, desde un orgullo humilde que no compite, que no necesita que tú estés mal, un orgullo humilde que abre una puerta necesaria para encontrarse con el alter, “y tú también”,

porque sólo cuando yo me veo te puedo ver a ti.

por si no lo ves bien, Laura Sánchez, 617992901, laura@lauraenorbita.net, te invita a una actividad de teatro permanente en Pozuelo, unos cuantos kilómetros a la izquierda, en poniente, en la zona oeste de Madrid.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

 

Marat Safin, Rafa Nadal y la escuela del miedo

En medio de este comienzo de curso, abriendo carpetas tras las vacaciones de verano, leo esta entrevista a Marat Safin, que habla, entre otras cosas, del método soviético de entrenamiento, al cual, en su opinión, Nadal no habría sobrevivido,

un método basado en el miedo, entrevista titulada “En la URSS, bajo el miedo, Nadal no hubiera ganado un solo partido”, de la que me permito copiar dos preguntas y respuestas, tal cual están escritas en el País.

P. Su tío Toni empleó un método muy soviético con él, ¿no?

R. Soviético… No lo creo, de lo contrario Rafa hoy ya no estaría jugando al tenis, no hubiera tenido éxito. En la URSS tendría tantísimo peso sobre sus hombros que no podría ganar ni un solo partido, así que lo soviético mejor dejarlo a un lado… La escuela soviética es tremendamente dura, porque no solo no te aporta confianza, sino que te la arrebata. Produce miedo, así que Nadal, con miedo, no podría pasar de la mitad de la pista.

P. Habla de miedo. ¿Tan sumamente estricta era esa escuela?

R. Sí. Te ponen mucha presión en todo y todo se hace a partir del miedo. No te elevan, sino que te hunden. Y eso, tanto en un deporte individual como el tenis como en uno colectivo, es imposible porque no puedes jugar nunca con miedo. El sistema ruso del deporte era así, a partir del miedo.

Miro la imagen de Nadal, seguramente el mejor deportista español de la historia, y me pregunto qué porcentaje de verdad tiene la mirada de Safin, que le aleja a Nadal de esta historia de éxitos, qué bueno que Toni Nadal no es soviético, y Nadal tampoco,

y no puedo sino pensar en todas las cosas que están construidas con la energía del miedo en nuestras vidas, desde esa educación, muchas veces agónica, que muchas personas hemos disfrutado, en el cole y en casa.

   así lo vimos…

e intento imaginarme, aunque me cuesta, cómo sería nuestro mundo sin la energía, tan densa, tan inhibidora, tan paralizante, del miedo.

¿eres capaz de imaginarte qué serías capaz de hacer en esta vida sin miedo?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

abrazos y besos a capazos

hoy me gustaría mandarte un saco grande de abrazos y besos, no se me ocurre mejor imagen para este cargamento.

   así lo vimos…

y observo cómo esta carpeta que abro en pinterest para Maitane se va haciendo grande y grande, como este capazo, que se convirtió en camión, a ver cómo sigue creciendo, hasta convertirse en barco o en avión.

si bien en 7 emociones el verde es el color que representa el amor, en ocasiones esta emoción también se representa con el color rosa, es la segunda equipación del chakra del corazón.por cierto, tenemos abierta una encuesta en la que tú también puedes participar, una encuesta con una única pregunta,

¿para ti qué es amar?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

espiritualmente incorrecto

Maite me llama por teléfono para preguntarme por la siguiente reunión de el futuro emerge en Bilbao, y me filtra un tema de conversación, relacionado con la última actividad que ha realizado en Amalurra (madre tierra), qué bonito,

y de un libro que Osho que ha comprado, y que está en leyendo, un gurú que nos propone no seguir a nadie, nuestra guía bien puede ser interior, y hacer de nosotras mismas nuestro propio faro,

un libro en el que Maite lee una anécdota relacionada con la educación, una historia de un niño al que un reputado profesor persigue, por lo visto el niño no acepta la forma de enseñar matemáticas que el profe propone,

y toda la comunidad calla, salvo Osho, que denuncia este extraño caso,

el niño no mira las matemáticas, sino que las escucha, lo cual causa el malestar y el encono del profesor, a pesar de que el niño responde bien a las preguntas que le hace mientras mira, a través de la ventana, la higuera por la que se filtra la luz,

según el niño las matemáticas se escuchan, no se ven,

y lo que en verdad merece la pena observarse, verse, es la maravilla de higuera, y la naturaleza que se filtra por la ventana de la clase, a lo que el maestro aduce que las ventanas de la clase no están para eso,

argumento que el niño no va a entender, él observa un mundo diferente, en el que de noche no hay nadie en el centro, ¿para qué sirven entonces las ventanas de las clases en los centros educativos, si no es para que los niños miren a su través?

   así lo vimos…

y Maite me sigue contando cosas, de este hombre, Osho, que se auto-define espiritualmente incorrecto, como es incorrecta la defensa que hace de este alumno, cómo se te ocurre importunar a este reputado profesor,

en esta sociedad tan políticamente correcta, en la que pocas personas dicen lo que piensan, y en las que en algún punto del camino nos enseñan a mentir para complacer a los demás, eso sí que es correcto, qué curioso,

qué pena que para contentar a los demás tengamos que des-conectarnos de nuestra verdad, y de nuestra pequeña congruencia personal, siempre en desarrollo, ésa que nos lleva a llevar en paralelo nuestro pensar – nuestro sentir – nuestro hacer.

el azul clarito, el color que hoy enmarca esta palabra, incorrectamente escrita, es el color correlacionado en 7 emociones con la energía y la emoción del orgullo, un orgullo que cuando se presenta en estado sano, de eso se trata,

de poder conectar con el lado sano de las emociones, se presenta como un orgullo humilde, algo que a veces nos va a costar entender, ¿orgullo humilde?, quién sabe por qué tengo la impresión de que el profesor de matemáticas no lo va a poder explicar.
4 reinos para 4 tipos de atención, de escucha, de conversación nos abre las puertas a un mundo nuevo, desde la escucha piedra, esta escucha políticamente correcta, que provoca conversaciones “polite”, y nos aísla de la verdad,

a otras formas de estar en el mundo, mucho más empáticas, y en última instancia generativas, de eso se trata, en las que el Ser humano, por fin, o tal vez debería decir de nuevo, tras pasar por el cole y la educación en casa de sus padres, está presente.

por medio de las 3 escuchas correlacionamos nuestro rico mundo emocional, el campo de la atención (con los 4 reinos) y esos procesos de mal trato, que algún día se convierten en buen trato, en casa y en el cole,

que se convierten cuando somos mayores en desarrollo personal y profesional.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

el uso del yo y del nosotros (¿te has preguntado por qué nadie quiere a Alonso?)

vengo guardando enlaces relacionados con Fernando Alonso, este artista del volante que cae tan mal, y que anuncia esta semana que va a tomarse unas vacaciones del deporte al que ha consagrado su vida, y que le ha encumbrado como estrella mundial,

unas vacaciones, quién sabe si definitivas, durante las cuales, en la opinión de los expertos y muchos medios acreditados, la fórmula 1 será peor, no deja de sorprenderme que un deporte deje marchar a una de sus estrellas,

en edad competitiva, con capacidad para obtener títulos y resultados,

y en vez de escudarme en unos cuantos links que he venido guardando, en los que se filtra esa distancia que ciertas personas del circuito, bien compañeros de equipo, bien responsables técnicos de otras escuderías, sienten respecto a Fernando,

en vez de mirar fuera, miro hacia adentro, y me pregunto por qué yo, personalmente, siento así, y mi mirada y mi respuesta hacia esta figura es tan diferente a la que puede despertar Rafa Nadal, o Pau Gasol, qué hay aquí y qué hay allá tan diferente,

y me viene una idea que se me antoja extraña, tal vez es el uso que Fernando hace del yo, tan diferente del uso del nosotros, a ver si me explico, un uso del yo y del nosotros que es más evidente en los fracasos y en los fiascos rotundos,

porque cuando ganamos es más fácil poner buena cara, y brindar por el éxito conjunto, por los chicos de la ingeniería, por los ingenieros de pista, por el equipo de mecánicos en el padock, ahí todos somos una piña,

pero este uso del yo y del nosotros se empieza a diferenciar cuando los éxitos no llegan, y yo soy la pera limonera, y vosotros, no ya nosotros, me dais una tortuga sobre la que yo me siento, y con la que no puedo hacer nada más,

si no clasifico para la Q2 yo soy un héroe, si no clasifico para la Q3 yo soy un héroe, si acabo octavo, en los puntos, yo soy un héroe, y he dado lo mejor que se puede con la patata que habéis puesto en mis manos,

en una dinámica que no puedo discutir, ése además no es el punto, porque el tema no es un tema técnico, no se trata de tener o no tener la razón, el tema es cómo se sostiene esta dinámica que se va alargando año tras año,

ya que una mala decisión a la hora de elegir equipo lleva asociados 5 años en una escudería (Ferrari), una etapa que visto lo visto no es tan mala, 3 de esos años acaba segundo del mundial, 4 años en otra (MacLaren), con resultados catatónicos,

decimoséptimo, décimo, decimoquinto, qué lejos de la pomada, qué lejos de tu potencial,

en un ejercicio de frustración continuada que se complica con este extraño uso del yo y del nosotros, yo soy la pera limonera, y nosotros somos un equipo mediocre, por lo que tenemos que deducir que no hay un yo y un nosotros,

sino un yo y un vosotros.

   así lo vemos…

y pienso en esas escuderías que no tienen muchas ganas de encontrarse con un piloto tan bueno, que a la segunda de cambio, si no consigue ser primero, en un deporte tan sensible a la fuerza de la ingeniería, la mecánica y la aerodinámica,

va a empezar a dinamitar la confianza del grupo, en ese retorcido uso del yo y del nosotros, convertido en vosotros.

si tienes interés en leer prensa des-actualizada, te dejo con alguno de los enlaces que he ido guardando en relación a Fernando Alonso, el mejor piloto español de Fórmula 1 de todos los tiempos.

Nico Rosberg: Nadie le quiere debido a sus juegos políticos dentro del equipo

¿por qué Relaño quiere 11 Nadales para su equipo, y cita a Gasol, olvidándose de Fernando Alonso?

Pechito, piloto del otro Toyota en le Mans, alaba a Alonso como compañero de equipo

¿por qué será que desde la organización de las 500 Millas de Indianápolis coquetean con él?

del gen ganador de Alonso, Primera advertencia a su equipo en el 2018

Horner: ¿Alonso en Redbull? No es lo más sano, suele crear caos.

por medio de 7 emociones, un modelo que tiene mucho que ver con el desarrollo del liderazgo colaborativo, intentamos entender qué funciona y qué no funciona en las personas y en los grupos de personas,

en el proceso de convertirse en equipos de alto rendimiento,

un proceso en el que indagamos en cómo se construye la confianza, qué tipo de comunicación desarrollamos, cómo tomamos decisiones y cómo gestionamos los conflictos, 4 aspectos siempre interesantes,

desde la comprensión de nuestras emociones, ya son 5, buen número para empezar.

deseamos que Alonso se encuentre en su próxima etapa fuera del circo de la fórmula 1 con todos los éxitos personales y de equipo que su talento atesora, y que con tesón busca, y que disfrute del uso del yo / nosotros en los tiempos buenos por venir,

y en los malos, que de todo hay en este camino largo que es la vida.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative comons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

el amor que lo devora todo (y las otras formas del amor)

3 formas de amor son la base de esta conversación que tengo en una etapa del camino del norte con Dainius, hace 3 meses, en la que compartimos unas frases de el Peregrino, de Paulo Coelho, sí, vamos a hablar de eros, philos y ágape,

y la correlación con el triple camino, esas 3 formas de estar en el mundo que surgen de la didáctica de las 7 emociones, si quieres te copio unas frases que encuentro en internet, para poner en contexto o compartir estos 3 tipos de amor

En 1986, en la ciudad de Logroño, nos encontrábamos celebrando una boda cuando mi guía, Petrus, empezó a hablar de las tres palabras que utilizan los griegos para referirse al amor: Eros, Philos y Agape. Según él, esto ya lo había dicho Martin Luther King, pero valía la pena recordar que el sentimiento más importante del ser humano se puede dividir. Empezó por explicar qué es Eros, la atracción sana y necesaria que un ser humano siente por otro. A continuación, señalando a una pareja de ancianos, dijo:

-Mira a esos dos. No se dejarán contagiar por la hipocresía, como tantos otros. Por su aspecto, deben de ser una pareja de labradores. El hambre y la necesidad los han obligado a superar juntos muchas dificultades. Descubrieron la fuerza del amor a través del trabajo, que es donde Eros muestra su rostro más bello, también conocido como Philos.

-¿Y qué es Philos?

-¿Y Agape?

-Agape es el amor total, el amor que devora a quien lo experimenta. Quien conoce y vivencia a Agape se da cuenta de que, en este mundo, nada sino amar tiene importancia. Este fue el amor que sintió Jesús por la humanidad, y fue tan grande que sacudió las estrellas y cambió el curso de la historia del hombre.

A lo largo de los milenios de la historia de la civilización -continuó-, muchas personas se sintieron invadidas por este amor que devora. Tenían tanto que dar (y el mundo les exigía tan poco) que tuvieron que buscar los desiertos y los lugares más apartados, porque el amor era tan grande que las transfiguraba. Se convirtieron en los santos ermitaños que hoy conocemos.

Para mí y para ti, que experimentamos otra forma de Agape, esta vida puede parecer dura, terrible -dijo-. Sin embargo, el amor que devora hace que todo lo demás pierda importancia: estas personas sólo viven para ser consumidas por su amor.

Hizo una pausa.

-Agape es el amor que devora -repitió, como si ésta fuese la frase que mejor definiese aquella extraña forma de amor-. Luther King dijo en una ocasión que, cuando Cristo hablaba de amar a los enemigos, se refería a Agape. Porque, según él, era “imposible querer a nuestros enemigos, a aquellos que nos hacen mal, y que intentan hacer aún más miserable nuestro sufrido día a día.”

Pero Agape es mucho más que querer -aseveró-. Es un sentimiento que invade todo, que se cuela por todas las rendijas, y que hace que todo intento de agresión se convierta en polvo.

Existen dos formas de Agape. Una es el aislamiento, la vida dedicada a la contemplación. La otra es lo contrario: el contacto con los seres humanos, y el entusiasmo, el sentido sagrado del trabajo. Entusiasmo significa trance, arrebato, vínculo con Dios. Entusiasmo es Agape dirigido a alguna idea, a alguna cosa.

Cuando amamos y creemos en algo desde el fondo de nuestra alma, nos sentimos más fuertes que el mundo y nos invade una serenidad que viene de la certeza de que nada podrá vencer nuestra fe. Esta fuerza extraña -dijo- hace que tomemos las decisiones correctas, en el momento preciso, y nos sorprendamos de nuestra propia capacidad cuando alcanzamos nuestro objetivo.

El entusiasmo se manifiesta con todo su poder en los primeros años de nuestra vida. Todavía tenemos un fuerte lazo con la divinidad, y nos lanzamos con tanto arrebato a nuestros juegos que las muñecas cobran vida y los soldaditos de plomo se ponen a desfilar. Cuando Jesús dijo que de los niños era el Reino de los Cielos, se refería a Agape en forma de entusiasmo. Los niños llegaron a El sin preocuparse por sus milagros o su sabiduría. Fueron a El alegres, movidos por el entusiasmo.

Que en ningún momento, en lo que queda de este año, durante el resto de tu vida, pierdas el entusiasmo: es una fuerza mayor, dirigida hacia la victoria final -concluyó-. No podemos dejar que se nos escape sólo porque, mes tras mes, tengamos que hacer frente a pequeñas y necesarias derrotas.

Busco y encuentro un texto parecido en el Peregrino, en los capítulos de el casamiento y el entusiasmo, si tienes la oportunidad yo leería el texto completo en el libro, y busco esa correlación de la que hablo con Dainius,

esa correlación con el 3ple camino, el camino de nuestro ser adulto, de nuestra madre protectora, y de nuestro niño natural, ese ser adorable que se mueve desde la desinhibición y el entusiasmo, no sé por qué creo que la tengo.

   así lo vimos…

si tuviese que realizar una correlación entre Eros, Philos y Ágape, a riesgo de equivocarme, relacionaría siempre a Eros, y el amor erótico, con el amor del ser adulto, ese amor consciente que puede engendrar nueva vida,

a Philos con el amor de la madre protectora, el amor incondicional que une a nuestra madre con su hijo, a nuestro padre con su hija, a cualquier persona con sus padres y familia, con sus amigos, a las personas en hermandades, a los grupos en comunidad, ,

y a Ágape con nuestro niño natural, tan desbordante, tan desbocado, tan abarcante, movido por su curiosidad, por su ilusión, por su entusiasmo, entregado absolutamente al juego, al desarrollo del proyecto, a aquello que está por venir,

con su participación necesaria, claro que sí.

y leo un ejercicio que propone Paulo, para recontactar con el entusiasmo, el ritual del globo azul, tal vez un día lo copio, qué interesante, recontactar con el entusiasmo, tan importante para vivir la vida en mayúsculas, una vida en plenitud.

el amor es una de las emociones que integra 7 emociones, la emoción central, una emoción que viene normalmente representada por el verde, el puente entre los colores cálidos y los fríos, pero que en algún caso también se representa por el rosa,

una emoción que no pretendemos explicar, con la que te dejamos hoy, ojalá encuentres esa conexión, tan necesaria, con tu mejor intención, y con el entusiasmo necesario para moverla en el mundo, claro que sí.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

besar el alma

recibo este poema, besar el alma, cuya autoría no es evidente, tal vez su autor es desconocido, aunque en algún caso se atribuye a Mario Benedetti, y conecto con esa ternura tan necesaria para empezar la semana,

ojalá te haga bien.

El alma no crece en los árboles, sin embargo se nutre de nuestro entorno, como el cuerpo de la comida

El alma necesita ser alimentada con visiones hermosas, palabras que llenen o por quien sabe llenarlas de besos.

Besar el alma es saber tener paciencia, comprensión, simplemente aceptar a las personas como son.

Besar el álma es abrazarte cuando hay soledad, cuando se esta triste, sin decir nada, solo sostenerse con ese abrazo de apoyo.

Besar el alma es sentarse juntos cuando no hay necesidad de hablar, cuando solo hace falta el silencio, cuando sobran las preguntas.

Besar el alma es sentir otras manos que dan apoyo fortaleciendo esa esperanza de vida y de compañía.

Besar el álma es decir te quiero con la mirada

Besar el alma es fácil y es gratuito, solo falta que decidamos bajar del pedestal del orgullo que muchas veces nos rodea y nos consume.

BESAR EL ALMA

¿Cuántos de nosotros necesitamos de ese beso en el alma que nunca llega y que se llama ternura?

Pero mientras llega ese beso, ¡besa tú el alma de los demás y pon el corazón en tu mirada!

   así lo vimos…

y pienso en dos personas de las que me gustaría estar más cerca, ojalá sea capaz de acercarme siquiera un poco, si no puede ser hoy de otra forma, con el corazón de mi mirada.

el color verde, que enmarca el dibujo de hoy, esa mariquita roja con un corazón en el lomo, sobre un fondo violeta, representa el amor, esa emoción que se escapa a nuestra comprensión, y a cualquier explicación que la enmarque,

salvo esa forma de mirar y contactar con las otras personas, y con nosotras mismas, desde nuestra mejor intención.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

¿y si intentamos conectar con la verdad?

charlamos empezando la mañana del domingo sobre esos procesos en los que vivimos inmersos, que nos ocupan mentalmente, que nos preocupan, a veces parece que damos vueltas a los pedales y la cadena patina, la cabeza en bucle,

y sobre las diferentes versiones de la realidad, ¿existe la verdad o existen formas de ver la realidad según el cristal con el que miramos lo que ocurre a nuestro alrededor?, ¿o tal vez creamos nuestra realidad, tú la tuya, y yo la mía, tan diferentes?,

y en el hilo de la conversación alejándonos de esa simplificación burda y fácil detrás de la cual muchas veces nos escondemos, que dice que hay tantas realidades como personas involucradas y formas de ver y sentir lo que ocurre,

conectamos con la posibilidad de una única verdad, con muchas capas, con muchos matices, que también incluyen lo que una situación nos hace pensar, sentir, y a veces re-accionar, lo que decimos y hacemos a continuación,

pero una verdad muy rica, bastante compleja, tal vez lo que está ocurriendo tiene que ver con una carga transgeneracional, la tuya y la mía, tal vez con nuestro camino de de desarrollo personal,

y esa creación compleja que se da cuando a lo que ocurre en el plano material, los simples hechos, le sumamos lo que yo pienso y siento en relación con lo que está pasando, mi forma de comportarme, lo que digo y lo que cayo,

realidad que se hace más grande cuando somos varias las partes involucradas en el juego, tal vez por eso, al leer el título de este libro, ¿cómo se lo digo?, el arte de las conversaciones difíciles,

pienso en todo lo que no voy ni me van a decir, todo lo sutil que subyace en cualquier situación, empezando por la intención, mucho más de lo que muchas veces somos capaces de comunicar de forma explícita, pero que muchas veces se siente,

tu intención y la mía,

y se me ocurre ese título alternativo, seguramente para otro libro que no es éste, ¿cómo se lo escucho?, un título mucho más cercano a ese programa que algún día tal vez nos ayuda en nuestra forma de relacionarnos,

porque escuchar es amar.

   así lo vimos…

en cualquier conflicto relacionado con la comunicación inter-personal, normalmente estamos movidos por una necesidad personal, mucho más que por la necesidad de la parte contratante de la primera parte, ya seas tú, ella, o ellos,

tal vez por eso nuestro interés se centra fundamentalmente en lo que yo tengo que decir, en un proceso que ensayamos mentalmente una y otra vez, con las múltiples variantes que se pueden desencadenar cuando empieza la conversación,

variantes que la realidad demuestra pequeñas, casi siempre la primera respuesta que recibimos escapa al juego de posibilidades pre-ensayadas, afortunadamente las conversaciones distan mucho del juego del ajedrez,

y seguramente vamos a tener que ajustar el curso de todos los ensayos previos al nuevo cauce que se abre, es la magia de la vida, de necesidad de compartir a acusaciones airadas al aire, de aquí para allá.

en el proceso de arreglar las cosas suele ser interesante esto de conversar, aunque todo llega hasta donde es posible, y no va más allá, a veces la situación llega a ese punto en el que tenemos que poner un límite,

esa distancia que nos ayuda a preservarnos de un ambiente insano, al menos para nosotras, de esas situaciones que no nos hacen bien, y en eso estoy cuando aparece a hacerme compañía esta canción de Rozalén, con este extraño texto,

no seré yo la que baile para ti,

en potencial,

que se transforma, en rotundo tiempo presente, porque un límite sólo funciona cuando se aplica en rotundo presente,

ya no soy yo la que baila para ti.

 

los límites son las respuestas naturales cuando aplicamos el miedo sano, sí, porque el miedo, cuya finalidad es la supervivencia, nos salva de aquellos entornos y situaciones que nos hacen mal.

y sigo rumiando una de las dificultades más grandes que tenemos en el terreno de la comunicación, la de hablar de un tema con alguien que no quiere escucharlo, y mucho menos hablar nada al respecto,

qué difícil es explicar el arco iris a un ciego, conversar con una persona sorda, razonar con un loco, o tratar con una persona cualquier tema cuando se ha instalado en la negación.

de las 3 variantes que siguen, ¿cuál te gusta más hoy?

¿cómo se lo digo?

¿cómo se lo escucho?, porque escuchar es amar

¿cómo se lo callo y me lo evito, si no me va a servir para ná de ná?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.