¿y qué vamos a hacer con el corruptor?

me levanto preguntándome qué tiene más importancia para mí hoy, la derrota del Madrid ayer contra el Barça, o el resultado de las elecciones brasileñas, un resultado que intuyo y tengo pendiente de confirmar,

y podría decir que tanto me debería dar lo uno como lo otro, ya que no soy de ninguno de los dos equipos de fútbol, de la misma forma que no soy brasileño, pero es mentira, me interesan muchas cosas que ocurren a nuestro alrededor,

y algunas más que otras, aunque no tengan, aparentemente, una influencia directa en mi vida, seguramente porque hablan de movimientos de conciencia que se dan bajo la superficie visible de nuestro día a día,

y en eso estoy, está claro que me impacta más el resultado de las elecciones de Brasil, quizás porque sigo la inquietud con la que Leonardo Boff observa la irrupción de Jair Bolsonaro en la política de su país,

representante de ultraderecha que va a ser el próximo presidente de Brasil, tras ser elegido por el pueblo, que castiga en la figura de Fernando Haddad la corrupción del partido de los trabajadores mientras ocupan la presidencia sus predecesores,

Lula da Silva y Dilma Rousseff, a los que Leonardo defiende a capa y espada, está claro que para él son mucho mayores las aportaciones de estos dos presidentes a las capas desfavorecidas del país que el problema de la corrupción,

que tiene mucho de problema sistémico,

y en eso estoy, con la pena de ver que a veces damos un paso adelante para dar dos hacia atrás, y me pregunto qué pasa en este mundo con la corrupción, que está tan presente en nuestras vidas,

y me pregunto a quién y por qué le interesa que este fenómeno sea una moneda de curso corriente, y me pregunto por qué castigamos tantas veces al corrupto y tan pocas veces al corruptor,

en un juego que lleva a los partidos políticos a la alternancia, y que mantiene al corruptor en su sitio, porque el corruptor normalmente es el poder económico que mueve los hilos, invisibles, de estas marionetas a las que votamos,

cada 4 años, en estos procesos representativos, tan lejanos de la democracia directa y participativa, sí, no es extraño lo que pasa en el mundo, mucho me temo que la corrupción va a seguir presente en la ecuación,

en este problema que tiene mucho de sistémico, y que estamos bien lejos de resolver.

   así lo vimos…

en paralelo con este proceso recibo un correo de una conversación que mantienen dos compañeros de SOL España, José María y Jesús, una conversación que habla sobre “la empatía y la maldad”“, y “la banalidad de la corrupción”,

2 artículos, de José Antonio Zarzalejos y de Lola Morón, publicados en la Vanguardia y en el País, respectivamente, que Jesús enlaza en el correo, y a los que José María responde, en una conversación en la que me gustaría participar,

y que trazan un puente invisible a la figura de Hannah Arendt, esta filósofa judía que nos lleva a preguntarnos hace pocas fechas en este espacio si el mal puede ser banal, todo parece indicar que sí,

mientras sigo observando cómo somos capaces de producir como sociedad resultados que nadie quiere a nivel particular.

en una interpretación tonta y simplista del juego de la política, tengo la sensación de que el votante de izquierdas castiga más la corrupción de su partido que el votante de derechas,

en una dinámica que se me hace relativamente fácil de entender, es como si el votante de izquierdas, en su opción ideológica, quiere cambiar la relación entre el poder económico y el poder político,

mientras que el votante de derechas vota, entre otras cosas, un poder económico pujante, menos condicionado por constricciones políticas, y entiende mejor el juego del poder y del dinero,

por lo que al observar la falta de congruencia entre los valores que pregonan sus representantes y los comportamientos percibidos, porque al final la corrupción viene a demostrar que hacemos lo contrario de lo que pregonamos,

o lo mismo, según el caso,

y que anteponemos el bienestar particular (mío o de mi partido) al bienestar de la comunidad a la que representamos, el castigo, que se traduce en elevados ratios de abstención, y pérdida de representación en este juego representativo, está servido.

buscando cómo se escribe Rousseff, tecleo Lula da Silva y Dilma en la barra de google, y la función autocompletar me ayuda, y me lleva a un artículo que me hace pensar, titulado “Lula da Silva está en la cárcel porque es un candidato imbatible”,

qué curioso, el primer presidente de Brasil que pisa la cárcel por un delito común, un candidato imbatible más que también ha sido batido.

y me sigo preguntando qué podemos hacer con el poder económico y con el corruptor, cómo podemos atajar los problemas sistémicos que nos permiten seguir avanzando como sociedad y cómo es posible que el Barça le ganara ayer 5-1 al Real Madrid.

la tristeza es una emoción que tiene sentido cuando experimentamos una pérdida, sí, es lo que toca cuando perdemos, y en esas estoy hoy, en un proceso de empatía con Leonardo, con sus ideales, con los oprimidos del Brasil y del mundo,

con los pobres, las mujeres, la comunidad LGTB, los quilombolas y las minorías raciales,

observando como la extrema derecha, tanto da derecha que izquierda cuando hablamos de posiciones extremas, y que los -ismos siguen progresando en este mundo tan bonito, bueno y verdadero en el que hemos decidido vivir.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

la ignorancia conduce al miedo, el miedo al odio (y desarrollamos el journaling en la sesión en directo del Ulab)

nos volvemos a conectar desde Sol Madrid a la sesión en vivo del Ulab, en la que Otto Scharmer va a recapitular lo sucedido hasta ahora en este proceso, en el que se hace presente la palabra miedo como potencial inhibidor de nuestro progreso,

http://webcast.mit.edu/u.lab1x/live/1738/

allá por el minuto 19,

un miedo que vuelve a hacerse presente en el proceso de la ausenciación, un proceso muy sencillo, en el que la ignorancia, acompañada por una política de mentiras orquestadas, conduce a la rabia, al racismo y al miedo,

el caldo de cultivo ideal para el odio, para una separación entre ellos y nosotras, en un proceso de des-conexión emocional progresiva, nos ponemos un caparazón y somos incapaces de re-conectar con otras personas,

ellas son las culpables de todo lo que está pasando a nuestro alrededor, en una dinámica que nos conduce a la destrucción del estado de bien estar que tanto nos ha costado desarrollar,

¿a alguien le suena conocido este proceso?,

y pone de ejemplo el proceso de elección de Trump en EUA,

y se pregunta que está ocurriendo hoy en día en Catalunya, tal vez podemos crear un espacio en el que volvemos a contactar con el otro, abrir la mente, abrir la emoción, para que nuevas posibilidades se abran en el proceso,

abiertas a una voluntad mayor,

un proceso que sigue hasta el minuto 29, en el que va a introducir una práctica positiva, el journaling, una práctica en la que la inteligencia de nuestro cuerpo toma la iniciativa, tras una meditación guiada,

con 18 preguntas que nos llevan a un viaje de pasado, presente, futuro, con una visión de helicóptero de nuestra vida, con un umbral, o una puerta que vamos a traspasar, un viaje que quizás estás interesada en seguir, acompañando este video,

qué interesante este proceso, tras el que vamos a desarrollar una reflexión en parejas, en la que re-conectamos con lo que ahí ha querido emerger, tal vez tenemos una sensación en proceso que necesitamos elaborar,

hablando en alto, con la colaboración de una escucha atenta,

para volver de nuevo a la sala, una sala en la que pasamos a cerrar la reunión, ya hemos formado los grupos de coaching, hemos realizado la dinámica que nos proponen y hemos cosechado qué nos aporta el ejercicio del journaling en un post,

y aparece un listado nuevo, una dinámica voluntaria, impulsada por José María, Irene y María, para desarrollar una conversación sobre Catalunya con base en la teoría U, para crear un espacio en el que podamos re-conectar,

desde esta mente abierta, desde el corazón abierto, abiertas a la voluntad mayor que quiera emerger en el proceso de la conversación.

   así lo vimos…

releo lo escrito y miro los posts de la cosecha, y me pregunto cuál es la salida, dónde está la puerta, observo un dibujo con una puerta tras la que se esconde quién sabe qué, está tan oscuro allí atrás …

y entiendo a tanta gente que no ve la salida a la situación,

no me cabe la menor duda que existe una posibilidad cuando nos volvemos a sentar a conversar desde una nueva actitud que tenemos la necesidad, sí o sí, de desarrollar, por tu bien, por el mío, por el de nuestra comunidad,

desde nuestra mejor intención.

 

si quieres acceder a esta sesión en vivo del Ulab, el laboratorio de la teoría U, puedes hacer clic en este enlace

¿te juntas con nosotras a conversar?