espacios de libertad para probar, equivocarnos y seguir probando

Eva me remite este enlace al proyecto the Cross Border, una escuela de Teatro Aplicado, en la cual el teatro no es sólo un fin, sino un medio: para resolver conflictos, para recuperar historias olvidadas, para que personas de distintas generaciones o distintos países jueguen juntas, una escuela formada por personas que se desarrollan en diferentes ámbitos,

desde la formación de formadores  (profesores, trabajadores sociales, profesionales de la cooperación…) hasta el trabajo directo con comunidades, en una propuesta que convierte el teatro en una herramienta de transformación social y educativa, presente en centros de artes escénicas, y en centros educativos,

y me imagino un cole en el que estos valores que promueven, la cooperación, el apreHendizaje experiencial y la innovación se hacen presentes, y me quedo leyendo, dejándome empapar, una pedagogía en la que la teoría y la praxis van de la mano, en la que el juego y el disfrute son la base del trabajo,

buscando nuevas formas de desarrollar nuestros proyectos, lanzándonos al vacío sin saber si va a haber red, en este mundo en el que la incertidumbre se ha hecho grande, todo parece que está aquí para quedarse,

 

y pienso “qué bonito”, y siento “qué susto”, sin red, y me imagino más centros educativos y más organizaciones en los que el apreHendizaje experiencial, el disfrute, la colaboración y la innovación se hacen presentes.

  así lo vimos…

y me quedo navegando en este proyecto con títulos tan sugerentes, “Alicias buscan maravillas”, “fiesta, fiesta, fiesta”, “perdidos en nunca jamás”, disfrutando de los resultados de tanta creatividad, que se convierte en innovación… social y educativa.

en este paseo de viernes, en el que se hace presente la palabra cross border, frontera,

y en el que hago un paralelo, una vez más, entre el mundo del cole (el apreHendizaje inicial) y la empresa (la práctica de nuestro día a día, en nuestro ejercicio de TRANSformación del mundo, y de la realidad),

releo estas frases tan propias del mundo de la innovación,

un lugar donde atreverse a plantear proyectos innovadores, un espacio de libertad para probar, equivocarnos y seguir probando,

una frase se cuela en mi móvil

“lo más difícil de aprender en esta vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar”.

Bertrand Russell

qué puentes hay que quemar – qué puentes hay que cruzardejar ir – dejar venir

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.

 

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe, que compartimos desde este enlace.

Anuncios

y nos volvemos a sentir acompañadas, otra vez

curiosidades de la vida, antesdeayer preparo, en realidad copio y pego, las cuatro leyes de la espiritualidad de la India, cuatro leyes de las que vamos a acabar hablando Isabel, Eva y yo en esta reunión con la que inicia el año, el 3 de enero,

qué curioso que Isabel acabe de recibir el mismo mensaje, que pasa a abrir y comparte con Eva y conmigo, si quieres te dejo con estas líneas, que tal vez te ayudan a cuestionarte hasta qué punto celebras la vida,

y aceptas la vida tal cual se presenta hoy.

   así lo vimos…

“En la INDIA se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”

La primera dice:
“La persona que llega es la persona correcta”. Es decir, que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotras, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:
“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el “si hubiera hecho tal cosa habría sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice:
“En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última:
“Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.

y pienso en esta mañana tan rica, con Maribel, con Eva e Isabel, con Silvia, de vuelta a casa, mujeres que forman parte de la evolución de la conciencia planetaria, que avanzan en este proceso de aceptar lo que la vida nos trae, sin resignación,

en la que seguimos haciendo lo que nos toca hoy, parte de nuestro camino personal, parte de ese camino que vamos tejiendo y que según reza la segunda ley, mira que ésta me cuesta, no podía ser de otra manera.

conecto la fluidez y aceptación de este texto y de esta conversación mañanera con el ejercicio que me propone Maribel, y con esa frase que Rafael, vaya, un chico, me propone desde el ejemplo hace ya unos años, “acepto lo que la vida me trae”,

y conecto con este movimiento, dejar ir, dejar venir, que promueve la teoría U de Otto Scharmer, en ese punto abajito en la U, en el que la voluntad del ego se rinde a una voluntad mayor, una voluntad de la que podemos ser transmisoras, no dueñas,

porque no somos dueñas de la idea, ni del proyecto, ni de la vida que pasa a nuestro través, sino que pasamos a estar embarazadas por la idea, el proyecto o la vida que albergamos, en este continuo proceso de desarrollo y transformación.

…y nos volvemos a sentir acompañadas, otra vez.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

dudax fuera, ya sólo me queda aprender el lenguaje del corazón

en el proceso de re-conocimiento tan largo que es la vida, a veces estamos tan despistados que las cuatro o cinco primeras palabras con las que nos presentamos nos llevan a confundir al alter, yo soy una persona normal, era mi presentación,

hasta que me doy cuenta de que soy un auténtico anormal, un verso libre, en muchos aspectos, una persona rara donde las haya, en la forma de pensar, de hacer, de sentir no lo tengo tan claro, ya que tengo un poco bloqueado el sentir, a ver si me recupero,

en ese proceso tan largo, decía, a veces dudamos en exceso, y buscamos la aceptación donde no la vamos a encontrar, fuera, qué dislate, ¿cómo puede buscar un anormal la aprobación fuera, en la sociedad y personas a las que confronta?,

no es raro que las dudax acampen, y se queden a vivir entre nosotras, porque es fácil no dudar cuando el éxito arrasa con todo, y es mucho más difícil mantener ese espíritu cuando no todos los resultados acompañan,

en la noche oscura del alma,

hasta que volvemos a reconectar con nuestra esencia, con el trabajo que hemos venido a hacer, con esas dos preguntas que viven abajo en la U, ¿quién soy yo?, ¿cuál es mi trabajo?,

por medio de un taller, por medio de una terapia, por medio de la llamada de dos amigos que nos dan una palmada en la espalda o una sacudida, a veces nos la merecemos, por un te quiero bien intencionado, por un gesto de un alma amiga,

y en eso andamos, conviviendo con las dudax, despejándo dudax, intentado que no sea el ego, nuestro yo chiquitito, el que se ponga al mando a dirigir, yo soy, yo puedo, todos bajo mis órdenes,

intentando que ese espacio en el que la seguridad del futuro, eso que llamamos incertidumbre, no nos coma, intentando practicar la confianza, en lo que está por venir, en las capacidades más sutiles, en lo no manifestado,

en ese latir del corazón tan tenue, es una pena tener tan aislado nuestro corazón, tapado por nuestra respiración y nuestra cháchara mental, incesante, implacable, y por el trajín y el quehacer de cada día,

mientras observo que ese ejercicio que empiezo a realizar hace apenas una semana, hacerme consciente del latido de mi corazón, empieza a hacer sus efectos, ya lo escucho, aquí y allá, ya sólo me queda aprender qué me quiere decir,

ya sólo me queda aprender el lenguaje del corazón.

   así lo vimos…

en el ejercicio de ayer en Piruetas, esa guardería en la que Betina me invita a compartir 7 emociones, quién sabe por qué extraña “causualidad” ayer iniciamos otro viaje para profundizar en el orgullo humilde, esa puerta al desarrollo del ser,

esa puerta que sólo se abre cuando reconocemos que no va a ser lo que yo quiero que sea, como quiero que sea, cuando quiero que sea, ese mensaje tan arraigado por nuestro chiqui-yo, también conocido como ego,

y que la solución va a fluir, si toca, cuando acepto lo que la vida me trae.

dedico estas líneas a mis amigas de Piruetas, Azahara, Nieves, María, Ale, Ana, Betina, muchas gracias por vuestra paciencia ayer, que hoy nos toca evolucionar desde esa frustración de la que hablamos, la octava emoción,

ya sé que hay más, la culpa, el remordimiento, el resentimiento, el odio,

para hablar de los mecanismos de gestión de conflictos, qué feo, de transformación de conflictos, un poco mejor, hasta que un día seamos capaces de apoyarnos en los conflictos, fluir con los conflictos, y bailar con ellos.

en este año áspero, porque mira que ha sido áspero el 2018 en muchos aspectos, lleno de conflictos (intra e interpersonales, y en la vida social y en grupo), observo cómo es una tendencia natural explicar aquello de lo que necesitamos aprender,

y esta trayectoria que me lleva a leer “sentados en el fuego”, de Arnold Mindell, gracias, Iris, “fierce conversations”, conversaciones fieras, gracias, Joseba, y a hacer este taller de Beehive, “leaning in to conflict”, gracias, José María,

3 enfoques para la resolución y transformación de conflictos que viven debajo de este taller en progreso, fluyendo en el conflicto.

el color amarillo, ayer lo explico y hoy lo repito aunque no se entienda, tiene todo que ver con el reino animal, el reino propio del mundo emocional, el reino de las vísceras, de la rabia, de todas las emociones, el tercer reino,

un paso atrás o antes del cuarto, en el que la identidad y el ser humano se hacen presentes, con la ayuda del orgullo humilde y el espectro frío (al azul claro le siguen el índigo y el violeta) de la luz.

y abrazo mi corazón, mira que es sencillo, y el animal que vive en mí, antes de abrazar mi identidad, mi destino de vida (o propósito) y el ser humano en desarrollo, ese anormal que un día, todavía cercano, se presentaba como una persona normal.

organizaciones con espíritu y corazón es posible hoy porque hay personas con corazón y espíritu, creo que ése es el orden.

el lenguaje del corazón es el lenguaje de nuestras emociones, es el lenguaje en el que los conflictos crecen, se transforman, y más adelante, sólo más adelante, se transmutan, con la ayuda de la alquimia,

un proceso por venir en el que el YO SOY, orgullo humilde, sí está presente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

de máquinas extractivas a plantas generativas

en uno de sus últimos posts, Otto Scharmer comparte con nosotras los fundamentos que nos llevan del nivel 3 al 4 de la existencia, ese nivel que nos hace realmente seres humanos, en cualquier manifestación de nuestra creatividad,

ya sea en la alimentación, en las finanzas, en la salud, en la educación o en la gestión, que progresivamente denominamos gobernanza, ya sea de las organizaciones, ya sea de las instituciones políticas que nos ordenan,

un post que tú también puedes leer en el HUFFPOST, o mediante una búsqueda en internet, si introduces este texto,

4.0 Lab: Inventing the Future of Food, Finance, Health, Ed, & Management,

un texto que me engancha, es curioso cómo esta vez no me voy a la gestión ni a la educación, el tema que más me va a llamar la atención tiene que ver con el mundo financiero, y su evolución del 3.0 al 4.0,

una evolución que lleva, según el autor, de la banca de inversión responsable, con una conciencia creciente de las externalidades positivas y negativas de la inversión, con 3 criterios fundamentales de actuación, en la mayor parte de los casos,

  • (1) la tecnología es la solución,
  • (2) el problema se puede medir y resolver dentro de diez años,
  • y (3) el donante puede tomar las decisiones.

3 elementos que en la lógica 4.0 evolucionan como sigue,

  • (1) el enfoque se extiende más allá de la tecnología para regenerar los bienes creativos, sociales y ecológicos,
  • (2) el impacto es a largo plazo y sistémico,
  • y (3) el donante está dejando de lado el control para desatar el nivel más alto de creatividad e impacto colectivo.

y me quedo pensando en ese mundo 4.0 no extractivo, realmente colaborativo, en el que muchas personas dejan de hacer las cosas con el objetivo principal del bien personal y el bien común se hace progresivamente presente.

   así lo vimos…

Si te parece bien, copio textualmente este párrafo que tanto ha llamado mi atención, regenerar los bienes comunes, con un impacto sistémico y a largo plazo, y en el que dejamos ir el control de lo que está por venir, sea lo que sea,

esperemos que mucho y bueno.

4.0 Lab: Inventing the Future of Food, Finance, Health, Ed, & Management.

Finance: From extractive to generative capital

The stage is set for OS 3.0: impact investing and more responsible uses of money—i.e., more awareness of the positive and negative externalities. Most foundations, impact investors, and venture philanthropists share these ideas and goals. Still, their projects and programs rarely address the root causes of our failing systems, let alone transform them. As a leading venture philanthropist in Silicon Valley explained to me recently: “Most high-net-worth people do not like to give away their money. So they don’t. And if they do it, they only do it under three conditions: (1) technology is the solution; (2) the problem can be measured and solved within ten years, and (3) the donor can call the shots.” These three points sum up everything that’s wrong with philanthropy today.

Which brings us to OS 4.0. Generative capital has the highest transformative impact, not only individually, but also systemically. Generative capital is defined by the antithesis of the three conditions just mentioned: (1) the focus extends beyond technology to regenerating the creative, social, and ecological commons; (2) the impact is long term and systemic; and (3) the donor is letting-go of control in order to unleash the highest level of creativity and collective impact.

miro la foto en la que un grupo de personas jóvenes hacen un trabajo en el suelo, mientras una señora más mayor cruza la sala andando, y me pregunto cómo será el futuro de una de estas chicas,

en esta sociedad que prima tanto al ganador y castiga tanto al fracasado, y en el que el ganador muchas veces se lo lleva todo, propiciando procesos de acumulación, en uno y otro bando,

y me pregunto si ese mundo por venir, con tanta conciencia compartida, va a cambiar los fundamentos de este juego en el que unas pocas personas han aprendido a extraer tanto de casi todas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

un grupo de personas están en el origen de 7 emociones, que se gesta como un proyecto que denominamos inicialmente “historias que TRANSforman”, y que recibe financiación social en la plataforma Goteo. Ellas son nuestras amigas:

 

 

be water, my friend

Para trabajar con la gente, el Tao Te Ching recomienda que desarrollemos algunas metahabilidades que son como las cualidades del agua: libertad y bondad. El texto que sigue está tomado del capítulo 8:

Bondad

La forma suprema de bondad es como el agua.

La bondad del agua es servir a todos los seres sin lucha.

Va a todos los lugares que todos desprecian.

Por ello, está cerca del Tao.

… a la hora de dar, la bondad se muestra en el amor.

… a la hora de hablar, la bondad se muestra en la verdad.

¿Cómo puede el agua ser bondadosa? El agua se mueve hacia todos los lugares a los que puede llegar sin lucha alguna. Simplemente fluye y espera hasta encontrar el flujo más bajo. A diferencia del agua, nosotros nos detenemos cuando nos acercamos a lugares que nos dan miedo, a lugares desconocidos y más bajos. La bondad del agua consiste en no juzgar, sino fluir incluso cuando otros temen hacerlo.

El cambio y la transformación nacen de dichos lugares. Como élder benevolente, simplemente siendo quien tú eres, no callando lo extraño, no temiendo ser escandaloso, mostrando la libertad y la compasión del agua, ayudas a otras personas a aventurarse en lugares en los que no habían estado antes. Imagínate llorando en público, hablando de temas personales, riéndote de ti mismo, meditando en público, jugando como un niño, dando vueltas por el suelo. Imagínate lleno de fuerza y energía, y también tranquilo y en espera.

Facilitas la naturaleza en cualquier comunicación que la naturaleza desea hacer, desinhibido en relación a lo que “debería” o “no debería” ser dicho o hecho en público. Como persona, respetas a las personas y sus preocupaciones sociales. Como agua, haces o dices en voz alta aquello que se te pasa por la cabeza.

Un élder es un canal de información que pone en contacto el vasto potencial de la naturaleza humana con el presente de la vida cotidiana. Tus metahabilidades te capacitan para decir las cosas más bajas y desagradables y las cosas más altas y espirituales. Como élder, deja que las cosas más “imposibles” sucedan.

Los élderes del mundo facilitan la comunicación ayudándose a sí mismos y a otras personas a ir más allá de sus límites, fluyendo por encima de barreras que nos separan. Algunas veces, ciertas personas, que mantienen puntos de vista marginales, tienen que ser enérgicas y llamar la atención del grupo para que se les escuche. Mientras que estas personas lanzan un ultimátum y amenazan al grupo, pregúntate a ti mismo qué siente el agua cuando es forzada o amenazada. El agua no se siente insultada. NO se enfurece y dice: “¿Cómo te atreves a hablarme de esta manera?” El agua sigue siendo agua. Para responder, fluye sobre las rocas, salta por encima o se escurre entre ellas. El agua envuelve a su oponente, o se retira si se hace muy alto.

   así lo vimos…

Tomo prestado el texto superior del capítulo 13, las metahabilidades de los élderes, del libro “sentados en el fuego”, de Arnold Mindell, padre del Trabajo de Procesos, y la imagen inferior de un video de internet,

be water, my friend, un remix de Bruce Lee que no sé si encaja a la perfección con el texto, más bien creo que no, pero quién soy yo para juzgarlo, ¿verdad?, mejor te permito que practiques con el agua que vive en ti.

observo en el texto de hoy varias de las habilidades que integran el 3ple camino, y que encarna, qué curioso, la figura de nuestro niño natural, esa forma de estar en el mundo que se hace presente con ese gesto tan bonito, tan tierno, tan necesario,

el gesto del niño natural, un gesto por medio del cual nos entregamos a la experiencia, en la que se borran todos los debes y muchos de los deberías, mientras vivimos el momento, y lo que está siendo.

y me vuelvo a imaginar, hablando de temas personales, riéndome de mi misma, llorando  o meditando en público, jugando como un niño, dando vueltas por el suelo,  llena de fuerza y energía, y también tranquila y en espera… otra vez.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

el liderazgo y el elderazgo

Antes de devolverle a Iris este libro que me presta, Sentados en el fuego, copio un par de textos que ilustran los fundamentos del Trabajo de Procesos, este trabajo relacionado con los entornos complejos de hoy en día,

desde la comprensión del poder y el rango, el abuso y la venganza, y las energías, no siempre bonitas, que se expresan en dinámicas de trabajo comunitario, en esta forma nueva de enfocar y encarar la resolución del conflicto,

porque, a menos que podamos experimentar plenamente la desconfianza que nos separa las enemistades ocultas que viven entre nosotras seguirán ardiendo, no es extraño que resulte tan interesante esta invitación a sentarnos en el fuego,

observando y escuchando cuidadosamente, permaneciendo centradas en nosotras mismas, dejando que las llamas se inflamen y consuman su combustible, para seguir como grupo hacia adelante.

000

al comienzo de este libro, dije que mis ideas sobre el Trabajo de Procesos nacían de la teoría de Jung y del taoísmo. El Trabajo Global se desarrolló después a partir del Trabajo de Procesos. El Tao Te Ching, uno de los libros más antiguos que existen, discute muchas de las habilidades para facilitar grupos y cuidar de las personas de la tierra.

Escrito alrededor del año 600 a.C., en la China anterior a Confucio, el Tao Te Ching trata de cómo seguir la naturaleza en la vida cotidiana. Su legendario autor, Lao Tse, recomendaba seguir el momento, en lugar de aferrarse a un programa preconcebido. Uno de sus objetivos era aprender a perder. Esto puede sonar absurdo para nuestros actuales líderes o para los expertos en desarrollo organizaciones, pero es una idea muy valiosa para trabajar con grupos en conflicto. Puesto que los capítulos del Tao Te Ching no tienen título, llamaré al capítulo 48 “el perdedor que gana”.

El perdedor que gana

El estudiante del conocimiento (aspira a) aprender día a día.

El estudiante del Tao (aspira a) perder día a día.

Perdiendo continuamente,

se alcanza el no hacer nada.

No haciendo nada, todo está hecho.

Para conquistar el mundo debes practicar la renuncia. 

El que persigue la acción jamás conquistará el mundo.

El antiguo concepto chino del élder o sabio pone del revés nuestras convencionales ideas occidentales sobre el liderazgo. Mientas que nuestros líderes reúnen información para saber cuáles han de ser los próximos pasos, es decir “aprenden día a día”, los sabios notan cuán irrelevante puede llegar a ser el conocimiento “experto” para la realidad del momento. La naturaleza les enseña a ser perdedores, a esperar y no hacer nada salvo ser más conscientes de lo que ocurre.

Como élder de Trabajo Global, tienes que aprender a esperar y a seguir las señañes que te envían las personas o el entorno, las señales que proceden de los sueños, las señales del cuerpo, las que trae el viento y las que transmiten los árboles, tienes que aprender a seguir la dirección que te marca la naturaleza. Si no haces esto, tu enseñanza sólo servirá para reproducir la dominación existente, responsable de la mayoría de nuestros problemas personales e internacionales.

No hacer nada no quiere decir necesariamente ser totalmente pasivo.  Quiere decir no forzar las cosas, seguir lo que está presente y utilizar la energía de lo que pasa en cada momento en lugar de forzarla. Al principio es natural querer forzar las cosas para que ocurran según tus intereses. Después, si las cosas no se desarrollan como tú querías, si la naturaleza no te apoya, no dejes de cuestionar lo que has hecho. Ponlo a prueba, verifica si te hallas ante una barrera, e inténtalo de nuevo. Inténtalo varias veces, y si las cosas no avanzan en tu dirección, déjalo estar.

El que fuerza tiene que aprender a perder. Sólo la naturaleza tiene el poder, la única intervención que funciona es la que sigue el proceso del grupo en su totalidad. La antigua sabiduría nos advierte que el líder que llevamos dentro es peligroso. Aspira a hacer lo que tiene planteado, pasando por alto las experiencias de la gente. Por eso, aprende a tener un ego de líder, y después aprende a dejarlo de lado. Recuerda a la muerte, muy pocos de nosotros vivimos para siempre. Aprende de la muerte para ponerte a ti mismo a un lado, para olvidarte de tu plan y de tu estrategia una vez que lo has intentado. Entonces ganas, aun cuando parece que pierdes.

   así lo vimos…

y me quedo pensando sobre ese aprender a perder, tan parecido a dejar que la mejor posibilidad se manifieste, no se trata de hacer lo que mi voluntad pequeña y dura se ha propuesto, es la voluntad blanda, que se hace presente entre nosotras,

y se abre camino, con nuestra colaboración necesaria.

y conecto con el viaje interior de la teoría U, ese viaje interior, tan oriental, con 3 hitos, open mind, open heart, y en un momento dejamos ir lo viejo, open will, para que lo nuevo se haga presente entre nosotras.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro

en el proceso de darle continuidad al contacto inicial con la página de aladuría, que publico en una entrada reciente, bajo el título “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”,

sigo viajando por links relacionados, y llego a este video de Improversa, en el que Julián Bozzo pronuncia, entre otras, esta frase que me llama tanto la atención, y que atribuye a Picasso, “sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro”,

allá por el minuto 7:00, una introducción a ese marco de referencia necesario para la interacción entre personas, que tiene, por otra parte, funcionamientos naturales, orgánicos, qué bueno que el símil es tan sencillo que nos cueste negarlo,

7:36 si riego una planta con agua, pasa una cosa,

y si riego una planta con gasolina, pasa otra cosa,

el cómo alimentemos, el cómo nutramos ese espacio,

es el que va a generar, es el que va a favorecer la creación de un tipo de creatividad que es la aladuría.

Y sigo escuchando este video, hacia alante y hacia atrás, de donde me permito copiar otro trozo, que conecta con nuestra explicación de los 4 reinos de la observación y la atención, que provocan y posibilitan modos tan diferentes de conversación,

6:25 las personas somos espejitos, y cuando una persona muestra lo que trae, ahí en su mente, el otro activa su mente, si una persona muestra y comparte desde lo que siente y desde lo que le está pasando, al otro se le activa lo mismo, ¿no?,

por eso es importante que sentir que es un espacio de cero agradar, de no querer caer bien a nadie, de no desear un aplauso, de no desear un “qué bien lo has hecho”,

casualmente, pasa algo, cuando no queremos gustar, gustamos más, en este espacio se va a ver muy claramente.

Y me conecto con ese mundo de posibilidades nuevas que se abre cuando nos acercamos a esa comunicación que nos contacta con las personas con las que nos relacionamos desde el corazón,

buen punto para comenzar.

   así lo vimos…

En el proceso de difusión de la entrada antes citada,  “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”, Cris Bolívar surge en mi ayuda, y me ofrece por correo electrónico un catálogo de definiciones que explican este término

Aladuría:

[Véase Aladúrico. f. del latín ala-, f. n. propio -duria: dar posibilidad]

En filosofía: facultad de transformar lo pesado en liviano. Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real.

En psicología: acto que concilia lo pasado con lo presente. Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil.

En música: momentos de creación libres, autónomos, transportados por el impulso de la inspiración.

leo estas definiciones, ya sea desde la filosofía, Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real,

facultad de transformar lo pesado en liviano, tela marinera,

ya sea desde la psicología,  Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil, o desde la música y pienso cómo me gustaría ser capaz de operar desde ahí.

los 4 reinos es una aproximación sencilla al campo de la observación y de la atención, que tienen como objetivo fundamental ese contacto con la esencia propia, de la persona y del grupo,

que nos permite conectar con ese espacio que se encuentra más allá del ego, tantas veces a la defensiva o al ataque, para crear juntas desde ese espacio vacío, suelo fértil para lo nuevo, para lo que está por venir, con nuestra colaboración necesaria.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

pasos firmes en el vacío

el caballero, tras transitar el sendero de la verdad, pasando por los castillos del Silencio, del Conocimiento, de la Voluntad y de la Osadía, acaba de llegar a la cima de la verdad, acompañado de Rebeca y Ardilla,

qué bueno que no está solo, de hecho Sam también le acompaña, y va a encontrarse con con el mayor de los desafíos, al leer esta inscripción, cuando se haya al límite de sus fuerzas, casi más allá,

Aunque este Universo poseo, nada poseo, pues no puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido,

un mensaje que le va a hacer recapitular sobre las cosas conocidas de su vida,

  1. su identidad (quién creía que era y que no era),
  2. sus creencias (aquello que pensaba que era verdad y lo que consideraba falso),
  3. sus juicios (las cosas que tenía por buenas y aquellas que consideraba malas),

identidad, creencias y juicios, qué interesante, 3 elementos que va a tener que dejar ir, 3 elementos a los que se aferra y que va a tener que soltar, en un confiar que le lleva en caída libre al vacío,

hasta que es capaz de contemplar su vida con claridad, sin juzgar y sin excusarse, aceptando su responsabilidad total por su vida, por la influencia que otras personas habían tenido sobre ella, y por todos los acontecimientos que la conforman,

para pasar a reconocerse como la causa, no el efecto, de todos sus errores y desgracias, un momento que le libra del miedo, y le conecta con una extraña sensación de poder,

la fábula se está acabando, y la caída libre del caballero se frena totalmente, y empieza a flotar hacia arriba, todo parece que va a conquistar de nuevo la cima, con un gesto que no tiene nada que ver con el gesto inicial,

antes necesitaba aferrarse a la seguridad de todo eso que le conforma, que supuestamente son él, sus creencias, sus juicios, sus formas viejas de pensar, sentir y hacer, convertidas en falsa identidad.

   así lo vimos…

el caballero de la armadura oxidada es una fábula preciosa, escrita por Robert Fisher, un libro que recomendamos cuando empezamos nuestro viaje por las 7 emociones, un viaje, no podría ser de otra forma, que empieza en el miedo,

esa energía que nos mantiene clavados a la fuerza del yo no soy, y a todas nuestras incapacidades, que son unas cuantas, incapacidades que se tornan cosa pequeña en el encuentro de nuestra identidad verdadera, en la cima de la verdad.

releo estas líneas finales de esta fábula, y no puedo sino recordar ese punto en la teoría U, abajito del todo, en el que tenemos que soltar lo viejo, lo que no nos sirve, tal vez muchas de las mentiras que hemos construido para sobrevivir,

dejar ir,

en ese punto de discontinuidad del trazo, un trazo que parecía firme y que desaparece, la incertidumbre se ha hecho presente en el camino, ¿qué hay más allá del punto?,  ¿qué hay más allá del más acá?,

y un paso firme en el vacío es necesario para que lo nuevo pueda ser una realidad en nuestras vidas, y a nuestro alrededor.

dejar ir – dejar venir,

o el viaje del miedo al orgullo humilde, el orgullo sano,

el viaje necesario del ego al eco,

porque la calidad de los resultados de nuestras organizaciones depende del nivel de conciencia, de energía, y la intención de las personas que las operan.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

¿te imaginas al líder cantarín?

termino un capítulo de la quinta disciplina, la nueva función del líder,  un líder que se aparta de la imagen habitual, con una galería de imágenes inusuales, el líder como diseñador, el líder como mayordomo, el líder como maestro,

con un texto de Khalil Gibran, autor del profeta, un texto que conecta mi presente y mi pasado, este regalo lo he recibido antes, y con lo que está por venir, porque algún día vamos a conectar el liderazgo con nuestras funciones en casa,

el líder como padre,

un proceso vital que tiene sus etapas, qué diferente es la vida en casa con un bebé, con una niña y con un adolescente, en este proceso que pasamos del amor incondicional con el bebé a la peleíta del día a día, haz esto, haz aquello, con la niña,

para pasar a esa parte de la vida en la que tus hijos crecen desde la oposición a buena parte de lo que representas, y aparece esta frase que tanto me gusta, esto no es justo, tal vez es buen tiempo para conectar con el concepto de dejar ir,

y de aceptar la vida tal como es, mientras todo sigue siendo, a nuestro alrededor, y en nuestro interior, si te parece vamos con este texto que aparece de la nada, en este capítulo de la quinta disciplina, este texto de Khalil Gibrán, vamos con ello.

Tus hijos no son tus hijos.

Son los hijos del anhelo que siente la vida por sí misma.

Vienen a través de ti, no desde ti.

Y aunque estén contigo, no te pertenecen.

Puedes darles tu amor pero no tus pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes albergar sus cuerpos pero no sus almas, pues sus almas moran en la casa del mañana, la cual no puedes visitar, ni siquiera en sueños.

Puedes intentar ser como ellos, pero no intentes que ellos sean como tú. Pues la vida no se retrocede ni mora en el ayer.

Tú eres el arco desde la cual tus hijos se lanzan como flechas vivientes.

El arquero ve el blanco sobre la senda de lo infinito, y te curva con su vigor para que las flechas lleguen raudas a la lejanía.

Déjate curvar sin resistencia en la mano del arquero; pues así como él ama la flecha que vuela, también ama el arco que es estable.

   así lo vimos…

déjate curvar, sin resistencia, en la mano del arquero,

qué bonito,

dejar ir para dejar venir, qué interesante,

dejar ir todo lo viejo que no nos sirve, que no es representativo de nuestra mejor intención, para que lo nuevo, terreno inexplorado, ocupe progresivamente su lugar, tan fácil de decir, ¿verdad?

un día como hoy el arquero suelta a Amy Winehouse, ella ya ha dejado de sufrir, no sabemos si sus padres le sobreviven ni le han soltado, pero su voz no deja de emocionarnos, y su recuerdo no deja de cantar,

y me imagino un día futuro en el que hablemos de emociones y valores, de propósito y liderazgo con canciones, ¿te imaginas el líder que canta, y cantando su mal espanta?, ¿con qué canción crees que iluminaría la vida de tu grupo y de tu organización?

y mientras esta idea tonta me prende una sonrisa en esta mañana de verano, qué bonito es dejar volar la imaginación, me pregunto qué necesito, o mejor, mucho mejor, qué podría simplemente dejar ir hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

dejar ir

en el ejercicio de empezar a escribir una serie de entradas, que bien podrían haber recibido el título de “la vida es fácil”, empiezan a ocurrir cosas a mi alrededor, de las que participo, porque de alguna forma he decidido ocupar el lado activo del infinito,

situaciones que no dejan de sorprenderme, alguna es más bien grotesca, y que vienen a señalar en el sentido contrario, la vida es densa, es desagradable, es difícil, y voy dejándome sentir, en procesos en los que rozo con unas cuantas personas,

personas a las que quiero, personas a las que aprecio, personas a las que no conozco y que aparecen en mi vida para desaparecer de escena en el lapso de dos días, un fin de semana o una semana de convivencia,

y me dejo sentir durante este proceso de poco más de 3 meses, sí, allá por abril, poco antes de mi cumpleaños, se inicia este proceso rasposo, amargo, yo diría que hasta duro, es justamente lo contrario de lo que esperaba experimentar,

y empiezo a observar con la distancia del tiempo, tan necesario, toda esta secuencia de episodios, alguno tan fuerte que parece una caricatura, y empiezo a girar el espejo, y me pregunto cuál es mi rol en lo sucedido,

a la luz y a la sombra de mis creencias, de mis valores, de mi concepción del bien y del mal, de los mandatos paternos y maternos, tan asumidos como invisibles, de los permisos que me doy y no me doy,

y empiezo a pensar en una fórmula que habla de la complejidad de los sistemas y de las relaciones, de esas pocas características que nos hacen personas únicas, de esos elementos en nuestras vidas a los que no deberíamos renunciar,

y de esos permisos que podemos desarrollar para lidiar con tanta densidad, con tanto dolor, mentira, comunicaciones disfuncionales e interesadas, para tratar todo lo que nos rodea y nos toca,

para relacionarnos con las personas que nos importan y con las que no,

desde una nueva levedad.

   así lo vimos…

en este ejercicio, a veces rasposo, que es la vida, en el que esta relación y este proyecto no va como nos gustaría, a veces tenemos que revisar nuestras expectativas y la realidad,

conecto con el concepto de dejar ir de la teoría U, convertido en pregunta, ¿qué debería yo dejar ir hoy, en relación con este proyecto, o con esta persona en particular, con mi relación conmigo misma o con este grupo de personas?,

y qué elementos del puzzle son fundamentales, con qué fichas y reglas quiero seguir contando en este nuevo juego que voy a montar.

en este ejercicio lleno de naranjas amargas, las hay con azúcar añadido y las hay sin, quién sabe por qué llevo unos años quitándome el azúcar refinado, esa gran mentira alimentaria, que aparentemente endulza las cosas, privándolas de su sabor natural,

mientras nos enferma,

y pienso en todas las medias verdades que nos contamos, azucarillos refinados que nos permiten salir del paso de aquella manera, más mal que bien, porque el cuerpo va a hablar ante procesos de incongruencia manifiesta,

qué bueno cuando hacemos congruentes nuestro pensar – nuestro sentir – nuestro hacer,

y me vuelvo a comprometer con una vida en la que soy capaz de ofrecerme un permiso, sí, y a las personas a las que quiero, empezando por las relaciones más fuertes que tenemos en la vida,

nuestros padres, nuestra pareja, nuestras hijas, nuestros hermanos,

y acepto lo que es, lo que está siendo, sin contarme mentiras que endulcen artificialmente la cosa, porque seguramente me gustaría que fuera de otra forma, bien diferente, a como la siento hoy.

te dejo ir, acepto tu comportamiento, te dejo ser, y me gustaría que algún día nuestra relación sea otra, para lo que quieras aquí estoy.

Resumen ejecutivo:

¿qué necesito dejar ir hoy?

¿qué elementos son indispensables para mi juego, y voy a mantener?

¿qué permisos me doy?

¿qué permisos doy a las personas a las que tanto quiero?

¿cuántos azucarillos me tomo para sobrevivir hoy?

¿puedo y quiero prescindir del azúcar?

¿qué verdades amables me cuento en este proceso de transición?

releo las líneas de más arriba del todo y pienso en la emoción de la frustración, y en ese proceso que nos lleva energéticamente hacia abajo, a la rabia mala, a la tristeza mala, al miedo malo, que en última instancia grita “yo no soy”,

y me pregunto cuántas naranjas normales, con su piel y todo, hacen falta para hacer un buen tarro de mermelada amarga, y cuántos terrones o raciones de azúcar refinado son necesarias para desconectarnos de nuestra ilusión y de nuestro camino,

y en última instancia de la verdad que hemos venido a experimentar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.