sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro

en el proceso de darle continuidad al contacto inicial con la página de aladuría, que publico en una entrada reciente, bajo el título “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”,

sigo viajando por links relacionados, y llego a este video de Improversa, en el que Julián Bozzo pronuncia, entre otras, esta frase que me llama tanto la atención, y que atribuye a Picasso, “sin reglas no hay libertad, sin marco no hay cuadro”,

allá por el minuto 7:00, una introducción a ese marco de referencia necesario para la interacción entre personas, que tiene, por otra parte, funcionamientos naturales, orgánicos, qué bueno que el símil es tan sencillo que nos cueste negarlo,

7:36 si riego una planta con agua, pasa una cosa,

y si riego una planta con gasolina, pasa otra cosa,

el cómo alimentemos, el cómo nutramos ese espacio,

es el que va a generar, es el que va a favorecer la creación de un tipo de creatividad que es la aladuría.

Y sigo escuchando este video, hacia alante y hacia atrás, de donde me permito copiar otro trozo, que conecta con nuestra explicación de los 4 reinos de la observación y la atención, que provocan y posibilitan modos tan diferentes de conversación,

6:25 las personas somos espejitos, y cuando una persona muestra lo que trae, ahí en su mente, el otro activa su mente, si una persona muestra y comparte desde lo que siente y desde lo que le está pasando, al otro se le activa lo mismo, ¿no?,

por eso es importante que sentir que es un espacio de cero agradar, de no querer caer bien a nadie, de no desear un aplauso, de no desear un “qué bien lo has hecho”,

casualmente, pasa algo, cuando no queremos gustar, gustamos más, en este espacio se va a ver muy claramente.

Y me conecto con ese mundo de posibilidades nuevas que se abre cuando nos acercamos a esa comunicación que nos contacta con las personas con las que nos relacionamos desde el corazón,

buen punto para comenzar.

   así lo vimos…

En el proceso de difusión de la entrada antes citada,  “qué bonita es la aladuría (en el proceso de re-conexión con la esencia)”, Cris Bolívar surge en mi ayuda, y me ofrece por correo electrónico un catálogo de definiciones que explican este término

Aladuría:

[Véase Aladúrico. f. del latín ala-, f. n. propio -duria: dar posibilidad]

En filosofía: facultad de transformar lo pesado en liviano. Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real.

En psicología: acto que concilia lo pasado con lo presente. Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil.

En música: momentos de creación libres, autónomos, transportados por el impulso de la inspiración.

leo estas definiciones, ya sea desde la filosofía, Proceso mediante el cual lo antiguo se deshace de todo cuanto le es innecesario hasta quedarse con la esencia propia, con lo puro, lo indispensable, es decir: lo real,

facultad de transformar lo pesado en liviano, tela marinera,

ya sea desde la psicología,  Proceso que sucede tras superar las barreras defensivas del Ego y que posibilita la creación desde el vacío vuelto fértil, o desde la música y pienso cómo me gustaría ser capaz de operar desde ahí.

los 4 reinos es una aproximación sencilla al campo de la observación y de la atención, que tienen como objetivo fundamental ese contacto con la esencia propia, de la persona y del grupo,

que nos permite conectar con ese espacio que se encuentra más allá del ego, tantas veces a la defensiva o al ataque, para crear juntas desde ese espacio vacío, suelo fértil para lo nuevo, para lo que está por venir, con nuestra colaboración necesaria.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Anuncios

introducción a la comunicación pistolero

en el ejercicio de identificar modos de comunicación disfuncionales en nuestras vidas, y siguiendo con la comunicación medio limón, esa comunicación en la cual sólo una de las dos versiones está presente, medio mineral, medio vegetal,

avanzamos un paso, y nos encontramos con la comunicación pistolero, esa comunicación en la que las dos partes están presentes, pero van a comunicar como comunican los vaqueros en ok corral, a pistolazo limpio,

tú me disparas tu verdad, y yo te limpio a balazos con la mía, una comunicación en la que el ser humano, definitivamente, no está presente, nos estamos comunicando como animales, pero de mala manera,

todavía no hemos llegado a ese nivel puramente animal, el de la empatía, en el que somos conscientes de la emoción subyacente en la persona a nuestro lado, y en la que elaboramos a partir de lo que nos regala,

¿qué emoción suscita en mí?, ¿qué le devuelvo de mi mundo emocional movido?,

por lo que debemos estar en un territorio intermedio entre el ser vegetal y el ser animal, en una comunicación rápida, como las balas, sí, pero cuyo objeto es que la verdad del otro no me toque, mejor si la esquivo, porque me va a hacer sangrar,

y en la que aprovecho la mínima oportunidad para disparar, no es extraño que esa comunicación esté relacionada con la ira, y en sus dos versiones, la buena o la mala, la comunicación pistolero sea la de la ira mala, no hay duda,

mejor si esquivas las balas, o te van a matar.

   así lo vimos…

y busco una banda sonora o una canción que acompañe a esta curiosa forma de comunicar, tan propia de la adolescencia, es normal, hay tanta rabia contenida que el malestar tiene que salir de alguna forma,

y a veces las cosas salen como salen, con tanta presión que son difíciles de parar.

busco mentalmente un animal que se comporte así en la naturaleza, que entable luchas mortales, que lance dardos envenenados, tal vez estoy perezoso, pero no encuentro la imagen, tal vez lo más parecido que encuentro sea la berrea,

machos cabríos matándose a testarazos, quién sabe, pero la berrea se me hace más parecida a los debates, no me enacaja al 100%, tal vez me lo tengo que pensar otro rato más, ¿verdad?

si te interesa el tema de la comunicación, puedes echar un vistazo a los 4 reinos, un enfoque que nos ayuda a aproximarnos a 4 tipos de atención, de escucha, de  conversación, tan diferentes,

según nos movamos entre seres piedra, seres vegetales, seres animales o seres humanos, 4 tipos de seres que moran, todos juntos y arrepiñados, vaya que sí, en nuestro interior.

el azul claro encarna la emoción del orgullo, un orgullo que cuando es sano es un orgullo humilde, respetuoso con el alter, y que cuando es insano se traduce en prepotencia, soberbia, un poco en la actitud del pistolero,

quién sabe por qué me viene la actitud del gallo en el mundo animal, mira que tal vez sea ésta la imagen más parecida al pistolero en nuestro cercano mundo animal, no sé por qué pero creo que va a ser que sí.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

introducción a la comunicación medio limón

estamos educados en el concepto de la media naranja, esa falacia por la que somos partes incompletas de un todo, y necesitamos encontrar la otra media naranja que nos complete, qué tontería,

en vez de vernos como un paraguayo completo, un plátano completo, una sandía completa, que juntándose con otros elementos puede crear un resultado maravilloso, quién sabe si un jugo de frutas,

por lo que no nos debería extrañar esta denominación, la comunicación medio limón, que, como su propio nombre indica, es tan pobre que no llega ni a 1 limón, con lo cual podemos empezar entendiendo que la mitad de la verdad se ha omitido.

este tipo de comunicación es el resultado de entornos disfuncionales, y por lo general altamente agresivos, en los que se ha sufrido algún tipo de violencia o mal trato, una situación en la que ha existido, por lo menos, un perseguidor y una víctima,

una persona que agrede y otra que recibe la agresión,

y, es curioso, a veces hacen falta años para que la víctima, muy tocada, recabe toda la fuerza que le ha faltado en el pasado para poder encarar al agresor, y buscar una restitución, al menos parcial, en forma de conversación, de lo pasado,

una restitución a la que el agresor se va a negar, de forma más o menos velada, de forma más bien sistemática, es consciente de lo que ha hecho, y con el paso del tiempo ha pintado un paisaje mucho más favorable,

al menos para sus intereses, con la ayuda de un grupo de personas, de su cuerda, sus compinches, si no sus cómplices, porque el maltrato es una circunstancia que necesita de apoyos, ya sea en casa, en el cole, o en la plaza pública,

hasta el punto de crear una realidad virtual que nada tiene que ver con la historia de lo que sucedió, es natural que el perseguidor no quiera ni oír hablar del pasado, en ese cuadro no se va a ver favorecido.

   así lo vimos…

la comunicación medio limón es un modo de no comunicación brutal, y aunque su destino es el mundo vegetal, cuando se exprese, y de naturaleza ácida, como la fruta que lo simboliza,

está más cerca del mundo inanimado del ser piedra, porque no hay conversación si una de las dos partes no quieren conversar, dos no bailan si uno no quiere, y tampoco discuten,

lo cual no significa que no esté pendiente esa conversación.

la comunicación medio limón aplica en todos los procesos de restitución de la memoria histórica, hoy es el caso en España, con objeto de la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos,

ocurre en los entornos laborales, en los que muchas veces, más de las necesarias, negamos el conflicto, pero también es el caso en muchos entornos familiares, en los que uno de los miembros ha sufrido el maltrato de sus padres,

abusos sexuales del padre a la niña, educación castrense de un hijo sensible, competencia de la madre con su hija (madres enamoradas del varón que educan a sus hijas), padres enamorados con ausencia de relación con los hijos,

hay muchas modalidades de maltrato en el seno familiar, un maltrato que pasados los años busca una restitución, un proceso al cual el perseguidor, con el apoyo de sus cómplices y sus compinches, no es especialmente proclive,

de una forma u otra sabe que van a salir desfigurados.

dedico este post a todos los niños que han sufrido maltrato en casa de sus padres, pobres víctimas indefensas, empezando por Miguel, María Pilar, Silvia, Susana, Gorka, Maitane, conozco más, la lista es larga,

personas que desarrollan un mundo consciente, desde la sensibilidad y el buen trato a los siguientes, personas que no logran dar el paso, y se integran en la horda de bárbaros, maltratadores, que perpetúan esta lacra para la sociedad.

y quién sabe por qué esta entrada, el medio limón, un limón, medio limón, me ayuda a evocar la imagen del árbol del que este fruto tan ácido viene, si existen limones es porque en algún sitio existe el limonero, y busco en youtube el link

si quieres conocer un poco más de la comunicación propia de los cuatro reinos (del ser piedra, del ser vegetal, del ser animal y del ser humano), con la piedra, el tomate, el pepino, el caracol, y tal y tal, todos ellos viven en realidad en nosotras,

no tienes más que hacer clic en este enlace.

estoy a punto de soltar esta entrada cuando Fernando me regala una imagen, “la ropa sucia se lava en casa”, que se convierte en pregunta, ¿qué pasa cuando no queremos lavar la ropa sucia?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe, por medio del cual indagamos en el buen trato, en la comunicación, y en la resolución de conflictos,

un texto que compartimos en este enlace.

y tumbamos el tiempo en medio de la conversación

iniciamos una conversación con unas reglas extrañas, y unos elementos que pretenden que esas reglas sean visuales para todas las personas que participamos de la conversación, y que lo implícito sea explícito, con la ayuda de,

  1. un reloj de arena, que marca cuánto dan de sí 3 minutos,
  2. unos macarrones verdes, que marcan el número máximo de participaciones por persona, y que limitamos al número de 3,
  3. unos macarrones rojos, que marcan las posibilidades que cada persona tiene de advertir a otra de las personas participantes que no está siendo fiel a las reglas pactadas, cada una tenemos 2 macarrones,
  4. y un quesito de colores  que nos sirve para identificar quién es la persona que tiene la palabra,

y establecemos las reglas de la conversación, la propuesta es que nuestras intervenciones surjan de nuestro corazón, no de nuestra cabeza, por lo que vamos a empezar por una ronda de intervenciones individuales,

somos 7 personas, por lo que pueden existir 7 aportaciones relacionadas con el tema, antes de esa segunda ronda, ya libre, que nos va a permitir relacionar lo que yo traigo, mi historia, en relación con el tema, y con lo que otras personas aportan,

y cómo esas aportaciones mueven mi mundo emocional, y cómo soy capaz de calentar y devolver ese movimiento, si toca, en el curso de una conversación en la que no estoy sola, otras personas también pueden estar interesadas en participar,

en este ejercicio que pretende, mediante esta dinámica, generar una conversación que nos permita pasar de nuestro mundo emocional, tan rico y potente, hacia una conversación generativa, con un nivel de energía superior,

en la que nuevas realidades aparecen, no estaban ahí cuando llegamos, y tal vez nos acompañan cuando cerremos la puerta, una vez hayamos consumido los macarrones, y nuestros turnos de intervención.

   así lo vimos…

comentarios al viento, sobre cómo transcurre la conversación

El proceso, tan sencillo, en el que tomo la palabra, cogiendo el queso, aportando mi macarrón verde al centro y volteando el reloj de arena, resulta relativamente ortopédico, no diría que es imposible pero nos cuesta.

No hemos terminado la primera ronda de aportaciones de inicio, e Idoia, que ya ha intervenido, tiene la necesidad de volver a hablar, y hacemos un stop, quizás demasiado largo para explicar por qué no deberíamos intervenir ahora por segunda vez.

Una vez cerramos esta intervención, el nivel de la energía ha bajado un poco, y Gaizka y Maite, las dos personas a las que les falta intervenir, se resisten, no han entendido, tal vez no lo he explicado bien, que la primera ronda, de aportaciones libres, es obligatoria, antes de realizar las intervenciones cruzadas, en las que empezamos a elaborar cómo me mueve lo que ésta o aquella persona ha compartido en el grupo.

Una vez cerrada la primera vuelta, observamos cómo hemos hecho tres excepciones a las reglas, un turno ha durado más de 6 minutos, hemos volteado dos veces el reloj de arena, y Maite, que tiene la palabra, no toma conciencia del tema.

En otro caso, Elena ha utilizado el macarrón rojo explicitando la regla contravenida, cuando lo que trata el macarrón rojo es de aportar ese punto de conciencia sin introducirnos en el juicio o crítica hacia la otra persona, sin mediar palabra,

todo parece indicar que cuando explicitamos lo negativo, o esa llamada de atención relativa a las reglas, nuestro objetivo es elaborar desde las emociones, no desde la cabeza, y acompañamos esta llamada de atención con palabras, la energía baja.

En uno de los stops que hacemos para comentar este aspecto, Elena se molesta conmigo, parece no aceptar que esa llamada de atención tenga un juicio por su parte, y mi observación está fuera de lugar.

Yo, después de decirle a Elena que no deberíamos explicitar el por qué del macarrón rojo, he hecho lo mismo con Maite, porca miseria, acabo de contravenir la regla que acabo de explicar.

En un momento del camino, una de nosotras tumba el tiempo, ¿es Iban?, y surge una conversación más natural, en un formato en el que nos sentimos más libres, pero con el tiempo tumbado dejamos de mover también los macarrones,

y se reproducen viejos defectos de nuestras conversaciones, personas más activas con turnos recurrentes de palabra, más largos, y a veces más des-conectados de la emoción que provoca lo que la otra persona me trae, y qué se mueve en mí,

volvemos a hablar desde la cabeza, al menos ésa es mi impresión, desde lo que yo soy y lo que traigo puesto, y personas con turnos cortos o que prácticamente des-aparecen de la conversación.

en la valoración final de la dinámica hay un poquito de todo, pero creo que no hablamos de la extraña sensación de alivio que nos produce haber tumbado el tiempo, ni por qué hemos dejado de contar nuestras intervenciones con los macarrones,

pero es curioso que Iban señale que no entendía del todo el objeto del macarrón rojo, el de la advertencia, tal vez llamarlo juicio es exagerado, el que ha tensado en un punto del camino la comunicación,

y que él se habría puesto a sí mismo un macarrón rojo, qué bueno que el observador ha aparecido, se ha hecho presente en la conversación, que ahora entiende los macarrones rojos, y los volvería a utilizar.

y me quedo con ganas de repetir el ejercicio para ver cómo se mueve esta dinámica, con las mismas personas, con otro tema de base, con pequeñas modificaciones, para poder evaluar cómo la práctica ayuda al maestro,

llevamos años de debates, de interrupciones, de monólogos compartidos, jugando al  yo-yo-yo, de comunicación mental, tal vez nos podemos regalar una segunda y una tercera oportunidad.

y recontacto con los 4 reinos, y con ese ejercicio que queremos potenciar, del mundo animal, del nivel emocional, el tercer nivel, al mundo del ser humano, con las características que nos hacen tan diferentes, y nos permiten este tipo de comunicación.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

¿y si intentamos conectar con la verdad?

charlamos empezando la mañana del domingo sobre esos procesos en los que vivimos inmersos, que nos ocupan mentalmente, que nos preocupan, a veces parece que damos vueltas a los pedales y la cadena patina, la cabeza en bucle,

y sobre las diferentes versiones de la realidad, ¿existe la verdad o existen formas de ver la realidad según el cristal con el que miramos lo que ocurre a nuestro alrededor?, ¿o tal vez creamos nuestra realidad, tú la tuya, y yo la mía, tan diferentes?,

y en el hilo de la conversación alejándonos de esa simplificación burda y fácil detrás de la cual muchas veces nos escondemos, que dice que hay tantas realidades como personas involucradas y formas de ver y sentir lo que ocurre,

conectamos con la posibilidad de una única verdad, con muchas capas, con muchos matices, que también incluyen lo que una situación nos hace pensar, sentir, y a veces re-accionar, lo que decimos y hacemos a continuación,

pero una verdad muy rica, bastante compleja, tal vez lo que está ocurriendo tiene que ver con una carga transgeneracional, la tuya y la mía, tal vez con nuestro camino de de desarrollo personal,

y esa creación compleja que se da cuando a lo que ocurre en el plano material, los simples hechos, le sumamos lo que yo pienso y siento en relación con lo que está pasando, mi forma de comportarme, lo que digo y lo que cayo,

realidad que se hace más grande cuando somos varias las partes involucradas en el juego, tal vez por eso, al leer el título de este libro, ¿cómo se lo digo?, el arte de las conversaciones difíciles,

pienso en todo lo que no voy ni me van a decir, todo lo sutil que subyace en cualquier situación, empezando por la intención, mucho más de lo que muchas veces somos capaces de comunicar de forma explícita, pero que muchas veces se siente,

tu intención y la mía,

y se me ocurre ese título alternativo, seguramente para otro libro que no es éste, ¿cómo se lo escucho?, un título mucho más cercano a ese programa que algún día tal vez nos ayuda en nuestra forma de relacionarnos,

porque escuchar es amar.

   así lo vimos…

en cualquier conflicto relacionado con la comunicación inter-personal, normalmente estamos movidos por una necesidad personal, mucho más que por la necesidad de la parte contratante de la primera parte, ya seas tú, ella, o ellos,

tal vez por eso nuestro interés se centra fundamentalmente en lo que yo tengo que decir, en un proceso que ensayamos mentalmente una y otra vez, con las múltiples variantes que se pueden desencadenar cuando empieza la conversación,

variantes que la realidad demuestra pequeñas, casi siempre la primera respuesta que recibimos escapa al juego de posibilidades pre-ensayadas, afortunadamente las conversaciones distan mucho del juego del ajedrez,

y seguramente vamos a tener que ajustar el curso de todos los ensayos previos al nuevo cauce que se abre, es la magia de la vida, de necesidad de compartir a acusaciones airadas al aire, de aquí para allá.

en el proceso de arreglar las cosas suele ser interesante esto de conversar, aunque todo llega hasta donde es posible, y no va más allá, a veces la situación llega a ese punto en el que tenemos que poner un límite,

esa distancia que nos ayuda a preservarnos de un ambiente insano, al menos para nosotras, de esas situaciones que no nos hacen bien, y en eso estoy cuando aparece a hacerme compañía esta canción de Rozalén, con este extraño texto,

no seré yo la que baile para ti,

en potencial,

que se transforma, en rotundo tiempo presente, porque un límite sólo funciona cuando se aplica en rotundo presente,

ya no soy yo la que baila para ti.

 

los límites son las respuestas naturales cuando aplicamos el miedo sano, sí, porque el miedo, cuya finalidad es la supervivencia, nos salva de aquellos entornos y situaciones que nos hacen mal.

y sigo rumiando una de las dificultades más grandes que tenemos en el terreno de la comunicación, la de hablar de un tema con alguien que no quiere escucharlo, y mucho menos hablar nada al respecto,

qué difícil es explicar el arco iris a un ciego, conversar con una persona sorda, razonar con un loco, o tratar con una persona cualquier tema cuando se ha instalado en la negación.

de las 3 variantes que siguen, ¿cuál te gusta más hoy?

¿cómo se lo digo?

¿cómo se lo escucho?, porque escuchar es amar

¿cómo se lo callo y me lo evito, si no me va a servir para ná de ná?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

niebla en el estrecho, continente aislado

Cada vez más la gente se queja de que le falta “algo”. Claro que les falta algo, pero no saben el qué, y piensan que lo encontrarán siempre en adquisiciones materiales o en experiencias nuevas: una relación, un viaje, un cambio en su profesión.

No, lo que necesitan pertenece al dominio del alma y del espíritu.

Pero como sólo tienen una idea muy vaga del alma y del espíritu, tratan siempre de satisfacer el cuerpo, el corazón o el intelecto. Pero el alimento del cuerpo, del corazón, o del intelecto, no puede saciar ni al alma ni al espíritu.

El alma y el espíritu tienen hambre y sed de infinito y de eternidad. Mientras que los humanos no sepan dar el infinito a su alma, y la eternidad a su espíritu, en el fondo de sí mismos se sentirán siempre insatisfechos.

   así lo vimos…

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Camino de Santiago portugués, entre Barcelos y Ponte de Lima, 20 junio 2018

recibo esta meditación este viernes por la mañana, tras charlar ayer por la noche con Jose, mi primo mayor, el nieto mayor en la casa de los abuelos, por parte paterna, como yo lo soy por parte materna, en una familia con dos hijos, un hombre y una mujer,

y hablamos de las casas de nuestros padres, y de la influencia que tiene en nuestro caso la educación que reciben por parte de su madre, nuestra abuela, una mujer que hace una diferencia sustancial en la educación de los hijos,

ejemplo vivo de esa frase de Michelle Obama, por la cual las mujeres educan a sus hijas, y aman a sus hijos, frase que en algunos casos roza la enfermedad, y el amor se convierte en adoración,

y cruzamos historias de los resultados que tiene en casa del hombre esa educación, y en casa de la mujer, quién sabe por qué hoy me encuentro de nuevo, en casa de mi madre, con esa forma tan fea que tiene mi abuela de evadir la conversación,

siempre que la conversación tenga alguna relación con algo profundo, importante, que tenga el más mínimo viso de confrontación, porque ellas, cómo lo sabes, no han hecho nada, ellas sólo pasaban por ahí,

y hay que ver qué rencoroso es el mundo, que no deja de hablar de cosas que a nadie le interesa, qué horror, ellas ya lo pasaron suficientemente mal, e hicieron todo lo que pudieron y más, siempre desde su mejor intención.

me quedo pensando en esa frase, medio broma medio seria, que mi primo me regala en medio de la conversación, y que se puede extrapolar a una forma de no comunicar, ni hablar de lo sustancial, de lo que pasó antes ni de lo que está pasando ahora,

porque hay personas que no van a querer enfrentarse con lo que hicieron, ni con lo que están haciendo, tan evidente en casa de mi abuela, tradición que hoy vive en casa de mi madre, esa frase que tal vez te resuena, y que se oye en una radio inglesa,

niebla en el estrecho, continente aislado.

y me hace gracia observar cómo tenemos tajo, en el mundo material, por medio de la meditación que hoy nos regala la fundación ananta, obra de Omraam Mikhaël Aïvanhov,

y en el mundo espiritual, ese mundo en la que nuestra alma busca expresarse, y nuestro espíritu el contacto con nuestro propósito, el mundo espiritual, sí, ese ámbito propio del desarrollo del ser humano en relación,

este doble ejercicio que proponemos desde 7 emociones, en el que el ser humano, muchas madres sordas y ciegas, que no mudas, y muchos hijos tocados incluidos, de ambos géneros, busca volver a encontrarse, por lo civil o por lo criminal, con la luz.

los 4 reinos para cuatro tipos de atención, de escucha, de conversación nos trazan un itinerario de evolución personal en el ámbito de la atención y de la conversación, empezando por la escucha y la atención piedra,

una forma de no atención (ausencia de presencia) más extendida en este mundo de lo que pensamos, tal vez si miras a tu alrededor, en casa de tus padres, en tu empresa o en tu interior encuentras algún ejemplo que lo ilustra,

buen punto para empezar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

nuevas conversaciones en la organización

en el ejercicio de reflexión en el que observo la dis-funcionalidad de muchas de las conversaciones que entablo, dis-funcionalidad que acompaña a muchas de las personas con las que tengo relación, dis-funcionalidad que vive en mí, no hay de otra,

contacto con un texto en la quinta disciplina, libro que escribe Peter Senge, hace la friolera de 30 años aproximadamente, que desarrolla entre otras una propuesta para mejorar la comunicación interna en las organizaciones,

una propuesta que recoge trabajos previos de colegas que tratan sobre la comunicación, tan centrada en los hechos, la mayor parte de los casos, y en una forma de hablar que podemos relacionar con el debate,

terreno propicio para ese juego en el que estamos tan entrenados, el de tener razón, el de convencer, territorio de la dialéctica que va arrojar una lista de perdedores y unos pocos, tal vez uno, ganadores,

una comunicación que no hace visibles los supuestos de las personas que intervienen en la conversación, de la misma forma que no son explícitos los sentimientos ni los pensamientos que afloran en el curso de la conversación,

una propuesta que evoluciona hacia una forma de comunicar en la que son necesarias una serie de acuerdos previos y reglas que establecen las personas que participan, en un proceso de diálogo, bien diferente al debate,

unas pocas reglas que van a procurar preservar ese entorno de confianza, en el que nuestras emociones y nuestra experiencia de vida sí están presentes, no comunicamos desde el estudio y el conocimiento,

unas pocas reglas que procuran que todas las personas participen, en un entorno de igualdad, somos personas, no somos roles, y queremos facilitar un encuentro entre iguales, en el que no está presente el concepto de poder o autoridad formal,

unas pocas reglas para que la participación sea auténtica, respetuosa, amable, guiada por nuestra mejor intención, en intervenciones que permitan aflorar nuestra vulnerabilidad, tal vez suene feo mostrar que no sé, o que tengo dudas,

en turnos libres de palabra, en las que todas las personas participantes tengan la oportunidad de intervenir, en un formato en el que respetamos las intervenciones, sin interrumpir,

y promovemos que el que tiene mucha necesidad de intervenir y de hablar intervenga un poco menos, para que las personas que tienen más reparos o dificultades para formar parte del proceso también puedan ingresar en el juego,

es curioso que en esta modalidad de conversación el autor proponga que haya una persona que ejerza de alguna forma de árbitro, para que el grupo respete las reglas y los acuerdos previamente establecidos,

en este proceso nuevo, que podríamos denominar diálogo, una de las bases para que las organizaciones aprendan, más allá del aprendizaje individual de las personas que conforman y dan vida a la organización,

un proceso nuevo del que tu organización también puede participar.

   así lo vimos…

encuentro en este libro, escrito hace casi 30 años, la quinta disciplina, de Peter Senge, uno de los elementos que desarrolla unos cuantos años más tarde, casi 20, Otto Scharmer, en la teoría U,

ya que ser consciente de los supuestos que subyacen a nuestras posturas, y en nuestra comunicación, y compartirlos, nos permite iniciar un proceso de apertura muy interesante,

tal vez los resultados a los que llego apoyado en unos supuestos y en una forma de pensar que me permito revisar no son definitivos, ni los únicos posibles, y mi verdad no está escrita en granito,

un proceso que compartido permite a las otras personas del grupo acompañarme en el viaje, tal vez también ellas introducen en el proceso supuestos y formas de pensar que se permiten revisar,

estamos entrando en la primera apertura, mente abierta,

una apertura que crece cuando conectamos con nuestra historia personal, no con hechos o datos, estadísticas y fuentes de información fidedignos e irrebatibles, fuentes de la verdad absoluta,

una apertura que me permite contactar con mis emociones, que se encuentran con las tuyas, un proceso que permite que te pueda ver de la misma forma que me ves tú y el resto de las personas del círculo,

estamos en la segunda apertura, corazón abierto,

no estamos tan lejos de esa tercera apertura, con la magia del diálogo mediante, en las posibilidades a las que nos abrimos, a veces por medio de una pregunta compartida, de una idea al viento, que crea un extraño efecto de eco a nuestro alrededor,

viento y eco que nos devuelven una comprensión nueva de la cosa, desde la cual la mejor posibilidad del futuro emerge, una posibilidad que al iniciar el proceso no existía, buena para tí, buena para nosotras, buena para la comunidad,

una posibilidad con la que podemos comprometernos, tras esta última apertura, la apertura de voluntad, porque ya no es el ego pequeño de ninguna de las personas asistentes el que dicta qué es lo que todas juntas podemos y queremos hacer.

el futuro emerge cuando contactamos con otras personas y hablamos desde otro sitio, con otras reglas, con dinámicas nuevas, en estas conversaciones que Otto Scharmer denomina generativas, déjame que yo las llame Goetheanas,

sobre temas que nos importan a todas, problemas que no se pueden resolver desde el nivel de conciencia en el que se generan, en este mundo tan complejo, tan inter-conectado, tan bueno, bonito y verdadero, en el que hemos decidido vivir.

desde organizaciones con espíritu y corazón difundimos los fundamentos de la observación y de la atención, bases de conversaciones nuevas, que explicamos en diferentes ámbitos con un símil ambiental, por medio de los cuatro reinos,

y colaboramos en el desarrollo de el futuro emerge.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

dar lo mejor

me reúno de mañanita con Joseba, en esta dinámica de reuniones personales, entre las que vamos insertando reuniones con diferentes personas en su organización, y talleres para la formación y acompañamiento de su equipo,

una dinámica que es en sí misma un proceso,

un desayuno en el que vamos a compartir pequeñas historias del camino, su última semana en Boston, en el cierre parcial de un proceso relacionado con la innovación empresarial en la comunidad de Madrid,

dos años tras los cuales el equipo se tiene que replantear las bases para el funcionamiento posterior, todo parece indicar que hay un antes y un después, y que el planteamiento inicial tiene que madurar, para la continuidad del proyecto,

o las últimas nuevas relativas a la organización, alguna de las cuales es bien visible en esta botella de leche que nos acompaña en la conversación, una botella de leche entera, no desnatada, con un nuevo diseño, un nuevo tapón,

un nuevo lema, dar lo mejor, qué cortito, qué directo, en 3 palabras, un lema que me recuerda totalmente al acuerdo de Miguel Ruiz, “haz siempre lo máximo que puedas”, sí, está muy resumido, 6 palabras que pasan a ser 3,

dar lo mejor,

en infinitivo, en vez de en imperativo, en un tiempo verbal que me conecta con mi aspiración, dar lo mejor, nadie de fuera me manda que lo haga, ni siquiera me lo mando internamente yo,

es una aspiración que puedo y opto por activar cada día, qué bonito,

y conecto con esa pequeña historia que honra el origen del grupo, Don Tomás Pascual creo Leche Pascual en 1969 y fue quien nos transmitió la manera de hacer y los valores que hoy dirigen nuestra empresa. Se resumen en 3 palabras: dar lo mejor.

y con ese sello que marca este nuevo posicionamiento de la compañía,  leche entera que tiene su origen en granjas en las que se promueve el bienestar animal, un trabajo que resulta sencillo para la compañía,

en tanto en cuanto no es un cuento publicitario, sino un sello pone en valor una línea de colaboración que está presente en el quehacer de la organización con los proveedores de la leche desde hace años,

el buen quehacer de una organización, que se desarrolla inspirada por unos valores, los valores del padre, reconocibles aún en la organización, qué bueno cuando somos capaces de honrar a nuestros mayores,

y mejorar lo pasado, con estas palabras que hoy también nos pueden servir a todas nosotras en nuestro quehacer diario, dar lo mejor.

   así lo vimos…

en el resto del desayuno, hablamos de otras cosas, del desarrollo de escuchar es amar, una app para fomentar 3 escuchas y la autoconciencia, un proyecto en el que colaboro desde su origen,

de lo que hemos hecho antes, y de lo que podemos hacer después, sí, hablamos de  del desarrollo del pensamiento sistémico y de procesos, dos de las líneas que podemos reforzar en el curso que viene, tras el verano, ya tan cercano,

de los modelos de este nuevo mundo que nos rodea, modelos que recogen e integran la incertidumbre dinámica y la complejidad, como la teoría U y reinventar las organizaciones,

y de una serie de herramientas que cualquier persona de su equipo puede integrar, para complementar esa capacidad de observación (observar, observar, observar) todo lo que ocurre alrededor nuestro, y en nuestro interior,

para establecer conversaciones y dinámicas nuevas con personas que forman nuestro equipo de colaboradores extendido, más allá de departamentos o de silos que nos separan, cuando somos capaces de activar todo lo que nos une,

desde una mayor comprensión y una intención compartida que nos permite mover nuestro día a día, y el de la organización de la que formamos parte, otro pasito adelante, creo que de eso se trata.

en este ejercicio de observar tendencias a nuestro alrededor, que aplican al ámbito de la excelencia, la responsabilidad personal y empresarial, la ética y los valores que aplican en los negocios y en nuestra vida personal,

me alegra ver ejemplos en los que una nueva conciencia emerge, sí, todo parece indicar que somos progresivamente conscientes de la importancia de buscar el bien estar en los sistemas de los que formamos parte,

sistemas que pueden limitarse con la conciencia del ser humano, nosotras las personas somos lo importante, o pueden bajar progresivamente en la línea de la evolución, integrando al ser animal, al ser vegetal y al ser mineral, la madre tierra,

y no puedo sino acordarme de la explicación tan sencilla con la que difundimos los fundamentos del campo de la atención y de la observación, de la teoría U de Otto Scharmer, fundamentos que desde el M.I.T. y el presencing toman otra forma,

pero que nosotros compartimos con la línea, esta vez en su orden, de la evolución de la vida en el planeta tierra, empezando por el ser mineral, para seguir con el ser vegetal, el ser animal y el ser humano,

y no puedo sino sonreír al enlazar con los 4 reinos y sus formas arquetípicas de escuchar, observar y conversar, esta propuesta tan central para nosotras, y tan correlacionada con el buen trato y con el desarrollo de nuestro mundo emocional,

porque sólo desarrollamos capacidades relacionadas con la innovación desde nuestra escucha y conversación empática, en el nivel emocional, ese tercer nivel que reservamos en la escala evolución para el ser animal,

que el cuarto nivel, propio del ser humano, desde el que vamos a ser capaces de dar lo mejor, desarrollar organizaciones y proyectos con base en valores compartidos, con enfoques éticos, sostenibles, responsables, está al llegar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

 

el tono, el desde dónde, los tiempos y otras características de las conversaciones generativas

en el proceso de proponer unas mesas redondas para enlazar conversaciones que interesan a la comunidad, en las que participan personas como tú y yo, a las que no les encanta precisamente la situación de las cosas,

ya estemos hablando de salud o de educación, de participación ciudadana o de igualdad y desarrollo del tema de género, por no hablar del contubernio montado entre los poderes político, judicial y económico,

empezamos a contactar con aspectos fundamentales para que las conversaciones se desarrollen desde el respeto, y el cuidado por lo que puede surgir, por lo que es especialmente importante el tono con el que empezamos la conversación,

y el cuidado en nuestros comentarios hacia las personas que ahí nos juntamos, es por eso que buscamos una fórmula que vendría a propiciar una conversación empática, del tipo de

según mi experiencia personal …

yo siento que …

fórmulas sencillas que facilitan que aparezca una historia personal, una historia de vida, en vez de la teoría de la cosa, lo que yo sé porque he leído, o porque hay un estudio en tal universidad o centro de innovación que dice que,

ya que las conversaciones que desarrollamos en el futuro emerge tienen su base en la experiencia de vida y en la emoción, no en los datos, a nivel del corazón, no a nivel de la cabeza,

es por eso que el primer aspecto a cuidar en estas conversaciones es el tono,

que está asociado con el desde dónde desde el que operamos, cuál es nuestra intención de fondo, la intención más allá de nuestras palabras y de nuestra presencia en la conversación,

segundo aspecto a considerar,

y en eso estamos, recapitulando sobre la conversación que mantenemos el día anterior en Madrid, al olor de la lluvia, y nos preguntamos qué hacer cuando surge un tertuliano que es muy simpático, sí, muy ocurrente, sí, muy divertido, sí,

pero que se va continuamente a la cabeza, y enlaza una ocurrencia con otra ocurrencia, una historia con otra historia, y empieza a monopolizar la conversación, seguramente no nos hayamos dado cuenta, pero la cabeza está tomando su sitio,

no es ya el corazón el que interviene, o si interviene el corazón no es el corazón que respeta al otro, y deja que lo mío haga efecto, para que surja lo que lo mío influye en ti, es lo mío y más de lo mío,

por lo que es necesario introducir un factor corrector a estas situaciones, tal vez un tiempo pactado de antemano, del que las personas no se pueden pasar, y que limite la expresión de mi historia personal,

o un número de intervenciones de diferencia entre las personas que están en la mesa, calentando la conversación, imagínate el caso de que una persona ha intervenido 5 veces y otra no ha hecho acto de aparición,

¿cómo animamos a que no se dé el efecto espectador?,

porque buscamos que sean 5 personas las que inicien esta conversación, y se pueda extender a un colectivo mayor, 13 o 29 personas, imagínate un colectivo de estas características, calentando y tejiendo historias que dejan de hablar de lo mío,

y tienen en cuenta también lo que lo tuyo sugiere en mí,

y lo que to tuyo me hace sentir,

buen punto para que lo nuevo, lo que no es tuyo ni es mío, lo que forma parte del campo en movimiento, ese nosotros que va tomando forma, desde el respeto, desde el cariño compartido, pueda emerger.

   así lo vimos…

estas conversaciones, que podemos denominar generativas, tienen su principio en Goethe, un naturalista al que tal vez conoces por su obra literaria, Fausto, un naturalista que observa la naturaleza, y sus procesos de TRANSformación,

y promueve esa forma de estar en el mundo, imagínate que eres naturalista, y que observas la realidad a tu alrededor, y observando lo que a tu alrededor ocurre eres capaz de contactar con tu interior,

y de observar cómo te TRANSforma la conversación, porque no es sólo yo, yo, yo, también es lo que tú y tu vida, y todo lo que me rodea me toca, me conmueve, obrando la magia de la TRANSformación,

de ese se trata, personas que juntas llegan a un ajá, a una nueva comprensión, cada una la suya, a un punto diferente desde el que moverse en el mundo, algo nuevo ha surgido en la conversación que no estaba en el inicio,

no soy la misma persona, es la magia de la vida, llámale causualidades enlazadas, que obra milagros a mi alrededor, y en mi interior.

si tienes interés en este tipo de conversaciones, puedes revisar una entrada en la que introducimos los 4 reinos (el reino mineral, con el ser piedra, el reino vegetar, con el ser planta, el reino animal, con el ser animal, y el ser humano),

4 reinos con 4 niveles de atención, escucha y conversación bien diferenciados, qué interesante es observar que cada vez que conectamos con la cabeza y los datos el ser que habla por nosotros es el vegetal, tan cercano al ser piedra,

no es el ser más inteligente sino el más vegetal que vive en mí, que nos lleva a niveles inferiores en nuestra comunicación, ya que desde los datos y las teorías pocas veces conectamos con las otras personas (nivel animal, por medio de la empatía),

y con nosotras mismas, por medio de nuestra imaginación creativa, de nuestra intuición, y con la energía del campo (nivel ser humano), con nuestro propósito, y el propósito del grupo.

si tienes interés por el futuro emerge, tú también eres parte, puedes seguir este enlace.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

de partida 3 (Mikel señala el futbol y el deporte como focos de atención)

somos tan poquitas las personas que se ven atraídas por la convocatoria para la capacitadción de facilitadores en 7 emociones, somo sólo 3 personas, que tenemos bastante flexibilidad para modificar el horario de inicio de la sesión del sábado,

vamos a empezar a las 12:30, para que Rocío descanse del viaje de vuelta de Berlín, para que José Carlos pueda ir al festival en el que participa su hija, y para que yo pueda quedarme a charlar de mañana con Silvia,

rutina que repetimos el domingo, día en el que aprovecho para tomarme un cafecito de mañana con Mikel, que está de paseo por Madrid, qué divertido este proceso en el que no podemos contactar durante toda una semana, parecemos el perro y el gato,

y que nos permite juntarnos este finde, realmente no tengo ni idea dónde puedes estar, Mikel, cuando me haces esa pregunta, qué bueno que la vida te ha traido este sábado al Jarama en Madrid, qué bueno que puedes aprovechar el día para pasarlo con Annie,

qué bueno este café con calzador, en el que retomamos esta conversación en capítulos, las dos primeras con Iñaki, a ver si le recobramos para el próximo encuentro, o para los próximos 3, 3 en Madrid, 3 en Catalunya, podría ser en Montserrat,

en el que estas figuritas que acabo de comprar, quién sabe para qué, se convierten en conductores en un tráfico insostenible, sí, el futuro habla de movilidad sostenible, una movilidad que dictan los reguladores,

que van a limitar progresivamente el acceso a los vehículos en la gran ciudad, es que no caben más vehículos en el gran atasco de cada día, ni caben más gases contaminantes en nuestras calles, es comprensible el papel del regulador,

y ahí vamos a tener que jugar todas las marcas, SEAT incluida, marcas que tenemos que decidir cuál es nuestro sello distintivo, nuestro acento, dónde ponemos nuestro foco de atención,

y cuál es la realidad a la que apuntamos, y en cuya evolución queremos mejorar, Mikel, qué bueno que SEAT tenga claro que va a ser un factor de cohesión en el territorio, la marca de coche que nos une, y que vaya a patrocinar a la roja, el equipo de todas,

a ver si cala esta propuesta de una conducción, ahora que llega el coche autónomo, y que tantas y tantas personas ponen el acento en la tecnología, conducción consciente, por la que el ser humano, consciente, está en el medio.

   así lo vimos…

y releo esta entrevista en la que Mikel reitera la apuesta de SEAT por “estar más cerca de la gente y mostrar nuestro orgullo de formar parte de este país”, potenciando una sociedad basada en valores,

“como el afán de superación, el esfuerzo, el trabajo en equipo o la perseverancia”, valores que podemos encontrar en el deporte, también en el fútbol, también en el equipo nacional, ése que hemos venido a denominar “la roja”.

 

me gusta especialmente la selección de la roja como punto de anclaje por una característica que no es evidente para la gran mayoría, pero que voy a intentar explicar,

en el fúlbol la roja representa la consciencia, ya que casi por primera vez en la historia el fútbol deja de ser un ejercicio por el que arrollamos y acogotamos al contrario, no hay más que ver el fútbol tradicional inglés o alemán, siempre para adelante,

en el fútbol español, primero con Aragonés y Guardiola, luego con Vicente del Bosque y ahora con Lopetegui, el jugador consciente, el primero es Xavi, no el vasco, el catalán, toma el timón de la situación,

y levanta la cabeza, y cuando no se puede avanzar hacia adelante, recula sobre sí mismo, pivota, retrocede, pasa hacia la derecha, pasa a la izquierda, pasa hacia atrás, no pasa nada, hacia atrás también se juega,

porque también hay espacio atrás, y el portero también juega, y el campo se abre, derecha e izquierda, adelante y atrás, todo tiene cabida en el fútbol moderno, cuando el jugador consciente toma el mando,

creo que esa es la gran aportación de la roja a la historia del fútbol mundial, tan emocional, por primera vez el ser humano se ha hecho presente en el campo, venciendo de forma evidente al animal.

los 4 reinos es un medio didáctico (el puedes llamar tontería) con el que explicamos el campo de la observación de la teoría U, que deriva en 4 campos de la atención y 4 tipos de conversación, 4 reinos que representan la vida en el planeta,

el reino mineral (la piedrita), el reino vegetal (el tomate y el pepino), el reino animal (el caracol) y el ser humano (el cuarto reino, representado por el monigote), es muy curioso como esta cosmovisión tan sencilla me impregna progresivamente,

lo que diseñamos para los niños y el cole está calando mi vida,

y observo cómo se filtra esta tontería en mi forma de comprender y explicar la diferencia entre los ámbitos que nos ocupan, las emociones (la conducción también es emoción, claro que sí, ojalá por mucho tiempo), reino animal,

y la consciencia (la conducción también es un reflejo de mi ser interior, cuajado, y en desarrollo), una consciencia que se puede hacer grande, se puede expandir, con la ayuda de aquellas organizaciones, no sólo la DGT, que se posicionen ahí.

me hace gracia volver a coincidir contigo, Mikel, ya son 3, en este fin de semana en el que 3 personas se juntan en el taller de desarrollo de facilitadores de 7 emociones, quién sabe para qué he comprado este juego de 7 muñecos, ¿verdad?,

que va a servir para relanzar 3 propuestas, de liderazgo colaborativo en la dirección de la compañía, 7 emociones + teoría U + reinventar las organizaciones, con 3 personas para empezar, a modo de menú degustador,

el futuro emerge como programa de futuro, en el que un año tenemos que empezar a colaborar, no me parece malo el 2018, año marcado por el signo de la colaboración, anda, si ya estamos ahí,

y 3 talleres, ésa es la propuesta, 3 grupos de personas voluntarias, en la base de la pirámide, personas voluntarias que se dejan sentir cómo les cambia la vida las 3 escuchas y el 3ple camino de desarrollo personal,

a modo de prototipo, para evaluar el potencial impacto de esta propuesta en la que el enfoque de arriba hacia abajo, 1, transversal, para cruzar la organización, 2, y de abajo hacia arriba, ahí va, 3 otra vez, están presentes.el nombre de la cafetería que nos cobija esta fresca mañana de mayo, ya es domingo, no puede ser más significativo, buen punto de partida, y no me voy a olvidar que a estos 3 programas le acompaña otra propuesta,

a título personal, ahora que el ser está presente, muchas gracias, Mikel, por tu acompañamiento en este proyecto tan bonito, bueno y necesario, para influir de forma significativa en la siguiente generación, cada día lo tengo más claro,

porque escuchar es amar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.