con la ayuda de la empatía y de su hermana mayor, la compasión

Silvia me cuenta una historia en la que una chica realiza un proceso de biodescodificación, un proceso por medio del cual va a volver a experimentar el dolor que impregna su vida desde la tierna infancia,

un proceso en el que vuelve a sentir el desamparo y el abandono en su vida, un proceso que le lleva a sentir el dolor y el sufrimiento de esa joven, esa niña, de ese bebé, un ser con el que conecta profundamente,

con el que se reconecta por medio de un sentimiento de compasión profunda,

una compasión que le permite re-contactar con el sufrimiento y el dolor de otros seres queridos, que pueblan su vida, y le acompañan, el dolor y el sufrimiento de su madre, en primera instancia, con la que restablece un vínculo energético, ahora sanador,

y con la que su relación empieza a mejorar como si de un milagro se tratara, ella no hace hoy gran cosa que no hiciera ayer, qué curioso, todo es igual, pero todo es diferente,

y se maravilla de ese proceso que entiende la biología humana, una biología que le preserva de todo lo que le puede dañar de forma inconsciente, preservando la vida, a veces generando una enfermedad, tras sufrir un bioshock,

esto es, un shock que afecta a la biología,

un suceso traumático, repentino, sin solución, vivido en soledad,

este proceso que entiende la biología humana, y su respuesta, a veces no suficientemente inteligente (desde luego, no va a ser una respuesta racional, y por lo tanto no la vamos a poder racionalizar),

es normal que no entendamos la enfermedad desde la cabeza, y que desde la cabeza no la podamos curar,

y me sonrío al recordar este relato corto que me ayuda a entender la diferencia entre la compasión y la empatía, mucho más fácil de entender y aceptar, mucho más “light”, una empatía que aceptamos en nuestra vida,

y que la integramos con facilidad, porque,

¿cómo no voy a ser empática yo?

   así lo vimos…

si quieres hacerte la pregunta bien, la pregunta del millón, sólo tienes que cambiar la palabra empatía por compasión, y hacerte esa pregunta de corazón, no desde la cabeza,

¿cómo no voy a ser compasiva yo?

en este ejercicio de la empatía hacia los otros muchas veces es necesario experimentar la compasión hacia mí misma, porque, ¿cómo voy a derramar en el mundo el líquido que no existe en mí, o que yo misma no me permito beber?

la teoría U cuenta con 3 movimientos que son fáciles de resumir y que son un poco más difíciles de integrar y aplicar, hasta que aceptamos que vivimos en la negación y nos mentimos como locos,

3 movimientos que se pueden resumir en 6 palabras, Open Mind, Open Heart, Open Will, mente abierta, corazón abierto, voluntad abierta, así de sencillo, 3 movimientos que llevan aparejados 3 capacidades básicas,

la curiosidad, la compasión, el coraje,

hoy es buen día para hablar un poco de la compasión, un término que tiene un tinte católico o cristiano, muchas personas asocian esta palabra con enseñanzas que han recibido en el cole o en la parroquia, en la tierna infancia o en la juventud,

y que, en algún caso, genera distancia, no es anormal que se vea sustituida en algún que otro caso y entorno por la empatía, una capacidad que todas podemos desarrollar, en este mundo en el que prevalecen tanto las fuerzas del pensar y el hacer,

porque la empatía tiene mucho de emocional, esa fuerza que opera en nosotros desde el mundo emocional.

y recibo en el correo, qué casualidad, en el que nos explican, desde el Ulab, el laboratorio de la U, que movemos ficha, hemos terminado el módulo 1, e iniciamos el módulo 2, y nos acercamos al Open Heart, éste en el que nos podemos dejar sentir,

con la ayuda de la empatía, y de su hermana mayor, la compasión.

Dear u.lab Participants,

If you haven’t yet, we encourage you to have a look at Module 2 (Co-Sensing). In this Module, you will learn two social technologies (learning journeys and stakeholder interviews) that help you gather new types of information about the issue, challenge or system you’re helping to change.

desde organizaciones con espíritu y corazón promovemos 7 emociones, un modelo de responsabilidad emocional que integra emociones, el buen trato, la presencia y el campo de la atención desde nuestra mejor intención,

7 emociones, creative commons, inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe, un modelo para entender mejor nuestro precioso mundo emocional, desde un corazón abierto, empático, compasivo,

que se permite otra vez latir,

qué bonito, Silvia, gracias por compartir.

 

Anuncios

¿ascaso tú tampoco conoces el origen del pastel ruso?

el XIV congreso máshumano ha terminado, y me acerco a la sede de CORRESPONSABLES con ese regusto positivo que me ha dejado el congreso, la presentación de Deedee, la mesa anterior,

La felicidad como modelo de negocio, Personas que laten por sus organizaciones, y la presentación anterior, liderar la TRANSformanción generando propósito compartido, a cargo de Carlos Barrabés,

he quedado con Pablo, para mantener una conversación que tenemos aplazada desde algún tiempo atrás, allá por Julio, y ahí estoy, en Zurbano 34, con el espíritu al viento, ilusionado por tantos mensajes positivos,

tal vez la cerveza al finalizar el evento, que no guarda una relación razonable con el queso que la acompaña también tiene su efecto, con 5 o 10 minutos de margen, siempre es interesante llegar 10 minutos antes,

por lo que estoy sin prisa, en el ventanal de una pastelería, Ascaso, que llama mi atención, una pastelería que está especializada en el pastel ruso, mi pastel favorito, mira por dónde,

y me paro a leer que el origen de la denominación, que se encuentra allá por 1855, ¿puede ser?, cuando el zar Alejandro II se queda prendado de este pastel, sí, parece que puede ser, en una pastelería en Huesca,

y le pregunto por wasap a mi amigo Bernardo si conoce la pastelería Ascaso de Huesca, a lo que me responde presto que es la más famosa en la ciudad, claro que la conoce, ¿cómo no la va a conocer?,

y le comparto la historia de la noticia, a la que él suma un poco de picante, algunas malas lenguas cuentan que la receta no era propia, que la copió de una pastelería francesa,

quién sabe, ¿verdad?,

pero no es eso lo importante, tal vez estoy impactado al observar este proceso en el que con un poco de tiempo de sobra, y con el espíritu henchido, el observador se hace presente, y vuelve a tomar fotos,

y vuelve a tomar conciencia de las pequeñas cosas a su alrededor, curiosidad curiosa de su entorno, en un viaje de ida y vuelta a su creatividad, o capacidad de crear, a partir de las “causualidades” que pueblan su vida,

sí, pequeñas y sutiles diferencias que convierten un pastel normal en un pastel único, el ruso, pequeñas tonterías que convierten este postre único, a la altura de todo un zar, en un post.

   así lo vimos…

en el mirar mirando, en el tiempo entre las baldosas y en el contar contando se encuentran 3 de las claves de la creatividad, actividad de crear, que se convierte en innovación en nuestras vidas,

cuando eso que creamos nos aporta (a mí, a ti, al mundo que nos rodea) algún tipo de valor.

la curiosidad, de la que hablan estas líneas, es una capacidad fundamental en el desarrollo de entornos que facilitan la innovación en nuestras organizaciones, una capacidad que florece en ciertos entornos laborales y de relación,

una de las 3 capacidades fundamentales en el desarrollo de una innovación que tiene un impacto positivo en el mundo que nos rodea, si quieres seguir leyendo tienes más información a continuación,

porque la calidad de los resultados de nuestras organizaciones depende del nivel de conciencia y de energía de las personas que las lideran.

7 emociones es un modelo, inspirado en la teoría U de Otto Scharmer, y en la teoría del color de Goethe, que integra los fundamentos del liderazgo colaborativo, y el desarrollo de equipos de alto rendimiento en la organización,

en ámbitos de interés para cualquier organización, también el de la innovación.

7 emociones, creative commons, a un solo clic