volver a casa, sentirse en casa, querer regresar

la llegada a cabo de Gata no puede ser más agradable, tras dormir la primera noche en la cala bajo el Faro, veo levantarse el sol de entre la bruma, escribo unas palabras en el diario de viaje, releo algunas páginas, me pego un baño,

y me acerco al restaurante el Faro, ya son casi las 10, donde me encuentro a la familia limpiando, resulta que sí tienen una mesa en la terraza para comer a la una, que en realidad son las 13, en el primer turno de comidas,

que se extiende hasta las 2 y media,

y aprovecho el tiempo entre costuras para saludar a las hermanas, a su primo Gorka, que pese al nombre no es vasco, sino catalán, a José Luis, y entre una cosa y otra me ponen un café con leche y una tostada,

y me siento de nuevo en casa, en un bar que no atienden en la barra, en el que no dan desayunos, ahí estoy, de cháchara con esta gente tan agradable a la que me paso a visitar una vez al año,

en un extraño homenaje, y en un extraño proceso de re-conocimiento, si alguna vez regentara un bar, o fuese parte de una experiencia gastronómica, hay que ver que dura es la hostelería, que va a destajo cuando todas las demás estamos de vacaciones,

madruga para ir a la compra, prepara la cocina y las instalaciones, atiende un sin-número de mesas y comensales, sólo en la terraza al descubierto son 13 mesas, no sé cuántas más del otro lado, y todo con una sonrisa, con buena cara,

y me observo ahí, buscando un wi-fi que es cuando menos esquivo, aquí parece que hay señal pero se va, al rato volverá, interrumpiendo el proceso de limpieza de la terraza y de las mesas y sillas que van a configurar el comedor,

en un baile adaptativo, hoy tenemos un grupo de 6 que nos han pedido un espacio aquí, y también tenemos… y en eso estoy, y me encuentro de rodillas, escribiendo unas líneas a la espera de que el wi-fi re-aparezca, y pueda cortar y pegar,

cuando llama una clienta, no son 2 sino 3 amigas que se van a acercar a comer, y me preguntan si tengo algún problema para cambiar de la mesa 1 a la 3, mira qué casualidad, de la 1 a la 3 en esta terraza de 13 mesas, 12 + 1, me dicen,

en esta mañana y viaje que no pueden empezar mejor.

así lo vimos…

en este viaje que tiene como motivo indagar el azul, y en los entornos de confianza, me acuerdo de una foto que tomo ayer mismo en el bar León, en Granada, que reza “no te sientas cliente, somos amigos”,

una frase bonita, muy interesante, que puedes sentir o puedes no sentir, la verdad es que aunque los camareros son majos esta vez me he sentido cliente en el León, cosa que no ocurre en este espacio, donde me siento amigo,

con una receta bien simple, a mi modo de entender,

todo es cuestión de repetir un par de veces más, de contactar con las personas a un nivel más personal, de conectar con el cariño que todas llevamos dentro, y con una sonrisa que nace en el corazón, esa sonrisa que dice “me gustas”,

y le pregunto a Ana si me aceptan el año que viene como pinche, para ayudar una semana en la cocina a su hermana y a su marido, porque si un día saco un rato para  jugar a las cocinitas, qué rico todo, me encantaría hacer las prácticas aquí.

Pago la cuenta, en la que está incluida el café con leche y la tostada con tomate y aceite de la mañana, me despido del padre de este grupo de hermanas que se llevan curiosamente tan bien, en esta casa que siento un poco mía,

con la sensación de que a la mínima que pueda, 600 kilómetros nos separan, vuelvo a tomarme otra tostada y lo que se tercie, siempre tan rico y cocinado con tanto cariño, por aquí.

en el ejercicio del contacto con el yo soy, que tanto ayuda en el contacto con otras personas, con el alter, en ese espacio azul clarito que en 7 emociones representa la energía del orgullo sano, el orgullo humilde, 

aparece, como es el caso de hoy, la mirada apreciativa, esa capacidad que todas tenemos, y que podemos desarrollar de forma consciente, de valorar todo lo bueno que nos rodea, en un ejercicio de conexión con el amor,

porque apreciar es amar.

2 preguntas surgen en el camino,

hablando del orgullo sano, ¿cuál es la última vez que te pones de rodillas y por qué?

y hablando de sentirse como en casa, de ir y de volver,¿cuál es ese sitio en el que te sientes como en casa y al que esperas regresar?

en esta sociedad que busca respuestas inmediatas y resultados más rápidos aún, te animamos a sostener las preguntas, mientras dejamos que lo que está siendo sea.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad– empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Esta entrada fue publicada en 7 emociones, agradecimiento, amar la vida, el orgullo, encontrándome con mi familia sana, entornos de confianza, homenaje, lento por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s