las emociones en los procesos de transformación de la organización

me reúno con Francisco Giménez, tras asistir a una presentación de su libro, Viento de Respuetas, del fracaso a la reinvención, para charlar un poco de procesos de coaching y mentoring, otro poco de emociones, organizaciones y personas,

y Francisco me propone escribir un post entre los dos, una entrada que bien puede tratar sobre las emociones en los procesos de transformación de las organizaciones, una propuesta que a buen seguro evolucionará,

a partir de la cual empiezo con unas notas personales que hablan de mi aproximación personal, de ese mundo material que se hace evidente en 4 reinos, el mundo mineral, el mundo vegetal, el mundo animal y el ser humano,

4 reinos que están presentes en todos nosotros, por medio del cuerpo físico, la mente, el corazón y el mundo espiritual,

4 reinos que están presentes en el mundo organizativo que desarrollamos las personas, agrupadas en grupos y equipos, para dar respuesta a desafíos comunes, que nos unen y nos convocan,

la estructura física de la organización (la piedra presente), los procesos que posibilitan el flujo de lo que está por venir (el mundo vegetal y la vida presente), el cuerpo emocional de la organización (las personas y las relaciones),

y el propósito común, un proceso evolutivo, el cuarto nivel, el cuarto reino, la cuarta capa presente, una cuarta capa que hasta hace bien poco se ha materializado en misiones y visiones corporativas, también en valores,

una cuarta capa que ahora se materizaliza en ese propósito común evolutivo que nos motiva, nos vincula, nos nutre, y que hacemos posible desde nuestras aportaciones grupales e individuales,

quién sabe por qué me acuerdo de la indagación apreciativa, de David Cooperrider, esa metodología que empieza a ver a la organización como un ente vivo, no como una máquina,

un movimiento que también se observa en las 7 fases de desarrollo de las personas y organizaciones, de Margarette van den Brink, en la teoría U, de Otto Scharmer, en reinventar de las organizaciones, de Frederik Laloux,

y me doy cuenta de que más allá de la visión del cuerpo emocional de la organización, y cómo se gestionan estas y otras emociones en diferentes estados de transformación y evolución de la organización (una fusión, un ere, una reestructuración interna),

me interesa esa visión de conjunto que entender los 4 reinos posibilita, estructura y procesos (reinos mineral y vegetal unidos), o la empresa como máquina, hasta ahí casi nos apañamos con la organización industrial del trabajo de Taylor,

que va a tener una evolución cuando integramos a las personas, el movimiento y las emociones, y hasta ahí sólo el animal está presente (el tercer reino),

que va a tener un sentido mayor cuando consideramos este propósito compartido, no me duelen prendas cuando integro la palabra espiritual en este cuarto reino, porque todo lo que realiza el ser humano, todo,

una pizza, un formulario o un cuadro, un lapicero o un lienzo, un coche o un satélite, un cohete o una bomba antipersonas, por mucho que nos cuesten aceptar ciertas realidades, todo lo que el ser humano desarrolla, tiene un componente espiritual

y las organizaciones somos personas, por lo que no es extraño entender la organización como un ser vivo, evolutivo, en el que podemos operar en cuatro niveles de realidad, desde lo más físico a lo más etéreo,

qué bueno que el encargo de hoy es para empezar desde este tercer nivel, el cuerpo emocional de las organizaciones, y de los grupos, equipos, y personas, no nos podemos olvidar las emociones de las personas,

personas que las integran, y que les dan vida.

   así lo vimos…

en las notas para preparar este post por venir, empiezo con mis preguntas, fiel reflejo de mis necesidades e intereses, de mis pequeñas o grandes aspiraciones, filias y fobias, también las podría denominar obsesiones,

¿cómo podemos desplegar una comprensión del mundo emocional en las organizaciones cuando venimos de entornos (educativos y familiares) en los que la expresión de las emociones están prohibidas o negadas?

cuando queremos desplegar procesos de gestión emocional los vinculamos con los procesos, con los productos, con los proyectos de cambio y transformación organizacional, con los despliegues (casi siempre de arriba hacia abajo),

y repartimos los recursos de forma des-igual (inversamente proporcional a la masa laboral, directamente proporcional al impacto de negocio esperado), mucho para los altos directivos, con procesos altamente especializados, poco para la chusma,

en procesos altamente condicionales, ligados a resultados, ¿será esa mi visión o estoy muy equivocado?, y más allá de esa creencia, una pregunta, ¿es posible un enfoque en el que la organización visualiza a la persona como persona y no como empleada?,

¿es posible un enfoque en el que entendemos las emociones (facilitando su comprensión, su gestión), en el ámbito personal, y en el ámbito de las relaciones, y facilitamos su expresión, independientemente de los resultados?,

¿es factible integrar este aspecto con procesos generadores de bien-estar en nuestras organizaciones, en los que el buen trato está presente, en los que yo me bien trato, para bien tratarte a ti, y juntas bien tratar nuestro entorno?

¿es factible un enfoque integrador en el que la organización saludable se integra como suma de personas, grupos y equipos saludables, más allá de la salud física pura y dura, y prácticas derivadas de la prevención de riesgos laborales?

¿es factible integrar el desarrollo personal con el de los grupos, los equipos y la organización, un desarrollo que nos vincula con el desarrollo de la innovación, de la salud, en su más amplio sentido, y de la excelencia, personal y organizacional?

y pienso en procesos de desarrollo del tercer nivel, del cuerpo emocional de la organización, en los que comprendemos que la seguridad y la confianza no es lo mismo, por

que fomentan el desarrollo de ecosistemas saludables (frente a ego-sistemas imperantes), y enfoques de gestión desarrollados por, con y para las personas, las de dentro y las de fuera, las cercanas y las remotas,

las que hoy nos acompañan y las que están por venir, porque este precioso planeta tierra no es sólo el legado de nuestros ancestros, también es el préstamo de nuestras hijas, y de las generaciones por venir.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Esta entrada fue publicada en 7 emociones, el 3ple camino por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s