si el machismo es malo, ¿cómo podemos llamar a esa otra forma de estar en el mundo?

leo este artículo de Arantza en el blog de inteligencia emocional de EITB, educar en el feminismo, palabra que me gusta tan poco como machismo, y que no llego a entender bien, de hecho incluyo un comentario en su entrada que no sé si se entiende bien,

porque la palabra feminismo, como contrapuesta a machismo, siguiendo la identificación de los géneros, fémina frente a macho, es muy mala elección para salir de la dinámica que el machismo plantea,

en la que podemos visibilizar toda la falta de respeto con la que el macho trata a la fémina, y el hombre a la mujer, empezando con faltas fragantes en lo que a igualdad de derechos y oportunidades se refiere,

ya que toda persona debería ser igual a cualquier otra persona, independientemente de su género, raza, etnia, origen cultural, afinidad u orientación sexual, nivel económico, para empezar, y en este saco cabe también la igualdad del hombre y la mujer,

y más allá de los derechos y oportunidades básicos tendríamos que hablar de todas las formas en las que nos relacionamos, cómo nos hacemos sentir bien o mal, cómo nos bien tratamos o nos mal tratamos,

y cómo somos congruentes y respetuosas con nuestras diferencias, porque más allá de lo que nos une, a nada que exploremos, y la biología es una buena carretera por la que adentrarnos, hay diferencias palpables,

entre las cuales no se puede obviar la capacidad de la mujer para tener hijos, que se desarrollan en su interior, y su capacidad, también natural, de amamantarlos, dos capacidades de las que el hombre no está provisto,

para entrar en el arquetipo de la madre nutricia,

y todo lo que de ello se deriva, incluyendo los usos y costumbres relacionados con el sexo en ambos géneros, antes de tener hijos y después de tener hijas, y cómo estos usos y costumbres condicionan a la una y al otro de diferentes formas,

de verdad que no me imagino la vida con la regla una vez al mes, y con los cambios hormonales aparejados, en verdad creo que una educación más explícita respecto a las diferencias de género es necesaria desde bien pequeñas,

una educación que nos permita entender al otro, a veces tan diferente, tan diverso, un día respecto al otro, con comportamientos tan cambiantes, cómo nos relacionamos ahora en el bis a bis, cómo nos relacionamos luego dentro del grupo,

hoy somos amigos, mañana somos pareja, y todo es igual pero todo ha cambiado,

una educación en la igualdad y en la diferencia, en la diversidad y en los fundamentos que nos hacen iguales, una educación que nos permita explorar ese espacio del orgullo sano, con la puerta del yo soy, el orgullo humilde,

una educación en la comprensión, que nos ayude a entender los espejos que nos pone la vida para que nuestro ego salte, esos curiosos mecanismos en los que veo lo peor de mí reflejado en mis comportamientos,

¿qué ha ocurrido para que hoy me comporte así ante esta situación?, ¿qué provoca tal desproporción entre lo que ha sucedido y cómo me comporto?, ¿qué está pasando que no me reconozco en mis actos?,

¿qué provoca esta diferencia entre lo que aspiro a ser, lo que pretendo ser, y lo que soy aquí y ahora?, ¿qué media entre la reacción y mi respuesta serena?, ¿qué media entre ese orgullo sano, yo soy, y la comprensión del mundo en relación, en el que yo soy tú?,

preguntas sin respuesta que tal vez abren el campo a la observación, un regalo de nuestro niño natural, a una mirada más compasiva, hacia ti y hacia mí misma, seguramente es el mayor regalo que puede hacer la mujer al hombre,

en realidad el arquetipo de la madre nutricia al ser adulto (hombre o mujer),

regalos que nos conectan con el mejor ser humano que podemos construir juntas, quién sabe por qué lo denominamos el 3ple camino, un camino que nos lleva del azul clarito al azul índigo, del orgullo sano a la comprensión,

y de la comprensión, azul índigo, al violeta, nuestra capacidad de evolucionar juntas, en respuesta a esa pregunta que se abre nosotras, porque si yo soy, y yo soy tú, la pregunta cae de su propio peso,

¿qué podemos hacer juntas, en colaboración?

así lo vimos…

miro este puño cerrado en señal de protesta, tan cercano a la pelea, como aparezcas en mi camino te meto, y mi mente viaja a la rabia, esa energía que pugna a dentelladas por re-establecer la justicia, en el mundo material, amarilla como la bilis,

una energía tan cercana y tan lejana, igual y diametralmente opuesta, a la de la alegría, el hacer conjunto, le evolución de la cosa, personas tan diferentes y tan iguales, desde el respeto, el cariño, el asombro, la responsabilidad personal, en celebración.

y me viene a la mente una conversación con una compañera de la fundación ANAR, aparentemente los fondos dedicados por las instituciones de la cosa pública enfocados al buen trato en el cole se han reducido a niveles testimoniales,

fondos que se derivan una vez más a campañas para frenar el bullying, la demostración palpable de que la cosa no está funcionando, en esta sociedad tan enfocada en los resultados,

tan lejos de los procesos, de lo orgánico y de lo sistémico, de la comprensión de la cosa, que generalmente no es tan sencilla como queremos o nos la quieren hacer ver, blanco o negro, de lo salutogénico (la generación de salud), tan necesario,

y pienso en ese mundo por venir en el que el puño se abre y la mano se tiende, no estamos en la pelea y en la revolución, nos podemos entender entre diferentes iguales, desde el respeto, el asombro y la curiosidad, el cariño y la celebración.

y un día abrimos el puño y tendemos la mano, en este mundo que tiende irremisiblemente al violeta, un color que todas necesitamos, como el azul clarito y el azul índigo, sí o sí, comprender mejor.

y no sé cómo llamaría yo a ese movimiento que no es ni machista ni feminista y que crea una tercera vía al mal trato, en procesos de desarrollo de una comunidad sana, a partir de personas sanas,

sana ella y sano él, tanto monta, monta tanto, lsabel como Fernando.

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Esta entrada fue publicada en 3 puertas, damas y caballeros, el 3ple camino, el adulto la madre protectora el niño natural, el buen trato, la madre protectora, la puerta de la comprensión, mal-trato de género, una nueva comunidad por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s