años de calidad vital, importante descubrirlos

el Instituto Tomás Pascual Sanz celebra en Madrid 12 años de andadura, en una jornada bajo el siguiente título, “mejorando la calidad de vida de la sociedad”, el pasado jueves, el 14 de febrero del 2019, día de los enamorados,

en una reunión en el que se entremezclan los 12 años de andadura del instituto con los 50 años de una de las empresas que lo auspicia, calidad Pascual, bodas de oro con la vida, no está nada mal, 50 años,

una presentación que va a tener como hilo conductor los valores en la vida, valores que se plasman en comportamientos, más o menos visibles en el día a día y que en esta jornada vamos a visibilizar, con la ayuda de cuatro “héroes anónimos”,

el jefe del servicio de Hemato-Oncología Pediátrica del Hospital Universitario La Paz, la CEO y cofundadora de Grow.ly, Mireia Badia, el promotor de la ONG Ayúdame 3D, Guillermo Martínez,  y la atleta paraolímpica Sara Andrés,

y es curioso cómo hay un logo que se repite aquí y allá, que capta mi atención, muy relacionado con este mundo nuevo en el que las personas en las organizaciones sí hacen una diferencia, y sí nos importan, 50 años de calidad vital,

y pienso en que un día de estos algo tengo que escribir sobre esa calidad vital, sobre esos valores que se convierten en comportamientos, observables y observados, comportamientos compartidos,

que forman parte de esa calidad de vida, de esa calidad en el vivir, que integramos también en nuestro trabajo, convertido en desarrollo profesional, congruente con nuestro desarrollo personal en nuestras casas y con nuestro cotidiano vivir.

   así lo vimos…

y quién sabe por qué, este pensamiento de calidad vital se entrelaza este lunes por la mañana con esta historia que comparte con todas nosotras Leonardo Boff, una historia de un luto, en el post titulado el luto parece no tener fin,

a veces estamos de celebración, y a veces nos toca aceptar una pérdida, son los dos movimientos fundamentales de este mundo, celebramos la vida, aceptamos la muerte, si te parece bien te dejo con esta otra forma de contactar con la calidad vital.

En 1981 perdí a una hermana con la que tenía una afinidad especial. Era la última de las hermanas de los 11 hermanos. Era profesora, y una mañana, hacia las 10, estando delante de los alumnos, dio un gran grito y cayó muerta. Misteriosamente, a los 33 años, la aorta se le rompió.

Todos los de la familia, venidos de varias partes del país, quedamos desorientados por el shock fatal. Lloramos y lloramos. Pasamos dos días viendo fotos, entristecidos, recordando hechos de la vida de nuestra querida hermana. Los míos pudieron cuidar del luto y de la pérdida.

Yo tuve que partir poco después hacia Chile, donde tenía que dar conferencias a todos los frailes del Cono Sur. Fui con el corazón partido. Cada charla era un ejercicio de autosuperación. De Chile seguí hacia Italia donde tenía otras charlas, de renovación de la vida religiosa, para toda una congregación.

La pérdida de mi querida hermana me atormentaba como un absurdo insoportable. Comencé a desmayarme dos, tres veces al día, sin una razón física manifiesta. Me tuvieron que llevar al médico. Le conté el drama que estaba pasando. Él intuyó todo y me dijo: «tú todavía no has enterrado a tu hermana ni has guardado el luto necesario; mientras no cuides tu luto y no la sepultes, no vas a mejorar; algo de ti murió con ella y necesita ser resucitado». Cancelé todos los demás programas. En el silencio y la oración cuidé el luto.

A la vuelta, en un restaurante, mientras recordábamos a nuestra hermana querida, mi hermano teólogo Clodovis y yo escribimos en una servilleta de papel esta pequeña reflexión:

«Fueron treinta y tres años, como los de Jesús.

Años de mucho trabajo y sufrimiento

pero también de mucho fruto.

Ella cargaba con el dolor de los otros

en su propio corazón, como un rescate.

Era límpida como la fuente de la montaña,

amable y tierna como la flor del campo.

Tejió, punto por punto, y en silencio,

un brocado precioso.

Dejó dos pequeños, fuertes y hermosos,

y un marido orgulloso de ella.

Feliz tú, Claudia, pues el Señor, al volver,

te encontró de pie, trabajando,

lámpara encendida.

Y tú caíste en su regazo,

para el abrazo infinito de la paz».

Entre sus papeles encontramos esta frase: “Hay siempre un sentido de Dios en todos los acontecimientos humanos: es importante descubrirlo”. Quedó una herida que nunca se cierra, pero integramos el luto. Todavía hoy estamos buscando el sentido de aquella frase misteriosa. Un día se revelará. 

desde organizaciones con espíritu y corazón estamos comprometidas en el desarrollo del 3ple camino de las personas, los grupos y las organizaciones, con 3 conjuntos de capacidades que quedan representadas por 3 palabras,

curiosidad – empatía – coraje,

3 características que están relacionadas con 3 ámbitos de desarrollo organizacional, ya que

  1. la curiosidad es la llave de las organizaciones innovadoras,
  2. la empatía es la llave de las organizaciones saludables,
  3. el coraje es la llave de las organizaciones excelentes.
7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.
Esta entrada fue publicada en 5 copas para brindar por la vida y la muerte, el baile de la luz y la oscuridad y etiquetada , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s