¿y si apostamos por el cambio?

todas las empresas B Corp utilizan su poder para construir una economía más inclusiva y sostenible.

Para eso, favorecen la diversidad. Reducen los plásticos en su cadena de producción. Fortalecen comunidades vulnerables. O crean nuevas formas de consumo de energía limpia.

Con tu consumo refuerzas qué mundo quieres.

   así lo vimos…

pero mejor te dejo con este video que nos llega de Bcorp, corporaciones B, todo parece indicar que en este mundo hay un plan B

el monigote de hoy, enmarcado por la línea azul, ese color que en su día utilizamos para definir nuestros valores, de la misma forma que utilizamos el verde para nuestros comportamientos,

nos habla de esa sociedad alternativa, en la que cualquier acto económico, ya sea producir, distribuir, comercializar está relacionado con un mundo en el que nuestros valores están presentes.

quién sabe por qué contacto con ese viaje que nos propone la teoría U, un viaje del ego al eco, de los sistemas egocéntricos a los ecosistemas sanos, en los que el triple ganar, gano yo, ganamos tú y yo, todas jUntas ganamos, está presente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer  y por la teoría del color de Goethe que compartimos por medio de este enlace.

 

Anuncios

gracias por compartir (desde blablacar al Nepal)

en este ejercicio en el que nos pone la vida, o en el que nos ponemos para integrar desde el cuerpo otras posibilidades que la vida nos da, en este ejercicio de aguzar la imaginación desde la carestía,

un día decidimos compartir casa, y aparece el fenómeno del co-housing, parece que suena diferente cuando lo decimos en inglés, o el fenómeno de compartir viaje, una dinámica que he incorporado recientemente, por medio de blablacar,

ejercicios que nos llevan a ir un poco menos a nuestra bola, y a tomar en consideración, progresivamente, las necesidades del alter, otra persona, con el que seguramente vas a compartir algo más,

una historia de vida, un sueño, un proyecto, un fracaso empresarial o sentimental, una historia de unión o de separación, un encuentro con una misma, una excursión como ejercicio de re-conexión,

y en eso me llegan unas fotos del Nepal, una colección preciosa, que me recuerda de todos esos viajes que hacemos por medio de nuestros amigos, de nuestros cariños, de ese viaje extendido que empieza un día con una simple conversación,

gracias, Diego, otra vez, por compartir.

   así lo vimos…

y aunque elijo para encabezar estas líneas la imagen de esta joven, que parece ofrecernos una manzana, o una pera limonera, mira que me entra la duda, observo este juego de imágenes adicionales,

 

con la alegría e inocencia de la infancia, el rigor de una vida a cuestas, la conexión tan brutal entre la tierra y el cielo, un regalo de imágenes que nos hablan un poco de ese puente que existe entre lo nuevo y lo viejo,

entre nuestro mundo terrenal, tan sólido, y nuestro camino de evolución, hacia el azul clarito, con la satisfacción del logro, los éxitos conseguimos, ya estamos en campo base,

hacia la comprensión de la cosa y del mundo, azul índigo, en un proceso compartido y en desarrollo, en el que nos acercamos al violeta, hoy un nuevo proyecto para el tratamiento del agua, y a otros proyectos compartidos y en colaboración.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

con base en 7 emociones proponemos el 3ple camino, un camino que no es de este mundo, pero que podemos empezar a desarrollar mientras estamos de paso, compartiendo historias, y tal y tal, por aquí.

7 puntos de acupuntura

José María me hace llegar este mensaje que conecta lo viejo de la teoría U con lo nuevo, The Societal Transformation LAB, el laboratorio de TRANSformación Social, este nuevo proyecto en el que 100 proyectos van a crear un ecosistema,

en torno a 7 puntos de acupuntura, 7 puntos, qué curioso, como los 7 días de la semana, como las 7 notas musicales, como los 7 colores del arco iris, como las 7 emociones,

  1. Democracia y Gobernanza,
  2. Salud
  3. Educación,
  4. negocios,
  5. Finanzas,
  6. Agricultura y Comida,
  7. y la categoría puente (o transversal),

y me quedo pensando en esta última categoría, porque todas podemos tener más o menos claro el tremendo impacto que puede tener en nuestras vidas un cambio de conciencia en los otros temas,

ya sea la forma en la que nos hacemos presentes o invisibles en la democracia participativa, en la que enfermamos o sanamos, en la que educamos a las siguientes generaciones, hacemos negocios, cómo nos financiamos, o cómo comemos,

pero aparece abajo en el 7, esta categoría nueva, cómo creamos puentes, a nivel local y global, para una renovación profunda de nuestros sistemas, que creen puentes de conexión en estos 3 ejes de profunda des-conexión,

ahí no puedo sino asentir, porque estamos un poco des-conectadas, si no mucho, de la naturaleza que nos provee, del álter (el otro, otras personas), y de nosotras mismas, ensimismadas como andamos, un día perdimos el sentido de para qué estamos aquí.

   así lo vimos…

reinventar la educación poniendo a la persona que aprende en el asiento del conductor de una profunda renovación social es, de las 7, el punto de acupuntura del que me encuentro más cercano, por medio de 7 emociones,

ese proyecto en curso, tan solo un bebé hoy, que puede evolucionar, si así tiene que ser, quién sabe si acabemos presentando una propuesta, al cobijo de este nuevo laboratorio, un laboratorio de TRANSformación Social.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

violetas madrileñas

nos acercamos a Madrid Central, ese espacio en el corazón de Madrid, entre la plaza de Cibeles y la puerta de Sol que hoy alberga una manifestación violeta, relacionada con la violencia de género, y en la que se filtran otras violencias,

la violencia en el empleo, la violencia del no empleo, la violencia de todos contra todos,

no es de extrañar que entre los gritos se filtren algunos inspirados por la rabia, esa emoción que nos sirve para defendernos contra la injusticia, porque la rabia tiene ese objetivo fundamental, restablecer la justicia en el mundo,

una rabia que es amarilla, como la bilis, y que tiene su origen en muchos sitios, pero que en 7 emociones relacionamos con el tercer chakra, el plexo solar, el último chakra por debajo del diafragma,

porque son 3 las emociones básicas que nos permiten lidiar día a día con nuestro mundo material, el mundo de nuestras necesidades básicas y nuestros apegos, a saber, el miedo, la tristeza y la rabia,

para dar paso a otras emociones que nos mueven en un campo de evolución, el orgullo, conectado con la capacidad de expresarnos, y poner las verdades sobre la mesa, porque algo sana cuando somos capaces de hacer oír nuestra voz,

la comprensión, que nos ayuda a conectarnos con otras personas, el individuo que se reconoce en el alter, el animal, la planta, la piedra, con la creación toda, que diría un cariño que se fue a vivir a Brasil, y empezó a construir las frases así, al revés,

la alegría, que nos permite desarrollar movimientos positivos de evolución, porque cuando yo soy la pera limonera, y me junto contigo, que también estas ahí, sólo nos queda hacernos una pregunta,

¿qué podemos hacer juntas para acompañar esta evolución?

   así lo vimos…

en el código de color de las 7 emociones, las 3 superiores, en el sentido más físico del término, ya que suben por nuestra columna vertebral, el orgullo, al nivel de la garganta, la comprensión, al nivel del entrecejo, ya fuera de la columna,

la alegría, al nivel de la fontanela, donde nuestro cuerpo conecta en su parte superior con el cielo, en ese viaje en el que nos desarrollamos “al infinito y más allá”, ocupan el espectro frío del color,

con el azul claro (orgullo), azul índigo (comprensión), violeta (alegría), en ese ejercicio en el que el ser humano se acerca a la luz difusa de infinito, ese espacio del color que asociamos con la oscuridad, un espacio que me temo que es mucho más, y mejor.

me imagino un mundo en el que hay menos rabia, en el que el feminismo no sustituye al machismo, mira que se me hace difícil aceptar el término feminismo como resumen de todo lo bueno que está por venir,

y en el que la alegría nos embarga, para hacer nuevas cosas, diferentes, más inclusivas, más respetuosas, más cuidadosas, más juguetonas, porque la alegría es una emoción del hacer, en el que las 3 partes de nuestro ser sano están presentes,

nuestro niño natural, tan olvidado (seamos hombre o mujer), nuestra madre protectora, tan ninguneada (seamos mujer u hombre), nuestro ser adulto viajado, con su coraje con su saber estar, con su saber perder / ganar, su saber decir no, con su ecuanimidad,

y recontacto con el 3ple camino, ese camino de sanación por el que todas nosotras, mujeres y hombres violetas, que no violentas, podemos adoptar como línea de desarrollo personal, para la construcción de una nueva comunidad.

y me fijo en la sutil diferencia que el orden encierra, y qué diferente es “madrileñas violetas” de “violetas madrileñas”, de la misma forma que una letra, una simple ENE, “violetas” o “violentas”, puede hacer toda la diferencia.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

¿a quiénes les pasan las cosas?

camino de una reunión de SOL España en Madrid, donde vamos a revisitar nuestra misión, me encuentro frente a frente con Ángel en el tren de cercanías, hablando por teléfono con no sé quién,

realmente tampoco conozco a Ángel, al menos todavía, y me llama la atención cómo explica a su socio una reunión que acaban de tener con una persona del ayuntamiento de el Escorial,

y no puedo evitar sentirme atraído por la conversación, de la cual Ángel es, qué duda cabe, la parte activa, realmente se le escucha pletórico, el proyecto en curso, relacionado con el mundo de los geriátricos, va en marcha,

a esta reunión la va a seguir una adicional, y todo pinta de cara, va a ser un sí con todas las de la ley,

y no voy a evitar tampoco, cuando cuelga el teléfono, preguntarle por ese proyecto del que ha estado hablando tan animadamente, nosotros también tenemos un proyecto que se despliega en el mundo de la educación, y de la salud,

de hecho uno de los talleres de 7 emociones se ha desarrollado en un grupo con dos geriátricos, que empiezan a contemplar los riesgos psico-sociales de las actividades en los centros,

y ahí estamos, dos desconocidos, intercambiando preguntas y respuestas, Ángel en un rol más activo, yo me encargo de las preguntas, hasta que nos despedimos en Nuevos Ministerios, y me llevo su tarjeta,

una tarjeta que tiene una leyenda que me encanta, y que sirve como respuesta a la pregunta de hoy, porque todo parece indicar, y de ello Ángel es un buen ejemplo, las cosas les pasan a quienes las cuentan,

o si soy fiel a lo que leo, a quienes saben contarlas.

   así lo vimos…

además de pedirle la tarjeta, a Ángel tengo toda la intención de llamarle, porque a veces estamos destinados a hacer cosas en colaboración, ésa es la potencialidad de la alegría, que hoy representamos con nuestro monigote violeta,

esa emoción que surge del azul clarito, que torna en azul índigo, el yo soy del orgullo sano que se reconoce, y que es capaz de reconocer al otro (el álter), y si yo soy la pera limonera, y tú también, la pregunta que se abre es sencilla,

¿qué podemos hacer juntos?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

un año más vuelve black friday (con su mismo hábito y con su mismo cordón)

y un año más decido no comprar nada que no necesite, no importa a qué precio esté, en este ejercicio de consumismo consciente, de la misma forma que decido seguir sin comprar décimo de lotería de Navidad,

o seguir sin ver ningún reality en televisión ni programas gallinero en los que la televisión es tan pródiga, esos programas en los que la gente se chilla, y compite por ver quién habla más alto y escucha menos,

y no puedo sino sonreírme ante la imagen de este monje trapense, el manto, el cordón, las manos hacia arriba, un gesto en la cara que es difícil de identificar, quién sabe si el monje va o vuelve,

nos quiere decir algo o algo nos quiere preguntar.

   así lo vimos…

ahí va, no es un monje normal, es Blas, y me pregunto dónde estará Epi, seguramente se haya ido a comprar un patito para el baño, los décimos de Navidad, o tal vez está de charla con Belén Esteban, o Kiko Matamoros,

en alguno de esos espacios que no frecuento, en este día negrito, viernes negro negrito, en el que un monje con un hábito y un cordón, con su mismo hábito y con su mismo cordón de ayer, me ha arrancado una sonrisa, para empezar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Madrileños todos, uníos

tras reírme un rato con el post de ayer, esa reflexión irreverente al no logo de Madrid 2020, ese logo mentiroso que nos lleva a pensar cómo será este nuestro pueblo grande dentro de 180 siglos,

recibo este correo que me manda Iris, como el arco de colores, y que habla de cómo puede ser esta gran ciudad dentro de 180 días, si nos ponemos manos a la obra, pero mejor comparto contigo, hombre, este mensaje,

o contigo, mujer, si nos quieres ayudar en el proceso de difusión.

Desde el Área de Políticas de Género y Diversidad del Ayuntamiento de Madrid, se está ofreciendo un *Taller contra el machismo* para hombres, de la mano de un sociólogo experto, Fabián Luján, en el estudio de la masculinidad y el trabajo con hombres.

Los talleres se realizarán en diferentes distritos durante los meses de diciembre 2018 a abril de 2019 y tendrán una duración de 10 horas cada uno. Serán una experiencia didáctico-vivencial con perspectiva de género.

Sus objetivos son:

• Comprometer a los hombres en contra de las diferentes violencias hacia las mujeres y las desigualdades de género que provocan.
• Conocer la construcción de la subjetividad masculina, teniendo en cuenta la cuestión del poder como estructurante de la masculinidad.
• Poner en evidencia los privilegios masculinos y los beneficios de la masculinidad, ambos invisibilizados y naturalizados.
• Desvelar las prácticas que favorecen la reproducción de subjetividades masculinas patriarcales en la vida cotidiana, en áreas como la salud, la relacional, la emocional, la sexualidad, lo doméstico y los cuidados.
• Ofrecer herramientas teóricas y prácticas para favorecer el cambio ético de los hombres en relación a la igualdad entre los sexos.

Por favor, si eres hombre y estás interesado, ponte en contacto conmigo respondiendo este mensaje a través del medio en que lo hayas recibido ya sea whatsapp o telegram, o escribiéndome un correo con tus datos a laragb@madrid.es *antes del miércoles 21 de noviembre* para poder ir configurando los grupos.

Por favor, ayuda a difundir esta iniciativa.

Gracias y besos

y habiendo hecho mi parte, un poco tarde, hoy ya no es antes, hoy es el 21 de noviembre, recibo los besos, y reparto abrazos, es cosa de géneros, mientras pienso cómo será este cruce de carreteras en 180 días,

que los 180 siglos quedan largos, muy largos.

   así lo vimos…

intento recordar si en las grandes des-conexiones de las que habla Otto Scharmer se encuentra referenciada la des-conexión de género, una des-conexión que tiene algo de cultura, sí, y mucho de biología y siglos, no sé cuántos, de especialización,

y aunque creo que no, como la memoria a veces nos pega malas pasadas, lo reviso en esta gran biblioteca de internet, para confirmar que la des-conexión de género, qué pena, no figura en el catálogo de dolores de muelas de nuestro tiempo,

por lo que estas letras, aparentemente, no tratan un tema relevante, qué le vamos a hacer, al menos esta vez.

3 des-conexiones, yo separado de mí misma, yo separada del alter, yo separada del entorno natural que nos alimenta, nos nutre, nos soporta.

De las letras del taller de arriba copio esta línea / objetivo,

  • Desvelar las prácticas que favorecen la reproducción de subjetividades masculinas patriarcales en la vida cotidiana, en áreas como la salud, la relacional, la emocional, la sexualidad, lo doméstico y los cuidados. 

línea que me conecta con el mal trato, con el patriarca, con el discurso de Claudio Naranjo, con esta sociedad tan dura que hemos creado, sin cariño hacia las mujeres, hacia los ancianos, hacia las niñas,

tan somera en procesos y tan pródiga en resultados, y con el 3ple camino, esa propuesta contra-corriente que trasladamos a la sociedad,

  1. ecosistemas innovadores (con la ayuda del niño natural),
  2. organizaciones saludables (con la ayuda de la madre protectora),
  3. una sociedad con valores y sentido (con la ayuda de nuestro Ser adulto),

una propuesta valiosa y posible también en el mundo corporativo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

¿por qué? ¿para qué? ¿qué? ¿cómo?

me hago eco de esta conversación en el correo electrónico entre Jesús y Montse, en el proceso de revisión del propósito SOL España, esta organización de la que somos socios, una conversación que empieza Jesús,

con el cómo y el por qué, mejor te dejo con el mensaje, sin traductor,

Hace unos años escuché una entrevista que le hicieron a Sebastian Coe, presidente de la organización de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, acababa unos meses de finalizar, con un gran éxito de organización los Juegos. Le preguntaron a qué se debía el gran éxito de organización que tuvo los Juegos Olímpicos y tuvo las siguientes respuestas: “es muy importante saber cómo organizar los Juegos Olímpicos”, pero aún es más trascendente definir “para qué, cuáles son los avances duraderos que se quieren lograr”. Pero “lo fundamental”, subrayó, “es el propósito”, “el por qué de lo que queremos hacer”.

 “El cómo es muy importante, en las organizaciones complejas en la que se puede tomar parte. Este proyecto llevó siete años para poner en pie a la vez 50 especialidades atléticas mundiales”. Pero “lo esencial”, subrayó, “es el propósito”, “el por qué de lo que queremos hacer.

Luego vendrá el para qué queremos utilizar los Juegos y cómo lograr un avance duradero.

En Londres estaba clarísimo: “para conectar con la gente joven y transformar sus vidas”.

Finalmente comentó los tres pilares del éxito de la organización, lo basaba en el propósito, equipo humano de gestión y el plan de actuación. El equipo está claro que es muy valioso así como el plan de actuación pero si quiere que le sea sincero, “el propósito es el elemento cohesionador del equipo humano y por consiguiente su acción en tiempo y forma”.

Se me quedó grabada esta afirmación tan rotunda en el propósito como fundamento de motivación del equipo humano que va a realizar el proyecto y luego lo fijaba en el plan de actuación.

un cómo y un por qué que Montse desdobla, con la sutil diferencia entre “por qué” y “para qué”, ahora en terreno local, Barcelona y Bilbao como ejemplos, en vez de London, tan cerca y tan lejos con el Britain Exit,

Las grandes ciudades que han logrado transformarse lo han hecho en torno a un propósito compartido. Bilbao a través de su museo y de recuperar la ría, Barcelona a través de la recuperación de sus playas…
Un proyecto común que sube todo y que haga de paraguas de los diferentes proyectos, programas…
Parece que el por qué nos conecta con la esencia de nosotros mismos, los valores. Es mirar un poco al fondo y al pasado. Parece que el para qué nos conecta con el futuro. Y entre medias quedan el que hacemos y el cómo lo hacemos. 
y pienso en las grandes ciudades, en los territorios, en las organizaciones, en los grupos y los equipos que las conforman, y me apunto la sutil diferencia entre “para qué” y “por qué”, futuro y pasado,
indiferente como soy a qués y cómos.
   así lo vimos…
y no sabiendo qué imagen elegir de los juegos olímpicos de Londres, Cohen o un puente sobre el Támesis, Bolt en el metro 105, tantas y tantas posibilidades, elijo ésta, sacada de un post,
un repaso al polémico logo de los juegos Olímpicos de Londres 2012,

y no dejo de sonreírme al acordarme del no logo de los no juegos Olímpicos 2020 de Madrid, y mira que es bonito, porque es evidente que no hace referencia alguna al año 2020, sino al 20020, tal vez por eso, o para eso, no nos los dieron,

si nosotros podemos esperar 18000 años para prepararlos, eso es visión de futuro, no parece que nadie tenga que tener más prisa para dárnoslos, y me pregunto qué va a transformar dentro de esos 180 siglos Madrid,

ese inmenso cruce de carreteras, ese kilómetro 0, como el que sobra en el logo,

si no tiene ría ni mar que transformar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

ojalá hubiese sido capaz de aplicar este truco a base de albaricoques

de vuelta a casa desde Madrid, después de asistir al meet del grupo de Reimaginando organizaciones, en la que vamos a aprender un poco sobre sociocracia, leo este capítulo de El mundo amarillo, de Albert Espinosa,

un capítulo que he leído anteriormente, seguro que alguna más que un par de veces, el vigesimosegundo descubrimiento, un truco para no enfadarse jamás, un truco que no he aplicado un par de veces este año,

mira que sí me enfadé, y mucho, enfados de los que me arrepiento,

ojalá te sirva, y más, ojalá seas capaz de aplicarlo a tiempo.

Busca tu punto de no retorno.

Radiólogo con orejas pequeñas y cejas enormes que nos hipnotizaba con su tono de voz y sus historias.

Creo que no hay nada que odie más que enfadarme; gritar, maldecir, no poder controlar ese momento.

En el hospital a veces maldecíamos nuestro destino, a veces nos enfadábamos con él. Un médico (un radiólogo que a veces nos contaba  chistes cuando salía de guardia) nos enseñó a controlar nuestros enfados, a ser capaces de conocer nuestros límites.

Nos habló del “punto de no retorno”. Ese punto en el que, una vez lo hemos traspasado, no podemos dejar de enfadarnos. Existe, es tangible, es material; podemos sentirlo y por lo tanto podemos controlarlo.

Nuestro amigo radiólogo nos hacía coger una hoja de papel y escribir qué notábamos antes de llegar a ese punto, los grados de enfado. ¿Cómo son? ¿Qué notas cuando sientes que no puedes controlar tu rabia y tu ira?

Era una lista de tres o cuatro punto parecidos a los siguientes:

  1. Noto que me está molestando lo que dice la otra persona.
  2. Comienzo a notar que mi enfado crece.
  3. He comenzado a chillar, noto que mi rabia se está apoderando de mí. Comienzo a perder el control.
  4. Llego al punto de no retorno.

Si tardas cuatro puntos en llegar a ese momento notarás que antes de llegar, junto antes de perder el control y enfadarte, existe la posibilidad de parar. Notarás que junto antes quizá mueves mucho las manos o tu voz tiembla o dices tacos. Ésos son los efectos que debes controlar.

¿Cómo? Pues al principio pidiéndole a tu pareja, a tu amigo o a un amarillo que te diga una palabra clave cuando ves alguno de estos síntomas. Que diga “pistacho” o “Estados Unidos”. Lo que sea, para que tú te des cuenta de que estás llegando a ese momento. Al principio uno no nota sus puntos de retorno, va tan acelerado, tan a tope, que la línea entre uno y otro estado es casi invisible.

Cuando te hayan dicho un par de veces la palabra clave notarás que empiezas a ser capaz de divisarla. Ése es el momento justo en el que debes apagar tu rabia, bajar un escalón, ya que si no llegas a ese punto serás capaz de controlarte. Todo se puede desconectar si no llegas a ese punto. 

En el hospital comencé a practicarlo; mi palabra clave era “tumor”. Siempre me ha gustado darle un valor más positivo a esa palabra. Poco a poco dejé de enfadarme; funcionaba y yo flipaba.

Cuanto te vas haciendo mayor tus puntos de no retorno cambian de lugar. El paso de los años, las experiencias, hacen que nos enfademos menos y que nuestros puntos de retorno estén más lejos. Así que es importante buscarlos; cada año hay que detectarlos, encontrarlos y detenerlos. 

Es bueno enfadarse a veces, pero no es bueno llegar al punto de no retorno.

Y ahí se acaba este capítulo, que leo en este viaje en tren, tal vez no me hace falta leer otro y otro, y otro más, tal vez con leer sólo uno, respirarlo, acordándome de esos pocos puntos de no retorno a los que he llegado este año, qué pena,

ojalá la próxima sea capaz de parar un poco antes, con esta palabra que acabo de elegir, “albaricoque”, antes de cruzar el umbral.

   así lo vimos…

justo antes de subirme al tren vuelvo sobre mis pasos en la escalera mecánica, donde empezaba a subir me giro y vuelvo dando zancadas, para alcanzar el piso, y acercarme a esta pared, quién sabe por qué me atrae de esta manera,

¿pretendo mandar un mensaje de paz o estoy pidiendo perdón por el cuarto paso que di, por el umbral que traspasé, el umbral de no retorno, y por el daño que a la otra persona, y a la relación, le pudo causar mi rabia sin control?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

revisitando la palabra NO, el miedo y el orgullo (en clases de inglés)

la palabra NO es una de las más cortas y más raras de nuestro vocabulario.

Sobre ella he leído un montón de cosas, desde que el universo no entiende el no, por lo que todo lo que enunciamos con la palabra no el universo lo entiende con la palabra sí, qué idea más rara,

o que el no abre la puerta del sí, una idea que entiendo mejor, y que le copio a Albert Espinosa, porque el no cierra muchas puertas, y con el “esto NO” abrimos espacios por lo que pueden penetrar otras posibilidades posibilidosas, “esto otro SÍ”.

Por lo tanto, incapaz de descubrir el verdadero sentido de esta palabra, te animo a leer este poema que es parte de una clase de idiomas avanzados, quién sabe por qué últimamente me ha dado por el inglés, con lo que me gusta el portugués, o el griego,

o las italianas,

y te animo a que hagas con las siguientes frases, que empiezan con este palabro tan extraño, “no dejes que termine el día sin…”, “no te dejes vencer…”, “no permitas que nadie te quite…”, lo que entiendas pertinente,

que ya somos mayorcitas para ir descifrando si un no es un no, un quizás, un tal vez, un déjamelo que me lo piense, un sí, por favor, una chufla, un recorte torero, un sueño o una quimera, una no palabra, o un algo que ni siquiera se me llega a ocurrir.

   así lo vimos…

copio, con orgullo y sin miedo, un poema de Walt Whitman

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas.

un poema que busco y encuentro en inglés, Do not let,

Do not let the day end without having grown a bit, without being happy,

without having risen your dreams.

Do not let overcome by disappointment.

Do not let anyone you remove the right to express yourself,

which is almost a duty.

Do not forsake the yearning to make your life something special.

Be sure to believe that words and poetry it can change the world.

Whatever happens, our essence is intact.

We are beings full of passion. Life is desert and oasis.

We breakdowns, hurts us, teaches us, makes us protagonists of our own history.

Although the wind blow against the powerful work continues:

You can make a stanza. Never stop dreaming, because in a dream, man is free.

Do not fall into the worst mistakes: the silence.

Most live in a dreadful silence. Do not resign escape.

“Issued by my screams roofs of this world,” says the poet.

Rate the beauty of the simple things.

You can make beautiful poetry on little things, but we can not row against ourselves. That transforms life into hell.

Enjoy the panic that leads you have life ahead. Live intensely, without mediocrity.

Think that you are the future and facing the task with pride and without fear.

Learn from those who can teach you. The experiences of those who preceded us in our “dead poets”, help you walk through life.

Today’s society is us “poets alive.” Do not let life pass you live without that.

así lo vimos…

y me pregunto cómo sería esta vida, con orgullo y sin miedo, y también si aplicásemos la mitad del poema que nos regala Walt, no sé si la parte de la izquierda o la parte de la derecha.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color que compartimos por medio de este enlace.

Otto Scharmer escribe la teoría U en inglés, aunque es alemán, obra que podemos leer traducida al castellano desde el 2015. Otro tanto pasa con Goethe, alemán al que también podemos leer traducido, al inglés y al castellano.

Pero afortunadamente, hoy sólo tenemos clase de inglés, mejor dejamos la de alemán para otro rato.

así lo vimos, así lo vivimos, sí, …

 

aunque tal vez era así, o de cualquier otra forma.

el miedo y el orgullo son 2 de las 7 emociones, por lo que nos quedan 5 pendientes, mejor no hago una rima en castellano que no va a quedar bien traducida al inglés, que al alemán, portugués, francés e italiano ni lo intento.

en mi intento de terminar esta clase de inglés observo que “no” en español se puede traducir como NO o como NOT, con lo que puedo inferir que “si” se traducirá como SI o SIT, pero me quedo desconcertado al ver que se traduce como IF.