¿y qué vamos a hacer con el corruptor?

me levanto preguntándome qué tiene más importancia para mí hoy, la derrota del Madrid ayer contra el Barça, o el resultado de las elecciones brasileñas, un resultado que intuyo y tengo pendiente de confirmar,

y podría decir que tanto me debería dar lo uno como lo otro, ya que no soy de ninguno de los dos equipos de fútbol, de la misma forma que no soy brasileño, pero es mentira, me interesan muchas cosas que ocurren a nuestro alrededor,

y algunas más que otras, aunque no tengan, aparentemente, una influencia directa en mi vida, seguramente porque hablan de movimientos de conciencia que se dan bajo la superficie visible de nuestro día a día,

y en eso estoy, está claro que me impacta más el resultado de las elecciones de Brasil, quizás porque sigo la inquietud con la que Leonardo Boff observa la irrupción de Jair Bolsonaro en la política de su país,

representante de ultraderecha que va a ser el próximo presidente de Brasil, tras ser elegido por el pueblo, que castiga en la figura de Fernando Haddad la corrupción del partido de los trabajadores mientras ocupan la presidencia sus predecesores,

Lula da Silva y Dilma Rousseff, a los que Leonardo defiende a capa y espada, está claro que para él son mucho mayores las aportaciones de estos dos presidentes a las capas desfavorecidas del país que el problema de la corrupción,

que tiene mucho de problema sistémico,

y en eso estoy, con la pena de ver que a veces damos un paso adelante para dar dos hacia atrás, y me pregunto qué pasa en este mundo con la corrupción, que está tan presente en nuestras vidas,

y me pregunto a quién y por qué le interesa que este fenómeno sea una moneda de curso corriente, y me pregunto por qué castigamos tantas veces al corrupto y tan pocas veces al corruptor,

en un juego que lleva a los partidos políticos a la alternancia, y que mantiene al corruptor en su sitio, porque el corruptor normalmente es el poder económico que mueve los hilos, invisibles, de estas marionetas a las que votamos,

cada 4 años, en estos procesos representativos, tan lejanos de la democracia directa y participativa, sí, no es extraño lo que pasa en el mundo, mucho me temo que la corrupción va a seguir presente en la ecuación,

en este problema que tiene mucho de sistémico, y que estamos bien lejos de resolver.

   así lo vimos…

en paralelo con este proceso recibo un correo de una conversación que mantienen dos compañeros de SOL España, José María y Jesús, una conversación que habla sobre “la empatía y la maldad”“, y “la banalidad de la corrupción”,

2 artículos, de José Antonio Zarzalejos y de Lola Morón, publicados en la Vanguardia y en el País, respectivamente, que Jesús enlaza en el correo, y a los que José María responde, en una conversación en la que me gustaría participar,

y que trazan un puente invisible a la figura de Hannah Arendt, esta filósofa judía que nos lleva a preguntarnos hace pocas fechas en este espacio si el mal puede ser banal, todo parece indicar que sí,

mientras sigo observando cómo somos capaces de producir como sociedad resultados que nadie quiere a nivel particular.

en una interpretación tonta y simplista del juego de la política, tengo la sensación de que el votante de izquierdas castiga más la corrupción de su partido que el votante de derechas,

en una dinámica que se me hace relativamente fácil de entender, es como si el votante de izquierdas, en su opción ideológica, quiere cambiar la relación entre el poder económico y el poder político,

mientras que el votante de derechas vota, entre otras cosas, un poder económico pujante, menos condicionado por constricciones políticas, y entiende mejor el juego del poder y del dinero,

por lo que al observar la falta de congruencia entre los valores que pregonan sus representantes y los comportamientos percibidos, porque al final la corrupción viene a demostrar que hacemos lo contrario de lo que pregonamos,

o lo mismo, según el caso,

y que anteponemos el bienestar particular (mío o de mi partido) al bienestar de la comunidad a la que representamos, el castigo, que se traduce en elevados ratios de abstención, y pérdida de representación en este juego representativo, está servido.

buscando cómo se escribe Rousseff, tecleo Lula da Silva y Dilma en la barra de google, y la función autocompletar me ayuda, y me lleva a un artículo que me hace pensar, titulado “Lula da Silva está en la cárcel porque es un candidato imbatible”,

qué curioso, el primer presidente de Brasil que pisa la cárcel por un delito común, un candidato imbatible más que también ha sido batido.

y me sigo preguntando qué podemos hacer con el poder económico y con el corruptor, cómo podemos atajar los problemas sistémicos que nos permiten seguir avanzando como sociedad y cómo es posible que el Barça le ganara ayer 5-1 al Real Madrid.

la tristeza es una emoción que tiene sentido cuando experimentamos una pérdida, sí, es lo que toca cuando perdemos, y en esas estoy hoy, en un proceso de empatía con Leonardo, con sus ideales, con los oprimidos del Brasil y del mundo,

con los pobres, las mujeres, la comunidad LGTB, los quilombolas y las minorías raciales,

observando como la extrema derecha, tanto da derecha que izquierda cuando hablamos de posiciones extremas, y que los -ismos siguen progresando en este mundo tan bonito, bueno y verdadero en el que hemos decidido vivir.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, porque la vida también es un hábito, 3 puertas, la puerta de la comprensión, Sol España por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s