la soledad de Carlos

De niño me sentía solo, y todavía me siento así, porque sé cosas e insinúo cosas que otros parecen no conocer, y la mayoría no quiere saberlas. La soledad no consiste en no tener personas alrededor, sino en no poder comunicar las cosas que a uno le parecen importantes, o de callar ciertos puntos de vista que otros encuentran inadmisibles.

Carl Gustav Jung

   así lo vimos…

leo este texto corto de Carlos, que se encuentra solo, a pesar de que con Carlos también está Gustavo, es curioso, a veces estamos rodeados de gente pero no podemos evitar esta sensación de soledad,

que deriva de la falta de sintonía con el alter, las otras personas, en la forma de pensar, de sentir, en la forma de habitar en este mundo, llámale rutinas, llámale comportamientos, tan iguales, tan diferentes,

qué curioso, tan diferentes y tan intransigentes que en un punto del camino la verdad del otro no la queremos escuchar, ya hemos pasado el umbral, que convierte lo razonable en inadmisible.

de forma paralela a las 7 emociones, desarrollamos esquemas de relación con base en el buen trato, y desarrollamos el campo de la atención, escucha que se convierte en conversaciones,

con la ayuda de los 4 reinos, el ser piedra, el ser vegetal, el ser animal, y el ser humano, ese reino en el que nos parece habitar la mayor parte del tiempo, hasta que nos hacemos conscientes de nuestras extrañas formas de comunicar,

y de no comunicar.

Jung se refiere en el párrafo anterior, no poder comunicar las cosas que a uno le parecen importantes, o de callar ciertos puntos de vista que otros encuentran inadmisibles, al modo de comunicación piedra,

ése modo en el que somos políticamente correctos, o bien estamos ausentes, carentes de atención y presencia, hasta llegar a ese punto en el que simplemente no estamos, o en el que censuramos lo que tenemos y queremos decir, qué dura es la auto-censura,

porque simplemente sabemos que no va a ser aceptado.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

Esta entrada fue publicada en 4 niveles de la conversación, 4 niveles de la escucha, conversación piedra, polite (políticamente correcta) por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

2 pensamientos en “la soledad de Carlos

  1. Mira macho, no sé de qué me hablas y ya casi ni me importa. A ver si te aclaras con tus piedras y tus número-logias y me empiezas a hablar de manera comprensible, como habla la gente normal con la que, por cierto, me entiendo a las mil maravillas. Si sigues así, o me extrañaría nada que te quedases solo. Cogno.

    • la sole de Carlos, la sole de Gustavo, tan diferentes y tan parecidas a la sole de Javier o a la de Mikel, qué bueno leerte, Javier, aunque no te entienda. Menos mal que la gente normal sí que se entiende, entre sí, y sí te entiende, a ti, progresivamente, de lo cual me alegro infinito, que es como un 1000 muy grande, con reflujo, o como un ocho tumbado. Por cierto, hablando de tumbados, ¿ya se ha acabado la sesión? ¿Ya me puedo ir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s