desde dónde comunicamos los hombres y las mujeres

un chico y una chica se juntan a jugar al backgammon en el jardín de la piscina de la urbanización, una actividad que repiten año tras año, y a la que en alguna ocasión se junta algún enano, es el caso de esta tarde en el que Pipe se pone a jugar conmigo,

en la primera partida yo tiro los dados y el observa qué haría, y en la segunda él tira, le pregunto qué haría él, y hago con los dados que han salido la jugada que me propone, o una mejor, en cuyo caso le explico en qué mejora la anterior,

y en eso estamos, supuestamente jugando, y se nos acerca su hermana pequeña, que quiere juntarse con Silvia, chicas por un lado y chicos por otro, y en una partida rara, muchas lo son, le digo a Pipe cuáles son los mejores dados que puede sacar,

tira los dados y coinciden, y se pone a saltar, y así una segunda vez, una tercera, Pipe está eufórico, y la partida continúa, y viene otra niña, un poco más tarde su padre, al que le explicamos brevemente cómo se juega,

y Pipe metido en la euforia, hasta que le ganamos a Silvia, su hermana pequeña, Cata, apenas ha participado, comenta que quiere jugar, pero esta vez con nosotros, con su hermano y conmigo,

y Silvia se marcha a casa, enfadada, algo nos ha pasado desapercibido, entre explicación y celebración.

   así lo vimos…

en el proceso del juego queda patente muchas veces qué mal gestionamos ganar, puede ser el caso de Pipe, y qué mal gestionamos perder, es el caso de Silvia, y de qué pocas cosas nos enteramos cuando otras recaban nuestra atención,

es mi caso, que no llego a percibir varias miradas que me lanza Silvia en el proceso del juego, no se lo está pasando bien, no está cómoda, me lo quiere indicar pero no le veo el gesto, ni el profundo malestar en el que se va a instalar.

a veces, en el proceso de la comunicación estamos aquí pero estamos en otros muchos sitios, y nuestro pasado está presente acompañándonos, tal vez de Silvia abusaron en el juego unos niños, se burlaron de ella mientras jugaban,

le hicieron pasar un mal rato diciéndole que sólo servía para perder, que es tonta de capirote, o cualquier otra crueldad, y es curioso ver hasta qué punto prende en nosotras esa realidad pasada, y en qué grado nos influye en nuestro comunicar.

fuera aparte de otros considerandos es curioso observar hasta qué punto es diferente la mirada focal del hombre, y la mirada de campo, casi de 360 grados, de la mujer, yo no me entero de nada, metido como estoy en el juego y en las explicaciones,

a pesar de las innumerables miradas y gestos que me mandan, es que si no amplifican al triple la señal, hay que ver qué poco sensibles somos a veces, todo parece indicar que no me voy a enterar.

si a la forma de observar el mundo, desde el catalejo los hombres, una mirada con orejeras, siempre hacia adelante, en relación con los objetivos, tan abierta la de la mujer,

le sumamos la forma de abordar los problemas, el hombre tan metido en tubo, en un proceso personal, introvertido, del que va a salir cuando tenga la solución, el de la mujer tan social, se va a encontrar con la solución hablando,

nos encontramos con uno de los gaps más importantes que pueden existir en la comunicación, es normal que la mujer no entienda las ausencias del hombre, y el hombre no entienda la locuacidad y la emocionalidad abierta de la mujer.

y re-contacto con esta imagen, el backgammon, en la que parece insertarse esta dinámica, en forma de confrontación de contrarios, blancas y negras, en un juego circular, juegues como juegues estamos destinadas a encontrarnos,

y a entendernos,

yo te como, tú me comes, y volvemos a empezar, para volvernos a encontrar.

varias veces he oído en la vida que a las personas se les conoce en el dinero y en el juego, una afirmación que me parece atinada, porque en el juego y en el dinero demostramos de forma bien clara nuestra capacidad de gestionar la frustración,

y cómo llevamos eso de ganar y perder, algunas ahí le vamos, progresando adecuadamente, mientras que otras, a todas luces, necesitamos mejorar.

el azul claro es la emoción del orgullo, una emoción que cuando está sana se muestra como orgullo humilde, y en el caso contrario como soberbia, arrogancia, altanería, y cualquier formato de menosprecio de las otras personas,

una emoción que sirve de punto de encuentro entre los objetivos y las expectativas, por una parte, y la cruda realidad, por otra, punto de encuentro para el desarrollo de la energía ascendente, que nos conduce a la comprensión y a la alegría,

o a bajar en este proceso energético que nos va a llevar a la rabia mala, la tristeza mala, y al miedo malo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

.

Esta entrada fue publicada en el orgullo, la frustración, otras emociones, yo juego por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s