besar el alma

recibo este poema, besar el alma, cuya autoría no es evidente, tal vez su autor es desconocido, aunque en algún caso se atribuye a Mario Benedetti, y conecto con esa ternura tan necesaria para empezar la semana,

ojalá te haga bien.

El alma no crece en los árboles, sin embargo se nutre de nuestro entorno, como el cuerpo de la comida

El alma necesita ser alimentada con visiones hermosas, palabras que llenen o por quien sabe llenarlas de besos.

Besar el alma es saber tener paciencia, comprensión, simplemente aceptar a las personas como son.

Besar el álma es abrazarte cuando hay soledad, cuando se esta triste, sin decir nada, solo sostenerse con ese abrazo de apoyo.

Besar el alma es sentarse juntos cuando no hay necesidad de hablar, cuando solo hace falta el silencio, cuando sobran las preguntas.

Besar el alma es sentir otras manos que dan apoyo fortaleciendo esa esperanza de vida y de compañía.

Besar el álma es decir te quiero con la mirada

Besar el alma es fácil y es gratuito, solo falta que decidamos bajar del pedestal del orgullo que muchas veces nos rodea y nos consume.

BESAR EL ALMA

¿Cuántos de nosotros necesitamos de ese beso en el alma que nunca llega y que se llama ternura?

Pero mientras llega ese beso, ¡besa tú el alma de los demás y pon el corazón en tu mirada!

   así lo vimos…

y pienso en dos personas de las que me gustaría estar más cerca, ojalá sea capaz de acercarme siquiera un poco, si no puede ser hoy de otra forma, con el corazón de mi mirada.

el color verde, que enmarca el dibujo de hoy, esa mariquita roja con un corazón en el lomo, sobre un fondo violeta, representa el amor, esa emoción que se escapa a nuestra comprensión, y a cualquier explicación que la enmarque,

salvo esa forma de mirar y contactar con las otras personas, y con nosotras mismas, desde nuestra mejor intención.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

Anuncios

¿y si intentamos conectar con la verdad?

charlamos empezando la mañana del domingo sobre esos procesos en los que vivimos inmersos, que nos ocupan mentalmente, que nos preocupan, a veces parece que damos vueltas a los pedales y la cadena patina, la cabeza en bucle,

y sobre las diferentes versiones de la realidad, ¿existe la verdad o existen formas de ver la realidad según el cristal con el que miramos lo que ocurre a nuestro alrededor?, ¿o tal vez creamos nuestra realidad, tú la tuya, y yo la mía, tan diferentes?,

y en el hilo de la conversación alejándonos de esa simplificación burda y fácil detrás de la cual muchas veces nos escondemos, que dice que hay tantas realidades como personas involucradas y formas de ver y sentir lo que ocurre,

conectamos con la posibilidad de una única verdad, con muchas capas, con muchos matices, que también incluyen lo que una situación nos hace pensar, sentir, y a veces re-accionar, lo que decimos y hacemos a continuación,

pero una verdad muy rica, bastante compleja, tal vez lo que está ocurriendo tiene que ver con una carga transgeneracional, la tuya y la mía, tal vez con nuestro camino de de desarrollo personal,

y esa creación compleja que se da cuando a lo que ocurre en el plano material, los simples hechos, le sumamos lo que yo pienso y siento en relación con lo que está pasando, mi forma de comportarme, lo que digo y lo que cayo,

realidad que se hace más grande cuando somos varias las partes involucradas en el juego, tal vez por eso, al leer el título de este libro, ¿cómo se lo digo?, el arte de las conversaciones difíciles,

pienso en todo lo que no voy ni me van a decir, todo lo sutil que subyace en cualquier situación, empezando por la intención, mucho más de lo que muchas veces somos capaces de comunicar de forma explícita, pero que muchas veces se siente,

tu intención y la mía,

y se me ocurre ese título alternativo, seguramente para otro libro que no es éste, ¿cómo se lo escucho?, un título mucho más cercano a ese programa que algún día tal vez nos ayuda en nuestra forma de relacionarnos,

porque escuchar es amar.

   así lo vimos…

en cualquier conflicto relacionado con la comunicación inter-personal, normalmente estamos movidos por una necesidad personal, mucho más que por la necesidad de la parte contratante de la primera parte, ya seas tú, ella, o ellos,

tal vez por eso nuestro interés se centra fundamentalmente en lo que yo tengo que decir, en un proceso que ensayamos mentalmente una y otra vez, con las múltiples variantes que se pueden desencadenar cuando empieza la conversación,

variantes que la realidad demuestra pequeñas, casi siempre la primera respuesta que recibimos escapa al juego de posibilidades pre-ensayadas, afortunadamente las conversaciones distan mucho del juego del ajedrez,

y seguramente vamos a tener que ajustar el curso de todos los ensayos previos al nuevo cauce que se abre, es la magia de la vida, de necesidad de compartir a acusaciones airadas al aire, de aquí para allá.

en el proceso de arreglar las cosas suele ser interesante esto de conversar, aunque todo llega hasta donde es posible, y no va más allá, a veces la situación llega a ese punto en el que tenemos que poner un límite,

esa distancia que nos ayuda a preservarnos de un ambiente insano, al menos para nosotras, de esas situaciones que no nos hacen bien, y en eso estoy cuando aparece a hacerme compañía esta canción de Rozalén, con este extraño texto,

no seré yo la que baile para ti,

en potencial,

que se transforma, en rotundo tiempo presente, porque un límite sólo funciona cuando se aplica en rotundo presente,

ya no soy yo la que baila para ti.

 

los límites son las respuestas naturales cuando aplicamos el miedo sano, sí, porque el miedo, cuya finalidad es la supervivencia, nos salva de aquellos entornos y situaciones que nos hacen mal.

y sigo rumiando una de las dificultades más grandes que tenemos en el terreno de la comunicación, la de hablar de un tema con alguien que no quiere escucharlo, y mucho menos hablar nada al respecto,

qué difícil es explicar el arco iris a un ciego, conversar con una persona sorda, razonar con un loco, o tratar con una persona cualquier tema cuando se ha instalado en la negación.

de las 3 variantes que siguen, ¿cuál te gusta más hoy?

¿cómo se lo digo?

¿cómo se lo escucho?, porque escuchar es amar

¿cómo se lo callo y me lo evito, si no me va a servir para ná de ná?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

niebla en el estrecho, continente aislado

Cada vez más la gente se queja de que le falta “algo”. Claro que les falta algo, pero no saben el qué, y piensan que lo encontrarán siempre en adquisiciones materiales o en experiencias nuevas: una relación, un viaje, un cambio en su profesión.

No, lo que necesitan pertenece al dominio del alma y del espíritu.

Pero como sólo tienen una idea muy vaga del alma y del espíritu, tratan siempre de satisfacer el cuerpo, el corazón o el intelecto. Pero el alimento del cuerpo, del corazón, o del intelecto, no puede saciar ni al alma ni al espíritu.

El alma y el espíritu tienen hambre y sed de infinito y de eternidad. Mientras que los humanos no sepan dar el infinito a su alma, y la eternidad a su espíritu, en el fondo de sí mismos se sentirán siempre insatisfechos.

   así lo vimos…

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86), Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: Camino de Santiago portugués, entre Barcelos y Ponte de Lima, 20 junio 2018

recibo esta meditación este viernes por la mañana, tras charlar ayer por la noche con Jose, mi primo mayor, el nieto mayor en la casa de los abuelos, por parte paterna, como yo lo soy por parte materna, en una familia con dos hijos, un hombre y una mujer,

y hablamos de las casas de nuestros padres, y de la influencia que tiene en nuestro caso la educación que reciben por parte de su madre, nuestra abuela, una mujer que hace una diferencia sustancial en la educación de los hijos,

ejemplo vivo de esa frase de Michelle Obama, por la cual las mujeres educan a sus hijas, y aman a sus hijos, frase que en algunos casos roza la enfermedad, y el amor se convierte en adoración,

y cruzamos historias de los resultados que tiene en casa del hombre esa educación, y en casa de la mujer, quién sabe por qué hoy me encuentro de nuevo, en casa de mi madre, con esa forma tan fea que tiene mi abuela de evadir la conversación,

siempre que la conversación tenga alguna relación con algo profundo, importante, que tenga el más mínimo viso de confrontación, porque ellas, cómo lo sabes, no han hecho nada, ellas sólo pasaban por ahí,

y hay que ver qué rencoroso es el mundo, que no deja de hablar de cosas que a nadie le interesa, qué horror, ellas ya lo pasaron suficientemente mal, e hicieron todo lo que pudieron y más, siempre desde su mejor intención.

me quedo pensando en esa frase, medio broma medio seria, que mi primo me regala en medio de la conversación, y que se puede extrapolar a una forma de no comunicar, ni hablar de lo sustancial, de lo que pasó antes ni de lo que está pasando ahora,

porque hay personas que no van a querer enfrentarse con lo que hicieron, ni con lo que están haciendo, tan evidente en casa de mi abuela, tradición que hoy vive en casa de mi madre, esa frase que tal vez te resuena, y que se oye en una radio inglesa,

niebla en el estrecho, continente aislado.

y me hace gracia observar cómo tenemos tajo, en el mundo material, por medio de la meditación que hoy nos regala la fundación ananta, obra de Omraam Mikhaël Aïvanhov,

y en el mundo espiritual, ese mundo en la que nuestra alma busca expresarse, y nuestro espíritu el contacto con nuestro propósito, el mundo espiritual, sí, ese ámbito propio del desarrollo del ser humano en relación,

este doble ejercicio que proponemos desde 7 emociones, en el que el ser humano, muchas madres sordas y ciegas, que no mudas, y muchos hijos tocados incluidos, de ambos géneros, busca volver a encontrarse, por lo civil o por lo criminal, con la luz.

los 4 reinos para cuatro tipos de atención, de escucha, de conversación nos trazan un itinerario de evolución personal en el ámbito de la atención y de la conversación, empezando por la escucha y la atención piedra,

una forma de no atención (ausencia de presencia) más extendida en este mundo de lo que pensamos, tal vez si miras a tu alrededor, en casa de tus padres, en tu empresa o en tu interior encuentras algún ejemplo que lo ilustra,

buen punto para empezar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

la moda de la felicidad

nos juntamos para seguir indagando en la sostenibilidad de las relaciones humanas, con un tema que aporta Maite, relacionado con la moda de la felicidad, un clásico que no pasa de moda,

una propuesta que parece contradictoria, si es un clásico es raro que esté de moda, es como un chaleco azul, si es clásico es muy difícil que esté de moda, y mucho menos a perpetuidad, o es un clásico o está de moda,

pero bueno, el tema va a salir adelante, en este ejercicio de encontrarnos con personas, tan diferentes a nosotras, tan iguales, compañeras de época, más o menos de la misma edad, chicos y chicas que conforman las cuadrillas del pueblo,

conocidas de cara de toda la vida, que nos vamos a enzarzar en este tema que ocupa a las personas y que pone en la agenda de las organizaciones la psicología positiva, con sus abanderados y sus detractoras,

enzarzar, verbo lleno de zarzas, y de pinchos, vaya palabra he elegido para describir este proceso que seguramente tiene otro fin y otras formas, mejor si tejemos una red común de confianza, con base en unas pocas historias de nuestra vida,

no se trata tanto de lo que pensamos sino de cómo sentimos el tema, y las manifestaciones en nuestro cotidiano vivir que nos acercan o nos alejan a la felicidad, tal como cada una la entiende,

y a otras experiencias cargadas de dolor o sufrimiento, que también se filtran en la conversación, y en el proceso de atender, escuchar, compartir, es evidente que todas nosotras hemos pasado por situaciones de vida duras,

tan fuertes que durante una época, más o menos larga, a veces de años, necesitamos echar mano de la negación, “esto, efectivamente, no me puede estar pasando a mí, de hecho no me está pasando”, parece que nos tratamos de convencer,

y no sé por qué me queda el poso de que no crecemos si no es en la adversidad, así de grande es el revolcón, así es la fortaleza que se desarrolla en nuestro interior, y la fortaleza de mi carácter, y algo de eso está pasando,

somos tan fuertes que hoy somos capaces de evocarlos, con el paso del tiempo, y compartirlos, de una u otra forma, qué bueno que en un punto del camino encontramos herramientas para vivir los revolcones, las marejadas y los tsunamis de la vida,

con la ayuda de nuestras amigas, de relaciones nuevas, de un taller de tai-chí, de respiraciones, con nuestra participación en un coro, que no es inmediata, nuestro cuerpo está ahí, pero nos va a llevar un tiempo que nuestra voz se haga presente,

con ayudas de una nueva forma de escuchar, a nuestras emociones, ahora empezamos a tomar contacto con ellas en nuestro día a día, de atender lo que ocurre en nuestro interior y a nuestro alrededor, de eso se trata,

con cariño, con compasión, yo me veo, me escucho, me reconozco, me vuelvo a aceptar, para poder recorrer el mismo camino con las personas que siembran mi día a día, cariños y relaciones que florecen, de nuevo,

a nuestro alrededor.

   así lo vimos…

nos despedimos en esta reunión de el futuro emerge en Bilbao, el txoko de Gaizka sigue obrando milagros, hemos quedado a las 8 de la tarde, y ya pasan unos minutos de la hora de Cenicienta, que no se quiere ir a casa,

no quiero volver a casa de mi madrastra, dale que te pego, a fregar y a limpiar, dale que te cose, dale que te barre, el jueves es día laborable, sí, no sin antes compartir esta historia por wasap.

Durante un seminario para matrimonios, le preguntaron a una mujer:
-Te hace  feliz tu esposo? ¿Verdaderamente te hace feliz?
En ese momento el  esposo levantó ligeramente el cuello en señal de seguridad, sabía que su esposa diría que sí, pues ella jamás se había quejado durante su matrimonio.
Sin embargo la esposa respondió con un rotundo
– NO. No me hace feliz.
Y ante el asombro del esposo, continuó:
– No me  hace feliz.¡Yo soy feliz! …
El que yo sea feliz o no, eso no depende de el, sino de  mí. Yo soy la  única persona, de quien depende mi felicidad. Yo determino  ser feliz en cada situación y en cada momento de mi vida, pues si mi felicidad dependiera de alguna  persona, cosa o circunstancia sobre la faz de esta tierra, yo estaría en serios problemas.
Todo lo que existe en esta  vida, cambia continuamente.  El ser humano, las  riquezas,  mi cuerpo, el clima, los placeres, y así podría decir una lista interminable.
A través de toda mi vida, he aprendido algo;
Decido ser feliz y lo demás lo llamo ‘experiencias’:
amar, perdonar, ayudar, comprender, aceptar, escuchar, consolar.
Hay gente que dice:
–  No  puedo ser feliz porque estoy enferma, porque no tengo  dinero, porque hace mucho calor, porque alguien me insultó, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró.
Pero lo que no sabes es que PUEDES SER FELIZ, aunque estés enfermo, aunque haga calor, aunque no tengas dinero, aunque alguien te  haya insultado, aunque alguien no te amó, o no te haya valorado.
La vida es como andar en bicicleta,  te  caes, sólo si dejas de pedalear. Empieza tu día, tu semana y este nuevo mes con una sonrisa y no permitas que nada ni nadie la borre de tu rostro.

y observo el juego que dan las mujeres, en las conversaciones, en casa y en el trabajo, en la vida en general, si le hubiesen hecho la pregunta al hombre, pobrecito él, tan orgulloso en la oficina y tan de otra forma en otros sitios,

tal vez corto de palabras, tal vez de ideas, tal vez celoso de exponer sus sentimientos más íntimos, tal vez consciente de lo que le podía ocurrir de vuelta a casa si decía la verdad,

el hombre simplemente habría dicho que sí.

el futuro emerge es un proceso en el que indagamos en la sostenibilidad de las relaciones humanas, y en los fundamentos del liderazgo colaborativo, este oximorón necesario en los tiempos que vienen, que están llegando, que ya están aquí.

si quieres compartir des-orden mental o de la personalidad, ya sabes, no tienes más que llamar y avisarnos de que vienes, antes de entrar.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y por la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

desde dónde comunicamos los hombres y las mujeres

un chico y una chica se juntan a jugar al backgammon en el jardín de la piscina de la urbanización, una actividad que repiten año tras año, y a la que en alguna ocasión se junta algún enano, es el caso de esta tarde en el que Pipe se pone a jugar conmigo,

en la primera partida yo tiro los dados y el observa qué haría, y en la segunda él tira, le pregunto qué haría él, y hago con los dados que han salido la jugada que me propone, o una mejor, en cuyo caso le explico en qué mejora la anterior,

y en eso estamos, supuestamente jugando, y se nos acerca su hermana pequeña, que quiere juntarse con Silvia, chicas por un lado y chicos por otro, y en una partida rara, muchas lo son, le digo a Pipe cuáles son los mejores dados que puede sacar,

tira los dados y coinciden, y se pone a saltar, y así una segunda vez, una tercera, Pipe está eufórico, y la partida continúa, y viene otra niña, un poco más tarde su padre, al que le explicamos brevemente cómo se juega,

y Pipe metido en la euforia, hasta que le ganamos a Silvia, su hermana pequeña, Cata, apenas ha participado, comenta que quiere jugar, pero esta vez con nosotros, con su hermano y conmigo,

y Silvia se marcha a casa, enfadada, algo nos ha pasado desapercibido, entre explicación y celebración.

   así lo vimos…

en el proceso del juego queda patente muchas veces qué mal gestionamos ganar, puede ser el caso de Pipe, y qué mal gestionamos perder, es el caso de Silvia, y de qué pocas cosas nos enteramos cuando otras recaban nuestra atención,

es mi caso, que no llego a percibir varias miradas que me lanza Silvia en el proceso del juego, no se lo está pasando bien, no está cómoda, me lo quiere indicar pero no le veo el gesto, ni el profundo malestar en el que se va a instalar.

a veces, en el proceso de la comunicación estamos aquí pero estamos en otros muchos sitios, y nuestro pasado está presente acompañándonos, tal vez de Silvia abusaron en el juego unos niños, se burlaron de ella mientras jugaban,

le hicieron pasar un mal rato diciéndole que sólo servía para perder, que es tonta de capirote, o cualquier otra crueldad, y es curioso ver hasta qué punto prende en nosotras esa realidad pasada, y en qué grado nos influye en nuestro comunicar.

fuera aparte de otros considerandos es curioso observar hasta qué punto es diferente la mirada focal del hombre, y la mirada de campo, casi de 360 grados, de la mujer, yo no me entero de nada, metido como estoy en el juego y en las explicaciones,

a pesar de las innumerables miradas y gestos que me mandan, es que si no amplifican al triple la señal, hay que ver qué poco sensibles somos a veces, todo parece indicar que no me voy a enterar.

si a la forma de observar el mundo, desde el catalejo los hombres, una mirada con orejeras, siempre hacia adelante, en relación con los objetivos, tan abierta la de la mujer,

le sumamos la forma de abordar los problemas, el hombre tan metido en tubo, en un proceso personal, introvertido, del que va a salir cuando tenga la solución, el de la mujer tan social, se va a encontrar con la solución hablando,

nos encontramos con uno de los gaps más importantes que pueden existir en la comunicación, es normal que la mujer no entienda las ausencias del hombre, y el hombre no entienda la locuacidad y la emocionalidad abierta de la mujer.

y re-contacto con esta imagen, el backgammon, en la que parece insertarse esta dinámica, en forma de confrontación de contrarios, blancas y negras, en un juego circular, juegues como juegues estamos destinadas a encontrarnos,

y a entendernos,

yo te como, tú me comes, y volvemos a empezar, para volvernos a encontrar.

varias veces he oído en la vida que a las personas se les conoce en el dinero y en el juego, una afirmación que me parece atinada, porque en el juego y en el dinero demostramos de forma bien clara nuestra capacidad de gestionar la frustración,

y cómo llevamos eso de ganar y perder, algunas ahí le vamos, progresando adecuadamente, mientras que otras, a todas luces, necesitamos mejorar.

el azul claro es la emoción del orgullo, una emoción que cuando está sana se muestra como orgullo humilde, y en el caso contrario como soberbia, arrogancia, altanería, y cualquier formato de menosprecio de las otras personas,

una emoción que sirve de punto de encuentro entre los objetivos y las expectativas, por una parte, y la cruda realidad, por otra, punto de encuentro para el desarrollo de la energía ascendente, que nos conduce a la comprensión y a la alegría,

o a bajar en este proceso energético que nos va a llevar a la rabia mala, la tristeza mala, y al miedo malo.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

.

¿te imaginas al líder cantarín?

termino un capítulo de la quinta disciplina, la nueva función del líder,  un líder que se aparta de la imagen habitual, con una galería de imágenes inusuales, el líder como diseñador, el líder como mayordomo, el líder como maestro,

con un texto de Khalil Gibran, autor del profeta, un texto que conecta mi presente y mi pasado, este regalo lo he recibido antes, y con lo que está por venir, porque algún día vamos a conectar el liderazgo con nuestras funciones en casa,

el líder como padre,

un proceso vital que tiene sus etapas, qué diferente es la vida en casa con un bebé, con una niña y con un adolescente, en este proceso que pasamos del amor incondicional con el bebé a la peleíta del día a día, haz esto, haz aquello, con la niña,

para pasar a esa parte de la vida en la que tus hijos crecen desde la oposición a buena parte de lo que representas, y aparece esta frase que tanto me gusta, esto no es justo, tal vez es buen tiempo para conectar con el concepto de dejar ir,

y de aceptar la vida tal como es, mientras todo sigue siendo, a nuestro alrededor, y en nuestro interior, si te parece vamos con este texto que aparece de la nada, en este capítulo de la quinta disciplina, este texto de Khalil Gibrán, vamos con ello.

Tus hijos no son tus hijos.

Son los hijos del anhelo que siente la vida por sí misma.

Vienen a través de ti, no desde ti.

Y aunque estén contigo, no te pertenecen.

Puedes darles tu amor pero no tus pensamientos, pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes albergar sus cuerpos pero no sus almas, pues sus almas moran en la casa del mañana, la cual no puedes visitar, ni siquiera en sueños.

Puedes intentar ser como ellos, pero no intentes que ellos sean como tú. Pues la vida no se retrocede ni mora en el ayer.

Tú eres el arco desde la cual tus hijos se lanzan como flechas vivientes.

El arquero ve el blanco sobre la senda de lo infinito, y te curva con su vigor para que las flechas lleguen raudas a la lejanía.

Déjate curvar sin resistencia en la mano del arquero; pues así como él ama la flecha que vuela, también ama el arco que es estable.

   así lo vimos…

déjate curvar, sin resistencia, en la mano del arquero,

qué bonito,

dejar ir para dejar venir, qué interesante,

dejar ir todo lo viejo que no nos sirve, que no es representativo de nuestra mejor intención, para que lo nuevo, terreno inexplorado, ocupe progresivamente su lugar, tan fácil de decir, ¿verdad?

un día como hoy el arquero suelta a Amy Winehouse, ella ya ha dejado de sufrir, no sabemos si sus padres le sobreviven ni le han soltado, pero su voz no deja de emocionarnos, y su recuerdo no deja de cantar,

y me imagino un día futuro en el que hablemos de emociones y valores, de propósito y liderazgo con canciones, ¿te imaginas el líder que canta, y cantando su mal espanta?, ¿con qué canción crees que iluminaría la vida de tu grupo y de tu organización?

y mientras esta idea tonta me prende una sonrisa en esta mañana de verano, qué bonito es dejar volar la imaginación, me pregunto qué necesito, o mejor, mucho mejor, qué podría simplemente dejar ir hoy.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

nuevas conversaciones en la organización

en el ejercicio de reflexión en el que observo la dis-funcionalidad de muchas de las conversaciones que entablo, dis-funcionalidad que acompaña a muchas de las personas con las que tengo relación, dis-funcionalidad que vive en mí, no hay de otra,

contacto con un texto en la quinta disciplina, libro que escribe Peter Senge, hace la friolera de 30 años aproximadamente, que desarrolla entre otras una propuesta para mejorar la comunicación interna en las organizaciones,

una propuesta que recoge trabajos previos de colegas que tratan sobre la comunicación, tan centrada en los hechos, la mayor parte de los casos, y en una forma de hablar que podemos relacionar con el debate,

terreno propicio para ese juego en el que estamos tan entrenados, el de tener razón, el de convencer, territorio de la dialéctica que va arrojar una lista de perdedores y unos pocos, tal vez uno, ganadores,

una comunicación que no hace visibles los supuestos de las personas que intervienen en la conversación, de la misma forma que no son explícitos los sentimientos ni los pensamientos que afloran en el curso de la conversación,

una propuesta que evoluciona hacia una forma de comunicar en la que son necesarias una serie de acuerdos previos y reglas que establecen las personas que participan, en un proceso de diálogo, bien diferente al debate,

unas pocas reglas que van a procurar preservar ese entorno de confianza, en el que nuestras emociones y nuestra experiencia de vida sí están presentes, no comunicamos desde el estudio y el conocimiento,

unas pocas reglas que procuran que todas las personas participen, en un entorno de igualdad, somos personas, no somos roles, y queremos facilitar un encuentro entre iguales, en el que no está presente el concepto de poder o autoridad formal,

unas pocas reglas para que la participación sea auténtica, respetuosa, amable, guiada por nuestra mejor intención, en intervenciones que permitan aflorar nuestra vulnerabilidad, tal vez suene feo mostrar que no sé, o que tengo dudas,

en turnos libres de palabra, en las que todas las personas participantes tengan la oportunidad de intervenir, en un formato en el que respetamos las intervenciones, sin interrumpir,

y promovemos que el que tiene mucha necesidad de intervenir y de hablar intervenga un poco menos, para que las personas que tienen más reparos o dificultades para formar parte del proceso también puedan ingresar en el juego,

es curioso que en esta modalidad de conversación el autor proponga que haya una persona que ejerza de alguna forma de árbitro, para que el grupo respete las reglas y los acuerdos previamente establecidos,

en este proceso nuevo, que podríamos denominar diálogo, una de las bases para que las organizaciones aprendan, más allá del aprendizaje individual de las personas que conforman y dan vida a la organización,

un proceso nuevo del que tu organización también puede participar.

   así lo vimos…

encuentro en este libro, escrito hace casi 30 años, la quinta disciplina, de Peter Senge, uno de los elementos que desarrolla unos cuantos años más tarde, casi 20, Otto Scharmer, en la teoría U,

ya que ser consciente de los supuestos que subyacen a nuestras posturas, y en nuestra comunicación, y compartirlos, nos permite iniciar un proceso de apertura muy interesante,

tal vez los resultados a los que llego apoyado en unos supuestos y en una forma de pensar que me permito revisar no son definitivos, ni los únicos posibles, y mi verdad no está escrita en granito,

un proceso que compartido permite a las otras personas del grupo acompañarme en el viaje, tal vez también ellas introducen en el proceso supuestos y formas de pensar que se permiten revisar,

estamos entrando en la primera apertura, mente abierta,

una apertura que crece cuando conectamos con nuestra historia personal, no con hechos o datos, estadísticas y fuentes de información fidedignos e irrebatibles, fuentes de la verdad absoluta,

una apertura que me permite contactar con mis emociones, que se encuentran con las tuyas, un proceso que permite que te pueda ver de la misma forma que me ves tú y el resto de las personas del círculo,

estamos en la segunda apertura, corazón abierto,

no estamos tan lejos de esa tercera apertura, con la magia del diálogo mediante, en las posibilidades a las que nos abrimos, a veces por medio de una pregunta compartida, de una idea al viento, que crea un extraño efecto de eco a nuestro alrededor,

viento y eco que nos devuelven una comprensión nueva de la cosa, desde la cual la mejor posibilidad del futuro emerge, una posibilidad que al iniciar el proceso no existía, buena para tí, buena para nosotras, buena para la comunidad,

una posibilidad con la que podemos comprometernos, tras esta última apertura, la apertura de voluntad, porque ya no es el ego pequeño de ninguna de las personas asistentes el que dicta qué es lo que todas juntas podemos y queremos hacer.

el futuro emerge cuando contactamos con otras personas y hablamos desde otro sitio, con otras reglas, con dinámicas nuevas, en estas conversaciones que Otto Scharmer denomina generativas, déjame que yo las llame Goetheanas,

sobre temas que nos importan a todas, problemas que no se pueden resolver desde el nivel de conciencia en el que se generan, en este mundo tan complejo, tan inter-conectado, tan bueno, bonito y verdadero, en el que hemos decidido vivir.

desde organizaciones con espíritu y corazón difundimos los fundamentos de la observación y de la atención, bases de conversaciones nuevas, que explicamos en diferentes ámbitos con un símil ambiental, por medio de los cuatro reinos,

y colaboramos en el desarrollo de el futuro emerge.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

rastreando el verano

en medio paseo por el rastro de Madrid, recibo un mensaje en el móvil, gracias, Andrés, por estas letras de domingo, que me ayudan a recordar la ley del 70 y del 30 por ciento

En un teléfono de última generación 70% de sus funciones son inútiles.
Para un vehículo lujoso, 70% de la velocidad y los aditamentos no son necesarios. Si posees una casa o villa lujosa, 70% del espacio no se usa ni se ocupa.

¿Qué tal las prendas en nuestros guardarropas? 70% de ellas no las usamos. Una vida de trabajo y ganancias: 70% es para que se lo gasten otros.

Así que debemos proteger y hacer un buen uso de nuestro 30%.

  • Ve a un chequeo médico, así no estés enfermo.
    Toma más agua, así no tengas sed.
    Aliméntate de hojas verdes y frutos secos.
  • Cada día intenta alimentarte con colores: frutas y verduras del mismo color. Estimulan tu imaginación y mejorarán tu nutrición.
    Aprende a dejar ir, incluso si te enfrentas a grandes problemas.
    Esfuérzate para dar tu brazo a torcer, incluso si estás en lo cierto.
    Permanece humilde, incluso si eres muy rico y poderoso.
    Aprende a estar satisfecho, incluso si no eres rico.
    Ejercita tu mente y cuerpo, incluso si estás muy ocupado.
    Haz tiempo para las personas que te importan, en especial a la más importante, la que ves en el espejo.
  • Especialmente, pon a tu Dios como la prioridad de tu vida.
    Ríe, ríe y ríe más, diviértete que la risa es contagiosa, no cuesta y es curativa.

   así lo vimos…

y sigo trasladando el mensaje, empezando por el principio, con este pequeño cuento, para terminar.

Uno de los magnates de negocios en China murió, su viuda quedó con 1.9 billones en el banco y se casó con su chófer. Su chofer dijo, “todo el tiempo pensé que yo trabajaba para mi jefe, ahora me doy cuenta que mi jefe trabajaba para mi todo el tiempo.”

La cruel realidad: es más importante vivir mucho que tener riquezas. Así que debemos esforzarnos por tener un cuerpo fuerte y saludable, no importa realmente quién trabaja para quién.

Cuando morimos nuestro dinero permanecerá en el banco. Aún así, cuando estamos vivos no tenemos suficiente para gastar. En la realidad, cuando partimos, habrá mucho dinero que no nos habremos gastado.

y volvemos poco a poco a casa, viendo círculos, hileras, filas dobles, y un montón de manifestaciones diversas, en los tenderetes, en los bares, en la gente que sube y baja y que cuirosea, tal vez no todas son conscientes de la ley del 30 por ciento,

esa ley que nos cuenta que la mayor parte de lo que importa lo podemos realizar sin echar mano al dinero que llevamos en el bolsillo del pantalón, a todo esto, ¿dónde está mi pantalón?

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos, los días que luce el sol y los otros,

aquellos en los que rastreamos el verano y ésos en los que nos arrastramos,

desde este enlace.

el equívoco y equivocado cochazo que todos quieren tener

leo con extrañeza el título de ese post en internet, en una web de deportes, titulado “el coche del jugador de la Selección española que todos quieren tener”,

una entrada en la que no vemos un coche, sino un hombre con smoking y pajarita, al más puro estilo de James Bond, acompañado por una mujer, con ojos aparentemente azules, pelo negro, y profundo escote granate,

y lo pongo en este orden aunque lo podría poner en el contrario,

una mujer, con ojos aparentemente azules, pelo negro, y profundo escote granate, acompañada por un hombre con smoking y pajarita, pelo corto, barba corta, quién sabe por qué al cambiar el orden el hombre me parece más joven, el smoking más hortera, tal vez es boxeador en vez de James Bond, y ella parece más mamá,

quién sabe, ¿verdad?,

pero el orden es el que es, al menos si seguimos el titular de esta extraña noticia, si nos fijamos en la escasa correlación entre el título, el coche de la Selección española que todos quieren tener, y la foto, en la que aparece una pareja,

y me pregunto en qué medida la publicidad y los medios no paran de vendernos varias cosas,

para empezar la mujer como objeto de deseo, podrían haber titulado la cosa “el coche de la selección española que todos quieren conducir”, por no decir en el que todos quieren montar, o por hacerlo más breve que todos quieren montar,

para seguir con el lujo y la exclusividad, ya que a continuación vamos a ver una serie de coches de ensueño y auténticas excentricidades, que se mezclan con todoterrenos que les regalan a ciertas personas aunque no tengan el carnet de conducir,

es el mundo del exceso y el glamour, en el que los nuevos gladiadores son futbolistas, y en el que los nuevos oráculos son modelos, qué curioso tándem, fulbolistas y modelos, riqueza y fama, poder y exhuberancia de la mano,

que tienen coches, a veces sin tener carnet, en los que tú también, seas hombre o mujer, tal vez quieres montar, perdón, conducir, o mejor, tener, pero ahí va la pregunta, tonta como yo misma hoy,

¿para qué lo quieres tener si no lo puedes montar?

   así lo vimos…

avanzo en este extramotor en el que nos miramos los pobres, que no tenemos esa pajarita tan chula, afirmación que voy a completar, en algunos casos nuestra vida es tan dura que no tenemos ni carnet de conducir ni pajarita,

horror de los horrores, qué vida con más poco sentido,

y aparece al fondo, como muestra de buga de los jugadores de la selección española el coche de Cristiano Ronaldo, que no es español, es portugués, pero da lo mismo, porque él también tiene coche, y todo parece que también tiene carnet de conducir,

tal vez me distraigo un rato, y voy a buscar en internet para ver si este gladiador también tiene pajarita, o tiene pajarón.

en esta curiosa forma de montar noticias, en las que pongo lo que quiero y desarrollo el tema como me da la gana, me siento identificado con este periodista, y no sé por qué me acuerdo de ese comentario que me hace un amigo,

por el cual las selecciones nacionales deberían configurarse con los jugadores que pacen y que medran en cada territorio, por no decir que han robado en este país, criterio que nacionalizaría directamente a Messi y a Ronaldo,

dos de los cracks de este nuevo circo, que ya no es romano, que este circo tiene alcance mundial, que serían jugadores de pleno derecho de la selección española, por lo que me pongo a buscar fotos de Ronaldo e Irina, Messi y Antonela,

que puedan encabezar este anuncio al más puro estilo James Bond.

por cierto, te dejo con una imagen de uno de los míticos bugas en los que monta Bond, James Bond, el joven de la pajarita, el gladiador con permiso para matar, si no que se lo pregunten a Salah.

Santa Rita, santa de la pajarita, lo que se da no se quita.

y miro este extraño mundo en el que los hombres van tapados hasta el cuello y las mujeres medio despechugadas, en el que nos siguen vendiendo el cuerpo de la mujer, y lo compramos,

en el que nos siguen vendiendo el lujo y el glamour, la des-igualdad, tan de la mano de la extravagancia y el derroche, unos pocos con tanto dinero que no saben en qué mal – gastarlo, y muchas personas que no tienen de qué vivir, y lo compramos,

y luego nos vamos a quejar, porque nos tratan como objetos, aunque ahora me aprovecho, ahora no, o como auténticos tarugos, ahora lo demuestro, ahora des – afortunadamente también.

observo el mundo que nos venden y pienso en un mundo en el que los valores son otros, tenemos otros modelos, leemos otros textos, consumimos otras imágenes, y nos emocionamos por otras cosas.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado en la teoría U de Otto Scharmer y en la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

y tú, ¿qué haces HOY para el año cinco?

me junto con Pedro, en este paseo en Vespa que nos lleva hasta el geriátrico, al otro lado de la autovía, que nos separa del Pinar, en este paseo que normalmente hacemos a pie,

en una conversación que gira del verano y las actividades próximas hacia nuestra familia, Pedro me habla de Gorka, mi hijo mayor, que va a habitar el mundo real, como si sus hijas, por haber elegido modalidades más artísticas no, qué curioso,

un mundo en el que los hijos de un pequeño comercio, antes propiedad de nuestros padres, ya sea un ultramarino, de aquel tiempo lejano en el que los países estaban separados por el mar,

qué curioso, ahora los comercios de alimentación en algún que otro caso serían ultra-aéreos, separados por el cielo, que todavía es bien difícil comprar alimentación por ultra-wifi, a un solo clic, ,

ya sea un pequeño comercio especializado en ferretería, en ropa técnica de montaña, en zapatillas de deporte, en cualquier especialidad, pesca, golf o viajes, pequeños comercios que ahora quedan englobados en el corporativo,

léase Decathlon, Leroy Merlín, Eroski, puedes poner el nombre a cualquier gran empresa de distribución, las únicas que se resisten a la distribución a un solo clic, y el mundo mágico de Alibaba, Facebok, Amazon, Uber, Airbnb,

portales de ventas de noches de ensueño, de casas, de viajes, de lo que sea, uy, casi me pierdo,

un mundo en el que los hijos de un pequeño comercio, antaño propiedad de nuestros padres, ahora somos fuerza de trabajo comprometida, claro, faltaría más, de una gran superficie, fuerza de trabajo a pie del lineal,

en una pescadería que no es tuya, en una frutería que no es tuya, en una charcutería que no es tuya, en una tienda de electricidad, de menaje del hogar, de pinchos y tapas, de cervezas, de objetos de jardinería, de plantas, de animales,

en un algo que no es realmente tuyo, ni lo va a ser,

y en eso estamos, en esa disección del mundo, tan interesante, que hemos elegido vivir, en esta era curiosa de la transnacionalización de los servicios y de las ventas, todavía en pleno inicio de la era de internet,

y me da por preguntarle a Pedro qué va a hacer hoy con ese proyecto, urban creeks, arroyos urbanos, al que apenas hemos dado un segundo tiento, para que dentro de 5 años, no hoy, no estemos repitiendo, punto por punto, esta conversación,

tan lúcida, tan de verdad, tan bonita, sí que es bonita la amistad y ver crecer el cariño, porque siempre hay un paso, o dos, entre verlo y hacer que las cosas sucedan, con nuestra colaboración necesaria, alrededor nuestro, y en nuestro interior.

  así lo vimos…

siempre podemos quedarnos en el ejercicio de quejarnos de la cosa fuera, todo está fatal, el ejercicio de la víctima, desprovista de poder, el mundo que me rodea es tan malo y cruel,

o podemos preguntarnos cuál es nuestra capacidad de actuación, en un nicho, tal vez inexplorado, tal vez de bajo rendimiento, una buena noticia, para una organización grande,

porque a veces lo que no es un gran negocio para una organización grande sí lo es para una organización pequeña, qué vamos a decir si el negocio es de un particular, o un grupo reducido de autónomos,

guerrilleros de lo nuevo, porque si hace falta gran inversión, grandes arsenales, gran aparillaje y despliegue mucho me temo que va a ser que no.

y me vuelvo para casa pensando que lo que le cuento a Pedro, yo no voy a hacer por tirar de urban creek, ésa es tu labor, tu ilusión y tu proyecto personal, a lo sumo yo te puedo acompañar en el viaje,

bien me lo puedo aplicar en primera persona, y abro ese proceso en el que te cuento lo que te cuento para escucharlo yo, en voz alta, y el enunciado se convierte en pregunta,

¿realmente qué haría yo con lo que estoy lanzando hoy progresado el tiempo, a 5 años vista?

¿pienso que es realmente bonito, bueno y necesario?

¿siento que es verdadero, y que es un proyecto en el que puedo poner otro trocito de mi alma, y mi mejor intención?

observo cómo Pedro entiende mal mi comentario, ya que la idea no tiene nada que vez con dar el pelotazo y despedirme del proyecto dentro de 5 años, sino de empezar un camino del que me siento orgulloso, con el que me comprometo,

con el que disfruto, mi alma coge aire, y lo desarrolla en paralelo con mi actividad principal, muchas veces alimenticia, para poder, poco a poco, realizar ese cambio, entre el viejo mundo que ya conozco y el mundo nuevo,

que se despliega a mi alrededor, tal vez ya ha cogido forma dentro de 5 años, tal vez en ese periodo el puente entre lo viejo y lo nuevo ya es un hecho, en el ejercicio del desarrollo consciente de mi vida, también en el desarrollo profesional.

la conversación de hoy con Pedro transcurre tras un paseo en una vespa roja, de dos ruedas, que le ha dejado un amigo estas fechas, quién sabe por qué mi mente viaja de la sensación de la moto al coche,

y a mis cinco años, y al 5 de Meteoro,  un cocho blanco, descapotable, despanpanante, un coche del que casi no me acuerdo, con una M roja pintada en el capot, M de Meteoro,

extrañas asociaciones que hace el cerebro, y estas búsquedas raras en internet, donde conecto con otro detalle del que no me acuerdo, el volante del coche de Meteoro tiene 7 botones, no cinco, qué raro, que se disponen como las 7 emociones,

en un hexágono de 6, 3 más arriba, 3 más abajo, ya sé que todo es relativo, con una tecla en el centro, la G, más grande, una tecla que las relaciona a todas, o no, porque este invento del padre de Meteoro no tiene que ver necesariamente con el nuestro,

esas 7 emociones, como los 7 días de la semana, como las 7 notas musicales, como las novias y los hermanos, también en pares de 7, como los pecados capitales, tantos como las virtudes que les pueden contrapesar,

un número a medio camino del 5 de Meteoro, mi héroe, y el número del respeto, el 9, de su hermano, en un ejercicio de números impares en evolución.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.