primero en el cargo, primera en cagarla (repasando las figuras de Simón y Montse)

vuelvo de peregrinación por Navarra, creo que nada puede explicar lo que he hecho después de mi cumpleaños, que celebro en Munitibar, con Montse, Gaizka y Alberto, y donde he observado la negación, no sé cuántas veces, de Montse,

y, sin entenderlo muy bien, me veo mirando la pantalla de mi ordenador, donde se dibujan las 3 letras que Pedro me ha dejado, pdr, minúsculas, para recordame que éste es su ordenador, un ordenador que posteriormente me vende,

y con el que hoy trabajo, inicialmente, de tripaliare, sí, en mi fase de introducción de testigos (hasta esta palabra tiene que ver con la figura de Pedro, uno de los primeros testigos de la historia de Jesús),

y con el que hoy me desarrollo, así en la tierra como en el cielo, que viene a ser el fundamento de la vida de Pedro, tras negar 3 veces a Jesús, antes de que cantara el gallo,

por eso se le representa con la figura del gallo, tan gallo y tan cagón, parecen decirle, tú, que vas a ser el pilar de la Iglesia, la roca sobre la que se apoya la comunidad, común unidad, qué bonito, vas a empezar siendo el gran cagón,

y me acuerdo de Montse, qué cagada de finde, quién sabe qué está ocurriendo en Pedro, ¿verdad?, quién sabe qué curiosa transformación es necesaria en cada una de nosotros para re-conocer después la historia de la que formamos parte.

   así lo vimos…

por primera vez en mi vida miro con atención la figura de Pedro, una figura que podría parecerse a la de José, padre de Jesús, sujetando con firmeza el báculo en el Belén, con las características del adulto,

qué curioso que esas mismas características van a repetirse en el primer ciclo de la comunidad cristiana, después de muerto Jesús en la cruz, convertido en Cristo, las características del ser adulto,

encarnadas en Pedro (Simón) tras cagarse en los pantalones en ese momento de TRANSformación total que se da en las proximidades del Gólgota, porque hay un antes y un después de todo, un momento de revoltijo,

un momento que cambia la historia de la humanidad,

un momento que nos sacude desde dentro, como nos mueve la vida, que nos vuelve del revés, como un calcetín, ésa es la historia que me ha costado 3 días entender, 3 largos días, tras los cuales creo que hay una luz, casi imperceptible, muy tenue,

pero luz, yo también dudé, yo también he flaqueado, por qué no va a dudar cualquier persona que se encuentra a mi alrededor, ¿verdad?, no hay ningún caso en ser más duro, el gallo ya debe ser consciente de lo que ha hecho,

3 veces me ha negado, ésa es su fuerza, por eso las llaves son suyas.

 

“Dios ha dado a sus criaturas posibilidades infinitas de alegría, pero ha guardado la mayor felicidad para aquél que, con su alma y su espíritu, se esfuerza en fusionarse con Él. Y para que esta alegría sea perfecta, aquel que ha vivido estos instantes de fusión, que ha recibido las gracias divinas, debe esforzarse en reflejarlas a su alrededor para hacer beneficiarios a todos los humanos, ayudarles, mostrarles el camino, llegar a ser para ellos una fuente, un sol que da, que no cesa de dar.

En efecto, la única verdadera alegría es conseguir fusionarse con la Divinidad, y luego hacer partícipes a los demás de esta alegría, compartir con ellos lo que se ha recibido. Nuestra alegría adopta pues en realidad dos formas: elevarse hasta el Cielo para amasar allí tesoros, y luego regresar a la tierra para repartirlos.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov (1900-86). Pensamientos cotidianos, Editorial Prosveta. Imagen: atardecer en el sur de Vietnam, 1 mayo de 2018, cortesía de My Hang

leo en la wikipedia que Pedro no se llama Pedro, sino Simón, un nombre que me recuerda inevitablemente a Montse, abreviatura de Montserrat, porque, ¿cómo se podría llamar Simón en caso de ser mujer, sino Monse?

a efectos prácticos, Montse, Simón y Monchi nos sirven por un igual para evocar la figura de la piedra, del pilar, de lo inconmovible, Montserrat, Pilar, Pedro, con erre de las que raspan, sí señor.

y me pregunto cuál es ahora el reparto de papeles entre Montse, Gaizka y Alberto, ahora que Montse no es la madre sino el Adulto, Gaizka no puede ser el adulto, tal vez es la madre protectora, si es que no es el niño,

quién sabe, tal lo voy a tener que mirar de otra forma, y darle una vuelta al calcetín, y ponerlo boca abajo, como la cruz de Simón.

en el ejercicio de entender al Ser humano,

tan des-conectadito, proponemos un triple camino de re-conexión,

que pasa por re-contactar con el niño interior y con la madre protectora,

dos caminos al que se suma el camino del Ser adulto, el Ser con mayúsculas,

un camino que no está tan explorado como parece, porque no entendemos la figura de José,

el que acompaña a la vaca y al burro en el establo, el que lleva el cayado, tan calladito como está, cediendo el protagonismo a María y al niño Jesús, recién llegado,

porque no entendemos la figura de Pedro, el del gallo,

y me hace gracia sentir que entender a la mula y a la vaca y al gallo es entender un poco mejor el mundo.

tomo ayer esta imagen de un gallo tras una verja en Muruzabal, lo cual no tiene mucho mérito, porque saco fotos a todo lo que se menea, muchas veces sin tener una idea clara de qué estoy fotografiando,

en un geriátrico que hace unos años fue internado de monjitas, en un viaje que Silvia está haciendo, para sanar a madre, un ejercicio necesario para que se asiente en su ser su madre protectora, la imagen de mamá, el amor incondicional de María,

de ese viaje a Eunate y Muruzabal también tenemos que hablar, ¿verdad, Silvia?, un viaje que nos lleva a conocer a Ignacio, y que termina con la visita a Santa María, en los Arcos, y a casa de la tía Arbizu, buen ejemplo de mamá protectora, en Burgos,

una imagen a instalar en nuestras vidas, yo de mayor también quiero ser así.

 

internado de monjitas es un decir, las que realmente están internas son las niñas, y las que regentan la cosa son las monjas, y digo la cosa porque hemos captado una imagen que refleja bien a las claras el horror del que venimos,

en esta historia que es la biografía, que a buen seguro continuará.

 

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

Esta entrada fue publicada en 3 disconnections, 3 puertas, la puerta de la comprensión por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s