si no existiese el CIE, habría que crearlo

cosas extrañas, por no hablar de efectos para-normales, están ocurriendo en mi vida últimamente, el día de ayer, y esta misma mañana, no se escapan a esta corriente que crece y crece,

es curioso ver cómo ayer mismo, tras concluir la reunión de Sol España, en la que nos juntamos 8 compañeras para darle un empujón a la organización, y programar una serie de actividades para que SOL cobre nueva vida este 2018,

me pongo con Silvia y Fernando a buscar un sitio nuevo a las plantas del dinero, son ya cuatro, y no caben sobre mi mesa de despacho, por lo que, buscando soluciones, le pido a Fernando que me ayude a darle un empujón a la mesa, con cuidado, sí,

no se vaya a escogorciar, cosa que efectivamente ocurre,

y se junta Pedro a cenar, por lo que mis amigos se empiezan a meter con mi des-orden, y con esa mesa de la que me tengo que librar sí o sí, el último símbolo de una etapa anterior,

y no sé por qué les hago caso, desmantelo la mesa, y convierto la mesa de salón en mi mesa de escritorio, con lo que ya no hay mesa de salón, el espacio que ocupaba la mesa ahora está vacío,

y 3 sillas de mimbre se miran entre sí, formando un espacio de centro vacío,

una imagen que llama poderosamente la atención en esta noche en la que desvelo, y me levanto a las 5, otra vez, para desalojar los trastos de la cajonera, que también voy a tirar, y reordenar papeles,

me sobra tanto tiempo antes de des-ayunar que acabo ojeando cuadernos de viaje, esos preciosos compañeros que me acompañan aquí y allá, según voy haciendo actividades, talleres, tonterías varias,

y me encuentro con un apunte que habla del CIE, el Consorcio de Inteligencia Emocional del País Vasco, esa organización que está en proceso de dar carpetazo a su andadura o de re-inventarse, para coger fuerza nueva,

como las plantas que me ha ayudado Pedro a replantar este finde, y que provocan mi cambio de escritorio,

y leo este texto que da título a las líneas de hoy, si no existiese el CIE, habría que crearlo, y pienso en asistir a la reunión de hoy, aunque sea de forma remota, y acompañar a mis compañeras en este proceso emocional de la re-fundación.

   así lo vimos…

y copio otras frases en mi cuaderno de viaje, el CIE no existe, tenemos que crear el CIE, ¿qué queremos hacer? /// camino del CIE – lo /// si no existiese el CIE lo tendríamos que crear /// mi jefe es maravilloso

quién sabe si voy a poder intervenir en la reunión de esta tarde, no sé por qué estoy creando un puente entre la misión del CIE y el objetivo de «el futuro emerge», que no es otro que fomentar la sostenibilidad de las relaciones humanas,

a ver si me las apaño para hablar con Pablo y Maribel.

en la sopa de letras de hoy, SOL significa Society for Organizational Learning, sociedad para el apreHendizaje organizacional, mientras que el CIE es el Consorcio de Inteligencia Emocional

y pienso que si no existiesen el CIE ni el SOL tendríamos que crearlos, CIE-LOS, LOS es SOL al revés, qué curioso, y observo la confluencia de estos dos movimientos tan bonitos, tan de centro vacío, tan experimentales, sin ánimo de lucro,

y siento que este mundo en el que vivimos, tan ligado a la materia, tan pesado, tan apegado al tener, tan gallinero alborotado, tan de pelea de egos, necesita este tipo de personas y de espacios, entornos para el desarrollo del Ser y de la comunidad,

y para seguir experimentando la inteligencia colaborativa, ¡¡¡ojalá cobren un nuevo impulso los dos!!!

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

Esta entrada fue publicada en actitudes en la vida, cómo sería este mundo si..., encontrándome con los amigos, encontrándome con mi camino personal, nuestras flechas, yo soy voluntaria y etiquetada , , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s