no te tomes las cosas personalmente

subtítulo: y tú, ¿te dejas importunar?

acabo de difundir el post del lunes y me pongo a desarrollar el post del martes, así es la vida, en este proceso de conexión con lo que a uno le gusta, en este ejercicio del cuentacuentos, compartir y contar cuentos, y pequeñas historias,

que algo tienen que ver con nuestra biografía, y el hilo de la vida, nuestras creencias (un movimiento de pasado), nuestras pasiones (un moviemiento de presente) y nuestros valores (un movimiento de futuro),

y veo cómo esa pregunta de ayer, en realidad de la semana pasada, ¿tú crees que se vale importunar?, con el significado que tiene la palabra importunar, de molestar a los demás, se desdobla en dos, parecidas pero diferentes,

  1. a ti, ¿te gusta importunar?
  2. tú, ¿te dejas importunar?

y pienso en las propuestas que nacen desde las siete emociones, y ese compromiso con el buen trato, que no prescinde de una conexión con la independencia del juicio (mucho mejor que el juicio crítico), ni de la conciencia,

porque, a veces, sólo a veces, parece que la actitud lo ocupa todo, y crece un discurso relacionado con la actitud positiva, que sirve para justificar desmán y medio, y soslayar esa mirada independiente, llámale crítica, aunque a mí no me guste la palabra,

y parece que hay que elegir, o soy una persona positiva o soy una persona que vive en la crítica, o peor aún, en la queja, porque la persona que ejerce la crítica de alguna forma está en una posición de poder, mientras que la queja renuncia al poder,

y en eso estoy, y me descubro como una persona a la que le gusta importunar, sí, lo reconozco, a veces me gusta funcionar en modo «despertador», y no evito lanzar una pullita, tal vez en la confianza de que alguien puede despertar de su modo en off,

y despertar a su particular pepito grillo, buena imagen para el post de hoy,

mientras defiendo una postura en la vida que impide que las personas se dejen importunar, y me acuerdo uno de los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz, ese librazo, no te tomes las cosas personalmente,

y de alguna forma entiendo mi juego, este juego que pasa a ser muy simple, y está en relación directa con esa capacidad de la que vamos a hablar este año un par o tres de veces, y que nos gustaría desarrollar, la responsabilidad personal,

una responsabilidad que me ayuda a ser consciente de lo que puede pasar cuando respondo sí a la primera pregunta, sí, a mí me gusta importunar, al menos un poquito, y cuando respondo no a la segunda,

ojalá tú tampoco te dejes importunar, y crees una distancia entre los estímulos externos y tu respuesta, por eso defiendo un mundo en el que florece y se amplía nuestra responsabilidad personal.

   así lo vimos…

como todo está conectado, me acuerdo de dos círculos concéntricos en un libro que lee una chica en un avión, más allá del pasillo que nos separa, dos círculos concéntricos que ilustran el primer hábito de un modelo de liderazgo,

los 7 hábitos de las personas altamente efectiva, de Stephen Covey,

relacionado con la proactividad, dos círculos que sirven para ilustrar nuestro círculo de influencia (interno) y nuestro círculo de preocupación (el externo), dos círculos que se pueden convertir en un LP (Long Play / disco de vinilo) o en un anillo.

puedes formar estas dos imágenes bien diferentes en tu imaginación,

en la primero tenemos un LP, o lo que es lo mismo, un círculo de influencia pequeño (nuestra voz interior) en relación con nuestro entorno (la voz exterior), está claro que nuestro poder es pequeño, y vamos acabar bailando la música que nos pongan,

en el segundo nos encontramos con un anillo, don un círculo de influencia grande (nuestra voz interior) en relación con nuestro entorno (la voz exterior), está claro que nuestro poder es grande, y vamos acabar bailando la música que nos guste bailar.

conecto estas dos imágenes con un libro de Anthony Robbins, poder sin límites, y los paradigmas, y una división que separa a las personas en dos, aquellas que tienen un marco de referencia interno y aquellas que tienen un marco de referencia externo,

y no puedo evitar pensar que son más libres en este mundo las personas del primer grupo, aunque en última instancia los unos y las otras, desde donde están, pueden ejercer de igual manera su responsabilidad personal.

en una tercera conexión, no hay dos sin 3, me acuerdo de los cuatro acuerdos, ese regalo que nos hace Miguel Ruiz, filosofía tolteca para el buen vivir, y de ese hábito que da título hoy a estas líneas, un hábito tan recomendable,

no te tomes las cosas personalmente.

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos desde este enlace.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en los 4 acuerdos, no te tomes las cosas personalmente por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s