esnifando agua de mar

una visita a mi doctora, a principio del verano, me incita a comprar un medicamento y una solución acuosa con la que hago un lavado previo de las fosas nasales, es muy curioso qué baratos son los medicamentos y qué cara es esta botella de agua con sal,

Rhinomer, 135 ml, fuerza 2, que si ponemos a precio de supermercado viene a costar más de 60 €uritos el litro, más del doble de una buena botella de ginebra, si te gusta el gin-tonic, o de whisky, si eres más escocés,

o 60 litros de leche de vaca, si eres niño, 30 de leche de avena, si has sustituido la leche animal por la vegetal, y podemos seguir haciendo la correspondencia entre diferentes tipos de bebidas y sueros, pero creo que la imagen es suficiente para seguir,

y en eso estoy, acabando las vacaciones de verano, por Cabo de Gata, un día de paseo cerca de el faro, y se me ocurre pensar qué pasaría si sustituyo la preciosa solución de agua con sal por agua con sal del mar,

en algún libro reciente he leído que somos fundamentalmente agua con sal, ya que el ser humano tiene un origen anfibio, hace muchos miles de años, y tenemos una profunda memoria corporal,

y me aplico en la idea, y relleno 3 botellas vacías de agua mineral, hemos comprado agua de Lanjarón, de la sierra de Granada, no muy lejos de aquí, agua en relativa proximidad, directamente en la playa,

en una de esas playas de agua cristalina que permite observar las piedras del fondo, sí, esta playa es de piedras en vez de arena,

y me vuelvo a mi vida normal con estas 3 botellas que van a ser parte de un experimento en setiembre, experimento en el que sustituyo en primera instancia el Rhinomer por agua marina,

y en el que, puestos a experimentar, pruebo cuál es el efecto del agua marina y cuál es el efecto del medicamento, sí, decido quedarme sólo con el agua marina, suprimiendo la medicación,

para observar, con agrado, de hecho una sonrisa puebla mi cara, parece que me la han partido en dos, que dos tapones de agua esnifada, la tengo de introducir inspirando por la nariz, y despejarla por la boca,

un tapón por la noche, un tapón por la mañana,

son suficientes, sin el concurso de la medicación, para despejar, hidratar las fosas nasales, y mejorar ostensiblemente mi respiración.

   así lo vimos…

en el proceso de sustituir la solución salina perfectamente estéril y con un aplicador ergonómicamente impecable por el botellón de agua de Lanjarón y el tapón, y este proceso de esnifado, observo una cosa curiosa,

en contra de lo que podría parecer me siento más contento con la práctica del tapón, un proceso que me contacta con una vida más sencilla y más natural, que adicionalmente evoca esa playa preciosa con ese agua cristalina,

junto al Cabo de Gata, ese paraje agreste y diferente al que trato de acercarme una vez al año, y que, por azares del destino, y una idea (vamos a probar y ver qué pasa) que se convierte en un hábito, acerco a mi día a día por la noche y la mañana,

y parte de esa mar preciosa, agua y sal, mar mediterránea que se junta en algún punto con el océano atlántico, y con el resto de las aguas y los mares que conocemos, el Antártico y el Pacífico también, vive todos los días en mí,

y es más, yo soy parte integrante de esa gran mar.

qué bonito, yo soy mar

en un cálculo a la inversa, las 3 botellas de agua marina que traigo, 4 litros y medio, equivalen a 33 con 3 periodo recipientes de Rhinomer de 135 centilitros, o lo que es lo mismo sin serlo, 233 litros de leche, o más de 7 botellas de ginebra buena,

vamos a quitar las comas y el periodo,

y mejor si me dosifico, que si no me voy a emborrachar.

y en algún camino me pregunto por qué 3 botellas, y recontacto con esa imagen del Ser humano triformado, pensar – sentir – hacer congruentes, y me acuerdo de aquel taller de triformación social con Luis Espiga,

que se va a asentar posteriormente profundizando en la teoría U,

sí, vivimos mucho mejor cuando integramos, en las pequeñas cosas de nuestra vida, la emoción, porque somos capaces de pensar y de hacer, sí, pero ese proceso se enriquece con la emoción,

qué bueno que ahora sí, otra vez, pensar – sentir – hacer, la emoción está presente, y que traigo 3 botellas, aunque alguna de ellas tenga que esperar media eternidad.

7 emociones es un modelo (eso es, una simplificación) que nos permite entender el mundo, desarrollando la conciencia y la presencia, desde el buen trato, yo me bien trato para tratarte bien a ti, desde mi responsabilidad emocional,

un modelo que integra el mundo material y el espiritual con base en la triformación del ser humano y social, ya que nos conocemos y desarrollamos en relación, y que nos acerca a los fundamentos del liderazgo colaborativo,

un modelo inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe.

puedes descargar 7 emociones, creative commons, desde este link

Esta entrada fue publicada en 3 ejes de conexión, 7 emociones, la comprensión, teoría U (U-theory), triformación social por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s