jugando al tetris en 3D

me junto a una reunión de programación semanal en casa de un cliente, y observo maravillado cómo 7 cerebros realizan un juego que me recuerda de mis tiempos jóvenes, cuando jugaba al tetris, primero en 2 dimensiones,

para pasar posteriormente al siguiente nivel en 3D,

y empiezo a observar la complejidad que encierra un sistema cuando queremos optimizar máquina, hombre, flujos de materiales, proveedores y clientes, en sistemas que encierran una complejidad,

la capacidad finita,

y cómo las opciones, en contra de la imagen que tiene la organización cliente, que asimila la programación a un sudoku, son infinitas, una referencia se puede realizar en una sola máquina, con una única preparación,

o se va a realizar en una secuencia de 3 máquinas, con sus respectivas preparaciones, con la repercusión que puede tener en los tiempos para el desarrollo de la fabricación (lead-time) un problema en la máquina, o en una orden de fabricación interpuesta,

o una urgencia que haga imprescindible introducir un cambio en esa máquina, adelantado otra fabricación de otra referencia para otro cliente, y recontacto con ese tiempo pasado, en el que me gustaban los puzzles y jugar al tetris,

y me acuerdo del primer tetris que monto con Bernardo en Nissan Motor Ibérica, en el lanzamiento a producción de la Nissan Serena, un modelo que ya no se produce, en las mismas líneas que corre la Nissan Vanette, un producto anterior,

allá por el año 92,

y me acuerdo de aquel puzzle de la serie Schmidt, de 3332 piezas, que casi se lleva por medio mi curso de tercero de ingeniería y mi vista, unos años antes, a lo mejor estoy hablando del 87, y me hace gracia, me río para mis adentros,

todavía no soy abuelo pero voy desarrollando la capacidad de acordarme mejor de lo que hice hace 30 años de lo que he comido ayer, sí, Fernando, yo tampoco me acuerdo quién ganó contra quién el último mundial de fútbol,

y observo maravillado este proceso en el que la serie pequeña de fabricación, con todo lo que conlleva, nuevas herramientas, pedidos dedicados de material, modelos específicos de fundición, programas de control numérico para cada operación, referencia y máquina, retrasos y problemas, retrabajos y reprogramaciones,

mantiene ocupados 7 cerebros, jugando al tetris, semana sí, semana también, qué divertido cuando podemos ver el trabajo como un juego y no como una pesadilla o una obligación.

   así lo vimos…

no sé por qué me da que a Juanma le apasiona jugar al tetris, como a mí me gustaban los puzzles o aquel equilibrado para el lanzamiento a fabricación de un producto en Nissan Barcelona, en una ciudad olímpica, allá por el 92,

a ver cómo le podemos ayudar a jugar mejor este juego tan divertido, que necesita de esta visión de conjunto y de adaptación dinámica a las necesidades del cliente y de lo que está pasando, aquí y allá, hoy, hoy, hoy…

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, porque la vida también es un hábito por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s