el futuro emerge, capítulo 11 (no pidas ni aceptes consejos de personas a las que no veas tremendamente bien)

Todas las personas, tú y yo, tenemos una tendencia excesiva a dar consejos.

Esto funciona así.

Llegas a una casa, y eres un niño precioso, la encarnación del amor más puro. Tu nombre es bebé.

Bebé se pasa el día durmiendo, y sólo interrumpe su sueño para llorar. Tiene caca, pis o hambre. O le duele algo, la tripita, el oído, la garganta.

Mamá y papá lo acogen, y le dan todo su amor y cariño.

Bebé es tan bonito…

Y papá y mamá empiezan a cuidarle, y a explicarle cómo es el mundo, bebé, deja de llorar por las noches, han leído un libro muy bueno para que el bebé deje de llorar por la noche, duérmete niño.

Y no observan, y no escuchan, y no leen lo que ahí está escrito, aunque está bien clarito, “duérmete, niño”, y ellos lo que tienen en casa es un bebé,

es como si comprasen un manual de cocina al vapor para poner en funcionamiento la barbacoa nueva, o un manual de permacultura para arreglar la caseta del perro, sencillamente no va a funcionar.

Y el bebé, al que le enseñamos a no llorar para empezar, va a aprender muchas cosas, que tienen como base el amor condicionado de papá y mamá, y su mundo lleno de miedos, miedo a los enchufes, a la batidora, a las puertas que se abren y se cierran, miedo al coche cuando el niño está dentro del coche, y del coche cuando el niño está fuera del coche, en el negocio de la seguridad.

Tan adiestrado está en el miedo que de mayor va a aceptar con naturalidad el colegio, modernas cárceles infantiles, las extraescolares, y los trabajos humillantes, con una promesa de prosperidad, una promesa en la que sólo los más rápidos y des-piadados van a prosperar.

Porque en el cole hemos adiestrado militares sumisos, no personas libres.

Esa persona sumisa, educada en el miedo, que ha aprendido a no llorar, a no sentir, está ahora dándote un consejo, y no puede entender que tú eres una persona en busca de aire libre para respirar, en busca de un espacio más arriba de las galeras o los infiernos.

¿Quién se ha llevado mi queso?, ¿y quién lo ha gratinado a 1100º en la fundición?, ¿a qué sabe el queso que se hace con leche que no sabe a leche que sale de una vaca que no muge, sino que relincha?

Vacas locas que dan consejos locos, ten mucho cuidado cuando elijas un coach o un mentor, mira si su vida te gusta, pregúntate si de mayor quieres ser como ella, lo más normal es que si pones la mano en el corazón tu camino no está en esa persona, que muchas veces pasaba por ahí, después de un ERE, o un despido procedente, o una jubilación anticipada, le ha tocado sufrir, sí, pero a lo mejor no le pides consejo sobre el alcohol a un alcohólico en una barra de un bar, ¿verdad?

He desarrollado más de 300 procesos de auditoría en AENOR, la asociación española de normalización y certificación y sé sin duda, lo he vivido, que la organización que se quiere certificar se certifica, y lo mismo pasa con las personas, les llames como les llames, psicólogos, psiquiatras o coachs.

Pon uno en tu vida, si te apetece, pero no cierres tu emoción, déjate sentir que tipo de persona te acompaña, no vaya a ser que sea una de tantas, y al cabo de un tiempo, más corto que largo, tú también pases simplemente por ahí, con un plan  de negocio al uso, que habla de un proyecto local pero mundial, la hostia de grande, que da la hostia de pasta, y que mola mogollón, ya sabes a quién, al del oximorón, al business angel, angelitos blancos de carne y hueso que te van a poner su pasta gansa a tu disposición. Porque tú lo vales, claro que sí.

   así lo vimos…

Entradas anteriores:

el futuro emerge (índice)

el futuro emerge (el prólogo)

el futuro emerge, capítulo 1 (deja que todo se vaya al carajo de una vez, y da las gracias)

el futuro emerge, capítulo 2 (pierde y contacta con la pérdida, y pronuncia la frase mágica, he fracasado, y repítela otra vez)

el futuro emerge, capítulo 3 (lo que más critican tu hermana y tu madre de ti es lo que te hace único)

el futuro emerge, capítulo 4 (si no te sirve tu mujer actual, deja que se vaya, o cámbiala)

el futuro emerge, capítulo 5 (conecta con toda tu fuerza, conecta con tu ser)

el futuro emerge, capítulo 6 (no planifiques, riega tus plantas y disfruta viéndolas crecer)

el futuro emerge, capítulo 7 (sonríe al final de cada día y con cada nuevo amanecer)

el futuro emerge, capítulo 8 (sé voluntaria, a más no poder, y enrólate en una causa con la que vibres … de una vez)

el futuro emerge, capítulo 9 (deja que el plan más tonto te lleve, y que el más grande te eleve)

el futuro emerge, capítulo 10 (no hables con las personas que piensan que no lo puedes hacer)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en eee (el libro digital), el futuro emerge (el libro digital) por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s