el futuro emerge, capítulo 2 (pierde y contacta con la pérdida, y pronuncia la frase mágica, he fracasado, y repítela otra vez)

 

El fracaso, como el no, como la rabia y la tristeza, tiene una importancia capital en este mundo tan pueblerino, todos tenemos un pueblerino dentro, por mucho que no lo queramos re-conocer.

Nadie quiere que su hijo sea un triste, ni su hija iracunda, pocas personas quieren que sus hijas sean orgullosas, la mujer mejor en la cocina y con la pata quebrada, el hombre machote y la mujer promiscua, por no decir otra palabra que suena peor, estamos en una sociedad hipócrita y falsa.

Una sociedad en la que todo el mundo quiere ser próspero y millonario, da lo mismo cómo, pero en la que nadie nos ha explicado en qué consiste eso de fracasar, qué tiene que ver la tristeza con la pérdida y qué es un proceso de duelo.

¿Cómo es posible que nos pasemos 8 años estudiando matemáticas y que nuestros profesores, maestras, padres y madres no entiendan ni nos sepan explicar los procesos de pérdida por los que ellas pasan, y por los que nosotras mismas vamos a pasar?

Hay un año después del divorcio que yo llamo el año del naúfrago, estoy sólo en mi isla, casi no veo a Gorka y Maitane, casi no tengo trabajo, ni fuerzas para desarrollarlo, mi madre acongojada no quiere ver mi realidad, mi hermana Susana no me pregunta cómo estoy,  me siento más solo que Tom Hanks en la isla.

Mi cabeza no para una conversación que habla de ese producto tecnológico que pudo haber sido y no fue, yo también fui emprendedor y lo aposté todo a un proyecto personal, Navega, qué nombre tan bonito, una plataforma TIC que naufraga, qué contradicción.

Y veo cómo me junto con mis amigos, una cena con Javier Urkiza, ama y mi hermana, en la que les comento que he fracasado, y me niegan mi frase, no he fracasado, y empezamos a discutir sobre qué es el fracaso.

Para mí, fracasar es simplemente no conseguir el objetivo que te has trazado, sin más.

Y no soportan mi definición y me regalan las suyas, y le echan kilos de azúcar, o de Natreen, tanto da, en definiciones académicas que son una mierda.

Si yo siento que he fracasado, he fracasado, y ya está.

Y voy a tardar varios años en aceptar ese fracaso, a veces el fracaso nos acompaña más tiempo del que creemos, voy a tardar 4 años para retirar la folletería de navega de mi casa, ahora parte está en el contenedor de basura, parte en el trastero, todavía no me he liberado al 100%.

Y tardo hasta hace bien poco, en el que participo en una noche de fuckup nights en Madrid, una noche que se celebra con periodicidad mensual, en la que comparto mi fracaso empresarial, que tiene todo de fracaso personal.

Porque en mi proyecto empresarial estaba mi bien-estar familiar, yo no hacía esto sólo para ganar re-conocimiento del mundo, más bien no lo hacía por eso en absoluto, era un proyecto que estaba pensado para proveer bien-estar a mi tribu, empezando por la chica que pensaba que el dinero no era importante, porque siempre lo había tenido, y lo gastaba más o menos con tranquilidad, aquí y allá.

Hoy, tras 5 años y 8 meses, y pronunciar varias veces en público que he fracasado, no sé por qué quiere la gente librarme de mis fracasos, ya estoy en una nueva pista de despegue, a ver qué tal se me da con lo que he aprehendido, aquí y allá.

   así lo vimos…

Entradas anteriores:

el futuro emerge (índice)

el futuro emerge (el prólogo)

el futuro emerge, capítulo 1 (deja que todo se vaya al carajo de una vez, y da las gracias)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en el futuro emerge (el libro digital) por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

2 pensamientos en “el futuro emerge, capítulo 2 (pierde y contacta con la pérdida, y pronuncia la frase mágica, he fracasado, y repítela otra vez)

  1. El fracaso es el fracaso es el fracaso es el fracaso. El puto miedo en un mundo de gallos y chuletas, el blanco y negro del punteo mutuo, el éxito!! Putear para no ser puteado, sacar pecho para triunfar a costa de los que fracasan. No fracasar ni verlo ni aceptarlo para mantenerse eternamente joven e inconsciente mientras el Mundo triunfa sobre los riñones de los oprimidos, expoliados, expropiados, embrutecidos por el abandono de los sabios y poderosos, entretenidos por los mercaderes sin Arte y roba-tiempo. Polvo sobre polvo y vanidad de vanidades. El puto miedo y el escape del dolor de un examen de conciencia. Al diablo con ello! Al final, un único acto bueno borra nuestros millones de fracasos. Alumbrar en el corazón humano un pensamiento bondadoso, uno sólo, ya salva al Mundo y hasta a sus enloquecidos príncipes. Y a nosotros. Eso sí que es un éxito, el único posible. Verse jodidamente fracasado y sin embargo, pedir cariño y recibirlo y, en lo peor, todavía, en duelo o a punto de naufragar, sentir una brisa con agradecimiento, consolar a un prisionero, vestir a un desnudo, visitar a un enfermo, alimentar a un hambriento… Descubrir al otro y olvidarse de uno mismo y de la propia autoayuda para ayudar al prójimo sin más. Feliz y sin camisa. Qué éxito es tal si no hay Caritas/Amor… “Estuve desnudo y me vestiste…” Lo demás es soberbia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s