el año 2016 ya es historia, queda su recuerdo … y algo más

un-monje-de-leyrerecibo por wasap el 01 de enero un texto, con el balance del año según Mamerto Menapace (Monje Benedictino), un texto que me parece tan acertado que dejo que lo que había pensado quede en segundo término,

tal vez mañana, tal vez simplemente es que no tocaba,

y me quedo con el regusto de la recapitulación de Mamerto, monje benedictino, un regalo

“Mi percepción a medida que envejezco es que no hay años malos. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos.

Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.

Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla depende de nosotros, el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo.

“Ser feliz es una decisión”, no nos olvidemos de eso. Entonces, con estos criterios me preguntaba qué tenía que hacer yo para poder construir un buen año porque todos estamos en el camino de aprender todos los días a ser mejores y de entender que a esta vida vinimos a tres cosas: -a aprender a amar -a dejar huella -a ser felices.

Crear calidez dentro de nuestras casas, hogares, y para eso tiene que haber olor a comida, cojines aplastados y hasta manchados, cierto desorden que acuse que ahí hay vida.

Nuestras casas independientes de los recursos se están volviendo demasiado perfectas que parece que nadie puede vivir adentro.

Tratemos de crecer en lo espiritual, cualquiera sea la visión de ello. La trascendencia y el darle sentido a lo que hacemos tiene que ver con la inteligencia espiritual. Tratemos de dosificar la tecnología y demos paso a la conversación, a los juegos “antiguos”, a los encuentros familiares, a los encuentros con amigos, dentro de casa. Valoremos la intimidad, el calor y el amor dentro de nuestras familias. Si logramos trabajar en estos puntos y yo me comprometo a intentarlo, habremos decretado ser felices, lo cual no nos exime de los problemas, pero nos hace entender que la única diferencia entre alguien feliz o no, no tiene que ver con los problemas que tengamos sino que con la ACTITUD con la cual enfrentemos lo que nos toca…

Dicen que las alegrías, cuando se comparten, se agrandan. Y que en cambio, con las penas pasa al revés. Se achican.

Tal vez lo que sucede, es que al compartir, lo que se dilata es el corazón.

Y un corazón dilatado esta mejor capacitado para gozar de las alegrías y mejor defendido para que las penas no nos lastimen por dentro”.

MAMERTO MENAPACE monje benedictino.

monjemon   así lo vimos…

y agradezco este texto para empezar el año, y esta imgaen que tomo prestada de internet, un monje en Leyre, en actitud contemplativa, a veces sólo hace falta observar y conectar con nuestra comprensión,

para entender un poco mi vida, lo que pasa fuera  lo que está pasando dentro.


Las personas se conocen a sí mismas sólo en la medida que conocen en mundo,

se conocen a sí mismas sólo dentro del mundo,

y conocen el mundo sólo dentro de sí mismas.

Cualquier objeto, bien observado,

abre un nuevo órgano de percepción en nosotros.

Goethe

Anuncios
Esta entrada fue publicada en la observación, nuestros básicos por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

3 pensamientos en “el año 2016 ya es historia, queda su recuerdo … y algo más

  1. Este Mamerto tiene de monje benedictino lo que el anís del mono de cerveza trapense. Lo del eterno aprendizaje es una imposición del individualismo espiritual materialista. Un monje cultiva la “cáritas” clásica, la compasión, al menos en sí mismos si viven aislados y si no, al servicio de los demás. Para escribir ese planfleto del ayúdate y aprende tú mismo, sobran monjes. Mientras no me moje hasta mancharme como Teresiña de. Calcuta yo me quedo para desordenar mi vivienda “estado del bienestar” con los buenos colegas filosofantes y como tú, tururú de la U, Miguel “el Mikel”. Al Mamerto este que le manden a Amsterdam una temporada en este 2017. Feliz 1 y sucesivos!!!

  2. Hola Mikel,

    gracias por el post, esta muy bien para empezar el año. Por retener algo y asegurar que no lo olvido voy a escribir de nuevo los 3 mandatos a los que vinimos a esta vida: aprender a amar, a dejar huella y a ser felices. Iremos dandole seguimiento a la evolución en estas areas. Apuntate un + en lo de dejar huella.

    Un abrazo Mikel. Raul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s