se acaba el 2016, un año plagado de santas e inocentes

inocentemi relación con Silvia me ha regalado una relación adicional, por medio de Paula, su hija, una persona preciosa, llena de luz, luz que se nubla cuando se acerca el tema de hombres y mujeres, mujeres y hombres,

porque Paula es feminista, aunque a veces escucho en Paula, y en otras mujeres de su entorno una retórica fácil según la cual todo el dolor de este mundo lo introduce el hombre con su bestialidad,

olvidándose de todo el dolor que desarrolla la mujer desde su supuesta fragilidad, y su supuesta falta de poder, en esta sociedad profundamente machista, tan volcada en favor del hombre,

y miro a mi alrededor y no veo esa sociedad de la que me habla Paula, o la veo con 100. 000 matices, que convierten el “bianconero” en arco iris de color, hay decenas y centenas y millares de casos dignos de estudiar, y mirar con detenimiento,

sin pretender hacer de ellos verdad universal, pero sí un contrapunto que sirva para hacerse una idea personal del todo y sus partes, historias de mujeres que separan familias, a un padre de sus hijos,

historias de mujeres que compiten con sus madres o con sus hijas de la forma más bestial,

historias de mujeres que separan a sus hijos (independientemente de que sean hombres o mujeres) entre sí para poder reinar en la casa, aquí hay que leer un poco o un mucho a Laura Gutman,

historias de mujeres que utilizan los detalles y el sexo como arma de fuerza, fuerza que van a ejercer por medio de la manipulación, una de las armas torticeras del supuestamente débil, débil que también quiere ejercer su poder,

historias de mujeres que mienten y enredan, y van por la trastienda, transforman la verdad hasta límites insospechados, al menos para una persona que va de frente, que dice las cosas que piensa, y las cuenta como las ve, no tan diferentes a como son,

y pienso en las historias personales de mi vida que me acerca a una, dos, tres, cuatro mujeres que son así, seguramente no son una muestra suficientemente representativa, por lo que tengo que seguir explorando en el género,

no se puede generalizar, no, por supuesto que no, aunque no paremos de generalizar, en ejercicios de acercamiento a una comprensión de la realidad mayor, de la que somos parte in-separable, todas somos parte del todo,

no se puede generalizar, de la misma forma que no debemos negar lo que nuestros ojos ven, y a veces no se corresponde con madres y mujeres que ejercen el amor incondicional, sino el más condicionado de los amores,

si me pones donde yo quiero, y te pones tú, , madre, mujer, hermana, hija, todo está bien, si no me pones, y no te pones tú, eso es más duro, donde yo quiero, madre, mujer, hermana, hija, te vas a enterar.

inocentemon   así lo vimos…

y pienso en este mundo de mujeres y hombres en el que cada cual, a su manera, desarrolla pautas de comportamiento basadas en el poder y el control, fuera de casa y en casa, hacia arriba, hacia abajo, hacia sus iguales,

mujeres y hombres en una sociedad que conocen bastante bien las reglas del poder y el control, y que operan con el orgullo malo y el miedo malo, si te preguntas si existen el orgullo bueno y el miedo bueno te tengo que contestar que sí,

puedes descargarte de regalo 7 emociones,

mujeres y hombres que no somos buenos ni malos, no somos santas ni inocentes, sólo somos un poco in-conscientes, al fin a la postre nuestro camino de vida sólo radica en eso, en crecer en conciencia, en crecer en libertad,

mientras crece el amor que surge de nuestro interior y que todo lo transforma, ese amor sin condiciones, amor de madre, de padre, de hermano, de hija, amor de niño y de abuela, amor que todo lo toca, que no se sabe de dónde viene ni a dónde va.


santas-e-inocentesmiro la historia de mi familia y veo cadenas de personas santas e inocentes, que no se pueden librar de una historia familiar, personas condicionadas por lo que ocurrió aguas arriba, a padre, a madre, a la tía, al abuelo, y no me queda más remedio que reconocer la complejidad de la cosa, somos depositarias genéticas de ciertas cosas, y depositarios energéticos de otras, a los genes se les suman las experiencias de vida, por medio de ese proceso que Miguel Ruiz llama el amaestramiento, y que nuestra sociedad concibe como educación.


y entiendo la necesidad de des-aprender tantas cosas, de volver a mirar de forma ecuánime y limpia la realidad, dejar ir lo viejo, la historia familiar podrida, tras entenderla y agradecerle su función en mi camino de desarrollo personal,

para que lo nuevo pueda tomar su sitio, el sitio que le corresponde,

dejar ir desde la comprensión para dejar venir desde la confianza absoluta, porque todo lo que nos espera es lo mejor que podemos soñar en un camino de evolución.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en actitudes en la vida, amor incondicional, dejar ir, dejar ir dejar venir, dejar venir, teoría U (U-theory) por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s