aprendiendo el juego de la vida, jerarquía y sumisión. ¿Cambiamos las reglas?

teselassentados alrededor de esta mesa de forja recubierta de teselas, que un día fue de mis abuelos maternos, José y Pilar, y que me trae recuerdos de bonito cocido con aceite y pimienta negra recién molida con un molinillo de época,

me encuentro hablando con Silvia sobre el juego de la vida, ese entretenido juego, Shakespeare pensaba que era un teatro, seguro que el herrero de tu pueblo le pone forma de yunque y se lo ventila a martillazos,

teatro tan cargado a veces de frustración y dolor que cuesta llevar, ¿verdad?, porque es verdad que el dolor es doloroso a veces, sobre todo cuando en nuestra vida hay algún episodio de siniestro total, de esos en los que el vehículo acaba como un guiñapo,

dolor doloroso que a veces podría ser menor si pudiésemos cambiar nuestra mirada, o lo que es mucho mejor, nuestra forma de mirar mirando, o de percibir el mundo y lo que nos pasa,

la particular obra de teatro en la que nos encontramos inmersas, o el cuchillo que el herrero se empeña en forjar entre el yunque y el martillo, con la ayuda del agua, ¿quién ha dicho que el agua no duele?,

y en eso pensamos un regla nueva que no nos han explicado y que cambia la percepción del juego, tan sencilla como la siguiente, “al entrar elegimos a nuestros padres, papá y mamá, padre y madre”, con una única condición,

“de la misma forma en la que elegimos, un día podemos ser elegidos”, por una o varias personas, espíritus en desarrollo, que encuentran en nuestra vida, entorno y formas el campo adecuado para su camino,

así de sencillo, así de divertido.

teselasmon   así lo vimos…

Este pequeño giro en las reglas de juego es todo menos pequeño y tiene implicaciones muy interesantes, si las entendemos, ya que nuestra “deuda” no es para con nuestros padres, de hecho no hay deuda alguna,

cuando somos padres o madres de la siguiente generación, el siguiente salto de conciencia, cumplimos con ese compromiso de correspondencia, recibir y dar, aprehender y acompañar en el proceso de otros aprehendizajes,

tal vez no es necesario tanto dolor y amargura para con papá y mamá, en este divertido juego de la vida.


hay otra forma de entender la vida, que habla de la deuda contraída con nuestros mayores, una deuda inabordable y que hay que pagar cada día de nuestras vidas, una deuda infinita,

una forma de entender el juego que habla de jerarquía y sumisión, jerarquía y sumisión a papá y mamá en casa, a las profes en el cole, al jefe en el trabajo, al cura en la comunidad religiosa,

jerarquía y sumisión al que sabe y manda, jerarquía al mayor, al que estaba antes,

al poli y al doctor, al juez, al sistema político, a las reglas establecidas y aceptadas por nuestros mayores,

una forma de entender y restringir la libertad personal, porque somos deudores, y cuando no pagamos en el modo y forma en el que nos quieren cobrar, además somos culpables, hasta el infinito infinitoso y más allá, ad infinitum.


por todo ello, agradecemos a Shakespeare y al herrero del pueblo (y a su recuerdo) esta forma de entender este juego, con una regla menos, o al menos enunciada de una forma ligeramente diferente.


cada vez que cambiamos una regla del juego, o concebimos un juego nuevo, estamos desarrollando un ejercicio de pensamiento libre, déjame que lo denomine en inglés OPEN MIND, uno de los movimientos de la teoría U,

esta tecnología del cambio personal que influye en el mundo social, político / jurídico y económico, en realidad en todas las realidades con las que estamos necesariamente conectadas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en jugando juegos nuevos, nuestras cruzadas, Open Mind por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s