mamá, ¿de dónde salen los huevos?

setoy después de pasar unos cuantos días de ciudanitas, este finde aceptamos una invitación de Fernando y de Eva, esa pareja de amigos que nos introducen de nuevo en el juego, al que le gusta de verdad jugar al Dog es a Fernando, no soy yo, para pasar pasar el sábado por esa casa «se vende» de Fernando,

en esa urbanización que no es pueblo, a 98 kilómetros de madrid, en la nacional 6, 1 País Vasco, 2 Zaragoza (que Barcelona ya queda muy lejos en esta realidad preseparatista en la que se ha convertido España), 3 Alicante (mejor que valencia), 4 Córdoba y Andalucía, 5 Extrema y dura, 6 Galicia,

qué divertido, como las 6 emociones que vamos a dibujar dentro de poco sobre un tablero de juego, pero eso es adeltantarme 1 post,

una casa «se vende» que tiene recuerdos de una vida anterior, y un seto que ha sido des-atentido por su dueño, y que ya toca podar,

un seto que nos recuerda cuán pródiga es la naturaleza, y lo poco que hace falta para lo que tenga que dar se dé, porque este seto no lo riega nadie, no lo cuida nadie, y, sin embargo, no para de crecer, porque las cosas se dan cuando las condiciones adecuadas (luz y sombra, humedad, calor) se dan,

y el sábado nos acoge con sol y una temperatura impropia de diciembre, en una semana casi es invierno, y para celebrarlo desayunamos en la terraza exterior, cafecitos, tostadas con aceite, mermelada casera y embutidos, qué barata es muchas veces la buena vida,

y nos ponemos antes que nos derrumbe la pereza con esa mata de la que salen sacos y sacos de verde, un coche completo, no, van a ser, después de mucho apretar, dos, hay verde como para llenar 3, en un trabajo en el que cuatro braceros tardan menos del doble que dos,

porque el efecto de la compañía y de las risas hace estragos en el trabajo, simplemente se come el cansancio,

y nos empezamos a imaginar una forma de ganarnos la vida, es broma, la vida ya la tenemos ganada, sólo hace falta disfrutar de ella un poco más, una granja escuela en la que los niños vuelven a ver una gallina picando el suelo (esto es una gallina pica-suelos), poniendo huevos (en respuesta a esa pregunta de las niñas ciudanitas, ¿de dónde vienen los huevos, mamá?), cerdos rebozándose en el barro, y en los que como ejercicio de máximo riesgo (cuando sean mayores harán puenting y saltarán desde aviones) pueden podar.

y nos reímos pensando en lo tontos que somos, que nos hemos alejado tanto de la naturaleza, que nos da tantas cosas, y nos permite conectar con la realidad, con nuestro sudor, con nuestro cansancio sin pensar, con la naturaleza estrellada,

son las 13:00 y el ejercicio de la poda ya ha terminado,

y nos ponemos, antes de dar un paseo por ese pueblo que no es pueblo, urbanizaciones no más, a tomar una cervecita mientras jugamos a ese juego en el que Fernando va a arrasar también este fin de semana, «¿chicos contra chicas?», «venga», 2-0, ganan los chicos, para empezar.

setomon   así lo vimos…

3 colores en la foto, violeta / morado, azul y verde

en la foto Silvia explica en su gesto, suelta suelta, la esencia del morado, la conexión, todo parece indicar que está preprada para la poda, atrás, Trufo, ese perro que es tan listo como Fernando parece pensar «chavalita, te vas a enterar».

en esta vida tenemos la opción de hacer una con los amigos, acompañarles en la vendimia con sus tíos, podar el seto y arreglar la valla (lijar y pintar) el finde, que nos acerca a nuestros valores, un ejercicio tonto, el azul, o nuestros valores (ese cielo que levita sobre nosotros) que baja al verde de nuestros comportamientos (tierra) una y otra vez.

Eva y Fernando son compañeros de viaje de la asociación «historias que TRANSforman», seguro que les vamos conociendo mejor poco a poco, como dicen en las series de la tele, Continuará…

Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, porque la vida también es un hábito, 4 colores, autores, azul, colaboración, encontrándome con los amigos, historias que TRANSforman la educación, Mikel, verde por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s