cuanto más das, más tienes

ulabenrollnow

ayer Eva y Fernando nos invitan a un grupo de amigos a ver una película, “Tu vida, Tu creación”, en su casa, y nos juntamos con ellos, con Paco, con Rocío, compañeros del cuentacuentos, a ver esa nueva entrega de la ley de la atracción.

termina la película y se abre el cineforum, qué le ha aportado a cada uno, qué lecturas extraemos, que nos rebota, qué nos molesta, qué pensamos que es una patochada, una simplificación, o una mentira, qué nos ha llegado, qué nos mueve.

y pasa la noche, ese tiempo en el que el automático sigue trabajando, y me encuentro, ya de mañanita, preparando el retorno al trabajo, con un regalo en forma de correo de confirmación del comienzo del taller del U lab,

¿qué será eso tan raro?,

pues un laboratorio on-line gratuito, para difundir y tratar en clave colaborativa la teoría U, con-sensing (co-eso), y co-creating (co-crear), the emerging future, el futuro emergente, qué bonito, algo que está en proceso de ser nuestra nueva realidad,

por supuesto, con nuestra co-laboración.

estoy creando un correo para la difusión del taller gratuito y me llama Javier Goikoetxea, con un  par de posibilidades para presentar el cuentacuentos en colegios e instituciones del País Vasco,

a él también le iba / voy a mandar una invitación,

termino la converación y sigo chateando con Silvia por Skype, con relación a una de las frases de la película de ayer, que se ha quedado a dormir conmigo, y que no comentamos por la noche,

“en el mundo del tener, cuando más das, menos tienes, en el mundo del ser, cuanto más das, más tienes,” una frase que entrecomillo pero que no es una cita literal, pero creo recoge el sentido en la peli.

pienso qué puedo hacer yo para seguir difundiendo esta nueva forma de mirar la vida, también en el trabajo, promoviendo palabras que me gustan, co-crear, colaborar, compartir, palabras que seguro encontramos en este taller por internet, U lab,

co-sensing y co-creating el emerging future, ese futuro que está llamado a ser parte de nuestra nueva realidad, sobre todo si participamos en el proceso,

Transforming Business, Society and Self,

en ese orden o en el contrario,

Self que transforma Society y Business

ulabenrollnowmon   así lo vimos…

tú también puedes enrolarte.

para más info,

accesible desde www.presencing.com,

y https://www.edx.org/course/transforming-business-society-self-u-lab-mitx-15-671x (enroll now),

y cualquier día de estos volvemos sobre “tu vida, tu creación”

 

Anuncios

la vida son conversaciones

taoen el proceso de abrir carpetas para re-iniciar las hostilidades, re-contacto con el proceso de cerrar carpetas antes de vacaciones, y retomo el hilo de una conversación con Luis Mauleón, socio director de Asenta.

repaso el tiempo que le conozco, y observo con cariño el desarrollo de las conversaciones, y ese intangible que se va urdiendo en el tiempo, creo que se puede identificar con las palabras cariño y aprecio.

una conversación que nace en el mundo empresarial, en una relación laboral y que se va transformando, y dejando un poso diferente, y pienso que eso es lo bonito del trabajo, que nos permite establecer otro tipo de relaciones personales, y desarrollarnos.

estamos en un camino en el que aprendemos (aprehendemos, si me permites que lo escriba con hache), para trasformar (primero nosotros, porque poco se puede transformar fuera si no hay una transformación interior).

en el terreno laboral y en el personal (familiar, social) nos encontramos con personas que nos llevan al límite, que nos prueban, que nos sacan de nuestras casillas, de la misma forma que nos encontramos con personas que nos aprecian, nos valoran, nos elevan.

las unas y las otras permiten que nos experimentemos, que expresemos en el mundo quiénes somos, qué hemos venido a hacer aquí, y cómo tenemos intención de hacerlo, ahí es nada.

crecemos en relación.

re-abro ese libro que me regala Luis, tras invitarme a que suba a sus oficinas, tras tomar un cafecito en el Dux, tras enseñarme una de sus últimas adquisiciones, un planetario de emociones en el que participa este catalán tan conocido, Punset.

me quedo con el regalo, el TAO de asenta, me quedo con el tip, échale un vistazo a este proyecto tan chulo, y me quedo con el cariño que siento por Luis, un hombre que hace de la excelencia en la gestión un cacho grande de su día a día.

como las relaciones son conversaciones que mantenemos a lo largo del tiempo, espero con ganas la próxima reunión, el cafecito nuevo, un cafecito en el que espero que Luis también aproveche a mojar las palmeras de Arreche.

abriendo carpetas,

taomon   así lo vimos…

del TAO de asenta elijo dos hojas, la primera que para algo está ahí, y la 15, que para eso estamos ahí todos nosotros, hasta que llegue el 16

1

los sistemas lo hacen posible, pero son las personas las que lo consiguen

El peor de los desperdicios consiste en no aprovechar el talento de las personas.

Por cada par de manos, tenemos un cerebro.

Las personas usamos las máquinas y no al revés.

Las personas hacemos que suceda.

Nada ocurre hasta que hacemos algo para hacer que ocurra.

15

si la formación es cara, prueba con la ignorancia que es barata

y aprovecho para echar un vistazo en las estanterías, tal vez tengo algún libro relacionado con el TAO, sí, aquí está, 365 TAO, sabiduría para inspirar todos los días del año.

El Tao de la felicidad cotidiana

un viaje de mil millas comienza con el primer paso.

Lao-Tsé

El taoísmo es un camino misterioso pero certero que conduce a la armonía del ser humano consigo mismo, con los demás y con el universo. Esta filosofía, fundad hace dos milenios y medio, promueve la sencillez y la adaptación al entorno, incluso en las circunstancias más difíciles.

El presente libro es una invitación a conocer la eterna sabiduría del Tao, que nos reconcilia con el universo y nos enseña que en lo más pequeño habita lo más grande.

sigo leyendo, y me entretengo con esta cita, con aquella, que hablan de la importancia de lo pequeño, de lo sutil, de la conexión con el camino, estoy a punto de despistarme, ya es hora de volver al trabajo,

uy, qué tonto, qué digo, si esto es parte de mi trabajo.

fajitas con fuet (un regalo de Gorka Tarradellas)

fuetvolviendo de casa de Pedro, estevia y cafecito de media tarde con los amigos, qué rico, con una bolsa de verduras en la mano, cultivo de proximidad, me pregunto qué voy a hacer con tantos pimientos verdes y rojos para que no se me estropeen.

reviso el frigo y saco dos medias bandejas de lomo y pollo, empezadas y  a punto de caducar, verde y rojo que combinan a la perfección, verduritas y carne, y me pongo a hacer unas fajitas, plato mexicano para el que también necesito un poco del limón, creo que tengo, sí.

corto los pimientos y la cebolla en tiras, y mientras los dejo pochando en la sartén, a fuego medio, me aplico a buscar los condimentos que me faltan, pimienta y sal, ajo en polvo y limón, que debe estar en el refri, poco más me va a hacer falta.

miro qué puedo sacar para picar mientras tanto (acompañar al cocinero en el guiso), y veo con sorpresa un trozo de fuet ESPETEC, de casa Tarradellas, que me ha dejado Gorka, mi hijo mayor, este verano de regalo, hace 3 semanas que se ha vuelto a México.

y me acuerdo de ese anuncio del que tenía ganas de escribir desde hace ya un tiempo, un anuncio que habla de la historia de una barra de fuet.

en él se pueden encontrar las características para que una historia pegue, empezando porque está narrado como una historia, es la historia de la barra de fuet que compramos ayer, ¿qué le ha pasado?, ¿alguien me puede ayudar?

en el transcurso de la historia se teje un hilo de trampas y de fidelidades, que se podrían resumir con dos palabras, “te pillé”, la hija pilla al padre, el nieto al abuelo, y se forma un entramado de fidelidad y cariño inter-generacional.

el anuncio, destinado al público final, emitido por televisión con profusión, positiviza lo que podría ser un problema, “un fuet de casa tarradellas se acaba rápido, dos también”, y retrata un tic que todos tenemos con el fuet, no nos podemos resistir a echarle un tiento.

yo, personalmente, muchas veces, donde no cortaría un trozo de queso o de chorizo, sí me aplico con un trozo de fuet o una aceituna, o con varias, si soy sincero, qué duda cabe que el anuncio suena a verdad.

el tono de la complicidad nos hace intuir, aunque no sea la comunicación interna el objetivo del corto, una relación intergeneracional cercana, mayores y jóvenes que se comunican con facilidad y de forma informal, en un entorno de confianza y respeto,

casi me dan ganas de echar un curriculum a casa Tarradellas, yo también quiero trabajar en un entorno así, cerca de la naturaleza, cerca de la familia, para acercarme también un poco más a la mía propia.

el anuncio está acabando, y mejora lo pasado agregando otro elemento que hace grande una historia, hay un elemento inesperado, una sorpresa,

la madre, el sargento, la gran perseguidora, que inicia la historia con tan rotundas frases,

“vamos a ver, esto no puede seguir así,

¿quién ha sido esta vez?,

¿has sido tú? (mirando a la hija),

¿tú? (mirando al esposo),

nadie, ¿cuál es la excusa de esta semana?

¿se ha volatilizado?

lo traje ayer al mediodía, no han pasado ni 24 horas”,

mira de soslayo, se introduce en la cocina, y se aplica con la segunda barra de fuet,

un ESPETEC de casa Tarradellas se acaba rápido, dos también,

¿qué estará pasando con el fuet que se está volatilizando?, la madre, ay, tramposilla, puede dar buena fe de ello.

fuetmon   así lo vimos…

termino de hacer las fajitas con la idea en mente del post de hoy, un post en el que repasamos con un ejemplo tonto, pero muy bueno, el valor de las historias pegajosas, aplicado en la comunicación externa e interna de corporativos,

por medio del storytelling,

una práctica que consiste en reconocer una historia verdadera (mucho mejor que inventársela), con lo que va a ser creíble, narrándola en clave historia, con elementos emocionales, con detalles (concreta), sencilla, y con un regalo inesperado.

si quieres ahondar en estos 6 elementos, puedes leer Ideas que pegan, de Cheap y Dan Heath, un clásico de la comunicación viral, o pegajosa, para que la historia que identifiques y contruyas también llegue.

estamos terminando agosto y las vacaciones de verano, y me acuerdo de Gorka y de sus visita este mes de Julio, de las compras, dos fuets mejor que uno, de las inmersiones en su habitación (con la tablet, un vaso de agua, un plato, el fuet y el cuchillo),

y de nuestras competiciones, él con el fuet, yo con el jamón,

no me esperaba este regalo, en verdad inesperado, un tercio de barra para ayudarme con este post que bien podría no haber escrito.

fuetyfajitas

receta para unas fajitas:

pochar cebolla, pimiento verde y rojo cortados a tiritas, si te gusta el picante puedes añadir cayena,

salpimentar, echar hierbitas al gusto (albahaca, tomillo, perejil, …), y limón exprimido,

cortar en tiras carne al gusto (pollo, pavo, lomo, …)  y sofreir sobre la base,

cantidades al gusto, animal o vegetal, o según encuentres ingredientes en el fondo de nevera.

si encuentras fuet, también lo puedes cortar e incluir en las fajitas, pero es mejor si lo utilizas para picar aquí y allá, seas padre o hija, nieto o abuelo, incluso madre, os acabamos de quitar el arito, quién sabe si te puedas aguantar.

 

 

100 rebanadas de vida no es nada

100paginas

érase que se era un joven que un día empieza a escribir un post, y decide utilizar el presente de indicativo en vez de otros tiempos verbales más complejos, el pasado, o el subjuntivo, uy, qué horror, el subjuntivo, sólo de escucharlo da susto.

y como no ha navegado mucho por internet, mira en el espejo de una persona reputada en el mundo de la gestión en habla castellana, o español, qué más da a los que leen en presente, en vez de leer las cosas en pasado o subjuntivo.

y ve que esa persona, reputada, putada y vuelta a reputar, escribe un post al día, y piensa, muy ingenuo, “si él lo puede hacer, yo también”, y empieza a escribir en un blog, una especie de cuaderno de bitácora en internet.

y se pone a escribir de esas cosas que componen su vida, a saber, sus creencias, sus pasiones, un bloque muy interesante que se compone inicialmente de sus cruzadas, y hoy se engrosa con sus emociones, y con sus valores, convertidos en ejemplos de vida por medio de sus comportamientos, de alguna forma utiliza su vida, su biografía para escribir de cualquier cosa.

como ha leído algo de marca personal, se crea un monigote, en el que introduce imágenes, capturas de la vida, que ha tomado él o que extrae de ese gran archivo de imágenes que tiene internet a nuestra disposición.

el monigote es parte de su definición personal, y lo pinta en 4 colores, amarillo, rojo, azul y verde, los colores del parchís, del logo de Microsoft, los colores de Google Chrome, 4 colores que más o menos todas entendemos.

el monigote refleja un poco dónde está, otro poco dónde quiere estar, en un mundo en el que no nos tomamos la vida tan en serio, tan a pecho, en el que no nos cortamos las venas cada cinco minutos,

mejor siempre dejárselas largas que cortárselas,

un mundo en el que puede expresar con tranquilidad su forma de ver, más que la verdad absoluta de las cosas, conectándo el regalo del día, porque cada día trae su empeño, y sus regalos, con su particular forma de ver,

por medio de ese prismático con forma de muñeco de 5 extremidades, cabeza, dos brazos, 2 piernas, y de unas palabras que refuerzan esa actitud de que sólo es una opinión, “así lo vimos”, en el que se supone no estar solo,

si yo pienso así, seguramente, hay alguien más bajo la bóveda de estrellas y sol, de noche y de día, que piensa parecido a mí.

pasa el tiempo y echa la mirada atrás, cuando el powerpoint, la plantilla de monigotes que ha preparado, 3 filas de 4 monigotes, azul, rojo, verde y amarillo, de izquierda a derecha, le regala el número 100.

100 *12, 1200 monigotes, alguno menos que hay alguna página que ha sido utilizada para alguna idea del camino, con sus respectivas imágenes, jalonan el paseo, qué divertido, qué entretenido, qué chulo,

100

un álbum con fotos que narran la historia de una idea que se convirtió en proyecto personal, y posteriormente en proyecto empresarial, y en servicio para compartir en el mercado las claves del storytelling,

esa práctica que nace en África, para luego tomar fuerza en Asia y en Europa, y en América y Oceanía, esa práctica milenaria de contar cuentos que emocionan, que conmueven, que impactan, y que mueven a la acción,

a la acción de repetir el cuento, o la historia que ha sido narrada, para empezar, y a otras acciones varias, según la intención del foro en el que se construyen y comparten.

érase una vez que se era un chico que tuvo una idea, que se convierte, compromiso mediante, que la inspiración me pille trabajando, en proyecto personal y proyecto empresarial, en un servicio para desarrollar en esta sociedad un storytelling consciente,

desde un grupo de personas, voluntarias, en transición (en el proceso de su desarrollo consciente), porque la calidad de los resultados de un sistema depende de la consciencia desde la que actúan las personas que componen dicho sistema,

érase una vez que se era un proyecto con 100 slides (mira que son rebuscados estos americanos, cómo le llaman a las páginas) llenas de images (monigotes) para vestir el storytelling (cuentacuentos).

100paginasmon así lo vimos…

miro en Google “érase que se era”, y la primera línea me remite a la wikipedia, Érase que se era es un álbum del cantautor cubano Silvio Rodriguez, mira que hoy nos vamos a Cuba en vez de irnos a África o a los EUA.

Una recopilación de temas escritos entre los años 1968 y 1970 muchos de los cuales no han sido publicados anteriormente. Según el propio autor, una mirada al trabajo pasado recordando aquellas circunstancias, de todo tipo que hoy están tan presentes. Se trata de recuperar dichos temas antiguos volviéndolos a grabar.

En la línea provocar reflexiones, pensamientos, el propio Silvio lo dice así:

…Digamos que prefiero provocar reflexiones que agitar. Creo que los pensamientos tienen mucho que ver con mi trabajo, como también las emociones y los sentimientos. Y es que mis canciones vienen de lo que le sucede a la gente, a mi mismo; ideas, emociones, sentimientos que el acontecer humano me provoca, que me hacen desear expresarlos con música, para compartirlos

llena el álbum con 25 canciones construidas a base de poesía, memoria, compromiso, ética… lo que permite perderse en un mundo de sueños y certezas, amor y compromiso.

pues mira qué divertido que hoy también tenemos algo que contar, con nuestos amigos de youtube y de la wikipedia, acompañados por Silvio Rodríguez, las emociones y los sentimientos tienen mucho que ver con mi trabajo,

compartiendo y provocando reflexiones, pensamientos, con entradas construidas a base de poesía, memoria, compromiso y ética, valores personales y organizativos que se convierten día a día en realidad por medio de comportamientos compartidos,

que te dejamos, cómo no, que llames cuentos.

del revés en el CIE

islasdepersonalidadel CIE, o consorcio de Inteligencia Emocional, es una agrupación de profesionales que trabajan con base en el País Vasco en el ámbito de la inteligencia emocional, es algo así como los predicadores en el desierto de las pistolas del far west,

porque todo el mundo sabe que los vascos somos escasos en el tema de las emociones, por eso cuando algo anda mal levantamos piedras o cortamos troncos, 80 alzadas o 20 troncos suele ser sufiente.

en eso estamos, en la contradicción, cuando me llega una invitación al estreno de una película contradictoria, “del revés”, la última de Disney Pixair, “inside out”, una película en la que se nos propone un viaje de dentro hacia afuera.

intuyo, si es tan contradictoria como el título con el que la lanzan al mercado, que a los vascos nos van a enseñar a cortar piedras y a levantar troncos, y no me resisto a la invitación de peli + cineforum, que me llega en esa semana en que sí estoy en Bilbo.

delrevesconelCIE

y en eso estoy, llego, saludo a Pablo, a un par de compañeras suyas, y me pongo a lo que toca, de fuera hacia dentro, a ver y a escuchar, en ese viaje en que dos padres, y su hija pequeña, de 11 años, con una vida perfecta, ¿qué podría ir mal?,

se desplazan a la ciudad.

en el viaje contacto con otro viaje, parecido pero diferente, en el que dos niños, Gorka y Maitane, 14 y 10 años, viajan con su madre, en avión en vez de en coche, rumbo a México, y pienso, ¿qué podría ir mal?, en la vida imperfecta de mis hijos,

y en la vida im-perfecta de todas nosotras, personas preciosas que, con 11 años o con 7, con 43 y 69, nos vemos sometidos a una situación o por una decisión por la que preferiríamos no tener que pasar.

una situación en la que en la mayor parte de los casos somos co-creadores, no estamos ahí por estricta casualidad,

de hecho es una situación tan poco casual que en algunos casos forma parte de nuestro plan de vida, si es que eso existe, o del itinerario elegido, otro día ya hablaremos del libre albedrío, para desarrollarnos, o para simplemente sanar.

en la peli me encuentro llorando en varias secuencias, escuchando la risa de algún enano en la fila de atrás, sonriéndome o ilusionado en ese viaje por el mundo de la imaginación, de vuelta al panel de mandos.

la película termina y se abre el debate y dedico mi energía a escuchar a esas compañeras de viaje que predican en el desierto del far west un mundo en el que las emociones sí tienen lugar, un lugar esencial.

Pablo, qué bonito ejercicio el que realizáis desde el CIE, gracias por invitarme a participar en otro evento, en una reunión en la que no pude hablar, seguramente embargado por la emoción como un calcetín, sencillamente “del revés”.

islasdepersonalidadmon   así lo vimos…

adicionalmente al efecto terapeútico que esta película ha tenido en mí, ayudándome a sintonizar con un par de islas de la personalidad rotas en la vida de mis hijos, y de emociones suprimidas en la vida de su padre,

un día de estos seguro que contactamos de nuevo con otros aspectos más generales de una película sin desperdicio, porque este verano he vuelto al cine, unas semanas más tarde, para ver ya del derecho esta película de nombre extraño, “del revés”.

 

y llegamos a zona wifi

zonawifieste fin de semana la excursión de las 3 cumbres en San  Rafael nos ha servido para ir tomando conciencia de que las vacaciones se acaban poco a poco.

pasar de 31 grados en pre-sierra, a la altura del Pinar de las Rozas, a los 13 grados, lo mismo pero al revés en San Rafael, en 40 minutos, ha sido el principio del proceso, volver al edredón ha sido la continuación,

y para terminar, esa excursión de 15 kilómetros, con 3 cumbres, que hemos hecho en patrullas de 10, 3 patrullas, un buen grupo de gente, amigos y familiares de Eva, nuestra agente en la nieve, aproximadamente el 3% de los participantes de este año.

en una prueba en el que no manda el tiempo del primero sino el del último del grupo, hemos ido dibujando el efecto goma, los más rápidos andan más rápido, y esperan más tiempo a los más lentos.

cumbre tras cumbre, el grupo de los adolescentes, los teenagers, nos recibía a los abueletes, ya nos falta poco, menos de lo que nos creemos, en la primera, en la segunda, y en la tercera, hasta llegar al kiosko del pueblo, para terminar la excursión.

y es ahí donde los jóvenes, primera generación digital en España, sienten el efecto sed, que no se cura con el Aquarius ni el agua, sino con el acceso a internet, porque nuestra juventud se pega un tute de 15 kilómetros y tiene sed de datos, no de información ni de cultura, de opinión ni sabiduría.

con este tercer efecto, la sed de datos, accedo de nuevo a internet, con la sensación de que nuevas historias se dibujan en el horizonte del año que comenzamos, yo como los niños funciono con el año escolar.

retomo los apuntes de mi bitácora de viaje,

31 grados se convierten en 13,

retomo el edredón,

a la sed por acabar la sigue la sed de datos,

todo parece indicar que el verano y el privilegio, auto-concedido, de vivir un tiempo sin acceso a datos está a punto de terminar.

 

 

 

zonawifimon   así lo vimos…

gracias, Eva, por invitarnos a una jornada de reflexión, previa al comienzo del trabajo, en compañía de tus amigos y familia, la próxima, antes de aceptar, nos lo vamos a pensar +, que en las cumbres no hay acceso a internet.

 

soy más tonto que un mata de habas

gorkaymaitanehtalayer por la mañana he descubierto que me estaba mintiendo como un cosaco, y que soy más tonto, debo ser, si me permites matizarme, más tonto que una mata de habas, y tiene gracia cómo ha sido el proceso de darme cuenta.

todos los veranos, cuando preparo el equipaje, cojo unas pinturas y un par de cuadernos, ya sea para pintar, hacer moñigotes, o escribir los ajás del viaje (en inglés los llaman “insights”, mientras aquí, más rústicos, nos caemos del burro), pero a todo color.

y en eso estoy, des-haciendo las maletas de vacaciones, de vuelta a casa, que no encuentro los dos estuches con mis pinturas, que son en realidad las pinturas de la primaria de mis hijos, y el estuche del padre de mis hijos.

estos dos estuches sirven para teatralizar en una presentación del cuentacuentos el tránsito que se da desde el jardín de infancia (la persona y el grupo en formación, que descubre los rudimentos), a la primaria y a la universidad de la vida.

en ese viaje, uno – dos – tres, las pinturas del jardín de infancia de Gorka y Maitane representan la fase uno, sus pinturas de primaria representan la fase dos, y las mías, las pinturas del mayor, la fase tres.

pues en eso estoy, de vuelta a casa sin pinturas de las fases dos y tres, pero sobre todo sin las pinturas que sirven de recuerdo de esa primaria de Gorka y Maitane en la escuela Micael, esa fase tan significativa en su vida, qué recuerdo más bonito.

y bloqueo el sentimiento asociado a la pérdida, con un resignado “qué le vamos a hacer”, mi abuela decía que “más se perdió en Cuba”, un sentimiento de qué pena anida en mi ánimo y no me lo consigo quitar de encima, pasan uno, dos, tres días.

y de verdad me doy cuenta de cuánto me importan esos colores de mis hijos cuando me encuentro, en un escondite de viaje, la cartera con sus colores, qué tonto, cómo se han podido meter aquí, si he buscado en cada rincón, en las maletas y en el coche.

pasa el jueves con esa sensación de “qué contento estoy” que me he re-encontrado con las pinturas de Gorka y Maitane, la fase 2 del cuentacuentos, una sensación tan viva que sólo puedo pensar que me he estado mintiendo con el “qué le vamos a hacer”.

y me paso a preguntar por qué a veces tapamos de esa forma la tristeza, esa emoción tan importante en la vida, y por qué nos prohibimos sentirla en su justa medida, y por qué no estoy triste cuando toca estar triste.

¿es, acaso, la aceptación de un mandato de mamá o de papá, del tipo “los niños no lloran”?, ¿o tal vez es una protección personal, del tipo “yo puedo con todo lo que me venga encima, yo soy fuerte”?

sea como sea, el estar tan contento hoy me ayuda a pensar por qué no estuve en proporción tan triste ayer, tal vez sea buen tiempo de empezar a re-conocer mejor a mi amiga la tristeza y hacerme amigo de ella.

gorkaymaitanemon   así lo vimos…

en la peli “del revés”, de Pixair, alegría tapa la boca una y otra vez a tristeza, tal vez un día de estos nos encontramos comentando esta maravillosa película, en la que las emociones se suceden al mando del panel de control,

sí, seguro que la comentamos en un rato.

 

31 años no es nada

gabarrapaseo por el puerto viejo de Bermeo el sábado por la mañana, de resaca de los 4 goles que le ha enchufado el Athletic al Barça, un equipo del que un día nos acordaremos como el mejor equipo de la historia del fútbol, antes de la misa entierro de mi tío, en la iglesia juradera de Santa Eufemia, en una tradición que cerraron los reyes católicos, Isabel y Fernando, tanto monta, monta tanto.

y antes de entrar a la iglesia, a las 13 horas, paro en una tienda de enseres marinos, reconvertida en tienda de moda, enfrente de la que luce una gabarra para tekeñines, rojo, verde y blanco sobre el mar azul, cristales blancos con ribete negro, el ancla y el león.

y me acerco al cristal, un cristal en el que se refleja el paso del tiempo, hace 31 años que el Athletic no gana un título, una liga ni una copa, un cristal que me devuelve un puerto pesquero que se reconvirtió en puerto deportivo,

enelescaparate

rayas rojas y blancas, azules ultramar y rojas, que esconden el blanco de las nuevas embarcaciones de paseo, todavía me acuerdo de lo bonito que era este puerto lleno de embarcaciones pesqueras,

iglesiajuraderadesantaeufemia

y el cielo plomizo, cargado de esa pregunta, ¿serán suficientes 4 goles para ganar al Barça en el Camp Nou, y volver a sacar la gabarra?, nos deja caminar sin necesidad del paraguas hasta esa iglesia, juradera, en el que lanzamos el último adiós a José Manuel,

tánbor, artista pintor, ese joven de barba canosa que pinta al hombre marinero y a la mujer de Bermeo, que pinta al Athletic y a su tierra, los usos y costumbres de un pueblo atípico, o tan típico y diferente, único, como el de al lado.

31 años después, el Athletic está a punto de ganarle al Barça, el mejor equipo de la historia, hoy martes la primera parte es un hecho, que a la historia le lleva un tiempo analizar el pasado,

y además les ganamos a dos partidos,

donde todos creímos que era más fácil sólo a uno, tal vez buscábamos un churro, quién lo iba a decir, y los vascos, brutos como son, no van a sacar la gabarra, porque piensan que ganar la super-copa sin ser ganadores de liga y copa no es suficiente,

total, 31 años no es nada, y las gabarras son sólo para los primeros.

menos mal que en el puerto viejo de Bermeo podemos entrenar a nuestros enanitos, pezkeñines, en esa tradición de celebrar, aguas arriba, contra-corriente, los triunfos de una cultura diferente, la nuestra, tan parecida a la tuya y a la mía.

gabarramon   así lo vimos…

en el entierro del hermano difunto de mi madre, me encuentro con el hermano de mi difunto padre, José Luis, ya se sabe que le enfermedad une de la misma forma que el dinero separa, pero esa es otra historia

 

una parada en Albacete, cómete el arroz y vete

arroz_con_bogavantede camino de vuelta a Madrid, entre Murcia y Madrid, te encuentras con Albacete, ciudad que acostumbramos a no visitar, metidos en la dinámica de la autopista, 120 kilómetros por hora, rrrrrrrr, pueblo no visto, rrrrmmm, ciudad no vista.

por algún extraño motivo, tal vez que es hora de comer y estamos un poco cansados, hoy cambiamos la rutina, tal vez podemos hacer parada y fonda, y nos enganchamos a un pincho de tortilla y a una cañita quién sabe dónde, en cualquier bar.

en el coche venimos comentando la atropellada estancia en Carboneras de este verano, en una rutina tradicional de calita, pescaditos en el Felipe, y donde se tercie, y tienda en una playa para dormir, en espera del astro sol de nuevo de mañanita.

por algún extraño motivo, este año ha sido aparcar, dormir, y salir corriendo, parece que el arroz caldoso con bogavante que acabo de perder en la apuesta por la final de la supercopa de europa, es un desastre apostar contra el Barça, no va a poder ser.

y en eso estamos, recordando el precioso partido del Sevilla, cuatro golazos al Barca incluidos, y esa imgen de esa terraza y ese arroz con bogavante que no se ha dado este año, de la misma forma (pero diferente) que no se dio el año pasado.

llegados a Albacete, le preguntamos al chico de la ORA, no sé si se le llama así al aparcamiento limitado que gestiona el ayuntamiento en las zonas céntricas de nuestras ciudades, que muy amable nos indica un sitio para comer.

majísimo, llama por teléfono a un amigo suyo, y le pregunta por una arrocería de rechupete, quién sabe si tenemos escrita en la mente la frustración por el arroz, que, estamos de vacaciones, está cerrada.

nos indica la dirección hacia el centro, acabado este parque, allí al fondo a la derecha, no me acuerdo cómo se llama la zona, y se acuerda de otro bar en el que también se come muy bien, sobre la calle en la que hemos aparcado el coche.

ya sé que no te lo crees, yo todavía no me lo creo, es otra arrocería / marisquería, que nos brinda la oportunidad de que le invite a Silvia el arroz caldoso que acabo de perder, y que el destino no me deja pagar en ese bar en la isleta del Moro, en el cabo de Gata.

el año pasado no, este año tampoco, el chico del aparcamiento nos deja con una sonrisa, enfilados hacia la arrocería, qué tío más majo, parece que no nos libramos del arroz esta vez, mientras Silvia y yo acordamos que tenemos que volver un día a Albacete.

saliendo de comer, qué rico, dos mensajes en el móvil confirman la noticia relacionada con nuestra precipitada marcha de Carboneras, mi tío José Manuel, hermano mayor de mi madre, acaba de morir.

me acuerdo de mi abuelo, de cómo le gustaba comer, y de su hijo, que no le iba a la zaga, un arroz con bogavante nos une a los 5 en este proceso de transición, 1 José, 2 José Manuel, 3 Silvia, 4 Mikel, 5 ¿dónde está el cinco?

arrozconbogavantemon   así lo vimos…

para más detalle de los números, puedes echar un vistazo a las fotos, prestadas de internet, el verano es tan terrible que no quedan fuerzas, ¿has traido la cámara?, creo que se ha quedado en el coche, ni para sacar fotos.

si prefieres separar a los vivos de los muertos, 1 José, 2 José Manuel, 3 ¿dónde está el tres?, 4 Silvia, 5 Mikel.

en el viaje Silvia está haciendo recapitulación de su biografía, acompañada por un libro, “La biografía humana”, de Laura Gutmann, una nueva metodología al servicio de la indagación personal.

ella no quería comprarlo, pero, como el chico del estacionamiento, estaba ahí, esperándola, ¿que quiere comer algo en Albacete?, en el centro, en la arrocería uno o en la arrocería dos, faltaría más.

queremos entender, pero a veces no miramos en los rincones, queremos que la casa esté limpia, pero a veces no pasamos el paño por las esquinas, no pasa nada, mientras no nos engañemos en exceso.

antesdeayer Alicante, que rima con bogavante, hoy Albacete, come y vete, camino de Madrid, para subir a Bilbao, que rima con bacalao, en un rato Bermeo, que no te digo con qué rima, porque sólo de pensarlo me meo.

los inmortales

losinmortaleses el verano un tiempo de des-conexiones gloriosas, que puntualmente se ven interrumpidas por colapsos varios, accidentes de tráfico, maletas que no llegan a destino, y la pérdida de seres queridos.

es un proceso de aterrizaje forzoso en 3 segundos, que en algunos casos tiene pre-aviso, como en el caso de mi tío, que está hace unos días en cuidados paliativos, sedado con morfina.

miro la vida de mis mayores, que es una forma de mirar de reojo la mía propia, y pienso, charlando con Silvia, todavía en Alicante, pronto nos vamos a Carboneras, si no será que somos un poco inconscientes, y vivimos como si fuésemos inmortales.

sí, debe ser eso, e inconscientemente sabemos, mira que en el fondo sí que somos listos, que somos inmortales.

losinmortalesmon   así lo vimos…

yo, qué curioso, voy acumulando lecturas que apuntan en ese sentido, este verano, sin ir más lejos, “empezar a constelar”, de Brigitte Champetier de Ribes, un libro que profundiza en las constelaciones sistémicas de Bert Hellinger.

inconscientemente inmortal, me acuerdo de la relación de mi tío y mi madre, mi tío y mi padre, mi padre y mis abuelos, mi padre y sus hermanos, y la relación con mis primos, en ese entramado familiar tan complejo, y difícil de des-entramar.

miro de reojo la vida de mis mayores, y la de mis iguales, para mirar de frente, un día cercano, mi vida con los míos, a ver si soy capaz de hacerlo mejor, mira que sí que hay potencial de mejora, también en verano.