las 3 puertas (profundamente irracionales, qué bonito)

3puertas en el proceso de cerrar el mes de Julio, amenizo las tardes de calor con un poco de lectura, y voy evolucionando estos días con un libro que trata de experimentos sociales, o experimientos con personas,

experimentos que tienen como objetivo demostrar, desde lo empírico, no desde la teoría, desde nuestras actuaciones del día a día, lo profundamente irracionales que somos, profunda y añadiría previsiblemene irracionales que somos.

paso el capítulo 7, el alto precio de la propiedad, por qué sobrevaloramos lo que tenemos, un capítulo fascinante, y entro en el 8, mantener las puertas abiertas, por qué las opciones nos distraen de nuestro principal objetivo,

y leo con gusto un experimento en el que por medio de un programa tienes que elegir, en 100 clics, entre 3 puertas, roja, azul y verde, que abren 3 habitaciones, repletas de dinero, en cada clic que realizas ganas una cantidad desconocida de antemano,

sólo hay una penalización, al cambiar de habitación pierdes un clic, de tal forma que como estrategia parece ser más rentable hacer 33 clics en la roja, 33 clics en la azul, y 32 clics en la verde, recuerda que has perdido 2 clics,

que hacer una rutina de roja-azul-verde-roja-azul-verde, que sólo te va a permitir realizar 50 clics (al cambiar de habitación pierdes un clic).

si lo piensas bien, hacer 100 clics en una habitación nos permite no perder ningún clic, pero nos mata la curiosidad, y si la habitación de al lado tiene significativamente más dinero, y me estoy perdiendo algo «grande».

en un primer experimento, un alumno que corre el proceso hace 3 clics en cada habitación, saca el promedio de ganancias, y se queda con la puerta verde, que da valores superiores a la azul y a la roja,

es curioso que, como no tienen ningún condicionante, gasta el total de los clics restantes en la puerta verde, y consigue una buena puntuación.

en el segundo experimento se introduce una condición adicional, si no haces clic durante 12 clics, la puerta desaparece, y la conducta desenfada del experimento en la fase 1,  pasa a denotar tensión,

según las puertas se van haciendo pequeñas, 3 turnos sin hacer clic, 4 turnos sin hacer clic, 5 turnos sin hacer clic, los sujetos del experimiento hacen todo lo posible por que no desaparezcan, y el desenfado se convierte en correcalles,

en la tercera fase del experimento, se penaliza con una cantidad monetaria pequeña el cambio de puerta, y la pauta se mantiene, el desenfado se ha convertido en correcalle, mejor dicho en correpuertas,

en la cuarta fase, les indican a los sujetos del experimento la expectativa monetaria de cada puerta, y da lo mismo, el correcalles ya está instalado, y siguen experimentando la excitación irracional ante la posibilidad de mantener todas las puertas «abiertas».

aún haciendo cientos de pruebas previas al inicio del experimiento, para corroborar la corrección del dato, el correcalles sigue, y ya estamos en la fase 5 del experimento, e incluso si la puerta que se elimina vuelve a surgir en el curso del juego, fase 6, se mantiene la conducta irracional.

nos da lo mismo, ya nos penalicen económicamente por cambiar de puerta, ya nos den la información estadística, ya nos permitan hacer pruebas y corroborar, la idea de pérdida nos gana,

no soportamos la idea de que las puertas no estén abiertas para nosotros, independientemente de que no las fuésemos a usar, si nos dejan elegir libremente, ¿no te parece divertido?

este capítulo, el 8, que habla de puertas que nos obstinamos en mantener abiertas aunque no nos aportan valor y nos roban energía, como el 7, como el 6, son regalos que podemos leer con mortal desenfado, y pensar que no nos aplican,

o pensar cómo nos influye en nuestra vida.

3puertasmon   así lo vimos…

el libro en cuestión, por si quieres reírte con la falta de racionalidad de la especie humana, esa tan racional, pienso luego existo, se titula las trampas del deseo, y está escrito por Dan Ariely.

ilustra de maravilla el concepto del juego, en el sentido de crear nuevos juegos, desde 0 (eso es un experimento en última instancia), o las evoluciones de ese experimento (cambiando una tontería del mismo, una pequeña regla).

nuevos juegos, o pequeños cambios en los existentes, que hacen toda la diferencia.

en una consulta reciente sobre escritura, métodos para escribir mejor, re-conozco que para mí escribir mejor pasa por contactar con uno mismo, siento que me resisto a ofrecer recetas.

si acaso, yo animaría a cualquier persona que quiera escribir, que se observe leyendo, y se haga unas pocas preguntas, qué me gusta leer, a quien me gusta leer, de qué pasajes disfruto, por qué.

leo el libro de Dan y me doy cuenta de que me gusta mucho su estilo, un estilo correcalles en el que se entremezclan anécdotas personales, con anécdotas laborales, con sentimientos relacionados con sus colaboradores y seres queridos.

en mi particular cosmovisión, Dan es mezclador, además de ser un apasionado de su rama de saber en este mundo, la economía conductual, y lo hace desde un relajado des-enfado, sin darse mucha importancia a sí mismo y a lo que ve.

voy a ver si termino de leer el libro re-marcando esos párrafos que están escritos de esa forma tan personal y que me gusta tanto, si te fijas una de las formas de aprender a escribir, como a hablar, como a cualuqier actividad es MODELAR.

Dan es una rata de laboratorio, como buen investigador, y al final del libro, en el apartado agradecimientos, escribe literalmentelas  «No fue fácil a aprender a escribir en un «idioma» no académico, pero en ello conté con un montón de ayuda. Mi más sincero agradecimiento a Jim Levine, Lindsay Edgecombe, Elizabeth Fisher, y al increíble equipo de la Agencia Literaria Levine Greenberg».

es una gozada ver que también a escribir se aprende, después de diplomarse y doctorarse, y que existen organizaciones especializadas también en eso, con tan buenos resultados. Dan tenía la semilla, y la semilla germinó.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, porque la vida también es un hábito, actitudes en la vida, apreciar, autores, fuentes externas, Mikel y etiquetada , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s