contagiando vida en el metro

debercumplidoen el proceso de revisar unos talleres que preparo hace 4 años para desarrollar “los 7 hábitos de la gente áltamente efectiva”, me encuentro con un video de esos que te abre una sonrisa en canal

se trata de un monje, que llega una mañana, muy de mañana, también puede ser muy de noche, al metro, y entra en un vagón, donde se encuentra un montón de ciudanitas, personas como tú y como yo, absortas en sus libros, a buen seguro que hoy estarían en sus smartphones y en sus tablets, qué más da si el efecto es el mismo, aislados.

este grupo de incomunicados empieza a trabar una nueva relación con la realidad circundante, se empiezan a hacer conscientes de las otras personas que habitan el vagón, de las que salen, y de las que entran, por medio de la risa.

el monje, transmisor de vida, una vez ha realizado su función, deja el vagón, satisfecho, nuevos vagones le esperan.

el grupo de personas abandonadas van recuperando poco a poco ese estado previo de somnolencia, aislamiento, pero transitan hacia él con un gesto extraño, y un calor interno que les acompaña, que tiene cara externa en una sonrisa.

tal vez un día se acuerden de ese momento fugaz en el que  fueron extremadamente felices, siquiera por un momento, en el metro, en ese espacio intermedio que no es principio ni destino, en ese espacio intermedio que está en medio del camino.

debercumplidomon   así lo vimos…

alguno de los materiales que reviso es de naturaleza caduca, sometidos al contexto de la época, otros son atemporales, y me encuentro con una serie que voy a re-utilizar esta misma semana, con base en el libro “las 7 ventanas del chamanismo”.

me extrañan los nombres de 4 de los ejercicios, que forman esa serie que voy a rescatar del olvido:

  •  me importa un huevo
  •  me importa un huevo y las frases directivas
  •  me importa un huevo y los círculos de poder
  •  me importa todos los huevos del mundo

y dudo si cambiarles el nombre o generar el ejercicio 5, por el culo te la hinco, que bien podría titularse “me importa un huevo y la yema del otro”, en esta dinámica encadenada que tiene como objetivo utilizar mejor nuestra energía personal.

Cómo gastas o distribuyes tu energía es tu responsabilidad.

A mayor cantidad de energía, mejor suerte.

A menor cantidad de energía, mala suerte.

La acumulación de energía disponible se llama Poder Personal.

De los recuerdos robados a las estrellas muertas

Terminando el post me doy cuenta de qué estoy escribiendo, de energía personal, y de su buen o mal uso, de actividades que la encienden, o la apagan, y de personas con las que sube o se marchita.

Porque todos acabamos enseñando lo que necesitamos aplicar y aprehender.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, porque la vida también es un hábito, actitudes en la vida, altruísmo, amar la vida, autores, cualidades del alma, fuentes externas, Mikel, serenidad por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s