leyendo a Felber, padre de la economía del bien común (la educación I)

laebcel año pasado, no hace tanto, Luis Mauleón, director de Asenta, me recomienda que lea un libro que me puede interesar. Se trata de la Economía del Bien Común, de Christian Felber. Le escucho, voy a una librería, lo ojeo (le echo un ojo), y lo compro.

y voy y se lo regalo a mi hermana Susana, que empieza en una nueva función en la organización para la que trabaja hace años, Lan Ekintza, una organización que pasa a formar parte del actual Bilbao Ekintza. Susana, si no me equivoco, colabora desde ya (entonces) en el desarrollo de la innovación social. Me  parece que el libro que me ha recomendado Luis le puede ser de interés.

pasa el tiempo, y me engancho con un video de Felber, que comento en el blog de oé corazón. No sé por qué me gusta tanto. Un mensaje positivo, limpio, actual, vivo, qué tontería, sí sé por qué me gusta tanto.

va pasando el tiempo y decido comprarme el libro. Ya estamos en diciembre, es terrible qué rápido pasa el tiempo cuando te lo pasas bien, y se lo comento a Silvia, que me dice que no hace falta que me lo compre, ya que si lo deseo con ganas seguramente me lo traiga Papá Noel, ya que este año no paso las navidades en el País Vasco (ahí el Olentzero le ha desplazado al gigantón blanco de habla hispana, con su irredento euskera, y su barba negra), esa tierra que algunos conocen también como vascongadas, otros como Euskadi, tierra cercana a la aldea de Astérix y Obélix, nuestros amigos galos.

sea como sea, por obra y gracia de Papá Noel, y de Silvia la chivata, me llega de regalo por Navidad «la economía del Bien Común».

para no faltar a la literalidad del texto, copio una de las páginas que más me ha gustado, que ya tendré tiempo durante el 15 de manipular el texto en eso que se conoce como «opinión». En ella, Felber habla de la necesidad de una nueva educación.

Muchos, posiblemente la mayoría de nosotros, no se sienten (o muy poco) intrínsecamente motivados, porque no se conocen bien y nada de lo que experimentan les aporta ni el más mínimo sentido que les impulse a perseguir altos rendimientos por sí mismos, sin la intervención de la competencia. Su interior está vacío, y sólo encuentran sentido en relación con el exterior. Y el mundo exterior gira sin parar: dinero, carrera y éxito y poder son los «valores» que llevan a la meta; entonces muchos de nosotros «interiorizamos» esos valores, incluso a pesar de que no hayan conseguido todavía hacer feliz a ningún ser humano. Pero, como tantos insisten, y los medios una y otra vez retratan y destacan a ese tipo de individuos, un gran número de personas incapaces de encontrarse a sí mismas, les termina imitando. En la raíz del problema se encuentran esas personas de pobre vida interior, incapaces de dotar de sentido propio a su vida; les falta la autoestima, reconocerse como las últimas y únicas responsables de su vida y de sus decisiones.

La respuesta crucial es la siguiente: ¿de dónde viene ese vacío interior? ¿Por qué hay tantas personas incapaces de encontrar sentido y felicidad sincera en sus vidas? Según mi experiencia la clave está en la educación. A la mayoría de nosotros no se nos ha reconocido objetivamente ni se nos ha querido incondicionalmente, lo que nos hubiera permitido encontrar nuestro propio yo, aceptarnos con cariño y a la vez, desarrollar la capacidad de apreciar a los demás. Por el contrario, la mayoría de nosotros, al menos la generación de adultos, fuimos educados hacia la obediencia y el rendimiento.

Sigo leyendo a Felber y no le encuentro desperdicio, qué bueno, qué bueno. Cuando sea mayor quiero tener dos ideas así de claras. Y escribir la mitad de bien. Como he repasado con Gorka recientemente 2*1/2, dos por un medio = igual a 2 / 2 dos entre dos = igual a 1 uno.

laebcmonAsí lo vimos…

 

En el post de arriba hay alguna exageración y algún error conceptual, a ver si las pillas.

Por ejemplo.

Exageración

Felber indica que el interior de muchas personas está vacío, cuando todos sabemos que entre pecho y espalda tenemos un montón de espacio que en navidades se llena de cava, de turrón, de gambas y de jamón serrano (estos 2 aspectos de forma especial en las casas de bien). El autor, en mi opinión, debería haber indicado esta excepción, referente a las fiestas de navidad.

Error conceptual

En la multiplicación, no es correcto juntar dos factores de tan diferente carácter. ¿Qué tienen que ver las ideas claras y la escritura? Pues eso. Por lo menos, no se trata de una suma, en la que habría quedado patente que manzanas y peras no son la misma fruta.

Otros comentarios al pie

No entiendo eso que dice Felber de que se nos educa en la obediencia y en el rendimiento. Prueba de ello, cito a mis hijos, que a su vez citan a mi madre en una conversación hace 3 años.

– Aita (papá), ¿qué es eso tan raro que dice amama (la abuela)?

– ¿qué, hijos? ¿qué dice amama?

– Que «obedecer es amar».

Como puede observar el lector, los niños y las niñas de mi generación no estamos educados en la obediencia, sino en el amor. De la educación en el rendimiento, otro día +.

el ejemplo de arriba demuestra que una creencia de un niño (yo) viene en algún caso de sus padres, y que está tan arraigada en su programación que a veces, sólo a veces, forma parte de su paisaje natural que pasa totalmente desapercibida.

Afortunadamente, puede no incluir esa creencia en el programa de formación de la siguiente generación, que ya no sabe lo que es obedecer.

Por medio de las 3 copas desarrollamos un trabajo muy divertido de pasado (creencias), presente (pasiones), y futuro (valores), que incorporamos en nuestros programas.

Fruta que te fruta, escribe y lee, fruta y disfruta, 1, 2, 3, 4, así hemos pasado el rato, y este post ha terminado.

Muchas gracias a Luis Mauleón, a Silvia la chivata y a Papá Noel como colaboradores de este post. Muchas gracias a Christian Felber por dejarse transcribir sin su autorización.

Por si sirve en mi descarga ante un tribunal, he comprado tu libro, Christian.

En el libro “la economía del bien común”,

Christian Felber se pregunta cuáles son los valores en los que educamos a nuestros hijos,

y en qué medida les preparamos para el desarrollo de su ser, o les invalidamos para la vida,

alentándoles en modelos de competencia y rendimiento,

que dan fuerza a modelos externos y a la motivación extrínseca (que está siempre fuera, dominada por otras personas),

o a la motivación intrínseca (que está dentro, y se relaciona con el sentido de vida o propósito).

 

Un regalo leer a Christian,

más cuando la educación de nuestros niños se enlaza con la educación de nuestras directivas, el mundo personal con el empresarial,

el mundo que juntos, todas, desarrollamos.

 

Cuando un directivo motiva, debería preguntarse las claves de la motivación (¿en el logro, en la competencia, en la cooperación?),

cuando una directiva desarrolla personas debería preguntarse las claves del desarrollo (¿expertos en competir, maquinitas para colaborar?),

cuando una persona planifica, desarrolla e implementa un canal de comunicación interna debería plantearse los valores que fundamentan su comunicar.

 

Competir, el paradigma viejo,

o colaborar, un esquema alternativo,

ésa es la pregunta.

 

La motivación extrínseca, ganar, dinero, fama, poder, el Rolls mejor que el BMW, más rápido, más cantidad,

o la intrínseca, el propósito de las personas y de la organización.

 

Mi bien o el bien común.

Esta entrada fue publicada en autores, creencias, EBC, fuentes externas, las 3 copas (creencias, pasión y valores), Mikel y etiquetada , , por mikeloecorazon. Guarda enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo positivo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio desde el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. hoy acepto que esto no va de tirar ni de empujar, sino de ponerle calorcito y color, de hacer 3 aperturas a nivel personal, de dar 3 pasitos nuevos, y dar 3 abrazoTs (a mí misma, a ti, a la vida), de acompañar el desarrollo de ecosistemas propicios para el desarrollo de la conciencia, de la libertad, desde el amor. me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s