mi tribu, mi sangre, mi iglesia

ebcmataderoanoche me junto a cenar en casa con Silvia y su hija natural, Pau, con Pedro y su hijo adoptivo, Andrés, en una cena que tiene mucho del ambiente de una cena de Navidad. Como no nos vamos a juntar el 24 a cenar, ya que cada uno tiene compromisos con su familia de sangre, hemos decidido juntarnos a tomar un algo, mucho más informal, la noche antes.

si lo piensas, es lo que nos está pasando en la época actual, una época en la que se están moviendo los grandes cimientos que nos han sustentado hasta ahora: la tribu, la sangre, la iglesia. Todavía no han desaparecido, pero están cediendo su paso a nuevas formas de organización social, en la que los círculos de pertenencia personales, elegidos de forma consciente, priman en nuestras vidas.

la reunión de anoche es otro ejemplo más, en el que los amigos, qué pena que no estuviese Fernando, mi concubino, de vuelta en Palencia, con su mujer y sus hijos, adornan nuestros días, y nuestras noches.

en la cena nos da para cocinar, cada uno un algo, para recoger, sacar platos, ensuciar platos, limpiar platos, para recordar cómo se juega al mús, para charlar, para comentar la diferencia entre jugar y competir, cada vez soy mejor en eso del jugar, qué más dará ganar, y disfrutar en el viaje. No puedo dejar de reírme de una frase que Pedro me dirije, con cierta admiración, no exenta de sorna. Pedro comenta que, en un mundo en el que tenemos tanto miedo, “Mikel primero hace, y luego piensa, … quizás”. La frase me gusta a mí, le gusta a Silvia, nos reímos un rato. Qué bonito quizas por medio.

La partida de mus acaba con un apretado 2-2 en el que no hay vencedor ni vencido, y que los que llegan de atrás celebran más.

Echo un vistazo al 14, y veo varios grupos en evolución.

a la sal, Aprendemos Todos y la Escuela Oliver (ATEOs), el teléfono de la esperanza, la Economía del Bien Común de Christian Felber,  amigos de Andrés, grupos que pueblan mi vida hoy, 3 años después del naufragio.

me acuerdo, sin querer, pero queriendo, de ese último grupo al que me vinculo, el más reciente, al que no me une ni mi tribu, ni mi sangre, ni mi iglesia. De hecho les conozco desde hace poco, casi ayer. El 03 de Dibiembre, camino de la presentación de “historias que transforman organizaciones” en Innobasque, es la primera reunión, el viernes pasado la segunda. Se trata de Margarita, Eduardo y Luis (Huitchi), que ocupan la foto de hoy, 3 compañeros que lideran los nodos de formación y conocimiento de la Economía del Bien Común en Madrid, en la reunión en el Matadero, ese espacio reconvertido para el uso de todas en la zona de Legazpi. Nos reunimos para soñar qué queremos hacer en el 15, con una reunión el 8 de Enero para empezar, y un mapa mental compartido con el que empezar a jugar.

Pedro, tienes razón, tal vez no le dedico mi medio intento al ejercicio de pensar. Cuando tenga claro lo que mis compañeros quieren, me dedico a hacer, y a hacer, y a hacer. con 1 dosis de pensamiento, 3 de emoción, y 7 de movimiento puede salir bien.

ebcmataderomon Así lo vimos…

Te dejo con Felber, y una preguntita

¿Qué aumenta en nuestra sociedad, la confianza o el miedo?

y con Marina Escalona, y el manifiesto por una nueva educación

en esta nueva vida, sin tribu, sin sangre ni iglesia, los valores, azules, convertidos en comportamientos, verdes, el cielo vivido en la tierra, es una opción a valorar. Con mis compañeros y compañeras de camino, personas bellas, buenas y nobles.

nuevas tribus, nuevas sangres y nuevos ritos nos esperan en el 15, ese numerito que esconde 3 veces el 5.

Esta entrada fue publicada en 13 hábitos, porque la vida también es un hábito, 4 elementos, actitudes en la vida, aprendemos todos, autores, biografía, co-crear, community manager 3.0, cuerpo, espíritu, fuentes externas, Mikel, mis pasiones por mikeloecorazon. Guarda el enlace permanente.

Acerca de mikeloecorazon

nacido en el país vasco (a los nuevos nos gusta levantar troncos y cortar piedras, de la misma forma que a nuestros padres les gustaba levantar piedras y cortar troncos), me gusta el sol y el mar, el color y el calor. Estar vivo es una gozada que tenemos todos los días. Reírnos y agradecer lo que tenemos también. En el mundo laboral he hecho un recorrido bastante interesante por la consultoría de organización, productividad / competitividad, auditorías de sistemas y procesos, consultoría en integración, formación, tecnologías de la información, y desarrollo de personas, equipos y organizaciones. Un camino entretenido, en el que he llegado a la sopa de piedras, al juego, y al gusto de compartir, al color y al círculo, ese sitio en el que las personas, tan diferentes pero iguales, construimos nuevas realidades. --- mi hijo Gorka me ha traído al mundo del juego desde el respeto a la persona de enfrente, todos somos iguales, un juego que es necesario re-descubrir y desarrollar en nuestras organizaciones y en el mundo laboral y social. --- y mi hija Maitane, mi hija pequeña, mi hija mayor, sólo tengo una hija, es parte de este descubrimiento que se llama "entornos de confianza", con la energía del azul clarito, el orgullo humilde, el orgullo sano, a disposición de la construcción de la casa común. --- en mi vida he aprendido de gente que contaba historias, mi primer abuelo, José, mi primer amigo, Gidor, mi primer jefe, Jesús, y ahora las cuento yo. --- desde ese ser que se descubre a sí mismo (yo me reconozco), y se comunica de forma des-inhibida, amarilla, y se encuentra con otras personas (yo te reconozco, y reconocemos juntas un entorno más amplio del que formamos parte y al que damos vida), para dar paso a la curiosidad, roja, que pinta puertas donde otras personas sólo ven paredes, una curiosidad que se convierte en actividad de crear, creatividad en innovación. desde el juego, cambiando reglas, y creando nuevos juegos, nuestros resultados son diferentes. y afortunadamente, mejores. hoy me considero una persona positiva, creativa y alegre, cariñosa, mezcladora y juguetona. un abrazo, Mikel

Un pensamiento en “mi tribu, mi sangre, mi iglesia

  1. Estoy de acuerdo, Mikel, cada vez es más importante el equipo de personas que creas a tu alrededor, la familia y lo tradicional está poco a poco relegándose al espacio que verdaderamente debería ocupar: el de los ritos, que tienen su importancia en ciertos momentos pero no pueden ser el centro de ninguna vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s