con aceite, pan y vino se hace el camino (y juega que te juega jugando vamos haciendo grupo y amigos)

aceiteEs miércoles por la tarde y le pido a Fernando que me pase a buscar por la estación del tren, que no se olvide 3 botellas del cosechero para ver si cambiamos de vino en el txoko, y las zapatillas verdes y azules esas tan estridentes que me acabo de comprar. Si todo va bien, ya es buena hora de presentarse en el txoko, hora de acompañar a los cocineros.

Llegamos a crisálida donde 2 capullos ya han florecido. Nos reciben Jacin y Antonio, nuestros cocineros voluntarios de hoy, que ya se han puesto en los fogones y en la tabla. Incomprensiblemente han desechado la propuesta para el menú que les ha hecho Juanma, unas angulas y alguna cosilla para seguir, langosta, cabrito asado, …, mucho más fácil de elaborar, y se han hecho fuertes en un menú cargado de corazón, sin billete, aprovechando la temporada de setas. El menú es algo así como setas de entrante (níscalos con verduras), setas de primero (setas empanadas con verduras) y setas de segundo (fussili con champiñones al pesto). Para pasar el otoño no está mal. Por si a alguien no le gusta el otoño, cargamos la despensa con abundantes vinos, beber para olvidar, y contratamos a Carlos, asesino a sueldo, que hace una entrada gloriosa en el txoko con su ametralladora, vestida de indefensa funda dura de guitarra.

En el preámbulo de la gran cena, los niños se han puesto a jugar a eso de yo no quiero setas, y por si acaso, han quedado de acuerdo en traer un poco de aceite y pan.

Es tan grande la desesperación que Andrés, que se ha dado de baja del txoko hace unos meses viendo lo mal que comemos, viene a rescatarnos con una garrafa de 5 litros de aceite ecológico.

En la mesa, mientras los dos jóvenes al mando del otoño hacen de las suyas, van apareciendo más y más niños con aceite, hasta juntar 10 platos para untar. Yo, que me quería escaquear de trabajar, como ya es costumbre, dando palique, no me voy a librar esta vez. Me ponen delante una tabla, una montaña de panecillos y un cuchillo con sierra. “Mikel, hoy te toca hacer algo”. Y recibo, obediente, instrucciones de cómo cortar los panecillos, primero por la mitad, y luego en cuatro pedazos. Obedezco al primer punto, y en el segundo casi. Marco la cruz, norte – sur, este – oeste, derecha – izquierda, abajo – arriba, sin llegar a cortar el pan.

panA los niños, que han montado una algarabía enorme en la cocina, les está gustando esto de jugar. Después del Sushi, de la cata de vinos, de la paella al aire libre y el concurso de chipirones, la vasija grecoromana al fuego, qué divertido es votar y romper cazos, ahora nos toca mojar pan. Pablo pone nombres a 10 platos de aceite que empiezan en 1 con la “duquesa de alba”, siguen por el 2, claro, el 3, Messi, el 4 Cristiano, y sigue hasta el 9, Mariano Rajoy, sentado al lado del 10, Pablo Iglesias. Si lo piensas bien, es bien divertido, en vez de hablar del 1 o del 6, “a mí me ha gustado el 1”, que ñoño, un rotundo “yo me comería a la duquesa de alba, que está para mojar pan”, “pues yo le echaba un tiento a Ronaldo que se va a enterar”. En eso estamos, despiazando famosos, artistas, toreros y políticos, que se acaba el aceite y el pan. No nos queda más remedio que pasar al otoño, una estación que nos sienta fenomenal.

Y tras el otoño, preparándonos para el invierno, un postre tan sencillo como espectacular. Puedes probar a hacerlo en tu casa. Compra una botella de litro de kefir de cabra, bien fría. Si la compras del tiempo también puedes ponerla en el refri. Una granada, un mango, unas nueces, un par de frutas que contrasten entre sí, frutos secos y de temporada para contrastar. ¿Chirimoya y pera, pasas y anacardos? También puede ser.

Sencillamente espectacular, sobre todo para aquellos, pacifistas, que piensan que el fuego lo tendrían que prohibir.

Y hablando de fuego, acaba la noche y Carlos, como los niños han comido bien, abre la funda de la guitarra, y, en vez de la metralleta, saca la guitarra.

Juntos hemos pasado un rato muy agradable, juega que te juega, hablando de Mariano Rajoy y Pablo Iglesias, ahora que hasta yo sé quién es, mientras Carlos nos acompaña atrás.

No me acabo la sobremesa (a alguien le tiene que tocar fregar) ni el vino (si me tomo una copa más me derramo). El pasado es bonito pero el futuro es precioso, ahora que los niños vuelven a jugar.

aceitemon   Así lo vimos…

En los premios de los 9 aceites, ya que uno está duplicado, ¿es de contraste?, una sutileza de un niño juguetón, 2 extremeños se llevan la palma. El aceite que ha traído Andrés para suavizar su marcha y su vuelta queda primero. Como se ha acabado el pan, se lleva 4 litros largos de vuelta a casa, qué sinvergüenza, Andrés, mira que no repartir… Hoy se nos ha olvidado traer botellitas donde otros días traemos tapers, qué pena. Medio litro para un enjuague bucal no nos iba a sentar mal.

El hombre de negro se lleva de vuelta su metralleta a casa. Esta vez no ha habido que liquidar a nadie, menos mal. Qué grande eres con el fusil y la escopeta, y con los niños que se acabaron su fussili, “tango tusto”, el gusto es mío, a ver cuándo nos tocas la guitarra con voz, Carlos, y con tanguista para los niños.

carlosEn la discusión posterior,  cruzamos opiniones con más y menos vehemencia sobre lo buenos que son los productos extremeños, pasando por alto los productos vascos (el azpilicueta de Fernando que no hemos votado). y ya el día posterior, por wasap, discutimos si Hernán Cortés, otro artista del fusil, y la duquesa de Alba son extremeños o vascos, esos seres irredentos que se empeñan en nacer en cualquier parte. Nuestros cocineros, no sé si puedes apreciar el halo que les envuelve, sutil, mágico, aunque si eres muy básico puedes pensar que la foto está desenfocada, y simplemente hay una sombra producto de que también hay luz, y donde hay luz hay sombra, ni se molestan en discutir.

nuestros cocinerosEllos han obrado esta vez el milagro de la alquimia. Sacudidos como estamos por este otoño sin agua, nos invade una pregunta postrera, ¿de dónde habrán salido las setas?

 pd1:

de los niños mejor no sacar fotos, ahora que están en la cama, no se vayan a poner a jugar otra vez…

pd2:

en la última cena volvemos a ser en torno a 13, uno más uno menos qué mas da. Judas ya ha vuelto de su misión, y está pasándoselo fenomenal con Andrés, que si no trae el aceite de vuelta no vuelve a estar invitado.

pd3:

todos los personajes de esta obra, como los hechos que aquí se relatan, son de ficción. Cualquier relación con la realidad, incluidos los nombres, es obra de la alquimia, o ese proceso tan raro que hace que las cosas queden tal que “asín”.

Anuncios

y por todas mis compañeras (tacirupeca jarro y el bolo)

museoel miércoles 26 pasó, y el jueves 27, 3*3*3, 3 veces tres, se hace presente. Son las 3 de la tarde cuando caigo en un veinte, expresión mexicana que significa más o menos “me doy cuenta de un algo”, una especie de ajá, o de “eureka”.

me he pasado la mañana como un enano, y la expresión no puede ser más bonita, ni más literal, porque he estado toda la mañana jugando como un niño, disfrutando, y la mañana ha dado paso a la tarde, y sigo en ello.

Me doy cuenta de que en mi familia por parte de mi padre, tal vez por parte de madre un poco también, hay una carencia brutal de juego. Yo considero que soy un niño que jugué poco, y me doy cuenta que me habría gustado jugar más con mi hijo Gorka. Y caigo en la cuenta del diagnóstico de Mariana antes de aceptarle en la escuela Micael para repetir el último año de jardín de infancia:

– a Gorka le falta jugar y

– Gorka tiene miedo al profesor.

Estas dos frases encierran una carga de profundidad que no he llegado a entender bien hasta hoy.

Porque he conectado con el dolor de mi padre, huérfano de madre a los 7 años, al que visualizo castigado por su padre, atado a la mesa de la cocina por un pie, muerto de miedo, para conectar luego con mi propia infancia, que puedo ser más alegre, y con la infancia de mi hijo, que de alguna forma, mejorando lo pasado, también repite.

Hoy haría las cosas de una forma diferente, pero lo que he hecho es perfecto, me perdono, porque estaba donde estaba, en ese sitio que está tan cerca de donde me dejaron. Hoy me perdono y le sonrío al niño pequeño que está llorando escribiendo en el teclado de su ordenador, un juguete con pantalla táctil con el que se lo pasa fenomenal, escribiendo cuentos tontos de su vida, que es la vida de cualquier niño, y le digo que no se preocupe, que la vida es perfecta.

hoy sé que cuando sanamos, el efecto traspasa todas las fronteras del aquí y del ahora, de la generación anterior y la siguiente, y la salud vuelve a mis ancestros y a los que están por venir, de la misma forma que Gorka sanando su vida también me sana a mí y a mi padre. Un solo eslabón sana a toda la cadena.

Ayer, camino de Caixa Forum, pasé ex profeso, por la tienda de el museo Thyssen Bornemisza, una tienda en la que se venden todas esas cosas culturales de lujo que la gente bien puede tener, una tienda en la que me mi niño se quedó prendado de una pelota, una pelota que no tuvo de niño.

bolaHoy entiendo que mi padre me regaló el scalextric que él nunca tuvo, aquel scalextric encima del que yo me hice tantas veces  pis, de la misma forma que yo le compro a Jon, el hijo mayor de mi hermana, de 2 añitos, la pelota que a Mikel le hubiera gustado tener, una pelota mágica, con vitutitas que flotan a poco que la mueva con los deditos, a poco que la gires, virutitas que flotan cuando la subes, la bajas, o le haces votar.

En la vida, en este mundo tan raro que apenas empezamos a entender, la sanación es instantánea, y no conoce de antes ni después, de lejos o cerca. Hoy vuelvo a jugar y desarrollo mi profesión, y mi vida personal, desde el juego, desde la emoción, acompañado por niños y niñas de 40 o 50, 30 o 60 años que se permiten de nuevo jugar, reír, abandonarse, preguntar.

A Gorka le faltaba jugar y le tenía miedo a su profesor, de la misma forma que me faltaba jugar a mí, y le tenía miedo a Jesús o a Tomás, aunque no lo llegara a reconocer, o como mi padre tenía miedo a su padre, con bastante probabilidad.

Hoy, muchas gracias, Gorka, muchas gracias, aita, no sabéis cómo os quiero, muchas gracias, Tomás, mi vida está más cerca del juego, y de ese ejercicio sin fruto que Luis Emilio llama disfrutar. Va por todos vosotros, y por todas mis compañeras.

museomon  Así lo vimos…

Vuelvo a mover la pelota de Jon, que también es mía, y me da un gusto enorme ver lo fácil que es sanar, por mí y por mi padre, por mi hijo y por mí, por Jon y por todas sus compañeras, todas esas relaciones dinámicas que conforman nuestra constelación familiar…

bola2nota autobiográfica, para seguir con la línea del post:

Mis hijos han crecido en un entorno en el que el amarillo de la des-inhibición, y el rojo de la curiosidad es moneda corriente. Ese color amarillo que nos anima a desarrollar una comunicación radiante, desde el ser en evolución, con una careta y una armadura menos, que se permite crecer, y ese rojo que se convierte en actividad de crear, también conocida como creatividad, en un camino que nos lleva a hacer tope, con la pared, hoy cerrada, mañana puerta abierta, de la innovación.

este sábado, mañana, 29 de Noviembre, ese colegio, la escuela Micael, celebra de nuevo el mercadillo de otoño, un mes antes de navidad, una fiesta hermosa para compartir, y celebrar.

Alguien me ha pasado una imagen de la nueva Caperucita Roja, Tacirupeca Jarro al revés, que da menos miedo, sobre todo si metemos en la frase al lobo, que se convierte en el bolo, dentro de una historia de la evolución, también familiar,

qué divertido es permitirse jugarrrrrrr, para comerte mejorrrrrr.

Creo que puede quedar bien aquí, no mejor alineada a la derecha, sí, aquí está bien…

caperucitarojawas japen? guas ap

noraezean camino de Caixa Forum, un día de vacaciones +

elvalordecompartirprincipioses miércoles por la mañana, y me levanto al tran tran. Los últimos días han sido de no parar, jueves, viernes, sábado, domingo, lunes, el martes un poco menos. A última hora de la noche me entra una notificación por la que se pospone una presentación del cuentacuentos en adif, una reunión interna sobrevenida ocupa su lugar, pero ya estoy en Madrid. Empiezo la mañana intentando ocuparla con alguno de mis contactos de otra vida, fundación masfamilia, forética, no, no, todo parece que va a ser que no, hago una relación de 10 llamadas telefónicas para mover temas en progreso y alguna gestión ya está hecha, y alguna ya está en curso, por lo menos he dejado un recado. Si hay respuesta en el día, continuaremos con el hilo, si no otro día puede hacer la continuación.

otoñomoradoSon las 10 de la mañana, buena hora para dejarle trabajar a Silvia, que no se anima a acompañarme a escucharle a Chistian Felber, padre del movimiento de la economía del bien común, a la charla en el paraninfo de la universidad, en Zaragoza, como tampoco se anima a acompañarme el jueves a Jaén, en una charla sobre su nuevo libro, el dinero, fin o medio, 331 kilómetros, con vuelta, tienen la culpa. Nada, salgo de casa deambulando, voy para aquí, voy para allá, en una actitud de ver hacia adonde que algo tiene que ver con ver las señales y dejarse fluir. En euskera, idioma vernáculo de mis mayores, hay una expresión que me encanta, noraezean, nora, a donde, ez, no, ean, en, una especie de “sin rumbo o dirección fija”, o “no sabiendo bien a dónde”, y a ver qué me toca hacer hoy. Salgo con la idea de hacer un par de llamadas y ver qué pasa y qué se acomoda dónde.

Una de esas llamadas es a Felipe, compañero y amigo de otra vida pasada, breve pero muy agradable, en AENOR, con el que no me he podido reunir el lunes ni el martes, tal como comentamos la semana pasada, otra a Jorge, ídem de lienzo. Felipe tiene ensayo con el coro los miércoles, otra vez me he olvidado, por lo que dependo de que Jorge me devuelva la llamada para no comer solo, de paso a la gala cumpleaños de el Pacto Mundial en Caixaforum.

pepesEn ese movimiento de “noraezean” decido que voy a visitar a un amigo en mi anterior barrio, un chico muy majo que además de sicólogo, qué bien escucha y acompaña, corta muy bien el pelo. Si lo quieres encontrar, cerca del alto de extremadura, en una peluquería que se llama tres hermanos, que pasó a uno de los tres hermanos y sus dos hijos. Me va a cortar el pelo él, después de varios “selfies” con la máquina para cortar barba, que me han ayudado a amortizar la inversión estos 3 últimos años. La semana que viene tengo presentación en casa de mis padres, y no está mal que me vean apañadito.

Salgo de la pelu, y pienso en saludar a Santiago, mi amigo de la gráfica Crutomen, cuántos folletos juntos, y cuantos kilos de papel, un metro cúbico por lo menos, en diferentes publicaciones, qué cargo de conciencia, Santiago, para hablar del Athletic en una semana en la que ganamos dos partidos.

oaxacaPaso por la cafetería Oaxaca, donde cargo la mochila con 3 paquetes, siempre 3, de café torrefacto, y felicito unas navidades cada vez más cercanas, y por la gestoría, np asesores, donde no encuentro a Antonio, pero sí están los dos Joses.

Jorge sigue sin responderme al teléfono, pero sí me contactan de Euskaltel, y cierro una cita para el 05 de Diciembre, a las 11:30, el día después de la presentación de “historias que transforman organizaciones” en Zamudio. El día parece estar dedicado a mi anterior vida, mientras cruzo el puente de Toledo, y pienso dónde comer qué, “noraezean” en sentido bíblico, literal.

Pienso en el chino de la Plaza de España, que me acerca a la casa del libro de Gran Vía, al maceiras y al arroz del día como segunda opción, ya muy cerca de Caixaforum, mientras las tripas me hacen gru grú. Una oferta de una doble cheeseburger en el MacDonalds de Virgen del Puerto me tienta, 2 €uritos, entro y salgo, ¿qué estoy haciendo aquí?, y me dirijo a la plaza mayor a tomarme un bocata de calamares en casa Rua, que a la noche tengo cena en el Txoko, mejor no pasarse en eso de comer.

La Plaza Mayor ya está vestida de casetas que se pobrarán de artículos de navidad, de padres y niñas con espíritu festivo en cortas fechas, y se me ocurre pasar por Sol, y hacer un poco de cola en casa Labra. Me acuerdo de la conversación de ayer por skype con Piedad, en la que confluyeron el Movimiento del Bien Común, la trifomación social y podemos. Piedad me habla de una entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias (debo ser el único español que todavía no le ha visto en una entrevista, o en televisión, ventajas de no ver ni los telediarios), que decido ver. Ala, desde ayer ya no hay españoles que no hayan visto al líder de podemos en la tele, o son uno menos. Se van a quedar en minoría.

casalabraDespués de la croqueta de bacalao y el taco de bonito, me acerco, me topo literalmente, con la sección de libros del corte Inglés. Mi interés por dos libros de Christian Felber se cruza con dos libros sobre Pablo Iglesias, en la misma estantería, y dos libros más que casi compro, Dar y recibir, de Adam Grant, y Crear o morir, de Andrés Opppnheimer, qué curioso cómo se combinan el “y” y el “o” en estos dos títulos que pienso leer. Creo que ya he elegido los regalos para el Olentzero, que este año se convertirá en Papá Noel, ya que la carta a los Reyes Magos de Oriente la he mandado la semana pasada (este año por fin sin prisas). De hecho, en un enfoque nuevo, he pensado en personalizarla, y he escrito 3 cartas, una para Melchor, otra para Gaspar, y una tercera para Baltasar, mi favorito.

daryrecibirDe camino a Caixa Forum, paso por el museo Thyssen Bornemisza, donde sólo compro una bola para mi sobrino Jon, una bola llena de agua y de bolitas naranjas, rojas, rosas, azules y verdes, cómo se lo va a pasar con sus dos añitos estas navidades.

Camino de Caixa Forum, ya sí, cómo me ha costado llegar, me lío en el wasap con Javier Ondarra, compañero en la presentación del próximo jueves en Innobasque. Más buenas noticias. El aforo que inicialmente fijamos, de 30 personas, que ampliamos a 50, vuelve a aumentar. Ya pasamos de 50 personas inscritas, todo parece indicar que esto de contar cuentos se va a poner de moda, también en el mundo de la organización.

Hoy me he dejado llevar, noraezean por el Madrid que tanto les gusta a Sabina y a Gallardón, a Ana Botella y Tierno Galván, camino del cumpleaños del Pacto Mundial, en una actitud muy parecida a “vagabundear”, un miércoles que se convirtió en viernes, en el centro de esa ciudad tan bonita que es Madrid.

compartirmon   así lo vimos…

En el ascensor me encuentro con Antonio Javierre, que luego me presentará a Ángel Pes, con José Félix, de Euskaltel, 2 veces en una semana, seguro que hay una tercera pronto,  va a ser que sí, con Marcos González, qué bueno volver a coincidir, Marcos, con Yolanda Villaseñor, amiga de Aenor, compañera de Felipe y Jorge, con los que no comí hoy, mira que lo he intentado, parece ser que no tocaba, y cuando no toca, ni aunque te formes, con la que me siento en el acto, del que entresaco 3 apuntes,

uno, el primero, la historia, un cuento precioso, que cuenta Isabel de cómo decide pasar a trabajar para el Pacto Mundial, hace 10 años, en la azotea de su casa, desgranando la margarita de una oferta para un cambio de vida profesional, en ese proyecto que pugna por salir, sí, no, sí, no, viendo arder el edificio Windsor, ese edificio de estructura metálica que ardió y ardió sin caer, qué curioso, qué bien hacemos nosotros los edificios metálicos, y qué malos son los estadounidenses haciendo torres que se caen de 2 en 2, viendo arder esa torre de la que salían papelitos, documentación confidencial también, y una noticia que es una señal en la vida de Isabel Garro, que nos ha alegrado a todos la vida estos 10 años, una señal que le decantó al sí, quiero cambiar,

dos, el segundo, que voy digiriendo según bajo las escaleras que conducen al cóctel, tras ver el último vídeo del cumpleaños, palabras de Ignasi Fainé, que no puedo dejar de apuntar, en una cita que me gustaría sea literal, “si queremos que el mundo sea mejor, tenemos que tener las ideas claras, tenemos que luchar para que el mundo sea mejor”, y que mascullo y mascullo, hasta que una luz se abre en algún sitio, desde donde me pregunto, ¿realmente hace falta luchar, pegarnos una y otra vez con los otros y contra la pared, o nos hace falta lo contrario, dejar de luchar, trabajar con alegría, fluir con amor, con esperanza, con fe, divertirnos y disfrutar, dis, sin, frutar, de fruto, con mortal desenfado, dejando fluir nuestra pasión?

la tercera, te la cuento luego.

la primera copa de cava y los primeros trozos de queso me devuelven a mi actitud “noraezean” de este día, esa actitud tan bonita con la que, sin comerlo ni beberlo, acabo intercambiando unas palabras con un desconocido muy majo, que me pregunta por mi acento raro, y resulta ser Miguel Ángel Merino, Director del Gabinete de presidencia de Eroski, un chico con el que he hablado por teléfono y que tengo ganas de conocer, con Antonio de nuevo, qué regalo en este cumpleaños del Pacto, muchas gracias, Antonio, que me presenta a Ángel Pes, presidente del Pacto, con José Luis Hernández, de coato, con John Scade, de Mas consulting, con Isabel, a la que felicito de corazón antes de tomar el camino del txoko “a la sal”, en un día con esa actitud “noraezean”, sin rumbo fijo, en el que parece que no he trabajado.

Con los pies adoloridos, reviso lo interesante que es no trabajar de vez en cuando, con Euskaltel, Eroski y la Caixa, País Vasco y Catalunya, a la vista desde esta esplanada enorme que es Madrid. Llegará la cuesta de Enero, después de los Reyes Magos de Oriente y sus regalos, y en Febrero, metidos en pleno invierno, tengo que llamar y juntarme con dos de mis chicas favoritas, Marta e Isabel, co-artífices de esa capacidad de innovación de esta preciosa institución que han convertido en referente a nivel mundial, Isabel y Marta, madres recientes, un nuevo mundo se abre, pero mira que me caeis bien…

madridestoy a punto de cerrar este post, excesivamente largo, muy muy muy largo, y recapacito sobre una de las fotos que he sacado hoy, dentro de CaixaForum, con el libro que nos han repartido en la entrada. Esta es la tercera anotación.

Se titula el valor DE COMPARTIR principios.

Reflexiono sobre la importancia de aplicar ese verbo, COMPARTIR, en el nuevo mundo que se abre. Un mundo viejo se cierra. Un mundo nuevo se abre. Como el gesto que ha tenido Antonio conmigo, como el título de Dar y Recibir de Adam Grant, como la Economía del Bien Común.

Un mundo que ya no quiere más corrupción, uno de los 4 grandes bloques sobre el que trabaja el Pacto Mundial, un mundo que quiere seguir trabajando en la Reponsabilidad y el Respeto, y desde la fraternidad, esa gran ley que pronto va a regir en el mundo empresarial, empezando por todas estas empresas que están hoy aquí celebrando como yo un cumpleaños, el décimo cumple del Pacto Mundial en España. Un mundo que puede cambiar a golpe de historias, que reflejan comportamientos que nos ayudan a aterrizar los principios y los valores en nuestro día a día, que nos ayudan a traer el azul al verde, el cielo a la tierra, con ese verbo tan bonito, COMPARTIR.

Me voy con una historia en el paladar, que se va apoderando de mí.

Ardió el Windsor e Isabel, afortunadamente, dijo sí.

1 sherpa, 2 sherpas, 3 sherpas para 25 cimas

3sherpasun año más se acercan las navidades, y un més antes, más o menos, la comida de la promoción. Son ya 25 comidas, desde que terminamos la carrera, o al menos estábamos en ello, con la historia del proyecto y la titulación oficial. 25 años que empiezan el mismo año que nos graduamos, no en el año siguiente, por lo que este fin de semana nos hemos juntado con compañeros que hace 24 años, 2 docenas de años, estaban en el proceso de terminar una carrera.

En este tiempo 3 compañeros han servido como la cola o el pegamento que junta a quien quiere juntarse. No sé por qué, qué mentira, por supuesto que sé por qué, los asocio con la figura del sherpa.

Si no te gusta la alta montaña, como a mí, ese espacio en el que el oxígeno flaquea, podemos hacer un ejercicio de imaginación, tienes razón, yo tampoco he probado la práctica, un sherpa es una persona habituada a cargar la carga que el montañero profesional “delega”, a ir arriba y abajo en misiones imposibles si no fuese por una adaptación casi milagrosa a un territorio hostil donde los haya, una persona que pone en algún caso en juego su sensata vida cuando otro ha sido insensato con la suya, y en un tono memos dramático, un investigador del territorio, que va y vuelve, que mira y compara, que te da su versión de cuál puede ser la mejor opción.

Este año, como otros anteriores, ha faltado mucha gente, y han venido muchos compañeros, en proporción las chicas son más cumplidoras (o fiesteras, depende cómo lo mires) que los chicos, y hemos actualizado algunos cariños, ya que no da para hablar con todos.

En estos 24 años, Jon ha sido el primer sherpa. Le conocíamos como tal en el grupo de amigos. Ahí va Jon de nuevo a buscar un nuevo camino y a sacar al grupo del atolladero, una versión magnífica que propicia la primera y la segunda y la tercera comida del grupo. Pasan los años, y el ímpetu del primer sherpa decrece, pero aparece un segundo y un tercero. A la labor de Jon le siguen la labor de Juanjo y de Iñaki. Hoy es difícil concebir una comida sin ellos tres.

Si faltasen estoy seguro de que sería fácil que un cuarto, ¿tal vez chica?, se encargase de mover el grupo.

Si hemos pasado por la época de los primeros 5 años, cuando el sentido de pertenencia todavía no es grande, y en el que los correos electrónicos y los móviles no estaban en nuestra imaginación, con nuevos teléfonos cambiando, el niño se fue de casa de papá y de mamá, de madre y padre, para trabajar en Barcelona, Madrid, Apatamonasterio o Londres, y nos seguimos reuniendo 24 años, 2 docenas de, después, es fácil imaginar la comida 26, 2 veces trece, en nuestro 25 cumpleaños, 5 por 5, no sé qué me recuerda este numerico, de estar acabando la carrera, que a más de uno se nos retrasó el título.

3 personas dedicadas a otras cosas que no son exactamente el yoyismo, son buen ejemplo de lo que es hacer grupo. Hoy los llamamos sherpas, pero pueden tener otros calificativos y sustantivos. ¿cuáles les darías tú?

3sherpasmon   así lo vimos…

Sher pa, otra forma abreviada de “zer pasatzen da”, o qué ocurre, neologismo neológico, nada lógico, como el test que ha tenido a bien preparar Iñaki este año, muy divertido, que corto y pego a continuación.

TEST BILINGÜE INGENIEROS 1990. AUTOSELFCONTROLATION.

 

Si estáis leyendo esto el 22 de noviembre de 2014 es probable que estuvieras en la Escuela de Ingenieros en los años ochenta. Otra cosa muy diferente es que sacaras algo de provecho de ello o, más bien, que alguien (aparte de tu/s esposa/s o marido) esté sacando algo útil de ti. No obstante, para estar seguro no vale con pagar la comida. Tú, que supuestamente conoces el método científico, sabes que las hipótesis hay que demostrarlas. Pasar este sencillo test de autoevaluación será la prueba necesaria para ello. No vale con estar en la orla, que yo no salgo. Responde a estas sencillas preguntas en cualquiera de los dos idiomas (castellano o alemán) y haz la autoevaluación correspondiente. Atente a las consecuencias. Si usas tu “Smartphone” para mirar algo, date por descalificado. ¿Quién cobra tu sueldo? ¿Tú móvil? Pues eso.

 

Preguntas

 

1-¿Cuál era el acrónimo de la Escuela cuando entraste? Si no sabes qué es acrónimo, réstate un punto en la cuenta final, por ser de los que deja a los ingenieros en evidencia ante los de letras.

  1. a) ETSI b) ETS de II      c) ET-S-AQUÉL                 d) EIN                 e) LO CUALO?

 

2-¿De qué localidad vizcaína era natal D. Leandro José de Torróntegui, ese que da nombre a nuestra Escuela?

  1. a) Barakaldo b) Arrigorriaga           c) Eibar                   d) Txipiona                    e) Bar Celona

 

3-¿Cuántos alumnos acabaron la primera promoción de la Escuela en 1904?

  1. a) 23 b) π/2 c) (-100)1/2               d) 22              e) lim (37 – 1/2x) cuando x       ∞

 

4-En Máquinas Hidráulicas se utilizaba principalmente una famosa fórmula. ¿Qué nombre tenía?

  1. a) Fórmula de Warren   b) Fórmula de Guarren c) Fórmula de Sucien     d) Bola’s principle.   

 

5- Una bola de gitana es atravesada por un rayo de luz cuyo módulo de su vector de Poynting experimenta una reducción del 50% al salir por el otro lado ¿De qué material está hecha esta extraordinaria esfera?

  1. a) De gitana, como su nombre indica            b) Solo lo puede saber C. Ronaldo           c) ¿Qué significan “bola” y “vector”? ¿Quién es ese Poynting?         d) NPI (No produce infección)

 

6-Bohr, Coulomb, Joule, Proust,… ¡Tantos nombres de científicos ilustraron nuestros apuntes! Por tanto, si eres un buen ingeniero no te costará identificar quién de las siguientes personas tiene estudios científicos.

  1. a) C. Ronaldo   b) Zarra c) Belén Esteban     d) Mickey Mouse   e) Rajoy   f) El primo de Rajoy

 

7-Pregunta de Calor y Frío. Quinto de carrera. Temible. En una oficina está puesto el aire acondicionado. ¿Quién de las siguientes personas pasará seguro frío antes de mandar vehementemente que se apague el aparato?

  1. a) El becario       b) El jefe       c) La jefa       d) La administrativa       e) La técnica       f) Todas las chicas

 

8-Pregunta de Motores. Otro puro de quinto. Si no copiasteis lo sabréis. ¿Cuál de estos carros tiene el motor más potente?

  1. a) Un Citroën 2CV        b) El Ferrari de Alonso       c) El coche fantástico       d) El carro de Manolo Escobar

 

9-Una de Análisis Numérico. ¿Qué figura podría representarse fielmente con polinomios de cuarto grado?

  1. a) La gráfica histórica de la menguante clasificación liguera del Athletic desde 1986   b) El historial de cotización de las acciones de Terra      c) La silueta de Raquel Welch       d) El encefalograma de C. Ronaldo

 

10-Una festiva para cerrar. ¿En qué año se celebró la única Fiesta del Manzanillo de la historia de la Escuela?

  1. a) 1492 b) 1992               c) 1986               d) 1987              e) 1988

 

Un año más, como en toda mi carrera, con seis puntos, me he quedado a las puertas del aprobado, otra prueba más de gestión de la frustración, en una carrera que me ha preparado para la vida.

Por si quieres reírte un rato más, te dejamos con las respuestas.

Respuestas

 

1-b. Y sí, fue una pena que los “telecos” obligaran a cambiar el nombre. Desde entonces no ha sido lo mismo.

2-b. Pero si has puesto Barakaldo súmate otro punto. Lo mereces, sin duda. En cambio, si has puesto Eibar, es que puedes ser un infiltrado guipuzcoano. Levántate, paga y sal sin hacer ruido, por favor. Por otra parte, si has marcado la e) has caído en la respuesta antialcoholemia. Deja ya de soplar. ¿Cuántos vinos llevas ya hoy?

3-d. Si has puesto la b) también apúntate un punto. Con ese resultado habrías resuelto el 4,23% de los problemas de la carrera. Eso solo puede significar que eres un auténtico ingeniero.

4-a. Espero, eso sí, que hoy os hayáis lavado las manos.

5 Pregunta trampa para los que les dio Barrón la asignatura de Física II. Si te dio este, lo siento, apúntate cero. Bastante con que acabaste la carrera. Además habrás marcado la c) o la d). Si te dio Fernández, apúntate un punto. En algún momento había que hacer justicia a aquel agravio. Si te dio otro profesor apúntate un punto solo si eres C. Ronaldo, como esos discutibles puntos que te dan en el Balón de Oro todos los años.

6-f. Sí, fue su primo el que le dijo a D. Mariano que no había calentamiento global significativo. Por eso este gran prohombre decidió no hacer nada. Recuerden que es funcionario (ojo, esta clase de opiniones solo las podemos dar los funcionarios. Los demás, chitón). Aunque sea cierto que hay un sorprendente porcentaje de la población estadounidense que piensa que Mickey Mouse fue un personaje histórico, a dicho ratón no se le conocen estudios y no podemos darlo por válido. Si has puesto Zarra, apúntate uno también, ¡qué narices! ¡Ya sabemos que no tiene nada que ver, pero va a costar cincuenta años que le igualen en número de goles en la Liga!

7-f. Sí, todas pasarán frío. Luego, sin el aire, todas pasarán calor. Se encenderá el aire y volverá a pasar lo mismo. Así ad infinitum. Es representable como proceso armónico simple.

8-b. Sí, ya sabemos que parece increíble que tenga más potencia que el 2CV.

9-c. Hablando de Fórmula 1, eso eran curvas y no las de Monza. Aunque algunos hayáis pensado como posible respuesta la d), deciros que con una simple recta horizontal se representa el encefalograma de C. Ronaldo.

10-d. Si has contestado a) o b) es que te suena algo de Historia pero no alcanzas a concretar. No te preocupes, igual es que bebiste demasiado aquél día y te ha quedado afectada alguna parte del cerebro. Es normal, pero hoy no hagas lo mismo que la organización no se compromete a llevarte a casa.

 

Autoevaluación

 

0 – 3 puntos ¡Qué vergüenza! No sé ni cómo te atreves a venir a esta comida. No es precisamente con gente como tú con la que queremos ir aumentando el número de asistentes.
4 puntos El penco es claro, indiscutible. Obligado a volver el año que viene, pero mucho mejor preparado. Eso sí, míranos a los demás desde un humilde respeto, por favor.
5 – 6 puntos Sabes de sobra que en la Escuela el corte del aprobado estaba en el 7. Suspenso por tanto. No obstante, no seríamos ingenieros si no buscáramos una buena solución. Con cincuenta euritos de nada donados al bote (o mejor a la organización) esto tiene arreglo.
7 -8 puntos Bueno, hay que pulir detalles, pero puedes contárselo a tu familia y amigos. ¡Tantos años después y has vuelto a aprobar otro examen de ingenieros!
9 puntos Muy bien, aunque probablemente tú eres de clase de Barron. No confiábamos, por tanto, en que lo lograras. Esta prueba ha sido más difícil que aprobar Fisica II, ¿verdad?
10 puntos Perfecto. Nos honra tu presencia. ¿Sacaste algún 10 en la carrera? Si es así, no nos humilles a los demás y evita comentarlo.
11 puntos Aquí está el listillo de turno. Esta puntuación es imposible. ¡Seguro que cuentas habitualmente que con Zorrilla aprobabas sin estudiar ni hacer láminas, no te joribia!

 

Versión en alemán. Deutscher Versionen

1-Wie “ingeniero” in Deutscher sprache ist?

a-Ingenieur    b) Periten

Respuesten 1-a

Autoevaluationen

1 Punten. Du bist ein guter Ingenieur

0 Punten. Du bist eine birrien.

(Esto es una bromen, no vayan a acusarnos de corporativistas)

Pienso que un día de estos, en un taller de creatividad, con permiso de Iñaki, voy a hacer este test de autoevaluación, también del sentido del humor.

Releo el acta de la reunión y los comentarios de Iñaki, junto con el test, y un cable se cruza en mi imaginación: “están locos estos vecinos del sur de los galos, gente no romanizada e irredenta, también en su comer”.

es muy bonito echar la mirada atrás, y verse tan cerca de tanta gente tan diferente. Por algún motivo este año he perdido el barco, qué buen plan, en el que buena parte de mis compañeros se han acercado desde el puente de Portu a Bilbao, surcando la ría, aguas arriba, como el salmón.

Tal vez mañana me arranco con un post de mi mañana y los acontecimientos que me dejan en tierra, y me llevan a correr Portugalete y la cuesta de Santa María, para coger por primera vez en la vida el metro en la margen izquierda, tan cerca y tan lejos. En esa misma mañana que se convierte en tarde, al lado de Marijose, que elige sitio en la mesa de la promoción (sólo podemos sentarnos en una de las tres), y me invita a sentarme a su lado, al lado de José Luis Bascones, compañero de esquina en la última comida (que no cena), hace un par o tres de años (no soy asiduo), donde comparto una preciosa charla (otra vez) con su cuadrilla de infancia.

Salgo de la comida ya de vuelta para casa charlando con Josean y Marijose, tras perder a Javi y a Dani, para terminar tomando cervezas por Areeta, Las Arenas, barrio elegante de Getxo, ese barrio de nuestra juventud en el que las chicas estaban muy puestas, y termino en un bar frente a la barquilla del Puente de Portugalete, eres el más elegante, ese puente que une la izquierda con la dercha, por medio el Nervión, esa ría que comunica el Arriaga, el ayuntamiento de Bilbao, la escuela de ingenieros y la orilla de Uribitarte con el mar.

Qué día más largo y más bonito. José Luis, el año que viene, en la celebración del 25 aniversario de la promoción resérvame un lugar junto a tu cuadrilla de Portu, yo me acerco con Marijose, en la esquinita, que no hay dos sin tres, y yo quiero estar ahí.

millenials, los niños y niñas del nuevo milenio, o del siglo XXI, anda, si eso es hoy

millenials Preparo una charla que espero se convierta en conversación con un grupo de emprendedores en la universidad Rey Juan Carlos, un encargo de sustitución de un ponente a última hora, y me entretengo revisando mi curriculum, y qué pienso yo sobre el emprendimiento, el desarrollo de nuevos negocios, con modelos de negocio viejos o nuevos, nuevos productos y servicios, me acuerdo de una presentación relativamente cercana en el marco de Prepárate 2013, en el que convertimos una ponencia en un círculo de comentarios, preguntas y respuestas, y conecto mentalmente con un video que habla de los millenials, esos chicos y chicas que van a formar parte de la primera generación de trabajadores del siglo XXI, niños y niñas el 11 de Setiembre de 2011, jóvenes en edad de incorporarse al mercado laboral hoy.

Encuentro el video que busco en mi biblioteca de youtube, que también es tuya, y comparto una pregunta rompedora.

¿Estás haciendo lo que te apasiona ahora mismo?

Encuentra el propósito de tu vida.

Convierte tu hobby en tu modo de vida, y tu vida será disfrute en tiempo continuo, DIS, sin, FRUTE, fruto, porque haciendo ya estás recogiendo la fruta más importante que puedes encontrar, la felicidad de ser tú misma creando.

No sé por qué me parece que les voy a contar una chapa divertida. A lo mejor, en vez de un turno de preguntas cortas y apresuradas al final convertimos la presentación en un bombardeo de historias y preguntas.

millenialscom   Así lo vimos…

 

las mandarinas y el pan (adivina adivinanza)

pan6 es viernes por la mañana, y me extrañan sobremanera la cantidad de micromosquitos que se han asentado en casa. Los cuento por decenas, pasan del centenar. La cocina está llena, algunos han pasado al salón. Es pronto por la mañana y están fundamentalmente en las ventanas, que intento abrir para que salgan. Fuera hace frio. No quieren salir. Les entiendo.

Pasa la hora del desayuno, y me vuelve a contactar Óscar, para cocer el pan. La masa, que preparamos ayer, y que dividimos en dos cuencos la he estirado 3 o 4 veces, no ha esponjado demasiado. Yo pensaba que iba a estar a reventar dentro del cazo pero no es así. Quizás haber dejado los recipientes cerca de la ventana en vez de junto a la calefacción haya tenido algún efecto, quién sabe.

Como me cuenta Oscar al llegar, el ejercicio de hacer pan tiene su aquel. Hay que experimentar en días de primavera e invierno, en otoño y en verando. La masa, una vez que incorpora la levadura, es un ser vivo que no se comporta como un militar. Hoy es así, o lo parece, y mañana más bien no.

En el proceso previo a la cocción, Óscar me introduce en las formas, ese tercer bloque que sí está presente en el cole de nuestros hijos (números / ciencias, letras / ídem y formas / arte). Me pregunta qué forma le quiero dar a mi primer pan. Una hogaza convencional, una corbata (dos hilos de masa entrelazados), un bollo redondito, probamos y probamos, hasta que su intención se manifiesta.

Óscar ha leído alguno de los posts de Oé corazón, y le suena el monigote con el que cerramos la sección, “así lo vimos…”, y me propone hacer un monigote pan. Yo, incrédulo, le pregunto si eso es posible. Hacemos un primer intento que se convierte en una cruz (un monigote con sólo 4 patas). El nuestro, como el de da Vinci, ese hombre que se empeñó en cuadrar el círculo, tiene 5 (1 cabeza, 2 extremidades superiores y 2 inferiores), por lo que volvemos a intentarlo. A la tercera lo conseguimos.

El ejercicio se ha convertido en un ritual de amasar, de dar forma, de cortar, de hacer un bollo redondo con los sobrantes, de darle los cortes, así, más profundos, no vale con marcar, para que el pan al crecer pase a esponjarse, mientras los micromoscos revolotean, molestando a cada rato a nuestro alrededor. De alguna forma vuelve a haber vida en la cocina.

Para cocer el pan, disponemos el aro con piedras y agua en la base del horno que le va a aportar la humedad suficiente al pan, cocemos el pan hasta que entendemos (Óscar entiende) que ya vale, y lo pasamos a la parte superior, donde se va a dorar al grill. Este paso es crítico. 2 minutos o 3 pueden ser suficientes. Irse al baño y despistarse o atender una llamada de teléfono puede acabar con el pan. Estamos tan entretenidos charlando que casi echamos a perder mi primer monigote – pan.

Sacamos el resultado de nuestro proceso conjunto de creación y casi no me lo puedo creer lo bonito que me resulta. Para celebrarlo, sacamos unas anchoas (ahora sacamos significa Mikel), en aceite, con ajito picado y perejil las primeras, y en salazón (con la sal propia de la salmuera) para acompañar el pan.

anchoasEn la tierra de mis mayores (mi madre y mi padre), aunque yo adquirí la costumbre en casa de mis abuelos, es normal hacer una parada a media mañana para repostar. Se trata del hamaiketako (literalmente ” para las once”), o del hamabietako, si es “para las doce”. Como son las 10 de la mañana se debe tratar del “hamarretako”. Me acuerdo de algún trozo de pan, acompañado con bonito, al lado de mi abuelo materno, sentados en la terraza de su casa, mirando el puerto de Bermeo, sobre esta mesa de forja y teselas de colores que ahora ocupa la cocina de mi casa, qué recuerdo más bonito, acompañado de pimienta negra recién molida, aceite y sal.

El hacer pan se ha convertido en un encuentro precioso, que ha tenido un momento grave. Cuando te gusta tanto el resultado de un proceso es difícil amputarle un brazo o un pie, quién sabe si la cabeza, a tu nuevo amigo – monigote – pan. Nos comemos una de las cinco extremidades, y reutilizamos el bollo redondo para recomponer la figura.

pan7El proceso de compartir mi pan con mis amigos ha empezado con alegría. Se trata de celebrar. Otros procesos de hacer pan están en lontananza. Muchas gracias, Óscar, si Mahoma no va a la montaña, la montaña va a Mahoma, por acercarte hoy también a  casa, que también es tuya, hoy un poco más.

pan9   así lo vimos…

En el lenguaje simbólico de oé corazón, el azul está aquí para representar el cielo, en forma de valores, que el hombre, y algunos días también la mujer, pueden encarnar en la tierra, en su día a día, por medio de sus comportamientos, en su amasar y en su dar forma, en su cocer y compartir pan.

Nuesto monigote – pan, o lo que queda de él, está aquí para atestiguarlo.

los micromosquitos siguen revoloteando en la cocina y en el salón cuando Óscar se ha ido. El misterio de los micromoscos que surgieron del pan, como el misterio de la cripta embrujada de mendoza, queda en suspenso.

Óscar, al verlos, me ha comentado que son iguales a los de la fruta, y yo me he quedado mirándole perplejo, como diciendo que sí, con cara de tonto, y diciéndome pero qué tendrá que ver eso con el pan.

También me explica que los bichos no entran en casa cuando la fruta se pudre, sino que están “dentro” de la fruta, al igual que los gusanos no entran en nosotros cuando nos morimos, sino que “salen” de dentro. Tenemos todos los gérmenes y bichos de la muerte cuando estamos en vida, muerte y vida que se conocen y se renuevan, mi vida es la muerte de muchos gusanos, y mi muerte es su vida. Me quedo con la imagen que algún día, pienso, puede entrar a jugar un rato en un post.

Pasa el sábado y llega el domingo. Un zumo de naranja y mandarinas, uy, cómo está esta mandarina, y esta otra, y ésta, revela el misterio de los micromoscos, y me acuerdo de óscar y los bichos de la fruta, que se acercaron al calor de la nueva vida en elaboración, que se acercaron a acompañarnos mientras hacemos nuestro primer monigote – pan.

El domingo da paso al lunes, y nos acabamos el muñeco, y ya de noche también nos comemos el pan redondo que lo acompaña, el pan de restos. Por azares del destino me acuerdo de una canción que habla del brazo incorrupto de Santa, adivina, adivinanza, que yo no me acuerdo quién, una canción que forma parte de un álbum que escuché pro primera vez en Bermeo, pueblo de mis abuelos.

En el noticiero, una noticia de la constitución de “podemos”, un fenómeno social que puede ser interesante motivo de reflexión un día de estos, ¿verdad óscar? Si Patxi, no nombrado en la canción, como Voldemort en la serie de Harry Potter, resucita, vuelve a morirse en 3 segundos.

Como no hay dos sin tres, Fernando y Silvia quieren aprender a hacer pan, Óscar, no te vas a librar de volver. Los mosquitos, las anchoas y la fruta los pongo yo.

 

haciendo pan (el pan casero nutre más que el del panadero)

pan3son poco más de las 8 de la mañana, y estoy enredado con el post del jueves cuando me llama Oscar, compañero de villa Micael, que acaba de dejar a los niños en el cole, y me pregunta cuándo me viene bien que se junte a hacer pan. Él esta hablando con otros padres, y se puede acercar cuando les despida, tras pasar por casa por los ingredientes y utensilios. Como no tengo ninguna entrevista fuera, le respondo que cuando le venga bien, a cualquier hora durante la mañana, ya sea el jueves o el viernes. Eso sí, seguramente tenga que atender hoy a la llamada de un cliente, por espacio de media hora más o menos. Son poco más de las 9 de la mañana y una segunda llamada me anuncia la llegada de Oscar.

De entre los ingredientes que aparecen sobre la mesa, yo pensaba que iba a traer varios tipos de harina ecológicas, ya que Oscar es precursor de una comunidad de consumo de productos Bio, destaca una bolsa de 5 kilogramos de harina blanca, monda y lironda, normalita como la de tu abuelita, que ha comprado en Mercadona. Adicionalmente trae levadura madre, Tahín, y un poco de leche, no puede ser más sencillo, y un recipiente de reponstería, uno de esos que mi madre utilizaba para hacer la muselina helada de limón, un aro redondo, lleno de piedras, que nos va a ayudar en la cocción del pan.

Adivinándome el pensamiento, mientras empieza a mezclar la harina con la levadura madre, que ha disuelto con un poco de agua, me comenta que hoy vamos a hacer un pan que tiene un ingrediente que no tiene el del panadero, y que tampoco tiene el pan industrial que compramos cada día. Ese ingrediente es la conciencia, que se va transmitiendo en forma de intención y atención focalizadas. Cada movimiento de las manos en el proceso de mezclar los componentes, cada sonido de la cuchara en el proceso de mezclar el tahín con la leche, que utiliza en vez de agua, para que le dé una textura más de bollo, que les encanta a los enanos, también se puede cargar al pan con la energía del sonido de un diapasón que hoy no ha traído, añade esa energía, esa vibración, que nos va a acompañar cuando lo comamos.

Si no tenemos harina ecológica, biodinámica, porque tal vez nos duele gastar una pasta en 1 kilo de harina de nueva generación, no pasa nada. A él, y a mí creo que me va a pasar lo mismo cuando haga el pan por séptima vez, le compensa más el hecho de programar mentalmente esa harina de bajo coste que le va a alimantar que comprar una harina ecológica de esas carisísimas. Somos lo que comemos, y somos los pensamientos que nos permitimos. Si nos duele la harina que introducimos en la confección de pan, y nos lleva a un esquema de vida tenso, doloroso, que nos introduce en la angustia del no tengo, cambiamos de harina, y la programamos mentalmente con la energía de me va a nutrir.

Seguimos (él hace y yo apunto) con el proceso de hacer la masa, introduciendo ajonjolí, ¿qué tienes por ahí que quieras incorporar al pan, chocolate, sésamo, semillas variada?, cuando suena la llamada que le había preanunciado. Por azares del destino, un libro ronda mi mesa de trabajo, lo compré ayer por triplicado, uno con destino a un cariño reciente, otros dos quién sabe para quién, y se lo dejo a Oscar mientras hablo, en la que va a ser la segunda presentación remota de “organizaciones que encuentran y cuentan cuentos”, tras suspender el viaje que tenía programado el miércoles a BCN, ciudad condal.

35 minutos después estamos de nuevo haciendo pan. La conversación es mucho más rica de lo que mis palabras puedan llegar a expresar. Oscar me cuenta que el hombre no está programado para vivir aquí y ahora, en el absoluto presente, y que es tan difícil que es mejor rebajar esa aspiración “new age”. Si acaso, podemos vivir en un presente continuo, en el tiempo del gerundio, haciendo. Me acuerdo de Mariano, padre y amigo del cole con el que caminé hace tres años las primeras ideas y pasos del camino de oé corazón. Fray, como el cura cisterciense que le inspira la cita a Oscar, gerundio, haciendo, 69, porque nos gusta ese número lleno de espejos, lucha de iguales que se reconocen en un lazo redondo infinito.

Volvemos al pan, que desde que tiene la levadura es un ser vivo, que tiene su latir propio. Esa masa que ya está creciendo al abrigo del exterior protegida por un paño y un plato, nos espera para la siguiente fase. Al amasado arduo que me esperaba, tengo una tendinitis en la mando derecha de planchar tantas camisas juntas, unas 15, le sustituye un proceso de estirado. Cogemos la masa y la estiramos, en dirección norte sur, en dirección este oeste, haciendo una cruz, para arriba, para abajo, para la derecha, para la izquierda, qué divertido es barrio sésamo, y volvemos la masa al recipiente.

Hacer pan, haciendo, se convierte en una conversación riquísima, en el que caben las reuniones de los amigos del txoko “a la sal”, la conciencia adormecida a nivel personal, social y planetaria, el reciclado, las ONGs, podemos, la construcción de nuevas comunidades, la importancia del gesto de dar sin esperar nada a cambio, y la posiblidad de crear un nuevo grupo (¿de estudio, de relación o de acción?) en el entorno de villa Micael. Oscar me sigue regalando ideas y títulos para los próximos posts, mientras el pan, vivo, junto a nosotros, sigue latiendo. Lo vuelve a destapar, lo vuelve a estirar, y lo vuelve a guardar, acompañados de un nuevo café, americano para él, con leche que hoy es soja para mí, para que vuelva a crecer.

Oscar se va de casa pasadas las 13:00, cuatro horitas de encuentro, con un libro de vuelta bajo el brazo, “las siete fases de desarrollo en personas y organizaciones”, junto con los ingredientes y cachibaches, un libro que le puede interesar leer, el que ha estado ojeando durante mi media hora de ausencia, y que puede:

1 devolverme tras leerlo,

2 quedarselo como regalo (si me lo trae de vuelta, se lo dedico), o

3 compartirlo con algún otro amigo o persona cercana a la que le pueda ser de utilidad, iniciando una cadena de pensamiento compartido, de cómo crear una nueva comunidad a partir del desarrollo de personas radiantes, que se juntan al rescoldo de una idea, de una ilusión común.

pan3mon   así lo vimos …

En el encuentro con Oscar siento la fuerza del reconocimiento, hacia Pedro, otro compañero  amigo común, hacia la historia de un chico que perdió el contacto del día a día con sus hijos y que hace lo que puede para disfrutar (sin fruto, qué bonito) de su nueva vida y de su día a día, haciéndose “amigo de lo insoportable”. Oscar, yo también te quiero. Gracias por acercarte a mi casa y enseñarme a hacer pan.

es ya de noche, unos pequeños mosquitos pueblan la cocina, qué curioso. Algo de vida nueva que atrae a la vida latente. Algo que no pasaba con las latas de fabada asturiana que tanto me gusta comer…

Para mañana, que ya es hoy, mientras escribo estas líneas, un círculo lleno de piedras espera al pan en el horno. Piedras, qué curioso, como las que no me canso de recoger en el camino. Círculos, qué bonito, como los que no me canso de proponer allá donde nos dan una oportunidad. 2 actividades nuevas que se van convirtiendo en pasión. Nunca me habría imaginado que me iba a gustar tanto esto de hacer pan haciendo. La oportunidad de volver a reunirme con Oscar se acerca. Mientras la vida sigue su curso.

Estoy tranquilo. Mientras tecleo estas letras estoy haciendo pan.

pan5

 

volando en vueling MAD BCN (el vuelo que no tomé)

vuelinga estas horas se supone que estoy volando de MADrid a BarCeloNa en vueling. Por delante, dos entrevistas en cliente, y dos entrevistas con colaboradores. Y no sé si decir si por delante o por detrás. Por la mañana, el trayecto de la calle Telémaco al Aeropuerto, en un ejercicio realizado decenas de veces, un trayecto de 9 kilómetros de carretera en contra de la dirección del tráfico, se ha convertido en un ejercicio dantesco. Una vez que hemos dejado el aeropuerto atrás, quién sabe en qué estábamos pensando o de qué estábamos hablando, de mi parecido con el personaje del príncipe de las mareas, a la altura del auditorium, ¿y la salida del aeropuerto, nos la hemos pasado?, el viaje se ha convertido en un toma la dirección equivocada. 2, 3 y hasta 4 veces. Son las 7:36, y estamos de vuelta a 3 kilómetros del punto de partida. He perdido el vuelo.

El suceso ha sido tan raro que pienso que una de tres es cierta:

1 no tengo que estar en el vuelo de ida

2 no tengo que estar en el vuelo de vuelta,

3 no tengo que estar hoy en BCN, ciudad condal.

Una vez que el miedo (temor) ha hecho su entrada en escena, decido no forzar la situación. Tengo que disculparme ante dos personas a las que no conozco suficiente y que tal vez no me comprendan. Si es posible, me gustaría mantener una conversación telefónica con ellos, y volver a agendar una reunión a la que sí asistiré. Y el contacto con mis dos colaboradores, Luis y Miriam, sé que se va a producir por teléfono. Seguramente ellos me entiendan mejor. O tal vez no. voy aprendiendo poco a poco a no hacer suposiciones.

vueling  aSí lo vimos…

Ayer me reúno con Rodolfo, colaborador de oé corazón, residente en BCN, de paso hacia Graná, a un retiro en un monasterio, qué buena vida se pegan algunos, qué gusto charlar contigo de nuevo, Rodolfo, que me cuenta de las evoluciones de sus clientes, de su viaje de vuelta a Costa Rica, y del puente aéreo que está montando entre Madrid, Barcelona y Costa Rica, y en el que va a pasar buena parte del año 2015, con un proyecto de esos que sí te hacen viajar, en EUA, México, Panamá y Costa Rica, cosas de los entornos corporativos.

Rodolfo, un activista del mindfullness, me trae a la mente a Miriam, que presentó ayer en Barcelona en “la casa del libro” su última obra, relacionada con el mindfullness y el heartfullness, tengo que hablar contigo de la presentación, Miriam, cómo me habría gustado estar. Una pena que ni ayer ni hoy me toca viajar en avión.

sólo espero que mis compañeros de viaje, tanto en el de ida como en el de vuelta, aterricen bien.

una evaluación fallida (y tres pasos al frente)

comprometidosconlacomunidaden una entrevista reciente, la semana pasada, me reuno con una chica en una sala de estar improvisada. Pasa algunas veces. Las salas de reuniones están atestadas, y hay que improvisar un nuevo sitio. La elección de Belén no puede ser más interesante para el cuentacuentos. Un patio protegido de la lluvia y el frío, soleado y con plantas, en el que ocupamos una de tantas mesas libres.

En el transcurso de la reunión intercambiamos historias que algo tienen que ver con nuestra propuesta y con nuestras vidas. Belén me cuenta un trozo de la suya, unos años atrás, en la que recibió una evaluación por parte de su jefa con la que no estaba en absoluto de acuerdo. Todos, los reconozcamos o no, aspiramos a vivir y desarrollarnos en un mundo bueno, bello y justo. Belén tiene la percepción de que la evaluación no hace justicia a su interés y a su desempeño. Por ello, contacta con la jefa de su jefa, que no la conoce, no con objeto de que se revise la evaluación tanto como para expresar que no le parece justa. Pasa el tiempo, y Belén se postula a su jefa (se ofrece voluntaria) para un puesto de mayor enjundia, en el que además puede practicar y perfeccionar el inglés, segundo paso al frente. Por azares del destino, un puesto queda vacante. La jefa de su jefa contacta con Belén y le propone hacerse cargo de la acción social del corporativo.

Hoy Belén es una entusiasta en su trabajo. Si ayer era buena profesional, hoy es una persona que disfruta en su trabajo, y no voy a perder la ocación de remarcar la palabra disfrutar y su origen. Dis (sin) frutar (fruto), sin esperar nada a cambio. Su trabajo, por azares del destino, en los que alguna influencia tenemos, un paso al frente, y después dos, y después tres, en ese ejercicio de aceptar un reto mayor, se ha convertido en su pasión. El mundo social y el desarrollo de relaciones con instituciones del tercer sector (asociaciones, fundaciones, ONGs) forman una pequeña parte del quehacer de Belén hoy. La otra pequeña parte es la relación con las personas que lideran estos proyectos, y con los profesionales internos de la casa que ocupan parte de su tiempo libre en actividades de voluntariado.

Apunto un dato que no me deja de mover. Una de cada 3 personas de la organización en mayor o menor medida forman parte del programa de voluntariado que coordina y promueve Belén. 1 de cada 3. Manda huevos, pienso para mis adentros.

En la entrevista, Belén me habla del salario emocional, ese salario que está en lo bien que te lo pasas mientras trabajas, en ese espacio en el que tu hobby se ha convertido en tu trabajo, maravillas del camino, en el que la subsistencia y el desarrollo y la pasión se encuentran, para configurar un nuevo vivir.

Una nueva vida en la que lo personal y lo profesional se mezclan. “Mamá, ¿esta señora es aquella que me comentaste de aquella presentación?” Abro una publicación que me regala Belén por cualquier sitio, en un ejercicio que yo llamo el juicio Strogoff. En la página 109, Fundación Garrigou, Belén me señala a Mercedes, una compañera que acoge a Gloria, la hija de una amiga tras fallecer de cáncer.

Gloria, Mercedes y Belén son parte hoy de mi mundo, un mundo en el que lo profesional y lo personal tienen cabida, en el que no nos tenemos que quitar el corazón para ir al trabajo. La vida de Belén es un ejemplo precioso de ese mundo, un mundo en el que las personas y las organizaciones (personas, grupos de personas y la organización) han descubierto, aplican y desarrollan el significado de la palabra fraternidad. Porque las organizaciones, también las lucrativas, son mucho más que una máquina de hacer dinero. Son máquinas de influencia que colaboran en el mejor desarrollo de la comunidad en la que operan. Comunidad, o común-unidad, que hoy entiendo un poco mejor con el ejemplo de vida de Belén.

Gracias por compartirlo conmigo, Belén. Y con todas nosotras.

ibm amarillo   así lo vimos…

esta entrevista me hace recordar a los cariños y amigos que he desarrollado en mi actividad profesional. Bernardo, Jesús, Tomás, José Mari, Luz, Gonzalo, Karmele, Jorge, Felipe, Frank, Dani, Luis, Paco, Carlos, Mariano, María, Antonio, Juanan, Luis Emilio, Ana, Rafa, Fidel, Marina, Jaime, Miriam, Luis, y la lista se va a haciendo grande con el pasar del tiempo, Silvia, perdona que no siga con ella, contactos profesionales, que con el pasar del tiempo, se han convertido en cariños, el roce hace el cariño, y algunos de ellos en amigos de corazón. Qué bonito es coincidir, también en el trabajo.

Y hablando de lo que hemos hablado, tres líneas más para la triformación social, un movimiento que nos explica el mundo en el que vivimos como tres esferas, la político / judicial, la social, y la económica, que crean un mundo perfecto cuando cada una opera conforme a la ley que le es natural:

– la igualdad (esfera político / judicial),

– la libertad (esfera social)

– la fraternidad (esfera económica).

3 leyes para el desarrollo de un mundo bello, bueno y noble.

Me despido de Belén con la ilusión al viento de volver a coincidir cualquier día en el camino, ojalá pronto.

volver a jugar tu juego

junuhEs miércoles por la tarde. Estoy hablando con Silvia de cosas varias, al hilo de unos ejercicios del taller de “conocimiento de Mí mismo” que estamos realizando en la fundación que mueve el teléfono de la esperanza, primer taller de 3 a realizar en el camino del voluntariado. Por algún extraño motivo, Silvia empieza a buscar videos que nos pasaron en el curso de fin de semana, hace algo más de un mes, mientras yo chateo por wasap con Pedro, aprovechando su 54 cumpleaños.

Sin venir a cuento, Silvia me hace llegar un corto colgado en youtube, esa magnífica biblioteca digital, de una peli deliciosa que vimos juntos hace ya unos meses, “la leyenda de Bagger Vance”.

en la Leyenda de Bagger Vance, Rannulph Junuh (Matt Damon) es un jugador de golf que es enviado a combatir en  la 1ª guerra mundial. Se celebra un torneo de golf de exhibición para hacer publicidad del campo de golf y de Savanah, pueblo de donde procede Junuh. En el torneo participan los dos mejores jugadores y Junuh es invitado a tomar parte para representar al pueblo. Es un duelo a 3.

Junuh se encuentra consumido por dentro de vuelta de la guerra. Su vida, su mundo, el amor que no fue, todos sus fantasmas, incluidos los que le alejan de su mejor época como golfista amateur, salen a relucir.

Antes de comenzar el torneo aparece un peculiar caddie (Will Smith), un hombre de color que ayudará a Junuh a encontrar el juego que perdió al irse a la guerra, comparando con sutiles metáforas, la vida misma con el deporte que ama, el golf.

En esta deliciosa película, yo que tú la vería, yo que yo pienso volverla a ver, Will Smith, en representación de una energía superior que viene a acompañarnos y a re-conectarnos cuando más lo necesitamos, llámale Dios, llámale autoconocimiento, llámale confianza en uno mismo, va ayudando a Matt (Bagger Vance) en ese caminito de volver a Ser. Unas pocas palabras se entrecruzan entre los dos en este video de poco más de 4 minutos, de las que entresaco 3 líneas, sólo 3.

– No puedo,

– Sí que puede, y no está solo, yo estoy con usted. Siempre lo he estado. Vuelva a jugar, su juego, el único que Usted puede jugar, el que se le concedió cuando vino a este mundo.

Golpee esa bola, Junuh, no se reserve nada, entréguelo todo, es el momento. Permítase recordar. Ahora es el momento.

junuhmonAsí lo vimos…

En la vida hay un momento para todo, y hay un momento continuo para creer en uno mismo. Creer en el sí que llevamos depositado, en esa semilla que hemos venido a cuidar, hasta que germine, y se manifieste esa planta preciosa que es nuestro Ser.

Y sin venir a cuento, como antes le pasa a Silvia, me encuentro buscando en you tube una canción de color negro.

Machín se preguntaba hace unos años si los angelitos podían ser negros, que también se van al cielo todos los negritos buenos.

Pintor, si pintas con amor, por qué desprecias su color, si sabes que en el cielo también los quiere dios.

Visto lo visto, el presidente de estados unidos de América, Obama, tostadito, 1, los angelitos negros de Machín, 2, por qué no un Dios negro (Will Smith), para terminar como empezamos este duelo de golf, “la leyenda de Bagger Vance”, con el 3.